This asce service has been established as an additional


-------------------------------------------------------------------------------------------



Descargar 1.85 Mb.
Página4/15
Fecha de conversión16.12.2018
Tamaño1.85 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   15

-------------------------------------------------------------------------------------------

Cuban Writers and Artists Association Reaches New Low


Havana Times, February 28, 2014

Ernesto Perez Chang


UNEAC headquarters in Havana.

HAVANA TIMES — Trumpeted as a gathering of major importance, the 8th Congress of the Cuban Writers and Artists Association (UNEAC) to be held in April this year points towards the complete failure of the organization.

Judging from the growing discontent of many of its members, the failure of the institution to adequately represent artists and its subordination to the cultural policies traced by the government – coupled with the fact other issues have been prioritized in debates only to silence or smooth out the more urgent and decisive problems facing Cuban artists and writers today, the congress promises to be a kind of distractive ceremony aimed at saving what cannot be saved and demonstrating what cannot be demonstrated.

To avoid bitter confrontations, comments denouncing the arbitrary and despotic measures taken by the institution, the avalanche of protests and thorny suggestions that could put in question UNEAC’s foundational policies (as well as demonstrated, with a myriad arguments, that it has become obsolete in the country’s cultural panorama), only a handful of its members, selected with surgical precision, have been invited to participate in the preparatory meetings.

Young artists and writers no longer find in UNEAC an effective instrument for their work, and, if they resort to it, this is because there are simply no other options for certain matters.

Overwhelmed by internal disputes, absurd administrative methods, the feudal structure that the organization’s different departments have assumed, the immunity enjoyed by some of its leaders (shielded by the organization’s convenient status as a “non-government organization”), more than half of its main representatives, disappointed, exhausted, have tendered their resignations with pretexts of every kind.

Young artists and writers no longer find in UNEAC an effective instrument for their work, and, if they resort to it, this is because there are simply no other options for certain matters, such as arranging a trip abroad, organizing an event, securing authorization for something that borders on the illegal in Cuba or, quite simply, getting official approval, while the more seasoned veterans teach them the efficacious art of opportunism in practice.

I have even heard some of the older members suggest a new organization should be founded, a kind of “Circle for the Arts and Literature”, a veiled means of detaching themselves little by little from an institution that no longer even acts as a travel agency or a department of the National Housing Bureau. I suspect, however, that this dissent conceals a desire to move power elsewhere, a kind of coup against an institution where two or three individuals have entrenched themselves so as not to let go of the reins that, rather than mobilize, only hold Cuban culture in check.

An institution that calls on a miniscule fraction of its members to plan a rescue maneuver based on cosmetic changes and the defense of its immutable principles only demonstrates that it does not represent its membership and is merely a (broken and irreparable) mechanism designed to control these.

Listening to the highly optimistic declarations made by some national and provincial leaders following the meetings, one can discern how they conceal the fundamental problem that will destroy the institution: the need to reformulate the foundations of the organization, so as to rescue its true objectives and banish, once and for all, the attitudes of control and ideas of uniformity that suit some, who are almost invariably neither artists nor writers and, bafflingly, have grater decision-making prerogatives than all other members.

There could not be a more urgent discussion for the 8th UNEAC Congress. In fact, there shouldn’t even be a debate about what all members already know and has but two, obvious solutions: to reformulate or dissolve the organization.

An institution that calls on a miniscule fraction of its members to plan a rescue maneuver based on cosmetic changes and the defense of its immutable principles only demonstrates that it does not represent its membership and is merely a (broken and irreparable) mechanism designed to control these.

A gathering that does not prioritize a solution to the problems that affect the creative processes of writers and artists and does not confront and overcome the obstacles in the way of the free production of art and literature, is not a meeting, but a circus act.

The problem is serious and its roots go deep. I will write about this again in coming days. I invite you to reflect on this issue.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------


El huevo y la gallina, otra vez

Raúl Castro volvió a tocar el tema de la insuficiencia salarial en el Congreso de la CTC, pero a su gobierno le falta voluntad política para restablecer las libertades ciudadanas.

Dimas Castellanos, La Habana, en Diario de Cuba

 

En la clausura del XX del Congreso de la Central de Trabajadores de Cuba, el Primer Secretario del Partido Comunista, general Raúl Castro, abordó, entre otros temas, el de la insuficiencia del salario.



 

Según sus palabras, el sistema salarial cubano "no garantiza que el trabajador reciba según su aporte a la sociedad, […] no satisface todas las necesidades del trabajador y su familia, genera desmotivación y apatía hacia el trabajo, influye negativamente en la disciplina e incentiva el éxodo de personal calificado hacia actividades mejor remuneradas, desestimula la promoción de los más capaces y abnegados hacia cargos superiores".

 

También reconoció Castro que las "pensiones son reducidas e insuficientes para enfrentar el costo de la canasta de bienes y servicios", y concluyó el tema diciendo que "para distribuir riqueza, primero hay que crearla y para hacerlo tenemos que elevar sostenidamente la eficiencia y la productividad".



 

El problema salarial ya ocupó un lugar central a partir del 24 de febrero de 2008, cuando Raúl Castro, designado presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, esbozó un programa de cambios que comprendía varias necesidades urgentes, entre ellas: fortalecer de forma sostenida la economía nacional, satisfacer las necesidades básicas de la población, reevaluar progresivamente el peso cubano y recuperar la función del salario.

 

Unos días después de anunciado dicho programa, en un artículo de opinión titulado ¿El huevo o la gallina?, expuse mi criterio acerca de la gran dificultad para su implementación: "solo se puede distribuir lo que se ha producido, el punto de inicio se sitúa en el aumento de la producción, la productividad y la eficiencia. Sin embargo, en el estado actual de deterioro, la mayoría de los cubanos no quieren trabajar por un salario que no guarda ninguna relación con el costo de la vida y donde las promesas de futuro, después del fracaso del modelo vigente, no llenan las expectativas de los productores. Como resultado el punto de partida constituye una contradicción: sin aumento de la producción no habrá mejoría en las condiciones de vida; a la vez, si las condiciones de vida no mejoran la gente no está en disposición de producir".



 

Transcurrido seis años de aquel momento, nos encontramos en el mismo punto, con la diferencia de que el problema ha empeorado por cinco razones:

 

1- El aumento de los precios ha generado una disminución considerable del salario real.



 

2- La demora en hallar soluciones ha agudizado la indisciplina laboral y el desinterés por el resultado productivo.

 

3- La moral ha continuado deteriorándose.



 

4- La desesperanza y la apatía se han generalizado.

 

5- Los trabajadores privados, llamados "cuentapropistas", obtienen ingresos superiores a los estatales, lo que hace más evidente la insuficiencia salarial y la incapacidad del Estado.



 

Resulta que el salario mínimo tiene que ser suficiente para satisfacer lo que Diego Vicente Tejera -fundador del socialismo democrático en Cuba en la frontera de los siglos XIX y XX- llamó "necesidades naturales": costos de habitación, vestuario higiénico y decente, y alimentación sana y suficiente, a lo que le agregaba un tercio para cubrir gastos de enfermedad e imprevistos.

 

En su obra Un sistema social práctico, Tejera definió cinco estados sociales: miseria, pobreza, comodidad, riqueza y opulencia. En la miseria ubicaba a los que carecían de lo más elemental para satisfacer las necesidades naturales y en la pobreza a los que disponían de lo estrictamente necesario para ello. De acuerdo a su esquema, no con el salario mínimo -del cual nunca se habla en Cuba- sino con el salario medio, algo más de 460 pesos, es imposible satisfacer dichas necesidades, pues en un núcleo familiar de tres miembros, donde dos de ellos trabajen, se requiere aproximadamente de 2,400 pesos.



 

Esa abismal diferencia entre salario y costo de la vida explica en buena medida el predominio de la moral de sobrevivencia, la corrupción generalizada y la insuficiencia productiva.

 

Ahora, pasado el tiempo, se reitera el dilema del huevo o la gallina: para distribuir riqueza primero hay que crearla y para hacerlo tenemos que elevar sostenidamente la eficiencia y la productividad. Pero resulta que esa verdad de Perogrullo, que funciona en cualquier economía, debido a las distorsiones sufridas en Cuba, no funciona ni funcionará, lo que indica que la solución está en otra parte. La crítica y prolongada crisis de nuestra economía demanda una salida para lo cual hay que tener en cuenta los siguientes requerimientos:



 

1- Reconvertir la tecnología obsoleta, lo que implica la búsqueda de inversionistas (Si la nueva Ley de Inversiones mantiene la exclusión de los cubanos, no habrá solución.)

 

2- Cambiar lo que sea necesario en el predominio de la propiedad estatal y el sistema de planificación, dos factores que han conducido al estancamiento en que se encuentra el país.



 

3- Abandonar el contraproducente esquema de ordeno y mando, donde los trabajadores y la sociedad en su conjunto son concebidos como un medio para ejecutar la política acordada por el partido gobernante.

 

4- Erradicar definitivamente el subjetivismo y la subordinación a la ideología de las leyes que rigen los fenómenos económicos.



 

5- Reconocer la insuficiencia de los salarios y proceder a su aumento gradual.

 

6- Destrabar todo lo que desde la ideología se interpone al avance, incluyendo el derecho de los cubanos a ser propietarios de medios de producción y a conformar un empresariado nacional.



 

Sin al menos esos requerimientos, no habrá solución a la insuficiencia salarial y en consecuencia continuará el declive de la producción y la erogación de millones de dólares para comprar en el exterior lo que se puede producir en el país. Se requiere precisamente de lo que se adolece, de la voluntad política para profundizar las reformas hasta el restablecimiento de las libertades y el resurgimiento del ciudadano.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------
El General no tiene quien le rectifique

El Coronel de la novela del Gabo, no tenía quien le escribiera y luego de mil vicisitudes terminó en la miseria

Pedro Campos, en Kaos en la Red

 

Dijo Raúl Castro el sábado 1ro de marzo pasado, en una reunión del Consejo de Ministros, según Granma (1): "No es perfecto lo que hacemos, a veces nos falta experiencia en algunos temas y cometemos errores, por eso cada asunto tiene que estar sometido constantemente a las observaciones críticas". … "nos hemos acostumbrado a que las indicaciones lleguen de arriba y eso debe cambiar. Los órganos de dirección, desde el municipio de Sandino hasta el de Maisí, tienen que emitir opiniones en el lugar adecuado, en el momento oportuno y de forma correcta".



 

El Coronel de la novela de García Márquez no tenía quien le escribiera, nunca recibió la carta con la pensión que esperaba y terminó en la miseria. El General Raúl Castro no tiene quien le rectifique su programa de “actualización” y pide a sus cuadros que hagan observaciones críticas. Se queja de que se han acostumbrado a esperar instrucciones de arriba. La miseria del pensamiento burocrático en Cuba, se ha hecho más que evidente.

 

No se pregunta Raúl por qué ocurre esto; pero él lo sabe. Él y la mayoría de sus cuadros son de origen militar, donde se aprende a cumplir órdenes sin cuestionarlas. Él y sus cuadros están acostumbrados a tratar como enemigos a todo el que piense diferente. El sistema político-económico cubano de ordeno y mando, de centralismo sin democracia, el predominio de la mentalidad neo-estalinista en el gobierno, impiden la crítica.



 

¿Cómo quiere Raúl ahora, cuando ve que su “actualización” se empantana, que sus designados cuadros den opiniones?

 

¿A Raúl sólo le interesa conocer las opiniones de sus cuadros, que no quieren o no tienen qué opinar?



 

¿No le interesan todas las críticas, el montón de propuestas y análisis hechos por la amplia Izquierda Socialista y Democrática cubana que incluye filósofos, economistas, psicólogos, historiadores, juristas, médicos, diplomáticos, militares, escritores, poetas, periodistas y profesionales de todas las Ciencias y las Artes y de diversas tendencias políticas, formados en el propio seno del proceso revolucionario y regados por todo el país; pero todos excluidos de las palancas de poder?

 

¿No le interesan las modestas observaciones de la propia prensa oficial?



 

Es evidente que la economía cubana va por el mismo camino del gallo del coronel del Gabo, quien vendió todo lo que tenía y se arruinó para tratar de alimentarlo en función de la pelea que nunca echó, y -al parecer- nuestro General Presidente ha empezado a percibir señales de que todo lo que ha estado haciendo con la “actualización” puede llevarlo a los mismos resultados.

 

Es la consecuencia de rodearse aduladores y “leales” que no saben o no se atreven a rectificarle nada pues los osados que se han resuelto a decir algo que no le gusta o no le “cuadra”, son licenciados, destituidos o enviados a cumplir “misiones importantes” a buena distancia  donde lo que digan no pueda ser oído por nadie.



 

Es un mal de familia y del sistema que se basa en el monopolio del poder total.

 

Nosotros desde las posiciones del SPD (Socialismo Participativo y Democrático), como parte de esa amplia Izquierda Socialista y Democrática hemos tratado de ayudarle a encontrar el camino, pero nuestras propuestas son olímpicamente ignoradas o contempladas en forma parcial, sesgada o dispersa. 



 

A falta de una concepción integral política-económica y social para enfrentar la situación, los que mandan -gobernar es otra cosa- en Cuba hace más de medio siglo, acostumbrados a imponer sus criterios, que han llevado a sus dóciles servidores a aceptar todo cuanto baje de arriba, se encuentran ahora con un vacío de criterios entre sus “cuadros”.

 

Si realmente el Presidente quiere oír algo más que aplausos y alabanzas a sus políticas, va a tener que salirse de sus subordinados y hacer lo que no ha querido: leer, oír, debatir los criterios expuestos por la amplia Izquierda y por los opositores y disidentes a los que ha reprimido en forma enmascarada, abierta o violenta.



 

Y eso solo puede hacerlo si abandona su vieja mentalidad e inicia un proceso de democratización de la sociedad cubana que permita la libre expresión del pensamiento vario pinto. Tendría que abrir la prensa del partido, la oficial, la única aceptada en Cuba, al pensamiento diferente. Abrir el debate democrático, siempre postergado, sobre el tipo de sociedad que el pueblo cubano desea.

 

En verdad, dudo que lo haga. Pero si lo hiciera, todos los cubanos de buena voluntad deberíamos estar dispuesto a participar.



 

Como el coronel de la novela, que gastaba todo lo que tenía  en alimentar el  polluelo fino,  acosta de sumir su familia en la miseria… el gobierno de los militares está dejando al pueblo sumergido en necesidades, aumentando arbitrariamente los precios, bajando los salarios reales, haciendo descender la producción en todos los órdenes, con  los pa’lantes y pa’tras que no acaban de ofrecer resultados tangibles, todo en función del “triunfo de la actualización” que pretendiéndose socialista, se sustenta en medios y vías neo-capitalistas estatales. Ni fu, ni fa.

 

Con los más recientes pilares presidenciales de la actualización”: la empresa estatal asalariada “socialista” seguirá siendo el eje de la economía; mientras no se aumente la producción no subirán los salarios y es necesario que la burocracia designada desde arriba obligada y acostumbrada a no opinar, ahora critique, Sr Presidente no hay socialismo, ni prosperidad ni sustentabilidad posibles.



------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Mariel y la "guerra de los puertos"

Iván García, El Blog de Iván García

 

Miami quiere seguir siendo la puerta comercial de América Latina. En junio de 2013, el presidente Barack Obama visitó las obras de ampliación y renovación que a un costo de 1,200 millones de dólares se realizan en el puerto de Miami.



 

El interés comercial se ha reflejado en megainversiones en los puertos de Norfolk, Nueva York, Baltimore, Charleston, Jacksonville o Savannah. Según la Asociación de Autoridades Portuarias de Estados Unidos (AAPA, en inglés), conglomerados públicos y privados invertirán hasta 46,000 millones de dólares en infraestructuras portuarias.

 

Con la ampliación para 2015 del Canal de Panamá, y la entrada de una nueva generación de barcos portacontenedores conocidos como Post-Panamax, que podrán atravesar el Canal con casi tres veces más capacidad de carga, el comercio en América sufrirá un cambio notable.



 

Los números encandilan a los especialistas. Y los países de la región no quieren quedarse atrás. El interés primario, por supuesto, es el vasto mercado del norte en Canadá y Estados Unidos.

 

Pero no menos importante es situarse como un puerto líder para el comercio interregional. Esto ha desatado una auténtica ‘guerra de puertos’, que ha conllevado a inversiones multimillonarias en la concentración de menos puertos de tráfico marítimo (los barcos son mayores y podrán acarrear más mercancías), aunque los puertos deberán ser más grandes y profundos.



 

Especialistas coinciden que al igual que sucede con el transporte aéreo, se prevé que el trafico de los Post-Panamax se agrupe en grandes puertos de trasbordos. Con ese fin, República Dominicana, Colombia, El Salvador, Bahamas, Costa Rica, Jamaica y Cuba, han priorizado fuertes inversiones para el mejoramiento y modernización de sus puertos de cabecera.

 

El gobierno cubano ha puesto un énfasis especial en el desarrollo del Puerto del Mariel, situado a 45 kilómetros al oeste de La Habana, con excelentes condiciones naturales. El proyecto cuenta con el aporte de 682 millones de dólares de entidades públicas y privadas brasileñas.



 

Su primera etapa fue inaugurada a fines de enero, coincidiendo con la visita de la presidenta Dilma Rousseff a la Cumbre de la CELAC, efectuada del 25 al 29 de enero en La Habana.

 

La edificación fue encargada a la constructora brasileña Odebrecht. Y la administración del puerto y su terminal de contenedores -que en un futuro cercano podría almacenar hasta 3 millones de contenedores- corre a cargo de un grupo empresarial de Singapur.



 

En esta primera fase se han invertido 900 millones de dólares. Y a tono con las exigencias comerciales del futuro puerto, el régimen ha diseñado una zona económica de desarrollo especial con jurisdicción propia.

 

En el entorno del Puerto del Mariel, en un área de 465 kilómetros cuadrados, el gobierno ha iniciado licitaciones para crear inversiones directas que beneficien a la economía en el sector biotecnológico y textil, entre otras ramas.



 

El Puerto del Mariel tiene una posición geográfica privilegiada para el comercio regional. En condiciones normales, sin el embargo de Estados Unidos, podría constituir un competidor formidable a su homólogo de Miami.

 

Pero en la actualidad, con el lastre del embargo comercial estadounidense, no es descabellado preguntarse si esa inversión monumental puede ser provechosa para la economía cubana.



 

En tiempos pasados, Fidel Castro diseñó planes económicos irracionales como la zafra de los 10 millones de toneladas de azúcar, ganadería intensiva o la construcción de una central electronuclear en Juraguá, Cienfuegos, a 300 kilómetros al este de La Habana, donde sepultó miles de millones de dólares sin ningún resultado.

 

Castro II ha dejado atrás el voluntarismo colosal de su hermano. Con la parquedad informativa habitual, el régimen no aclara su estrategia a desplegar tras la inauguración del Puerto del Mariel.



 

Porque si algo queda claro es que, mientras exista el embargo, con cláusulas que sancionan a seis meses sin pisar puertos estadounidenses a buques que fondeen en Cuba, la dársena del Mariel sale como perdedora sin aún haber comenzado la competencia Post-Panamax de los puertos en la región.

 

El mayor porcentaje del comercio interregional está enfocado hacia Estados Unidos, Canadá y México, socios económicos. Los 28 países de la UE se lo pensarán dos veces antes de realizar grandes inversiones en el Mariel.



 

China es solo un socio ideológico de los Castro. En comercio y finanzas está atado a Estados Unidos. Con su pragmatismo típico, Beijing seguirá apostando hacia donde corra el dinero.

 

Y el dinero corre hacia el norte. O a regiones de Sudamérica como Brasil, Chile, Colombia, Argentina, Venezuela o Perú. No creo que muchos buques con bandera china, que comercien con Estados Unidos, anclen en el Mariel mientras exista el embargo.



 

Con esa piedra atada al cuello, es difícil atraer grandes capitales de empresas líderes. Por supuesto, ni Raúl Castro ni el gobierno de Lula, que fue el que autorizó el desembolso de dinero y, ahora Dilma, son tontos de capirote.

 

Un año atrás el canciller brasileño Antonio Patriota ofreció algunas pistas cuando manifestó públicamente que la inversión del Puerto del Mariel está concebida en un panorama post-embargo.



 

La estrategia política de la autocracia criolla también se mueve en esa dirección. Funcionarios del régimen gastan las suelas de sus zapatos en viajes por el mundo, para atraer capital fresco en la zona de desarrollo del Mariel.

 

Y mediante su Sección de Intereses en Washington, hacen un lobby fijo, para crear una atmósfera de negocios con el poderoso clan de empresarios cubanoamericanos.



 

Solicitar la derogación del embargo es, quizás, la prioridad numero uno de la cancillería cubana. Las tímidas reformas económicas y las peticiones al diálogo con Estados Unidos por parte del General Castro, van destinadas a desmontar el embargo.

 

Excepto algunas frases diferentes de Obama con respecto a Cuba y un apretón de manos a Raúl Castro en los funerales de Mandela, hasta la fecha, la Casa Blanca no se ha dejado seducir por el anciano mandatario.



 

Cuba no es China. No tiene un mercado voluminoso y un segmento importante de su economía depende del dinero que giran los cubanos afincados en la otra orilla.

 

Washington sigue exigiéndole a La Habana respeto por los derechos humanos, democracia y elecciones libres, cosa que no hizo con China o Vietnam: la isla tiene muy poco que ofrecer.



 

La jubilación política de Castro II en 2018, puede cambiar la dinámica política entre los dos países. Pero mientras exista el embargo, ningún proyecto de envergadura razonable, como el Puerto del Mariel, no tiene mucho sentido. El despegue real de la economía cubana, ya sea en comercio, turismo o nuevas tecnologías, siempre se verá disminuido por el impacto negativo del embargo.

 

A estas alturas del juego, si el gobierno verde olivo de veras quiere dinamitar las bases del embargo y a sus ciudadanos ofrecer una sociedad próspera, debe proponer cambios de corte político. De lo contrario, seguiremos en tiempo muerto.








Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   15


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad