Tesis doctoral



Descargar 4.36 Mb.
Página1/81
Fecha de conversión28.01.2018
Tamaño4.36 Mb.
Vistas1763
Descargas0
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   81

TESIS DOCTORAL



LA NOVELA DE JOSÉ MANUEL CABALLERO BONALD. FICCIÓN Y AUTOFICCIÓN. UNA APROXIMACIÓN SEMIÓTICA.

ANTONIO UNZUÉ UNZUÉ

LICENCIADO EN FILOSOFÍA Y LETRAS ( FILOLOGÍA HISPÁNICA)

DEPARTAMENTO DE LITERATURA ESPAÑOLA Y TEORÍA DE LA LITERATURA DE LA FACULTAD DE FILOLOGÍA DE LA UNIVERSIDAD NACIONAL DE EDUCACIÓN A DISTANCIA


2007

DEPARTAMENTO DE LITERATURA ESPAÑOLA Y TEORÍA DE LA LITERATURA DE LA FACULTAD DE FILOLOGÍA DE LA UNED


LA NOVELA DE JOSÉ MANUEL CABALLERO BONALD. FICCIÓN Y AUTOFICCIÓN. UNA APROXIMACIÓN SEMIÓTICA.

ANTONIO UNZUÉ UNZUÉ

LICENCIADO EN FILOSOFÍA Y LETRAS (FILOLOGÍA HISPÁNICA)

DIRECTORA DE LA TESIS: DRA. MARÍA ISABEL DE CASTRO GARCÍA

AGRADECIMIENTOS


Quisiera expresar mi reconocimiento a la profesora María Isabel de Castro García, directora de esta tesis doctoral, por la receptividad demostrada desde el comienzo, por el apoyo facilitado en los momentos de desánimo y por su claridad de criterio, que me ha permitido superar los escollos de la investigación. Quisiera manifestarle mi gratitud por las sugerencias que han facilitado el curso de este trabajo, en particular aquellas que me han empujado a buscar una expresión más clara y auténtica.

Asimismo, quisiera agradecer también la comprensión y la confianza de todas aquellas personas sin cuyo concurso este trabajo no hubiera podido concluirse. En particular, quiero destacar el apoyo de Sonia y los niños, de Miquel y Mª Dolors, y su paciencia a lo largo de todos estos años.

ÍNDICE


7. ANÁLISIS DE LAS NOVELAS DE LA MEMORIA. LA COSTUMBRE DE VIVIR 1266

1. INTRODUCCIÓN




    1. JUSTIFICACIÓN DE ESTE TRABAJO

Antes de señalar los objetivos, quisiera justificar el interés de esta investigación. Entre otros, pueden destacarse los siguientes aspectos. En primer lugar, la obra literaria de Caballero Bonald presenta dos vertientes principales: la poesía y la narrativa. Sin embargo, la dedicación inicial del autor a la lírica ha dejado quizás en segundo plano su producción novelística, de evidente atractivo. Por eso, resulta particularmente interesante el análisis de estas obras, pues constituyen una faceta clave de su trayectoria literaria.

Por otra parte, a lo largo de la extensa producción del escritor (su primera novela data de 1962 y la última entrega de sus memorias es de 2001) los gustos literarios dominantes han sufrido notables oscilaciones, también en lo referente a las técnicas narrativas. El estudio de la evolución del novelista es tanto más interesante cuanto más amplio el período histórico que abarca. En este contexto, el contraste entre las tendencias dominantes y las opciones defendidas por el escritor en su obra permite perfilar una tarea creativa marcadamente personal.

Asimismo, la aceptación por la crítica de la narrativa de Caballero Bonald queda atestiguada por la concesión al novelista de varios premios prestigiosos como el Biblioteca Breve por Dos días de septiembre (1962), los premios Barral y de la Crítica por Ágata ojo de gato (1974), el Ateneo de Sevilla por Toda la noche oyeron pasar pájaros (1981) y el Plaza & Janés por En la casa del padre (1988). Estos premios, diseminados a lo largo de toda su carrera, dan fe de la permanencia del escritor en una tarea sujeta a constantes vaivenes y olvidos. Por otra parte, las diferencias existentes entre unos galardones y otros avalan el prestigio del escritor dentro del mundo literario.

Además, el estudio de las técnicas narrativas resulta de gran interés dada la peculiar trayectoria del novelista a lo largo de estas décadas. La transformación de los planteamientos narrativos ha sido una característica general de la novela del siglo XX, en claro contraste con los patrones decimonónicos. Desde el comienzo de su producción, Caballero Bonald ha convivido con tendencias muy diversas que se han sucedido en el aprecio general. Algunas de ellas han dado prioridad a la renovación formal sobre otros aspectos narrativos. El propio escritor, muy consciente de su tarea, ha experimentado con los elementos fundamentales del género, elaborando sucesivas variaciones sobre una misma visión del mundo

De este modo, el análisis de las técnicas narrativas de la novela de Caballero Bonald contribuye al estudio de la evolución literaria del grupo o generación de los 50 y al conocimiento de la aportación al género de un novelista relevante.

Por otra parte, la obra narrativa de Caballero Bonald presenta un claro sustrato biográfico, tanto en las novelas como en las denominadas novelas de la memoria. Esta constatación permite un análisis de las fronteras genéricas a la luz de la reflexión teórica del autor y de su práctica literaria, que gusta de manipular la experiencia, jugando con los límites entre ficción y autoficción.

En definitiva, el análisis de la producción narrativa de Caballero Bonald, incluyendo en ella sus memorias, resulta interesante para el conocimiento de una faceta básica en un escritor de gran prestigio entre los de su generación. Constituye también un acercamiento a los cambios experimentados por la narrativa española a lo largo de la segunda mitad del siglo XX. Permite, asimismo, valorar la importancia de lo biográfico como materia prima de la ficción, descubrir la fragilidad de las fronteras genéricas y apreciar la aportación del escritor jerezano en los límites borrosos entre la ficción y la autoficción.


1.2. OBJETIVOS
Los objetivos de este trabajo son los siguientes:


  1. Analizar la obra novelística de Caballero Bonald, desde una aproximación semiótica, para determinar las constantes en la sintaxis, en la semántica y en la pragmática narrativas, a la luz de las modernas aportaciones teóricas de la crítica literaria más solvente, española y extranjera.

  2. Elucidar la presencia y el peso de lo autobiográfico y sus límites genéricos en todas y cada una de las novelas, particularmente en las llamadas novelas de la memoria, examinándolas dentro del debate actual sobre el género autobiográfico y el concepto de ficción.

1.3. ESTADO DE LA CUESTIÓN Y APORTACIONES DE ESTA INVESTIGACIÓN


El intento de abarcar toda la bibliografía en torno a la obra de Caballero Bonald resulta harto difícil, no sólo por el volumen que ha alcanzado, sino por la circunstancia de que el escritor mantiene su actividad literaria y goza de una enorme consideración, lo que redunda en la constante aparición de nuevas aportaciones.

Dentro del ámbito académico, son varias las tesis doctorales que se han ocupado de la obra literaria de Caballero Bonald. Ya en 1978, José Luis Buendía da a conocer su tesis doctoral bajo el título de Análisis de la obra literaria de Caballero Bonald. Esta investigación, publicada por la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Granada, traza un panorama general de la escritura del autor jerezano. Considerando el interés del estudio presente, la contribución de Buendía adolece de dos inconvenientes: su carácter temprano, que forzosamente desconoce toda la producción posterior del autor, y la consideración de la novela junto con otros géneros trabajados por el escritor, lo que implica una menor especialización. No obstante, este último aspecto redunda, evidentemente, en una visión más completa de la escritura de Caballero Bonald, pues las conexiones entre los distintos géneros cultivados por el autor son evidentes. Ahora bien, la amplitud alcanzada por la obra poética y novelística del autor, sin menosprecio de su interesante contribución al ensayo, aconseja, desde la perspectiva actual, una especialización en el análisis. En definitiva, la aportación de Buendía presenta puntos de interés, pues se centra en las primeras etapas de la producción literaria de Caballero Bonald, pero el carácter temprano de la investigación limita su vigencia.

En 1979 Carmen Artiola publica en la editorial de la Universidad de Carolina del Norte El barroquismo contemporáneo y Ágata ojo de gato, un análisis centrado en la segunda novela de Caballero Bonald, tomada como ejemplo de la actualización de una escritura neobarroca. Como el propio título refleja, se trata de un estudio parcial, centrado en una sola obra y aparecido cuando el autor jerezano sólo ha dado a conocer sus dos primeras novelas. No obstante, este trabajo pone de relieve uno de los aspectos más comentados por la crítica, la importancia del estilo en su obra narrativa. De hecho, esta circunstancia refleja, sin duda, una obsesión fundamental del novelista, la consideración de la escritura como una actividad básicamente lingüística. Para Caballero Bonald, el principal compromiso como autor es el que le vincula a la escritura como actividad estética. Tal vez sea en Ágata ojo de gato donde esta afirmación encuentre su más evidente constancia.

En 1982, Enrica Castiglia publica en la Universidad de Venecia Las formas del tiempo y el cronotopo en Ágata ojo de gato. Se trata, también, de una contribución centrada en la segunda novela de Caballero Bonald, si bien el centro de interés queda desplazado hacia esos dos aspectos sintácticos que conforman el cronotopo. Como puede apreciarse, Ágata ojo de gato, novela por la que el escritor siente un especial aprecio, ha suscitado desde su publicación un notable interés en el ámbito académico, lo que se corresponde, por otra parte, con la reacción general de la crítica literaria. No obstante, la aportación de Castiglia no pretende una valoración general de la narrativa de Caballero Bonald, cuya producción se encuentra entonces todavía en su inicio.

En 1995 figura también la existencia de una tesis doctoral inédita defendida por Domg-Sup Jung Lee en la Universidad Complutense, bajo el título de Contribución al estudio analítico de las novelas de José Manuel Caballero Bonald. Este trabajo no presenta, por razones obvias, las limitaciones señaladas en los anteriores, pues para la fecha indicada el autor ya había dado a conocer todas sus novelas. No obstante, es en ese mismo año cuando aparece Tiempo de guerras perdidas, un relato que su autor considera también novelístico y que plantea el debate entre autobiografía y ficción. Así pues, la fecha en que aparece esta tesis doctoral explica la imposibilidad de atender al giro que las novelas de la memoria suponen en la producción narrativa de Caballero Bonald. De este modo, queda marginado el eje central del presente trabajo, esto es, la dialéctica entre autobiografía y ficción en la obra del escritor. Por otro lado, la orientación pragmática que se plantea para la presente investigación resulta especialmente conveniente para el análisis del pacto de lectura, tanto en las novelas como en las novelas de la memoria. En definitiva, se trata de una opción crítica adoptada ante el conflicto planteado por estas últimas narraciones dentro de la obra de Caballero Bonald. Evidentemente, la dimensión de este asunto sólo puede considerarse atendiendo a la orientación autoficcional de los dos últimos relatos, lo que la investigación de Jung Lee no ha podido valorar en su justa medida.

La aportación más destacada al estudio de la obra de Caballero Bonald es la tesis de José Juan Yborra Aznar aparecida con el título El universo literario de Caballero Bonald en la editorial de la Diputación de Cádiz el año 1998. Se trata de una investigación ambiciosa que aspira a trazar una visión general de la obra del autor. Si bien este estudio ya atiende a la primera de las novelas de la memoria, el hecho de que todavía no hubiera aparecido la segunda entrega, publicada en el año 2001, limita su valoración en torno a la escritura memorialística. Asimismo, como es natural, tampoco la reflexión genérica planteada por las dos últimas narraciones de Caballero Bonald alcanza un papel central en ese trabajo. En consonancia, tampoco la orientación pragmática de la presente investigación, ajustada a la naturaleza del conflicto que pretende abordar, encuentra su reflejo en la tesis de José Juan Yborra. En definitiva, si bien los puntos de contacto entre ambos estudios son numerosos, difieren de manera evidente tanto el núcleo de la investigación, como la orientación crítica adoptada.

Todavía más limitada, a los efectos de esta investigación, es la memoria de licenciatura defendida en 1976 por Margarita Santos Sanz bajo el título de La novelística de Caballero Bonald en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Santiago de Compostela.

Así pues, los estudios reseñados hasta el momento no dan cuenta debidamente de lo que significan las novelas de la memoria en el conjunto de la obra narrativa del escritor. Como se verá, el componente autobiográfico alcanza una significación destacada en toda su producción narrativa. En las dos novelas finales, sin embargo, el tratamiento de la materia personal se plantea en unos términos que singularizan estos relatos de manera evidente respecto al resto de la producción narrativa.

Dentro del ámbito académico o el de las publicaciones especializadas, además de los estudios señalados, pueden mencionarse otros muchos, si bien todos ellos marcados por un carácter parcial. Es lo que sucede con el artículo de Fernández Romero titulado “Caballero Bonald mira de lejos”, aparecido en el Boletín de la Unidad de Estudios Biográficos de la Universidad de Barcelona en enero de 1996, poco después de la aparición de Tiempo de guerras perdidas.

Muy interesante es el estudio de García Morilla publicado también en 1996 con el título “La autobiografía en la teoría literaria de José Manuel Caballero Bonald” en Autobiografía y narración, análisis que aparece marcado también por el desconocimiento de la segunda parte de las novelas de la memoria.

Otro interesante estudio, “La reinvención artística de la realidad en la narrativa de Caballero Bonald”, aparece firmado por Yborra Aznar en Autobiografía y ficción, publicación editada por la Fundación Luis Goytisolo de El Puerto de Santa María. Su evidente interés no queda atenuado por su aparición previa a la de La costumbre de vivir. En efecto, ya en la primera novela de la memoria se observa esa tendencia del escritor a construir un relato con la transformación de la materia biográfica.

Igual limitación temporal puede atribuirse a la contribución de Soldevila Durante, “Caballero Bonald en su novela de la memoria”, aparecida en la publicación jerezana Tierra de nadie en marzo de 1998. Otro tanto sucede en “Caballero Bonald, memorias y escritura”, un artículo de Jean Alsina aparecido en una obra colectiva, La literatura de la memoria entre dos fines de siglo, editada por la Consejería de Educación y Cultura de la Comunidad de Madrid en 1999. También limitada, por la temática indicada en el título y la fecha de publicación, es la obra El paisaje de la infancia en la autobiografía de la profesora Celia Fernández Prieto, publicada en 1997 en la editorial de la Universidad de Córdoba.

Por otra parte, una publicación colectiva de la Universidad de Montpellier coordinada por Annie Bussière-Perrin, aparecida con el título Le roman espagnol actuel, presenta algunos estudios de cierto interés para el entendimiento de la escritura personal en la novela española reciente. Es lo que sucede con el trabajo de Marie-Linda Ortega “Écritures en je: écriture en la première personne de fiction” o con el estudio de Jean Tena “L’écriture de la mémoire: une génération innocente”. Se trata, sin embargo, de un análisis panorámico cuyo foco de interés no es únicamente la escritura autobiográfica ni, por supuesto, la obra de Caballero Bonald.

Entre los estudios más recientes, destaca la importante contribución de José María Pozuelo Yvancos en el capítulo “Caballero Bonald. Cuando el yo es el personaje” de su libro De la autobiografía (2006). En este artículo, el profesor Pozuelo pone de relieve la peculiar visión de la escritura personal del escritor jerezano, quien identifica evocación con ficción, al convertir el relato autobiográfico en la construcción de un personaje a partir del autor. La prioridad de Caballero Bonald, manifestada una y otra vez en su propia obra, es la creación de una narración literaria con materiales procedentes de su experiencia personal. De ahí la insistencia, a través de las numerosas indicaciones metaliterarias, en la prioridad artística de la escritura, en sintonía con el cuestionamiento sistemático de los fundamentos del género autobiográfico. Por consiguiente, según indica el profesor Pozuelo Yvancos, el debate se sitúa en el ámbito pragmático, en la medida en que fuerza a una reflexión sobre el pacto de lectura explícito en el relato. Este punto de vista, coherente con la teoría autobiográfica expuesta por Pozuelo Yvancos en la primera parte del libro y en otros análisis anteriores, resulta de enorme interés por la conexión con el enfoque general de esta investigación sobre la narrativa de Caballero Bonald.

En definitiva, la bibliografía acerca de la obra narrativa y memorialística de Caballero Bonald es considerable, pero se echa en falta un desarrollo en la línea pragmática indicada por el profesor Pozuelo Yvancos. La presente aportación pretende, en consecuencia, profundizar en el pacto de lectura de estas obras, poniendo de relieve sus virtualidades literarias.

En cuanto al modelo de análisis escogido para ello, como se indica en la metodología empleada, sigue el esquema planteado por los profesores Carmen Bobes Naves y José Romera Castillo, adaptado parcialmente a los intereses de esta investigación. Este proceso de ajuste ha sido especialmente necesario en el plano pragmático, en la medida en que las propuestas ofrecían mayores divergencias entre sí.

Por lo que respecta a la autobiografía y demás manifestaciones de la escritura personal, se ha atendido a las aportaciones más consolidadas dentro de la tradición crítica. Asimismo, se ha procurado trazar un panorama preciso del debate actual, resaltando el componente pragmático como factor clave en la dilucidación genérica. En este contexto, se ha tenido especial cuidado en la consideración de las contribuciones al debate desde el ámbito hispánico, reconociendo la contribución de figuras como José Romera Castillo, Anna Caballé, José Mª Pozuelo Yvancos, Darío Villanueva, Manuel Alberca, entre otros. Todo ello, evidentemente, sin perjuicio de una clara toma de partido por la consideración del factor pragmático como elemento clave en el análisis genérico de las obras literarias.

Los dos objetivos indicados arriba sitúan con claridad las aportaciones de esta investigación. Si bien el elemento nuclear se centra en el debate en torno a la ficción y la autoficción en la obra narrativa de Caballero Bonald, este trabajo implica otros aspectos acerca del estudio de la novela y la autobiografía.

A este respecto, la primera aportación de este trabajo es la propuesta de un esquema de análisis, de filiación semiótica, inspirado en los modelos de los profesores Bobes Naves y Romera Castillo. Como se explica en el apartado correspondiente, se trata de una adaptación que pretende, por un lado, integrar los diversos enfoques relativos al estudio de la novela y, por otro, intenta adaptarse al meollo de esta investigación, esto es, al análisis del pacto de lectura de las novelas de la memoria, asunto para cuya elucidación es necesario considerar, sin duda, una perspectiva pragmática. Se trata, por tanto, de un modelo de análisis ecléctico; un modelo avalado, entre otros, por la autoridad de los profesores mencionados y por la inclusión de puntos de vista complementarios en torno al estudio de la obra novelística. Esta disposición incluyente garantiza, sin embargo, la coherencia del sistema, en cuanto que el modelo reúne de forma jerárquica los distintos elementos del análisis en torno a la consideración pragmática de la novela. En definitiva, se trata de un modelo integrador, arraigado en las principales corrientes críticas del siglo XX; jerarquizado, en la medida en que plantea la prioridad del aspecto comunicativo en la caracterización de la obra; y flexible, pues pretende resultar útil para la práctica concreta del análisis, lo que implica necesariamente la conexión entre los distintos apartados del esquema.

Una segunda aportación del trabajo es el análisis detallado de la producción novelística y autobiográfica de Caballero Bonald en relación con el contexto histórico, cultural y literario del momento. La atención al marco cultural en que se desarrolla la obra del escritor ilumina indudablemente su trayectoria y permite descubrir la peculiaridad del escritor en relación con su entorno. Establecer las coordenadas históricas, culturales y literarias permite valorar, posteriormente, la evolución del escritor a lo largo de su obra. El caso de Caballero Bonald resulta de especial interés, pues su presencia ininterrumpida en el panorama narrativo desde los años sesenta permite valorar su producción en un contexto donde los cambios de tendencia han sido notables desde entonces. Esta valoración permite descubrir, en definitiva, la marcada personalidad literaria del autor y su compromiso con la escritura como obra artística, al margen de los vaivenes de cada momento.

Otra aportación de esta investigación es el estudio de las líneas maestras acerca de la autobiografía y la ficción. Este trabajo pretende, por un lado, señalar el estado de la cuestión en la teoría y la crítica literaria actuales, con la intención de esbozar un panorama general en torno a las principales corrientes interpretativas. Por otro lado, la investigación pretende iluminar la aportación de Caballero Bonald a la luz del debate genérico. Se trata, en suma, de emplear un instrumental teórico adecuado, coherente en sí mismo, atento a las distintas sensibilidades contemporáneas y útil para la interpretación de las obras del escritor jerezano. A este respecto, la orientación pragmática de este estudio, de acuerdo con las líneas maestras de la teoría literaria contemporánea, permite valorar el alcance de esta propuesta narrativa.

Este trabajo pretende también analizar la obra narrativa de Caballero Bonald según el modelo semiótico indicado, en el contexto del debate sobre autobiografía y ficción. Se trata de un punto medular en esta investigación, pues la búsqueda teórica y la propuesta de un modelo de análisis sólo se justifican por su aplicación concreta a la obra narrativa de Caballero Bonald. El trabajo parte, primero, del estudio de las novelas de la memoria, en cuanto que estos dos relatos constituyen el meollo de la investigación. En efecto, la descripción y valoración de los rasgos sintácticos, semánticos y pragmáticos de Tiempo de guerras perdidas y La costumbre de vivir permiten la caracterización de su contrato de lectura, paso previo para su comparación con el resto de la producción novelística del escritor. Se trata, por tanto, de una interpretación minuciosa de estas obras, ajustada a un modelo que ofrece instrumentos críticos válidos para dar cuenta de su calidad literaria. Por tanto, a pesar de su meticulosidad, este análisis sirve, por un lado, para ponderar la aportación del escritor jerezano al panorama narrativo español actual y, por otro, permite valorar su contribución a la renovación de la narrativa contemporánea y al debate genérico acerca de la ficción y la autobiografía.

En este contexto, resulta muy interesante la comparación entre las novelas de la memoria y el resto de las novelas de Caballero Bonald. Al margen de apriorismos teóricos, el estudio de estas obras pone de relieve la importancia de los factores pragmáticos en la construcción del contrato de lectura. En especial, del análisis de los horizontes de expectativas interno y externo se deriva la integración del relato en el ámbito de la ficción o su adscripción al terreno autobiográfico. A este respecto, se observa con claridad la evolución de este escritor hacia un contrato de lectura ambiguo, a partir especialmente de Campo de Agramante. Este relato, que formalmente se ajusta a las exigencias ficcionales, juega, sin embargo, con cierto elementos que, en el horizonte de expectativas externo, sugieren una lectura de corte personal. No obstante, la transición hacia el relato autobiográfico no acaba de completarse, en el sentido de que el escritor reclama, de forma tal vez un tanto ambigua, el carácter ficcional de sus memorias. En definitiva, el estudio de las obras propiamente novelísticas deja entrever la importancia de la materia autobiográfica en estos relatos, mientras que las obras más cercanas a la autobiografía reclaman un estatuto intermedio, similar al de la autoficción.

Otro aspecto de esta investigación se centra en la valoración de las novelas no directamente autobiográficas, en la elucidación de lo autobiográfico en estos relatos, a la luz de la teoría literaria contemporánea sobre ficción y autobiografía. Se trata, evidentemente, de un tema de gran trascendencia, pues se relaciona con la ruptura de las fronteras genéricas, rasgo propio de la literatura actual, y revela el interés del escritor por la investigación en nuevas formas expresivas para la transmisión de su propuesta narrativa. Este punto constituye, por otra parte, un elemento central en esta investigación. La descripción y la interpretación de los sucesivos contratos de lectura propuestos en las novelas de Caballero Bonald permiten subrayar, por una parte, la importancia de la materia personal en la construcción del universo literario del autor; por otra, permiten reconocer en toda la obra narrativa del escritor jerezano, y especialmente en sus memorias, el compromiso del autor con la creación literaria como tal, por encima de cualquier condicionamiento. Esto se aprecia, sin duda, en la constante renovación formal perceptible en su trayectoria como novelista. A este respecto, la ruptura de las fronteras genéricas entre memorialismo y ficción responde, por tanto, a esta prioridad del escritor. En definitiva, una de las aportaciones básicas de esta investigación es, precisamente, la contextualización del pacto de lectura propuesto en las novelas de la memoria dentro de la trayectoria literaria del escritor. La ambigüedad genérica de las dos últimas narraciones no puede atribuirse, por tanto, al deseo de eludir la responsabilidad del pacto autobiográfico, sino al único compromiso del escritor como tal, el que le une a la literatura.

Por otra parte, este trabajo pretende contribuir a perfilar la evolución de la literatura española de la segunda mitad del siglo XX. Esto es así por varios motivos. En primer lugar, Caballero Bonald es un escritor de categoría literaria reconocida, con una obra sólida. Su presencia en la primera fila literaria desde los años cincuenta supera numerosos cambios de tendencia y logra afianzar una voz propia, inconfundible. De ahí el interés evidente de su estudio. En segundo lugar, la trayectoria de Caballero Bonald se caracteriza por la asimilación de las tendencias propias de cada época. Es evidente la incidencia del realismo social en Dos días de setiembre, la experimentación formal en Ágata ojo de gato, la investigación en las zonas prohibidas de la mente humana en Toda la noche oyeron pasar pájaros o el juego con las fronteras genéricas en las novelas de la memoria. En ello se aprecia, efectivamente, la incorporación de algunas inquietudes del momento. No obstante, esta investigación pone de relieve la coherencia interna del escritor, capaz de elaborar una propuesta literaria inconfundible en continua dialéctica con el contexto histórico, cultural y literario.

En definitiva, la aportación básica de este trabajo puede resumirse en tres aspectos: por un lado, la propuesta de un modelo de análisis de la obra narrativa, de orientación semiótica y carácter integrador, capaz de dar cuenta de la calidad literaria de la novela de Caballero Bonald; por otro lado, la aplicación de este modelo a toda la producción narrativa del escritor jerezano, integrando aspectos sintácticos, semánticos y pragmáticos en la caracterización del contrato de lectura planteado por estas obras; finalmente, la interpretación de la trayectoria narrativa de Caballero Bonald a la luz del debate genérico entre escritura personal y ficción, y en relación con el contexto histórico, cultural y literario de la segunda mitad del siglo XX.


1.4. MÉTODO PARA EL ANÁLISIS. IDONEIDAD Y FUNDAMENTACIÓN TEÓRICA



Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   81


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos