Tesi di laurea



Descargar 387.74 Kb.
Página7/13
Fecha de conversión28.01.2018
Tamaño387.74 Kb.
Vistas348
Descargas1
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   ...   13
1039b 27-1040a 7, se dice de los entes particulares empíricos no hay definición ni demostración. Aristóteles retoma aquí la concesión de la relación entre definición y demostración profesada en los Analíticos Posteriores410, donde la obligación de tener por objeto las cosas necesarias y no aquellas corruptibles es afirmado para la demostración (de los accidentes per sé) sea para la definición, dado que estos son principios de aquella.

Pero, entonces, “tampoco es posible definir alguna Idea porque la Idea es una realidad Individual y es separable” Met. 1040a 8 411. Esta es la posición de los platónicos. El intento de Aristóteles es de golpear no solo la definibilidad, sino la existencia misma de las Ideas. En general una definición, para ser comprensible, debe constar de términos comúnmente usados, que como tal se refieran a muchas cosas y no solo a un individuo. Esto vale también para las Ideas: “animal terrestre” se aplica a “hombre en sí”, pero no es convertible con ello, dado que se refiere también a otro. Una objeción se presenta: los términos de la definición, tomados cada unos por si, pueden atribuirse a más cosas y todavía el conjunto constituido de estos términos se ajusta a una sola cosa. Dos respuestas posibles de Aristóteles: (1) El conjunto de términos de la definición se refiere a alguno de estos términos. Un ejemplo acerca del individuo empírico. La respuesta a la objeción es tanto más verdadera cuando los componentes de la definición son Ideas: si la Idea de animal y de bípedo son, según los platónicos, anterior a la Idea compuesta de hombre, en cuanto elementos constitutivos de ella, entonces “animal bípedo” deberá predicarse no solo de hombre, pero también de animal y de bípedo.

En base a los presupuestos de los platónicos, si las especies son Ideas auto subsistente, lo son también los géneros y las diferencias y también con mayor razón, dado que la eliminación de estos implica la eliminación de aquellos y no viceversa. (2) Si las Ideas son formadas de Ideas, aquellas más elementales deberían ser predicados que se refieren a mas cosas, porque sería posible conocerlos, dado que las ideas se conocen a partir de la multiplicidad de las cosas empíricas individuales.

Por tanto, o las Ideas más simples se predican de más cosas y entonces los individuos no son definibles o se predican de una sola cosa y entonces los platónicos se contradicen, a partir del momento que las Ideas son participes a muchos. El individuo empírico es indefinible, como hemos visto, sobre todo a causa de la materia que estructuralmente contiene. La idea no tiene materia, como los individuos empíricos, pero es igualmente indefinible en razón de la individualidad misma: y la individualidad es indefinible porque las definiciones son necesariamente constituida de palabras, y las palabras son siempre referibles a más cosas o sea son supraindividuales412.
En 1039b 23-27 encontramos una de las tesis centrales contra la doctrinas de las Ideas:
Asimismo, si las Ideas constan de ideas (las partes integrantes son, en efecto, menos compuestas), también tendrán que predicarse de muchos aquellos elementos de los que consta la Idea, por ejemplo «Animal» y 25 «Bípedo». Y, si no, ¿cómo pueden ser conocidos? Habría, en efecto, alguna Idea que no podría predicarse más que de uno. Y no parece posible, sino que toda idea parece ser participable.
Marcello Zanatta expone y desarrolla este argumento: las ideas no son definibles porque son realidad individual, y el individuo en cuanto tal, en virtud, es su misma individualidad, no es definible. En efecto, la definición está constituida de nombres y los nombres son aplicables a más cosas (a todas a aquellas comprensibles en la misma especie) mientras para definir el individuo ocurría un nombre referible a ellos solamente. Pero un tal nombre no existe y se definiese se construye Ad Hoc; su significado quedaría desconocido, porque al estar privado de un uso común (es de observar que el individuo empírico, como Aristóteles acaba de decir, a esta razón de la indefinibilidad se une aquella de ser constituido también de materia, la cual no es definible).

El Estagirita formula también una posible objeción y la resuelve. La objeción hace valer que cuanto ha dicho vale para los nombres que intervienen en la definición singularmente tomada, pero ello, tomados juntos con el otro, pueden solo designar una cosa. Aristóteles responde que es imposible, ya que al menos designáramos dos cosas singulares, o sea el género y la diferencia (así animal-bípedo que es la definición de hombre, designa que sea animal como bípedo, obviamente considerado en relación a la cosa en cuestión o sea en el contribuir a plasmar la definición).

Lo que es mayormente valido para las Ideas: porque el hombre en si es una realidad individual, y separada serian también, separado el animal en sí y el bípedo en sí, y también el “animal-bípedo”, o sea la definición de hombre, se refiere a dos ideas que contribuyen a la definición de hombre. Aristóteles hace presente, si no fuese así, de las dos una: o ni el género (animal) ni la diferencia (bípedo) son contrariamente a la tesis de los platónicos, según cual el género es separado de la especie; o, si son separados, lo es también la diferencia (lo bípedo); así que el hombre (el hombre en sí) que es una realidad individual y única, resultara contradictoriamente cortado en un genero (animal) separado, como por lo exactamente pretendido por los platónicos, y en una diferencia (bípeda) ella misma separada.

Después de haber mostrado que no hay definición ni demostración de las cosas individuales, Aristóteles afirma que, como está dicho, escapar que es imposible definir los entes eternos en cuanto son cosas individuales y sobre todo cuando se trata de entes únicos, como el sol, la luna y la tierra.

Capitulo XVI413

El capitulo inicia definiendo que se entiende por potencia (1040 b6). Potencia se entiende aquí en el sentido técnico del término como aquello opuesto al Acto. Es aquello que está relacionado o es materia o parte de la materia. Además Aristóteles subraya una vez más que lo separado es una de las características distintivas de la sustancia. En efecto, la mano no es más tal, si se separa del cuerpo; ni el ojo es más tal, si se separa de la vista. En suma: la imposibilidad de ser separado es prueba que las partes del cuerpo no son de pos si sustancia, pero solo las partes materiales en tal sentido potencial o potencia) Además se mide la no sustancialidad de los elementos físicos414, por carecer de una unidad estructural. Entonces, tampoco son sustancia los elementos físicos, contrariamente a lo sostenido por parte de los filósofos matemáticos. Porque?

Aquí Aristóteles establece la no sustancialidad con el criterio de la Unidad, que como habíamos visto es un otro de los caracteres distintivos de la sustancia: Los elementos no tienen por si, unidad, a lo más una serie de cosas (se piensa por ejemplo en pilas de sabia o de tierra) y por este motivo no son sustancia. Así la misma potencialidad de las partes de los animales depende de la unidad estructural. Tomas de Aquino realiza un comentario claro de este pasaje 1049b 10-16415

Porque lo Uno se dice como el ser416 y la sustancia de ello es uno o es una, y las cosas la cual sustancia es una por numero constituyen una unidad por numero, es evidente que ni el uno ni el ser pueden ser sustancia de las cosas… asi dice Aristóteles en 1040b 16-19. Vale a decir el elemento en Universal, el principio en Universal.
El Estagirita dice en cuanto sigue. Lo Uno y el Ser no son sustancia de las cosas al mismo modo en cual el ser elemento o el ser principio no son sustancia del fuego. Alguna cosa es, si, una y ser, así como el fuego es elemento y principio: pero la sustancia de algo no está absolutamente en el ser y en el ser una, pero ‘puede estar en cualquier cosa que es primario y peculiar a la cosa misma, así como la sustancia del fuego no está absolutamente en el fuego no está absolutamente en el ser elemento.
En 1040b 25-27 se presenta una adicional demostración de que lo Uno no puede ser sustancia. El texto nos afirma que lo Uno no puede estar en muchos lugares contemporáneamente, mientras que eso que es común subsiste contemporáneamente en muchos lugares: de ahí que se infiere que ninguno de los Universales subsiste separadamente más allá de los individuos. El comentario que Tomas de Aquino417 brinda mayor claridad a este argumento:
Aquí se da el segundo argumento. Él dice que la unidad en sí misma no puede estar presente en muchas cosas al mismo tiempo; para este se opone a la noción de unidad a pesar de que se mantiene que existe una unidad que existe por sí mismo como una sustancia. Pero lo que es común está presente en muchas cosas a la vez, por común significa lo que puede predicarse de muchas cosas y estar presente en muchas cosas. Por lo tanto es evidente que una unidad común no puede ser uno en el sentido de que es una sustancia. Por otra parte, es evidente desde todos los puntos ya discutidos anteriormente en este capítulo que no universales, ya sea ser o unidad o géneros o especies tiene ser separada aparte de las cosas singulares.
Capitulo XVII418

Ser inicia con una retoma de la problemática aitiológica para luego concluir sobre la cuestión de la sustancia. En 1041a 6 -7 se busca como objetivo el de sellar la solución del problema de la sustancia. En efecto, como veremos, eso que Aristóteles aquí dice, representa cuanto de más preciso y puntual sobre lo que se había enunciado sobre la Ousia. Los diversos puntos de partida del os cuales se reexamina la cuestión, son aquellos de la investigación aitiológica, que en el presente libro Z, tiene excepciones que en los capítulos 7-9, no eran el punto de vista dominante. Ahora que cosa se debe denominar sustancia y cuál es su naturaleza, es lo central.- A diferencia del discurso a lo largo de este libro a partir del capítulo 4 al 16 la sustancia es descrita como forma y esencia; en este ultimo capitulo la misma es presentada como principio estructural de organización. Ps. Alessandro en [538,25-35] describe esta intencionalidad al afirmar que es a partir de esta sustancia, se hará claridad también en torno a aquella sustancia que es incorpórea y es separada de la sustancia sensible419.


Se considera el método riguroso y la alta perspicacia con cual Aristóteles busca de dibujar, en forma maravillosa y variada, la sustancia primera o sea Dios muy honrado, muy deseado, y padre de todas las cosas. El investiga aquí que cosa sea eso que mueve la materia que no recibe las formas y muestra que es la forma primera, que se debe denominar también sustancia. Pero si la forma es eso que, en la cosa individual mueve la materia y la ordena, es evidente que hay una forma que nueve y ordena y hace que las cosas de acá sean como son y esta Forma es Dios.
Nuevo subrayado del problema teológico de cual está impregnado todo en cuanto libro, se conoce, así como al inicio (Z 2) Aristóteles tiene precisado que la investigación sobre la sustancia (de lo que cosa es la sustancia) en general tenia la función de preparación de un posterior problema de cuales sustancias existen (si solo las sensibles u otras además de las sensibles)420, del mismo modo concluye, reiterando el idéntico concepto, en modo emblemático.
En [539] Ps. Alessandro421 realiza su comentario del pasaje 1041ª 9: “porque la sustancia es un cierto principio y una cierta causa, necesita proceder de aquí”. Se necesita partir de la consideración que la sustancia, entendida como forma, es un principio y una causa. Una premisa: la investigación de las causas mantiene algo que existe, a los cuales pertenece cualquier propiedad. Una alternativa; el porqué de una cosa significa buscar porque una cosa es buscar a si misma o porque una cosa es inherente a otra. La investigación conducida en el primer sentido significa no investigar nada; solo en el segundo caso la investigación es razonable, porque concierne a cosas diversas y no idénticas. La investigación de un porque presupone que sean conocidas la existencia de la cosa y el hecho que la mantiene.

Cuando se pregunta cuando una cosa es a sí misma, la única respuesta es que cada cosa es así misma, pero eso conlleva que todas las cosas sean una sola cosa. Si, mas, a dicha pregunta se responde: porque cada cosa no puede ser dividía desde sí misma, de un lado se afirma simplemente que cada cosa es una (lo que es verdadero para todas las cosas, pero por eso mismo, dice demasiado poco); de lo otro se cae en una dificultad precedente. Poner el problema en el segundo sentido es preguntarse porque esto es inherente a esto otro, es poner sobre la vía de la investigación de la causa y de la sustancia, o sea del porque esta forma se encuentra en esta materia. La causa eficiente se busca en relación a los procesos de nacimiento y destrucción, mientras que la formal se busca también en relación a las cosas que ya existen.


Aristóteles investiga que es esa cosa que mueve con el fin de producir las cosas, y afirma que, porque la sustancia, entendiendo por sustancia la Forma, es un principio y una causa (y aquí se puede ver como fin del preámbulo manifestó su posición) de aquí debemos de partir422. Primero a clarificar cuanto Aristóteles viene diciendo, se necesita recordar que la investigación del porque se da no sobre eso que no-es, pero si sobre eso que es. En efecto aquí se busca el porqué de esta cosa, se busca porque esto pertenece a esto otro; y por eso la investigación del porque mantiene algo que es y algo que es inherente a otra cosa.
Ahora bien el buscar el porqué el hombre músico es un hombre músico, o significa buscar la misma cosa, eso es porque una cosa sea en si misma o significa otra cosa423. Si y no se pregunta porque el hombre es músico es esto mismo hombre músico, no investiga nada. Si, en cambio, preguntándose porque, el hombre como músico es hombre músico, extiende el preguntar porque el hombre músico es músico y porque músico es inherente a hombre, sin agregar “hombre”, la investigación es razonable. Se busca, en efecto, porque algo es inherente a otra cosa. “Ahora, buscar porque una cosa sea a si misma” o sea buscar porque el hombre es hombre, “significa no buscar nada”, mientras hay búsqueda que preocupe sobre la naturaleza de las cosas diversas que son inherentes a cosas diversas. Como ejemplo: porque el hombre es un animal? En efecto el animal es diverso del hombre, por lo que este tipo de investigación se refieren a cosas diversas. En otras palabras: desde el momento en que se busca el porqué se necesita que todo lo inherente a este otro sea y exista, dado que no se busca el porqué de las cosas que no sea.

En 1041a 28-30 se nos dice que es claro que se busca la causa [ y esta es la esencia , para hablar sobre un plano puramente racional]. Los cuales en algunos casos es “para cual fin” –como puede ser en aquello de la casa o de la cama-, en otros en cambio consiste en la “cosa que se tiene movida por primero424”. Habiendo dicho “en efecto es causa también de esto”, o sea eso que es productivo, afirma. “pero este género de causa” (entendiendo con ello la causa eficiente) se busca cuando se trata de explicar el generarse y el corromperse de las cosas: respecto a la casa en construcción se busca la causa productiva y al mismo modo también para aquella que viene destruida se busca eso que mueve la piedra en un dado modo. La otra causa, o sea aquella formal se busca para las cosas que están siendo o por aquellos que existen425. Respecto al hombre que viene generado se busca cual es la causa del hecho que permite que la materia se mueva en determinado modo e igualmente para el hombre es la causa que mueve, la materia o la que la hace ser un individuo determinado como Sócrates o Platón.


En 1041a 32 se dice: “el objeto de la búsqueda no está claro sobre todo cuando se trata de cosas que se dicen en modo no apropiado”. El objeto de la búsqueda o sea que cosa es eso que imprime el movimiento a la materia para hacerla convertir algo de determinado, es más difícil de capturar cuando se habla en modo no apropiado, eso es cuando se hace uso de expresiones simples del tipo, que cosa es un hombre? Para evitar la dificultad, se necesita articular bien el problema; una búsqueda formulada en términos demasiados generales no es verdadera búsqueda. Otra lección en el texto: la dificultad apenas vista se presenta cuando, tratándose de términos que se predican uno del otro, la predicación es incorrecta. En cada caso, para conocer el porqué de algo, se necesita que sea primero sea algo conocido. La inherencia de una propiedad a un sujeto. La búsqueda del porque, especialmente en el caso de los entes naturales, es una búsqueda de las causas, eso es de las formas, en virtud de la cual la materia esta en un cierto modo: sustancia en el sentido propio es Forma426. Como se ha expresado, la Forma es eso que ordena y hace hacer el mundo en las condiciones en las cuales se encuentra. Porque entonces la búsqueda del porque es la búsqueda de una cosa que es inherente a otra, es evidente que, en el caso de la realidad simple y que son solamente Formas, no hay búsqueda y tampoco pregunta del porque, pero hay otro modo de búsqueda. Cuando se ocupara de ello, se dirá cual es el método de búsqueda para las formas simples427.
En 1041b 11ss: “Ahora, porque eso que es compuesto de cualquier cosa en modo tal que el todo constituya una unidad”…Aquí el pensamiento esta expresado es cardinal en la usiología aristotélica: las cosas no son un mero agregado y una mera suma de partes o elementos materiales, pero implican además otras cosas. Y es exactamente esta otra cosa la sustancia de las cosas. Además se muestra que la Forma no es la materia ni el compuesto. Así la distinción entre compuesto y agregado se explicita a continuación.

El compuesto428 (y su forma) no coincide con la suma de sus componentes materiales, sea porque la disolución de aquello no implica la disolución de estos ( y no viceversa), sea porque no es cualquier agregados de elementos da lugar al compuesto. Existe entonces algo más allá de los elementos mismos: el compuesto mismo y su forma. La forma, que es más allá de los elementos, no puede ser, a su vez., un elemento ni un compuesto de elementos. No puede ser un elemento porque, si la forma es eso que mueve los elementos y constituye el todo; si fuese un elemento requeriría otra forma que unificara el todo y así vía al infinito.


No puede estar constituida de elementos, porque, eso requerirá otra forma, la cual sería compuesta de elementos y así hasta el infinito. La forma, entonces, que mueve la materia y produce el todo, no es material, pero es la sustancia y causa primera del ser tal de alguna cosa. Ella es el principio de la propiedad esencial de las cosas. Finalmente en 1041b 28-33 se nos presenta la Sustancia en el sentido de principio formal, la cual de las sustancias no es un elemento pero si un principio. Marcello Zanatta en su nota 295 de este libro VII, indica primero sobre el significado de naturaleza como esta formulado en Met. V, 4, así como la diferencia entre elemento y principio, Met. V, 1 y 3. Cree que Aristóteles excluya francamente de la lista los artefactos, como por precisamente la casa trayendo como apoyo de su tesis lo dicho en Met. VIII 1042b 8-9. Pero parece extraño que la casa no deba ser considerada sustancia, sino otra porque tiene una sustancia separada y tal es la característica principal de la sustancia.
Por otro lado en Met. VIII, 3 ella no es considerad sustancia. La cuestión puede considerarse en estos términos: la casa y en general los artefactos no son sustancias o por sustancia se entienda, en sentido principal, el ente natural que responda a las características de ser un sustrato de inherencia, de tener una existencia separada, de ser un algo determinado, de ser unitario y en Acto: es en el ámbito de la naturaleza que se encuentra sobretodo realizado estas características y es por eso en el ámbito de los seres naturales que se colocan las sustancias. Pero en un sentido más lato se puede decir que son sustancias también los artefactos, ya que también ellos, reflexionando, las condiciones indicadas y ante todo tener una existencia separada.
Sustancia, en suma, pareciera decirse en mucho sentidos y si aquello principal es reservado a los entes naturales, en otro sentido son sustancias también los artefactos. Donde es que, como se decía estos en el presente momento son excluidos de la lista de las sustancias porque las sustancias son consideradas en sentido estricto y están limitadas solamente a los entes naturales. Pero no todos los artefactos son excluidos de la lista de las sustancias pareciera evidenciar también una cierta interpretación del comentario de Tomas de Aquino & 1680429 donde se dice que “dado que algunas cosas no son sustancias como se desprenden especialmente de las cosas artificiales ”. Entonces, “sobre todo en los artefactos aparece” que “algunos cosas no son sustancias”. Lo que puede significar: entre los artefactos es máximamente claro que algunos no son sustancias, mientras –de consecuencia- otros lo son. Pero no en este sentido que pareciera que los artefactos sean sustancia.


1 Marcello Zanatta en su comentario a este Libro indica la existencia de una ciencia del ente en cuanto ente y las propiedades que pertenecen a sí mismas, distinguiéndola de otras ciencias por la falta de investigación. Declaramos que el estudio de ser en cuanto ser significa estudiar las causas y los primeros principios del ser en cuanto ser. Por lo tanto, la sabiduría (o la filosofía primera o metafísica) será la investigación de las causas o principios del ser en cuanto ser. Según comentario de Alejandro de Afrodisia el libro es un lugar de desarrollo de la metafísica: inicia con la solución a las aporías y la consideración de ser en cuanto ser. Identificación de ser Uno de los términos que se dicen en una referencia a una unidad y en dependencia de una unidad. Sabiduría como ciencia única de todo ser y axiomas, así como defensa de los principios de no-contradicción y del Tercero excluido.

2 Aristóteles introduce en , como se observa la ciencia del ‘ser en cuanto ser.’ Alessandro de Afrodisia en su Comentario hace esfuerzos interpretativo directo y evidencia en el texto un argumento que muestra la identidad entre la ciencia introducida, que esta presentada como “Ontología”, y la ciencia de las causas primeras de los antiguos, que es la misma característica de la sabiduría o sea de la ciencia de las causas hasta ahora ha buscado. En el párrafo [237] afirma como en el libro como el lugar del desarrollo de la Metafísica. En este libro Aristóteles muestra de cuales cosas se ocupa la sabiduría, que llama también Filosofía Primera. En primer lugar, sostiene que ella se ocupa del ‘ser en general’, ya que el Uno según el sujeto, es idéntico al Ser, declara que se ocupa también de ello. Pero ella se ocupa también de las cosas ‘están bajo lo uno’, entre los cuales esta lo idéntico consigo mismo. Cfr. Alessandro de Afrodisia (2007), Comentario a la Metafísica de Aristóteles

3 El pasaje enuncia la existencia de una “ciencia ()” que tiene por objeto el “ente en cuanto ente ( )” se caracteriza en relación de oposición ( “no es idéntica”) a la de otras ciencias que dicen estudiar una parte (  ) o un aspecto del ente, por cual estudian el ente no bajo un particular perfil, nunca en totalidad y declara que a tal ciencia le compete también estudiar la propiedad ( ) del ente en cuanto ente, vale decir la propiedad que pertenecen a cada ente. Estas afirmaciones de la fisonomía general de la Filosofía Primera en cuanto Ontología, indican un básico problema epistemológico en orden a la posibilidad para esta disciplina de ser al mismo tiempo una “ciencia ()” y de hablar de todo el ente. Como en efecto, se ha mencionado, el hecho mismo que esta disciplina se caracterice en oposición a las otras ciencias, alguna de las cuales “separa ()” dentro del ente una parte o un aspecto del mismo (), ello significa que se ocupa del ente prescindiendo de la particularidad de este o aquel aspecto, o sea del ente por el aspecto por el cual “es” –ente-, y tal es exactamente el significado de la expresión “ente en cuanto ente”, donde el adverbio “en cuanto”, siendo un adverbio de modo, indica precisamente “en qué modo” el ente se supone el objeto de esta disciplina. Y el modo es, precisamente, aquello de considerarlo bajo el perfil por el cual independientemente del hecho que sea “esto o de aquel otro tipo” de ente; porque cada ente es ente, ahora estudiar el “ente en cuanto ente” significa estudiar el ente en su totalidad. El ejemplo de las matemáticas es iluminador. Ellas estudian el Ente, pero se ocupan de sus aspectos cuantitativos, o sea del Ente en cuanto cantidad. Y de hecho la aritmética estudia aquellos particulares del ente por el cual ello es una cantidad sucesiva y numerable, la geometría estudia en cambio el ente por los aspectos por cual ello es una cantidad extensa y medible. Y bien, la filosofía primera estudiara, por tanto, por el aspecto por el cual es ente o por lo que se le caracteriza, lo coloca desde un punto de vista de la totalidad. Se comprende ahora lo que significa que cosa significa que ella debe estudiar también “ sus propiedades por si”. Se trata de atribuir que pertenecen al ente en su totalidad o que le pertenecen exclusivamente en cuanto sea considerado en su totalidad. De los cincos significados de por si indicados en la Metafísica V, 18 , en efecto, por los cuales son usados en la expresión en objeto es el quinto: eso que pertenece a una única cosa (1022 a 35: “ se dice por si” todas las cosas que pertenecen a una única cosa y en cuanto única)… Cfr. Zanatta, (2009) Aristóteles, Metafisica, Milan, nota 2al libro IV. Pag. 664.

4 Son estos, en efecto, el objeto de la sabiduría (sophia), como está expresamente dicho en Metafísica I, 1-2 (982ª 2-6), por lo cual, no solamente estamos aquí en presencia de una prueba básica que sabiduría y filosofía primera, en su validez ontológica, coinciden, pero resulta también certificado que el componente ontológico de la Filosofía Primera y el componente axiológico estructuralmente coinciden, en el momento de estudiar el ‘ente en cuanto ente’, quiere decir, estudiar las causas y los principios primeros del ente. Tal es el significado de “naturaleza en cuanto tal”.5 Met. V, 4, 1014b 15 – 1015ª 15. : “Naturaleza se dice en primer lugar, de la generación de todo aquello que crece… luego la materia intrínseca, de donde proviene lo que nace; y además el principio del primer movimiento en todo ser físico, principio interno y unido a la esencia. Y se llama crecimiento natural de un ser, el aumento que recibe de otro ser, ya sea por su adjunción, sea por su conexión, como los embriones, sea por su adherencia con este ser...”

6. Met. V, 3 1014ª. 25: “Se llama Elemento la materia primera que entra en la composición, y que no puede ser partes en que se le divide, parte que no se pueden dividir en otros sonidos de una especie diferente d dividida en partes heterogéneas; así los elementos del sonido son lo que constituye el sonido, y las últimas es la suya propia”.



7 La distinción entre “ente por accidente” y “ente en cuanto ente” recuerda lo establecido en Met V. que en efecto, el ‘ente en cuanto ente’, la valoración que se da a esta expresión, cuando se refiere lo que se ha define del ente “para si”; es claro, que se hace referencia la quinto significado de “pasa si”.



5

6

7


8 Met.I,1003a 21-32):

9 Analíticos Posteriores . I ,6, 75 a 18-21 “… de los accidentes que no son para sí, en el modo en el cual han estado definido las cosas para sí, no se da ciencia apodíctica (demostrativa), que no es posible demostrar la conclusión de necesidad. En efecto, puede suceder que los accidentes no pertenezcan, en efecto se habla de un accidente de este tipo”.

10 Met. 1003 a 22-23

11 Cfr. Alessandro d’Afrodissia, Comentario... [239, 10-20]. “tras haber afirmado la existencia de una ciencia del ser en cuanto ser y habiendo mostrado la diferencia de esta ciencia con respecto a otras, Aristóteles muestra además, que los primeros principios y las causas supremas, en torno a cual la Sabiduría investiga y en torno al cual ahora se buscamos son los principios para [30] si de algo diverso del ser en cuanto ser. Pero si así están las cosas, ahora se da que existe la ciencia llamada del ser en cuanto ser, y esta es la sabiduría. En efecto, si es tarea de esta ciencia el estudio de los principios y de las causas para si de una cierta naturaleza, sería su tarea también el estudio de esta naturaleza del cual ellos son los principios (1003 a 26-28)”.

12 Cfr. E, I, 1025 b 7 a 13: “Pero todas estas ciencias, habiendo circunscrito algún ente y algún género, tratan acerca de él, y no acerca del Ente en general ni en cuanto ente, ni se preocupan para nada de la quididad, sino que, partiendo [10] de ésta, unas después de ponerla de manifiesto para la sensación y otras tomando la quididad como hipótesis, demuestran así, con más o menos rigor, las propiedades inherentes al género de que se ocupan. Por eso es evidente que no hay demostración de la substancia ni de la quididad a base de tal inducción, sino [15] que es otro el modo de su manifestación”.

13 Las ciencias particulares, dice Aristóteles, se circunscriben a una consideración parcial del Ser, aislando una parte del resto o un sector del Ser, y, de esto investigar sus propiedades y caracteres. Así, por ejemplo, las matemáticas pretenden examinar aquello particular de lo general en el Ser que es el número e investiga las características de esta paridad. Disparidad, igualdad, desigualdad etc) Por el contrario la Ciencia del Ser tiene como objeto de investigación “la realidad no considerado en cuanto esta o aquella forma particular de realidad, sino la misma en cuanto tal, o sea el ser en cuanto ser”. Eso sí, no se está iniciando a caracterizar la ciencia del En efecto, quedan dos aspectos esenciales de clarificar: (a) Es Ciencia, pero de que tipo?; (b) Que significa Ser? Cfr. Reale, G. Cometario a la metafísica de Aristoteles Libro G, Nota 2.

14 Giovani Reale hace una introducción a este libro cuando afirma que es una del “ser en cuanto ser”y de sus propiedades esenciales, ella es diversa de todas las otras ciencias particulares, porque se entiende a todo el ser, donde las otras ciencias se limitan a alguna parte del Ser- Las causas y los Primeros Principiosno son más que las causas y los principios de ser.

15 Alessandro d’Afrodisia, Comentario [239, 20]




1516 En tanto, aquí que Aristóteles tiene ya dicho, con claridad, que esta Ciencia del ser en cuanto ser es ni más ni menos que la Aitiologia o doctrina de las causas y principios supremos.

16


17 Cfr. Analiticos Posteriores I, 6 75 a 5-15.

18Aristóteles dice que ni lo Uno, ni el ser sea un género de los seres. Es necesario en efecto, que la diferencia de cada género sea Uno, pero es imposible que la especie del genero se predique de la propia diferencia o el género (se predique de la diferencia) sin sus especies: de modo que el ser y lo Uno son géneros sin ninguna diferencia. El prof. Marcello Zanatta presenta el primer argumento a favor de la tesis de (son principios los géneros mas universales) si se deben considerar principios considerar principios de los entes determinados más universales, o sea los géneros máximos ahora necesitaría decir que son géneros y entonces principios, el ser y lo Uno, ya que se predican de todas las cosas. Pero es imposible que el ser y lo Uno sean géneros. En efecto, el género no se predica de la diferencia, mientras el ser y lo uno se predican de la diferencia, ya que cada diferencia es ser y es Uno. Pero si el ser y lo Uno no pueden ser géneros, no pueden tampoco ser principios, ya que la hipótesis prevista que los géneros, también los géneros mas universales fuesen principios. Pero si el Ser y lo Uno no pueden ser principios, colapsa ahora la tesis según la cual las determinaciones más universales son principios, Cfr. Comentario Libro . En Aristóteles, Metafísica, Nota 82, pág. 570

19 Cfr. Anal. Sec. VII, 92b 14

20 En tanto, aquí Aristóteles ha expresado con toda claridad, que esta ciencia del Ente en cuanto Ente () es ni más ni menos que la Aitiología o la doctrina de las causas y de los principios supremos, que ya conocemos (nada con relación a conocimiento intuitivo, como la ontología parmenidea o platónica). Por otro lado, el nexo entre Aitiología y Ontología (aristotélica) es obvio: propio porque los principios, que la sabiduría busca, son primeros y supremos, ellos son principios en su totalidad condicionados y también capaces de explicar, no esta o aquella realidad, pero si la realidad en sí misma, toda la realidad, todo el ser, o como Aristóteles dice, el ser en cuanto ser. Los mismos naturalistas o primeros filósofos de la naturaleza, han tendido en su búsqueda por encontrar estos principios supremos, condicionando y explicando todo cuanto era, a estados ontológicos materiales. Este pasaje 1003ª 26-32, resulta oscuro porque no se toma a consideración las valoraciones de la formula on h on, que, mientras en un primer momento parecía significar todo el ser en todo sus significados, que claramente indica el ser no accidental, vale decir el ser sustancial. Cfr. Reale, G. Comentario a la Metafísica… Libro  Cap1, Nota 3

21 Cfr. , 1017a 22-23. “se dice ser para si todas las cosas que significan figuras de las categorías. (sobre el significado de la categoría, sobre el numero de las categorías). Del comentario a Categoría 4 informé todos los lugares en los que Aristóteles muestra las categorías y cuantas son. Se completan una lista de 10 categorías que se encuentran mencionadas en Categorías IV, 1b 25-27, en Tópicos I, 9, 103 B 20-23. En Metafísica 1051 a 35 aparece  Porque bajo de las categorías de la sustancia se inscriben los accidentes, siendo necesario comprender porque todas las determinaciones categoriales, y por lo tanto las diferentes categorías de la sustancia, están llamados a expresar significados de la propia del ente.

22Cfr. Zanatta, M. Metafísica Libro V, Cap. 7, Nota 110.

23 “existiendo ya una ciencia del ser en cuanto ser y de sus principios y de sus causas y teniendo ya confirmado de que esta es la Sabiduría, Aristóteles muestra como [241] puede ser posible que exista una ciencia del Ser, del momento parece homónimo, entre los cuales no hay una única realidad, ni una técnica o ciencia, ni los mismos principios. Aquí opera una división entre las cosas que son puestas bajo un término común, cuales son los homónimos, los sinónimos y la cosa que [5] se dice en dependencia con una unidad o en referencia de una unidad. Sirviéndose de esta distinción mostrara que el ser no es el género de las cosas del cual se predica, dado que expresa en este modo, lo cual genera alguna dificultad, como tiene ya mostrado en muchos lugares. En efecto las cosas que se dicen en este modo [10]difieren con cada uno de aquellos dos, más que los sinónimos, siguen a cualquier género común y todos compartido, participando en manera equivalente e igual de la esencia significada con el género que de ellos se predica en común, mientras los homónimos no participan de entre ellos en nada del término que se predica en común, solo el nombre, si realmente son las cosas dichas o predicadas son homónimas de las cosas mismas[15], solo el nombre es común, pero la definición de la esencia correspondiente al nombre es común, esto se explicita Cat., 1, 1-12. En cambio “las cosas que se dicen en dependencia con una unidad” es en referencia a una unidad no conservando la una con respecto a la otra –la equivalencia- , propia de los sinónimos, manteniendo eso que de ella se predica, ni viceversa, poseyendo la diversidad pura y no mezclada de los homónimos, poseyendo en cambio, una cualquier comunión por la cual son llamados, en cuanto existe una cierta naturaleza de aquel objeto, que viene en cualquier modo constatada en toda estas cosas; por el hecho que son en dependencia con aquel objeto o son en cierta relación con ella, tiene en común solo su nombre”.

24Aquí una de las doctrinas cardinales de la metafísica aristotélica : el ser tiene múltiples significados , es un  no tiene un significado univoco, pero si polívoco (el principio es repetidamente reafirmado en el curso de casi todos los libros de la Metafísica: A 9, 992b18s; 2, 1003 b5; 7, 10,1018ª35; 11,1019ª4s.; E 2, 1026ª33s.;ibid., 1026b2;4,1028 a5s.; Z1,1028ª10s.; I 2, 1053b25; k3, 1060B32S. ; Ibid., 1061B11S.; 8, 1064B15; M 2, 1077B17; N 2, 1089 a7; Ibid., 1089ª16). Se nota sin embargo: esta polivocidad no es equivocidad, vale decir pura y casual homonimia. Aristóteles, en efecto, aquí explica que es una vía o camino de medio entre univocidad y equivocidad pura: y esto es exactamente el caso del Ser. Esta vía de medio es aquella de los significados que, también siendo diversos, tienen en común vínculo con un cierto tipo. Los ejemplos de los cuales se sirve Aristóteles vienen ilustrados según su intención: hay algunas cosa que son dichas saludables, porque conservan la salud, a ejemplo la dieta; otra porque la producen – a ejemplo un medicamento-otras porque son una señal – por ejemplo la buena condición física. Ahora, existe evidentemente una ciencia para todas estas cosas saludables, la medicina; pero esta ciencia estudia todo cuanto las cosas son saludables no como pertenecía a un solo género, sino lo unifica solo para referencia a que todos tienden a la salud. Y asi es para el ser y para sus diversos significados. También, porque el ser es el más comprensivo de los predicados. El ser se puede predicar de todo. Pero a cual titulo? Aristóteles sobre este punto es clarísimo. Hay un significado fundamental del ser y es aquel de Sustancia ); todos los otros significados del ser ameritan tal calificación en cuanto, y solo en cuanto, tiene una dada relación con la sustancia. Ejemplo: la Cualidad es ser, pero porque se refiere a una sustancia (cada cualidad es cualidad de una sustancia); una cualquier afección es sustancia, lo mismo debe repetirse del movimiento, de la posición, del estado, de la privación etc. En breve: todo eso que es, es , es en referencia a la sustancia. Los múltiples significados del ser tiene entonces una unidad, que alguno ha querido llamar de analogía (analogía de referencia para un único termino). De por si esta expresión es ciertamente correcta, también sobre ciertos aspectos resulta peligrosa y si no se tiene bien firme el significado de la expresión en su preciso valor, puede inducir a error. En efecto, Aristóteles, de inmediato, llama “analogía” otro tipo de relación. En particular, la Analogía del ser nos recuerda la célebre doctrina medieval de la “analogía de los entes”, que es otra cosa, en referencia que ella hace a la teoría de la creación. Al decir, de analogía, , sería indispensable añadir lo que se ha precisado: “Analogía de referencia a un único principio”. La es, entonces, como el fondo del ser, al cual mantiene, en un modo u otro todo eso que a cualquier nivel se le dice ser. Es obvio que, siendo tal la estructura de significados del ser, la ontología aristotélica ocupara, fundamentalmente, también si no exclusivamente, de la ousia, de la sustancia, y la a la sustancia es la que dará respuesta al problema del Ser.: Cfr Z 1, 1028 b2-7. Cfr. Reale, G. Comentario a la Metafísica de Aristóteles, Libro G, Cap.2, Nota 2, pags. 837-838.

25 “es la sustancia que se dice propiamente ente, , pero se dice entes también los accidentes de la sustancia, que son los nueve géneros. Su modo de emplear los ejemplos que no consiste en indicar una cosa de algún genero, pero sobre todo en el enumerar, por medio de ellos, algo de la propiedad que es inherente a la sustancia, que en virtud de ella son dichas también de ese ente, mucho de los cuales [15] están bajo el mismo género y la misma categoría. Aristóteles probablemente hace uso de la primera división del ser operada en las categorías, en los cuales se divide los entes en sustancia y accidentes (Categorías 2). Afirma que los accidentes de la sustancia se dicen entes cada uno porque son “afecciones de la sustancia”, como los grados del calor, frio, fluidos, seco y en general cualquier cualidad pasiva; otros como [20] “caminos que llevan a la sustancia”: así hablamos de la Generación y de la Corrupción Cfr. Alessandro de Afrodisia [242, 10-20]

26 Comenta Giovanni Reale, en este pasaje en referencia a 1003 b11-19, Aristóteles trae aquí explícitamente las conclusiones, que en las notas precedentes se habían implícitamente mostrado ya en la primera afirmación de Gamma 1. (1)Formamos objeto de una misma ciencia no solo las cosas univocas, pero también aquellas que se dicen en sentido diverso, pero implicadas en referencia a una única cosa. Por tanto, todos los significados del ser (exactamente porque, también siendo diversas, tienen también un referencia estructura a una única naturaleza) formando el objeto de una única ciencia. (2) Todavía (y este es el punto sobre el cual va puesta la particular atención), propio porque los múltiples significados suponen un significado primero y fundamental, en relación a la cual ellos se “calibran” o “gradúan” y se determinan; y bien, por este motivo exactamente, es claro que la ciencia que estudia cosas que tiene diversos significados , pero teniendo relaciones y un significado fundamental, debe tener esencialmente como objeto este significado primero y fundamental. En particular, la Ontología estudiara, si, todos los significados del ser, pero, fundamentalmente estudiara el significado mayor del Ser, que condiciona todos los otros significados. (3) Se nota más la expresión: “el filosofo deberá conocer las causas y los principios de la sustancia”, que es particularmente indicativa. Ya desde A9, 992 b 18-24, sabíamos de los elementos, las causas y los principios se pueden buscar exactamente solo de la sustancia y no de los otros significados del ser, porque solo de la sustancia y no del ser entendido en los otros significados hay elementos, principios y causas. Con lo cual se reconfirma todo lo dicho anteriormente. (4) se puede así comprender un último punto, considerado por muchos como inexplicable. La formula



Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   ...   13


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos