Teoría de la mente y conductas agresivas en niños de a años en tres colegios de la ciudad de bogotá


Capitulo II: Antecedentes Y Acercamiento A La Teoría De La Mente



Descargar 1.21 Mb.
Página3/15
Fecha de conversión16.12.2018
Tamaño1.21 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   15

Capitulo II: Antecedentes Y Acercamiento A La Teoría De La Mente

Conceptualización:

En este capítulo se busca dar a conocer los conceptos con los que se ha trabajado durante la realización del proyecto, teniendo en cuenta el desarrollo conceptual que se ve enmarcado en las investigaciones sobre teoría de la mente y reconociendo las diversas definiciones que existen según cada epistemología, lo cual puede llegar a ser tanto un limitante como un beneficio. Por esta razón, se han tenido en cuenta las definiciones que parecen ser las más adecuadas o acertadas para la elaboración del proyecto. Por ejemplo, la conceptualización de agresión tiene bastantes definiciones, pero opté por elegir la que parecía ser a más convincente, teniendo en cuenta la dificultad que se tiene para definir este concepto. Dentro de los conceptos a desarrollar, se van a enumerar distintos aspectos que se relacionan con la teoría de la mente, dentro de ellos se encuentra la falsa creencia, seguida por la metodología que se construyó para evidenciar la teoría de la mente que son las tareas de falsa creencia; la cognición social, enmarcada en la neurociencia social, y la conceptualización de agresión. Seguidamente se nombrarán algunas investigaciones que se han realizado sobre el tema, y las que se han realizado a nivel nacional. Esta segunda parte muestra a un nivel más profundo a qué es lo que se refiere la investigación cuando se habla de teoría de la mente, a qué problemática responde, y cuáles son los avances que se han realizado a nivel nacional, y en temas de neurociencia social.


La falsa creencia, proponen diferentes autores, es el planteamiento principal por el cual dar cuenta de la teoría de la mente:

Falsa creencia.


Las falsas creencias de primer orden son las que identifican si los sujetos pueden atribuir un estado mental a otro sujeto, por ejemplo, qué puede estar pensando Pepito; mientras que las de segundo orden consiste en atribuir un estado mental a un sujeto que está atribuyendo un estado mental a otro, es decir que piensa Pepito que está pensando Pepita. Las tareas de falsa creencia también buscan conocer  la metáfora y la comprensión de historias con contenidos de mentira, mentira piadosa, e ironía con el fin de que el sujeto resuelva el dilema no solo desde lo que dice, sino teniendo en cuenta también su contexto social,  y la transgresión de las normas socioculturales, como los hacen también las llamadas historias de Happé y  las “meteduras de pata” que evalúan la sensibilidad social en los niños y se plantean para evaluar los niños con  autismo y los niños sin esta condición. (J. Tirapu-Ustárroz a, 2007).

El solo hecho de responder a la falsa creencia indica que el niño ya tiene conciencia de que el otro sujeto tiene un estado mental y que está creyendo, pensando o sintiendo algo. En las tareas de falsa creencia secundaria los niños tienen que utilizar la recursividad de la mente para mentalizar en lo que otros mentalizan (Noelia Rodríguez, 2003). Mientras que las ampliaciones posteriores, buscan comprender las emociones de los demás teniendo en cuenta el contexto y la situación. Estos estudios se relacionan también con los procesos de empatía, al generar esa conexión con el otro y poner en juego la situación.

El lenguaje se relaciona con la teoría de la mente debido a que ayuda a entender lo que está pasando tanto en uno mismo como en los demás. En un artículo portugués encontrado sobre el lenguaje y la teoría de la mente, se encontró evidencia en cuanto a la relación de las conversaciones con la familia y la teoría de la mente en niños de poblaciones especiales donde tenían que resolver las tareas de la falsa creencia. Menos de la mitad de los niños víctimas de maltrato y abuso infantil pudieron resolver de manera correcta la tarea. Una hipótesis del porqué se da este fenómeno es por la falta de los padres de reconocer las experiencias internas de sus niños, por lo que existe muy poca empatía con el niño, y no se generan conversaciones que posibilite el desarrollo del lenguaje (Souza, 2006). Sin embargo, esta es solo una hipótesis que se ha propuesto, pero deja abierta la puerta a varios estudios que se pueden realizar. Cabe aclarar que es un contexto diferente al contexto colombiano, y no se han realizado suficientes estudios como para tener una respuesta.

   La falsa creencia se desarrolla a partir de esquemas mentales que se van estableciendo con el desarrollo del niño, por ejemplo, el lenguaje como se ha enunciado es una parte fundamental para la teoría de la mente en especial en las tareas de falsa creencia; tener capacidades lingüísticas puede significar poder entenderse a uno mismo y a los demás, por esta razón, si el niño no ha adquirido cierto nivel de lenguaje le será difícil comprender una tarea de falsa creencia. (Jacqueline Benavides, Mónica Roncancio, 2009)

Las conversaciones de la madre con el niño son fundamentales para el desempeño de las falsas creencias, y es mucho mejor si estas conversaciones tienen contenido mental. También se toma en cuenta lo que la madre puede ver e interpretar en los estados mentales del niño, para su buen desarrollo. Por el contrario, si se utilizan los contenidos mentales para controlar o recriminar al niño, se crea un efecto contrario en las tareas de la falsa creencia. (Jacqueline Benavides, Mónica Roncancio, 2009)

Test de falsa creencia de “Metida de pata”


Se trata de un test diseñado por Barón-Cohen en 1999 para evaluar la “sensibilidad social". El procedimiento consiste en leer historias de distinto contenido, 10 historias que representan situaciones sociales en las que hay un personaje que “mete la pata” y 10 historias control con contenido neutro. Estas historias presentan un nivel de complejidad superior a las anteriormente descritas y es necesario que el sujeto evaluado haya comprendido la situación social representada poniéndose en el lugar de los personajes.

De igual modo la falsa creencia y los temas relacionados con teoría de la mente, se han estudiado desde una epistemología ciertamente positivista, respondiendo a lógicas de la biología, y la hominización de los sujetos, por esta razón la siguiente definición responde a la neurociencia social, y a la cognición social.


Neurociencia Social y Cognición Social


En la neurociencia social se estudia un fenómeno denominado cognición social, que se identifica no solo en los seres humanos sino también en los animales, mayormente en los mamíferos que caminan en manadas, y más específicamente en los monos. Según estudios realizados es la capacidad de reconocer la presencia de los sujetos de su grupo, de reconocer a los sujetos en la jerarquía, de conservar alianzas, mantener reciprocidad, conseguir pareja, entre otros (Grande-García, 2009).

Moll, y Tomaselo, (2007) hacen un estudio sobre la cognición social en los chimpancés donde estos tienen unas formas de comportarse en grupo para conseguir metas; estas actividades se ven reflejadas en comportamientos de competición y cooperación, comportamientos que son necesarios para el bienestar del grupo, lo cual implica que existan patrones de conducta y roles dentro de la organización. En los chimpancés se resalta más las situaciones de competencia que de cooperación, se entiende así debido a las ganas de sobrevivir en el grupo y mantener un estatus; sin embargo, la cooperación también debe ser imprescindible, y esta definición aclara las condiciones en las que se da la cooperación:

1. Debe tener un objetivo en común, compartido por todos.

2. Los participantes toman postura o roles para lograr la meta, y se ayudan de forma recíproca para alcanzarla.

Lo que puede significar, que, al compartir metas, y al tener en común unas intenciones, los chimpancés, así como lo demostrarían Woodruff y Premack también poseen teoría de la mente, más no es una teoría de creencias, sino más bien sobre conocer las intenciones de los demás miembros del grupo.

Los chimpancés se organizan para ayudar y poner de su parte desde la posición en la que se encuentran, lo cual es importante para reconocer la mejor función para cada uno de los integrantes; sin embargo, el autor propone que, aunque se organizan frente a la caza y obtención de alimentos, no comparten otras actividades conjuntas que es lo que les hace falta. (Moll H., Tomaselo M., 2007). Entonces puede decirse que la cognición social es una forma de organizar el mundo entre los individuos, para participar en la supervivencia del grupo. Cada persona es libre de ayudar desde donde pueda para lograr una meta en conjunto, desde la posición en la que se encuentre un niño puede tener aportes cuando hay un fin común; estos comportamientos e interacciones también se pueden observar en los ámbitos escolares. La teoría de la mente es de interés para el campo de la neurociencia social, debido a que sus investigaciones implican la percepción, la capacidad que tienen los humanos de relacionarse entre sí, la capacidad de observar el mundo y su relación con él (Josep Call, 2008).


La materialización de la mentalización


Por otro lado, Fernández, Rodríguez, Sánchez, & Sánchez (2010) explican que el procesamiento cognitivo se basa en distintos sistemas neuronales que son: 1) el procesamiento automático, el cual maneja la actividad consciente, 2) el procesamiento controlado que se centra en la comprensión de la actividad mental de las personas, 3) la percepción de la actividad física, 4) el internamente centrado y 5) el externamente centrado. Este último conlleva una actividad cerebral que provoca la imitación, la observación de la acción, el auto reconocimiento visual, moral impersonal, razonamiento social, entre otros, y el internamente centrado se relaciona con la empatía, la auto reflexión de experiencias, la memoria autobiográfica, la auto reflexión de la personalidad, etc. Las partes del cerebro utilizadas en estos procesamientos son la corteza prefrontal ventromedial, la corteza lateral temporal, la corteza cingulada anterior dorsal, la corteza prefrontal medial, lateral parietal, medial parietal, lóbulo temporal, una red frontoparietal medial y una red frontotemporoparietal lateral (Sánchez, 2010). Estos procesamientos ayudan a que existan la percepción de las personas, de sí mismo y la interacción con los demás.

La neurociencia cognitiva social estudia los mecanismos neurobiológicos de los procesos superiores como lo son, la teoría de la mente, la autoconciencia, la empatía el razonamiento moral la intencionalidad y la imitación. A diferencia de la psicología social que busca encontrar la influencia de los factores socioculturales en la conducta (Grande-García, 2009). Gracias a las neuronas espejo podemos comprender las acciones de los demás y así mismo entender a los demás sujetos. El descubrimiento de las neuronas espejo en la zona F5 del cerebro es importante para la teoría de la mente en el momento en que se necesita entender las acciones de las demás personas para poder entender nuestras propias acciones. De igual manera también son parte fundamental para el aprendizaje ya que observar la acción y representarla en la mente también hace que nosotros la pasemos a la parte motora y podamos realizar la acción, es decir aprendizaje por imitación. Por otro lado, también son responsables de la empatía (Iacoboni, 2009).

El autoconocimiento que poseemos los seres humanos nos hace ser conscientes de lo que pensamos, creemos y sentimos, siendo diferente de cómo los sujetos damos cuenta de los estados mentales de otros. Los mecanismos que se generan en el cerebro son distintos, la capacidad de hacer auto atribuciones genera un estado de agencialidad, sin embargo, en este texto se habla de la veracidad de la simetría entre el autoconocimiento y la teoría de la mente (Skidelsky, 2011).

A nivel anatómico, las principales partes del cerebro que se encuentran relacionados con los procesos de teoría de la mente están relacionados con las expresiones faciales, y a su vez relacionado con la amígdala ya que lo que esta hace es “convertir las representaciones perceptuales en cognición y conducta para dotar de valor emocional y social a dichos estímulos” (J. Tirapu-Ustárroz a, 2007). También se encuentra el sistema ejecutivo central, el giro frontal medial izquierdo y la corteza cingulada posterior las cuales se activan al momento de realizar las tareas de falsa creencia de primer y segundo orden. De igual modo también encontramos la corteza frontal medial la cual diferencia las representaciones de estados mentales de las situaciones físicas. El córtex frontal ventromedial se relaciona con la toma de decisiones, la metedura de pata y el reconocimiento emocional. El Córtex orbitrofrontal medial juega un papel importante en los juicios morales, la carga emocional, y los juicios sociales, es decir la información emocional y social como lo dice en el texto de Grande-García (2009) sobre Neuro Ciencia Social. En general la región frontal es la parte más importante para la ToM debido a que el córtex frontal ventromedial está conectado con la amígdala y otras conexiones límbicas. Y por otro lado el polo temporal hace que se recuerde las experiencias sociales pasadas para darle significado a la situación presente (Piemontesi, 2010).

Según el texto Procesos en Neurociencia Social Cognitiva y Afectiva para la Comprensión e Interacción Social: un Marco Integrador, las partes del cerebro que más se activan en la teoría de la mente son, nuevamente, la corteza prefrontal dorso medial que se relaciona con la mentalización, es decir con la codificación de rasgos psicológicos de una persona, el surco temporal superior posterior, el cual responde a los movimientos del cuerpo es decir a lo observable en la conducta, a lo externo, o como lo dice Grande-García, (2009) está implicado en el proceso integrador de la conducta de los congéneres.  La corteza temporal lateral, por su parte, es sensible a las señales visuales externas y los polos temporales que están asociados con la percepción y el reconocimiento de los sujetos familiares. Así mismos estudios realizados también proponen que la corteza pre frontal ventrolateral derecha ayuda a inhibir la propia experiencia durante la mentalización, de igual modo el giro fusiforme está implicado en el reconocimiento de los rostros (Piemontesi, 2010).

Según el artículo del desarrollo de la teoría de la mente (García, E 2005) la mente de un niño se puede estudiar a partir del desarrollo neuronal y el desarrollo de la socialización. Entre los 3 y los 5 años comienzan a desarrollarse significativamente los aspectos cognitivos, social y emocional. Sin embargo existen investigaciones que demuestran el desarrollo de la teoría de la mente desde el nacimiento hasta su máxima expresión a los 5 años de edad; de los 3 a los 5 años, se comienza a expresar más explícitamente, es decir que no es un salto como tal, que la teoría de la mente se dé en una edad específica, si no que ésta, se va desarrollando en cada niño de manera distinta, proceso en el que varios factores de sociabilidad inciden en su expresión, como por ejemplo, el tipo de conversaciones que tengan con los papás, si tienen hermanos, si hablan sobre lo que sienten, etc. De esta manera entre los 3 a 5 años, los niños están en una etapa avanzada de la teoría de la mente, donde no solo saben que las otras personas quieren algo, sino que también piensan y creen en algo diferente (Janet Wilde Astington, 2010), lo que pone esas edades como primordiales para el estudio de la teoría de la mente. En el artículo de Rodríguez, García, Gorriz, & Regal (2003) Se plantea que en este rango de edad se dan los siguientes sucesos: el niño comienza a tener autoconciencia que se expresa por medio de la ira y el enfado y de conductas desafiantes, comienza a comprender a los demás y diferenciar su propio yo del de los demás, comienza a sensibilizarse frente a las normas sociales y morales, y se produce la emergencia de la culpa, la vergüenza y el orgullo como emociones auto evaluativas.

De este modo Noelia y su grupo proponen tres maneras de estudiar la teoría de la mente que son, las clásicas de la falsa creencia de primer y segundo orden, las ampliaciones posteriores, y las tareas que evalúan las emociones primarias, paradójicas y secundarias.

En el texto Deficiencia auditiva y Teoría de la mente. Un estudio de las variables que influyen en la comprensión de falsa creencia en niños y adolescentes sordos, se proponen 4 tipos de teoría de la mente: cognitiva, social, afectiva, y del lenguaje. La autora propone que en la teoría de la mente de corte cognitivo los sujetos hacemos meta representaciones del mundo externo que son como “representaciones de relaciones representacionales” lo cual es importante para que se dé el desarrollo de la teoría de la mente (Quintana, 2004). Existen etapas de las representaciones: en principio están las representaciones primarias, que se desarrollan desde el primer año ya que solo ven modelos simples del mundo externo, que se convierten en estados internos, es decir una forma muy básica de representación. En seguida están las representaciones secundarias que empiezan a partir del segundo año, donde los fenómenos mentales son capaces de representarse sin necesidad que estos estén directamente relacionados con el comportamiento y pueden relacionarse con situaciones hipotéticas, en esta etapa se comienzan atribuir estados mentales y se desarrolla el juego simbólico, (Padilla, Rodríguez, y Fornaguera, 2009).

A través del texto “Falsa creencia y desarrollo semántico del lenguaje en niños de 2 a 4 años”.  Perner (1982) como se citó en (Bermúdez,2010) también explica que el niño debe diferenciar entre actitudes proposicionales, y contenidos proposicionales: los primeros se expresan por verbos de estados mentales como creer, pensar y los segundos por hechos verdaderos o falsos sobre el estado actual del mundo; en el texto de Quintana García (2004) se cita a Karmiloff-Smith (1994) donde propone lo siguiente:

Los contenidos proposicionales describen (correcta o incorrectamente) los estados del mundo mientras que las actitudes proposicionales expresan un estado mental en relación con el mundo sin comprometerse necesariamente con la verdad de los contenidos proposicionales sobre los que operan”. (Karmiloff-Smith, 1994)

En el texto de se explica que con el desarrollo de la ToM a partir de los cuatro años se desarrolla lo siguiente:


  • Distinguir explícitamente entre contenidos y actitudes proposicionales

  • Explicar cómo se pueden tener creencias verdaderas o falsas que pueden cambiar.

  • Entender que los demás pueden tener creencias distintas a las de uno mismo y actuar de acuerdo con ellas.

  • Favorecer el papel activo de la mente para fijar creencias.

  • Permitir la naturaleza representacional de las creencias.

  • Facilitar la predicción de las acciones de los demás en base a falsas creencias.

  • Permitir recordar el origen de sus propias creencias.

  • Poner en duda la información recibida.

  • Reconocer la diferencia entre apariencia y realidad.

  • Distinguir entre intención y acción, expresiones faciales y sentimientos.

  • Comprender que los puntos de vista y la percepción influyen en la formación de las creencias.

Por otra parte, en el juego simbólico se desarrollan ciertas capacidades para poder inferir sobre la mente de las demás personas. El juego se divide en tres, sustitución de objetos, objetos imaginarios y atribución de propiedades. La sustitución de objetos y atribución a propiedades ya dan cuenta de que el niño puede atribuir un estado mental a un objeto, y más adelante a una persona, diferenciado su yo del de los demás. Este mecanismo hace que una situación tome valor debido a las atribuciones mentales que se le hacen tanto a los objetos como a las personas, y de esta forma poder predecir intenciones de los demás individuos; esto también se da en la experiencia y en las relaciones sociales donde se forman las interacciones verbales que ayudan al desarrollo de la teoría de la mente. Igualmente, en este trabajo, como se hacen investigaciones con niños, se puede observar que la mayoría respondió a la teoría de la mente, solo que algunos respondieron con una teoría de la mente distorsionada, caracterizada por su trastorno (Arbeláez, C., Salgado-Montejo, A., & Velasco, A. C. 2010).

Por otro lado, la teoría de la mente también se puede explicar desde lo afectivo, social, donde Quintana García (2004) cita a Trevarthen quien explica que, en el desarrollo de la teoría de la mente, el individuo necesita haber atravesado por experiencias donde haya habido la posibilidad de tener una relación recíproca con otro u otros individuos, y donde se haya involucrado el afecto y las expresiones emocionales de los demás. En esta parte del texto se resalta disposición biológica del individuo, incluso en los bebés, para establecer contacto interpersonal.

Sin embargo, la Teoría de la mente (ToM) social y cultural explica su desarrollo a partir de lo social y la interacción conversacional; por esta razón, los niños que no posean una experiencia social o un desarrollo social lingüístico podrán generar dificultades en la ToM. Uno de los aportes importantes que halló esta tesis es sobre la influencia que tiene la familia en la teoría de la mente, ya que se explica que los niños desarrollan la teoría de la mente desde el interior de sus familias, desde la interacción conversacional afectiva que existe con los integrantes, y más que todo con el vínculo de la madre, y poder hablar sobre emociones sentimientos y otros estados internos. Sin embargo, aunque la madre es importante en la ToM, lo que realmente ayuda es la interacción del niño con sus iguales, o con sus hermanos mayores ya que va a lograr encontrar por sus propios medios la forma de solucionar los conflictos o problemas que se creen y al resolver esos problemas comenzará a ponerse en la situación de los demás, con la madre u otro adulto mayor; según el texto la presencia de hermanos puede lograr un mejor desarrollo de la teoría de la mente. El engaño, puede evidenciarse a través de la teoría de la mente donde podemos inferir o mentalizar, y de esta forma actuar con el fin de manipular a los otros sujetos. En sí, para poder mentir se necesita utilizar, tanto la teoría de la mente, como el módulo lingüístico (Camacho, 2005).

Serrano también hace una descripción del desarrollo de la teoría de la mente, la cual se mencionará brevemente: En primer lugar, antes de los dos años los niños comienzan a fijarse en las caras humanas e identifican la mirada la voz y las expresiones faciales, también reconocen que los otros también son seres como el niño y por eso imitan lo que el otro sujeto le hace: como dice el ejemplo en el texto de Serrano, sacar la lengua. Pero no imitan lo que hacen los objetos. (Serrano, 2012)

En segundo lugar, se desarrolla algo que se conoce como atención conjunta, la cual se refiere a que el niño puede lograr poner su atención no solo a una cosa sino a un referente que está en conjunto, es decir no solo al objeto sino también al adulto con el objeto. En esta etapa los niños comienzan a comprender a los otros sujetos como seres intencionales, mas no como seres mentales. La atención conjunta además es importante para el lenguaje y el desarrollo cognitivo y social. (Serrano, 2012). Junto con la atención conjunta se desarrolla la comunicación intencional no verbal como, indicar, señalar mostrar u ofrecer va dirigido hacia la atención del otro. Más adelante viene la comprensión de las acciones intencionales, donde comprenden que las intenciones de una persona van dirigidas hacia un objetivo. La siguiente etapa es la del referente social donde se le asigna un valor tanto positivo como negativo a las personas, objetos o situaciones. Los niños se dan cuenta que tienen cualidades, que hace que los ayuden más adelante a actuar y saber responder a situaciones determinadas, como dice en el texto, por ejemplo, si la madre le hace generar miedo en una situación el niño comenzará actuar con miedo frente a ese tipo de situaciones.

En la neurociencia social se estudian una serie de temas que se relacionan entre si, y a los cuáles se les ha realizado un acercamiento anteriormente desde diferentes perspectivas, pero que espero haber expuesto de manera entendible en el anterior apartado. La cognición social, es un tema extenso que se ha venido estudiando desde hace varias décadas, lo que lo hace un tema con un gran campo, donde converge bastante información con relación a la vida social del sujeto.


¿Qué es la Agresión?


Para desarrollar este tema, se hizo una investigación sobre lo que ha significado la agresión a lo largo del tiempo y, como ha respondido a distintas perspectivas. Se habla de algunas definiciones en el texto, pero solo se tuvo en cuenta dos de éstas, basados en la información que tenemos y necesitamos para el desarrollo de la investigación.

La definición de agresión ha sido foco de controversia debido a que no se llega a un acuerdo, o no hay una definición como tal para un término o concepto tan complejo. Para que haya un acto de agresión según Defior, S., Justicia, F., & Martos, F, (1988) se debe tener en cuenta el contexto, la situación que se presente, los juicios sociales que existan, entre otras cosas.

De esta forma Justicia, (1988) señala dos aspectos para que se dé un acto agresivo, y son: las características externas de la conducta, y la motivación o intención que se tenga en el acto. Se toma de Gergen un término que se denomina el des empaquetamiento estructural, el cual implica descomponer el concepto en sus partes. Sin embargo, el des empaquetamiento estructural de la agresión de Gergen está sesgado por las definiciones que hasta ese momento se habían propuesto, dejando de lado otras características de la agresión, como la parte ambiental, social, etc.

Así pues, buscando definiciones un más acordes a su concepto, encontramos que en el texto de Henao (2011) se refiere a la agresión como un fenómeno psicosocial donde se ataca a otro, hay daño físico moral o psicológico, y es un acto injustificado. Aunque está de acuerdo con que es un fenómeno psicosocial, también encontramos que cuando Henao dice “ataca injustificadamente” se entiende que comprende la agresión como una acción que realmente no tiene sentido en sí misma, no hay ninguna justificación para ejercerla, por lo cual en lo que a este documento respecta, se contradice con definiciones como la de Justicia, o Gergen mencionadas anteriormente, donde existe una intencionalidad, de hacer daño u obtener un beneficio.

En el texto Aspectos conceptuales de la agresión, encontramos que la conducta agresiva es un comportamiento básico y primario en los seres vivos, que está presente en la totalidad del reino animal. Se trata de un fenómeno multidimensional (Huntingford y Turner, 1987), en el que están implicados un gran número de factores, que puede manifestarse en cada uno de los niveles que integran al individuo: físico, emocional, cognitivo y social. De esta forma la falta de una definición única de la agresión, dificultan su investigación.

La empatía permite tener mayor estabilidad frente a las emociones que se experimentan, lo cual se relaciona con la capacidad de poder comprender la posición del otro, desarrollando conductas pro sociales; (M. V. Mestre Escrivá, 2002) de esta forma la autorregulación, está formada en la capacidad de conocerse a sí mismo y controlar las emociones negativas lo cual hace que no se generen los comportamientos agresivos. En los estudios de la cognición social, el autoconocimiento, y la toma de perspectiva, son elementos importantes para la comprensión de la agresión.

El termino agresión no es muy distante del concepto de violencia, las definiciones que más se encuentran es sobre lo que se puede ver en una conducta agresiva o violenta, y siempre se dan en la relación con otro. Sin embargo, se debe hacer una profundización en estos conceptos ya que la agresión y la forma en que la expresan y la reciben las personas puede cambiar según el contexto cultural (Salas-Menotti, 2008). Según la Real Academia Española, agresión es el acto de acometer contra alguien para herirlo dañarlo o matarlo. Sin embargo, en el texto de: el cerebro social de se propone a la violencia “como una agresión llevada al extremo de sus consecuencias destructivas y que no encuadra en ningún marco moral o normativo”. (Caicedo, Martínez y Aponte, 2016)

En el texto de Adriana M. Henao “Recuperación crítica de los conceptos de familia, dinámica familiar y sus características”, se citan varios autores donde se postula que los padres y pares son fundamentales en el desarrollo del niño desde los primeros años de vida, donde se encargan de educar a los niños comportamientos sociales adecuados. Según el texto, en la escuela se evidencian las formas de violencia que se dan al interior de la familia, por lo cual se debe encontrar la forma de entenderla y entender las condiciones en que se dan (Henao, 2011).

Por otro lado, adentrándose más en el porqué de estas conductas, en el artículo de Renouf, (2010) se expone que la agresión se va dando con el mismo desarrollo del niño, siendo primero una agresión física, y terminando en una agresión indirecta o relacional. Esto se da, explican en el artículo, por el desarrollo de la teoría de la mente, y del lenguaje, debido a que cuando ya se tiene un lenguaje elaborado, se va a saber cómo agredir verbalmente, y de alguna forma pasa de la agresión física a la verbal y relacional.

Así que, al no haber un concepto único de agresión, puede decirse que hay distintos tipos, distintas formas de generarse, de percibirse, de manifestarse, teniendo en cuenta varias características. Por lo tanto, se deben diferenciar sus tipologías. En este sentido, en el artículo “Análisis de la Agresión Reactiva y Proactiva en Niños de 2 a 6 Años” se exploran dos tipologías sobre la agresión en relación con la motivación que tenga el agresor: la agresión reactiva y proactiva. Allí se define la agresión reactiva como una serie de conductas que se generan como reacción a una provocación o amenaza, donde su principal fin, sería hacer daño y evitar el daño propio.  Mientras que la agresión proactiva se refiere a las conductas que se dan con intención sea para beneficios propios, resolver algún problema o refuerzos propios. En el artículo se propone que la motivación no es siempre hacer daño, sino posiblemente alcanzar una meta. A la agresión proactiva también se le denomina instrumental.

En la investigación de González Paloma, (2013) se propone que la agresión reactiva está relacionada con la falta de funciones cognitivas inhibitorias, falta de autocontrol de planificación, impulsividad y hostilidad, sesgos de procesamiento de información. Así pues, para el presente trabajo de investigación se tomarán estas definiciones sobre agresión, junto con la transgresión de normas, la agresión física y verbal que hacen parte de la agresión.

Investigaciones anteriores.


La teoría de la mente comenzó a ser estudiada en chimpancés sobre los años 80s por dos pioneros en esta investigación, Premack y Woodruf, quienes buscaban descubrir la pregunta de si los chimpancés podrían comprender la mente humana. Premack y Woodruf diseñaron una estrategia de experimentación, se trató de un video donde una persona encerrada en una jaula debía buscar la forma de tomar unos plátanos, puestos unos en la parte de arriba de la jaula y los otros a la altura del suelo, la persona tenía dos herramientas para conseguir su fin, un palo largo y una banca, en el desarrollo del video, cuando la persona debe decidir cómo traer sus plátanos, se mostraba al chimpancé dos fotografías con las posibilidades correctas de ejecutar la acción. Para sorpresa de los investigadores, el resultado fue correcto en la mayoría de los casos. Ello permitió varias interpretaciones, como que estos animales, son capaces de asociar en el humano estados mentales como la intuición y el conocimiento. Ello implica una suposición previa sobre la acción del individuo. Solo los humanos y algunas especies de grandes simios son poseedores de este tipo metarepresentaciones donde instintivamente, se concretan acciones dentro de las interacciones sociales, utilizando la teoría de la mente. La contra-pregunta se da, cuando el mismo fenómeno, es desarrollado y aplicado para utilizar estrategias de engaño, partiendo del ampliado conocimiento sobre las acciones de terceros. Sin embargo, la información que se obtiene con estas investigaciones no indica que los chimpancés puedan inferir estados mentales, pero sí demuestran cómo el chimpancé se da cuenta de lo que el otro sujeto puede estar queriendo realizar y qué necesita para lograrlo.

A raíz de estos descubrimientos, se comenzó a estructurar el desarrollo de la teoría de la mente utilizando diferentes mecanismos para su comprensión y observación, uno de los más clásicos, es el Test de la falsa creencia que se introdujo en principio para comprender la mente de los niños autistas. Sin embargo, los test y las tareas sirvieron más adelante para comprender el desarrollo de la teoría de la mente en niños que no presentaran problemas mentales. Más adelante estas tareas sirvieron para generar una teoría sobre el autismo donde esta condición significaba la falta de teoría de la mente, es decir que estos niños no tenían la facultad para mentalizar o atribuir estados mentales a las demás personas, por lo que tampoco podían predecir las conductas. (J. Tirapu-Ustárroz a, 2007)

Noelia Rodríguez (2013) propone el desarrollo neuronal y el de la socialización para estudiar el desarrollo de la mente en el niño. De esta forma, entre los 3 y los 5 años comienza a desarrollarse significativamente las áreas cognitivo, social y emocional, por lo que este rango de edades es considerado como primordial para el estudio de la teoría de la mente. Noelia y su equipo de investigadores plantean que en este rango de edad se dan los siguientes sucesos:  


  • El niño comienza a tener autoconciencia que se expresa por medio de la ira y el enfado y de conductas desafiantes.

  • Comienzan a diferenciar su propio yo del de los demás, comprensión del otro.

  • Comienza a sensibilizarse frente a las normas sociales y morales, y la emergencia de la culpa, la vergüenza y el orgullo como emociones auto evaluativas (Noelia Rodríguez, 2003)

Así pues, se plantean tres maneras de estudiar la teoría de la mente que son: las clásicas tareas de falsa creencia de primer y segundo orden, las ampliaciones posteriores, y las tareas que evalúan las emociones primarias paradójicas y secundarias. Romero, (2011), en su trabajo Teoría de la Mente en tareas de falsa creencia y producción narrativa en preescolares Propone que para que la teoría de la mente (ToM) se desarrolle, debe haberse desarrollado en los niños capacidades de interacción social, debido a que estas permiten el desarrollo de las habilidades lingüísticas. Por otro lado, se ha descubierto que, en el cerebro de los niños, tanto para la producción narrativa como para las tareas de falsa creencia, el cerebro activa los mismos campos neuronales, es decir que se relaciona íntimamente con la capacidad de almacenamiento y procesamiento de la información.

Según Rita Flórez (2011) para que el niño pueda atribuir estados mentales a otras personas, debe tener capacidades de interacción, debe tener memoria de trabajo, y por esta razón, habilidades lingüísticas, si el niño no cuenta con estas capacidades va a ser difícil su desarrollo de la teoría de la mente. Por esta razón para que se desarrollen habilidades lingüísticas en los niños deben existir interacciones sociales que hagan que el discurso del niño sea cada vez más complejo, y encuentre nuevas formas de hablar, y decir lo que quiere expresar, y de esta forma poder entender a los demás y entenderse a sí mismo.

Otra discusión que existe sobre el desarrollo de la teoría de la mente es la de García (2005) en el texto “Teoría de la mente y desarrollo de las inteligencias. Educación, desarrollo y diversidad” donde propone que en principio el niño crea mecanismos para interactuar con las demás personas y con los objetos, más tarde se dan cuenta de que existe algo interno en las personas que les permite moverse a diferencia de los objetos, y seguido a esto madura un mecanismo en los niños que hace que se den cuenta que los sujetos están todo el tiempo interactuando con la situación o el entorno en el que se encuentren, más adelante obtienen la capacidad de darse cuenta de las intenciones de los sujetos, o estados intencionales como fingir, creer, imaginar o desear, lo que hace que la expresión del juego simbólico se desarrolle.

Cuando los niños no han desarrollado la teoría de la mente generalmente suelen hacer caso a todo lo que digan sus padres cuidadores o personas más cercanas y tampoco se dan cuenta que pueden hacer uso del lenguaje para manipularlo de forma que pueda servir para su beneficio hacia los demás, cómo engañar. Sin embargo, a partir de los cuatro años los niños utilizan el engaño la mayoría del tiempo (García, 2005).

De esta forma, el autor enumeró una serie de características recopiladas sobre la teoría de la mente y la agresión, la manera en que se han relacionado y abordado en diferentes países y a nivel nacional:


  • La teoría de la mente se configura en relación con él otro y las experiencias relacionales

  • El lenguaje está íntimamente relacionado con la teoría de la mente

  • Las conversaciones del niño con las personas a su alrededor son importantes para el desarrollo de la Teoría de la mente

  • Él desarrollar teoría de la mente indica que reconocemos en nosotros mismo una mente (no objetos) con ciertos pensamientos, creencias, y sentimientos propios diferentes al de los otros.

  • la teoría de la mente comienza a desarrollarse desde muy temprana edad, se piensa que desde el nacimiento.

  • la teoría de la mente se relaciona o influye en otros procesos mentales.

  • ayuda a generar interacciones entre los sujetos.

Estos supuestos que han sido extraídos de las anteriores investigaciones y teorías están atravesados por la importancia de la relación con él otro. Se desarrolla en cuanto tenemos un “alguien” que nos ayuda a desarrollar nuestra habilidad de entendernos y entender a los demás en sus pensamientos y creencias, y que además hace parte de los procesos de empatía y de toma de perspectiva para entender al otro (Piemontesi, 2010).


Investigaciones en Colombia


En Colombia no se ha discutido mucho el tema de la teoría de la mente, sin embargo, se han realizado investigaciones sobre toma de perspectiva y empatía, y sobre componentes de la agresión. Arango y Tobón, (2014) realizaron un trabajo titulado “Teoría de la mente y empatía como predictores de conductas disociales en la adolescencia” realizado en la ciudad de Medellín con 239 adolescentes, con características de TD (trastorno disocial) que habían sido infractores o habían delinquido la ley, y pertenecían a centros e instituciones de acogida, en su mayoría de 16 años. Evaluaron habilidades de empatía y teoría de la mente, por medio de los test con las tareas de falsa creencia de las “meteduras de pata”, y el test de la mirada; también se identificó el coeficiente intelectual y el trastorno disocial. Es una investigación comparativa, por lo que también se evaluaron esos aspectos en jóvenes que no presentasen conductas disociales. Este trabajo no presenta resultados diferenciados entre hombres o mujeres sino, solo entre TD y no TD.

En los resultados encontraron que había diferencias significativas en las tareas de “meteduras de pata”, y test de la mirada,  mostrando un déficit para los jóvenes con TD, por lo cual los autores proponen, apoyándose  en otras investigaciones, que cuando hay déficit en estas habilidades de teoría de la mente, se afecta la capacidad para comprender la realidad del otro, sus emociones, las normas en la interacción social, y tener procesos de regulación y auto regulación para interactuar con la sociedad correctamente (Arango Tobón, Montoya Zuluaga, Puerta Lopera, & Sánchez Duque, 2014).

Sin embargo, estos autores atribuyen una causalidad lineal, es decir, si no hay teoría de la mente no hay esas capacidades, cuando puede ser, al contrario; pero en este momento no existe conocimiento de ello, sino es solo un supuesto.

En la ciudad de Bogotá se realizó una investigación sobre las variables cognoscitivas, emocionales, de control de ira y creencia favorable de la agresión, donde se quería conocer más a fondo la agresión tanto física como relacional en preescolares. La agresión relacional tiene como finalidad dañar el estatus o las relaciones de una persona. (Chaux & Gómez-Garibello, 2014)

A diferencia del artículo anterior, en esta investigación, titulada “Agresión relacional en preescolar: variables cognoscitivas y emocionales asociadas” se hace una diferenciación entre la agresión relacional y la agresión física, evidenciando, a las niñas con mayores puntajes en agresión relacional, mientras que los niños presentan mayor agresión física, en la edad preescolar; en la investigación se toman los cursos kínder y transición, y se diferencia entre hombre y mujer, sin embargo, aunque los autores toman la teoría de la mente como una variable cognoscitiva no se hace un acercamiento mayor sobre su incidencia. Una de las preguntas que se realizaban en el estudio se refería al sentimiento de culpa después de haber tratado mal a una persona, los niños de kínder tuvieron mayor puntaje al decir que no se sentían mal, y los niños de transición contestaron que sí se sentían mal. Las hipótesis de los autores tienen que ver con que los niños, a medida que van creciendo van desarrollando la empatía; sin embargo, los niños de kínder tuvieron mayor puntaje en empatía, lo cual parece contradecir esta interpretación. Este artículo, aunque nos da un mayor acercamiento sobre la relación entre conductas agresivas y teoría de la mente, fue realizado en un estrato socioeconómico alto, lo cual sesga los resultados para un tipo de población. Es importante seguir las investigaciones con un mayor número de población con características diferentes. El artículo no se centra en la teoría de la mente, por lo cual las tareas de falsa creencia que utilizaron fueron solo dos, pero no encontraron diferencias en teoría de la mente entre niños y niñas en kínder y transición.  

La toma de perspectiva es importante debido a que es necesaria para poder interactuar y socializar con las demás personas, gracias a que se interpretan estados informacionales y emocionales de las otras personas, es decir que para poder tener una perspectiva de los demás también se debe tener un autoconocimiento del sujeto mismo.  El autoconocimiento implica evaluarse y evaluar a otras personas. (Naranjo Meléndez, 2010).

En el artículo de Martín García, “toma de perspectiva y teoría de la mente” la toma de perspectiva habilita al sujeto para conocer los estados mentales del sujeto mismo y de los demás, también menciona que la toma de perspectiva es la base de la empatía, el autoconocimiento y las relaciones interpersonales. Por lo tanto, la toma de perspectiva según Martín es el objeto de la teoría de la mente debido a que se necesita para conocer y predecir comportamientos en las demás personas. (Martín García M. J., 2006).

En la investigación  de Abello Llanos (2002) Toma de perspectiva en niños entre 3 y 7 años pertenecientes a medios sociales pobres en Colombia , se resalta la importancia de la toma de perspectiva, debido a que, en concordancia con investigaciones como la de Tirapu-Ustárroz en teoría de la mente, se propone que los niños alcanzan su desarrollo a partir de los 4 años, ya que a esa edad se logra predecir los comportamientos que se les realiza en las tareas de falsa creencia de Sally y Ann.

En su investigación los niños que tenían entre 3 y 5 años y medio todavía no habían podido tomar la perspectiva de la otra persona para poder resolver correctamente la prueba; según este artículo los niños de bajos recursos, tienen dificultad para la toma de perspectiva, lo cual también afecta la teoría de la mente y muestra cómo los niños en sus relaciones e interacciones familiares pueden lograr altos resultados en cuanto al desarrollo cognitivo.

Por último, vale la pena recalcar que existen investigaciones que evidencian la teoría de la mente como un desarrollo que se va dando desde el nacimiento, no obstante, no es una teoría ya especializada, si no que se va formando en el transcurso del desarrollo del niño; por lo tanto, aunque hasta los 3 o 4 años no es evidente, se puede hacer aún más evidente por medio del lenguaje que haya adquirido el niño. (Janet Wilde Astington, 2010)



Catálogo: bitstream -> 001
001 -> Estimación de los rendimientos en actividades topográficas juan Carlos Sanabria Zarate universidad del quindío facultad de ingeniería programa de topografía armenia-quindíO
001 -> H. Léon Lauraire
001 -> * La dimensión estimulante de estas fichas para los lectores, ciertamente, pero también para los propios autores
001 -> Luisa yasmith bertel pizarro. Carolina montalvo paternina. Jenifer sofia thowinsson vides
001 -> Cuando aparece este número -, se celebra un Congreso de la oiec sobre el Tema
001 -> El primer número de lasalliana apareció en octubre de 1983. Desde entonces salieron regularmente tres carpetas cada año. Y en octubre de 1987, con el número 13, la publicación señalaba su final
001 -> En este número de Lasalliana que termina el año académico de 1984-85, además de las veinte fichas acostumbradas, hallarán la lista de las 120 fichas publicadas en el curso de estos dos últimos años
001 -> Lasaliana
001 -> Proceso: Seguridad Industrial y Salud Ocupacional Tipo de Documento


Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   15


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad