Teología paratodos un curso de religión -multimedia- a distancia y personalizado



Descargar 304.34 Kb.
Página1/2
Fecha de conversión07.09.2018
Tamaño304.34 Kb.
Vistas28
Descargas0
  1   2


NOTA: El formato del documento es para HOJA A4. Sugerimos cambiarlo si se va a imprimir en papel con otras dimensiones.

TEOLOGÍA PARATODOS


Un curso de religión -multimedia- a distancia y personalizado

Seminario I: Teología Dogmática

Quinto envío

PARA SALVARTE del P. Jorge Loring



Origen de la Vida

6,10. Dios es el Autor de la vida. Incluso en una hipótesis evolucionista hay que aceptar unas leyes que dirijan esta evolución.

Estas leyes son obra de Dios.

Juan Oró, uno de los españoles que investigan en los Estados Unidos para la NASA, que está al frente del equipo que analizó las muestras lunares que trajeron los astronautas, y cuya opinión fue definitiva para afirmar que en Marte no hay vida, opina que la vida surgió a merced de un proceso de evolución química gradual que conduce a la generación progresiva según leyes determinadas, «aunque todavía estamos lejos de tener una clara comprensión de las leyes que rigen la evolución de las partículas elementales»1.

El biólogo soviético Alejandro Oparin, explica así el origen de la vida: «En la atmósfera terrestre primitiva, a partir de algunos compuestos relativamente sencillos, principalmente metano, amoníaco, vapor de agua y ácido sulfúrico, y bajo la acción de las descargas eléctricas y rayos ultravioleta se formaron numerosas y variadas sustancias orgánicas de molécula compleja. Estos productos pasaron a formar parte de la hidrosfera, al ser arrastrados por la lluvia, y una vez allí, sufrieron posteriores modificaciones, y un incremento ulterior de su complejidad»2.

En abril de 1985 la revista norteamericana News Week se hacía eco de la presentación, por parte de un grupo de bioquímicos de la NASA americana, de unas pruebas según las cuales la arcilla sirvió como catalizador en la formación de los primeros compuestos orgánicos.

La agencia Reuters (X-03) comunicó que un equipo de científicos del Howards Hughes Medical Institute y del Massachusetts General Hospital de Boston han afirmado que la vida pudo comenzar en la arcilla, pues una arcilla llamada montmorillonita ayuda a la formación de grasa y del material genético RNA3 .

Podría ser una explicación de aquello de la Biblia de que la vida nació del barro4

Recientemente Leslie Orgel, uno de los mayores expertos mundiales en la materia, demuestra en la revista científica Nature que el origen de la vida pudo aparecer en terreno arcilloso5 .

De hecho Miller_y_Harold_Urey'>Stanley Miller y Harold Urey, en 1953, haciendo pasar una descarga eléctrica a través de una mezcla de metano, amoníaco, nitrógeno y vapor de agua, lograron sintetizar aminoácidos constitutivos de las proteínas6 .

Aunque el experimento de Miller obtuvo aminoácidos, la vida está en la célula, no en los aminoácidos.

«Estamos a varios años luz de una célula, y también de una proteína»7. Pero además, los aminoácidos obtenidos por Miller son racémicos, es decir, absolutamente inútiles desde el punto de vista biológico8. Así opina Raúl Leguizamón, Director del Centro de Investigaciones Biogenéticas de la Universidad de Cachicoya (Argentina), en su magnífico libro donde demuestra el fraude científico de los que afirman que la vida surgió por AZAR.

El Doctor en Ciencias Químicas, D. José Sánchez-Real, Catedrático en Valencia, opina que la reacción que Oparin sitúa en la superficie de la Tierra debió darse en altas capas de la atmósfera9.

En todo caso, como el mismo Oparin expone en su obra con multitud de fórmulas y reacciones químicas, todo esto supone unas leyes, y las leyes una inteligencia. A esta inteligencia la llamamos DIOS.

Por eso decimos que Dios es el Autor de la vida.

El mismo Oparin reconoció en Barcelona (junio 1973), en la IV Conferencia Internacional sobre el Origen de la Vida: «El origen de la vida no es ocasional. Se ajusta en todo a las leyes de la Naturaleza».

Y Stuart Mill: «Las leyes de la Naturaleza no pueden, por sí mismas, ofrecer una explicación de su propio origen»10.



John B. Haldane, famoso fisiólogo genetista británico, Profesor de la Universidad de Cambridge, afirma que el origen de la vida es imposible sin un Ser Inteligente preexistente11 .

«La vida no se ha formado por casualidad, sino que se basa en leyes bien precisas»12.

Dice Salvador de Madariaga: «El mundo vivo no puede ni siquiera concebirse sino como la ejecución de un proyecto que le es anterior»13.

El paso de las micromoléculas a las macromoléculas se realiza según unas reglas y leyes14 .



Marco Bersanelli, Director del Programa de la Agencia Espacial Europea que estudia el Big-Bang, ha manifestado que «cada vez es más evidente que la estructura del Universo y las etapas de su historia están dispuestas , hechas a propósito, para conseguir que surgiera la vida en su interior»15 .

Fred Hoyle, célebre científico inglés, a quien en 1972 le fue otorgado el título de Caballero por sus trabajos científicos, afirma: «La vida no puede haberse producido por casualidad»16.

«El origen de la vida es inconcebible a menos que una inteligencia haya actuado sobre la materia organizada (...). El verdadero conocimiento científico indica la absoluta imposibilidad de que la vida pueda haberse originado al azar a partir de la materia inanimada. (...) Tiene que haber existido una inteligencia de orden extramaterial»17.

6,11. La base de la vida, está en los ácidos nucleicos y aminoácidos. Los aminoácidos son los componentes de las proteínas18 .

Las proteínas son los ladrillos de las células19 .

Estas macromoléculas son esenciales en todo ser con vida20. .

«Hay una ley que desde los primeros aminoácidos y nucleótidos formados en las aguas primitivas han conducido a través de millones de años de evolución hasta la formación del DNA humano»21.

La molécula del ácido desoxirribonucleico (DNA) componente fundamental de los cromosomas, es portador de la información genética.

Cada célula puede poseer docenas de cromosomas. Cada cromosoma posee cientos de genes. Los genes son cadenas de ácido desoxirribonucleico (DNA)22 .



Harada sintetizó aminoácidos, que son los componentes estructurales de las proteínas23 sometiendo a una temperatura de mil grados centígrados amoníaco, vapor de agua y gas metano: tres derivados volcánicos que probablemente eran muy abundantes en la atmósfera primitiva.

Sin embargo, la complejidad de la proteína lejos de ser un desorden, es un orden supremo. Es decir, siempre hemos de admitir unas leyes que dirigen la evolución24

El Dr. Jorge Wald, biólogo de la Universidad Norteamericana de Harvard, Premio Nobel, dijo en el Congreso Internacional sobre el Origen de la Vida celebrado en Barcelona en junio de 1973: «No hay ninguna oposición entre la aceptación de la explicación científica del origen de la vida y la creencia en Dios, pues éste es el Autor de las leyes que rigen el proceso biológico»25.

«Hoy, no pocos científicos, al menos entre los occidentales, admiten consecuentemente una tendencia finalista en el desarrollo de las formas. Efectivamente, los últimos descubrimientos, de modo particular los realizados en el sector de las estructuras vivientes, van demostrando la existencia de leyes en los fenómenos vitales, donde el simple azar queda excluido, aun por el mismo cálculo de probabilidades»26. «La vida y la evolución tienen un sentido, no es puro azar»27.

El mismo Oparin reconoce que las leyes de la Naturaleza no pueden ser producto de la casualidad, pero no se pregunta cuál es el origen de estas leyes.

Reconocer la existencia de leyes en la Naturaleza y no preguntarse por el origen de ellas es quedarse a mitad de camino. Sin nos preguntamos por el origen último de estas leyes llegaremos a Dios28 .

6,12. La vida pudo comenzar en el mundo en un momento determinado, según las leyes puestas por Dios en la Naturaleza.

Parece que fue hace unos 3.000 millones de años29 .

Comenzó de modo muy elemental, y poco a poco fue evolucionando hasta el hombre, que es la suprema manifestación de la vida en la Tierra.

La evolución de la vida en la Tierra supone unas leyes que la han dirigido.

La selección natural de la evolución se produce por mutaciones de los caracteres hereditarios en los genes de los cromosomas.

Pero este proceso ha seguido unas leyes que han dirigido la línea de la evolución.

«Todo el proceso ha estado programado para que al final apareciese el hombre...Ha existido una dirección privilegiada, una finalidad.

»Sin duda, esta finalidad está en plano superior al puramente material de la evolución»30

El que la vida haya comenzado en la Tierra o haya venido de otro astro, es indiferente para explicar las causas del origen de la vida.

El que la vida haya venido de otro astro no excluye que la vida se haya originado según unas leyes.

Por otra parte, no se ha demostrado la existencia de seres inteligentes extraterrestres.

A los ovnis se les encuentran explicaciones que no los hacen necesariamente extraterrestres31.

El hecho de que la vida haya comenzado en la Tierra o haya venido de otra galaxia es lo de menos, pues «tan sólo pospone la cuestión a otro tiempo y lugar», afirma el célebre astrónomo norteamericano Dr. Robert Jastrow32 .

Aparte de que los rayos cósmicos hubieran acabado con la posible vida en los viajes interplanetarios.


Origen del hombre

6,13. Un grupo internacional de científicos, dirigidos por el investigador Russell Ciochon, de la Universidad de Iowa (EE.UU.) ha descubierto en China restos humanos de dos millones de años33.

En 1972 el científico norteamericano Dr. Richard Leakey descubrió en Tanzania, cerca del Lago Rodolfo, en la frontera con Kenya, unos restos humanos. Datan de hace unos dos millones quinientos mil años34 .

En noviembre de 1974 el antropólogo Donald Johanson descubrió en Etiopía un esqueleto de una hembra, al parecer del género homínido. Es el más antiguo, más completo y mejor conservado de los esqueletos pertenecientes a un antepasado del hombre actual. Se trata de un homínido bípedo, de tres millones y medio de años de antigüedad. Se le bautizó con el nombre de Lucy35.

En 1994 un equipo de la Universidad de Berkeley en colaboración con expertos de la Universidad de Tel Aviv, en Israel, han encontrado en la cuenca seca del río etíope Awash una colección de fósiles humanos contemporáneos de Lucy36.

Recientemente, Maeve Leakey, esposa de Richard Leakey, ha descubierto en Kenya un homínido, el australopitecus anamensis , de cuatro millones de años de antigüedad. Se le considera el «padre» de Lucy37 .Científicos de la Universidad de Witwastersand de Johanesburgo dirigidos por Rom Clarke descubrieron, en diciembre de 1998, en una cueva de Sterkfontein en Sudáfrica, un cráneo y unos huesos de un Australopitecus de más de tres millones de años de antigüedad38.

Parece que los restos humanos más antiguos son los descubiertos por Brigitte Senut y Martin Pickford, en Kenia, en el año 2000, y que tienen seis millones de años de antigüedad39.

En el año 2002 el paleontólogo francés Michel Brunet, y sus colegas de la Universidad de Poitiers, han descubierto en el Chad (África) un fósil homínido que tiene una antigüedad entre seis y siete millones de años40.

Los restos humanos más antiguos de Europa los tenemos en España41. En Atapuerca (Burgos), José Manuel Bermúdez, ha encontrado restos humanos de 800.000 años de antigüedad42. Y José Gibert opina que el Hombre de Orce (Granada), vivió hace un millón de años43. El arqueólogo Isidro Toro opina que la presencia humana en Orce puede remontarse a un millón y medio de años44.

Según Rafael Puyol, Rector de la Universidad Complutense de Madrid, Atapuerca «es el yacimiento paleontológico más importante del mundo»45.

El hombre de Atapuerca utilizó el fuego hace 150.000 años46.

Si pusiéramos en un año la historia del cosmos, el Big-Bang estaría al empezar el primero de enero, y toda la historia del hombre ocuparía tan sólo el último minuto del 31 de diciembre, de este hipotético año en que cada día equivaldría a 50 millones de años. Y Cristo aparecería el 31 de Diciembre a las 11 horas, 59 minutos y 50 segundos.

Voy a poner aquí las fechas más importantes de la historia de la Tierra:

15.000 millones de años: El Big-Bang (Origen del cosmos).

5.000 millones de años: Origen de la Tierra.

3.000 millones de años: Origen de la vida.

63 millones de años: Desaparición de los dinosaurios.

3 millones de años: Aparición del hombre.

2,5 millones de años: El hombre comienza a hablar47.

200.000 años: El hombre utiliza el fuego.

15.000 años: Pinturas de Altamira.

5.500 años: Aparece la escritura48

2.000 años antes de Cristo: Abraham.

1.250 años antes de Cristo: Moisés.

700 años antes de Cristo: Isaías.

Hace 2.000 años, Dios se hace hombre en la Tierra y muere en la cruz para redimir a la humanidad.

6,14. La Biblia cuenta la creación del primer hombre: de su cuerpo material y de su alma espiritual e inmortal49 .

Por eso no se puede decir que el hombre viene del mono, así, simplemente. Es necesario admitir la especial intervención de Dios50 .

El cuerpo puede venir por evolución; pero no el alma, que es espiritual.

El alma humana ha sido infundida por Dios en el momento de la concepción51 . Nunca el espíritu puede venir por evolución de la materia52 . El salto de la materia al espíritu sólo puede darse por la intervención de Dios. Entre el mono y el hombre hay un abismo. Este abismo es la inteligencia. La inteligencia es de orden espiritual53 .

Dijo el Premio Nobel de Medicina John C. Eccles en el prólogo de Las fronteras del evolucionismo lo siguiente: «Cada alma es una nueva creación divina. Me permito decir que ninguna otra explicación es sostenible»54.

La Iglesia siempre ha insistido en el hecho de que siendo espiritual el alma humana sólo puede existir por haber sido creada, y no es posible que proceda de un animal inferior por evolución55 .

«La fe católica nos obliga a retener que el alma humana ha sido creada inmediatamente por Dios», dice Pío XII en la Encíclica Humani generis, nº 29 56.

Con todo, no hay dificultad en admitir, dentro de la doctrina católica, que Dios infundió el alma espiritual en un mono antropomorfo57 .

Un cuerpo animal no es más indigno que un pedazo de barro para percibir el soplo espiritual de Dios.

En la historia bíblica de la formación del primer hombre « lo que se quiere destacar es que el hombre proviene de Dios... »58.

La intervención de Dios en la infusión del alma espiritual en el hombre se explica en la Biblia con las palabras: “Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza...”. Y “Dios Creó al hombre a imagen suya”59.

El hombre es imagen de Dios sólo en el alma espiritual60 , pues Dios-Creador no tiene cuerpo material. Dios es espíritu puro.

«“Alma” significa el principio espiritual del hombre»61 .

«El llevar en sí la imagen y semejanza de Dios lo debe el hombre, no a su figura corporal, sino a su alma espiritual, dotada de entendimiento y voluntad. Sin duda alguna, la palabra hebrea bará (creó) indica una acción especial divina»62. Significa «sacar algo de la nada»63.

«El verbo bará en todo el Antiguo Testamento sólo se dice de la acción divina»64 .

«El hombre es la cumbre de la obra de la creación»65 . «Por haber sido hecho a imagen de Dios, el ser humano tiene la dignidad de persona: no es algo, es alguien»66 .

«En la evolución del Universo y de la vida, llegó un momento en que, superando las energías materiales y vitales inferiores, apareció en la Tierra una energía de una calidad eminentemente superior: la energía psíquica humana»67.



Darwin tuvo la intuición de cómo pudo ser el origen del hombre, pero en su tiempo «los fósiles correspondientes a los homínidos eran prácticamente desconocidos»68. Así lo afirma el Dr.Bermudo Meléndez, Catedrático de Paleontología en la Universidad Complutense de Madrid.

Es decir, en aquel tiempo la teoría evolucionista de Darwin era una hipótesis sin comprobación empírica.

Por eso la Iglesia, que es muy prudente, no acepta todas la hipótesis científicas inmediatamente; sino que espera a que esa hipótesis de trabajo se consolide y se estudie su armonía con la Revelación de Dios.

6,15. Esta teoría de que Dios se sirvió del cuerpo de un mono para hacer al primer hombre se llama evolucionismo.

Hay muchos teólogos católicos que defienden esta teoría, que no está condenada por la Iglesia.

Desde la fe y la filosofía no hay inconveniente en admitir la teoría de la evolución.

La última palabra la tiene la Ciencia.

Pero la teoría de la evolución no elimina la necesidad de una inteligencia ordenadora. Admitir el orden de este mundo y no preguntarse por su causa, es como encontrarse un televisor en lo alto de un monte y atribuirlo a la casualidad69 .

Los textos de la Biblia70 no tratan de darnos una explicación científica del modo cómo fueron hechos Adán y Eva, sino algo mucho más profundo: el hombre es obra de Dios y la mujer de la misma naturaleza que el hombre71 .

El Génesis es una narración simbólica del origen de la humanidad.

La Biblia está llena de antropomorfismos que hay que saber interpretar. Con la imagen del «soplo» quiere decir que el hombre recibió de Dios algo que lo convirtió en un hombre. A ese «algo» nosotros llamamos «alma espiritual».

Y cuando dice que Eva era de una costilla de Adán quiere decir que la mujer es de la misma naturaleza que el hombre72 . La formación de la mujer de la costilla del varón quiere expresar que la dignidad de aquélla es igual a la de éste73 .



Pío XII afirma en la Encíclica Humani generis (1950) sobre la evolución: «La Iglesia deja la doctrina de la evolución como una cuestión abierta, mientras las especulaciones se limiten al desarrollo del cuerpo humano a partir de otra materia viviente ya existente».

Es posible, que el hombre y el mono actual vengan de un tronco común; pero aunque el cuerpo del hombre pueda venir por evolución de un mono antropomorfo, no por eso vamos a decir que el hombre es un «mono desnudo».

También la gallina procede de un huevo, y no decimos que la gallina es un «huevo con plumas».

El hombre es mucho más que un animal. Prescindir de la vertiente espiritual del hombre es una visión equivocada de lo que es realmente el hombre.



El hombre es algo más que un simple animal.

En el hombre hay un alma espiritual que no puede venir por evolución de la materia, sino por creación de Dios. «El hombre es algo más que el resultado de una evolución biológica»74.

«Por simple evolución no es posible franquear el abismo que existe entre el reino animal y el hombre. Con las solas fuerzas naturales, ningún animal pudo evolucionar y llegar a un grado de perfección tal que le permitiera salir del círculo de la especie animal y entrar en el de la especie humana. El primer hombre no es, ni pudo ser, el resultado supremo de una evolución animal, sino un ser que existe porque Dios lo creó. Dios está en el origen del hombre; y sin su acción especialísima, el hombre no hubiera llegado a existir»75.

El efecto no puede ser superior a la causa que lo produce. De una piedra no puede salir una flor, hace falta una semilla. La semilla tiene vida, la piedra no.

Nadie da lo que no tiene. Si yo sólo tengo quinientas pesetas en el bolsillo, no puedo darte mil.

Esta misma idea la expresó el catedrático de Fundamentos de Filosofía y de Metafísica en la madrileña Universidad Complutense, Antonio Millán Puelles con estas palabras: «Sigue siendo por completo inadmisible que el espíritu venga de donde no lo hay, y ello por la muy obvia y fundamental razón de que nadie da lo que no tiene»76.

«Que lo espiritual es producido por la materia, desde el punto de vista de la lógica, es inadmisible»77. «Si el alma no puede venir de la materia, su existencia sólo se explica por la intervención creadora de Dios»78

Que las almas son inmediatamente creadas por Dios es un punto de vista que la fe católica nos impone79 .



Pío XII añade en su Encíclica Humani generis: «La fe católica manda defender que las almas son creadas inmediatamente por Dios»80.

Pero admite que «para formar el cuerpo del primer hombre pudo haber utilizado el cuerpo de un mono antropomorfo»81.

Puede ser interesante mi vídeo: El origen del hombre a la luz de la Ciencia actual y de la Biblia82 .

Hace tiempo, la Iglesia recibió con recelo la teoría evolucionista. No por culpa de Darwin, padre de la teoría, que era creyente83 , y aceptaba a Dios como Autor de las leyes que rigen la evolución84 , como hoy admitimos. Fue por culpa de Huxley que era materialista y excluía a Dios del proceso evolutivo85 , haciendo de la evolución «una nueva religión»86 .

«Algunos de los partidarios del evolucionismo presentaban la teoría como sucedáneo de la religión»87 .

Charles Robert Darwin (1809-1882) empezó la carrera eclesiástica, aunque después la dejó para dedicarse a su pasión: la Historia Natural. «Él quiso siempre tratar el argumento sólo desde el punto de vista científico sin ponerlo nunca en conflicto con sus convicciones religiosas».

Darwin pensaba que la evolución se ha debido a «leyes generales impuestas por el Creador»88. Dice Darwin al final de su libro Origen de las Especies aparecido en 1859: «Es grandioso el espectáculo de las fuerzas variadas de la vida que Dios infundió en los seres creados haciéndoles desarrollarse en formas cada vez más bellas y admirables»89

Darwin escribe a Marx en 1880 rechazando la dedicatoria de la edición inglesa de El capital por su materialismo90.

En 1975 el biólogo y matemático Jorge Salet, en su libro Azar y certeza, se opone a que el origen de la vida haya sido obra del azar. Afirma: «NO HAY MÁS REMEDIO QUE ADMITIR QUE LA inteligencia es anterior a la vida»91.

Y Luis Vialleton, biólogo, Profesor y Decano de la Facultad de Medicina de Montpellier, y miembro de la Academia de París, ha escrito: «La tesis evolucionista es absolutamente incapaz de explicar el origen de la vida. La palabra creación, que fue eliminada del lenguaje biológico, debe volver para explicar el hecho indudable de que el mundo nos es dado como un conjunto coordinado y planificado»92.

6,16. Conviene advertir que el hecho de la evolución es una hipótesis; no algo científicamente indiscutible. Se afirma, pero no se prueba93 .

«El postulado de nuestro origen simiesco es una “convicción” de la que se parte, no una “conclusión” a la que se llega. (...) Esta creencia en el origen del hombre a partir del mono sólo puede ser una hipótesis de trabajo, una suposición, una conjetura. (...) Siempre de carácter hipotético. No sólo no demostrada, sino indemostrable. (...) La razón determinante y fundamental por la cual muchos autores creen que el hombre se originó a partir del mono se basa en la aceptación ciega e incondicional de la hipótesis evolucionista-darwinista que así lo afirma. Y punto»94 .

W.R. Thomson, Fellow of the Royal Society, título muy codiciado en el mundo científico anglosajón, afirmó en 1956 que Darwin no probó su tesis95.

Y en todo caso el evolucionismo es una hipótesis de cómo pudo ocurrir, pero no una causa de lo que ocurrió. Siempre habrá que contar con Dios en el origen del hombre.

Es curioso que los defensores de evolucionismo han cometido fraudes científicos para defender su hipótesis. Es el caso de Haeckel (1834-1919). La información de su investigación fue «un fraude en toda regla»96 .

Es también conocido el fraude de Piltdown97 .

Incluso el Pithecanthropus erectus de Java, también parece un fraude98 .

Por otra parte cada día son más los adversarios de la evolución. Algunos científicos (Luis Bounonre, Hermann Nielsen, Herbert Nilsson, etc.) opinan que el evolucionismo no es posible, pues la evolución sólo se da dentro de una especie; pero no es posible el paso de una especie a otra99 .

«La teoría científica de la evolución de las especies está hoy en crisis. Los hallazgos más recientes y serios de la biología demuestran que los cromosomas de todos los hombres son iguales: no hay, por tanto, nada más que una familia humana. Por otra parte, los cromosomas de los primates más parecidos al hombre son totalmente distintos: por lo tanto el hombre no procede de los primates»100.

Son muchos los científicos que rechazan el evolucionismo darwinista. El Prof. Wilder Smith investigador en Bioquímica, ha publicado un libro documentado y contundente contra la evolución biológica101 .



G. Sermonti, Profesor de Genética de la Universidad de Perugia y R. Fondi, Profesor de Paleontología en la Universidad de Siena, han escrito juntamente un libro en el que niegan todo valor determinante a la selección natural darwinista102 . Sermonti llega a decir: «El darwinismo es una verdadera falsificación científica. (...) Es una falta de honradez»103 .

El famoso científico contemporáneo Sir Fred Hoyle, en su libro El Universo inteligente ha escrito: «La teoría darwinista es errónea»104.

El periódico italiano Corriere della Sera del 25 de Agosto de 1992 da cuenta de una intervención del especialista británico Richard Milton en el Congreso de la Asociación Británica para el Progreso de la Ciencia en la que afirmó: «el mito del darvinismo ha quedado hecho pedazos».



Compartir con tus amigos:
  1   2


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos