Tema: “odontologia siglo XXI: el rol del odontologo frente al envejecimiento poblacional”


GRÁFICO 2 – Fuente: UDESA - New York, 2011



Descargar 479.15 Kb.
Página2/2
Fecha de conversión28.03.2018
Tamaño479.15 Kb.
1   2

GRÁFICO 2 – Fuente: UDESA - New York, 2011

Dentro de 10 años, habrá mil millones de personas mayores de 60 años o más. En el 2012, eran sólo 810 millones, representando un 11,5% de la población mundial. Según las proyecciones vigentes se duplicará para el 2050 llegando a un 22% de la población mundial. En la última década esta población aumento a nivel mundial a 178 millones, estos valores serían equivalente a la población de Pakistán que ocupa el sexto lugar entre los países más populosos del mundo.

Entre los años 2010-2015 en los países desarrollados, la esperanza de vida al nacer es en promedio de 78 años, y en los países en desarrollo la esperanza de vida es de 68 años. A pesar de ello, en la actualidad se está viendo que la esperanza de vida al nacer es superior a 80 años en alrededor de 33 países. Cabe destacar que hasta hace 5 años, sólo habían llegado a ese nivel 19 países. Hacia el año 2050, los recién nacidos pueden esperar vivir 83 años en las regiones desarrolladas y 74 años en las regiones en desarrollo. A nivel mundial, dos de cada tres personas de 60 años o más residen en países en desarrollo, mientras que para el año 2050 se estima que residirán cuatro de cada cinco. Ejemplo es Japón que posee en la actualidad una población de personas mayores superior al 30% del total. En el año 2050, 64 países se habrán sumado a Japón con poblaciones de personas mayores superando el 30% del respectivo total.

Otro aspecto que se debe tener presente, es que a escala mundial el número de centenarios aumentará de un total de 316.600 adultos mayores en el año 2011 a un total de 3,2 millones en el año 2050. Asimismo en el mundo, por cada 100 mujeres de 60 años o más de edad, hay 84 hombres en esta población, y por cada 100 mujeres de 84 o más años de edad se encuentra un total de 61 hombres.



III) – ENVEJECIMIENTO EN LATINOAMRICA Y EL CARIBE

La Comisión Económica para Latino América y el Caribe / CEPAL, advertía en un documento de noviembre de 2001 que: “Un fenómeno demográfico destacable de fines del siglo XX y que, probablemente, se extenderá al siguiente, es el envejecimiento de la población”. En los países desarrollados, el envejecimiento está consolidado y seguirá su curso al menos a mediano plazo. Los países en vías de desarrollo presentan situaciones heterogéneas, aunque todos en mayor o menor medida, van hacia el envejecimiento, América Latina y el Caribe (que presentan bajas tasas de natalidad y mortalidad) son los países más avanzados en la transición demográfica con estructuras envejecidas. En el resto de los países, este proceso ya comenzó, con la particularidad de que el envejecimiento ocurrirá en un lapso de tiempo mucho menor.

La disminución de los niveles de fecundidad y mortalidad se extendió a todos los países latinoamericanos desde las últimas cinco décadas. A pesar de ello, América Latina y el Caribe están lejos de tener tasas tan bajas como las que registran los países desarrollados. Así se explica porque Latinoamérica, a pesar de tener la mayor cantidad de adultos mayores sus estructuras no son tan envejecidas.

En el año 2009, el Centro Latinoamericano y Caribeño de Demografía / CELADE – CEPAL, identifica cuatro categorías, según la etapa de envejecimiento demográfico por el que transitan los países:



  1. Envejecimiento incipiente: Estado Plurinacional de Bolivia, Guatemala, Haití, Honduras, Nicaragua y Paraguay. Proceso que podría acelerarse si se consolida e incrementa el descenso de la fecundidad.

  2. Envejecimiento moderado: Brasil, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, México, Panamá, Perú, República Dominica y la República Bolivariana de Venezuela.

  3. Envejecimiento moderado avanzado: República Argentina y Chile.

  4. Envejecimiento avanzado: Cuba y Uruguay. Encabezan el envejecimiento Latinoamericano.

Se puede observar que, el envejecimiento demográfico argentino es uno de los procesos más tempranos de la región, que avanza de manera sostenida aunque con moderación en las últimas décadas.

IV) – ENVEJECIMIENTO POBLACIONAL ARGENTINO

Argentina es uno de los países más representativos de este envejecimiento veloz. Según los datos brindados por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos /INDEC, el porcentaje actual de población adulta mayor en la República Argentina es del 10,2 %. Dentro de este grupo, las personas de 80 años o más representa la población de mayor crecimiento. A partir del año 1914 con un 0,3% pasó a 2,5% en el año 2010, con un incremento del grupo etario de un 30%. Datos que demuestran una tendencia mundial, donde los países sudamericanos con mayor población urbana se acercan más rápidamente a una composición por edades similares a la europea (20%) y a la asiática (22,3%).



El problema no es el envejecimiento en sí, sino la velocidad e intensidad en que se produce. Si observamos el gráfico 3, veremos claramente el proceso en una línea ascendente, trazando un ángulo de cuarenta y cinco grados entre las fechas censales de los años 1914 - 1980, suavizándose levemente entre los años 1980 - 2010.



GRÁFICO 3 – FUENTE: Dra. Nélida Redondo

El gráfico 4, muestra el aumento porcentual de personas de 80 años o más con una trayectoria opuesta. Este incremento mayor, es consecuencia del descenso de la mortalidad en edades avanzadas. El aumento de este grupo etario, es leve durante la primera mitad del siglo XX, a partir del censo del año 1970 es notorio el aumento del proceso de envejecimiento desde la cúspide de la pirámide; proceso que se intensifica aún más en la última década del siglo XX y en la primera del siglo XXI.





GRÁFICO 4 – FUENTE: Dra. Nélida Redondo

El grupo de personas de 80 años o más, registró el mayor crecimiento relativo de toda la población argentina entre los años 2001 y 2010, con casi un 90% de centenarios (personas mayores de 100 años). Es más, ser centenario en la Argentina de hoy, no es nada excepcional. Según el último censo, en el año 2010 ya había 23.483 personas de entre 95 y 99 años, y 3487, que tenían 100 años o más. Esto se debe a que los individuos nacidos luego de 1930 asistieron una mejora en sus condiciones de vida, todos ellos han tenido un mayor acceso a la educación y a la atención médica, hábitos saludables de vida, mejoras ambientales y viviendas más dignas. También hay que tener en cuenta, que el crecimiento de la población de adultos mayores se visualiza como un proceso en función a cierto comportamiento sociocultural y económico del siglo pasado, determinado por cambios en la:



  • Fecundidad de la población durante los años 1934-1965.

  • Mortalidad antes de los 60 años durante los años 1930-1965.

  • Mortalidad después de los 60 años durante los años 1990-2025.

La magnitud que tendrá este grupo de la población para el años 2025, es que nacieron entre los años 1930 - 1965, época de Argentina con mayores niveles de fecundidad (principalmente entre los años 1960 y 1965) y un incremento en la supervivencia infantil. Asimismo, se presento un aumento de 20 años en relación a la esperanza de vida en las personas de 60 años.

Analizando las proyecciones para los años 2025 y 2050 realizadas por el Ministerio de Desarrollo Social de la República Argentina, vemos claramente como la pirámide poblacional del año 2000 evoluciona a un cubo hacia el año 2050. Año en el cual se estima que la población adulta mayor argentina será entre el 20 y el 24% del total poblacional (Gráfico 5).




GRÁFICO 5 – FUENTE: Póster “Odontología del Siglo XXI”. 31 CICAO

V) – COMPLICACIONES DEL ENVEJECIMIENTO DEMOGRAFICO

  1. ECONÓMICAS:

En los países con amplios derechos sociales como Argentina, el alto porcentaje de mayores de 65 son jubilados y cobran un haber del Estado, que sale de las contribuciones de los trabajadores en actividad. Ante esta realidad, surge un gran interrogante: ¿Cómo podrá en el largo plazo, un grupo cada vez más reducido de personas sostener a uno que va en aumento?

“Las edades jubilatorias actuales se fijaron hace muchas décadas, cuando había expectativa de que la gente se muriera a los 70 años. Pero ahora, una persona que se jubila a los 60 años puede vivir hasta los 80 años, 90 años o incluso 100 años. Habría que darles la posibilidad de seguir trabajando si ellos pueden y quieren”, afirmó Sylvia Beales (Directora de Alianzas Estratégicas de HelpAge International) durante una de las conferencias que dictó, son muchos años en que se puede contribuir económicamente a la comunidad.



  1. SOCIALES:

El envejecimiento será un problema con mayor frecuencia en la mujer, el fenómeno se presenta con diferencias amplias según el sexo. Aunque nacen más varones que mujeres, la mortalidad masculina es más alta haciendo que el porcentaje de mujeres aumente con la edad, en el grupo de 60 a 64 años hay 89 hombres por cada 100 mujeres, mientras que en el grupo de mayores de 80 años llegan a ser 53 hombres por cada 100 hombres. La mayoría de los varones de este grupo están casados, las mujeres con menor frecuencia, encontrándose un elevado número de mujeres viudas. En los países sin seguridad social las mujeres viudas de mayor edad (que en muchos casos son analfabetas y sin mayores ahorros) son las más vulnerables, dependiendo de los más jóvenes de la familia.

  1. SISTEMAS DE SALUD:

Con el aumento de supervivencia de los lactantes y los niños, se mejoran infecciones y otras enfermedades en los primeros años de vida, aumentando así la edad promedio de la población y los factores de riesgo relacionados con las enfermedades crónicas y degenerativas. La transición demográfica a largo plazo, está relacionado con la defunción. Los datos comparativos a principios de los años noventa, demuestran que la mayoría de las muertes a los 60 años o más se producen por enfermedades cardiovasculares, siguiendo las degenerativas. A pesar de ello, no debemos asociar enfermedad con envejecimiento. Con lo cual, los sistemas de salud deben adaptarse a este cambio poblacional, con la incertidumbre de que estén lo suficientemente capacitados para hacer frente a esta nueva situación.

Como podemos apreciar, el envejecimiento es un proceso complejo que traspasa el área médica, naciendo la necesidad de un trabajado multidisciplinario con el aporte de sociólogos, psicólogos, economistas, etc. A consecuencia de esta complejidad, surge la gerontología, que comprenderá el proceso de envejecimiento en todos sus aspectos, con una mirada diferente al considerar un trabajo en equipo integrado por distintas disciplinas, reconociendo que no se trata sólo de un cambio de actitudes sociales, sino que también cada persona mayor posee su propia historia. Asimismo, es importante sustituir la valoración subjetiva y parcial por una visión integral de la persona. Hay variables que son originarias de la edad, raza, origen familiar, y otras tantas variables adquiridas como la educación, carrera profesional, status social, etc. Estos conceptos hacen que la imagen de la vejez recupere los derechos humanos en un sentido más amplio y que siendo minorías formen parte de nuestra sociedad al ser escuchados, considerados y queridos.



VI – EL ODONTOLOGO FRENTE AL ENVEJECIMIENTO POBLACIONAL

Los datos mencionados anteriormente nos muestran que, actualmente el 10,2% de la población argentina es de adultos mayores, son potenciales pacientes que demandarán atención buco-dental. Los odontólogos, recién están tomando conciencia de la crucial importancia del envejecimiento y su dependencia interdisciplinaria, lo que hace que se tengan grandes dificultades por desconocer en su gran mayoría el proceso de envejecimiento y asociándolo en muchos casos con enfermedad. El odonto-estomatólogo no solo tiene que atender las necesidades globales de la población, sino tiene que distinguir las necesidades individuales con manifestaciones muy claras cuando se encuentre frente a pacientes ancianos enfermos y discapacitados.

En el adulto mayor se diferencia el concepto de enfermedad en relación a la población joven y adulta, motivo por el cual se deberá hablar de “Situación de enfermedad” y no de patologías más o menos definidas por un diagnóstico con las consecuencias derivadas de las situaciones propias de cada adulto mayor. Se debe diferenciar el grupo adultos mayores que, ante la presencia de diversas patologías vive en permanente equilibrio entre las necesidades que debe cubrir y las capacidades físicas y mentales, de aquellos que luchan por mantener una vida digna recibiendo ayuda de familiares, amigos, vecinos, personal de residencia geriátricas o del Estado. Se valorarán las reservas orgánica y funcional que tengan en los últimos años de vida, de los componentes culturales y sociales que lo acompañen y del ánimo de cada persona en la manera de enfocar la vida. En el momento de la atención odontológica se diferenciarán los pacientes ancianos, independientes y activos integrados al medio social, de los pacientes geriátricos que están dependientes de su medio debido a la patología que presentan. Esta problemática, requerirá que los profesionales de la salud requieran cada vez más conocimientos en geriatría.

La atención buco-dental en el adulto mayor es más compleja. La situación del odontólogo actual ha cambiado, el paciente gerodontológico presenta altos índices de caries radiculares, alteraciones graves del soporte periodontal, desgastes oclusales e incisales severos, complicaciones en antiguas restauraciones, bocas secas, enfermedades de las mucosas, grandes reabsorciones alveolares, pacientes que demandan ser tratado y que demandan recuperar su imagen.



CONCLUSION

El envejecimiento de la población está instalado en todos los países del mundo, con todas sus repercusiones socio-sanitarias y económicas que se hacen presentes. El odontólogo por ser parte del Equipo de Salud no puede desconocerlo, tendrá que reconocer como una necesidad imperiosa a la gerodontología que, se ocupará de los aspectos funcionales, físicos, psicológicos y sociales del adulto mayor. Distinguiendo necesidades individuales ante los pacientes que se encuentran enfermos o discapacitados, en su contexto global y con un enfoque específico se adaptará a las necesidades particulares de cada paciente con controles periódicos.



Se presenta un importante desafío a los profesionales de la salud, al medio familiar y a la sociedad, durante la senitud se modifican actitudes, conductas y comunicaciones. El avance de la medicina en el último siglo, trae aparejado un extraordinario aumento de la esperanza de vida con el gran desafío para los sistemas de salud, los cuales deberán adaptarse a los requerimientos de esta población velando en garantizar los derechos de los adultos mayores, mejorar la calidad de vida y su autonomía, fortalecer sus capacidades, confianza y protagonismo, jerarquizando el saber del adulto mayor. Recordemos, que nos encontramos con un nuevo Modelo de Sociedad representados por familias multi-generacionales.

____________________________________________________________________________________________________________________________________________

BIBLIOGRAFIA

  1. Deangelillo, Cristina A. Gerodontología: Ética para una atención óptima. Santiago de Chile: Fundación Interuniversitaria Ciencia y Vida; 2012: 13-18.

  2. Nélida Redondo. El envejecimiento demográfico argentino y la situación social de los adultos mayores al finalizar la primera década del siglo XXI. Población, Año 4, Número 8, marzo 2012. ISSN: 1852-047X. Páginas 19-29. Ministerio del Interior. Dirección Nacional de Población. Registro Nacional de las Personas. www.mininterior.gov.ar/poblacion/pdf/poblacion.08.pdf

  3. Estudios en base a los datos del Censo 2010 – Envejecimiento de la provincia por departamentos – Provincia de Santa Fe. Ministerio de Gobierno y Reforma del Estado. Instituto Provincial de estadística y Censo. Diciembre 2011. www.santafe.gov.ar.

  4. Ministerio de Desarrollo Social (Dra. Kirchner, A.), Secretaria de Niñez, Adolescencia y Familia (Lic. Vessvessian, P.), Dirección Nacional de Políticas para Adultos Mayores (Dra. Roqué, M.). República Argentina. Fuente: INDEC, Censo 2001.

  5. Mizrahi, Dario. “Los desafíos de un futuro con más ancianos que niños”. Marzo 2013. http://america.infobae.com/notas/68543-Los-desafios-de-un-futuro-con-mas-ancianos-que-ninos.

  6. Fondo de Población de Naciones Unidas (UNFPA), Nueva York y HelpAge Intenational, Londres. “Envejecimiento en el Siglo XXI: Una Celebración y un Desafio. Resumen Ejecutivo”, 2012.

  7. Del Popolo, Fabiana. Características sociodemográficas y socioeconómicas de las personas de America latina; Serie 19, Desarrollo y Población, CEPAL, año 2001.

  8. Word Wide Web, http//www.census.gov/ipc/www/idbnw.html. Base de Datos Internacionales (IDB) Y Centro de Programas Internacionales (IPC) de la Oficina de Censos de Estados Unidos. Envejecimiento en las Américas, proyecciones para el Siglo XXI.

  9. Gallar, M. Promoción de la Salud y Apoyo psicológico al Paciente. Madrid: Thomson/Paraninfo; 2006: 311-313.

  10. Morgas Ricardo. Gerontología Social “Envejecimiento y calidad de vida”. Barcelona: Herde; 1991: 21-24

  11. Salvarezza, L. La Vejez. Buenos Aires: Paidós; 2000: 50.

  12. Deangelillo, Cristina “El paciente gerodontologico”. 1er Congreso de la Cátedra de Psicología de la 3ra Edad y vejez: “Envejecimiento y Vida Cotidiana”. Septiembre 2009.

  13. http://www.helpage.org/la/nete/reporte-global-/infografia-envejecimiento-en-el-siglo-xxi/






Compartir con tus amigos:
1   2


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad