Tema Deficiencias motóricas: Aspectos evolutivos y psicoeducativos



Descargar 35.72 Kb.
Fecha de conversión18.03.2019
Tamaño35.72 Kb.

Tema 6. Deficiencias motóricas: Aspectos evolutivos y psicoeducativos

 

6.1. Definición, clasificación y etiología de las deficiencias motóricas


6.1.1. Definición


  • Parálisis cerebral (P.C.): denominación general para englobar trastornos muy diversos, que tienen como denominador común el hecho de significar una alteración o pérdida del control motor secundaria a una lesión encefálica ocurrida en la etapa prenatal o durante la primera infancia, sea cual sea el nivel mental del niño lesionado.




  • Niños/as con sintomatologías muy distintas y de pronósticos muy variables.




  • “Secuela de una afectación encefálica que se caracteriza primordialmente por un trastorno persistente, pero no invariable, del tono, la postura y el movimiento, que aparece en la primera infancia y no sólo es directamente secundario a esta lesión no evolutiva del encéfalo, sino que también se debe a la influencia que dicha lesión ejerce en la maduración neurológica” (Barraquer, Ponces, Corominas y Torras, 1964; citado por Basil, 2005)

 

6.1.2. Clasificación

 


  • Dos criterios para realizar clasificaciones: a) por sus efectos funcionales y b) por la topografía corporal.

  • Según los efectos funcionales que produce la P.C.:

  • Espasticidad. Se produce como consecuencia de una lesión localizada en el haz piramidal y consiste en un incremento marcado del tono muscular. Los músculos espásticos obedecen a la menor excitación, son hiperirritables e hipertónicos.

  • Atetosis. Se produce como consecuencia de una lesión localizada en el haz extrapiramidal y consiste en una dificultad en el control y la coordinación de los movimientos voluntarios.

  • Ataxia. Síndrome cerebeloso en el que se encuentra alterado el equilibrio y la precisión de los movimientos. Se manifiesta en una dificultad para medir la fuerza, la distancia y la dirección de los movimientos, que suelen ser lentos, torpes y se desvían con facilidad del objetivo perseguido. También  se da una falta de estabilidad del tronco al mover los brazos, una desorientación espacial y una dificultad de coordinar los movimientos de los brazos para asegurar el equilibrio en la marcha, que es insegura, rígida y con frecuentes caidas.

  • Rigidez. Marcada hipertonía de los músculos agonistas y de los músculos antagonistas, que puede llegar a impedir todo movimiento. Resistencia a los movimientos pasivos.

  • Temblores. Movimientos breves, rápidos, oscilantes y rítmicos que pueden ser constantes o producirse únicamente en la ejecución de movimientos voluntarios.


  • Según la topografía corporal:

  • Paraplejía. Afectación grave de las dos piernas.

  • Tetraplejía. Afectación grave de los miembros superiores e inferiores.

  • Monoplejía. Afectación grave de una extremidad.

  • Hemiplejía. Afectación grave de un hemicuerpo.

 

 


  • Otras formas de deficiencia motriz. Además de la P.C., podemos encontrar otros trastornos motrices:

  • Traumatismos craneoencefálicos. Lesiones del encéfalo producidas por accidentes de tráfico o domésticos, caídas, agresiones, etc. Las secuelas dependen de la gravedad de la lesión y la duración y profundidad de la pérdida de conciencia. Pueden incluir problemas motores, cognitivos, de lenguaje y de personalidad.

  • Espina bífida. Anomalía congénita de la columna vertebral que puede producir diversos grados de parálisis, pérdida de sensibilidad cutánea y problemas de circulación del líquido cefalorraquídeo.

  • Miopías o distrofias musculares. Progresiva degeneración de diversos grupos musculares con la consecuente pérdida de fuerza.

6.1.3. Etiología

 


  • Los factores etiológicos de los distintos trastornos motrices descritos son múltiples:

  • De origen microbiano: poliomielitis, osteomielitis y tuberculosis ósea.

  • De origen genético: miopatías o distrofias musculares

  • Por accidentes: traumatismos craneoencefálicos.

  • Trastornos de origen desconocido: espina bífida, tumores, etc.

  • La lesión cerebral que origina la parálisis cerebral responde a tres grupos de causas:

  • Causas prenatales:

    • Enfermedades infecciosas de la madre (rubéola, sarampión, sífilis, herpe…)

    • Anoxias. Trastornos de la oxigenación fetal.

    • Enfermedades metabólicas congénitas (galactosemia, fenilcetonuria…)

    • Incompatibilidad Rh.

  • Causas perinatales:

    • Anoxia y asfixia por obstrucción del cordón umbilical o por anestesia suministrada en cantidad excesiva o en un momento inadecuado, o por un parto demasiado prolongado o por una cesárea secundaria.

    • Traumatismos ocurridos durante el parto.

    • Cambios bruscos de presión (por una cesárea…).

    • Prematuridad.

    • Hipermadurez.

  • Causas postnatales: deben ocurrir mientras madura el sistema nervioso (primeros tres años de vida). Destacan:

    • Infecciones (meningitis, encefalitis…).

    • Traumatismos.

    • Accidentes anestésicos.

    • Deshidrataciones.

    • Trastornos vasculares.

    • Intoxicaciones.

 6.2. El desarrollo en niños con parálisis cerebral

 


  • Las personas con P.C. presentan una serie de alteraciones en el curso de su desarrollo psicológico, derivadas de su trastorno neuromotor, bien de forma directa o de forma indirecta. Debemos tener presente que la mayoría de las habilidades que adquiere un/a niño/a a lo largo de su desarrollo tienen un componente motor: gatear, andar, manipular, hablar, escribir, etc. Por lo tanto, la P.C. alterará, con mayor o menor gravedad, el desarrollo de estas habilidades.

  • Las disfunciones motoras afectan todos los aspectos de la vida de la persona, condicionando y limitando sus experiencias, las posibilidades de aprender y la forma de interactuar con los demás.

  • Las diferencias de cómo afecta la P.C. al desarrollo varía mucho de unas personas a otras, por lo que la generalización es difícil de realizar.

6.2.1. Desarrollo de la motricidad y el lenguaje

 


  • La P.C. produce trastornos en el desarrollo psicomotor: control postural, deambulación, manipulación, manejo de instrumentos, etc.

  • Los trastornos en el desarrollo del habla y el lenguaje también son muy frecuentes en la P.C. Las lesiones  cerebrales producen a menudo alteraciones del aspecto motor-expresivo del lenguaje, debido a una perturbación del control de los órganos motrices bucofonatorios, que puede afectar la ejecución (disartria) o la propia organización del acto motriz (apraxia).  Pueden alterar la inteligibilidad del lenguaje hablado o incluso impedirlo.

  • Los trastornos motores de los órganos bucofonatorios afectan otras funciones, además del habla, como es el caso de la masticación, la deglución, el control de la saliva o incluso la respiración.

  • Cuando la P.C. va asociada a otros trastornos sensoriales o/y intelectuales, el desarrollo psicomotor y del lenguaje se ve mucho más afectado.

 

6.2.2. Desarrollo cognitivo

 


  • Salvo que existan trastornos asociados, tales como el R.M. u otros, las anomalías o retrasos que puedan observarse a nivel del desarrollo cognitivo son una consecuencia del déficit motor que altera y limita las posibles experiencias del niño/a, tanto en relación al mundo físico como al mundo social.

  • Según algunos estudios estadísticos, los niños/as afectados de P.C. presentan además R.M.asociado en un porcentaje próximo al 50% (Dalmau, 1984). Y alrededor de un 40% presentan déficit sensitivo-sensoriales.

  • Los trastornos múltiples que conllevan afectación motora, R.M. y déficit sensorial interfieren de forma muy significativa el desarrollo cognitivo.

  • Aún sin la existencia de déficit intelectual o sensorial asociados, son evidentes las dificultades que una motricidad mal controlada conlleva al desarrollo congnitivo y al aprendizaje de los aspectos esenciales de la cultura donde el niño/a se desenvuelve.

 

 6.2.3. Desarrollo de la interacción social

 


  • El déficit comunicacional conlleva limitaciones tanto en el desarrollo cognitivo como en el desarrollo social y de la personalidad.

  • La falta de control sobre los objetos, los acontecimientos y las personas del entorno, que produce la P.C., supone, además, contar con menos posibilidades para los diferentes aprendizajes, lo que puede ocasionar distorsiones motivacionales, cognitivas y emocionales, tales como la indefensión aprendida (Seligman, 1975); falta de expectativas de autoeficacia (Bandura, 1982).

 

6.3. Evaluación

 


  • Necesidad de tener en cuenta el objetivo y los contextos en los que habitualmente se desenvuelve el sujeto.

  • Fases de la evaluación

            1. Evaluación de la motricidad

            2. Evaluación de los aspectos comunicativos y lingüísticos

            3. Evaluación psicológica:

  • Capacidad intelectual

  • Personalidad

  • Interacción social

            1. Evaluación de la competencia curricular

            2. Evaluación de los contextos:

  • Escolar

  • Familiar

  • Social

 

6.4. Intervención

 

6.4.1. Aspectos generales



 

  • Al incluir cuadros tan diversos, las deficiencias motóricas pueden presentar multitud y diversidad de necesidades educativas especiales.

  • La intervención ha de ser multidisciplinar y requiere una buena coordinación en el trabajo en equipo de los distintos especialistas (maestros, maestros especialistas, logopedas, fisioterapeutas, terapeuta ocupacional, psicólogos, médicos…).

  • Necesidad de colaboración y coordinación con la familia.

6.4.2. Intervención logopédica

 


  • Todas las técnicas logopédicas pueden ser aplicables, en un momento dado, a un alumno/a determinado, dada la diversidad de problemas de lenguaje que pueden presentar los niños/as con discapacidad motora.

  • Las técnicas logopédicas abarcan tanto la intervención sobre el lenguaje oral como la comunicación aumentativa y alternativa

  • La intervención sobre el lenguaje oral comprende, al menos, los siguientes aspectos:

  • Relajación global, inhibición de reflejos, control de posiciones y movimientos globales del cuerpo.

  • Tratamiento de los trastornos de los órganos de la alimentación.

  • Tratamiento de los trastornos motores del habla.

  • Desarrollo de la expresión y la comprensión del lenguaje.

 


  • El método Bobath es uno de los métodos más completos, abarcando esta diversidad de contenidos. Sigue una técnica esencialmente global. La reeducación del habla y el lenguaje se realiza a través de tres niveles íntimamente relacionados:

  1. La reeducación de los trastornos de los órganos de la alimentación.

  2. La reeducación de los trastornos motóricos del habla.

  3. La reeducación del vocablo y la semántica.

 

  • Los sistemas aumentativos y alternativos de comunicación son todos aquellos recursos, naturales o desarrollados con fines educativos y terapéuticos, que implican mecanismos de expresión distintos de la palabra articulada (Basil, 2005).

  • Podemos distinguir cinco grandes grupos de sistemas de signos para la comunicación aumentativa y alternativa:

 

  1. Sistemas basados en elementos muy representativos, como objetos, miniaturas, fotos…

  2. Sistemas basados en dibujos lineales o pictogramas, tales como el sistema SPC (Mayer Jonson, 1981, 1985, 1989, 1992).

  3. Sistemas que combinan signos pictográficos, ideográficos y arbitrarios.

  4. Sistemas basados en la ortografía tradicional.

  5. Lenguajes codificacos.

6.4.3. Intervención fisioterapéutica

 


  • Rehabilitación física por medio de técnicas específicas dirigidas al desarrollo de patrones posturales y motores normales, así como a la inhibición de reflejos, a la prevención de contracturas y a la optimización de las capacidades físico-corporales.

  • El método Bobath representa también un conjunto de técnicas fisioterapéuticas, muy extendido en este tipo de intervención.

  • La intervención fisioterapéutica debe extenderse a todas las actividades funcionales relacionadas con la autonomía personal, el desplazamiento, el trabajo, el juego, el deporte y la participación ciudadana.

  • La disposición de adaptaciones del espacio y del mobiliario, además del material escolar: así como las ayudas técnicas para el control postural, para el desplazamiento y para la manipulación son cuestiones básicas que se deben respetar en los distintos entornos escolares, familiares y extraescolares.

6.4.4. Intervención educativa



 

  • Escolarización: puede ser en centros ordinarios con apoyo a la integración; en centros de específicos de educación especial o en centros ordinarios de escolarización preferente para alumnos con déficits motóricos.

  • Objetivo último: garantizar que el alumno/a con discapacidad motora logre desarrollar al máximo sus capacidades y características personales. Especial dedicación a la consecución de los objetivos de independencia, integración y vida social.





Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad