Tema 1 Breve repaso: Neuropsicología Cognitiva



Descargar 37 Kb.
Fecha de conversión25.05.2018
Tamaño37 Kb.
Vistas53
Descargas0


Tema 1. Repaso concepto NPC.

TEMA 1
Breve repaso: Neuropsicología Cognitiva

La neuropsicología cognitiva (NPC) se encuentra dentro del marco teórico que le proporciona la psicología cognitiva, la cual trata de explicar cómo nuestro cerebro realiza funciones mentales complejas tales como la memoria, la atención, el lenguaje o el pensamiento.

Para abordar el estudio de un proceso cognitivo, los investigadores han seguido la estrategia consistente en asumir que una actividad compleja se puede descomponer en tareas cognitivas simples, lo cual implica la coordinación de una serie de procesos u operaciones más elementales. En este sentido, los psicólogos cognitivos también han diseñado una gran cantidad y variedad de procedimientos experimentales que se supone inducen la actuación de alguno de estos procesos.
Por ejemplo, uno de los procedimientos más utilizados y modificados en la literatura atencional (en concreto, para el estudio de la atención selectiva) ha sido la conocida tarea Stroop, en la que el participante tiene que nombrar el color de la tinta con que está impresa la palabra. Cuando el color de la tinta impresa es incongruente con el significado de la palabra de color (v.g. “verde” en tinta roja) los sujetos tardan más o cometen más errores que cuando es congruente (v.g. “verde”). A este resultado se le denomina efecto de interferencia tipo stroop. Una de las interpretaciones de la interferencia Stroop es que el significado de la palabra se procesa más rápidamente que el color debido a nuestros hábitos de lectura, lo cual ha convertido esta dimensión en la predominante. Y es precisamente esta tendencia predominante la que debe suprimirse para dar una respuesta adecuada (al color, que es la dimensión relevante).

Por otro lado, el objeto de estudio de la NPC es similar al de la Psicología Cognitiva pero, a diferencia de ésta, pretende comprender cómo el cerebro lleva a cabo las operaciones mentales complejas en pacientes con déficit específicos como consecuencia de lesiones cerebrales. Ambas trabajan estrechamente beneficiándose del conocimiento mutuo. La siguiente investigación es un ejemplo de esta colaboración en el campo del lenguaje:

El modelo simple (ver Figura 1) que se presenta a continuación procede de las observaciones y teorías que proporciona la Psicología Cognitiva con lectores normales cuando pronuncian una palabra en voz alta. Según el modelo, en el proceso de leer una palabra estarían implicados los siguientes procesos o módulos:



  1. El módulo A sería el responsable de identificar la palabra. Sin embargo, antes de enunciarla se puede tomar una de las dos rutas de pronunciación que operan en paralelo: la ruta léxica o la ruta de reglas de correspondencia grafema-fonema.

  2. El módulo B constituye la base de palabras o léxico (ruta léxica).

  3. El módulo C lo compone el conjunto de reglas de correspondencia letra-sonido.

  4. Finalmente, mediante el módulo D el sujeto pronuncia la palabra.

“PALABRA”

Módulo A


ANÁLISIS VISUAL


LÉXICO

REGLAS

GRAFEMA

FONEMA

Módulo B Módulo C


Módulo D



HABLA

Figura 1. Modelo cognitivo simple de lectura.

En castellano, es posible pronunciar palabras con sentido (v.g. cielo) y palabras sin significado o no-palabras (v.g. cilo). Las primeras se pueden pronunciar bien accediendo a nuestra base de palabras almacenada (léxico) o bien mediante un sistema que convierte las palabras escritas en sonidos, siguiendo las reglas de correspondencia entre un grafema y un fonema. Es decir, pronunciamos “cielo” porque tenemos almacenado ese vocablo como el sonido “cielo” y lo que significa. No obstante, también podemos hacerlo siguiendo las reglas de correspondencia grafema-fonema, es decir, la “c” con “i” es “ci”, “ci” con “e” es “cie”, y así sucesivamente. En el idioma castellano existe una regularidad en la pronunciación entre el sonido y la letra. Esto es, se lee tal y como se escribe la palabra. Por tanto, según el modelo anterior, podemos pronunciar una palabra con significado a través de la ruta léxica B o bien a través de la ruta C (grafema-fonema).

Pero, ¿qué ocurre con las no-palabras? Dado que no tenemos un léxico de no-palabras almacenado que nos permita saber cómo se pronuncian, hay que utilizar la ruta C necesariamente, es decir, las reglas de correspondencia grafema-fonema para poder decirlas correctamente.
Observemos ahora el idioma inglés que incluye no sólo palabras con y sin significado, sino también palabras irregulares, que no siguen las correspondencias más comunes entre letras y sonidos. Por ejemplo, MINT (“menta”) y SINT (no-palabra) se pronuncian siguiendo las reglas de la correspondencia letra-sonido, es decir, “mint” y “sint”, respectivamente. Podríamos decir que las dos son “palabras regulares” en su pronunciación. Y, al igual que sucede en castellano, las palabras con significado se pueden pronunciar a través de ambas rutas (B y C), mientras que para las no-palabras actuaría la ruta C.

Sin embargo, existen otros vocablos como PINT que no se pronuncia “pint” sino “paint”. Se trata de una palabra irregular. En consecuencia, debe existir otra base adicional léxica o de palabras irregulares para los ingleses que determine la pronunciación de cada palabra irregular, y sólo mediante este sistema sería posible pronunciar correctamente tales palabras. Esto implica que para decir correctamente palabras irregulares se usaría la ruta léxica B.


Datos a favor de la existencia de las dos rutas de pronunciación

Es obvio que no basta con desarrollar un modelo que postule dos sistemas de pronunciación para afirmar su existencia. Es necesario aportar pruebas que avalen dicha propuesta. En el caso del modelo cognitivo que estamos viendo, además de ser intuitivo, se basa en datos experimentales tales como una mayor demora para comenzar a pronunciar palabras irregulares, en comparación con las regulares.



Pero quizá sea la Neuropsicología Cognitiva la que contribuya a otorgarle un mayor peso a favor de la existencia de estas dos rutas de pronunciación. En concreto, las pruebas provienen de las observaciones sobre lo que se conoce como dislexia adquirida, esto es, la pérdida repentina de la capacidad de leer debida a una lesión cerebral. Veamos dos casos de problemas de lectura y un ejemplo de la lógica que subyace a la investigación neuropsicológica actual:
Primer caso: Dislexia fonológica.

El paciente sufre un infarto cerebral y en consecuencia una lesión en su hemisferio izquierdo, presentando dificultades en el lenguaje. En concreto, ya no puede escribir ni leer libros. En los tests de lectura de palabras familiares simples (v.g. árbol, hombre, perro), aunque no tiene problemas en general e incluso puede leer palabras con otro tipo de significado tales como “cuando” y “eso”, sin embargo, no es capaz de leerlas todas.

Antes de continuar es preciso señalar que hay palabras que generan con mayor facilidad una imagen mental (v.g. palabras concretas como “casa”, “gato”), que otras más abstractas (v.g. “esencia”, “vida”). Y además hay palabras de alta y baja frecuencia de uso en el lenguaje. Pues bien, a este paciente se le pasa un primer experimento en el que tiene que leer palabras concretas y abstractas y otras palabras que difieren en la frecuencia de uso (baja vs. alta). En general, el paciente lee más palabras de frecuencia alta que baja, y también lee más palabras concretas que abstractas. Los peores resultados los obtuvo cuando las palabras generaban una imagen mental pobre y eran de baja frecuencia.

En un segundo experimento, se le presentaron no-palabras y el paciente no pudo leerlas y cuando lo hacía era una palabra con sentido parecida a la no-palabra..
Este paciente parece tener problemas en la ruta de correspondencia grafema-fonema. Sin embargo, estos resultados no permiten asegurar la existencia de dos rutas diferentes. Podría argumentarse que en realidad sólo hay un sistema que transforma todas las formas en sonidos y que por alguna razón es menos eficaz con las palabras menos frecuentes, de ahí su dificultad para pronunciar no-palabras. En consecuencia, para demostrar que hay dos rutas, tendríamos que encontrar un paciente que presentase un déficit que se explicase por alteraciones de la ruta léxica:
Segundo caso: Dislexia superficial

En este caso, el paciente presenta una demencia progresiva focalizada en el lóbulo temporal izquierdo. Sufrió pérdida de vocabulario hasta reducirlo a palabras muy comunes. Además de su dificultad para pronunciar cosas, desarrolló un problema de lectura.



En un experimento se le pidió que leyese en voz alta palabras y no-palabras. Los resultados mostraron que tenía dificultad para leerlas cuando eran irregulares aunque fuesen simples. Por el contrario, podía leer las palabras regulares aunque fuesen poco comunes y las no-palabras.
En general, parece que el paciente con dislexia fonológica no tiene la capacidad para convertir grafemas en fonemas, por eso no puede leer las no-palabras. Pero como puede leer bien la mayoría de las palabras, esto sugiere que tiene una base léxica para leer palabras. Por el contrario, el paciente con dislexia superficial puede leer palabras regulares y no-palabras pero tiene dificultad para pronunciar las irregulares. Teniendo en cuenta sus errores de pronunciación, parece que depende de las reglas de correspondencia grafema-fonema porque su acceso al léxico esta deteriorado.
Estos dos casos constituyen un ejemplo de doble disociación y avalan el modelo teórico propuesto, aunque está claro que no puede explicar todos los resultados, como por ejemplo, por qué el primer paciente pronunciar mejor las palabras que generan una mejor imagen mental. Para explorar este aspecto se necesitaría más investigación. Sin embargo, la neuropsicología cognitiva aporta pruebas o datos que refuerzan las teorías propuestas por la Psicología Cognitiva. Pero, además, también puede proporcionar ideas sobre la organización cerebral que no se obtienen estudiando a sujetos sin lesiones cerebrales.

http://www.ual.es/personal/cnoguera/inicio.htm



Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos