Tabla de contenidos


APENDICE 3: EL CURSO DE CINCO NOCHES……………………………………………..94



Descargar 0.5 Mb.
Página2/2
Fecha de conversión10.12.2017
Tamaño0.5 Mb.
Vistas97
Descargas0
1   2

APENDICE 3: EL CURSO DE CINCO NOCHES……………………………………………..94

APENDICE 4: NUEVOS METODOS DE EVANGELISMO MASIVO………………….97

APENDICE 5: CARTAS EVANGELÍSTICAS……………………………………………………98

PROGRAMA DEL CURSO



Nombre del curso: Evangelismo y Postmodernidad

Profesor: Jaime Morales Herrera

Créditos: 3
Objetivos

A. Conocimientos

  1. Conocer las barreras, puentes y estrategias que podemos utilizar para llevar el mensaje de Jesucristo dentro de la cosmovisión postmoderna.

  2. Conocer diversos métodos de evangelismo y como adaptarlos a la cultura postmoderna.

  3. Conocer como diversas formas de dar seguimiento a las personas que evangelizamos.


B. Actitudes

  1. Dejar el individualismo y el egoísmo para amar a nuestro prójimo.

  2. Entender la necesidad de que el evangelismo incluya un posterior seguimiento inmediato.

  3. Comprender la responsabilidad que tenemos de dar seguimiento a las personas que les predicamos el mensaje.


C. Habilidades

  1. Aprender a como motivar a la iglesia a realizar evangelismo.

  2. Poner en práctica estrategias y métodos de evangelismo contextualizadas a la postmodernidad.

  3. Desarrollar proyectos para que la iglesia se involucre en la acción social.


Evaluación

  1. Proyecto 1. 40%

Primer Etapa.



  • Evangelizar a una persona de su mismo sexo en forma personal mediante el método del Censo de Oración.

  • Hacer un informe de una página que contenga la descripción de la persona y cómo respondió a la presentación del mensaje.

  • Hacer un plan para dar seguimiento a está persona en forma personal mediante el método de las cinco noches aplicado a sólo esa persona.

Segunda Etapa.



  • Orar por está persona durante toda la semana posterior a que se le evangelizo mediante este método.

  • Ejecutar con la persona evangelizada al menos dos de las primeras cinco noches del plan realizado en la primera etapa.

  • Hacer un informe de una página que explique el progreso de la persona durante estás noches de seguimiento.




  1. Proyecto 2. 25%

Hacer un planeamiento de una actividad que le de proyección social a su iglesia.

  1. Realizar las tareas de cada capítulo. 25% (5% por responder las preguntas de los capítulos 1, 2, 3, 4 y 7).

  2. Asistencia o participación en el foro. 10%

Introducción
El presente escrito habla sobre la evangelización y la postmodernidad. Antes de hablar de cualquier otra cosa, es menester que comprendamos estos conceptos. La evangelización en este escrito es entendida como la acción que debe desarrollar la iglesia según la Gran Comisión. Es decir, ir y hacer discípulos a todas las naciones. En segundo lugar se entiende la postmodernidad como una cosmovisión que surge como una reacción tras el fracaso de los ideales de la modernidad. La fe en el progreso y en el ser humano cae ante las guerras, las nuevas enfermedades y decadencia del ser humano. Y así ante la frustración que produce ello, surge la postmodernidad con características diametralmente opuestas a la época que le precedió.
Así en medio de este contexto el presente texto principalmente va a desarrollar tres tesis que nos presenta tres retos que la iglesia cristiana contemporánea tiene que enfrentar al realizar evangelismo ante esta nueva forma de ver el mundo: El primer reto es que la propia iglesia cristiana no quiere evangelizar, el segundo la necesidad de readaptar nuestra manera de presentar el evangelio y por el último el tercer reto es enfrentarnos con la verdad bíblica de que debemos realizar un mejor seguimiento de las personas con el discipulado cristiano.
Por otra parte, debo hacer la aclaración de que este escrito pretende enfrentarse a la postmodernidad de la calle, a la del pueblo, no a la filosófica de los academicistas y catedráticos universitarios. No vamos a hablar de postestructuralismo, ni de metarelatos; sino de la filosofía postmoderna tal y como se vive en la calle. Ahora, es importante reconocer que la mayoría de las personas con las que nos encontramos no son posmodernos filosóficos sino posmodernos de la calle.

Capítulo 1:

El Primer Reto de la Postmodernidad

La Iglesia no quiere evangelizar
Objetivo

1. Comprender que vivimos en una sociedad de individualismo y facilismo

2. Entender como el individualismo ha afectado el evangelismo en nuestras iglesias

3. Dar sugerencias para motivar a la iglesia a realizar evangelismo


Una introducción a la postmodernidad

El problema de muchos escritos acerca de la postmodernidad es hablan de ella como si fuera un concepto que todo el mundo debiera manejar. Pocos toman el espacio necesario para realmente explicar que significa este término complejo. Por ello, nuestra primera tarea será explicarle al lector en forma sencilla lo que significa esta palabra.


En palabras sencillas la postmodernidad es una nueva forma de ver el mundo que resulto como consecuencia de los fracasos de los ideales de la época moderna. Por ello sus raíces etimológicas dan a entender “tras el modernismo”. Cómo describo en mi texto Apologética y Postmodernidad “La postmodernidad surge como reacción ante la modernidad. Una modernidad que proclamaba ideales que con el transcurso del tiempo fueron cayendo por la misma naturaleza pecadora del ser humano, evidenciada en la doctrina escritural de la depravación total del hombre. La modernidad se caracterizó por ser una época de fe, la gente creía en los principios libertadores de la Revolución Francesa, los avances de la ciencia, en el progreso del ser humano y en la libertad religiosa. Se pensaba que se había llegado al punto cumbre de la humanidad donde se llegaría a la solución de todos los problemas; ideales que siquiera llegaron a un mínimo cumplimiento”1.
Entre las principales tesis modernas que más aparatosamente se han venido abajo se encuentran2:

a.- la pretensión de entender la historia humana como un proceso progresivo de emancipación y humanización ascendentes: "la modernidad deja de existir cuando desaparece la posibilidad de seguir hablando de la historia como una entidad unitaria".


b.- la pretensión de que la racionalidad occidental -filosofía, religión, ciencia y tecnología- constituya el prototipo de la racionalidad humana y la meta necesaria para la realización universal de todos los pueblos y culturas.

c.- La pretensión de que dicha racionalidad garantizaba un futuro de progreso ilimitado y universal, ya que esta misma racionalidad ha bañado de sangre a las naciones, ha sumergido en la miseria a dos tercios de la humanidad y tiene amenazado de muerte al ecosistema global.
Las guerras, enfermedades como el SIDA y el cáncer, los pecados de los pastores y sacerdotes cristianos y otros fracasos de la época moderna; llevan al mundo a pensar de una manera distinta. “La búsqueda del saber, la tecnología, la razón y la ciencia, dejaron un vacío en el espíritu del hombre. La industrialización trajo la contaminación y la destrucción acelerada de los recursos naturales. El capitalismo hizo a los ricos más ricos y a los pobres aún más pobres. El socialismo tampoco lleno las necesidades del ser humano, y también se convirtió en una nueva dictadura. La medicina logró hallar la cura de muchas enfermedades, pero a la misma vez surgieron nuevas versiones de virus y bacterias resistentes a los antibióticos y las vacunas que se habían inventado”3.
Vino el desencanto de las promesas incumplidas, la renuncia a toda utopía, el abandono de toda esperanza por renovar el mundo y la sociedad. Se rechazan las certezas, y se vive sin sentido, en lo provisional y fugaz: cultura de lo desechable. El aumento de maldad, amenazas a la vida e inseguridad social ha traído crisis de desesperación. El progreso técnico no ha logrado hacernos más humanos ni felices. La juventud perdió su fuerza de denuncia, cayó en un pasivismo, acomodada al ambiente, mareada con el vértigo de experiencias vivenciales extremas: viajes psicodélicos, erotización, recurso a las drogas y la violencia como intensa experiencia ante situaciones de muerte. Los nuevos partidos políticos en el poder no llenaron las expectativas del pueblo, ni despertaron nueva conciencia cívica, ni ofrecieron proyectos alternativos de organización ciudadana4.
Así surge esta nueva forma de pensar con características inversas a la cosmovisión que la precedió; características que hoy en día retan a la cosmovisión cristiana que es superior a toda cosmovisión humana a contextualizar su mensaje y proclamar la esperanza del Salvador.
Una sociedad de individualismo y facilismo

Entre las diversas características de la sociedad postmoderna encontramos el individualismo. Un individualismo donde el único que importa es el sí mismo. Mis estudios, mi desarrollo personal, mi autosuperación, mi mantenimiento económico, mi felicidad, etc. Hay poco tiempo para pensar en el otro en una sociedad con tanta competencia y agresividad. Es una época donde lo que importa es la propia felicidad, el propio bienestar, el bien de mí mismo, y no el bien común; ya no se busca el bien colectivo, sino el autocomplacerse y el autobeneficio. Al ser uno mismo la prioridad, no se deja lugar para los demás, a menos, por supuesto, que le traigan algún tipo de beneficio. La era del “yo-yo”, primero yo, después yo y luego yo; donde el individuo se preocupa solamente de sí mismo y se olvida de las otras personas.


Además, es una era donde rige la ley del facilismo, del mínimo esfuerzo de tener las cosas rápidamente. Se ponen metas fáciles, se quiere obtener títulos académicos en poco tiempo, se busca el dinero fácil, se quiere bajar de peso con pastillas o aparatos milagrosos, y claro nada como el “milagro” de las tarjetas de crédito.

El individualismo no es otra cosa que el pecado de egoísmo y la indeferencia. El yo va al encuentro del tú para volver al yo. El otro es solamente mi satélite. El individualista no será capaz de decir “nosotros” porque para el sólo existe el yo. El individualismo es la negación del amor - el valor principal del cristianismo y su gran mandamiento (Mt 22:39), el principal fruto del Espíritu (Gá 5:22-23), la esencia de Dios reflejada en la imagen y semejanza de sí mismo que Él nos ha dado (1 Jn 4:7-8)-. Recordemos el texto Amados, amémonos unos a otros; porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama, es nacido de Dios, y conoce a Dios. El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor” (RVR). Si somos cristianos debemos amar a nuestro prójimo, demostrar ese amor ágape que el ha implantado en nuestros corazones, el amor de 1 a los Corintios, capítulo 135.


Individualismo y facilismo en la iglesia

La iglesia ha sido afectada por ello. Hay muchos que han llamado a muchas iglesias “Iglesias Light”. Estás son iglesias donde prima la comodidad y el placer de los miembros. Se tienen horas de música de alabanza y adoración con letras sencillas, cortas, repetitivas y emocionalistas que muchas veces parecen más conciertos que cultos cristianos. César Henríquez nos dice acerca de las nuevas liturgia cristiana “En las últimas décadas las iglesias han dejado de construir locales para sus reuniones,  es más común encontrar grupos cristianos que se reúnen en  salas de cine,  hoteles, teatros, etc. La razón es que se necesitan espacios acondicionados para la celebración dominical, que no solo albergue a los cientos o miles de asistentes, sino también al grupo musical con todos sus instrumentos y equipo de alta tecnología. Además estos nuevos lugares de reunión cuentan con una serie de recursos tecnológicos, y otras características que difícilmente encontraríamos en los locales tradicionales: Juego de luces, butacas con excelente visibilidad, escenario, pantallas gigantes, decoración, cabinas especiales para quien controla en audio, etc.  Esto es un pequeño reflejo no solo de la apropiación por parte de la iglesia de recursos mediáticos de la época, sino que también reflejan la apropiación de la estética propia de los medios masivos de comunicación.  No es extraño entonces que ahora las celebraciones cúlticas tengan lugar en salas  cinematográficas”6


Se predican sermones que nos gustan a los oídos, nunca el mensaje ético-moral de los viejos predicadores; y entre más cortos mejor. Un mensaje de diez o quince minutos es suficiente, y si es un video mucho mejor. Se eliminan cultos entre semana y se mantienen a lo mínimo el fin de semana. Los pastores intentan estar cómodos ellos y mantener cómodos a sus miembros haciendo y dando lo que les gusta. “Estamos frente a una celebración cúltica que se vacía de sus contenidos naturales , satisface el hedonismo religioso de los adoradores y  se hace cómplice de una teología castrada y “light”, que se  exhibe  en las pulidas vitrinas de las liturgias que presentan un evangelio sin cruz, un discipulado sin costo, resurrección sin crucifixión, espiritualidad sin Espíritu, iglesia sin discípulos,  Biblias  sin la imagen del siervo sufriente, discipulado sin seguimiento,  predicación sin persecución, reino de Dios sin justicia, y cielo sin esperanza. Como bien lo apuntara Bonhoffer, un evangelio de la “gracia barata”7
Además de esto, asistimos a la iglesia según las circunstancias: si el clima está fresco, si no hay lluvia, si tengo ganas, si no hay partido de fútbol, si no hay otro compromiso o algo mejor que hacer.
Practicamos una fe cómoda donde hemos cambiado al Dios de la Biblia por uno poco exigente. Un dios que nos da mucho y nos demanda poco. Antonio Cruz nos menciona acerca de ello “Se trata de un dios creado a la imagen del hombre postmoderno que nunca pide, sólo parece estar dispuesto a dar; siempre preparado para ofrecer momentos religiosos agradables, sentimientos de euforia en determinadas ceremonias multitudinarias; alimentos para los necesitados y trabajo para los desempleados que solo piden con fe”8. Un dios de maquinita donde apretamos un botón y él nos da sus bendiciones. Creemos en un dios que nos salvo pero sólo para nuestro beneficio personal y no para el de otros. Es una fe egoísta donde lo que interesa es el propio bienestar.

Hemos caído en una especie de apatía espiritual donde es muy difícil que nos preocupamos por el prójimo, hemos caído en ser como Caín indiferente ante su prójimo más cercano: su propio hermano. Dios consideraba a Caín responsable de la suerte de su hermano y, por eso, lo confrontó abiertamente preguntándole por Abel. La respuesta de Caín describe lo que podría llamarse “el síndrome de Caín” Este síndrome consiste en eludir, en no sentirse responsable por las necesidades, situación o suerte de nuestro prójimo. El cainismo consistiría precisamente en la falta de preocupación por las necesidades de otros seres humanos. La suerte de nuestro prójimo no nos incumbe, debe ser responsabilidad de cualquier otro, pero naturalmente, no de la nuestra. El síndrome de Caín nos hace vivir centrados en nosotros mismos y despreocupados de lo que sucede con otros seres humanos en nuestro entorno, incluso aquellos más cercanos, aquellos con los que estamos ligados por los vínculos más fuertes, los propios lazos de sangre. Sin embargo, Dios pide cuentas a Caín acerca de su responsabilidad. Caín es llamado a cuentas sobre la suerte de su hermano Abel y es considerado culpable por haber faltado a su deber con respecto a su hermano. Dios sí consideró a Caín guardián de su hermano9.


El mundo complejo de hoy nos exige y nos presiona de una potente manera ello nos lleva a vivir centrados en nosotros mismos dejándonos poco tiempo para pensar en los otros y sus necesidades. Caín, con su experiencia nos enseña acerca del peligro de olvidar que somos guardianes de nuestros hermanos, que somos responsables de ayudar a nuestro prójimo en sus necesidades, luchas, carencias, problemas y tensiones. Además, Caín nos recuerda que Dios nos considera responsables y, por ello, nos pedirá cuentas acerca del modo en que hemos llevado a cabo nuestra responsabilidad. Caín nos desafía a vivir una vida de solidaridad, de compasión, de entrega sacrificial a nuestro hermano10.
Así de está manera caemos en el caínismo y nos es más cómodo quedarnos como estamos en nuestro charco que salir a evangelizar y preocuparnos por el estado espiritual de los perdidos. Nos conformamos con esporádicas incursiones evangelísticas para acallar nuestra conciencia que como creyentes tenemos y que nos dice que debemos ser testigos hasta lo último de la tierra. La evangelización ha perdido fuerza sencillamente porque los otros han dejado de ser importantes para nosotros. Lo importante somos nosotros mismos, el crecimiento propio y nunca las almas perdidas. Queremos que las almas lleguen a la iglesia, no queremos ir a las almas. Somos una fuerza centrípeta y no una fuerza centrífuga11. “Muchos han cambiado la "Gran Comisión" en la "Gran Omisión", porque han cambiado el "id" (la responsabilidad sobre la iglesia) por el "vengan" (la responsabilidad sobre el otro). La orden es "ir", sin embargo es mucho más cómodo que el otro "venga" a nosotros”12.
El amor del que tanto habla la Escritura se ha vuelto un ideal abstracto más que un valor expresado en acciones. La profecía nos advierte que en los postreros días; el amor de muchos se enfriará. No basta hablar del amor de Dios en Cristo Jesús: hay que vivirlo y demostrarlo.
Es increíble que la gente mucho más dinero en mantener a una mascota que en el envío de misioneros transculturales a lugares donde no se ha escuchado el evangelio. Gastamos más en un combo de un restaurante de comida rápida que en ayudar a los pueblos no alcanzados de la tierra a que conozcan al Nuestro Señor Jesucristo. Ahora, quedamos pasmados cuando nos damos cuenta que megaiglesias y grandes denominaciones ofrendan sumas casi ínfimas, a las misiones transculturales. El porcentaje anual ofrendado en muchas iglesias a las misiones es tan pequeño que pocas veces alcanza el 1% de las entradas de muchas congregaciones. ¿Dónde queda el llamado a ser luz a las naciones?. ¿Cómo vamos a llegar hasta la último de la tierra, cuando ni siquiera llegamos a nuestra Jerusalén? (Hch 1:8). El evangelismo y la misión de la iglesia en todas sus dimensiones ha decaído13.
Aducimos diversas razones para no evangelizar, "tenemos un horario que no lo permite", o lo dejamos para los que tienen específicamente ese ministerio; muchos han "crecido" tanto que ya se sienten exentos de ese compromiso, otros se han vuelto tan "sabios" que no incomodan a nadie con pláticas religiosas.
Excusas comunes para no evangelizar
No tengo tiempo

Todos tenemos tiempo, la gran verdad es que hay tiempo para cada cosa. La Palabra dice que todo tiene su tiempo (Ec 3:1-8) y nos llama a redimirlo (Ef 5:16, Col 4:5). De hecho desperdiciamos mucho tiempo viendo televisión y haciendo cosas que no son de provecho. El problema es que no separamos el tiempo para hacerlo. Dios siempre pondrá personas en nuestro camino a los cuáles podemos testificarles. El evangelismo más que una acción puntual es un estilo de vida.


No tengo el llamado

Muchos afirman que no han sido llamados a ese ministerio ignorando que la gran comisión es un mandato para todos, no solamente para los que Dios ha llamado a tiempo completo a trabajar como evangelistas y misioneros. La gran comisión es un mandato para todos los que se hacen llamar discípulos de Jesucristo. Más bien hay que enseñarle al creyente a orar para que Dios le guíe donde debe ir, en lugar de si debería ir, porque ya todos hemos sido llamados.


No sé como hacerlo

Dios siempre pone las palabras en nuestra boca. Además, una persona dispuesta buscará ayuda cuando no sabe hacer algo. Siempre habrá pastores o maestros que estarán dispuestos a enseñar como se debe presentar el evangelio. Por otro lado todos podemos evangelizar con nuestro testimonio de conversión y nuestro testimonio de vida.


No tengo la capacidad para hacerlo

Dios no elige a los capacitados, capacita a los elegidos. Si la persona no tiene la capacidad para hacerlo Dios le capacitará para ello. Lo único que tiene que hacer es disponerse y Dios hará la obra.


Cómo vencer este reto

El reto de motivar a la iglesia a evangelizar en este mundo postmoderno no es cosa fácil. Sería arrogante decir que este escrito tiene la solución a dicha realidad, más bien se busca colaborar con algunas sugerencias que nos pueden ayudar a iniciar con esta compleja labor.


1. Ser una iglesia que va contra la corriente

La verdadera iglesia de Cristo debe ir contra la corriente, debe ser una verdadera contracultura en contra de los valores negativos de la sociedad en la que se desarrolla. La iglesia no puede seguir los antivalores del individualismo y el facilismo. No debemos conformarnos a los valores de este mundo. No podemos darle a la gente lo que ellos quieren sino lo que Dios quiere.


Una iglesia que desea ser lo que Dios quiere debe tener varios servicios inclusive durante la semana no buscar la comodidad de las personas. Recordemos que la iglesia primitiva se reunía todos los días (Hch 2:46-47). Claro sabemos que las agendas de las personas hoy en día están apretadas y que muchas personas tienen que cumplir con compromisos laborales y académicos; pero que está sea una excepción y no la sencilla deserción de los cultos por apatía o porque está primero el placer que el compromiso con el Señor.
No debemos adaptar los cultos a la mente postmoderna sacrificando el mensaje y transformando el diálogo que se da en el culto entre Dios y su iglesia como cuerpo colectivo en un concierto donde lo que valen son las emotividades personales e individuales. Cómo pastores prediquemos la totalidad de la Escritura y no solamente mensajes de aliento y positivismo que es lo que la gente desea escuchar.

Debemos dar seguimiento de calidad a los nuevos convertidos, a los que desean bautizarse y a aquellos que quieren integrarse en los ministerios de la iglesia. Esto exigirá tiempo de ambas partes y no el mínimo esfuerzo. En fin vivamos a plenitud el mensaje de Cristo como seguidores de Él.


2. Sensibilizar a la iglesia ante el dolor ajeno y los perdidos

Como iglesia no podemos permanecer ajenos a lo que está sucediendo en el mundo. En está era de la tecnología donde las noticias vuelan de un lado a otro del mundo en segundos nos hemos acostumbrado tanto a las nuevas sensacionalistas y amarillistas que nos parecen cotidianas y normales, y pocas veces nos causan verdadero pesar. Oímos de guerras, terremotos, tsunamis, huracanes, hambrunas, epidemias, violaciones, corrupción, etc. y pocas veces nos detenemos a pensar en ello, y por supuesto, mucho menos a orar por estas personas y naciones que están sufriendo estos males. Estamos tan ocupados con nuestros propios problemas que no pensamos que hay otros que también tienen sus problemas y quizás mucho mayores que los nuestros. Con el agravante de que muchas veces no conocen el Señor que hace que el yugo sea fácil y ligera la carga en el cuál podemos descansar los creyentes.


Pregúntese usted mismo ¿Cuando fue la última vez que saque unos minutos para orar por las personas que están sufriendo las consecuencias de un desastre natural en un país sin relación al suyo o su persona? Si, usted logra recordar una oportunidad en los últimos días pues le felicito. Sino es así, esto es un síntoma de indiferencia cristiana y lo contrario al amor de Dios que pregonamos conocer.
Saquemos tiempo en los servicios para orar por estas situaciones en nuestro país y fuera de él. Podemos incluso leer alguna de estás noticias en forma breve y luego disponer a la iglesia a orar por ello. Actividades similares pueden llevarse a cabo en reuniones de grupos de jóvenes, clases de escuela dominical, células, reuniones de hombres o señoras. Mostremos videos que muestren la necesidad de conocer a Cristo que tienen los pueblos. Acostumbremos a las personas a sentir la necesidad de Cristo que tiene el mundo.
La iglesia debe comprender que el evangelismo no es solamente predicar el mensaje de salvación es hacer discípulos. La iglesia debe entender que ha sido llamada a la misión integral, o sea, a una misión que incluye tanto la evangelización como el servicio y la acción social. La solidaridad con todos los seres humanos, sean o no creyentes, es algo que hoy no puede olvidarse en las comunidades evangélicas. La sensibilidad social hacia los marginados y oprimidos que viven junto a nosotros será una de las evidencias que convencerán a muchos de la sinceridad de nuestra fe. La inquietud por el alimento del pobre es en nuestros días uno de los principales instrumentos de evangelización. Debemos abrirnos al necesitado y poner en práctica las palabras de Jesús: “El que tiene dos túnicas, dé al que no tiene; y el que tiene que comer, haga lo mismo”14.
3. Enseñar acerca del compromiso del cristiano

La fe cristiana demanda compromiso. No es una fe cómoda, claro obtenemos la salvación por la gracia por medio de la fe y tenemos el Espíritu Santo que es nuestro gran ayudador. Pero esto no significa que no tengamos demandas de parte del Señor. Realmente la Escritura nos llama a rendir toda nuestra vida a Jesucristo basados en la gracia que Él mostró a nosotros. El compromiso cristiano es parte natural del ser creyente, es una implicación del ser un seguidor de Jesús. El Señor mismo nos dice “Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame” (Mt 16:24). El dedicarnos a alguien implica un costo, un sacrificio, eso es tomar nuestra cruz.


Por ello necesitamos enseñar acerca de ello. El discipulado cristiano de los miembros de la iglesia debe mostrar claramente esa entrega. El compromiso es esencial para que podamos crecer y madurar (Ro 12:1-2) y para el ministerio de todos los creyentes (2 Tm 2:20-21). Un ejemplo de personas entregadas a Dios en el Antiguo Testamente eran los nazareos. La palabra nazareno significa “apartado” (heb. Nazar). Era una persona apartada y dedicada al Señor mediante un voto voluntario y está debía expresarse en renunciamiento (Nm 6:3,4), manifestación visible (Nm 6:5) y pureza personal (Nm 6:6-8). Así de la misma manera debemos consagrarnos para el Señor. Debemos como cristianos abstenernos de muchas cosas así como la hacían los nazareos; debemos mostrar también el testimonio en forma visible con nuestra apariencia física y nuestras acciones deben de ser consecuentes con la entrega que hemos expresado a Dios.
En el mundo postmoderno el testimonio es esencial. Así que primariamente debemos como líderes mostrar a los otros que nosotros estamos comprometidos. En segundo lugar, debemos mostrar con ejemplos de la historia bíblica y cristiana lo que es el compromiso. Los grandes héroes de la fe son los mejores ejemplos de personas consagradas al Señor. Aunque no hay que dejar de lado a grandes hombres que Dios ha utilizado a través de la historia antigua, medieval, moderna y contemporánea. Ellos también nos pueden servir de inspiración. En tercer lugar, no dejemos de mostrar los principios que nos hablan de compromiso y entrega que se nos presentan en la Escritura. Mostremos que la fe cristiana es una fe que vale la pena vivir porque es una fe por la cual vale la pena morir.
Conclusión

¡Por sus frutos los conoceréis! - ¿Cuando fue la última vez que en cumplimiento de la gran comisión fue donde alguien a presentarle el evangelio de Jesucristo?, ¿Está muy ocupado en la obra del Señor? - ¿Cuánto en el Señor de la obra?; la Iglesia no debe de salir a evangelizar, debe evangelizar cuando sale. Algunos cantamos el conocido canto de Marcos Witt que dice "Heme Aquí, yo iré Señor..."; cuando en realidad queremos decir "Heme Aquí, el irá Señor". Usted como líder es el primero que debe preguntarse ¿Realmente, quiero evangelizar? ¿siento amor por los perdidos? ¿quiero pagar el costo del discipulado? Después de ello rete a aquellos que están bajo su campo de acción a hacerlo.


El tiempo es limitado; "Ciertamente vengo en breve" Apocalipsis 22:20. No tenemos todo el tiempo del mundo para predicar el evangelio, Jesús viene pronto y nuestro prójimo inmediato - familiares, amigos, vecinos y compañeros que no conocen a Cristo - no siempre vivirán.
Esforcémonos por regresar al valioso principio de la evangelización personal; incomodemos al mundo por causa del evangelio; empujemos las tinieblas a causa de nuestra luz. Para extenderlo fuimos investidos del poder del Espíritu Santo, hagamos la obra, cumplamos la Gran Comisión.
Los apóstoles y profetas no eran personas estudiadas, eran simplemente personas entregadas a Dios. Dios lo que está esperando es que nosotros digamos "Heme Aquí, yo iré". Dios está buscando gente que le sirva. Usted tiene el poder del El Espíritu Santo quién convence al mundo de pecado y da la fuerza para vencer. Lucha, pelea, trabaja, pues Cristo viene pronto y su galardón con El.
Preguntas Capítulo 1

  1. Defina con sus propias palabras el principio del individualismo en la postmodernidad.

  2. Defina con sus propias palabras el principio del facilismo.

  3. ¿Qué es la iglesia "light"?

  4. Hay evidencias de individualismo en su propia iglesia. Explique.

  5. Defina lo que es el caínismo.

  6. Explique cómo podemos ser una iglesia que va contra la corriente.

  7. Explique algunas maneras como podemos sensibilizar a la iglesia frente al dolor ajeno.

  8. ¿Qué es la misión integral?

  9. Explique ¿Qué es el compromiso cristiano?

  10. Según el autor ¿Cuáles tres elementos debemos mostrar a la iglesia al enseñar acerca del compromiso cristiano?

Capítulo 2:

El Segundo Reto de la Postmodernidad

Readaptando nuestro mensaje: Barreras
Objetivos

  1. Mostrar las diversas barreras que podemos enfrentar al presentar el mensaje en el mundo postmoderno.

  2. Tener en cuenta algunas recomendaciones para superar las barreras antes mencionadas.


Hay que readaptar el mensaje a la cultura

El segundo reto que nos presenta la postmodernidad cuando hablamos de evangelismo es la readecuación del mensaje a la cultura. Debemos entregar el mensaje mediante un proceso de contextualización a la cultura que nos enfrentamos. No podemos seguir pensando en evangelizar a la manera del pensamiento moderno al enfrentarnos a las mentes postmodernas. Nos enfrentamos a verdaderas barreras culturales al tratar de predicar el mensaje de Jesús en el contexto postmoderno.


La presente cultura nos ofrece sus propias características que le distinguen de otros momentos históricos y nuevamente el Evangelio debe enfrentar nuevos obstáculos, aprovechar los puentes de comunicación y definir estrategias para que el mensaje transformador de Jesucristo llegue hasta lo último de la tierra. Así de esta manera empezaremos analizando los obstáculos con los que nos enfrentamos al comunicar las buenas nuevas al individuo postmoderno.
Primer Barrera: Relativismo y subjetividad

El cristiano al igual que otros que se formaron desde la perspectiva moderna le ha dado una primacía de valor a la verdad absoluta. Para los creyentes en Cristo Jesús, Él es el camino la verdad y la vida (Jn 14:6) en forma exclusiva. Sólo Dios Trino es la única Verdad, y él ha reflejado esa Verdad en su Palabra escrita y encarnada (Jn 17:17; Jn 14:6). Nosotros como cristianos nos hemos creado con la idea de que hay valores bíblicos claros que definen que es lo bueno y que es lo malo. Dios nos ha dicho en su Palabra por medio de los mandamientos y principios bíblicos lo que como cristianos se nos permite y no se nos permite hacer. Sabemos que Dios nos pide ser tal y como Él es en sus atributos morales y comunicables. Si el es un Dios bueno el quiere que seamos buenos, no quiere que robemos, mintamos o engañemos porque Él es un Dios que es verdad, no quiere que matemos porque Él es el dador de la Vida, y así en forma sucesiva podemos describir todos los principios bíblicos expresados en los mandamientos.


Por otro parte, el hombre secular de la época moderna veía el absoluto en sí mismo. El humanismo nos indicaba que lo más importante era la dignidad humana. Así, nacieron los derechos humanos y múltiples organizaciones que trataban de luchar contra las costumbres en contra de lo humano. El hombre era su mismo absoluto.
Pero esto se ha resquebrajado en la cosmovisión postmoderna, debido a que estos proclaman que no hay una única verdad. Claro, existe una verdad pero que sea verdad para mí, no quiere decir que sea verdad para ti. La verdad se ha definido en términos de relatividad y subjetividad. “En otras palabras se podría decir, esta es mi verdad; tú puedes tener la tuya. Es verdad para mí. Esto me va. Tú cree lo que quieras, y yo creeré lo que yo quiera”15. “No existe diferencia alguna entre lo que una persona elige creer y lo que es “verdad” para ellos: “Lo que tu crees es tu verdad, yo tengo otra verdad”. Lo importante, por ejemplo en el campo religioso, es buscar una espiritualidad que me funcione. No importa si es una espiritualidad por catalogo o tipo “buffet”. La pregunta es ¿De que tienes hambre? El sabor es más importante que la sustancia”16. En la postmodernidad, la ética y moralidad surgen en función del hedonismo engendrando el relativismo actual donde los actos son buenos o malos en función del placer que generan. La ética se convierte en estética. Todo es relativo, la verdad depende de cada individuo y de lo conveniente que sea para él17. Nadie ve las cosas como son, sino como les parece que las cosas son. Somos como un grupo de niños contemplando las nubes; cada uno ve una figura diferente y no hay manera de decidir cuál de los niños está viendo la figura correcta y cuál no. Como dice Os Guinnes, refiriéndose a la enseñanza postmoderna: “La realidad, por tanto, es solo un estado mental, un ‘espejismo’ del cerebro18.
Por ello se ha perdido la habilidad de diferenciar entre lo bueno y lo malo. La moralidad se rige más por la preferencia individual que por principios bíblicos o cánones sociales. Hoy en día, el homosexualismo, el adulterio, el aborto y otros pecados pueden verse como cosas buenas para los ciudadanos postmodernos. Se habla del homosexualismo y lesbianismo como simplemente una orientación sexual que la persona tiene derecho a escoger. El aborto y la eutanasia se manejan como una opción posible en muchas legislaciones. Y así un sin número de categorías de pecados.
De hecho muchos se preguntan que ha ocurrido con la moralidad. Samuel Escobar nos dice que esto puede observarse a través de “esos vehículos de formación popular: las telenovelas argentinas, brasileñas, mexicanas y venezolanas. Las costumbres, actitudes y diálogos, además de las relaciones de todo tipo que ahora se pintan en ellas, muestran tanto un culto al placer como un relativismo moral abierto. El análisis de contenido de estás historias, las cuales ocupan muchas horas de los telespectadores, muestran evidentemente cómo hoy se presentan escenas que hace diez años atrás hubiesen sido inadmisibles en público”19.
Sencillamente, al no ser la verdad ahora una cuestión absoluta es difícil definir el concepto de pecado. Y sin pecado, no puede haber culpa y mucho menos arrepentimiento. Tradicionalmente, hemos iniciado nuestros encuentros evangelísticos hablando del pecado en el hombre y la necesidad de arrepentimiento; pero que pasa si lo que llamamos pecado no es reconocido como tal para la persona que le comunicamos el mensaje salvador del Evangelio. Esta es nuestra primera barrera al hacer evangelismo. Sigue escribiendo el mismo autor acerca de los medios populares “Ahora los cantautores españoles y mexicanos describen sus adulterios o fornicaciones en forma desinhibida y despojada ya de todo intento de justificación racional y aún de cobertura sentimental20”.
Segunda Barrera: Intolerancia a los absolutos

Salinas nos dice “el rechazo de los absolutos ha llevado al postmodernismo a repudiar cualquier concepto de verdad que pretenda ser universal. Para Focault, por ejemplo, la idea de “verdad” nace de los intereses de los que tienen el poder. Para él hay una relación directa y destructiva entre verdad y poder. La “verdad” sirve como instrumento de apoyo para sistemas represivos, por lo tanto, cualquier “verdad” que pretenda ser absoluta, debe ser erradicada”21.


Así de está manera, al ser humano postmoderno no le gustan las distinciones inflexibles o rígidas sobre ellos u otros. Están en contra de juicios negativos hacia los diferentes estilos de vida u opiniones. Para ellos, todos tenemos derecho a pensar como queramos y nadie debe juzgar al otro por ello. Puede que no estén de acuerdo con ello, pero “respetan” su modo de pensar. La sabiduría popular postmoderna diría “no lo comparto, pero lo respeto”. Ellos lo definen como tolerancia, un valor que hoy en día se proclama con abundancia en el mundo. Esto se expresaría como sigue: ¿Cómo te atreves a juzgar a otro? Creo en la tolerancia. De lo único que soy intolerante es de la intolerancia. Creo en la diversidad de estilos de vida22.
Se enseña la tolerancia aún a los niños en las escuelas. Se le observa como una habilidad social para la buena convivencia; así se les dice que deben ser tolerantes ante las opiniones y comportamientos de los demás. Para estos una persona tolerante se caracteriza por ser comprensiva, abierta y flexible con las ideas, opiniones y posturas que los demás manifiestan, aunque no esté de acuerdo con ellas.
Félix Ortiz en un artículo hablando de los españoles, una realidad no tan distinta a la latinoamericana nos dice “los jóvenes de nuestros días están acostumbrados y han mamado el pluralismo y la diversidad desde siempre. En los centros de enseñanza cada vez es más normal la presencia de chicos y chicas de otras razas, culturas y religiones. Cuando llegan a la secundaria, y aún más en la universidad, no es nada raro para ellos encontrarse con compañeros y compañeras que tiene valores y cosmovisiones de lo más variado y variopinto. Tener amigos homosexuales, budistas, que creen en las abducciones, que son ateos o que practican activamente la nueva era es algo asumido por nuestros hijos. Es cierto que muchos de ellos no practicarán el estilo de vida de sus amigos y compañeros, pero lo encuentran aceptable y válido para ellos y, por tanto, lo toleran y respetan”23.
Es cierto hay que ser tolerante con las diferencias entre personas. La Palabra nos habla de no hacer acepción de personas (Stgo 2:1). Jamás, un cristiano va a estar de acuerdo con ideas racistas, xenófobas, homofóbicas24, así como cualquier tipo de marginación. Pero tampoco por ello, tiene que pasar por alto ideas y conceptos que están contrarias a las Sagradas Escrituras.
Lo único que no toleran los postmodernos es los absolutos que para ellos es traducido como “intolerancia”. “Hasta hace poco, tolerancia significaba que uno aceptaba que otra persona tuviera conceptos distintos a los de uno y que uno no procuraba perjudicar a la otra persona por sus conceptos diferentes. El antónimo de tolerancia era persecución – pretender hacerle daño a la persona por sus opiniones. Esto no es el sentido hoy en día. Ahora es intolerante la persona que piensa que sus ideas y opiniones son verdad.
No es posible creer que las convicciones de uno son correctas y ser tolerante a la vez”25. Cuando más bien, “la amplitud de criterio es la posición más estrecha de todas porque elimina la consideración del punto de vista absoluto”26. Por ello a los creyentes se nos observa muchas veces como intolerantes y estrechos de pensamiento. Recuerdo que una vez un conocido no creyente me dijo “lo que me molesta de los evangélicos es que ellos creen que sólo ellos tienen la razón”. Está es la forma en que nos perciben los postmodernos, este es nuestro segundo obstáculo.
Los posmodernistas tienden a tomar como verdad lo que sus coetáneos o su comunidad creen. Si el grupo al que pertenecen sostiene una fuerte estructura de valores, ellos tenderán a mantenerlos también27. Así, si el mayor valor cultural de los postmodernos es la tolerancia a los estilos de vida, religiones y formas de conducta; ellos lo tomarán para sí.
Tercer Barrera: La Comunicación

La tercera barrera son las divergencias en el modo de comunicación. Los cristianos nacidos en la época moderna tenemos en alta estima el conocimiento y el razonamiento. El postmoderno en su lugar tiene en alta estima el sentimiento. Para el modernista lo contrario al conocimiento es ignorancia. Pero en la posmodernidad este mismo concepto es ruido distorsionado. Los posmodernistas tienen tanta dificultad entendiendo ideas formuladas fuera de sus paradigmas como cualquier otra cosmovisión. Al comunicar con los posmodernistas en paradigmas modernistas, nos arriesgamos a que clasifiquen nuestras ideas como algo sin valor (ruido distorsionado). En este momento, ésta es la barrera principal que encontramos al predicar el evangelio a los posmodernistas. Tendemos a comenzar en los puntos equivocados, y presentar nuestra verdad de manera equivocada. Por lo tanto nos apagan como se apaga un ruido distorsionado, al igual que uno cambia la sintonía de la radio para eliminar la distorsión28. Son cosmovisiones diferentes por tanto al comunicar el Evangelio desde el paradigma modernista a los postmodernistas, nos arriesgamos a que clasifiquen nuestro mensaje como algo sin valor y nos apagarían. Nos estamos enfrentando a verdaderas barreras culturales y necesitamos ser verdaderos predicadores transculturales.

Por otro lado, nos hemos acostumbrado a transmitir el mensaje de las maneras equivocadas. En una de ellas utilizamos el modelo de la educación bancaria enfocándonos solamente en la transferencia de información. En este lo importante es la transmisión de información que considera a la evangelización como un camino de una sola dirección a través del cual se comunica a los oyentes ciertos hechos que necesitan conocer. En este caso, cuando la información es presentada en forma adecuada, puede esperarse que se obtenga una adecuada decisión. La relación entre el evangelizador y el “candidato” es similar a la de maestro-alumno, por cuanto existe el objetivo de comunicar cierta información en forma correcta. Por lo tanto, el fondo de la cuestión es: “¿Cuántas personas escucharon el mensaje?”29. El otro modo es llamado por Carlos Arn “monólogo manipulativo”. En este método se concentra la atención en la apelación emocional o se utiliza una serie de preguntas cuidadosamente preparadas. La relación entre el creyente y el no creyente se aproximaría a la de vendedor-cliente, donde el objetivo que se persigue es lograr la colocación del producto. En esta situación, lo que más importa es: “ ¿Cuántas personas dijeron sí?”30.
Ambas son maneras equivocadas de presentar el mensaje de Cristo ya que en ninguna de las dos estamos partiendo de las verdadera necesidad que tienen las personas de conocer al Salvador. Ellos necesitan la relación maestro-discípulo que se encarna en las Escrituras a través de Jesucristo, una relación más de amistad que parte de la compasión genuina ante las necesidades reales de las personas.
Cuarta Barrera: Renuencia a la religión institucionalizada

El postmoderno no confía en la religión institucionalizada. Está ha caído así como todo el ideal del proyecto moderno. Tanto el catolicismo como el protestantismo se ven como viejos modelos que nunca llegaron a ser lo que proclamaron. Y más bien se señalan los delitos de muchos pastores y sacerdotes por parte de los medios de comunicación.


Son muchos los errores que se le señalan a la iglesia cristiana: las divisiones de la iglesia, la inquisición (no sola la católica española, sino la protestante, pensemos en la quema de personas acusadas por brujería en Salem), el surgimiento de las denominaciones negras en Estados Unidos simplemente a causa del la esclavitud y el racismo, las guerras santas – tanto las cruzadas del medievo como las actuales según el “destino manifiesto” de los Estados Unidos. El cristianismo se ve como una religión que no es consistente entre la proclamación de sus ideas de amor al prójimo y sus acciones a lo largo de la historia31.
Algunas recomendaciones para enfrentar estás barreras
1. Corregir la idea de que evangelizar es predicar el Evangelio

El hombre occidental postmoderno puede que no reconozca algunos comportamientos como pecado y que piense que están bien. Pero, siempre va ver cosas que moralmente verá como malas. Todas las personas occidentales reconocen el término pecado y van a reconocer que hay cosas que hacen mal, y que conocen que les han traído problemas personales y familiares a sus vidas. Esto es parte de la imagen que Dios que hay en cada uno de nosotros, todos tenemos una conciencia que nos dice que hay cosas que están mal y otras que están bien. Muchas veces nuestra conciencia está cegada o deteriorada pero ahí está. Sea que nuestra conciencia sea correcta32 o errónea33 tenemos una conciencia.


El hombre postmoderno va a entender la necesidad de Cristo de morir por sus pecados aunque no los reconozca todos en el momento de tomar una decisión por el Señor. El no tiene que estar consciente de todos sus pecados para poder tomar una decisión por el Salvador. Dios a su tiempo le mostrará por medio del Espíritu Santo y con un consecuente discipulado verdadero nuevas áreas que deberá someter a Jesucristo. Realmente, así es con todos nosotros, poco a poco, el Espíritu Santo nos santifica en medida que nos acercamos a Dios y nos entregamos a Él.
R
egresando a nuestro punto de arranque, recordemos evangelizar no es predicar el Evangelio sino hacer discípulos (Mt. 28:19-20). Podemos presentar el mensaje y que la persona se entregue a Cristo, pero ahí no acaba nuestro trabajo – debemos hacer discípulos de Jesucristo. Y así, el seguimiento y discipulado es parte de nuestro compromiso al hacer incursiones evangelísticas.

2. No mostrar hostilidad (“intolerancia”) inicial a otras expresiones religiosas, estilos de vida o moralidades.

En el momento de presentar el mensaje de salvación no es momento de juzgar otros estilos de vida o expresiones religiosas. Puede que la persona postmoderna no las comparta de todas maneras, pero el defiende el derecho de todos de pensar como quieran. Sea que la persona este en el error de tener un estilo de vida incorrecto o tenga el error de creer que ciertos estilos de vida deben ser respetados estos pueden ser tratados en el proceso de discipulado posterior que debería tener esa persona.

Es importante aclarar que esta posición es solamente “inicial” para así presentar un mensaje sensible a la cosmovisión postmoderna. En ningún momento queremos decir que estos temas deban ser evitados del todo, sino sólo temporalmente para así presentar el mensaje de salvación. En todo caso es nuestra responsabilidad dar un seguimiento adecuado posterior para que estos individuos entiendan los problemas que pueden tener ciertos estilos de vida y expresiones religiosas.
3. Usar comunicación con puentes

Debemos comunicar el Evangelio estableciendo puentes entre la verdad bíblica y el postmodernismo. No entre el modernismo y el postmodernismo. Digo esto porque algunos hemos casado el modernismo con el cristianismo. Hemos fusionado de tal manera al modernismo y al cristianismo de tal manera que los vemos como uno mismo. Nos hemos mimetizado, y podemos caer en el error de muchos misioneros occidentales que además de llevar el Evangelio a pueblos con culturas distintas llevaron a su vez las costumbres occidentales, cómo si todo fuera parte del mismo paquete.


Se trata de buscar puentes entre la cultura postmoderna y el Evangelio para que el Señor sea proclamado. No eliminando la propia cultura, sino respetando aquello que no vaya en contra del Evangelio y transformando aquellos valores que van en contra de los valores del Reino de los Cielos.
El Señor mismo se hizo se encarnó tomando la forma de hombre, a través de su Hijo (Fil 2:5-8). El estableció un puente con nosotros. Se hizo hombre para poder comunicarse con los hombres. Este es el principio encarnacional misionológico que nos muestran las Escrituras. Aprovechemos los diversos puentes que nos brinda la postmodernidad para comunicar el Evangelio a todos los hombres.
Conclusión

Como en cualquier otro momento de la historia el comunicar la cosmovisión cristiana y bíblica a otra cosmovisión no ha sido tarea fácil. Sino más bien presenta obstáculos que son difícilmente franqueables. Es necesario poder hacer una debida inmersión en la cultura postmoderna para poder comunicar el mensaje y traspasar las barreras culturales en esta nueva forma de ver el mundo. Afrontemos el reto que como cristianos nos presenta este nuevo paradigma.



Preguntas Capítulo 2

  1. ¿Cual es el segundo reto que nos presenta la postmodernidad cuando hablamos de evangelismo?

  2. ¿Porque dice el autor que el modernismo era una época de verdades absolutas?

  3. ¿Qué proclama la postmodernidad sobre la verdad?

  4. ¿Cómo afecta el concepto de pecado la posición de la postmodernidad acerca de la verdad?

  5. ¿Cuál es la segunda barrera al evangelismo que nos presenta la postmodernidad?

  6. Describa la tercer barrera al evangelismo.

  7. ¿Por qué la gente postmoderna no confía en la religión institucionalizada?

  8. Para el autor ¿Qué es realmente evangelizar?

  9. ¿Qué recomienda el autor con respecto a las expresiones religiosas, estilos de vida y moralidades?

  10. ¿Qué critica el autor a la hora de establecer puentes con la cultura postmoderna?

Capítulo 3:

El Segundo Reto de la Postmodernidad

Readaptando nuestro mensaje: Puentes
Objetivo

Identificar los diversos puentes que podemos utilizar para comunicar el mensaje del Evangelio al ciudadano postmoderno.


La Necesidad de establecer puentes

Es necesario establecer puentes o plataformas con el mundo postmoderno para poder predicar y llevar el Evangelio y la Palabra en forma más eficiente. Dios mismo construyó un puente con el ser humano al enviar al encarnarse en ser humano por medio de Jesucristo y poder ser como nosotros (Fil 2:5-8). Cristianos de todas las épocas se han preguntado como presentar el mensaje contextualizado a las nuevas culturas que tienen por delante. El mismo apóstol Pablo en su momento utilizo un “altar al Dios no conocido” cuando se encontraba en Atenas como plataforma para presentar el mensaje a los griegos (Hch. 17:23) y nos dice: “Por lo cual, siendo libre de todos, me he hecho siervo de todos para ganar a mayor número. Me he hecho a los judíos como judío, para ganar a los judíos; a los que están sujetos a la ley (aunque yo no esté sujeto a la ley) como sujeto a la ley, para ganar a los que están sujetos a la ley; a los que están sin ley, como si yo estuviera sin ley (no estando yo sin ley de Dios, sino bajo la ley de Cristo), para ganar a los que están sin ley. Me he hecho débil a los débiles, para ganar a los débiles; a todos me he hecho de todo, para que de todos modos salve a algunos. Y esto hago por causa del evangelio, para hacerme partícipe de él” (1 Co 9:19-23).


Somos llamados a ser pontífices, una palabra que muchas veces identificamos como un título dado por el catolicismo romano a su obispo en Roma. Está en su sentido original viene del latín “póntifex”, formado por pons (puente) y fácere (hacer); y significa “hacer puente”. Cristo es nuestro pontífice, el puente entre Dios y el hombre, por el, Dios llega a nosotros y nosotros podemos llegar a Dios. De igual manera nosotros como seguidores de Cristo somos enviados a construir puentes entre Dios y los no creyentes para la propagación del evangelio.
Al hablar de comunicación transcultural se recomienda a los obreros adoptar provisoriamente la cosmovisión de los oyentes no cristianos; luego, mediante un análisis de su mensaje a la luz del punto de vista de aquellos, puedan adaptarlo, formulándolo de tal modo que tenga sentido para ellos34.

Hay que recordar que el cristianismo bíblico en sí mismo es una cosmovisión, pero una cosmovisión que se puede expresar en todas las épocas y culturas mediante el proceso de contextualización. “El cristianismo bíblico está ahora en el proceso de aprender a expresarse en el nuevo mundo posmoderno. El cristianismo tuvo muchísimo éxito en la cosmovisión antigua al extenderse rápidamente por el mundo greco-romano. Se expresó muy bien en el Renacimiento a través del Protestantismo y en la Ilustración con el Evangelicalismo Moderno. Ahora la cosmovisión a nuestro alrededor ha cambiado y el cristianismo bíblico se encuentra otra vez en la necesidad de desarrollar nuevas formas para expresarse dentro de la cultura sin perder sus verdades fundamentales”35.


A continuación analizaremos algunos elementos que nos pueden servir de puentes con los individuos postmodernos.
Primer Puente: Sensibilidad Espiritual

El hombre postmoderno a pesar de que tiene renuencia a la religión institucionalizada debido a su desconfianza a la misma, si gusta de la espiritualidad. Es interesante notar como se escuchan comentarios en las personas afirmando “Soy espiritual, pero no religioso”; dando a entender que busca una experiencia espiritual pero no a través de una religión, sino por sus propios medios. Es decir, es una espiritualidad dirigida en sus propios términos - subjetiva e individual. En la cual la religión ya no se presenta como una herencia recibida de nuestros antecesores ni de las tradiciones institucionalizadas, sino como resultado de una búsqueda, de un encuentro de una elaboración personal36. Así escuchamos a muchos decir “Dios existe porque yo lo he sentido, le he hablado y el me ha escuchado”. Ya no es una verdad fundada en un objeto de fe como les Jesucristo, sino fundada en la mera experiencia subjetiva del individuo. Es una espiritualidad que se expresa en términos emocionales, donde lo que vale es la experiencia mística de la persona y no queda lugar para la razón.


Mary habla de que la posmodernidad es una sociedad de autorreferencia y explica “Cuando las instituciones pierden su autoridad, el sentido de ésta puede ser alojado ahora en la persona, haciendo al individuo el árbitro principal de toda verdad. El auge del individualismo que empezó en la década del ‘60 y ha sido alimentado desde entonces por la propaganda de la publicidad, rechaza la sabiduría y cualquier autoridad fuera del yo mismo”37. Así, de esta manera la única referencia que tiene la persona es el sí mismo; no tiene referentes externos. Así, el ser humano tiene una espiritualidad cuya única referencia es la propia vivencia subjetiva.
Así en esta búsqueda de espiritualidad que es parte esencial de la naturaleza humana - ya que el ser hechos seres religiosos es parte de la imagen de Dios que Él ha puesto en nosotros - el ser humano postmoderno busca llenar ese vacío con un sin número de creencias. Como bien señala José María Martínez: “La cultura moderna ha producido un gran vacío espiritual y este vacío no siempre queda vacante; a menudo es ocupado por las creencias más irracionales”38. Mientras que el gran problema de la modernidad eran la cantidad de ateos que precisaban no creer en Dios, el problema de la postmodernidad es que ahora se cree en cualquier cosa. Conviven en forma armoniosa e incluso sincrética (sin importar que sean contradictorias o no) un abanico de creencias diversas. Horóscopos, astrología, cartomancia, videncia, ciencias ocultas, satanismo, parapsicología, meditación trascendental, prácticas budistas, hinduistas, extraterrestres, culto al cuerpo, a los artistas, ecología, islamismo, sectas, etc. son ejemplos de la búsqueda de espiritualidad de los individuos postmodernos. Joel Ching nos dice acerca de ello “El problema no es si nuestro pueblo creerá o no, sino en que creerá. La modernidad es un estado de incertidumbre acerca de los dioses, pero la postmodernidad es el regreso triunfal de los dioses, mitologías y religiones precristianas, en cada región adquieren una coloración especial. En nuestra América se vuelven a los cultos precolombinos. De las religiones precristianas y sus mitologías pasamos a la magia, el ocultismo y el aumento de las sectas satánicas, como dijo el pensador Humberto Eco: "Cuando los hombres dejan de creer en Dios, no es que no crean en nada, creen en cualquier cosa". Esta religiosidad salvaje, el cardenal Lehmann ha definido "teoplasma", especie de plasticina religiosa a partir de la cual cada uno fabrica sus dioses a su propio gusto, adaptándose a las necesidades propias.”39. Escobar nos dice “Hay una verdadera explosión de lo religioso, y se ha ido imponiendo un pluralismo religioso notable. Junto a las iglesias cristianas proliferan los cultos afrocaribeños, el espiritismo brasileño, los cultos de origen asiático como el Mahikari, la religión Bahai, y así por estilo. En el umbral del nuevo siglo de la religiosidad está presente en formas nuevas pero explícitas como nunca antes”40.

Han salido cultos oficiales tan absurdos como la Iglesia maradoniana que rinde culto al astro del fútbol argentino Diego Armando Maradona y personas que dicen profesar la misma religión que los caballeros jedis de la Guerra de las Galaxias.


Las librerías tienen entre sus libros más vendidos aquellos que hablan de meditación, oración, ángeles y cuestiones espirituales mucho más que aquellos que hablan de sexo o autoayuda. Más de 665.000 documentos en la Red, grandes o pequeños, tienen algo que ver con el fenómeno religioso41.
Así notamos la inquietud espiritual de los postmodernistas. Y es precisamente en medio de está búsqueda de espiritualidad subjetiva que el mensaje del Evangelio puede penetrar. Ellos buscan una fe experimental, personal y práctica. Están buscando su propia espiritualidad personal. Consecuentemente vemos este crecimiento de las religiones orientales en las sociedades occidentales. El pensamiento de la Nueva Era, por ejemplo, está siendo cada vez, más popular. Debemos pensar en la Nueva Era como una expresión posmodernista de la espiritualidad porque es experimental, personal y del punto de vista de los practicantes, práctica. 42.
Ahora estos tres elementos no sólo están contenidos en la Nueva Era sino que se pueden encontrar de mejor manera en nuestra fe cristiana. En primer lugar, el cristianismo es una fe experimental, tenemos un Dios real que está vivo, que busca a sus hijos y quiere tener comunión con ellos. Podemos tener una experiencia día a día con Jesús y tener contacto con él por medio de la oración y el estudio bíblico. En segundo lugar, el cristianismo es una fe personal, podemos tener una relación personal con Jesucristo, aunque la iglesia está formada por todos los fieles, Dios nos llama personalmente a cada uno, Jesús ha muerto por nuestros pecados en forma personal y nos llama a ejercer un sacerdocio personal de nuestras vidas. El está interesado en cada detalle de nuestras vidas y quiere involucrarse en los detalles más íntimos y pequeños de nuestra vida. Este es un mensaje muy positivo para un posmodernista si se lo podemos comunicar en su lenguaje cultural. En tercer lugar, el cristianismo es una fe práctica. En la Palabra de Dios no solamente hay doctrina hay respuestas reales y prácticas para los todos los problemas del ser humano. La Biblia es el mejor manual de consejería y supera a todos los escritos de psicología que han sido escritos. Los cristianos tenemos un Dios que se interesa por el ser humano, suple cada necesidad y siempre cuida de nosotros.
Segundo Puente: Respuestas a las Necesidades Sociales

Para los postmodernistas el cristianismo no funcionó porque quedó solamente en ideales. Estos la perciben como una religión muy bonita con el gran problema que nadie la practica. “Si fuéramos a hablar con un posmodernista sobre los problemas sociopolíticos que causan el hambre en el mundo, lo apagarían como ruido distorsionado. Sin embargo, si fuéramos a enviar comida y ropa a las víctimas de una inundación nos respetarían por tener una conciencia social”43. Están cansados de los discursos cansados y quieren acción. No quieren teoría quieren ver práctica. “Ellos, no sólo necesitan argumentaciones, necesitan ver el evangelio actuando y encarnado en una comunidad real que vive y practica lo que proclama, y actúa de ese modo como una estructura de plausibilidad a sus ojos”44. Ellos quieren ver una iglesia que viva la misión integral, que acompañe su mensaje con un compromiso real con la sociedad manifestado en proyección social. Ellos quieren ver una fe que refleje acción que resuelve problemas concretos. Para ellos esto es una luz espiritual, para nosotros sencillamente testimonio cristiano.


El éxito y el impacto de la iglesia primitiva consistieron en que la comunidad de los creyentes proporcionaba total credibilidad y plausibilidad al mensaje que predicaban. Un inconverso podía acercarse a sus reuniones y comprobar que el perdón, la humildad, la generosidad, el servicio, el amor, la solidaridad, la simplicidad de vida, la preocupación de los unos por los otros era una realidad. Podían comprobar que judíos y gentiles, ricos y pobres, esclavos y amos, opresores y oprimidos, hombres y mujeres podían convivir como hermanos gracias al amor de Jesucristo. La iglesia fue la apologética del siglo I45.
Tercer Puente: Una mejor vida

Todos los seres humanos buscamos mejoras en la calidad de vida. Pero esto no es solamente cierto en el terreno de lo material sino también en el ámbito espiritual. Por supuesto, los postmodernos aprecian la tecnología y la cultura de consumo, buscan mejorar sus vidas con DVD’s, telefonía celular, televisores pantalla plana, equipos de sonido, consolas de juegos de video y cuanto aparato nuevo crea necesidades ficticias.


Esto ha llevado a la cultura del consumismo. El hombre busca consumir para llenar ciertas necesidades muchas veces creadas por los mismos medios televisivos. El hombre posmoderno busca la felicidad basada en el hedonismo y, por consiguiente en el consumismo. El ser humano posmoderno es alguien lleno de la necesidad compulsiva de consumir, que busca productos cada vez más estimulantes, impactantes, nuevos y refinados46.
El ansia de "tener cosas", de "poseer cosas" ha llegado a ser más importante que "ser persona". Es necesario adquirir bienes materiales por encima de todas las cosas. La mayoría de estos considerados "necesarios" solamente debido la publicidad comercial, que crea nuevas necesidades la mayoría ficticias. La cambiante moda hace que cada vez se deseen más cosas y que continuamente haya que cambiarlas. Se ha creado una patología de la infelicidad debido a que siempre los hombres "quieren algo mejor, más caro, otra cosa. Nada les parece bien, y no hay forma de que se vayan contentos"47.
La publicidad por lo general va enfocado especialmente a los adolescentes y su necesidad de pertenencia, lo que ha hecho que estos sean el principal mercado meta de la sociedad de consumo. "Se brinda la felicidad en las ofertas de productos de limpieza, de perfumería; en medicamentos, en alimentos, en aparatos electrodomésticos, en pólizas de seguros. Así lo afirma la propaganda comercial por la boca y figura de unas fotomodelos radiantes de felicidad"48.
Pero todos sabemos que lo que realmente quieren es ser felices. Ellos buscan algo más. Quieren paz, gozo, amor... quieren tener vidas satisfactorias y con sentido. Pues esto es lo que ofrece Jesús, una vida con sentido, no exenta de problemas, pero si con su compañía y la del Espíritu Santo que produce en nosotros la paz, el gozo y el amor que el mundo no da y sólo El puede brindar a nuestras vidas.
Cuarto Punto: Buscan guías espirituales

Los hombres postmodernos buscan personas que los guíen en su espiritualidad. Estos pueden ser gurúes hindúes, ancianos mormones, líderes carismáticos de nuevas sectas, u otro tipo de maestro espiritual. Pero precisamente eso somos los cristianos hemos sido llamados a hacer discípulos, y ¿quienes hacen discípulos? La respuesta es: los maestros. Al hacer discípulos estamos poniéndonos en posición de maestros. Claro, al mismo tiempo nosotros somos discípulos del Maestro, pero por otro lado, al seguirle a Él estamos asumiendo el reto de hacer discípulos y ser guías para otros. El discipulado implica maestros y estudiantes. El maestro enseña a otros a ser maestros. El discípulo es alguien que sigue un maestro. “Su concepto de guía espiritual no es alguien que le diga donde está el camino, sino alguien que puede decir: - Conozco el camino. Me encanta el camino. Estoy en él. Ven conmigo. - Aun más tienen que intuir que en realidad estamos en un camino espiritual y que ése camino puede ser bueno y práctico para ellos”49. El creyente es un guía que muestra que Jesús es el camino, y le lleva por él acompañándole. No podemos sólo señalarles el camino hay que acompañarles en él.


Conclusión

“Cómo tu me enviaste al mundo, así yo los he enviado al mundo” (Juan 17:18). Estás son palabras de Jesús cuando El se prepara para su muerte; nuestro Señor toma su tiempo y ora al Padre por sus discípulos proclamando la verdad de que la manera como el Padre le envío es la manera en que el ha enviado a los discípulos a cumplir la Gran Comisión. El Padre envío a Jesús utilizando el mejor puente “el hacerse un hombre”; el uso el modelo encarnacional; así de esta manera Jesús nos envía a utilizar los puentes que tenemos con los individuos postmodernos y comunicar el mensaje del Evangelio que trasciende el espacio y el tiempo; y todas las culturas de este mundo. Seamos fieles a la Gran Comisión – que todos los pueblos y culturas lleguen a conocerle.



Preguntas Capítulo 3


  1. ¿Como es la espiritualidad que gusta el hombre postmoderno?

  2. ¿Cómo busca llenar el postmoderno su vacío espiritual?

  3. ¿Por qué decimos que el cristianismo es una fe experimental?

  4. ¿Por qué decimos que el cristianismo es una fe personal?

  5. ¿Por qué decimos que el cristianismo es una fe práctica?

  6. ¿Cuál es el segundo puente que podemos utilizar con los postmodernos?

  7. ¿Cuál es el tercer puente que podemos utilizar con los postmodernos?

  8. ¿Cuál es el cuarto puente que podemos utilizar con los postmodernos?

  9. ¿Quiénes podrían ser estos guías espirituales que necesitan los postmodernos?

  10. ¿Cuál es la función del maestro con respecto al discípulo?

Capítulo 4:

El Segundo Reto de la Postmodernidad

Readaptando nuestro mensaje: Estrategias
Objetivo

Conocer diversas estrategias que pueden ser utilizadas al comunicar el Evangelio en la era postmoderna.


Introducción

Hoy en día existen centenares de métodos para comunicar el evangelio tanto en forma personal como masiva. Entre los más conocidos métodos de evangelización personal se encuentran: “evangelismo explosivo”, “el camino romano”, “las cuatro leyes espirituales”, “el libro sin palabras” (un método para evangelizar niños) – métodos que Dios ha utilizado para llevar el Evangelio persona a persona. En la evangelización masiva además de las clásicas campañas o cruzadas evangelísticas de predicación, hoy en día se utilizan métodos como el teatro, el mimo, eventos deportivos, cantos, coreografías, títeres, payasos, la proyección de películas en iglesias y lugares públicos, etc. Otra forma de evangelización es la que va por medios escritos como los conocidos tratados en incluso páginas en Internet. Todos métodos excelentes para comunicar el mensaje a las personas. En lo personal no creo que haya un método mejor que otro, ni creo que haya un método que se preste mejor para evangelizar dentro de la cultura postmoderna. Pero como hemos dicho en los capítulos anteriores hay que readaptar nuestro mensaje a la cultura, tomando en cuenta las barreras, aprovechando los puentes de comunicación y redefiniendo estrategias. Precisamente en este capítulo hablaremos de las estrategias. Considerando que un cambio de estrategia no es un cambio de método, sino un cambio en la forma de presentar el mensaje. A continuación se sugieren algunas estrategias al presentar el plan de salvación en la era postmoderna.




Hablar de lo personal que es Jesús en mi vida

Recordemos que el hombre postmoderno es sensible espiritualmente y está buscando llenar el vacío natural que tienen los hombres de conocer a Dios. Ellos quieren encontrase con las fuerzas espirituales en forma personal, esto en jerga cristiana podría traducirse “ellos quieren una relación personal y experimental con Dios”. Claramente, esto es un arma de doble filo; igual que pueden encontrarse con el Jesús Salvador y Señor de todo, podrían ir en la dirección incorrecta y buscar llenar ese deseo con falsos dioses y experiencias místicas ocultas. Esto es una gran responsabilidad para los creyentes. Debemos enfocarlos en que conozcan al Dios Verdadero y tengan un encuentro personal con Él. Muchos se reservarán el derecho de entrar en su mundo espiritual, pero no debemos cruzarnos de brazos sin hacer nada, utilicemos nuestro testimonio personal de lo que Dios está haciendo en nuestras vidas como carnada.


Un posmoderno puede irse si le damos una presentación lógica del evangelio, pero si le damos un testimonio personal puede que nos escuche. Pero los testimonios que más les interesan no son de salvación sino historias de cómo hemos experimentado personalmente a Dios. Podría ser un testimonio de sanidad divina, contestación de oración o la dirección de Dios. Lo importante es que vean como interactúa Dios en la vida del creyente. Los posmodernos quieren tener un encuentro personal con Dios, por eso quieren escuchar cómo otras personas se han encontrado con Dios50.
Así, de esta manera iniciemos hablando de lo personal que es Jesús para nosotros. Todos como creyentes hemos tenido experiencias donde hemos sentido que Dios nos ha hablado de una manera especial. Respondamos ¿Cómo Jesús me ha hablado en la práctica en la vida diaria?. Eso es lo que llamamos testificar – mostrar como Dios ha sido relevante en nuestras vidas. Cómo ha contestado nuestras oraciones cuando estuvimos en necesidad - cómo proveyó alimento cuando más lo necesitábamos, como suplió trabajo, cómo estuvo con nosotros cuando estábamos enfermos, cómo levanto nuestras familias, cómo nos ayudó a tomar una decisión y nos mostró el camino. Al mostrarles como el Señor es relevante para nuestras vidas ellos comprenderán la relevancia que puede tener para las suyas. Debemos hablar de Él tal y como es. Un Dios personal que nos habla en todo momento y en forma práctica.
Debemos hablar de Jesús y de Dios con los no creyentes así como lo hacemos con los creyentes de una forma natural. Es cierto, Pablo nos dice que para muchos el Evangelio es locura (1 Co 1:18), y que los no espirituales no pueden discernir las cosas espirituales (1 Co 2:14); pero el postmoderno se ha acostumbrado tanto al lenguaje religioso que incluso le resulta familiar. Cómo les será extraño oír acerca de un Dios que responde las oraciones de los justos si están acostumbrados a escuchar acerca de médiums, karmas, mantras, auras, cartas astrales y un sin números de palabras de la actual jerga religiosa pluralista y sincrética.
Mostremos a los no creyentes como Jesús nos ayuda en forma práctica. ¿Cómo ha influido en mi profesión u oficio? ¿Cómo nos ayuda cuando estamos tristes, cansados, frustrados, etc.? ¿Cómo ayuda o ayudó Jesús al escoger mi pareja?. Sí, podemos mostrarnos “espirituales”. En la modernidad el cristiano evitaba eso. El modernista observaba el misticismo con escepticismo, pero al postmodernista le atrae. Cuando un familiar, amigo, profesor, compañero de escuela, universidad o trabajo no creyente este enfermo o este pasando por una necesidad aprovechemos la oportunidad y oremos por él estando el presente. Puede que nuestro conocido no quiera que lo hagamos pero pueda que sí lo desee. Dios puede contestar la oración y el mismo experimentar la relevancia que Dios puede tener en su vida. Retémoslo a probar la respuesta de Jesús a una necesidad inmediata.
Presentemos al Jesús personal

Nuestra tendencia al presentar el mensaje ha sido del modo modernista. Lo presentamos como conocimiento, como un ideal que se debe creer y aceptar como verdad. Incluso muchas veces hemos cometido el error de presentarlo simplemente como una doctrina que debe ser creída. Es más practico presentarlo a nuestros oyentes postmodernos como un ser espiritual que tiene soluciones prácticas para sus vidas. Presentemos a Jesús como él es en realidad – un Dios personal y práctico. El es un Dios personal que quiere tener una relación con nosotros, está es una analogía redentora comprensible para un postmoderno, y puede significar la diferencia entre una recepción hostil o indiferente al Evangelio, y la aceptación del mismo. Salinas nos dice “Nuestra tarea en esta era posmoderna es presentar a una persona: Jesús, más que un sistema lógico de creencias. Debemos presentar a Jesús, en toda su plenitud, para que está generación sea transformada a su imagen. Y debemos hacerlo con compasión, entrando en relaciones significativas con los no cristianos, con un oído que realmente les escuche y con la convicción absoluta de que la palabra revelada es pertinente para cualquier época51”.


Así la mayor solución que nos quiere ofrecer Jesucristo es la de limpiarnos del pecado. Un mal que todos los postmodernos reconocen que existe aunque no todo lo que es pecado lo reconozcan como tal. Los postmodernistas identifican el mal con el pecado y están muy conscientes de sus dañinas consecuencias.
Seguidamente podemos mostrarles que Dios quiere ofrecernos la gracia del perdón de nuestros pecados y quiere tener una relación personal con aquellos que no le conocen. Podemos en este momento hablar del sacrificio personal que hizo Jesús en la cruz precisamente para limpiarnos espiritualmente. Luego, de ello podemos llevarles a recocerle como Señor y Salvador al querer recibir el regalo de tener una relación para siempre con Él. Y así hacer la oración de fe con ellos. Luego de ello hay que hacer un proceso de seguimiento que lleve a la consolidación del mismo mediante el discipulado.
Estos mismos principios pueden manejarse tanto cuando presentamos el evangelio en forma personal como cuando lo hacemos en forma masiva.

Utilicemos evangelismo silencioso

Con esto me refiero al evangelismo que hacemos a partir de nuestro testimonio personal. No necesitamos palabras solamente acciones. Nuestras acciones gritan tan alto que no necesitamos palabras. Nuestra vida puede atestiguar acerca de Cristo reflejando que somos diferentes. Creando en otros la idea de que tenemos algo diferente y es algo que ellos desean tener. Por ello, nuestro testimonio debe ser consistente. Debemos ser de una manera que sea consistente con nuestro discurso, debe haber coherencia entre nuestras acciones y nuestras palabras. Nuestro carácter debe reflejar que tenemos el fruto del Espíritu en nuestras vidas. Nuestra conducta debe ser un testimonio de que seguimos a Jesucristo.


Félix Ortiz da algunas recomendaciones para con los adolescentes que pueden ser traslapadas a todo el contexto postmoderno; él nos dice “Cuando vivimos de una forma coherente –no perfecta- la vida cristiana hacemos que el evangelio sea la VERDAD a los ojos de los adolescentes, damos credibilidad y damos realidad al mensaje. Ya no sirve el argumento, que a menudo hemos dado a los no creyentes, que han mirar al Señor y no mirar a los hombres. Ese es un escapismo fácil de nuestra responsabilidad de proveer credibilidad para el mensaje cristiano. Pone la responsabilidad en el adolescente y nos libera de encarnar y vivir la verdad”52.

Antonio Cruz con respecto a ello indica “También el mundo del matrimonio y la familia cristiana es único y fundamental en la evangelización. Frente a la postmodernidad en la que se viene practicando, de manera alarmante, un auténtico culto al divorcio y a la relación amorosa episódica, la pareja cristiana constituye un testimonio que habla por sí mismo de la realidad de unas relaciones perdurables. Las familias unidas que viven amándose, educando hijos, gestando ilusiones y forjando vidas humanas están dando contenido y vida al Evangelio; están predicando su fe con el ejemplo más real y auténtico”53.


Una imagen vale más que mil palabras, un ejemplo vale más que mil imágenes. Salinas nos dice “Muchos jóvenes sienten atracción por el Jesús de los evangelios, pero rechazan cualquier involucramiento eclesiástico al ver la vida de los que se dicen seguidores de Jesús. Debemos asumir esa crítica, evaluando las muchas formas en las que la iglesia y los creyentes hemos sido obstáculo para que otros se acerquen al el evangelio”54.
Nuestras vidas deben reflejar el verdadero amor ágape del que hablan los evangelios y las epístolas. Este amor incondicional que hemos recibido de Dios debe ser reflejado en nuestras vida diarias expresándolo en las diversas esferas de nuestra vida: familia, amigos, conocidos, creyentes y no creyentes (Lucas 10:27; Efesios 5:12; Filipenses 1:9-11; 1 Timoteo 1:5). Debemos mostrar esa misma compasión que tuvo Jesús por los perdidos – incluyendo los rechazados de su cosmovisión, que en su tiempo fueron los publicanos y prostitutas, hoy en día serían los homosexuales, las prostitutas, la gente con SIDA, y otros grupos marginados por la sociedad.
Nuestras vidas deben reflejar que nuestra ética está basada en los valores del Reino. Nuestra conducta y apariencia debe ser radical. No sólo lo que hacemos sino todo como nos vemos. No seguimos corrientes ni modas. Somos peregrinos y extranjeros en esta tierra, por lo que nuestras costumbres deben reflejar la ciudadanía celestial que portamos. De esta manera nuestro hablar debe ser diferente, nuestra forma de vestir debe ser diferente, nuestra forma de actuar también debe ser distinta. Así como los nazareos los creyentes deben reflejar ese seguimiento voluntario al Señor expresado en renunciamiento, expresión visible y pureza personal (Nm 6:3-8).
Los nazareos se abstenían de comer según la Escritura de todo lo que se hace de la vid esto debido a su voto. De igual manera los creyentes deberían abstenerse de ciertas cuestiones que en su cultura están relacionadas al pecado. En la cultura Latinoamérica estás cosas podrían ser el escuchar ciertos tipos de música, el bailar, el consumir bebidas alcohólicas y otras expresiones que se asocian al pecado. Por otra parte, los nazareos tenían en su cabello una expresión visible de su voto.
De igual forma el creyente debe vestirse de manera decorosa y aún distinta de la cultura en que se encuentra. Podemos distinguir a una persona por su atuendo. En el mundo hispano son conocidas las llamadas “maras” o “pandillas”, las personas que pertenecen a estás normalmente son identificadas por ciertas evidencias físicas como su atuendo y tatuajes. Incluso muchos jóvenes han sido detenidos por la policía en muchas ocasiones porque al vestirse de cierta forma los confunden con los mareros o pandilleros. Así, los creyentes debemos vestirnos mostrando que somos verdaderos embajadores de Jesucristo y no debemos ser confundidos con otros grupos por nuestro atuendo. Es doloroso ver a jovencitas cristianas que las confunden con prostitutas por su vestimenta o ver a jovencitos creyentes que los confunden con “mareros”; esto es un antitestimonio para los no creyentes.
Por otra parte, nuestras acciones deben reflejar una verdadera santidad así como al nazareo se le demandaba pureza personal. Debemos encarnar el mensaje de Jesucristo y no solamente hablarlo desde el púlpito cristiano. Es increíble ver a creyentes evangelizando durante su horario laboral, esto es un antitestimonio porque se está robando el dinero de sus patrones. Por supuesto, es necesario evangelizar a los compañeros de trabajo pero esto se puede hacer durante los descansos u horas de almuerzo.
Utilicemos el evangelismo amistoso o relacional

Tendemos a encerrarnos como evangélicos en nuestra propia burbuja. En el momento que nos entregamos a Cristo empezamos a cortar las relaciones con los no cristianos hasta que al pasar los años cortamos la relación con ellos del todo. Así es muy frecuente que los creyentes solamente tengamos amigos creyentes y ya no tengamos relaciones a las cuáles compartir el Evangelio. Esto es un error porque por medio de la amistad con otros tendremos excelentes oportunidades de ser guías espirituales y discipular a otros. Este es un excelente paradigma evangelizador – la evangelización por medio de las amistades.


Es en medio de la amistad que empieza el discipulado. En el proceso de discipulado le podemos presentar a nuestros amigos a Jesucristo, y le guiamos en su relación con Él y en su crecimiento personal. “Tendemos a pensar que lo primero es el evangelio, luego presentamos al nuevo creyente a la iglesia y al final viene el discipulado por medio de la enseñanza. Cuando el nuevo creyente entre en la iglesia, encontrará nuevos amigos cristianos. Quizás podríamos cambiar el orden de este modelo. Comenzamos con la amistad. La oportunidad de ser guía espiritual sale de la relación de amistad. Es en éste momento que empieza el discipulado. En el proceso del discipulado (o formación espiritual) le presentamos a nuestro amigo a la persona de Jesús. Continuamos guiando a esta persona en su relación con Jesús. en el proceso, a la medida que vemos crecimiento espiritual, presentamos al nuevo discípulo a otros que ya conocen a Jesús y que disfrutan alabando a Jesús juntos. Cuando el discípulo está preparado le presentamos a una experiencia de alabanza colectiva en algún grupo hasta en una iglesia”55.
Según el informe “Iglesia y Postmodernidad” realizado en España, el modelo posmoderno de evangelización comienza con una “relación”. El hombre posmoderno observa la espiritualidad en la vida de alguien en quien confía. Su amigo le invita a explorar la espiritualidad con él. El aprende que la espiritualidad en realidad es una relación personal con Jesucristo. Se le invita a explorar esta relación no sólo individualmente sino también en la comunidad de otros que están buscando y encontrando una relación con Jesús. Al ir descubriendo la espiritualidad en forma del fruto del Espíritu en las vidas de sus amigos, en su amor por él y por los demás y en la belleza de la alabanza corporal, creativa y artística, entonces él decide creer y seguir a Jesús. Mas adelante, continúa explicando que se diferencia del evangelismo moderno en que éste no se considera un acontecimiento de un solo momento, sino que se considera un proceso que transcurre en el tiempo.56.
La evangelización es un esfuerzo por responder a la otra persona en su calidad de individuo y de describir el valor de la fe cristiana en términos de necesidades personales e individuales. En este caso la relación entre el cristiano y el que no lo es, se sitúa en la de amigo-amigo y el objetivo consiste en demostrar una honesta preocupación por el bien del otro57. Salinas nos dice “Son cuatro las piedras fundamentales de la evangelización en está generación: la autenticidad, el cuidado mutuo, la confianza y la transparencia, y cada una de estas se desarrolla en el contexto de relaciones comprometidas con los no creyentes”58.
Una investigación de Operación Mundo mostró que de 75% a 90% recibieron a Jesucristo por la influencia de un familiar o de un amigo. Las relaciones amistosas genuinas, son los puentes naturales por donde viaja el evangelio. Dios nos ha creado a los seres humanos de tal manera que nuestra receptividad responde a estos puentes naturales. Aunque nos aislemos, casi siempre hay una persona que nos entiende, nos escucha, se preocupa por nosotros, y es ahí donde comienza a encarnarse el mensaje. Es esta red de relaciones por donde viaja el mensaje59.
Especialmente entre los latinoamericanos en los cuáles hay cierta cercanía afectiva natural entre familiares y amigos este sistema es esencialmente práctico. Los latinos nos conocemos por nuestra calidez frente a las de otras culturas y está cercanía tiene un potencial evangelizador que deberíamos aprovechar.
Con respecto a esto Cruz nos dice “El campo de relaciones natural de los creyentes es el ámbito en el cual la intercomunicación es más eficaz ya que se apoya en experiencias diarias comunes. Con los compañeros, en el mundo laboral; con los vecinos que comparten escalera; con los colegas o amigos en los estudios y en los ratos de ocio; en todas estás relaciones suele circular un lenguaje común compartido que no necesita explicaciones. Se forma así un ambiente adecuado para expresar las creencias personales porque existe un “nosotros” concreto que da accesibilidad y facilita la comunicación entre unos y otros60.
No dudemos de hablar de nuestra fe a estás personas. Presentémosles al Jesús personal como se ha dicho en apartados anteriores. Otras cosas que podemos hacer es regalarles una Biblia con su nombre grabado, invitarles a la casa a ver una película cristiana, estar orando por ellos, etc. Todas estás son manera de presentar al mensaje a aquellos que son nuestra Jerusalén y nuestra Samaria (Hch 1:8).
Utilizar grupos pequeños para evangelismo “masivo”

En vez de tener una campaña pública como los modernistas, el evangelismo sensible a la posmodernidad suele hacerse en grupos pequeños o con algún tipo de estudio. El esquema general es que a los grupos de personas se les invita a explorar la espiritualidad a través de la persona de Jesucristo en un marco grupal. Se les lleva al estudio organizado de las Escrituras para que vean quién es Jesucristo, qué es lo que ofrece y cómo podemos encontrarle. Se suele hacer en un hogar, aunque se puede hacer en el marco de una iglesia. Se suele asociar con algún refresco o aperitivo. El énfasis es un marco amigable, que no amenaza, ni presenta confrontación, donde las personas pueden investigar juntos sobre Jesús61.


Entre los métodos aplicados a grupos pequeños está el conocido como “el Curso de las Cinco Noches”, en este método se reúnen por cinco noches para hacer un estudio bíblico sobre el plan de salvación. Se tomaría cada noche para presentar uno de los cinco puntos. Al final de la cuarta noche se hace un llamado evangelístico. En las reuniones de estudio se pueden dejar espacio para testimonios y oración, lo que es de suma importancia para ver la plausibilidad del mensaje del Evangelio.
Enfatizar disciplinas espirituales como medios relacionales

Las diversas disciplinas espirituales deben ser tratadas como medios para relacionarnos con Dios. La oración, la meditación de la Palabra, el ayuno y demás disciplinas espirituales cristianas deben presentarse como ejercicios espirituales que nos sirven para acercarnos a Cristo y para alcanzar soluciones prácticas para la propia vida. Muchos de los posmodernistas, creyentes recientes o no-creyentes se identificarían fácilmente con la oración, ya que es una actividad espiritual. Podría ser sabio enfatizar una oración completa que cubra todas las formas de oración. Es decir, en el cristianismo modernista ha habido una tendencia a enfatizar la petición, acción de gracias y confesión, se le ha dado menos importancia a la alabanza y prácticamente se ha ignorado la meditación en el estudio bíblico, la meditación cristiana, oración extasiada, y oración en silencio. Algunos de nuestros hermanos pentecostales han tendido a enfatizar un solo aspecto de la oración extasiada (lenguas) obviando otros aspectos de la misma. En todos los casos nuestra tendencia ha sido hablar mucho más de lo que escuchamos en la oración. Los posmodernistas se sentirían tan atraídos por estos tipos de oración como por la súplica o lenguas62.


Proyectar a la iglesia a enfrentar las necesidades sociales

Como mencionamos en capítulos anteriores el postmoderno está cansado de la teoría y quiere ver práctica. Testifiquemos y demostremos la fe bíblica en acciones mediante la acción social. Que la misión integral sea parte esencial de nuestros esfuerzos evangelísticos. Involucremos a otros en este servicio, está es una forma de que vean el evangelio en acción. El artículo quince del Pacto de Lausana nos dice: “Afirmamos que Dios es a la vez el Creador y el Juez de todos los hombres. Por eso debemos compartir su interés por la justicia y la reconciliación en toda la sociedad humana, y su interés por la liberación de los hombres de toda clase de opresión. Puesto que la humanidad está hecha a imagen de Dios, toda persona, no importa cuál sea su raza, religión, color, cultura, clase social, sexo o edad, tiene una dignidad intrínseca a causa de la cual debe ser respetada y servida, no explotada. Aquí también expresamos penitencia tanto por nuestra negligencia como por haber considerado a veces que la evangelización y la preocupación social se excluyen mutuamente. Si bien la reconciliación can el hombre no es reconciliación con Dios, ni la acción social es evangelización, ni la liberación política es salvación, afirmamos, sin embargo, que tanto la evangelización como el involucramiento sociopolítico forman parte de nuestro deber cristiano. Porque ambos son expresiones necesarias de nuestras doctrinas sobre Dios y sobre el hombre, sobre nuestro amor al prójimo y sobre nuestra obediencia a Jesucristo. El mensaje de salvación implica también un mensaje de juicio sobre toda forma de alienación, opresión y discriminación, y no debemos tener miedo de denunciar el mal y la injusticia, dondequiera que existan. Cuando las personas reciben a Cristo nacen de nuevo a su Reino, y deben procurar no sólo mostrar sino también expandir su rectitud en medio de un mundo injusto. La salvación que afirmamos tener debería estar transformándonos en la totalidad de nuestras responsabilidades personales y sociales. La fe sin obras está muerta”63. No habrá ningún sustituto para la fe practica, el hombre postmoderno oirá cualquier mensaje que este dando resultado en la vida de sus compañeros. Esto va mas allá de la santidad, tiene que ver con la necesidad de ser sincero y directo. El posmodernista quiere el mismo nivel de sinceridad en el mensaje en si. Pero si el mensaje no es sincero o autentico, el mensaje tendrá muy poco efecto, sin importar cuan directo sea. Ellos encuentran la fe por medio de la autenticidad y crecen en la fe de la misma manera64.


Los posmodernistas quieren mini-soluciones a problemas reales. Se identificarían mucho más con donar sangre en un vehículo de la cruz roja que haciendo una manifestación contra el hambre en el mundo. Podemos aprovecharnos de estos eventos pequeños para contactar con gente y construir una imagen de gente espiritual y solidaria. Podemos invitarles a dar ropa para una recogida en concreto o para dar a los inmigrantes rumanos. Podemos invitar a la Cruz Roja a poner un autocar para donar sangre al lado de la iglesia e invitar a los vecinos a donar sangre también. Pedir a los vecinos a participar en nuestro esfuerzo de ayudar a los damnificados de inundaciones etc. Podríamos poner a disposición del donante una garantía por escrito de que la ayuda llegará a los necesitados para contrarrestar la falta de credibilidad de la iglesia institucional. Además podemos ofrecer a los vecinos que uno participe en el control de las cuentas para asegurar que todo llegue a su destino. Les podríamos pedir que participen con nosotros en casi todos los niveles. No tenemos por qué perder el control de estos eventos pero podemos ofrecer oportunidades para trabajar juntos con gente amable que conoce a Jesús65.
Presentar la Biblia como un libro relacional y vivencial

La Biblia debemos presentarlos como el medio en que Dios quiere hablarnos a nosotros no como un libro de doctrina. A los teólogos nos gusta muchas veces ver la Biblia como un libro que contiene teología pero no es sólo eso, así con la gente debemos presentarle como un libro práctico que nos enseña como relacionarnos con Dios y por el cuál Dios nos habla. “La generación postmoderna, sospechosa de la razón, necesita descubrir que la Biblia, más que un código de normas, es un libro sobre personas de carne y hueso, que vivieron las mismas luchas, se plantearon los mismos interrogantes, dudaron, volvieron atrás, cayeron y se levantaron de nuevo”66.


Recordemos que la Escritura tiene es el mejor manual de consejería y ella tiene una respuesta para cada uno de los problemas del ser humano. La Biblia habla todos los temas de la actualidad. Habla de todos los problemas emocionales del ser humano: el desanimo, la depresión, la ira, la ansiedad, el sentimiento de culpa, el dolor de una perdida, etc. Habla sobre las relaciones de pareja y la familia, problemas sexuales, abusos y adicciones. Ella tiene palabras de aliento y formación para la vida diaria del ser humano.
Presentar el Fruto del Espíritu como resultado de la entrega a Cristo

El fruto del Espíritu es el resultado de haber entregado nuestras vidas a Cristo. Él es el único que puede dar amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre y templanza a nuestras vidas. Puede ser atractivo para un hombre postmoderno saber que el Espíritu produce esto en las vidas de los que se entregan a Cristo. Ellos buscan salud emocional y el Espíritu Santo puede tomar el control de nuestras emociones produciendo este fruto que nos identifica como creyentes.


Evitar la jerga evangélica

Nos hemos acostumbrado tanto a la jerga evangélica que a veces no nos damos cuenta la cantidad de veces que la utilizamos cuando evangelizamos. Hablamos cuando predicamos el evangelio conceptos complejos como si todo mundo pudiera que entenderlos. Incluso los que han estudiado teología predican mediante vocabulario técnico teológico. Por ejemplo, salvación, redención, justificación, etc. Usamos frases como “quiere aceptar el regalo de salvación que Dios quiere darle” cuando hay personas que ni siquiera entienden de que tienen que ser salvas. Y es que la misma palabra “salvación” tiene toda una connotación doctrinal.


Inclusive las mismas frases “aceptar a Cristo” o “recibir a Cristo” no tienen mucho sustento bíblico. La primera del todo no aparece en la Escritura y la segunda aparece en un solo texto bíblico (Jn 1:12) y de una forma un poco indirecta. Realmente el mensaje bíblico de los apóstoles eran más bien un “arrepiéntete y cree” más que un “reciba a Cristo como su Señor y Salvador”.
Evitemos el lenguaje doctrinal. El destinatario del Evangelio debe también poder comprender las categorías culturales en la que éste se le expresa, para que su vida pueda ser cambiada. Por eso debemos preocuparnos porque el lenguaje que se utiliza sea actual para que las palabras de Jesús no suenen extrañas, de otro tiempo o a frases de personajes históricos con poca o nula vigencia en nuestros días67.
Para un postmoderno la doctrina es ruido distorsionado que pronto buscan apagar. No es que no ocupen doctrina, sino que el momento oportuno de ella es mediante el discipulado y no en la presentación del plan de salvación. Además, más que doctrina lo que necesita un catecúmeno es la enseñanza bíblica relacionada con las cuestiones prácticas de la vida.
Evitar criticar otros credos

Es contraproducente para un postmoderno el que se critique otras creencias. Recordemos que el mayor valor para ellos es la tolerancia. Puede que no compartan con esos otros credos pero defienden el derecho de estos de creer lo que ellos les plazca. Cómo se dijo en capítulos anteriores lo que hay que evitar es la discusión inicial acerca de estos temas. Pero en un posterior discipulado se puede enseñar lo erróneo de estás religiones, creencias o estilos de vidas conforme a la Escritura.


Presentar la iglesia como una comunidad de creyentes

Al ser humano postmoderno le atraen las relaciones. Así hay que presentar el modelo bíblico de iglesia como comunidad de participantes. Esto precisamente significa la palabra “iglesia”. Los postmodernos les gusta participar en eventos y participar de los valores de una comunidad.


Conclusión

Tenemos un duro reto: adaptar nuestro mensaje al mundo postmoderno utilizando las estrategias correctas. Seamos testigos de Jesucristo, presentemos los milagros y maravillas que ha actuado en nuestras vidas diarias. El realizo el mayor de los milagros al transformar nuestras vidas y hacernos hijos suyos. Demos gloria a Dios compartiendo lo personal que es Él en nuestras vidas y que los otros puedan ver lo relevante que puede ser para sus vidas. Presentemos el mensaje del Evangelio en una forma comprensible y practica para sus receptores, para que estos puedan entregar sus vidas a Jesucristo y unirse a nosotros en el trabajo de hacer discípulos en todas las naciones. Esa es la Gran Comisión de la iglesia, y por tanto, nuestro trabajo.



Preguntas Capítulo 4

  1. Mencione algunos métodos de evangelización personal.

  2. Mencione algunos métodos de evangelización masiva.

  3. ¿Para qué menciona el autor que debemos hablar de lo personal que es Jesús en nuestras vidas?

  4. ¿Cómo debemos presentar a Jesús en la postmodernidad?

  5. ¿Qué es el evangelismo amistoso?

  6. ¿Cómo debemos manejar las disciplinas espirituales al evangelizar?

  7. ¿Cómo debemos presentar la Biblia a los postmodernos?

  8. ¿Por qué aconseja el autor evitar la jerga religiosa?

  9. ¿Por qué dice el autor hay que evitar criticar otros credos en forma inicial?

  10. ¿Cómo debemos presentar a la iglesia cuando evangelizamos?

Capítulo 5:

El Segundo Reto de la Postmodernidad

Readaptando nuestro mensaje: Un modelo
Objetivo

Aplicar diversas estrategias mediante un modelo de evangelismo.


Introducción

En el anterior capítulo presentamos lo que podrían ser diversas estrategias para evangelizar de una manera más eficiente en la era postmoderna. En el presente capítulo se explicará un modelo que pone en práctica esas estrategias. No pretende en ninguna manera ser el único modelo que pone en práctica lo visto anteriormente, ni mucho menos ser el mejor método para evangelizar a un postmoderno. Solamente, es un modelo que ha sido puesto en práctica en algunas iglesias y con el cual el autor de este escrito tiene experiencia. Este método es conocido como el “censo de oración”.


Descripción del método

El método “Censo de Oración” tiene una forma similar a una encuesta o censo, aunque realmente es una excelente manera de romper el hielo para iniciar un encuentro evangelístico. Este se realiza casa por casa llevando una boleta (ver la siguiente página) en la cual se lleva escrito una serie de motivos de oración. Al llegar a una casa se inicia saludando a la persona o personas del hogar “censado”, se presentan los encuestadores (preferiblemente una pareja – hombre y mujer68), se indica de parte de la iglesia que vienen, y se explica que se está haciendo un censo para orar por la comunidad. Luego, de ello se leen a la persona los motivos de oración y está indica cuáles de estos se requiere que oren en su caso personal. Se pueden marcar con un check o una equis estos motivos y se le indica que toda la congregación estará orando por ello. Luego, se le pregunta si le gustaría que le explicarán cuatro versículos de la Biblia69, y si indica que sí, aquí inicia la presentación del Evangelio. Se cierra con una invitación a nuestra iglesia o célula en la comunidad70.

Comunidad Cristiana _____________
CENSO DE ORACION
Fecha: ________________________ N°_________

Dirección: ___________________________________________

____________________________________________________

Nombre: ____________________________________________

Miembro de Iglesia:____________________________________
Peticiones de Oración71


  1. Problemas matrimoniales…………………………………………...

  2. Problemas con los hijos……………………………………………….

  3. Problemas en los estudios de los muchachos…………….

  4. Alcoholismo en la familia…………………………………………….

  5. Drogas en la familia…………………………………………………….

  6. Problemas de cáncer un otra enfermedad………………….

  7. Problemas económicos………………………………………………..

  8. Enfermedades depresivas……………………………………………

  9. Familiares en el hospital……………………………………………..

  10. Familiares en la cárcel………………………………………..……….

  11. Problemas de ocultismo……………………………………..……….

  12. Problemas de suicidio………………………………………………….

  13. Rebeldía de los muchachos……………………………………..….

  14. Falta de trabajo en la familia………………………………..…….

  15. Falta de amor entre la familia………………………………….….

  16. Infidelidad matrimonial………………………………………………..

  17. Problemas de enemigos fuera de la familia………….…….

  18. Dolor por muerte de un familiar………………………………….

  19. Problemas de adulterio en la familia………………….……….

  20. Intenciones de divorcio en el hogar………………..………….

  21. Problemas de inmoralidad sexual……………………….……...

  22. Falta de amor en el hogar……………………………………….…..

  23. Falta de perdón en el hogar…………………………………..…….

  24. Falta de paz en el hogar……………………………………………….

  25. Otras peticiones: ________________________________

_________________________________________________
¿Quisiera que le explicara cuatro versículos de la Biblia?

Romanos 5:12; Romanos 5:8; Juan 3:16 y Romanos 10:9


¿Quisiera recibir el regalo de la vida eterna dado por Cristo? ________.
Ventajas del método

Este método tiene diversas ventajas. En primer lugar es un excelente método de romper hielo. Esto es muy importante ya que hay personas que no tienen este don y les facilita el hacerlo; además, el hacer el contacto inicial con la persona es para muchos la parte más difícil de predicar el Evangelio. Este método nos da una vía fácil para presentarnos e iniciar una conversación con cualquier persona.


En segundo lugar, este método le resulta atractivo a un postmoderno. Recordemos que a los postmodernos les atraen las disciplinas espirituales, entre ellas la oración. Ellos la conocen como una práctica cristiana y nunca despreciarán que se ore por ellos. Además, aunque orar no es precisamente para muchos una gran acción, se proyecta a la iglesia como preocupada por su comunidad y las personas. Se va a visualizar a la iglesia como una comunidad que esta al menos en el área espiritual trabajando unidos en oración por las necesidades de la gente que les rodea.
La tercera ventaja es que el método es una forma más con la cual podemos sensibilizar a la iglesia con respecto a las necesidades reales de las personas en su comunidad; y así luchar contra el individualismo reinante de la sociedad postmoderna. Es una manera de involucrar a la iglesia a sensibilizarse ante las necesidades de su prójimo por medio de la oración. Cómo se describió anteriormente cada boleta contiene datos de cada hogar evangelizado con diversas peticiones de oración de estos, y es de suponer que la iglesia este comprometida realmente en orar por estas personas. Así de esta manera se podría separar un tiempo dentro del culto de cada semana para orar por estas diferentes peticiones, o se pueden tener reuniones especiales dedicadas a la oración por las necesidades contenidas en las boletas o distribuir las tarjetas entre el ministerio de oración de la congregación para que estén continuamente orando por ellas.
Desventajas del método

Como cualquier otro método este también tiene sus desventajas. En primer lugar, no sirve para evangelizar una población específica. Al ser un método que se ejecuta casa por casa, uno no escoge a la población que va a ser evangelizada, sino que se evangeliza a la persona que salga tras la puerta. Algunas veces serán jóvenes los que saldrán a la puerta, la mayoría de veces señoras y en última instancia unos pocos varones adultos. Incluso en muchos hogares, donde hay cristianos, si sale a la puerta un miembro de la familia que no es creyente, mandará al familiar creyente a que llene el censo de oración, porque desde la apreciación del miembro no creyente es al familiar cristiano a quién le corresponde esas cuestiones religiosas. Otra desventaja es que es un método es que no se puede traslapar a otra esfera que no sea la evangelización casa por casa. Es difícil traslaparlo a un parque u otro lugar público porque carecería de sentido en sí mismo.


Presentando el mensaje con los cuatro versículos

Ya hemos indicado anteriormente como llegar al punto de presentar el mensaje, ahora, analizaremos como presentar el mensaje con este método, utilizando las estrategias vistas en el capítulo anterior.


En primer lugar, antes de iniciar a explicar los versículos y leerlos del Nuevo Testamento que tenemos en nuestra mano junto a las boletas; debemos aclararles que realmente la Biblia es la forma en que Dios quiso comunicarse con el hombre para tener una relación con Dios, podemos decir: “Sabes la Biblia no es como cualquier otro libro, es un libro en el cuál Dios nos explica como es la manera de tener una relación con Él, vamos a leer estos versículos en que Dios nos dice cómo relacionarnos de forma adecuada con Su Persona”.
Podemos entonces proceder a leer cada versículo. En el modelo antes descrito hay cuatro versículos que presentan el plan de salvación. No son los únicos con los cuáles podemos presentar ese plan, sino que son un ejemplo de cómo presentarlo. Siéntase libre de poner los versículos con los que se sienta más cómodo para presentar el mensaje. Si recomiendo no sean más de cinco, para que la presentación del evangelio no se vuelva tediosa para un postmoderno que desea todo rápido e inmediato.
Los versículos escogidos son los siguientes:
Romanos 5:12

“Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron”.


Con este primer versículo, debemos explicar que hay una realidad en el mundo y es que todos hemos pecado. Podemos referirnos a que todas esas peticiones que se encuentran en la boleta “alcoholismo, drogas, rebeldía, falta de perdón, etc.” son pecados o al menos consecuencias del pecado en el hombre. Explicar que la Biblia dice nos muestra que el pecado entro por Adán, y de ahí pasó a todos los hombres; que hoy en día no hay nadie que pueda decir que no haya pecado. Luego, de ello explicar que el pecado es la principal barrera que tenemos para tener una relación con Dios.
Romanos 5:8

“Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros”.


Con este texto hay que explicar que a pesar de que somos pecadores y que eso era una barrera entre nosotros y Dios para poder tener una relación; Dios tuvo una solución en base a su gran amor, enviar a su hijo a morir por nosotros en nuestro lugar, y así establecer un puente para poder comunicarse con nosotros y tener una relación con Él.
Juan 3:16

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna”.


Aquí debemos enfatizar la frase “para todo aquel que él cree”, explicando que el propósito de enviar a Jesús era dar una oportunidad para recibir el regalo de la vida eterna. Explicar que la vida eterna realmente consiste en vivir una relación con Dios desde el momento en que se recibe este regalo hasta la eternidad en el cielo; y que este regalo es para él que cree. Se puede hacer la ilustración de que hay muchas veces que rechazamos un regalo porque no lo podemos aceptar por una u otra razón; de igual manera los seres humanos podemos rechazar o aceptar ese regalo que nos da Dios.
Romanos 10:9

“Que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo”.


Con este texto hay que explicar que la forma de recibir ese regalo es confesándolo con la boca mediante una oración y que debemos creerlo con el corazón. Es este momento que iniciamos el llamado evangelístico. En primer lugar, preguntar si le gustaría recibir ese regalo de salvación. Sí es así, entonces, preguntar si la persona cree con el corazón la verdad de que Jesucristo murió por sus pecados y que resucitó. Luego, de ello explicarle que debe confesarlo con la boca mediante una oración.
La oración debe ser algo sencillo pero que se entienda que la persona quiere arrepentirse y creer en el Evangelio. Puede ser algo como esto “Dios, reconozco que soy pecador y que necesito de Ti. Me arrepiento y creo con mi corazón que Jesús murió en mi lugar por Tu gran amor, quiero recibir ese regalo que Tú me ofreces de tener una relación contigo. Quiero vivir teniendo esa relación contigo y conocerte más. Amén”.
En este momento, se espera que ya se tenga preparadas las estrategias de seguimiento. Entonces, explicarle a la persona que este primer paso restituye su relación con Dios pero que debe seguir creciendo en esa relación y comprometerse con Dios para seguir adelante. Dejar clara la forma en que se va a dar seguimiento, ya sea en forma individual o grupal en una célula o mediante algún otro método como el del curso de las cinco noches (se explica en el apéndice 3). Se recomienda todavía no referir a la persona a una iglesia, sino en medio del seguimiento de discipulado que se hará en forma posterior.

Conclusión

Hemos presentado un método para comunicar el evangelio. Cómo se dijo anteriormente no es el único método sino que más bien se quiere usar como modelo para que usted adapte sus propios métodos a las características que nos presenta la postmodernidad. Su reto es presentar el Evangelio a la gente que vive este tipo de ideología. Nadie puede aprender a evangelizar por correspondencia, así como nunca aprenderemos a nadar por correspondencia. Ponga el método en práctica o adapte sus propios métodos, readecue el mensaje del Evangelio a la postmodernidad. Predique el mensaje de salvación ahora, luego podría ser tarde para muchos.



Proyecto 1
Primer Etapa.

  • Evangelizar a una persona de su mismo sexo en forma personal mediante el método del Censo de Oración.

  • Hacer un informe de una página que contenga la descripción de la persona y cómo respondió a la presentación del mensaje.

  • Hacer un plan para dar seguimiento a está persona en forma personal mediante el método de las cinco noches aplicado a sólo esa persona.

Segunda Etapa.



  • Orar por está persona durante toda la semana posterior a que se le evangelizo mediante este método.

  • Ejecutar con la persona evangelizada al menos dos de las primeras cinco noches del plan realizado en la primera etapa.

  • Hacer un informe de una página que explique el progreso de la persona durante estás noches de seguimiento.

Capítulo 6:

El Segundo Reto de la Postmodernidad

Readaptando nuestro mensaje: Misión Integral
Objetivo

  1. Explicar lo que se conoce como “misión integral”.

  2. Identificar diversas vías prácticas de proyectar a la iglesia en forma social.


Introducción

Ya se hizo mención con anterioridad que para el postmoderno el cristianismo no cumplió con sus ideales porque se percibe como una religión que no practica lo que predica. Son muchos los errores achacados al cristianismo histórico: la evangelización forzada de los indígenas de todo el continente americano, la inquisición, las cruzadas, denominaciones protestantes en los Estados Unidos que nunca se opusieron al tráfico de esclavos, pastores alemanes que apoyaron a Adolfo Hitler, etc. Igualmente en el mundo de hoy son muchas las acusaciones de abuso y corrupción que recaen sobre pastores y sacerdotes. Por esto, la gente ha tenido una reacción de aversión al cristianismo como religión institucional.


Ahora, los postmodernos están cansados de metarelatos y discursos teóricos como el cristianismo y quieren ver personas que realmente vivan y encarnen los principios de Jesús. Quieren ver práctica, el cristianismo en acción; quieren ver hechos no escuchar sermones; quieren ver una iglesia que aplique su mensaje a los problemas concretos y prácticos que vive el prójimo día con día. Esto es parte del testimonio cristiano. “El evangelio se comunica no sólo por lo que se dice, sino también por lo que se hace. Que así como la fe que no se demuestra con hechos es cosa muerta, así también las palabras que no se ratifican con las acciones son vacías”72. Incluso puedo afirmar que si una religión no tiene praxis entonces realmente no es una religión sino solamente una ideología.
Llamados a ser luz y sal

Somos seguidores de Jesús eso somos los cristianos. Jesús sentía compasión por los demás. El sentía una compasión integral, es decir, por todas las necesidades de las personas. No solamente la espiritual sino todo su ser integral. De hecho, la compasión de Jesús se expresó de distintas maneras, según fuera el caso y la persona, pero siempre significó la restauración completa del individuo. Por ejemplo, las diferencias en los relatos de la multiplicación de los panes y los peces en Marcos 6 y 8 solamente se entienden a la luz de la compasión integral. En primer lugar observamos que en Marcos 6 el público es judío y Jesús tuvo compasión por la desorientación espiritual de la gente y comienza a enseñarles (6.34). En Marcos 8 tenemos otro público (judíos y gentiles) y en esta ocasión Jesús tuvo piedad por la necesidad física de la gente: no tenían qué comer (8:2). En otras palabras, la compasión nos lleva a responder a toda necesidad humana. En segundo lugar, vemos como despierta la conciencia a los discípulos involucrándolos en la misión. Les presenta el problema y les dice lo mismo que a nosotros: «denles ustedes de comer». Ante la gran necesidad y escasez siempre clamaremos como los discípulos, «¿dónde podremos encontrar lo suficiente…?» Es en ese momento cuando el verdadero desafío de fe nos viene: «entréguenme lo que tienen» (no lo que le sobra), entonces vemos el milagro73. Así, como Jesús muestra misericordia y compasión nosotros debemos mostrarla. “Es la compasión lo que a lo largo de la historia de la Iglesia ha movido a muchos cristianos a hacer suya la causa de los desposeídos. Es la compasión que movió a un William Willberforce a luchar en el parlamento inglés por la abolición de la esclavitud; a una Florence Nightingale a auxiliar a miles de soldados heridos durante la Guerra de Crimen; a un Toyohiko Kagawa a sepultarse en un barrio bajo en la ciudad japonesa de Kobe; a un Martir Luther King a colocarse frente del movimiento en pro de los derechos civiles de los negros en los Estados Unidos74.

Realmente como iglesia y como creyentes estamos llamados a la misión integral, es decir, a una misión que incluye tanto la evangelización como el servicio y la acción social. La misión integral significa procurar la presentación de todo el evangelio a todas las personas, tomando en cuenta el ser integral, siendo sensible a todas y cada una de sus necesidades. La Red Miqueas, que reúne más de 260 organizaciones cristianas de compromiso social, define misión integral como la proclamación del evangelio unida a su demostración. No simplemente como si la evangelización y el compromiso social tengan que llevarse a cabo juntas, sino comprendiendo las consecuencias sociales de la evangelización y las consecuencias evangelizadoras del compromiso social75. Somos llamados a ser luz y sal. La función de la sal en tiempos de Jesucristo era de conservar los alimentos, así nosotros como la sal de la tierra, estamos llamados a conservar la tierra frente al deterioro de la sociedad causado por el pecado. Seamos luz y alumbremos a todos los hombres con el testimonio de la verdad encarnada en transformar la sociedad. La iglesia está llamada a “tomar el lugar de Jesús en una comunidad específica, haciendo lo que él haría, yendo donde él iría, enseñando lo que él enseñaría”76.
Poniendo en práctica el ser luz y sal

El presente capítulo busca mostrar como llevar a la práctica nuestro compromiso con la sociedad y así proyectar a la iglesia de forma social. El hacer una encuesta en la comunidad puede ayudar a realmente cuáles son las necesidades más inmediatas y visibles. El planeamiento es crucial para comenzar a trabajar. Se inicia con preguntas como: El grupo, sus problemas, como enfrentar dichos problemas, las estrategias de entrar con la ayuda social, como reunirse o acercarse al grupo al cual quieren alcanzar, las expectativas a largo y corto plazo.


Recalcaré que todos los ministerios, miembros deben estar empapados con la idea de ayudar, y poco a poco entrar con el evangelio. Para involucrar a la iglesia en la misión integral se recomiendan las siguientes acciones77:


  • Documentar a los lideres de la iglesia en primera instancia y posteriormente a la congregación, con literatura que explique que es y como se hace la misión integral.

  • Desarrollar una serie de Estudios Bíblicos o reflexiones teológicas sobre el tema misión integral con toda la iglesia a diferentes niveles. Por ejemplo: en predicas abiertas de cultos regulares, en enseñanzas de grupos de discipulado, escuela dominical y grupos de crecimiento.

  • En todos estos espacios de reflexión bíblica lo que debe operar es el diálogo y la discusión abierta entre los participantes, esto con el fin de comprender que es la misión integral y aclarar todo tipo de inquietudes teóricas y metodológicas sobre el tema

No es recomendable querer imponer la conversión junto con la ayuda social, porque se entenderá que se esta pidiendo algo a cambio por esa ayuda, al cual originalmente debe ir sin intereses de por medio, sino por amor a los pobres (en todas las áreas humanas). Se ha visto, por medio de muchos ejemplos, como han entrado a sus comunidades sin exigir, solamente ayudando con amor. Los resultados que han visto son nuevas almas llegar a los pies de Cristo solo por el testimonio que esa congregación les dio en determinado tiempo. Con respecto al tiempo recordemos que en esta obra los resultados no se verán de la noche a la mañana, todo lleva un proceso y este depende de Dios, del tiempo que se esté invirtiendo, y la aceptación del grupo.


Cuando ya se haya establecido con la congregación el grupo, es primordial, además de las oraciones para que Dios bendiga el trabajo con ellos, es estudiar bien la realidad de este grupo escogido, me refiero aquí a sus necesidades inmediatas. También desarrollar una pastoral, tanto para los miembros que están trabajando como las personas parte del grupo escogido. En el caso de los miembros se necesita porque estos se enfrentan con una realidad que puede golpear su modo de ver la vida, y afectar su ministerio, su relación con Dios, además la carga emocional que se puede vivir, dependiendo de los problemas del grupo.
Es muy importante que cada miembro de la congregación que participa sea sujeto de evangelización, estos se puede realizar con un equipo de visitación a las personas del grupo interesadas en el evangelio, trabajando en todo momento juntos. Todos estos servicios que dará la iglesia van de la mano con la ayuda social que se brinda.
Enumeraremos toda una serie de posibilidades que pueden servir de ejemplo sobre lo que puede hacer su iglesia o algún ministerio de su congregación para proyectarse a su comunidad.

  1. Construir, reparar o mejorar los “play grounds” de la comunidad. Se pueden reparar o hacer hamacas y otros juegos. Hacer mesas, banquitas u otros.

  2. Fiestas, paseos u otros eventos para niños huérfanos no solamente durante la Navidad sino durante otras épocas del año.

  3. Conseguir equipos de recreación para orfanatos o recoger dinero para este fin y donarlo.

  4. Visitar a niños minusválidos.

  5. Visitar a niños en los hospitales.

  6. Donar cuadernos y útiles escolares a estudiantes de bajos recursos.

  7. Podar los árboles de la comunidad.

  8. Sembrar árboles en la comunidad.

  9. Días de limpieza de la comunidad.

  10. Construir basureros en los parques u otras zonas de la comunidad.

  11. Ayudar a organizaciones voluntarias en sus actividades.

  12. Hacer trabajos de reparación en primarias o secundarias públicas en la comunidad.

  13. Confeccionar rótulos con colores vivos con temas preventivos o de ayuda como “Consejos para ahorrar energía en el hogar”, “Lo que usted debe saber sobre el SIDA”, temas de seguridad vial, etc. Puede exhibirlos en diversos lugares como escuelas, tiendas, centros comerciales u otro local que permita realizar la exhibición.

  14. Conseguir ropa para los damnificados después de un incendio, temblor, inundación u otro desastre natural.

  15. Ayudar en la limpieza de áreas afectadas después de una inundación o un incendio.

  16. Proveer agua a los niños o jóvenes en los desfiles patrios como el del día de la independencia celebrado en muchos países de Latinoamérica.

  17. Hacer campañas para donación de sangre.

  18. Visitar a los enfermos en los hospitales.

  19. Hacer visitas a las cárceles.

  20. Colaborar en proyectos con organizaciones como CARE, UNICEF, Cruz Roja Internacional, etc.

  21. Visitar hogares de ancianos.

  22. Ofrecer clases de computación o idiomas desde la iglesia.

  23. Ofrecer cursos para mejorar las habilidades y hábitos de estudio de las personas de la comunidad.

  24. Programar clases de recuperación de las materias escolares dentro de la iglesia.

  25. Ofrecer orientación vocacional a los jóvenes de la comunidad que lo necesiten.

  26. Ofrecer cursos de capacitación vocacional en diversas áreas técnicas o artesanales desde la iglesia.

  27. Ofrecer opciones de educación básica o de poder graduarse de bachiller en educación media con clases dentro de la iglesia.

  28. Ofrecer conferencias de prevención sobre las drogas, el estrés, la violencia, el alcoholismo u otros problemas psicosociales.

  29. Dar charlas sobre educación sexual que estén contextualizadas a las necesidades de los jóvenes.

  30. Ofrezca conferencias que ayuden a mejorar las relaciones en la familia.

  31. Ofrecer servicios odontológicos, médicos, psicológicos u otros a precios más cómodos de lo normal desde la iglesia.

  32. Hacer proyectos como tener un ministerio que trabaje con los enfermos de SIDA, un orfanato, ministerios para discapacitados, etc.

  33. Ofrecer el local de la iglesia para eventos organizados por la comunidad. Ej. Charlas de salud dadas por un centro de salud, cursos de rehabilitación, curso de preparación para el parto, etc.

  34. Ser parte de grupos que buscan el mejoramiento de la comunidad.

  35. Levantar canastas de víveres para precarios.

Algunos proyectos son más grandes que otros; unos requieren más inversión que otros. Pero como todo proyecto puede iniciarse desde el levantamiento de fondos, hasta la consecución del mismo.


Conclusión

Realmente la misión integral es parte esencial del evangelio. No se está inventando nada nuevo sino simplemente reafirmando lo que dice la Escritura. Hemos enumerado toda una serie de “proyectos” que como cristianos podemos realizar y así estaremos cumpliendo con nuestro llamado a ser verdaderos testigos de Jesucristo. No se trata de simplemente tender un puente para llegar al mundo postmoderno, sino de encarnar la misión que Dios nos demando por medio de la persona de Jesucristo.


Proyecto 2
Hacer un planeamiento de una actividad que le de proyección social a su iglesia.

Capítulo 7:

El Tercer Reto de la Postmodernidad

Invertir en discipulado
Objetivos

  1. Entender la necesidad de que el evangelismo incluya un posterior seguimiento inmediato.

  2. Entender lo que implica el discipulado y seguimiento de los nuevos creyentes.



Introducción

Si antes decíamos que al preparar una incursión evangelística la conservación abarcaba el 45% por cierto del tiempo, hoy indicamos que este porcentaje ha crecido casi al 90% del tiempo. Hoy más que nunca debemos realizar un seguimiento a conciencia que implica ir más allá de una serie de sesiones de estudio de doctrina que llamamos “discipulado”. Recordemos el discipulado es la acción de formar discípulos, y esto implica un proceso que dura toda la vida.


Hoy nos enfrentamos a la realidad de que muchas personas entran por la puerta de enfrente de la iglesia pero salen “por la puerta de atrás”. Es decir, personas que toman una decisión por Jesucristo, hasta incluso visitan la iglesia, pero nunca se integraron a la misma. Precisamente para evitar este efecto es necesario tomar en cuenta diversas consideraciones que citamos a continuación.
Evangelizar debe incluir el discipulado

Para muchos el evangelismo es parte del discipulado cristiano, lo que en cierto sentido es cierto, estos dan a entender que el plan de salvación debe ser visto como parte del proceso de discipulado cristiano. Pero por otro lado debe corregirse el error de ver el evangelismo como solamente predicar el evangelio cuando en realidad el Señor Jesucristo nos dejo en la Gran Comisión el “hacer discípulos” como nuestra tarea primordial. Así el evangelismo según la Gran Comisión no es solamente predicar el plan de salvación sino también su posterior seguimiento.


Esto implica un cambio de metas. Nuestra meta no debe ser lograr decisiones por Cristo, nuestra meta como cristianos debe ser el hacer discípulos. “El nacimiento de un hijo es de gran alegría para los padres, sin embargo sólo es el inicio de varios años de duro trabajo para llevarlo a la madurez. Si los padres se conforman con el nacimiento, sin preocuparse de su desarrollo, no llegará lejos el niño. De la misma manera, cuando la iglesia ve la decisión como el fin y no como un paso en el largo camino, terminan con pocos resultados”78.
El enfoque de evangelización que se centra en las decisiones de las personas es llamado por Carlos Arn “monologo manipulativo”. En este método se concentra la atención en la apelación emocional o se utiliza una serie de preguntas cuidadosamente preparadas. La relación entre el creyente y el no creyente se aproximaría a la de vendedor-cliente, donde el objetivo que se persigue es lograr la colocación del producto. En esta situación, lo que más importa es: “¿Cuántas personas dijeron sí?”79.
Un proceso evangelístico que tiene como objetivo una “decisión” en lugar de un “discípulo”, tiende a producir “desaparecidos”. Cuando la meta es “un alma salvada”, frecuentemente el plan de Dios de hacer discípulos entra en cortocircuito. El hecho es que no todos deciden llegar a ser “discípulos”, y los términos no son sinónimos. La meta bíblica no es simplemente una confesión oral. El objetivo es una vida transformada y un miembro del cuerpo de Cristo que participa. En ningún lugar de las Sagradas Escrituras se encuentra la palabra “decisión”; en cambio la palabra “discípulo” aparece repetidamente80.


Debemos entender claramente lo que implica un discipulado

Los postmodernos buscan de guías espirituales, estos guías espirituales debemos ser nosotros. La Palabra nos llama a hacer discípulos, esto nos pone en posición de maestros. “Dios nos llama a ser mentores de nuevos cristianos. Cuando guiamos a alguien hasta Cristo, tenemos una obligación personal para caminar junto a ellos a medida que inician su nuevo viaje. Hay tantas cosas que ellos simplemente no conocen o todavía no entienden. Necesitan que alguien los guíe y les enseñe.”81


Precisamente el discipulado implica esa relación maestro-discípulo que es tan claramente expresada en las Escrituras en la persona de Jesús. Implica el enseñar constantemente por un período de tiempo no solamente con palabras sino también con hechos mediante el acompañamiento de la persona. Jesús tomó su tiempo dar las enseñanzas necesarias a sus discípulos, ejemplo de ello son el sermón del monte, las parábolas del Reino, el sermón escatológico, etc.; pero también siempre encarnó sus principios en sí mismo. Por otro lado, el enseño a los doce muchas veces como grupo, aunque también tuvo encuentros personales con discípulos específicos. Y precisamente a ello, es que nos llama el Señor Jesús en su Gran Comisión, ha hacer discípulos tal y como el los hizo. El ha dejado la tarea del discipulado a todos aquellos que se hacen llamar sus discípulos.
De esta forma concluimos que el discipulado no debe ser llevado en manos de los que son líderes de la iglesia local sino en las manos de todos los creyentes. Toda la iglesia debe estar involucrada en el proceso de discipulado. No sólo es tarea de algunos líderes y muchos menos va ser tarea exclusiva del pastor. “Es el conjunto de los santos lo que hace la obra del ministerio eclesial (Ef. 4.12). Las personas que llegan a Cristo necesitan de personas que las aconsejen, que las discipulen y las adopten como a hijos espirituales. Es cierto que algunos crecen sin ayuda de los creyentes; sin embargo, el plan de Dios es obrar a través de las personas, no a pesar de ellas. Jesús invirtió tres años preparando los hombres que después podrían discipular, enseñar y llevar adelante la obra”82. Muchos dirían que no saben como ser maestros, pero estos pueden ayudar en el proceso al establecer una relación cercana con los nuevos creyentes y disponerse a aportar lo que Dios les ha dado. Es simplemente acompañar a los nuevos creyentes en el proceso de ser transformados y al mismo tiempo Dios estará obrando en nosotros.
El problema es que como cristianos cuyas bases las tuvimos bajo la cultura moderna hemos dado poco valor al discipulado o lo hemos interpretados bajo cánones distintos a la perspectiva bíblica. Todavía en muchas iglesias se percibe el discipulado como una serie de lecciones doctrinales o un currículo educacional que se usa en la iglesia. “La expresión más común del discipulado que encontramos se basa principalmente en la enseñanza bíblica y doctrinal o en la memorización de textos bíblicos. A menudo es difícil distinguir entre el discipulado personal y la enseñanza dada en la escuela dominical (otra expresión modernista). Esto no quiere decir que no existe un discipulado sino que es poco frecuente y cuando se expresa, tiende a tener una naturaleza muy doctrinal”83.
Recuerdo, que hace un tiempo al preguntarle a un pastor de una iglesia tradicional de corte calvinista que utilizaban para dar discipulado a sus miembros, este me respondió que usaban un curso de doctrina básica que se basaba en el Catecismo de Heidelberg. Este es un excelente ejemplo de concepción de discipulado que tienen las iglesias que se han producido desde la cosmovisión moderna.
Hay que entender que el discipulado es otra cosa, es ese acompañamiento personal, íntimo e intenso que viene de un maestro a un discípulo muy propio de las culturas orientales como la bíblica.
Lo que debe incluir el discipulado en la postmodernidad
Hay que enseñarles a pensar

El postmoderno tiende mucho a la subjetividad y a la búsqueda de experiencias. El moderno le gustaba lo racional. El homo sapiens de la modernidad a dado paso al homo sensibilis de la postmodernidad. Así, es necesario forzar al postmoderno a pensar y ser crítico. Hay un desplazamiento claro desde una fe más intelectualizada (modernidad) a una fe más vivenciada (postmodernidad). La fe cristiana posee ambos componentes: intelectual y vivencial y ambos deberían estar armonizados e integrados, aunque es legítimo destacar más uno que otro según las características de la cultura. Es positivo que después del dominio casi absoluto de la teología académica, revaloricemos también la vía de la experiencia y el silencio en el acercamiento a Dios. No hay fe sin esa experiencia inicial de Dios que llamamos -oración”84. El cristianismo y la modernidad se casaron de tal manera con el ideal de la razón, que pensamos que el cristianismo es sólo eso. No, realmente el cristianismo tenía ambos componentes. Para la cosmovisión bíblica no podían separarse el credo de la experiencia, el discurso de las acciones, la fe de las obras. Así, debemos rescatar que el cristianismo es una fe racional y objetiva; además de ser una fe donde podemos tener una experiencia y relación personal con Dios. Parte de nuestro discipulado es enseñar la criticidad a nuestros discípulos, sino estos pueden ser llevados por otros vientos de doctrina que pueden encaminarlos a las falsas doctrinas.


Samuel Escobar nos dice “Como cristianos no podemos renunciar a la razón. El mismo mensaje cristiano es razonable, se dirige a la razón como a toda la persona, es inteligible. El mensaje cristiano no es absurdo y en cada siglo ha habido apologistas que han mostrado la veracidad y la validez del mensaje cristiano. Pero por supuesto, la razón no lo es todo, ni tampoco el mensaje cristiano son puras ideas que unos transmiten y otros reciben. La vida cristiana es más que cerebro, más que sólo transmisión de ideas. La vida cristiana es pasión, fe, entusiasmo por la verdad. A veces aunque haya muchas ideas correctas, si no hay un entusiasmo por Cristo, no hay una vivencia de lo cristiano. Si falta la dimensión de la pasión algo está faltando. En está época posmoderna vamos a mantener la dimensión de una fe inteligente, pero al mismo tiempo reconocer la validez de la dimensión de la celebración y del sentimiento”85.
Hay que entresacar lo precioso de lo vil (Jeremías 15:19); rescatemos el concepto acerca del ser humano presente en la postmodernidad que reconoce un componente afectivo o sentimental. No solamente la razón nos diferencia de los animales, la afectividad también es parte de la Imago Dei que Dios ha puesto en nosotros y que constituye parte esencial de nuestra humanidad. El problema no es ser emocional el problema es ser emocionalista; el problema está en el extremo, lo saludable es el equilibrio. Somos seres afectivos y relacionales de la misma manera que es Nuestro Creador. La dimensión espiritual del ser humano refleja la imagen divina que tiene tanto componentes racionales, como afectivos como volitivos; así que no debe despreciarse ninguno de estos aspectos, en detrimento de los otros. Está mal el pensamiento postmoderno “siento, luego existo” pero también esta incorrecto el pensamiento cartesiano “pienso, luego existo”. Realmente el pensamiento bíblico-integral es “existo; por esto pienso, siento y actúo”86.
Enseñemos que la única Verdad es Jesucristo

Antes había mencionado que había que evitar discusiones iniciales acerca de otros credos, pues es durante el discipulado el momento de precisamente sacar a relucir estos temas. Hay que enseñar que realmente la Escritura no está de acuerdo con ciertos estilos de vida y conductas. Que está llama pecado a muchas cosas que la sociedad postmoderna ve como normales. Hay que explicarles que es una mentira que todos los caminos conducen a Dios y que realmente hay un único camino que ha provisto Dios: Jesucristo. Por otra parte, hay que enseñar que la tolerancia no es quedarse callado ante los otros estilos de vida, sino no hacer acepción de personas como lo dice la Escritura.


Enseñar la dimensión colectiva de la iglesia

El postmoderno tiende a buscar su espiritualidad de manera individual. Ellos buscarán como tener una relación con Dios y experimentar su presencia en sus vidas. Ellos necesitan que realmente Dios opera a través de su Iglesia y que como Cuerpo de Cristo somos depositarios de la verdad. Necesitan que los fundamentos de su fe sean la Biblia y no solamente la experiencia que viven día a día con el Señor. Por otra parte, se debe recuperar la relación vertical del culto eclesial como una unidad tan importante en la época de la Reforma. El culto en la iglesia es un diálogo entre Dios y su iglesia; no entre Dios y cada individuo como se fomenta en las iglesias en la actualidad. La alabanza, adoración, oración y cada actividad litúrgica debe reorientarse en su forma congregacional.


Enseñar a diferenciar lo bíblico de lo pagano

Hay un pluralismo muy fuerte en la sociedad postmoderna y peor aún un sincretismo muy marcado entre los cristianos de hoy en día. Muchos grupos cristianos se han mezclado con elementos de otras religiones. Y en las espiritualidades personales de un postmoderno pueden encontrarse mezclas de creencias de las más diversas y contrarias. Hay muchos creyentes que leen el horóscopo, creen en el “mal de ojo”, u otras cosas similares. “Hoy en día no es excepcional encontrarse con cristianos que creen en la reencarnación o que desean incorporar ritos célticos de solsticio en las celebraciones parroquiales de Adviento”87. Estudios recientes muestran que hay creyentes que creen en Dios, pero no en Cristo, o que creen en Dios y en Cristo, pero no en la vida eterna. Cualquiera podría ver falta de lógica y hasta contradicción en un creyente que acepte la vida eterna y rechace la resurrección de los muertos. Cualquiera podría observar falta de jerarquía de creencias en la praxis de fe de no pocos jóvenes y adultos. Pero el postmoderno no se deja impresionar por la lógica aristotélica o cartesiana. Obedece a otras formas de pensar, que no ven con malos ojos la dispersión mental y buscan la reunificación en tomo a experiencias y vivencias existenciales88.


Esta mezcla de creencias es contradictoria con la Palabra de Dios. Un ejemplo que puede resultar claro es el de una psicóloga cristiana que me decía que la violencia era resultado de la educación de la persona. Ella decía que lo que influía en que el hombre fuera violento era el medio y no pensaba que fuera innato. Esto contradice la Escritura, realmente la violencia es resultado del pecado en el hombre y le es propio de su naturaleza pecaminosa desde que nace. Ella había hecho un sincretismo entre las creencias de la psicología y el cristianismo.
El sincretismo es herejía, no se puede mezclar la verdad con la mentira. La Biblia enseña que sólo hay una religión verdadera, todas las demás han sido creadas por el hombre. El pueblo de Dios en el Antiguo Testamento fue advertido de no relacionarse con los paganos ni experimentar su religión. Eran prohibidos los matrimonios con los paganos al igual que hoy se nos exhorta a no unirnos en yugo desigual con los incrédulos. No debemos mezclar paganismo y cristianismo, porque él resultado será una mentira disfrazada de verdad. No se puede amalgamar elementos heterogéneos según la Palabra de Dios (Lv 10:1-2, 10; Ez 22:26). Sólo hay un camino y ese es Jesucristo (Juan 14:6), aunque otros caminos nos pueden parecer derechos (Pr 14:12)89. Debemos enseñar a diferenciar la verdad de la mentira; lo pagano de lo bíblico.
Enseñar que el cristianismo demanda un compromiso

En está época de facilismo debemos enseñar que el cristianismo demanda un compromiso. Jesús nos dijo “toma tu cruz y sígueme”. El seguir a Jesucristo implica una cruz y no todo va a ser color de rosa. Dios demanda fidelidad a su pueblo y en su Palabra nos ha dejado por escrito lo que el requiere de nosotros.


Enseñarles a pensar bíblicamente

El postmoderno debe entender que la Biblia es el manual de vida para el cristiano. Es por medio de este que podemos encontrar soluciones para el diario vivir. Es la Palabra que nos dice que Jesús es la única verdad y que hay otros caminos cuyo fin es muerte. Como todos los creyentes de todas las épocas, el postmoderno necesita fundamento bíblico para su vivencia diaria con Jesús, y su acción social y practica.




Deben estar listas las estrategias de seguimiento

No podemos caer en la desvergüenza de hacer incursiones evangelísticas cuando no tenemos claro como vamos a darle el seguimiento a las personas. Si hacemos estos nosotros seremos los culpables de la alta tase de mortalidad infantil espiritual que tienen nuestros esfuerzos evangelísticos, y en su momento Dios mismo nos pedirá cuentas de ello.


Realmente tenemos que asegurarnos que las personas tuvieron el seguimiento adecuado. Hay muchos ministerios evangelísticos que llegan a ciertos lugares hacen evangelismo en escalas masivas y entregan las personas que tomaron la decisión por Cristo a iglesias que deben darles el seguimiento. Pero, ¿Qué certeza realmente tienen de que se hizo el debido seguimiento? ¿Qué certeza se tiene de que realmente fueron bien recibidas esas personas?
Mi esposa Susana me habla acerca de un amigo que llevó a una patinada evangelística. Este recibió al Señor Jesucristo y fue enviado a una iglesia cercana a su casa. Está iglesia realmente le presto poca atención, por lo que lo dejo a la deriva. Pronto llegaron ancianos mormones a su casa a hablarle de Jesucristo, prestándole atención y dándole el “seguimiento” que tanto quería el joven. Hoy en día este joven es misionero de la iglesia mormona90 en el extranjero.
Este ejemplo nos demuestra lo irresponsables que pueden ser muchos eventos evangelísticos. Se ganó una persona para Cristo para que fuera arrojada a Satanás; simplemente por un ministerio evangelístico imprudente, que pensó que está persona iba a ser discipulada por otros.
Cuando los eventos evangelísticos ocurren fuera de alguna relación con la gente de la iglesia local, no llegan a establecerse lazos y es muy poco lo que esa persona percibe sobre la necesidad de involucrarse en una comunidad cristiana. Esto es cierto no sólo cuando las decisiones se efectúan en grandes cruzadas o por medios masivos, sino también cuando los llamados cultos evangelísticos son realizados por la iglesia local sin preocuparse por unir una cosa con la otra91.
También las estrategias de seguimiento deben estar listas desde el momento que hacemos las incursiones evangelísticas porque el seguimiento debe ser inmediato sino el fruto puede perderse. “La Cruzada Estudiantil para Cristo adiestraba a sus obreros sobre la base de que dentro de las 48 horas posteriores a una decisión había que tener la primera reunión de seguimiento con el recién convertido. La confirmación rápida inmediatamente después de las decisiones es vital para la continuación del nuevo”92.
Es interesante notar que según una investigación realizada en Costa Rica con personas que desertaron de la iglesia protestante, un 3.3% de los entrevistados tuvo su razón de deserción por no encontrar alguna persona que le discipulara o ayudara espiritualmente. Este grupo de personas confesó que en períodos cruciales de su vida espiritual no pudieron encontrar líderes que les animaran a resolver sus problemas. También se quejaron de no ser adoctrinados para crecer espiritualmente93.
El recién convertido tiene hambre de aprender, de entender, de hacer. Hay que aprovechar las primeras semanas para acentuar una base sólida para el resto de sus vidas. Estas clases deben incluir doctrina básica, enseñanza práctica sobre la vida cristiana y una apologética básica que capacite al nuevo para defender su nueva fe. Estas clases son más eficaces cuando incluyen la oportunidad de discusión y contestación de preguntas94.
En mi caso me gusta el método del curso de las cinco noches para realizar el seguimiento. La idea es realizar en una casa durante cinco noches un curso sobre el cristianismo. Este se puede hacer en forma personal o en forma grupal. Los temas a ser tratados pueden ser: la relación con Dios, la necesidad de congregarse, el paso de obediencia del bautismo, doctrina básica y el testimonio cristiano. En la forma personal es interesante realizarlo en la casa de la misma persona porque así puede invitarse a otros miembros de la familia a participar en nuestro curso. Puede que de esa manera en vez de discipular a una sola persona discipulemos a una familia completa.
Debemos tener estrategias para recibir a las nuevas personas

Las personas que visitan la iglesia sean nuevos creyentes o visitantes que vienen de otra iglesia deben sentirse bien recibidos. Si ellos no se sienten genuinamente recibidos y apreciados es muy raro que vuelvan. Por ello, deben establecerse ministerios en la iglesia dedicados a dar la bienvenida a estás nuevas personas y hacerlos sentir como en casa. Recordemos que el contacto inicial es muy importante ya que dependiendo de la primera impresión la persona calificara a la congregación y de ello dependerá su continuidad.


Se espera que las personas encargadas de la bienvenida tomen los datos personales de estás personas para que esa misma semana realicen una llamada telefónica o una visita al hogar de la persona que visito la congregación. Estás personas durante el mismo culto deben de tratar de presentarles a otros miembros y ofrecerse a sí mismos para iniciar relaciones de compañerismo y amistad.
Las amistades demuestran ser el lazo más fuerte para adherir a los nuevos miembros a la congregación. Si ellos no desarrollan inmediatamente amistades genuinas en el pueblo de Cristo, puede esperarse que vuelvan a sus viejas amistades -y caminos- fuera de la iglesia. Siete amistades nuevas es un mínimo; es mucho mejor que sean diez, quince o aun más y que estás se den en los primeros seis meses de congregarse95. Por ello, debemos integrar a los nuevos creyentes lo más pronto posible a los diversos grupos que funcionan en la iglesia: adolescentes, jóvenes, damas, varones, matrimonios jóvenes, profesionales, células, etc. En estos grupos tienen mejores oportunidades de formar amistades que en los cultos generales de la congregación.
Otro elemento importante es involucrar a los recién integrados a la iglesia en algún ministerio o servicio de la iglesia que se proyecte hacia dentro o hacia fuera de ella. Es bueno explorar los dones de cada nuevo creyente y ubicarlo dentro de un rol dentro de la iglesia. Los nuevos miembros tienen nuevos dones y pueden tener nuevas ideas que pueden beneficiar a la iglesia y darle mayor vitalidad. Por supuesto, esto no se debe generalizar habrá personas que querrán tomar su tiempo para integrarse en el ministerio de la iglesia por diversos motivos por lo que cada caso debe tomarse de manera particular.
Es primordial que los líderes hicieran sobresalir sobre cada miembro lo que mi esposa Susana denomina la doble “E”. Este término sintetiza dos acciones que los cristianos y sus líderes comprometidos con la misión integral de Dios deben hacer para iniciar y mantenerla. Estos son “Encontrar”, con este término me refiero el papel tan importante que los líderes junto con los cristianos deben desempeñar. Cuando los miembros no reconocen sus dones, puedan llegar por medio de sus líderes a tener una orientación de cual es su don o dones, dados por Dios para enriquecer la comunidad de creyentes.
El segundo término es “Explotar”, este se refiere a desarrollar estos dones espirituales en cada uno. El hacerlo es el centro del funcionamiento de cualquier ministerio, obra, visión que la iglesia tenga, ya que usaran sus habilidades (dones) enfocados a hacer una tarea especifica que será realizada con facilidad, por que es el área en el cual Dios capacito al miembro. Así como nos lo dice la palabra de Dios por medio de Pedro: “Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otro, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios” 1Pedro 4:10. Al hacer esto todo lo que realice la congregación y sus ministerios no solo serán orientados para el interior de la congregación sino en el exterior de ella: su comunidad.
Además de ello, nos enfrentamos a la realidad de que ciertos ministerios requieren de preparación para poder ejercerlos, especialmente el de maestros; así que lo ideal es que existan dentro de la congregación programas de capacitación continua para que los creyentes con este tipo de dones puedan integrarse en los diversos ministerios de la congregación. Esto ayuda a crear compromiso y es parte esencial del ser un discípulo de Cristo.
Por otra parte, debemos dejar de lado las grandes barreras que ponemos para bautizar a las personas. Es cierto, es necesario que la persona tenga un verdadero compromiso con Cristo para ser bautizado, pero no por ello debemos dar un largo curso de doctrina denominacional antes de hacerlo o posponer el bautizo hasta que haya un grupo grande de personas que quiera hacerlo. Recordemos el pasaje cuando Felipe le anuncia el Evangelio de Jesús al etiope. “Y yendo por el camino, llegaron a cierta agua, y dijo el eunuco: Aquí hay agua; ¿qué impide que yo sea bautizado? Felipe dijo: Si crees de todo corazón, bien puedes. Y respondiendo, dijo: Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios. Y mandó parar el carro; y descendieron ambos al agua, Felipe y el eunuco, y le bautizó. Cuando subieron del agua, el Espíritu del Señor arrebató a Felipe; y el eunuco no le vio más, y siguió gozoso su camino” (Hechos 7:36-39).
Hay muchas iglesias que ponen como requisito para servir en un ministerio de la iglesia el ser bautizado, esto es muy importante para el orden. Pero esto no quiere decir que las personas no bautizadas no puedan servir, ellos pueden ayudar en evangelismo ya que esto es una tarea de todos los creyentes, y pueden hacer servicios sencillos dentro de la iglesia.
Conclusión

Hemos sido llamados a hacer discípulos no solamente a que las personas tomen una decisión por Cristo. Ahí no acaba nuestra responsabilidad, es solamente el primer paso. Si nos hacemos llamar cristianos y queremos realmente seguir al Maestro, nuestros esfuerzos al dar seguimiento a los nuevos discípulos deben ser responsables y fieles al modelo de Jesús. Cerremos la “puerta de atrás” de nuestras iglesias y hagamos la voluntad de Dios.



Preguntas Capítulo 7

  1. ¿Qué porcentaje del tiempo debe tomar la conservación de los resultados?

  2. ¿Qué quiere decir el autor con la expresión "salen por la puerta de atrás"?.

  3. ¿Cómo define el autor el evangelismo?

  4. ¿Cómo define el autor el discipulado?

  5. ¿A quién le corresponde el discipulado de los nuevos creyentes?

  6. ¿Por qué deben estar listas las estrategias de seguimiento antes de realizar incursiones evangelísticas?

  7. ¿En que consiste el método del curso de las cinco noches?

  8. ¿Qué podemos hacer para que las personas que nos visitan se sienta recibidos?

  9. ¿Qué podemos hacer para involucrar a los recién llegados a la iglesia?

  10. ¿Qué pueden hacer en la iglesia aquellos que no han sido bautizados?

Conclusión
Hemos desarrollado tres grandes retos que debe enfrentar la iglesia cristiana al hacer evangelismo dentro de la cosmovisión postmoderna. En primer lugar, la necesidad de motivar a la propia iglesia cristiana a dejar el egoísmo subyacente en el individualismo postmoderno que le ha afectado internamente al nivel de no querer evangelizar. En segundo lugar, la necesidad de adecuar nuestros métodos de evangelismo a las características que nos presenta la postmodernidad; y por último, en tercer lugar tomar conciencia de la necesidad de un posterior seguimiento y discipulado de las personas que se integran a la iglesia cristiana. Los tres retos son complejos y difíciles de enfrentar, es nuestra responsabilidad como líderes de la iglesia cristiana asumirlos con responsabilidad, entrega y sacrificio. Encarnemos a nuestro Señor Jesucristo y hagamos discípulos en todas las naciones, eso es lo que da sentido al cristianismo, es la tarea que nos hace ser lo que somos: testigos y discípulos de Jesús.

Bibliografía


  • Cruz, Antonio. Postmodernidad, CLIE: Terrassa, 1996.

  • Geisler, Norman y Brooks, Ron. Apologética, UNILIT: Miami, 1995.

  • Gómez, Jorge. El Crecimiento y la Deserción en la Iglesia Evangélica Costarricense, Publicaciones IINDEF: San José, 1996.

  • Escobar, Salinas, Góngora. Post-modernidad y la iglesia evangélica. Publicaciones IINDEF: San José, 2000.

  • In Sik Hong, Tomasini y otros. Ética y Religiosidad en tiempos postmodernos, Kairos: Buenos Aires, 2001.

  • Lewis, Jonathan. Misión Mundial: Tomo III. UNILIT: Miami, 1990.

  • McDowell, Josh. Evidencia que exige un veredicto, Editorial Vida: Miami, 1982.

  • Meves, Christa. Juventud Manipulada y Seducida, Herder: Barcelona, 1980.

  • Morales, Jaime. Apologética y Juventud Postmoderna, MINTS: Miami, 2005.

  • Padilla, René. Discipulado y misión, Kairos: Buenos Aires, 1997.

  • Pereira, René. Revista Unilit Enfoque: “La Iglesia Postmoderna”, vol 8, número 20, UNILIT: Miami, 2000.

  • Perkins, John. Beyond Charity: The Call to Christian Community Development, Baker Books: Grand Rapids, 1993.


Webgrafía


  • Anónimo. El Evangelio y la Postmodernidad.

http://www.aventuraweb.org/descargas/evangelioyposmodernidad.doc

  • Anónimo. La Iglesia y la Postmodernidad.

http://www.aventuraweb.org/descargas/iglesiaypostmodernidad.doc

  • Anónimo. La posmodernidad y la posibilidad de una ética de la convivencia humana

http://biblioteca.itam.mx/estudios/estudio/letras42/textos4/sec_3.html

  • Anónimo. Proceso de involucramiento de iglesias en el trabajo de la misión integral.

http://www.asjhonduras.com/pdf/estudio24.pdf.

  • Arn, Carlos y Win. ¡Sí... su iglesia puede cerrar la puerta de atrás!.

http://www.desarrollocristiano.com/site.asp?seccion=arti&articulo=291

  • Ching, Joel. La Iglesia ante los desafíos postmodernos.

http://www.monografias.com/trabajos16/iglesia-postmodernismo/iglesia-postmodernismo.shtml

  • De las Fuentes, Alberto. Todos los Dioses en la "Biblia Digital".

http://www.el-mundo.es/su-ordenador/SORnumeros/97/SOR066/SOR066dios.html

  • Equiza, Jesús. Postmodernidad, secularización y fe cristiana

http://www.eulasalle.com/documentacion/religion/modernidad_postmodernidad.doc

  • Escobar, Francisco. Influencias de la modernidad y postmodernidad en nuestra diócesis.

http://www.redial.com.mx/obispado/semi/aletheia/a3708.html

  • Henríquez, César. Culto, teología y postmodernidad.

http://www.selah.com.ar/database/images/2393A01.DOC.

  • Michelén, Sugel. Nueva Espiritualidad

http://www.ibsj.org/NUEVOIBSJORG/Articulos/El%20Caribe/104NuevaEspiritualidad.asp

  • Michelén, Sugel. Posmodernidad y verdad

http://www.ibsj.org/NUEVOIBSJORG/Articulos/El%20Caribe/101Postmodernidadyverdad.asp

  • Ortiz, Félix. Caín N°1.

http://www.paralideres.org/pages/page_2861.asp

  • Ortiz, Félix. Evangelización relevante.

http://www.aventuraweb.org/descargas/evangelizacionrelevante.doc

  • Osorio, Jorge. Evangelización amistosa.

http://www.desarrollocristiano.com/site.asp?seccion=arti&articulo=1146

  • Segura, Harold. La misión integral 35 años después.

http://www.teologica.org/seguridad/articulos/Hsegura2.html

  • Varios. El Pacto de Lausana.

http://www.desarrollocristiano.com/site.asp?seccion=arti&articulo=623

  • Testin, Mary. La Iglesia Responde a la Postmodernidad

http://www.cisoc.cl/html/oct05.htm

  • Thompson, Janice. Mi amiga recién convertida.

http://www.desarrollocristiano.com/site.asp?seccion=arti&articulo=1185

  • Zapata, Enrique. Hacia resultados que permanecen.

http://www.desarrollocristiano.com/site.asp?seccion=arti&articulo=613
Apéndice 1

Pasos Básicos para Presentar el Evangelio
Para evangelizar utilizamos tres pasos básicos:
A. Romper el Hielo.

B. Dar el Mensaje.

C. Hacer el Llamamiento.
A. Romper el Hielo:

Considerada la parte más difícil del evangelismo para muchas personas, para otros la parte más fácil. Eso depende de la personalidad del que presenta el mensaje. Es la hora de iniciar la conversación. Preséntese, trate de hacer que la otra persona se sienta en confianza.


B. El Mensaje:

Sea cual sea el método, el plan de salvación es siempre el mismo, debe tener los siguientes aspectos básicos:

1. Dios nos ama

2. El hombre es pecador.

3. Jesucristo como solución del pecador.

4. Debemos aceptar a Jesús.


C. El llamamiento:

Aclare que para recibir a Jesús tiene que confesarlo con la boca; explique que orar es sencillamente hablar con Dios y diríjalo en la oración. Pueda ser que por vergüenza, cuando hacemos el llamado a la persona para que acepte a Cristo, no lo quiera hacer. También en caso de que la persona esté indecisa se puede hacer una oración escrita en un papel o en una tarjeta de negocios. Puede usar de base una oración cómo está: "Señor he pecado contra ti, pero creo que Cristo Jesús murió por mis pecados y resucitó. Hoy acepto tu regalo de vida eterna. Ahora con sinceridad confío en Cristo como mi Salvador. Amén". La oración es algo sencillo, pero debe reflejar los cuatro pasos antes mencionados.



Apéndice 2

Métodos Clásicos de Evangelismo Personal


  1. Evangelismo Explosivo

Este es un método de evangelismo que se basa en preguntas de diagnóstico.


  • ¿Si en este momento le sucediera un accidente a usted, en el cual perdiera la vida, a donde cree que iría; al cielo o al infierno?

  • Si la persona responde que al cielo se preguntaría ¿Si Dios le preguntará que ha hecho usted para merecer entrar al cielo que le contestaría?

  • Si la persona responde que al infierno se preguntaría ¿Usted quisiera ir ahí? ¿Que cree usted que tiene que hacer para no ir al infierno?

  • Si la persona responde algo que denota obras como “hacer lo bueno, orar, leer la Biblia, ir a la Iglesia” Explicarle que así no, porque la Biblia dice que la salvación no es por obras (Efesios 2:9).

  • Si la persona responde “creer en Dios”. Explicarle que la misma Biblia nos dice en Santiago 2:19, que los demonios también creen en Dios, pero sabemos que no van a ir al cielo.

Luego de ello explicarle que la Biblia nos indica cuál es la forma de llegar al cielo y proceder a explicar el plan de salvación.




  1. El Camino Romano

Este es un método cuyos textos se encuentran solamente en el Libro de Romanos. Es un método bueno y fácil de comunicar las verdades del Evangelio. Se presenta mediante los siguientes puntos:


  • Somos pecadores. Ro 3:23

  • Merecemos la muerte eterna espiritual. Ro 6:23

  • Dios ha provisto la solución. Ro 5:8

  • Tenemos que creer en Jesús. Ro 10:9-10.

  • El resultado—no hay condenación. Ro 8:1




  1. Las Cuatro Leyes Espirituales

Este es un método muy usado por Cruzada Estudiantil y Profesional para Cristo. Aquí escribimos algunas frases de este método tomados del libro “Evidencia que exige un veredicto” de Josh McDowell, Editorial Vida; Miami, Florida; 1982
Ha oído usted las cuatro leyes espirituales?

"Así como hay leyes que rigen el Universo, también hay leyes que rigen nuestra relación con Dios".


PRIMERA LEY: "Dios nos ama, y tiene un plan maravilloso para nuestra vida".
Se procede a explicar acerca del amor de Dios (Jn 3:16) y el plan de Dios (Jn 10:10b). Pero, por qué es que la mayoría de las personas no están experimentando "vida en abundancia"?
Esto se encuentra en la segunda ley…

SEGUNDA LEY: "El hombre es pecador y está separado de Dios, por lo tanto no puede conocer ni experimentar el amor y el plan de Dios para su vida".
-El Hombre está separado de Dios: Rom. 6:23a "Porque la paga del pecado es muerte" (separación espiritual de Dios). Dios es santo y el hombre pecador, un gran abismo los separa. El hombre esta tratando continuamente de alcanzar a Dios y la vida en abundancia, y cruzar este abismo de separación mediante sus propios esfuerzos: la religión; la moral; la filosofía, las buenas obras, etc.
La tercera ley nos da la única solución a este problema...

TERCERA LEY: "Jesucristo es la única provisión de Dios para el pecador, solo en El usted puede conocer al amor y el plan de Dios para su vida".
Se explica que Jesús murió en nuestro lugar (Ro. 5:8), que El Resucitó (1 Co 15:3-6) y que El es el único camino (Jn 14:6). Dios ha cruzado el abismo que nos separa de El al enviar a Jesucristo, a morir en la cruz en nuestro lugar. No es suficiente conocer estas tres leyes ni aún aceptarlas intelectualmente...
CUARTA LEY:"Debemos individualmente recibir a Jesucristo como Señor y Salvador para poder conocer y experimentar el amor y el plan de Dios para nuestras vidas".
-Debemos de recibir a Cristo: Juan 1:12.

-Recibimos a Cristo mediante la fe: Efesios 2:8,9.

-Recibimos a Cristo mediante invitación personal. Apocalipsis 3:20.
El recibir a Cristo comprende convertirse del yo a Dios, confiar en Cristo para que El entre en nuestras vidas, perdone nuestros pecados y nos haga la persona que El quiere que seamos. Usted puede recibir a Cristo ahora mismo mediante la oración. (Orar es hablar con Dios) Dios conoce su corazón y no tiene tanto interés en sus palabras, sino más bien en la actitud de su corazón. Luego de ello se realiza la oración de fe.


  1. El Libro sin Palabras

Este es talvez el método más conocido para evangelizar niños. Este se basa en hacer un libro con hojas de diversos colores donde cada uno de ellos representa el plan de salvación. El color negro es el pecado, el rojo la sangre de Jesús, el blanco la limpieza de los pecados, el dorado el cielo y el verde es el crecimiento espiritual. Existen diversas variaciones de este método como son “El Guante Secreto” donde cada dedo tiene un color del libro sin palabras; “La Pulsera de Poder”: cada cuenta es de un color del libro sin palabras y “La bolsa secreta”, el cual es un delantal con tarjetas, cada tarjeta es de un color del libro sin palabras.

Apéndice 3

El Curso de Cinco Noches
Este es un método de evangelismo aunque también puede ser usado para dar seguimiento. La idea es realizar en una casa durante cinco noches un curso sobre el cristianismo. Nuevamente, hacemos entrever que lo mejor es realizarlo en una casa y no en una iglesia, ya que así resulta menos amenazante para la persona invitada al curso.
Resulta atractivo porque se promociona en forma de curso; así como hoy en día hay cursos de muchísimas cosas, en este caso se anunciará como un curso para estudiar la Biblia, se puede buscar un título atractivo para el mismo “Cómo relacionarnos con Dios”, “Cristianismo Básico” o algo por el estilo. También resulta atractivo porque tiene una duración determinada, en este caso cinco noches, por lo que la persona siente que sólo debe comprometerse unos días y luego de ello terminará el curso. Muy diferente de invitar una persona a comprometerse en una célula o grupo pequeño que tiene una duración indeterminada.
En su forma evangelística lo que hace este método es presentar noche por noche uno de los puntos del plan de salvación. Así de esta manera, se presenta en la primer noche “la realidad del pecado”, en la segunda noche “el amor de Dios”, en la tercera noche “el sacrificio de Cristo”, en la cuarta “el recibir a Cristo”, y en la quinta hablar sobre “la seguridad de la salvación”.
En su forma de seguimiento lo que se hace es tratar cinco temas que sean básicos para discipular un nuevo creyente. En mi caso le pondría al curso “Cristianismo Básico” y daría los siguientes temas:
Primera Noche: Mi relación con Dios

En esta noche hablaría de los medios como nos relacionamos con Dios. En primer lugar “la oración” como medio de comunicarnos con Dios y la lectura de la Palabra como el medio en que Dios se comunica con nosotros. Desde luego, todo esto se estudiaría con sustento bíblico.


Segunda Noche: Mi crecimiento personal (congregarse)

Hablar de la necesidad y mandamiento a congregarnos y crecer espiritualmente. No solamente asistir a la iglesia y “calentar” la banca o el asiente, sino la necesidad de comprometerse con el Cuerpo de Cristo para servir a Dios y crecer como miembros de una iglesia que interaccionan continuamente.


Tercer Noche: Mi primer paso de obediencia (el bautizo)

Hablar del paso de obediencia que constituye el bautismo. La necesidad de tomar esta decisión aceptando lo que Dios nos dice a través de Su Palabra.


Cuarta Noche: Mi fe (doctrina – credo apostólico)

Se puede hacer un breve repaso a la doctrina cristiana podemos basarnos en los doce artículos de fe del credo apostólico, los cuáles son válidos para todos los cristianos sin importar su denominación.


Quinta Noche: Mi testimonio (palabras y acciones)

Hablar de la necesidad de mantener un testimonio cristiano. Hacerlo tanto con Palabras al hablar de Cristo a otros. Como la necesidad de tener una vida que refleje a Cristo con nuestras acciones. Puede incluir un poco de apologética básica que ayude al nuevo creyente a defender su fe.


Mi amigo Hiram Guzmán, pastor de jóvenes de la Primera Iglesia Bautista de Ciudad Satélite en la República Mexicana les llama las “5 A´s después de creer” y las describe de la siguiente forma:

Primera Noche: Amar


En esta noche la idea principal es hablar de la importancia de Amar a Dios, Cuando se ama se busca mantener una relación día a día, eso es lo que Dios busca de nosotros y esa relación se da por medio de: La oración y la lectura de la palabra. Aquí dentro del amor se tocaria el punto de la obediencia y se hablaría del bautismo.


Segunda Noche: Aprender


En esta noche la idea es hablar de la importancia de crecer espiritualmente cada día, por medio del estudio constante de la palabra, así es como se conoce a Dios no por puros sentimientos, si no del sustento Bíblico. También se hablaría de doctrina básica.

Tercera Noche: Anunciar


En esta noche la idea principal es hablar de la importancia de testificar a otros lo que nosotros hemos creído y vivimos cada día, se hablaría de la importancia de dar testimonio y de la fe que nos mueve.

Cuarta Noche: Ayudar


En esta noche la idea principal es hablar del servicio, que el compromiso que cada uno tenemos es de ayudar a los que nos rodean. Esta ayuda es en nuestra congregación pero también es en nuestra comunidad.

Quinta Noche: Animar


En esta noche la idea principal es hablar del compañerismo, de la importancia que tiene el convivir con otras personas de una manera sana, al igual de la importancia que tiene congregarnos.

Apéndice 4

Nuevos Métodos de Evangelismo Masivo
Estos son algunas variantes de evangelismo masivo que pueden aplicar los principios antes expuestos.


  1. Hacer un equipo de fútbol en la iglesia. Es conocido que en la mayoría de las iglesias las mujeres corresponden a la mayor población. Por otra parte, todos conocemos que le fútbol es el deporte preferido de la mayoría de los hispanos. Una buena alternativa es hacer un equipo de fútbol con los varones de la iglesia e invitar a participar en él a los esposos de las hermanas que no son creyentes u otros varones de la comodidad. Está es una excelente oportunidad de crear relaciones con estos varones y dar testimonio. Incluso si el pastor está dentro del equipo fácilmente podría iniciar una relación de confianza con estás personas.




  1. Dar charlas con temas actuales para públicos diversos con un tono evangelístico así se estaría respondiendo a las necesidades reales de las personas. Por ejemplo, “¿Cómo formar una Familia feliz?” para padres de familia, “¿Identidad perdida?” para adolescentes, etc.


Apéndice 5

Cartas Evangelísticas
A continuación anexo un método de evangelismo personal que está estructurado en forma de una carta que le puede entregar a una persona conocida. Este fue desarrollado por el movimiento cristiano universitario en Costa Rica conocido como ECU (Estudiantes Cristianos Universitarios). Este también puede ser una herramienta para llegar a los oyentes postmodernos.

El Cielo, 18 de abril de 1996


Querido amigo:

He visto muchas veces tu vacío, tu tristeza de reconocer que todo en lo que te afirmás puede llegar a fallar, y encontrarse con eso es como saber que no hay nada a qué atenerse, no hay ningún lugar para apoyarse. Pero quiero que sepas que yo te prometo estar con vos siempre. Si vos lo deseas puedo ser tu Dios, dirigiré tu vida. Seré tu refugio y escudo, te daré la fortaleza que necesitas para vivir para mí. Podés contar con ella siempre, sin importar a qué te enfrentés. Siempre te sostendré con mi mano fuerte de perfecta bondad.

Yo tengo el control de todo este universo; doy respiración a todo el pueblo de la tierra, y por bondad y misericordia te he llamado. Te prometo estar con vos y guardarte si permaneces cerca de mí. Nunca te rechazaré, nunca más sentirás soledad.

Si me abres las puertas, puedes aprender a reconocer mi voz. Quiero que me conozcas tal y como te conozco. Escuchándome sabrás cuál camino seguir y podrás saber lo que quiero que hagas para mí.

Te voy a contar algo: por un acto de mi propia voluntad te hice diferente del resto de la creación. Te hice a mi semejanza, te di un espíritu. Te creé con un fin determinado: para vivir en relación especial conmigo y con tus hermanos. Pero esta armonía original fué rápidamente destruida por desobediencia, por tu razonamiento falso y por tu rebelión intensionada. Esto provocó la ruptura de nuestra relación y trajo consecuencias trágicas. Siempre me ponen triste las consecuencias de tus actos, las veo en todas partes: guerras, contaminación, miseria, violencia, muerte. Pero a pesar de todo esto, mi propósito para vos no ha cambiado. Tanto te amo que vine a este mudo por vos. Y sufrí la muerte en lugar tuyo y derramé mi sangre, para que aunque mueras siempre tengas vida. Acepta el sacrificio que hice por vos en la cruz. Así serás libre. Sólo por medio de mi muerte y mi resurrección es posible nuestro esperado encuentro.
Atte,

Jesucristo.

El Cielo, 18 de abril de 1996
Querido amigo(a):

¿Cómo estás?, tuve que mandarte una carta para decirte lo mucho que te amo y me preocupo por ti.

Te ví caminando ayer con tus amigos, y esperé todo el día esperando que me hablaras a mí también.

Al atardecer te regalé lindos celajes y una fresca brisa para que descansaras y esperé. Nunca vinistes. Sí, me duele, pero te amo todavía porque soy tu amigo.

Te vi dormirte anoche y anhelé tocar tu frente, así que derramé los rayos de luna por tu almohada y tu cara.

De nuevo esperé, deseando muchísimo poder hablar contigo.

Te despertaste tarde y corriste montones. Mis lágrimas se confundieron con la lluvia. Hoy te veías tan triste y solo, y me dolió el corazón, porque yo entiendo, también mis amigos me dajan solo y me hieren muchas veces, pero te amo. Y trato de decírtelo en la quieta y verde hierba, te lo susurro en las hojas de los árboles y te lo digo a través del canto de las aves.

Te visto con el tibio sol y el perfume del aire. Mi amor por tí es más profundo que los océanos y más grande que cualquier cosa que imagines. Sé que las cosas son difíciles en la tierra, realmente lo sé porque yo estuve allí y quiero ayudarte. Sólo llámame, pregúntame, háblame. Es tu desición... yo te he escogido. Porque te amo... te estoy esperando.

Atte:

Jesucristo


El Cielo, 18 de abril de 1996


Querido hijo:
Ya no tengas más temor hijo mío. Yo estaré contigo siempre.

Soy tu Dios, pues me has pedido que controle tu vida. Te daré la fortaleza que necesitas a fin de que vivas para mí. Puedes contar con esta fortaleza siempre, sin importar a qué te enfrentes. Siempre te sostendré con mi mano fuerte de perfecta bondad.


Sí, lo sé, tienes un gusto definido hacia la vieja y segura suciedad; temes salir a la luz del sol de mi presencia. Pero yo tengo el control de todo este universo. Te prometo estar contigo y guardarte si permaneces cerca de mí.
Ya no tienes que preocuparte, ni temer. En la casa de mi Padre, hogar para ti he hecho. Allí estaré, esperándote, cuando duermas en mis brazos.
Algún día me conocerás tal como te conozco. Lee lo que digo en mi Libro. Te es dado para adecuarte y hacerte recto en todos los asuntos de la vida. Toda palabra que he dicho está llena de poder viviente, te ayudará a decidir las diferencias entre mi voluntad y la manera como tú solías andar.
Habla conmigo siempre. Te ayudará a tener un corazón valiente y confiado en todas partes y en todo tiempo. Si, aún si el camino es difícil y duro. De ahora en adelante puedes esperar aflicciones de parte del mundo que te rodea. Ya no perteneces al mundo del enemigo, sino al mío. Cuando el mundo te lesione en cualquier forma por mí, es una prueba segura de que tu vida es ahora verdaderamente diferente.
No te afanes por las cosas materiales como la comida, lo que beberás o la ropa que te pondrás. No, busca siempre lo que puedas hacer para mi Padre y su mundo primero, y te prometo, te doy mi palabra, que me encargaré de cada una de estas cosas en particular.
He aquí un hecho tremendo: te doy potestad sobre cualquiera de las fuerzas de la oscuridad del diablo y del mal. Si resistes al diablo firmemente con mi fortaleza, huirá aterrado de ti. Si Dios está obrado en ti, ¡nada te será imposible!.
Si resbalas, si caes, y un hábito antiguo te agarra desprevenido, no lo encubras ni aparentes, dímelo, exprésamelo abiertamente. Te prometo perdonarte y volverte a limpiar, no importa cuánto me hayas herido, te prometo olvidarlo y hacer que comiences de nuevo.
Hijo mío, por encima de todo, ¡ámame!. Con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con toda tu fuerza, mientras no comiences a hacer esto, no podrás realmente amar a los demás, tal como yo te amo.
Atte,

Jesucristo.

1 Morales, p11

2 http://biblioteca.itam.mx/estudios/estudio/letras42/textos4/sec_3.html

3 Pereira, p.40.

4 http://www.redial.com.mx/obispado/semi/aletheia/a3708.html


5 Morales, p. 53

6 http://www.selah.com.ar/database/images/2393A01.DOC

7 http://www.selah.com.ar/database/images/2393A01.DOC

8 Cruz, p.170.

9 http://www.paralideres.org/pages/page_2861.asp

10 Idem.

11 Morales, p. 51

12 http://www.desarrollocristiano.com/site.asp?seccion=arti&articulo=613

13 Morales, p. 51

14 Cruz, p.201

15 http://www.aventuraweb.org/descargas/evangelioyposmodernidad.doc

16 Salinas, p.66

17 Morales, p. 14

18 http://www.ibsj.org/NUEVOIBSJORG/Articulos/El%20Caribe/101Postmodernidadyverdad.asp

19 Escobar, p.24

20 Escobar, p.25

21 Salinas, p. 59

22http://www.aventuraweb.org/descargas/evangelioyposmodernidad.doc

23 http://www.aventuraweb.org/descargas/evangelizacionrelevante.doc

24 Que un cristiano no este de acuerdo con el homosexualismo u otros pecados no quiere decir que rechace a los homosexuales. Como Jesús deberíamos estar abiertos a recibir a todos aquellos que son pecadores y quieren dejar su vida pecado. Nuestra actitud debe de ser de misericordia y no de rechazo.

25 http://www.ibsj.org/NUEVOIBSJORG/Articulos/El%20Caribe/101Postmodernidadyverdad.asp

26 Geisler, Norman y Brooks, Ron, Apologética, p. 310

27 http://www.aventuraweb.org/descargas/evangelioyposmodernidad.doc

28 http://www.aventuraweb.org/descargas/evangelioyposmodernidad.doc

29 http://www.desarrollocristiano.com/site.asp?seccion=arti&articulo=291

30 http://www.desarrollocristiano.com/site.asp?seccion=arti&articulo=291

31 Morales, p. 91

32 Aquella que juzga como bueno aquello que realmente es bueno, y viceversa con lo malo.

33 La conciencia errónea es aquella que juzga como bueno lo que en realidad es malo y viceversa.

34 Lewis, p. 107

35 http://www.aventuraweb.org/descargas/iglesiaypostmodernidad.doc

36 In Sik Hong, p9

37 http://www.cisoc.cl/html/oct05.htm

38 http://www.ibsj.org/NUEVOIBSJORG/Articulos/El%20Caribe/104NuevaEspiritualidad.asp

39 http://www.monografias.com/trabajos16/iglesia-postmodernismo/iglesia-postmodernismo.shtml

40 Escobar, p.26

41 http://www.el-mundo.es/su-ordenador/SORnumeros/97/SOR066/SOR066dios.html

42 http://www.aventuraweb.org/descargas/evangelioyposmodernidad.doc

43 http://www.aventuraweb.org/descargas/evangelioyposmodernidad.doc

44 http://www.aventuraweb.org/descargas/evangelizacionrelevante.doc

45 http://www.aventuraweb.org/descargas/evangelizacionrelevante.doc

46In Sik Hong, p. 21.

47 Meves, Christa. Juventud Manipulada y Seducida, p. 14.

48 Ibíd, p. 14.

49 http://www.aventuraweb.org/descargas/evangelioyposmodernidad.doc

50 http://www.aventuraweb.org/descargas/iglesiaypostmodernidad.doc

51 Salinas, p. 76

52http://www.aventuraweb.org/descargas/evangelizacionrelevante.doc

53 Cruz, p. 204

54 Salinas, p.73

55http://www.aventuraweb.org/descargas/evangelioyposmodernidad.doc

56 http://www.aventuraweb.org/descargas/iglesiaypostmodernidad.doc

57http://www.desarrollocristiano.com/site.asp?seccion=arti&articulo=291

58 Salinas, p. 74

59http://www.desarrollocristiano.com/site.asp?seccion=arti&articulo=1146

60 Cruz, p. 204

61 http://www.aventuraweb.org/descargas/iglesiaypostmodernidad.doc

62 http://www.aventuraweb.org/descargas/evangelioyposmodernidad.doc

63 http://www.desarrollocristiano.com/site.asp?seccion=arti&articulo=623

64 http://www.monografias.com/trabajos16/iglesia-postmodernismo/iglesia-postmodernismo.shtml

65http://www.aventuraweb.org/descargas/evangelioyposmodernidad.doc

66 Salinas, p. 71

67 Cruz, p. 203

68 Esto porque le resulta más cómodo para la persona que lo recibe en la puerta. Si es una mujer se puede sentir incomoda con dos hombres, si es un hombre puede sentirse incomodo con dos mujeres. Además, se debe guardar el testimonio, ya que no es conveniente que dos hombres entren a la casa de una mujer ni que dos mujeres entren a la casa de un hombre en caso de ser invitados.

69 Se recomienda utilizar pequeños Nuevos Testamentos en lugar de Biblias. Esto para no ser confundidos con personas adherentes a la secta de los Testigos de Jehová.

70 Se recomienda que desde el momento que se inician las incursiones evangelísticas se tenga lista la forma de dar seguimiento para el discipulado. Para esto es ideal las células o grupos pequeños, esto porque la gente le resulta más fácil asistir a una casa que a una iglesia. También puede aplicarse el método del curso de cinco noches para dar el seguimiento.

71 Este es solo un modelo para la boleta que puede ser cambiado. Las peticiones podrían ser otras dependiendo del contexto.

72 Padilla, p. 28

73 http://www.desarrollocristiano.com/site.asp?seccion=arti&articulo=1689

74 Padilla, p. 45

75 http://www.teologica.org/seguridad/articulos/Hsegura2.html

76 Perkins, p.39

77 http://www.asjhonduras.com/pdf/estudio24.pdf

78 http://www.desarrollocristiano.com/site.asp?seccion=arti&articulo=613

79 http://www.desarrollocristiano.com/site.asp?seccion=arti&articulo=291

80 http://www.desarrollocristiano.com/site.asp?seccion=arti&articulo=291

81 http://www.desarrollocristiano.com/site.asp?seccion=arti&articulo=1185

82 http://www.desarrollocristiano.com/site.asp?seccion=arti&articulo=613

83 http://www.aventuraweb.org/descargas/evangelioyposmodernidad.doc

84 http://www.eulasalle.com/documentacion/religion/modernidad_postmodernidad.doc

85 Escobar, p. 34

86 Morales, p. 65

87 http://www.cisoc.cl/html/oct05.htm

88 http://www.eulasalle.com/documentacion/religion/modernidad_postmodernidad.doc

89 Morales, p. 102

90 La iglesia mormona o Iglesia de los Santos de los Últimos días es una secta cristiana cuya base se encuentra en Utah y tiene cientos de iglesias en Latinoamérica. No es considerado una iglesia cristiana porque sus doctrinas se oponen al cristianismo histórico de los primeros siglos.

91 http://www.desarrollocristiano.com/site.asp?seccion=arti&articulo=291

92 http://www.desarrollocristiano.com/site.asp?seccion=arti&articulo=613

93 Gómez, p.60

94 http://www.desarrollocristiano.com/site.asp?seccion=arti&articulo=613

95 http://www.desarrollocristiano.com/site.asp?seccion=arti&articulo=291



Compartir con tus amigos:
1   2


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos