Sordomudos en la etapa infantil


Biblioteca de Autores Españoles (BAE)



Descargar 0.58 Mb.
Página3/9
Fecha de conversión12.12.2018
Tamaño0.58 Mb.
Vistas290
Descargas0
1   2   3   4   5   6   7   8   9

Biblioteca de Autores Españoles (BAE)



Títulos: 

  • Carta del abate Don Juan Andrés sobre el origen y las vicisitudes del arte de enseñar a hablar a los mudos sordos / Juan Andrés y Morell ; traducida por Don Carlos Andrés. -- Ed. facsímil.
    Ed. original: Madrid, en la Imprenta de Sancha, 1794.

  • Curso elemental de instrucción de sordo-mudos : obra útil a estos desgraciados, a sus padres y maestros y a todas las personas que se ocupan de educación / Juan Manuel Ballesteros, Francisco Fernández Villabrille. -- Ed. facsímil.
    Ed. original: Madrid, Imprenta del Colegio de Sordo-Mudos y Ciegos, 1845.

  • Diccionario usual de mímica y dactilología : útil a los maestros de sordo-mudos, a sus padres y a todas las personas que tengan que entrar en comunicación con ellos / Francisco Fernández Villabrille. -- Ed. facsímil.
    Ed. original: Madrid, Imprenta del Colegio de Sordo-mudos y Ciegos, 1851.

  • Discurso leído por D. Miguel Fernández Villabrille, profesor-director del Colegio Nacional de sordo-mudos y de ciegos, en la solemne distribución de premios celebrada el día 1º de Julio de 1883 / por D. Miguel Fernández Villabrille. -- Ed. facsímil.
    Ed. original: Madrid,[s.n.], 1883 (Imprenta del Colegio Nacional de Sordo-mudos y de ciegos).

  • La enseñanza de sordo-mudos y de ciegos en España en las exposiciones de 1867 y 1868 / por Don Miguel Fernández Villabrille. -- Ed. facsímil.
    Ed. original: Madrid, [s.n.], 1873 (Imprenta de Hernando).

  • Escuela española de sordomudos, o Arte para enseñarles a escribir y hablar el idioma español, dividida en dos tomos. [Tomo I] / obra de Lorenzo Hervás y Panduro. -- Ed. facsímil.
    Ed. original: Madrid, en la Imprenta Real,1795.

  • Escuela española de sordomudos, o Arte para enseñarles a escribir y hablar el idioma español. [Tomo II] / obra del abate D. Lorenzo Hervás y Panduro .... -- Ed. facsímil.
    Ed. original: Madrid, en la Imprenta de Fermín Villalpando, 1795.

  • Inauguración de la Escuela Superior para... enseñanza especial de sordo-mudos y de ciegos y discurso leído en dicho acto / Francisco Fernández Villabrille. -- Ed. facsímil.
    Ed. original: Madrid : [s.n.], 1857 (Imp. del Colegio de Sordo-mudos).

  • Instrucción popular para uso de los padres, maestros y amigos de los sordo-mudos, con el resumen de las lecciones normales que de enseñanza de los mismos se dan en el Colegio de Madrid / por Francisco Fernández Villabrille. -- Ed. facsímil.
    Ed. original: Madrid, Imprenta del Colegio de Sordo-Mudos y de Ciegos de Madrid, 1858.

  • Manual de clases para uso de los sordo-mudos del colegio de Madrid / Francisco Fernández Villabrille. -- Ed. facsímil.
    Ed. original: Madrid, Imprenta del Colegio de los mismos, 1860.

  • Reducción de las letras y arte para enseñar a hablar a los mudos / por Juan Pablo Bonet Barletserbant. -- Ed. facsímil.
    Ed. original: Madrid, por Francisco Abarca de Angulo, 1620.

CUENTO RELACIONADO CON UN NIÑO SORDO LLAMADO DANIEL.

El sordomudo y la luna
Franromo

Érase una vez un niño de ocho años llamado Daniel. Él y sus padres vivían en un barrio de las afueras de una gran ciudad. Su educación era muy costosa pero por suerte para ellos, su caso era sobrellevado por una asistente social. Y Daniel recibía la educación que su situación requería, ya que era sordomudo. Y al no poder sus padres sostener el coste de su educación, eran ayudados por las administraciones públicas. Su vida giraba en torno a las ocho horas que permanecía en un centro especial, al cual era trasladado en autobús y luego ayudaba a su madre con la confección de pantalones. Ya que ella trabajaba como mano de obra barata para una multinacional exportadora. La principal fuente de ingresos llegaba a su casa de manos de su padre, el cual trabajaba de camarero en una residencia de ancianos. Y al margen de sus horas libres también trabajaba como chapuzas en el vecindario por horas. Con todo eso tenían para ir cubriendo gastos y para un parco régimen de alimentación. La vida de Daniel era un curso acelerado de aprendizaje, siempre deseoso de experimentar las nuevas técnicas que se iban introduciendo en el centro de estudios.


Allí no solo los enseñaban en sus estudios sino que además eran tratados como parte de una gran familia. Lo cual hacía que los jóvenes se sintieran más a gusto dentro de aquella institución. Daniel era como un cartucho de pólvora sin tapón, siempre dispuesto a ayudar en cualquier acto que promoviera el colegio. Tenía un espíritu de colectividad que según decían sus educadores rebasaba las cotas con respecto a los demás compañeros de su misma edad. Por lo cual era el niño mimado de sus profesores. En su casa tuvieron la suerte de que él era hijo único, porque aún así llegar a primero de mes sin estrecheces era una auténtica odisea. De lo cual se desprendía que la vida que le había tocado vivir a Daniel no era ningún camino de rosas. Lo único de bueno en sus circunstancias era que el barrio en el que vivían era una auténtica piña. Y todo lo que sucediera acerca que esa comunidad era siempre como un asunto de todos. Así que los avatares económicos no suponían gran problema para las familias que poblaban el barrio. Las cosas se iban desenvolviendo dentro de las pautas naturales que marca la sociedad actual. Pero la desgracia se cebó en casa de Daniel, sin saber por qué razón. Primero el padre sufrió una caída y tuvo que estar hospitalizado durante dos meses. En los cuales su madre tuvo que estar al amparo de su marido.
El único respiro económico les vino de manos de un seguro de accidentes que su padre había contratado desde hacía diez años. Durante ese tiempo el carácter y la personalidad de su madre dio un giro de ciento sesenta grados. La pobre empezó a perder peso a pesar de que su alimentación no había venido a menos por el accidente de su marido. Sin embargo pocos días antes de que le dieran el alta, ella tuvo que ser ingresada a causa de una extraña forma de anemia. En la cual se fue sumiendo poco a poco y de la que ya jamás pudo escapar. Daniel y su padre estaban moralmente abatidos con el extraño mal que aquejaba a aquella mujer. A la semana de su ingreso en el hospital le dieron el alta, pero la fortaleza de aquella mujer de cuarenta años ya estaba minada. Hasta que un día de vuelta del colegio le dijeron que su madre estaba ingresada en la UCI del hospital. Así que un vecino lo trasladó hasta el lugar. Y sin saber por qué motivo Daniel pudo ver con sus propios ojos como la luz de su madre se iba debilitando cada vez con más y más fuerza. Tanto fue así que después de tres días de ser atendida en la unidad, su madre falleció no sin antes decirle a su padre: “cuida de Daniel que es la luz que te puede dar la vida, cuando yo me vaya”. Dicho esto la pobre mujer expiró.
Como si la gracia que irradiaba Daniel se la hubiera llevado su madre a la tumba. El pobre Daniel fue acusando la falta de su madre de tal manera, que ya nunca salía voluntario a ayudar en clase. Su padre quiso hablar con el jefe de estudios del centro, pero no daban crédito al desmoronamiento que sufría su hijo desde la falta de su madre. Y cuando todo parecía perdido una noche de niebla Daniel salió de su casa sin saber adonde y un rayo de luz rompió la niebla que enfundaba la noche. Y en medio de esa luz una luna azul refulgió con tal intensidad que el muchacho tuvo que cubrir su cara. Cuando abrió los ojos vio la cara de su madre reflejada en la luna. Entonces Daniel cambió de color y quiso volver a su casa para decirle a su padre lo que había visto. Pero el pobre quedó como petrificado al ver como su madre erguió sus brazos para darle un mensaje y a través del idioma de los símbolos. En que le decía: “el padre eterno ha visto el sufrimiento que has pasado con mi marcha que me ha pedido que te baje esa piedra. Y extendió sus manos hacia su hijo y le dio una piedra transparente. Y le dijo que con esa piedra sería capaz de recuperar las facultades que desde su nacimiento no le habían sido otorgadas”. Así que no temas porque cada vez que mires a la luna yo estaré cerca de ti para ahuyentar tus temores. Y así pudo el joven Daniel rehacer su vida y poder seguir alimentando su fe con la ayuda de la luna y de su madre.

MORALEJA: “A pesar de lo dura que puede ser la vida hay que tener fe y luchar por lo que uno quiere hasta el último momento”

  • ASIGNATURA PARA EL ESTUDIO DE LA HISTORIA DE LA LOGOPEDIA EN SU PARTE TEÓRICA Y PRÁCTICA.



Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos