Sobrepeso y obesidad



Descargar 101.24 Kb.
Fecha de conversión23.09.2018
Tamaño101.24 Kb.

universidad veracruzana



Sobrepeso y obesidad

Investigación e intervención en psicología de la salud




Mariana Barradas Cinta

Thamar Arcos

Paola Perez Apodaca

Luis Francisco Pardo





Contenido


Contenido 1

PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA 2

PREGUNTAS ESPECÍFICAS 2

DEFINICIÓN DEL TEMA GENERAL Y DE LOS PROBLEMAS ACTUALES DEL CAMPO DE INTERÉS 3

UBICACIÓN DEL PROBLEMA Y LAS PREGUNTAS ESPECÍFICAS DE INVESTIGACIÓN 3

JUSTIFICACIÓN DE LA ORIGINALIDAD, LA RELEVANCIA Y LA NECESIDAD DE ESTUDIAR EL PROBLEMA 4

I. MARCO TEÓRICO 5

I.I. Antecedentes 5

I.II. ¿Qué es la obesidad? ¿Cómo se mide la obesidad? 6

I.III. ¿Qué causa el sobrepeso y la obesidad? 7

I.IV. ¿Cuáles son las consecuencias comunes del sobrepeso y la obesidad para la salud? 7

I.V. Implicaciones psicológicas 9

I.VI. Obesidad y baja autoestima 11

I.VII. Desarrollo del autoconcepto 13

I.VII. Manejo de emociones 15

¿Qué son las emociones? 16

Reacciones a la frustración 17

¿Qué es la motivación? 18

¿Cuáles son los tipos de motivación? 19

Motivación intrínseca 19

Motivación extrínseca 19

II.I. CALENDARIO DE ACTIVIDADES 20

II.II. ACTIVIDADES A REALIZAR 20

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS 22




PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA




  • México es el primer país en obesidad adulta y obesidad infantil. A pesar de todo el trabajo que se ha realizado y la inversión, los resultados que han arrojado las estadísticas para combatir la obesidad, en este caso, infantil ha sido muy escasa, incluso nula pues la obesidad sigue en crecimiento.

  • Se han realizado infinitos programas relacionados con este tema, pero muy pocos cambios. Es por eso que nuestro labor como psicólogos debe tomar importancia, porque no sólo debe haber un cambio de hábitos sino una salud mental.

  • La obesidad es un fenómeno complejo en el que intervienen diversos factores; por esta razón, es necesario determinar cuáles son más relevantes en un caso concreto y, función de ello, determinar la intervención más factible.


PREGUNTAS ESPECÍFICAS


¿Qué es la obesidad infantil y cómo se mide?

¿Qué impacto tendrán los aspectos psicológicos en la obesidad infantil?

¿Cómo trabajar aspectos psicológicos en la obesidad infantil?

¿Qué es el autoestima?

¿Qué es una adicción?

¿Qué es la motivación?

¿Qué es el autoconcepto?

¿Qué son las emociones?


DEFINICIÓN DEL TEMA GENERAL Y DE LOS PROBLEMAS ACTUALES DEL CAMPO DE INTERÉS


El sobrepeso y la obesidad se definen como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud. El índice de masa corporal (IMC) es un indicador simple de la relación entre el peso y la talla que se utiliza frecuentemente para identificar el sobrepeso y la obesidad en los adultos. Se calcula dividiendo el peso de una persona en kilos por el cuadrado de su talla en metros (kg/m2).

UBICACIÓN DEL PROBLEMA Y LAS PREGUNTAS ESPECÍFICAS DE INVESTIGACIÓN


Identificar los influyentes aspectos psicológicos que podrían propiciar a la obesidad infantil y diseñar programas de intervención para disminuir el impacto de la obesidad infantil en el estado de Veracruz

  • Proyecto con la zona 64 y zona 11 en la ciudad de Xalapa, Veracruz.

ESPECÍFICOS

  • Analizar la información para proponer acciones factibles y así el proyecto tenga continuidad.

  • Identificar los aspectos psicológicos por medio de la investigación teórica cognitiva-conductual.

  • Diseñar programas de intervención para trabajar aspectos psicológicos con los niños de nivel primaria en el estado de Veracruz.

VARIABLES DE ESTUDIO

Variable dependiente: Obesidad infantil

Variable independiente: Aspectos psicológicos

JUSTIFICACIÓN DE LA ORIGINALIDAD, LA RELEVANCIA Y LA NECESIDAD DE ESTUDIAR EL PROBLEMA


Hay diferentes factores que propician la obesidad; factores genéticos y biológicos, de aprendizaje, de estilo de vida relacionado con la actividad física, psicológicos y cognitivos y por último sociales.

Definir cuándo una persona es obesa no es una cuestión fácil aunque así lo parezca a simple vista. La obesidad se define a nivel clínico como exceso de peso corporal aunque su definición más exacta sería la de exceso de grasa corporal (p. ej., un atleta puede tener exceso de peso). La razón de esa dificultad es que los métodos para medirla grasa corporal son indirectos, complicados y poco prácticos. Además parece que existe una buena correlación entre las dos medidas (Bray, 1976).

Las estadísticas sobre la incidencia de la obesidad, calculada como exceso de peso, son muy altas, tendiendo a incrementarse aún más en los últimos años (Wlliamson, Kahn, Remington y Aranda, 1990). Efectivamente, dos factores potencian este incremento: por un lado, el cambio de estilo de vida de activo a sedentario que lleva implícito nuestro trabajo industrializado y, por otro lado, el cambio de hábitos alimentarios fomentado por la incorporación de la mujer al mundo laboral, pasándose de la dieta mediterránea, rica en hidratos de carbono, a comidas rápidas pre-elaboradas, ricas en grasas.

I. MARCO TEÓRICO

I.I. Antecedentes


Hipócrates describió que “la muerte súbita es más frecuente en aquellos individuos que son naturalmente gordos, que en las personas delgadas”. La obesidad en el pasado fue considerada como un signo de estatus social y probablemente ofreció ventajas selectivas en el proceso evolutivo del hombre. Disponer de una reserva de energía para momentos de menor disponibilidad de alimentos, sin duda ofrecía una mayor posibilidad de adaptación a un medio ambiente adverso.

Incluso, actualmente, en algunas partes de nuestro país, se considera que estar gordo, es estar sano. Lo cual eso se ha intentado cambiar y con el paso de los años y la llegada de la modernidad, la percepción hacia la gordura ha cambiado en ciertas poblaciones de México.

Sin embargo, el aumento de la obesidad y sobre peso en el mundo, ha pasado a considerarse como una pandemia de la época moderna. La obesidad hoy en día es considerada una enfermedad crónica no transmisible (ECNT) por sí misma, dejando de ser tan solo como una condición de riesgo de dichas enfermedades. La epidemia de la obesidad a escala internacional contribuye en forma importante al aumento en la prevalencia de diversas enfermedades, como hipertensión, diabetes, hipercolesterolemia, algunos tipos de cáncer, trastornos osteoarticulares, de músculos y ligamentos. Todo esto afecta en forma significativa a la salud y el bienestar físico y mental de niños y adultos .El costo para la sociedad no sólo se relaciona con las muertes y la carga de enfermedades, sino con la discapacidad y la calidad de vida de la población. Las tendencias actuales de aumento de la obesidad en el ámbito global y en especial en la región de América Latina, se explican, en gran medida, por el sedentarismo e inactividad y por los cambios en la alimentación, caracterizados por el consumo de dietas ricas en energía y altas en grasas.

I.II. ¿Qué es la obesidad? ¿Cómo se mide la obesidad?


Se ha mencionado mucho el tema de la obesidad y el sobrepeso a nivel mundial, incluso se tiene suficiente información al respecto, me atrevo a decir que es, mucha información y poca concientización.

Según la OMS desde 1980, la obesidad se ha más que doblado en todo el mundo. En 2014, más de 1900 millones de adultos de 18 o más años tenían sobrepeso, de los cuales, más de 600 millones eran obesos. En este mismo año, el 39% de las personas adultas de 18 o más años tenían sobrepeso, y el 13% eran obesas. La mayoría de la población mundial vive en países donde el sobrepeso y la obesidad se cobran más vidas de personas que la insuficiencia ponderal.

En 2013, más de 42 millones de niños menores de cinco años tenían sobrepeso.

Pero en términos concretos ¿Qué es la obesidad y el sobrepeso?

El sobrepeso y la obesidad se definen como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud. El índice de masa corporal (IMC) es un indicador simple de la relación entre el peso y la talla que se utiliza frecuentemente para identificar el sobrepeso y la obesidad en los adultos. Se calcula dividiendo el peso de una persona en kilos por el cuadrado de su talla en metros (kg/m2).

La definición de la OMS es la siguiente: La obesidad y el sobrepeso se definen como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud. Un IMC igual o superior a 25 determina sobrepeso, este se determina como el peso en kilogramos dividido por el cuadrado de la talla en metros (kg/m2) y un IMC igual o superior a 30 determina obesidad.



El IMC proporciona la medida más útil del sobrepeso y la obesidad en la población, puesto que es la misma para ambos sexos y para los adultos de todas las edades. Sin embargo, hay que considerarla a título indicativo porque es posible que no se corresponda con el mismo nivel de grosor en diferentes personas. Estos umbrales sirven de referencia para las evaluaciones individuales, pero hay pruebas de que el riesgo de enfermedades crónicas en la población aumenta progresivamente a partir de un IMC de 21.

I.III. ¿Qué causa el sobrepeso y la obesidad?


La causa fundamental del sobrepeso y la obesidad es un desequilibrio energético entre calorías consumidas y gastadas. El aumento mundial del sobrepeso y la obesidad es atribuible a varios factores, entre los que se encuentran:

  • La modificación mundial de la dieta ahora consiste en, un aumento en la ingesta de alimentos hipercalóricos que son ricos en grasa, sal y azúcares pero pobres en vitaminas, minerales y otros micronutrientes

  • un descenso en la actividad física como resultado de la naturaleza cada vez más sedentaria de muchas formas de trabajo, de los nuevos modos de desplazamiento y de una creciente urbanización.

A menudo los cambios en los hábitos de alimentación y actividad física son consecuencia de cambios ambientales y sociales asociados al desarrollo y de la falta de políticas de apoyo en sectores como la salud; agricultura; transporte; planeamiento urbano; medio ambiente; procesamiento, distribución y comercialización de alimentos, y educación.

I.IV. ¿Cuáles son las consecuencias comunes del sobrepeso y la obesidad para la salud?


Un IMC elevado es un importante factor de riesgo de enfermedades no transmisibles, como:

  • las enfermedades cardiovasculares (principalmente cardiopatía y accidente cerebrovascular), que en 2012 fueron la causa principal de defunción

  • la diabetes, que se ha transformado rápidamente en una epidemia mundial. La OMS calcula que las muertes por diabetes aumentarán en todo el mundo en más de un 50% en los próximos 10 años

  • los trastornos del aparato locomotor (en especial la osteoartritis, una enfermedad degenerativa de las articulaciones muy discapacitante)

  • las enfermedades cardiovasculares (principalmente cardiopatía y accidente cerebrovascular), que en 2008 fueron la causa principal de defunción; los trastornos del aparato locomotor (en especial la osteoartritis, una enfermedad degenerativa de las articulaciones muy discapacitante), y algunos cánceres (del endometrio, la mama y el colon).

La obesidad infantil se asocia con una mayor probabilidad de muerte prematura y discapacidad en la edad adulta. Pero además de estos mayores riesgos futuros, los niños obesos sufren dificultad respiratoria, mayor riesgo de fracturas e hipertensión, y presentan marcadores tempranos de enfermedad cardiovascular, resistencia a la insulina y efectos psicológicos. Muchos países de ingresos bajos y medios se enfrentan en la actualidad en afrontar una doble carga de morbilidad, esta doble carga de morbilidad es causada por una nutrición inadecuada durante el periodo prenatal, la lactancia y la primera infancia, seguida del consumo de alimentos hipercalóricos, ricos en grasas y con escasos micronutrientes, combinada, como ya se mencionó anteriormente, con la falta de actividad física.

Mientras continúan lidiando con los problemas de las enfermedades infecciosas y la desnutrición, estos países están experimentando un aumento brusco en los factores de riesgo de contraer enfermedades no transmisibles como la obesidad y el sobrepeso, en particular en los entornos urbanos. No es raro encontrar la desnutrición y la obesidad coexistiendo en un mismo país, una misma comunidad y un mismo hogar.

En los países de ingresos bajos y medianos, los niños son más propensos a recibir una nutrición prenatal, del lactante y del niño pequeño insuficiente. Al mismo tiempo, están expuestos a alimentos hipercalóricos ricos en grasa, azúcar y sal y pobres en micronutrientes, que suelen ser poco costosos. Estos hábitos alimentarios, juntamente con una escasa actividad física, tienen como resultado un crecimiento brusco de la obesidad infantil, al tiempo que los problemas de la desnutrición continúan sin resolver.

I.V. Implicaciones psicológicas


Algunos estudios han demostrado que los niños y adolescentes obesos tienen una mayor prevalencia de trastornos psicológicos y psiquiátricos que sus pares de peso normal, y que este riesgo de psicopatología, es mayor en mujeres y aumenta con la edad. En general, los niños obesos tienen una pobre imagen de sí mismo y expresan sensaciones de inferioridad, rechazo y baja autoestima. La discriminación por parte de los compañeros desencadena en ellos trastornos conductuales que les conducen al aislamiento, depresión e inactividad. Por otro lado, estudios longitudinales (realizados a través del tiempo), han demostrado que la obesidad en la adolescencia tiene repercusiones sociales y económicas en la vida adulta, aún controlando variables tales como el coeficiente intelectual. Es así, que los adultos jóvenes con el antecedente de obesidad infantil tienen sueldos más bajos, y menor educación, siendo esto mayor en mujeres que en hombres.

El aspecto psicológico debe ser considerado y abordado en el tratamiento individual de la obesidad. Un trastorno psicológico puede condicionar muchas de las conductas que tiene un niño(a) o un(a) adolescente con respecto a la ingesta y actividad física. Una baja autoestima, el mal rendimiento escolar, una baja sociabilidad, son factores que pueden asociarse al aislamiento y a la ansiedad, determinando una menor actividad física y una mayor ingesta.

La alimentación en la vida del hombre es un aspecto, que le sirve a nivel social para crear relaciones con otros hombres, con sus divinidades y con la naturaleza. Cada cultura define lo que es válido como alimento, condicionando así su utilización más allá de su necesidad y disponibilidad. Debido al papel central del alimento en el día a día, en las relaciones sociales, es que los cambios en la organización de la familia, han influido también en los hábitos alimenticios, teniendo la familia menos momentos para compartir y así poder controlar o decidir sobre la “alimentación saludable”.

Por otra parte, Jesús Contreras (2009), en su libro La Obesidad: una perspectiva sociocultural, dice:” el valor social atribuido a la alimentación, a la salud y a la belleza física ha aumentado constantemente a lo largo de la segunda mitad del siglo XX. La cultura de masas, creadora de arquetipos, en no pocas ocasiones muy alejados de la realidad, nos conduce a admirar y a envidiar los cuerpos juveniles y esbeltos. Las estadísticas lo muestran: en los países más industrializados, un gran porcentaje de la población se sueña delgada, se ve gorda y sufre. A los trastornos puramente orgánicos que acarrea la obesidad se le suman, pues, los psicológicos y sociales, por pérdida de autoestima, debido a carecer de la imagen corporal anhelada, o sufrir verdadera discriminación social”.

Los adolescentes con sobrepeso tienen un 70% de probabilidades de llegar a ser adultos con sobrepeso u obesos. Esto se incrementa al 80% si uno o los dos padres son obesos o tienen sobrepeso.

La obesidad tiene importantes consecuencias a nivel psicológico y social. El sociólogo Robert Crosnoe, (2007) profesor e investigador de la Universidad de Texas, en Austin (Estados Unidos) realizó un estudio sobre las consecuencias sociales de la obesidad: Gender, Obesity and Education (Género, Obesidad y Educación), para lo cual se basó en un muestreo de 11.000 jóvenes de ambos sexos. Las conclusiones de dicho estudio fueron bastante contundentes y reafirmaron la opinión que probablemente ya teníamos sobre el tema. En primer lugar, encontró que los efectos perniciosos en el ámbito emocional y laboral en las adolescentes son mucho más profundos que en los varones de la misma edad. Así, como también se prueba que la obesidad perjudica el rendimiento académico y el futuro laboral. En el estudio realizado por Crosnoe, las personas obesas tenían menos formación, debido a un menor rendimiento académico y a una menor motivación por realizar estudios superiores. Además, cuando entraban en el mundo laboral, tenían remuneraciones más bajas y una mayor dificultad para ser promovidas a puestos de responsabilidad.

En su estudio, el experto identificó en las adolescentes obesas, posibles efectos de bajo rendimiento académico, desinterés para seguir una carrera superior, problemas emocionales y psicológicos, automedicación y abuso de alcohol o drogas. A nivel laboral, la investigación encontró que las chicas obesas que lograron ingresar al mercado laboral tienden a ganar salarios más bajos, no son promovidas de su puesto ni se les da la oportunidad de ocupar cargos altos.

El concepto de obesidad es muy indeterminado pues mientras unos piensan que la chica obesa es amorosa y tierna mientras otras personas creen que es sucia y tonta.

Según Romy Torres-Ward (2007), la baja autoestima en la mayoría de las chicas obesas también influye en su afección psicológica y el bajo rendimiento académico. “Ellas sienten que no valen nada, ya que desde la niñez son víctimas de burlas, hostigamiento y aislamiento en el ambiente escolar y social”, afirma Torres Ward. Ante estas presiones externas e internas, asegura la psicoterapeuta que se produce en la joven obesa todo un círculo vicioso: una adolescente triste, aislada, que puede buscar consuelo en la comida, las drogas o el alcohol. “Por eso, si la obesidad de la adolescente no tiene un perfil genético, es importante desde el comienzo buscar la causa de su condición física, que por lo regular se debe a algún problema emocional que le afecta y provoca ansiedad, lo que la conduce a comer en exceso para llenar ese vacío que siente” Respecto de los niños, se vio que no existen diferencias significativas en notas y autocontrol entre quienes tienen peso normal o sobrepeso. Sólo llama la atención que quienes están excedidos de peso tienen más ausencia a clases en tercero básico que los demás. Por otra parte, existe una ventaja que tienen los niños excedidos de peso y es que tienen menos problemas conductuales, como matonaje, que los menores que se mantienen con su peso normal.

I.VI. Obesidad y baja autoestima


La obesidad suele ser causa de un rechazo de la persona por su aspecto físico y de la aparición de autocríticas destructivas y pensamientos negativos de culpa e incapacidad, lo que conduce a que la persona tenga una autoestima baja.

La persona obesa siente que su físico condiciona sus capacidades en muchos aspectos de la vida. Algo que puede parecer tan sencillo como elegir qué ponerse por la mañana puede resultar una pesadilla para la persona obesa. Hay prendas que ya no le valen, todo le sienta mal, la ropa le queda tan apretada que le hace daño… Mirarse al espejo comprobando que no hay nada que le haga sentirse a gusto es una tarea diaria que puede minar la autoestima de cualquiera.

Comprarse ropa puede resultar otra pesadilla. Resulta tan difícil encontrar talla que la persona obesa tiene que acabar mirando en qué ropa cabe en lugar de cuál le gusta. Aceptar que tienes que acudir a una tienda de tallas especiales supone una vergüenza y un nuevo golpe para la autoestima.

La persona obesa termina por evitar mirarse en los espejos más de lo estrictamente necesario, evitando su reflejo en los cristales… Intenta negarse a sí misma el aspecto que tiene, diciéndose que no le importa… Cuando no puede evitar verlo, puede herirse a sí misma de forma cruel con pensamientos negativos e insultos. Todo esto supone un doloroso castigo a la autoestima con el que la persona obesa convive día tras día.

Además de esto, la persona obesa puede verse incapacitada para realizar actividades como practicar algún deporte, salir a dar largos paseos, llegar a algún sitio que tenga muchas escaleras… Si la obesidad es tan importante como para impedirle realizar algunas tareas diarias (atarse los zapatos, vestirse solo…) y tiene que solicitar la ayuda de otra persona, se sentirá incapacitada.

La vergüenza que algunas personas obesas sienten por su aspecto físico puede impedirles realizar actividades que les gustaría realizar, como salir a bailar o ir a la playa. Intentarán engañarse, buscar excusas, decir que en realidad no les apetece, pero su calidad de vida, su autoestima y su felicidad estarán sufriendo duros golpes.

La solución a todos estos problemas de autoestima no es fácil pero pasa por aceptarse a uno mismo de manera total, comprender cómo somos y dejar de rechazarnos. Sólo una vez que nos conozcamos a nosotros mismos, con nuestras virtudes y defectos, y dejemos de rechazarnos y empecemos a querernos, estaremos en el camino adecuado para efectuar los cambios necesarios para mejorar nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestra calidad de vida.

I.VII. Desarrollo del autoconcepto


A medida que los niños desarrollan una apreciación de su mundo mental interno, piensan más sobre ellos mismos. El auto-concepto de los preescolares está basado en características concretas, como nombres, apariencia física, posesiones, y conductas típicas. A lo largo del tiempo, los niños/as organizan estos estados internos y conductas en disposiciones de las que son conscientes y pueden comentar con otros. Entre los 8 y los 10 años, un cambio importante se da en las auto-descripciones de los niños, quienes empiezan a mencionar rasgos de la personalidad. Por último, las auto-descripciones de los adolescentes colocan un mayor énfasis en las virtudes sociales, como ser considerado y cooperativo, lo que refleja su mayor preocupación por ser querido y considerado positivamente por los otros (Rosenberg, 1979) en (Fernández y Goñi, 2008).

Siguiendo lo que los estudiosos del desarrollo han ido estableciendo podemos diferenciar etapas en la creación y definición del auto-concepto (Elexpuru y Garma, 1999; Amescua y Pichardo, 2004):



Características del auto-concepto en edad infantil, escolar y adolescencia.

En la educación infantil (0 a 6 años):

El auto-concepto se describe de manera global, basado en atributos externos arbitrarios e inestables, dependiente de los adultos significativos.

  • En los dos primeros años los adultos cercanos al niño le transmiten cierta información que le permite tomar conciencia de su propio cuerpo, desarrolla la imagen corporal.

  • En torno a los dos años, con el desarrollo del lenguaje, el juego simbólico y la imitación se potencia aún más dicha diferenciación. o Hacia los tres años el niño ya adquiere la identidad sexual, algo que le permitirá ir más allá en la construcción del auto-concepto.

En la educación primaria (de 6 a 12 años):

El auto-concepto se describe más en términos de carácter psicológico y social, y gracias al desarrollo cognitivo se basa más en categorías.

  • Con la entrada en el contexto escolar los factores influyentes en la construcción del auto-concepto se multiplican: conciencia de logros y/o fracasos (desarrollo capacidad cognitiva y psicomotriz), un mayor número de relaciones con personas más variadas (aumento interacciones sociales).

  • La noción de constancia del sexo propia de los 5-6 años y la identidad sexual basada en las características anatómicas de los 7-8 años favorecerán una más adecuada percepción sobre sí mismos.

  • Al final de esta etapa, hacia los 9-12 años, la aceptación social contará con un espacio privilegiado en la escala de valores del niño.




En la adolescencia:

El desarrollo cognitivo, ahora caracterizado por un pensamiento formal, le permite utilizar conceptos generales, diferenciados y ordenados, también en la definición de sí mismo.

  • La maduración física llamará la atención de los adolescentes poderosamente, a sabiendas de la importancia de la imagen externa en la relación con los otros, al igual que la búsqueda de autonomía e independencia con respecto a sus padres.

  • El alto número de cambios y la irregularidad propia de esta etapa no le permiten a la persona poder establecer de manera firme el auto-concepto, pero lo va reformulando hasta que pasa a ser más estable, seguro y coherente.


I.VII. Manejo de emociones


Como se mencionó en el planteamiento del problema de dicho proyecto, La obesidad es un fenómeno complejo en el que intervienen diversos factores; por esta razón, es necesario determinar cuáles son más relevantes en un caso concreto y, función de ello, determinar la intervención más factible.

Hay diferentes factores que propician la obesidad; factores genéticos y biológicos, de aprendizaje, de estilo de vida relacionado con la actividad física, psicológicos y cognitivos y por último sociales.

En este caso, los primeros tratamientos conductuales se basaron en la idea de que la obesidad, al menos la que no tenía una etiología médica clara, era efecto de un mal aprendizaje, es decir, una serie de hábitos y conductas alimentarias distintas a las del no obeso. En la actualidad no se sostiene que exista un estilo de comer propio del obeso frente al no obeso, sino a diferencias individuales en cuanto a pautas alimentarias que pueden existir entre ambos.

Algunos estudios han encontrado que los obesos comen más que los no obesos cuando se encuentran enfadados, deprimidos o ansiosos. Al parecer, los factores emocionales representan antecedentes principales de los excesos alimentarios.

Es por eso necesario que las personas también se enfoquen en la expresión y en el manejo de las emociones.

¿Qué son las emociones?


Una emoción es un proceso que se activa cuando el organismo detecta algún peligro, amenaza o desequilibrio con el fin de poner en marcha los recursos a su alcance para controlar la situación (fernández-abascal y palmero, 1999). Por lo tanto, las emociones son mecanismos que nos ayudan a reaccionar con rapidez ante acontecimientos inesperados que funcionan de manera automática, son impulsos para actuar. Cada emoción prepara al organismo para una clase distinta de respuesta; por ejemplo, el miedo provoca un aumento del latido cardiaco que hace que llegue más sangre a los músculos favoreciendo la respuesta de huida. Cada persona experimenta una emoción de forma particular, dependiendo de sus experiencias anteriores, su aprendizaje y de la situación concreta. Algunas de las reacciones fisiológicas y comportamentales que desencadenan las emociones son innatas, mientras que otras pueden adquirirse. Unas se aprenden por experiencia directa, como el miedo o la ira, pero la mayoría de las veces se aprende por observación de las personas de nuestro entorno, de ahí la importancia de los padres y los profesores como modelo ante sus hijos y alumnos.

Las emociones son propias del ser humano. Se clasifican en positivas y negativas en función de su contribución al bienestar o al malestar pero todas ellas, tanto las de carácter positivo como las de carácter negativo, cumplen funciones importantes para la vida.

Todas las emociones son válidas. No existen emociones buenas o malas. Las emociones son energía y la única energía que es negativa es la energía estancada. Por esta razón, es necesario expresar las emociones negativas retenidas que pueden desencadenar problemas mayores.

No podemos desconectar o evitar las emociones. Cualquier intento por controlarlas a través del consumo de comida, tabaco, alcohol, etc. puede generar problemas más importantes a largo plazo.

Podemos aprender a manejarnos con nuestros estados emocionales.

Reacciones a la frustración


La frustración es un estado mental negativo que ocurre cuando la gente se ve impedida de alcanzar metas deseadas.

El obeso se siente motivado por un sentimiento de inseguridad personal, de desconfianza en sí mismo, de incertidumbre de lo que pudo y debe hacer.

Se presentan comúnmente problemas en el área afectiva y cognitiva, como baja autoestima y autoimagen, especialmente en lo referente al propio esquema corporal, así como bajas expectativas de autoeficacia y logro.

Pocos trastornos son tan visibles a los demás como la obesidad, y aún menos trastornos que generan tanta ridiculización de sus víctimas y condena de parte de los demás.

En muchos países la cultura de la obesidad es aceptada, pero tenemos que considerar que vivimos en una cultura determinada y que esta tiene modos de valorar, de creer, de comportarse, en la que se establecen parámetros de lo que se debe ser, donde la persona con sobrepeso, en muchos casos, queda relegada.

¿Qué es la motivación?


La palabra motivación deriva del latín motivus o motus, que significa ‘causa del movimiento’. La motivación puede definirse como «el señalamiento o énfasis que se descubre en una persona hacia un determinado medio de satisfacer una necesidad, creando o aumentando con ello el impulso necesario para que ponga en obra ese medio o esa acción, o bien para que deje de hacerlo». Otros autores definen la motivación como «la raíz dinámica del comportamiento»; es decir, «los factores o determinantes internos que incitan a una acción». Lamotivación es un estado interno que activa, dirige y mantiene la conducta.

La motivación es la fuerza que empuja a las personas a actuar y proponerse objetivos en su vida. Una persona con alta autoestima sabe bien cuáles son sus metas y es capaz de buscar los medios para conseguirlas y resolver los problemas que le puedan ir surgiendo. Por el contrario, las personas con baja autoestima suelen sentirse perdidas, no tienen una motivación clara que les guíe y por ello no son capaces de invertir la energía suficiente para lograr sus metas.

El desarrollo de estas capacidades comienza en la infancia. Son los padres los que deben motivar a sus hijos a tomar decisiones y llevarlas a cabo, demostrándoles su confianza en sus habilidades. Hay que expresarle que confiamos en que está capacitado. Esto les motivará para conseguir el éxito y les ayudará a superar las dificultades que encuentren en el camino.

Hay que dejar que sea el niño quien encuentre sus intereses, quien se motive según las capacidades que quiere desarrollar y el esfuerzo que quiera dedicarles. Debe ser él quien elija su camino, ya que esto le hará sentir que sus deseos son escuchados, se comprometerá más con su decisión y no estará presionado por lo que sus padres esperan de él.


¿Cuáles son los tipos de motivación?

Motivación intrínseca


Este tipo de motivación es en donde la persona lleva a cabo un trabajo o acción por gusto o interés propio, sin esperar una recompensa en ello más que la gratificación que la propia acción trae. La motivación intrínseca se divide en motivación por obligación o auto exigencia y motivación por disfrute.

Son tipos de motivación intrínseca por disfrute o gusto los pasatiempos, hobbies, explorar e investigar y otras actividades o acciones, en las que no intervienen incentivos externos más que el propio gozo que la actividad trae a la persona o la auto superación y competencia. La curiosidad es una forma de motivación intrínseca, pues es parte inherente de la naturaleza humana y se lleva a cabo sin esperar recompensas externas.


Motivación extrínseca


La motivación extrínseca es aquella donde son los factores ajenos a la persona, los que impulsan a esta a llevar a cabo ciertas acciones. En la motivación extrínseca las recompensas, la obligación moral, social o legal son los propulsores de la persona para cometer o no, ciertos actos. La motivación extrínseca casi siempre conlleva pena o recompensa, esta recompensa puede ser psicológica como un elogio o física como dinero y de igual forma el castigo, que puede ser la humillación pública o un castigo físico.

II.I. CALENDARIO DE ACTIVIDADES

II.II. ACTIVIDADES A REALIZAR




Tema

Dirigido a

Corresponde a

Motivación

Padres y Docentes

Formación cívica y ética

Emociones

Niños de sexto grado de primaria

Segundo bloque del libro de formación cívica y ética. Abarca los temas de:

  • Lección 5. Nuevo sentimientos y emociones

  • Lección 6. Vivir conforme a principios éticos




Autoconcepto

Niños de sexto grado de primaria

Primer bloque del libro de formación cívica y ética. Abarca los temas de:

  • Lección 1. Mi crecimiento y desarrollo

  • Lección 3. Aprendo a decidir sobre mi persona

Autoestima

Padres y Docentes

Libro de Formación cívica y ética

Cada tema tiene sus actividades en el acumulado de las presentaciones de Power Point

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS


Conde, S. & Conde, L. (2014) Formación cívica y ética: Sexto grado de primaria. México: SEP

Contreras j. (2009) La obesidad: una perspectiva sociocultural”, Editorial

Universitaria de Barcelona.

Fernández A. & Goñi E. El autoconcepto infantil: una revisión necesaria. (2008) INFAD revista de psicología. pág. 13-22

LeBow, M. (1986). Obesidad infantil. México: Paidos.

Peña, E. & Reidl, L. (2015). Las emociones y la conducta alimentaria. México: Acta de Investigación psicológica, UNAM.

Pinillos, J., (1977). Principios de psicología. Madrid, España: Alianza Universal.

Woolfolk, A., (2006). Psicología Educativa (Novena edición). Pearson Educación.




Catálogo: profesionalizacion -> users
users -> Universidad veracruzana
users -> Intervención en los grupos primero y segundo grado de la escuela primaria "Luis Donaldo Colosio Murrieta"
users -> Informe del Centro de Salud Urbano “Dr. Gastón Melo”
users -> Comunicación Asertiva
users -> Observación de Bebés
users -> Universidad veracruzanafacultad de psicología xalapa
users -> Diagnóstico e Intervención en “Empresas Comerciales” en la Central de Autobuses de Xalapa
users -> Identificación de características de trabajo en equipo dentro del departamento de trabajo y servicios administrativos de Comisión Federal De Electricidad zona Xalapa, División Oriente
users -> Informe de intervención en el centro de alta especialidad “DR. Rafael lucio”
users -> Calidad de servicios al cliente en la cafetería de la facultad de psicologíA, campus xalapa


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad