Sobre el uso de las tics en la enseñanza de la comprensión lectura. Una aproximación conceptual y de contexto



Descargar 64.93 Kb.
Fecha de conversión19.12.2017
Tamaño64.93 Kb.


Sobre el uso de las TICs en la enseñanza de la comprensión lectura. Una aproximación conceptual y de contexto

Ivelich Gallardo, Safira

Troncoso Popovic, Ivka

Resumen

En el presente artículo se presenta un análisis conceptual y de contexto –de carácter teórico- sobre el uso de las tecnologías de información y la comunicación (TICs) como herramienta de apoyo en el proceso de enseñanza del lenguaje y la comunicación, concretamente, en la comprensión lectora.

Para dicho análisis se hace referencia a fenómenos, experiencias y connotaciones de carácter internacional y nacional que ayudarían a configurar y caracterizar la aplicación de las TICs en una institución en particular. Con tal finalidad, se aborda el tema relacionándolo con lo que en la actualidad se entiende como procesos significativos de aprendizaje y desarrollo de la comprensión lectora.

Palabras claves: Tics, educación, información, conocimiento, aprendizaje, comprensión lectora.


  1. Las TICs y su aplicación como herramienta pedagógica: Lo que nos dice el contexto internacional y su impacto en la región de Magallanes.

No es nuevo plantear que las tecnologías de la información y las comunicaciones han permeado la vida moderna. Una de las tantas señales que encontramos al respecto es un estudio difundido por el Observatorio Red y realizado en España en el que se sostiene que ya en el 2006 el 50% de la población mayor de 15 años accedió alguna vez a Internet. De éstas, el 61% se declara como internauta experimentada. El 57,7% de la población española sabe manejar un ordenador, y de ellos, el 24,3% tiene conocimientos avanzados. El número de hogares conectados a Internet es del 35% lo que supone 5,5 millones de hogares en toda España.

Los programas informáticos, los dispositivos electrónicos que se conectan a Internet, el uso de la Red para obtener recursos es algo más que frecuente, y forma parte de las actividades habituales de ocio y tiempo libre en la mayoría de los hogares. No es menos cierto que cada vez son los alumnos/as en edad escolar los que mejor acceden a estos recursos, y por tanto, son potenciales consumidores de estos y de otros productos y servicios que estarán disponibles para ellos sólo con tener acceso a la red.

En cuanto a aprendizaje se trata, ya no se limita al mero acceso a la información. Don Tapscott (1998), señala que estamos ingresando a una nueva era de aprendizaje digital, en la que atravesamos una etapa de transición del aprendizaje “por transmisión” a un aprendizaje “interactivo”. Los estudiantes actuales ya no quieren ser recipientes vacíos en un modelo de aprendizaje de transferencia de información, sino que quieren participar activamente de este proceso. Cada vez se encuentra más extendida la idea de que el mundo actual requiere que los estudiantes puedan trabajar en equipo, pensar de forma crítica y creativa y reflexionar acerca de su propio proceso de aprendizaje.

Del mismo modo como la tecnología ha inducido cambios en todos los aspectos de la sociedad, también están cambiando nuestras expectativas acerca de lo que los estudiantes deben aprender para desenvolverse de modo efectivo en el nuevo contexto social. Los alumnos/as deberán aprender a moverse en un entorno rico en información, ser capaces de analizar y tomar decisiones, y dominar nuevos ámbitos del conocimiento en una sociedad cada vez más tecnológica. Deberán convertirse en aprendices de por vida, colaborando con otros individuos para realizar tareas complejas y utilizando de modo efectivo los diferentes sistemas de representación y comunicación de conocimiento.

Por lo anterior, es necesario transitar de una enseñanza centrada en el profesor, a una centrada en el alumno/a, a fin de que estos puedan efectivamente desarrollar las habilidades esenciales en el siglo XXI y apropiarse de los conocimientos es necesario.

Uno de los principales detonantes de este fenómeno es lo que se ha denominado globalización, que entre otros factores, se caracteriza por la creciente comunicación e interdependencia de naciones y personas, mercados, sociedades y culturas, a través de una serie de transformaciones sociales, económicas y políticas que les dan un carácter global y modos de producción y movimientos de capital se configuran a escala planetaria. Lo anterior es similar a lo que describe Delors (1996) como aldea planetaria o sociedad en red y que por las nuevas características de interconexión, exige a la educación desarrollar en las personas la capacidad para aprender constantemente.

Actualmente, la información y conocimiento crecen de manera exponencial, así como los mecanismos de acceso a ella. Ante este escenario, lo que se propone en términos formativos no es enseñar el cúmulo de lo que existe, sino aprender a acceder al conocimiento –en constante cambio y movilización-, seleccionar aquello que se necesita y utilizarlo de manera efectiva en distintos contextos: aprender a aprender.

En este contexto, el desarrollo tecnológico, y específicamente la incorporación de las TICs en cada nación, hacen que el desarrollo y la competitividad de un país dependan en gran medida de la tecnología que posea, por eso es tan estrecha la relación entre TICs y globalización de saberes.

En razón de lo anterior, a nivel internacional, la integración de las nuevas tecnologías de información y comunicación a los procesos educacionales se ha constituido en un asunto prioritario, preocupación que se ha hecho patente también en Chile.

Actualmente se plantea que las TICs se han ido transformando en uno de los "paradigmas" sociales más importantes de los últimos treinta años y que su impacto en el desarrollo de hombres y mujeres del presente y futuro, representa también un punto de inflexión en el desarrollo de los estilos culturales. Particularmente, en la educación este fenómeno se manifiesta a través de la "tecnología educativa" que como consecuencia de las TICs, pasó de las tecnologías análogas a las tecnologías digitales, generando grandes conflictos en los procesos educacionales, especialmente, en quienes utilizan la tecnología como herramienta para el proceso de Enseñanza y Aprendizaje ya que han debido asumir el cambio como un hecho relevante en su quehacer.



Un ejemplo de cómo las TICs se han instalado en las agendas institucionales en la región de Magallanes y Antártica Chilena, lo constituye el programa “Alianza por la educación” de Microsoft Chile, en cuyo marco se firmó un acuerdo entredicha empresa y la Universidad de Magallanes. Por medio de éste se busca desarrollar en los estudiantes del Departamento de Educación y Humanidades, mayores y más complejas competencias para la exitosa incorporación de las TICs en los procesos de enseñanza, así como fomentar una actitud de emprendimiento e innovación en los estudiantes de toda la institución, por medio de experiencias de aprendizaje que les permitan responder adecuadamente a diversos contextos socio-educativos.

Marrey, señaló que “como parte de este programa, pondremos a disposición de los estudiantes cursos de capacitación digitales, lo que les otorgará acceso a plataformas gratuitas de Microsoft para que sus contenidos puedan ser descargados e instalados en los computadores del Departamento de Educación y Humanidades, haciendo extensivo el uso a toda la comunidad universitaria”.

A través de este acuerdo, la Universidad está en condiciones de incorporar en los contenidos de la malla curricular de las carreras del Departamento de Educación y Humanidades, cursos, contenidos y herramientas provistas por Microsoft que favorezcan la certificación de competencias TICs de los estudiantes. Asimismo, podrán acceder a los contenidos y Módulos de Aprendizaje de la Red de Profesores Innovadores y a otras instancias que se desarrollen en el marco del Programa Alianza por la Educación.

El doctor Víctor Fajardo Morales, rector de la Universidad de Magallanes, destacó los beneficios que implicará este acuerdo para sus alumnos/as, expresando: “Para nuestra institución este convenio implica un estímulo a los procesos de innovación docente, como también para continuar gestionando los cambios en materia de modernización de los métodos de enseñanza-aprendizaje. La alianza con MICROSOFT, empresa de prestigio nacional e internacional, enorgullece a la Universidad de Magallanes, más aún cuando es una institución precursora en Chile de este tipo de trabajo colaborativo inspirado en el mejoramiento de la Educación Superior en la Patagonia. Esta gestión se alinea con nuestra misión institucional en lo que se refiere al aporte de la universidad a la construcción del conocimiento y a la formación de capital humano avanzado en la Región de Magallanes y Antártica Chilena”.

En dicha ocasión Marrey concluyó que “Una buena educación es determinante para el futuro de un país, y para Microsoft las nuevas tecnologías tendrán un papel determinante en la educación del siglo XXI. Por eso nos esforzamos en poner nuestros recursos a disposición de quienes puedan lograr grandes cosas con ellos, como son los profesores”. De ello se desprende que el desarrollo tecnológico tiene en la mira la aplicación educativa de los medios y recursos.

En el mismo contexto, en el año 2013, se firmó un convenio entre MICROSOFT y el Ministerio de educación, enfocado a los liceos técnico-profesionales, en donde se perfeccionarán estudiantes y docentes durante un año completo en diversos temas relacionados con las TICs.

Todo esto va configurando un nuevo rol del profesor. Frances Busquets, creador del software Clic, una plataforma que permite realizar ejercicios de ordenación, de relación, completar textos, etc. -igual que los que se hacen en un cuaderno, pero con la ventaja de poder incluir sonidos e imágenes y tener una evaluación inmediata de las respuestas- reflexiona sobre la relación docente-alumno frente a la tecnología. Sostiene que lo ideal sería poder dejar de considerar las TICs como algo excepcional en la actividad escolar, aunque sea difícil.

Actualmente, se afirma que el uso de las TICs en la educación ha cambiado el rol del profesor frente a sus alumnos/as; desde tener un mayor control sobre los contenidos del aprendizaje, a ser un guía por la travesía de los contenidos. Esto significa que la labor docente ha perdido algo importante o ha dejado al descubierto la "esencia" del profesor.  Respecto a esto, el mismo autor afirma que el papel del educador en la sociedad del conocimiento debe consistir básicamente en acompañar, orientar y ayudar a descubrir. “En etapas anteriores de nuestra historia quizá tenía sentido pensar en un itinerario rígido de conocimientos y pautas de pensamiento que los profesores transmitían a los alumnos/as, pero en el mundo actual resulta mucho más valiosa la adquisición de destrezas informacionales (saber encontrar información significativa) que la acumulación de contenidos”

Aparece entonces la siguiente interrogante: “¿Cuál debe ser la función del docente que asume la tecnología como parte de la realidad de la escuela?” Lo ideal sería poder dejar de considerar a las TICs como algo excepcional en la actividad escolar. Que ‘lo normal’ fuera que tanto nosotros como nuestros alumnos/as utilizáramos un editor de textos o de imágenes para realizar nuestros trabajos y apuntes, que Internet fuera un lugar al que ambos acudimos recurrentemente en busca de información, que los estudiantes nos preguntaran a menudo '¿Cómo se hacía eso cuando no había computadoras?'. Para que eso sea posible hay que superar dos obstáculos: la disponibilidad técnica de recursos (computadores, redes, líneas de comunicación) y la inercia en nuestra praxis docente. Es imposible que las TICs sean algo normal en la escuela mientras sigan siendo algo excepcional en la vida cotidiana de los educadores. 

Además es importante considerar que no todos los alumnos/as aprenden de la misma forma, por ello se plantea ¿Cómo pueden ayudar las TICs a segmentar tales aprendizajes? Una de las ventajas de los recursos que nos ofrecen las TICs es su versatilidad y capacidad de adecuación a necesidades diversas. Las herramientas permiten la atención individualizada y en algunos casos parecen diseñadas específicamente con este objetivo. Lo difícil es conocer todas las posibilidades y utilizar en cada caso el recurso más apropiado para cada alumno/a o grupo de alumnos/as, y tener tiempo y posibilidades de evaluar objetivamente el grado de logro de los objetivos propuestos.

Por otro lado, Busquets considera la situación de que muchos creen “que usar las TICs significa abandonar el uso de los libros. En realidad lo que se plantea es: ¿Qué experiencia existe en el uso combinado de medios tecnológicos y textos impresos?

El libro y las publicaciones en papel son, por ahora, recursos insubstituibles: manejables, ligeros, económicos (al menos en comparación con otros soportes), durables y sin consumo de energía. El abandono del papel impreso sólo estaría justificado si en el futuro apareciera un dispositivo con estas propiedades que fuera capaz de aportar nuevas funcionalidades. Lo importante es que la escuela no viva de espaldas al mundo, sino inserta en él. No se trata de seguir las modas y tendencias que marcan el consumismo, intentando adaptar el lenguaje escolar a una supuesta ‘modernidad’, sino de aprender de las estrategias de comunicación de los medios para conectarse mejor con los alumnos/as.

El desarrollo de las Tecnologías de Información y la Comunicación ( las TICs) supone la incorporación de algo más que equipos informáticos en la escuela. En los últimos años se ha llevado a cabo un amplio desarrollo de los equipamientos de centros educativos y dotación de la infraestructura informática para el acceso a Internet y para el uso de determinados recursos informáticos. Las comunidades educativas, a través de los Programas de Informática Educativa del Ministerio de Educación de Chile han hecho un amplio esfuerzo y desarrollo de su infraestructura informática para el equipamiento de redes y centros, hasta el punto de contar con una dotación estable, que se va ampliando y mejorando progresivamente en función del uso que se realiza a través de los mismos. Al mismo tiempo, el acceso a Internet se ha popularizado aún más y hoy día el aumento progresivo de usuarios, y por tanto de alumnos/as que se conectan, es significativo (El Docente y las TICs. Informe Educares 2007. Competencias TICs del Profesorado)

Sin embargo, no se observa el mismo grado de utilización y dominio por parte de los profesores respecto del uso que éstos realizan de Internet y respecto del uso que hacen de este recurso en el aula de clase. Es decir, que no incrementa del mismo modo su utilización en el diseño metodológico de su asignatura, no lo tienen en cuenta como parte de su proceso metodológico habitual. En relación con incorporar las TICs en clases, debemos considerar que la mayoría de los estudiantes ya están conectados a Internet de un modo u otro en líneas generales, tanto por sus conocimientos genéricos respecto a formas de uso de un ordenador como por el modo de desenvolverse respecto a un ordenador conectado a Internet; y sin embargo los profesores, aún teniendo en cuenta su experiencia como usuarios y el uso que hacen del mismo a nivel personal y profesional, no parece que aumenten significativamente respecto del uso que hacen de Internet en el aula.

Por otra parte, los profesores siguen demandando y realizando cursos de formación continua sobre temas relacionados con TICs, tanto para el aprendizaje de programas como cursos específicos de aplicación informática para Docentes. No es infrecuente que la mayoría de los que han participado en estos programas formativos ya hayan realizado al menos un curso de esta naturaleza en algún momento en los últimos años. Sin embargo, en líneas generales, las asignaturas se siguen impartiendo al margen de Internet, aunque ya se han dado a conocer numerosos ejemplos y experiencias educativas de la aplicación de las TICs en educación.

Si se decide incluir las TICs en educación debe ser como un medio didáctico que ofrece la posibilidad de enriquecer la escuela para transformar la relación de los diferentes agentes educativos con el conocimiento y estructura curricular de la misma. Los alumnos/as de hoy se enfrentan a un mundo medial, global, de alta ovación y diversificación, caracterizado por rápidos cambios donde prevalece la necesidad de comunicarse. En él, los niños y jóvenes interactúan tempranamente con una diversidad de tecnologías de información y comunicación y los docentes son desafiados hoy a educar a las generaciones para un presente cambiante y para un mañana incierto, que no conocen e incluso no imaginan. |

En este contexto, nuestra sociedad requiere de unos estudiantes creativos, críticos, capaces de pensar, razonar y abstraer y que puedan resolver problemas. Además deberá ser un aprendiz flexible, aliado al cambio, adaptable a situaciones nuevas, capaz de manejar la incertidumbre con visión de mundo. Dicha persona provista de unas competencias básicas podrá tener mayores oportunidades de desarrollar sus potencialidades humanas y por lo tanto de crecer como persona. Es obligación facilitar y mediar su desarrollo.

Los resultados de las investigaciones e innovaciones acerca del uso de las tecnologías informáticas y de comunicaciones en la escuela, realizados durante la última década, señalan una gama de ventajas pedagógicas que conviene facilitar y a la vez algunos obstáculos que en lo posible se deben evitar.

Las tecnologías informáticas y de comunicaciones hacen posible el acceso a una inmensa cantidad de información, a situaciones y mundos que sólo por este medio están al alcance del alumno/a y del profesor/a. El acceso a redes de información es sin duda ventajoso para enriquecer desde el punto de vista informativo un ambiente que puede servir para aprender.  En el extremo de la virtualidad, se presenta además una característica única: el alumno/a, en lugar de observar desde afuera, participa desde dentro. También permiten una interactividad con la información a través de diversos lenguajes y medios sobre otras formas de presentación de la información. Por otra parte, la existencia de múltiples estilos de aprendizaje hace deseable la posibilidad de combinar una variedad de métodos, de modo que cada estilo encuentre una alternativa más eficaz, en lugar de enfrentar una metodología única e igual para todo el grupo, como en la clase presencial.

Por otra parte, estas tecnologías facilitan el aprendizaje autónomo y a la vez colaborativo. La afirmación de que con el uso de las tecnologías informáticas le resulte más fácil al alumno/a hacerse protagonista de su propio aprendizaje, se conecta generalmente con la interactividad que proveen las tecnologías de información y comunicación. Sin embargo, algunos aclaran que éstas permiten además dejar memoria ordenada y compartida del proceso de aprender, lo que facilita su revisión y regulación del proceso de aprendizaje. La evaluación en un ambiente de aprendizaje con las tecnologías informáticas y de comunicaciones debe permitir al estudiante comprender los objetivos, es decir, lo que se espera de él; anticipar las acciones necesarias para alcanzarlos; e internalizar los criterios con los que pueda juzgarse a sí mismo y al otro, tanto respecto de los resultados de su aprendizaje, como de todo el proceso seguido.



En esta emergente sociedad de la información, impulsada por un vertiginoso avance científico, en un marco socioeconómico neoliberal-globalizador y sustentada por el uso generalizado de las potentes y versátiles tecnologías de la información y la comunicación  (TICs), conlleva cambios que alcanzan todos los ámbitos de la actividad humana. Sus efectos se manifiestan de manera muy especial en las actividades laborales y en el mundo educativo, donde todo debe ser revisado: desde la razón de ser de la escuela y demás instituciones educativas, hasta la formación básica que precisamos las personas, la forma de enseñar y de aprender, las infraestructuras y los medios que utilizamos para ello, la estructura organizativa de los centros y su cultura. En este marco, Aviram (2002) identifica tres posibles reacciones de los establecimientos educacionales para adaptarse a las TICs y al nuevo contexto cultural .Estas reacciones se presentarían en tres posibles escenarios:

  • Escenario Tecnócrata. Las escuelas se adaptan realizando simplemente pequeños ajustes; en primer lugar la introducción de la "alfabetización digital" de los estudiantes en el currículum para que utilicen las TICs como instrumento para mejorar la productividad en el proceso de la información, aprender SOBRE las TICs y luego progresivamente ir utilizándolas como fuente de información y proveedor de materiales didácticos, es decir, aprender de ellas.

  • Escenario Reformista. Se dan los tres niveles de integración de las TICs a que apuntan José María Martín Patiño, Jesús Beltrán Llera y Luz Pérez (2003); los dos anteriores (aprender SOBRE las TICs y aprender DE las TICs) y además se introducen en las prácticas docentes nuevos métodos de enseñanza/aprendizaje constructivistas que contemplan el uso de las TICs como instrumento cognitivo (aprender CON las TICs) y para la realización de actividades interdisciplinarias y colaborativas. "Para que las TICs desarrollen todo su potencial de transformación deben integrarse en el aula y convertirse en un instrumento cognitivo capaz de mejorar la inteligencia y potenciar la aventura de aprender" (Beltrán Llera)

  • Escenario Holístico: los centros llevan a cabo una profunda reestructuración de todos sus elementos. Como indica Joan Majó (2003) "la escuela y el sistema educativo no solamente tienen que enseñar las nuevas tecnologías, no sólo tienen que seguir enseñando materias a través de las nuevas tecnologías, sino que estas nuevas tecnologías aparte de producir unos cambios en la escuela producen un cambio en el entorno y, como la escuela lo que pretende es preparar a la gente para este entorno, si éste cambia, la actividad de la escuela tiene que cambiar".

Importante es también lo que establece Javier Echeverría (2001) para quien el auge de las nuevas tecnologías, y en especial el advenimiento del mundo virtual, tiene importantes incidencias en educación. De entre ellas destaca el que el uso de las TICs exija nuevas destrezas, por cuanto se trata de un espacio de interacción social en el que, además de aprender a buscar y transmitir información y conocimientos, construir y difundir mensajes audiovisuales, hay que capacitar a las personas para que también puedan intervenir y desarrollarse en los nuevos escenarios virtuales. Seguirá siendo necesario saber leer, escribir, calcular, tener conocimientos de ciencias e historia..., pero todo ello se complementará con las habilidades y destrezas necesarias para poder actuar en este nuevo espacio social.

Por otra parte, señala que es importante considerar que el uso de TICs posibilita nuevos procesos de enseñanza y aprendizaje, aprovechando las funcionalidades que ellas ofrecen, tales como proceso de la información, acceso a los conocimientos, canales de comunicación, entorno de interacción social... Además de sus posibilidades para complementar y mejorar los procesos de enseñanza y aprendizaje presenciales, las TICs permiten crear nuevos entornos on-line de aprendizaje, que eliminan la exigencia de coincidencia en el espacio y el tiempo de profesores y estudiantes.



  1. Las TICs como herramienta de aprendizaje y su potencial para el desarrollo de la Comprensión Lectora

En este punto es importante señalar que, en el ámbito de la comunicación, la lectura viene a ser un acto de sintonía entre un mensaje cifrado de signos y el mundo interior del hombre. Leer es un proceso de interacción entre el lector y el texto, proceso mediante el cual el primero intenta satisfacer los objetivos que guían su lectura, es también entrar en comunicación con los grandes pensadores de todos los tiempos, es establecer un diálogo con el autor, comprender sus pensamientos, descubrir sus propósitos, hacerle preguntas y tratar de encontrar las respuestas en el texto. Leer es también relacionar, criticar o superar las ideas expresadas; no implica aceptar tácitamente cualquier proposición, pero exige del que va a criticar ofrecer otra alternativa, una comprensión cabal de lo que está valorando o cuestionando. Desde este punto de vista la eficacia de la lectura depende de que estos dos aspectos estén suficientemente desarrollados.

La lectura no sólo proporciona información sino que fundamentalmente educa, creando hábitos de reflexión, análisis, esfuerzo, concentración y recrea. Una persona con hábito de lectura posee autonomía cognitiva, es decir, está preparada para aprender por sí mismo durante toda la vida. En esta época de cambios vertiginosos en la cual los conocimientos envejecen con rapidez, es fundamental tener un hábito lector que nos garantice tener conocimientos frescos, actualizados pues ello nos vuelve laboral y académicamente más eficientes y competentes. Tener una fluida comprensión lectora, poseer hábito lector, hoy en día, es algo más que tener un pasatiempo digno de elogio…es garantizar el futuro de las generaciones que en este momento están.

En cuanto a lectura comprensiva Hall (1989) señala que su finalidad es “otorgar sentido a un texto a partir de las experiencias previas del lector y su relación con el contexto”. Este proceso incluye estrategias para identificar la información relevante, hacer inferencias, obtener conclusiones y reflexionar sobre el proceso mismo de comprensión, con la finalidad de autorregularlo.

Hay quienes la asumen como una serie de subdestrezas , como comprender los significados de la palabra en el contexto en que se encuentra, encontrar la idea principal, hacer inferencias sobre la información implicada pero no expresada y distinguir entre hecho y opinión.

Es importante considerar de qué manera se puede mejorar la comprensión lectora. Uno de los aportes más importantes en este tema los dio Anderson, 1968, quien distingue varias estrategias que el lector puede utilizar para ayudarse a conseguir una representación del significado de forma adecuada, entre estas estrategias cabe mencionar: la relectura, la elaboración de esquemas, la utilización de imágenes y analogías , el auto cuestionamiento, la utilización de preguntas que acompañan al texto, el uso de organizadores previos que sitúan y contextualizan la lectura, agregándose en la actualidad el uso de TICs.

La importancia de la actividad de leer radica en la posibilidad de que en el futuro estemos frente a un estudiante con capacidades efectivas para el estudio y para satisfacer plenamente sus necesidades de comunicación. Esta problemática de la Comprensión Lectora, es un tema de preocupación nacional por parte del MINEDUC.

Si se considera la Evolución Histórica del Concepto de Comprensión Lectora, se podría establecer que no es algo nuevo; ya que desde comienzos del siglo XX los educadores y psicólogos (Huey, 1908 – 1968 ;Smith 1965) han considerado su importancia para la lectura y se han preocupado de determinar lo que sucede cuando un lector cualquiera comprende un texto. El interés por el tema se ha intensificado en los últimos años, pero el proceso de la comprensión en sí mismo no ha sufrido cambios análogos, es decir, tanto en la antigüedad como en la actualidad los niños y adultos hacen exactamente lo mismo para extraer información o aplicar significado en un texto.

Lo que ha cambiado es la concepción de cómo se da la comprensión, lo cual nos debería conducir a desarrollar mejores estrategias de enseñanza.

En los años 60 y 70 algunos especialistas en lectura postularon que la comprensión era el resultado directo de la decodificación (Fries 1962 ); pensaban que si los alumnos/as eran capaces de denominar las palabras , la comprensión ocurriría de manera automática, por lo que muchos Docentes pusieron énfasis en la decodificación, y comprobaron que a pesar de esto los estudiantes seguían sin comprender el texto, por lo que la comprensión no se daba de manera automática. Entonces, se puso énfasis en el tipo de pregunta que realizaban los Docentes, ya que hasta ese momento el énfasis estaba puesto en realizar preguntas literales. Por lo que se comenzó a realizar diversos tipos de preguntas con el fin de que los estudiantes realizaran inferencias y análisis del texto. Pero, los Docentes se dieron cuenta de que este énfasis en hacer preguntas era fundamentalmente un medio de evaluar la comprensión y no de añadir aprendizaje por parte de los estudiantes.

En los años 70 y 80 los investigadores educacionales, la Psicología y la Lingüística se plantearon otras posibilidades con el fin de resolver el problema de comprensión lectora y entregaron teorías acerca de cómo comprende el sujeto lector, intentando verificar sus postulados por medio de la investigación. (Anderson y Pearson ,1984 ; Smith, 1978; Spiro et Al, 1980 )

Hernández (2001), plantea la necesidad de buscar cambios para obtener resultados óptimos de un aprendizaje significativo. Su trabajo estuvo orientado por un diseño de metodología de carácter descriptivo en la modalidad de proyecto de acción. La población estuvo conformada por 20 docentes pertenecientes a La Segunda Etapa de Educación Básica (Segundo Ciclo). Determinó que se deben implementar mecanismos para que los docentes reciban entrenamientos a partir del cual logren ejecutar estrategias cognitivas y meta cognitivas para la comprensión lectora.

La lectura, según Ralph Staiger, citado por Alvarado (1988) es la palabra usada para referirse a una interacción, por lo cual el sentido codificado por un autor en estímulos visuales se transforman en sentido de la mente del autor. Por otro lado, Isabel Solé define: "leer es un proceso de interacción entre el lector y el texto, proceso mediante el cual el primero intenta satisfacer los objetivos que guía a su lectura”.

Entonces se puede definir que la lectura es un: proceso contínuo de comunicación entre el autor o escritor del texto y el lector. Es expresado a través de una variedad de signos y códigos convencionales que nos sirven para interpretar las emociones, sentimientos impresiones, ideas y pensamientos. Además es la base esencial para adquirir todo tipo de conocimientos científicos; sin tener ningún dominio de los mencionados códigos y signos no tendríamos la menor idea de prescribir a un papel.

Con el propósito de avalar y respaldar este estudio se consideró la teoría de Mila Crespo Picó, quien fundamenta los aspectos que se deben considerar para logra una buena comprensión lectora y expresa: “Otros aspectos que debemos tener en cuenta para mejorar la comprensión lectora es la importancia tras la lectura, reducir o resumir, revisar ratificando la importancia de las ideas principales y reorganizarlas con esquemas o gráficos., utilizando además las tecnologías existentes”

Ello ayuda al alumno/a a dividir la información y a clasificarla relacionándola con su conocimiento del mundo, de manera que pueda ser reconstruida en cualquier momento. Hay que elegir el momento adecuado para la lectura, mejor antes de una actividad comunicativa oral que después, mejor al principio que en los cinco minutos últimos de la clase. Por eso es recomendable que el profesor les conceda tiempo a los alumnos/as para aprovechar mejor las fructíferas trayectorias de la comprensión lectora en la clase; el texto es punto de encuentro entre la destreza oral y la escrita. Es centro de la competencia comunicativa.

Otra teoría interesante es la de Guillermo Lutzky quién expuso en el Congreso de Competencias para el siglo XXI y presentó varios aspectos que llaman la atención. Lo primero: “Hay una transición de un apacible y estable mundo del conocimiento, producido por autoridades/autores, a un mundo inestable, fluido, producido por el individuo y por las redes que éste forma. Nuestra era de la supercomplejidad requiere una transición de un énfasis epistemológico, a uno ontológico”.

Presenta además esta interrogante: “¿El texto seguirá siendo el lenguaje sobre el cual aprenderemos y produciremos el conocimiento?”. Cita a Stephen Downes quien afirma que: “el lenguaje se encuentra en proceso de ser reemplazado por un lenguaje multimedia formado por símbolos y texto, audio y video, palabras e imágenes, temas y tesis, conceptos y críticas”. Como ejemplo de inclusión de las Tics en la enseñanza de la lectura sugiere el libro “Los estilistas de la sociedad tecnológica” de Antonio Rodríguez de las Heras, escrito y editado especialmente para ser leído en pantalla; por intermedio de él y de la experiencia asociada a su lectura (se pueden hacer anotaciones, interactuar con otros que han leído el libro, consultar más material multimedia, etc.) se descubre una posibilidad de comprender, construir y aprender distinta a las tradicionales y explotar creativamente las nuevas capacidades que se con los nuevos recursos pedagógicos.

En cuanto a la utilización de las TICs para el desarrollo de la comprensión lectora, Francisco Piedrahita Plata, señala que muchos docentes, al considerar la integración de la tecnología en sus prácticas, se preguntan dónde se insertaría ésta en sus contextos educativos. Algunos piensan que integrar la tecnología al ya recargado currículum es bastante complicado. Otros se preguntan si sus habilidades tecnológicas les permitirán llevar adelante una clase donde integren tecnología. Y por supuesto, algunos docentes se preguntarán si la tecnología no distraerá a los alumnos/as de aprender los conceptos importantes, necesarios para obtener resultados exitosos en el proceso Enseñanza Aprendizaje. Otros profesores se preocupan por lo compleja que ven la relación entre la tecnología y el currículum, entre la tecnología y el docente, y entre la tecnología y los alumnos/as.

No obstante estos cuestionamientos, las TICs vinieron para quedarse y son un factor de vital importancia en la transformación y en los rápidos cambios que están tomando lugar en la sociedad. Al respecto, las instituciones de formación docente deben optar entre asumir un papel de liderazgo en la transformación de la educación, o bien quedar rezagadas en el camino tecnológico.

Para que la educación pueda explotar al máximo los beneficios de las Tics en el proceso de Enseñanza Aprendizaje, es esencial que tanto los futuros docentes como los docentes en actividad sepan utilizar estas herramientas. Las instituciones y los programas de formación deben liderar y servir como modelo para la capacitación, tanto de futuros docentes como de docentes en actividad, en lo que respecta a nuevos métodos pedagógicos y nuevas herramientas de aprendizaje. La preocupación debe ser también determinar la mejor forma de utilizar las nuevas tecnologías en el contexto de las condiciones culturales y económicas y de las necesidades educativas del país.

No se observa el mismo grado de utilización y dominio por parte de los profesores/as respecto al uso que éstos realizan de Internet y respecto al uso que hacen de este recurso en el aula de clase. Es decir, que no se incrementa del mismo modo la utilización en el diseño metodológico de su asignatura, no lo tienen en cuenta como parte de su proceso metodológico habitual. En relación con incorporar las TICs en clases, los estudiantes ya están conectados a Internet de un modo u otro en líneas generales, tanto por sus conocimientos genéricos respecto a formas de uso, como por el modo de desenvolverse conectado a Internet.

No se trata sólo de llevar a la sala de Enlaces a los estudiantes para que se conecten a Internet y usen un buscador para localizar páginas sobre un tema, sino de la construcción de rutas de aprendizaje en que-por ejemplo- se ejercite y construya, mediante preguntas y actividades previamente planificadas.

Un ejemplo de utilización pedagógica de las TICs es lo planteado por Josep M. Duart, en lo que él denomina “Decálogo de Calidad y usos de las TICs” y de las cuales, sintéticamente se destaca que:


  • Debe primar lo pedagógico por sobre lo tecnológico. Por ello al planificar el uso de las TICs se debe priorizar lo que van a aprender los alumnos/as.

  • Las TICs, en sí mismas no son sinónimo de aprendizaje. Su utilización pedagógica y las acciones que se realicen con ellas pueden tener dos efectos: con un método de enseñanza expositivo, las TICs refuerzan el aprendizaje por recepción; con un método de enseñanza constructivista, las TICs facilitan un proceso de aprendizaje por descubrimiento.

  • Otorgan la posibilidad de potenciar el aprendizaje de conocimientos disciplinares, el desarrollo de competencias específicas en la tecnología digital e información y de interacción social.

Es evidente que cuando un/a profesor/a decide emplear las nuevas tecnologías se está planteando nuevos retos y desafíos de su profesionalidad, por tanto cabe preguntarse qué actividades de aprendizaje pueden ser realizadas. Este proceso de innovación de su práctica docente no es fácil ni se logra en poco tiempo. La actividad cobra sentido pedagógico cuando es parte de un proceso más amplio, dirigido a lograr las metas y objetivos de aprendizaje que subyacen a un determinado modelo de educación.

Una de las metas relevantes del aprendizaje escolar consiste en ayudar a los estudiantes a reconstruir y dar significado a la multitud de información que obtiene extraescolarmente en los múltiples medios de comunicación de la sociedad del siglo XXI y desarrollar las competencias para utilizar de forma inteligente, crítica y ética la información. Aprender con las TICs en una perspectiva constructivista significa plantear problemas para que los propios estudiantes articulen planes de trabajo y desarrollen las acciones necesarias con el propósito de obtener respuestas satisfactorias y expresarse y comunicarse a través de las distintas modalidades y recursos tecnológicos.

Las TICs, al igual que cualquier otro material o recurso didáctico, posibilitan el desarrollo y puesta en práctica de distintas tareas de aprendizaje de naturaleza diversa tales como –y solo a modo de ejemplo- buscar, seleccionar y analizar información en Internet con un propósito determinado adquirir las competencias y habilidades de manejo de las distintas herramientas y recursos tecnológicos; saber manejar software; redactar textos escritos, elaborar presentaciones multimedia, trabajos en el aula mediante pizarras digitales, comunicarse y trabajar colaborativamente a distancia empleando recursos de Internet.

La práctica pedagógica escolar nos indica que existen distintos tipos de actividades de mayor o menor complejidad: desde actividades sencillas que un/a alumno/a realiza, hasta actividades de mayor complejidad y duración como pueden ser aquellas que impliquen un proyecto de trabajo en equipo. En este sentido el tipo de actividades a desarrollar con las TICs podrían clasificarse en función del grado de simplicidad/complejidad intelectual y pedagógica de las mismas así como si éstas se desarrollan en contextos presenciales de clase, o en entornos educativos virtuales.

En cuanto a la utilización de herramientas tecnológicas en el desarrollo de la comprensión lectora, además de la generación de actividades en modalidad virtual tendientes al ejercicio de ciertas habilidades asociadas a esta competencia, es importante tener en cuenta algunos aspectos relativos a ventajas y desventajas de su aplicación.

Aquí, es relevante lo planteado por Aviram (2002), que si bien se centra en la utilización pedagógica en sí y sus efectos sobre el estudiante, bien puede intencionarse al área específica que nos compete. Para ello hemos elaborado un cuadro que presenta una ampliación de los supuestos del autor (relativas a las TICs en general) y las connotaciones que consideramos relevantes en torno a la comprensión lectora:



Ventajas de la utilización de las TICs en los estudiantes (Aviram 2002)

Ventajas de la utilización de las TICs en la comprensión lectora

Supone la utilización de un instrumento atractivo y muchas veces con componentes lúdicos.

Acceso a múltiples recursos educativos y entornos de aprendizaje variados (www-internet, plataformas e-centro, dvds, etc).

Permite la adaptación de actividades tradicionales a formatos digitales interactivos, tales como interacciones con los textos.

La lectura impresa puede resultar un acto plano y poco atrayente. Las TICs facilitan imágenes animadas, colores, sonidos, movimiento que lo vuelven un recurso más atractivo, siempre que se tenga la precaución de no exagerar la interfaz y convertirla en un distractor.


Existencia de diversos recursos y materiales didácticos digitales.

Acceso a recursos que pueden utilizarse a nivel de aula y enriquecen los procesos de Enseñanza y Aprendizaje, desde una perspectiva no tradicional de análisis de textos y comunicación de resultados en formatos no tradicionales tales como mensajería, foros, weblog, wikis, plataformas e-centro, etc.

Ellos requieren una utilización comprensiva de la información, por lo que hace de la lectura un instrumento cognitivo que posibilita la construir nuevos conocimientos-aprendizajes



Personalización de los procesos de Enseñanza y Aprendizaje

Se tiene al alcance una amplia variedad de información que requiere procesos de análisis y abstracción con distintos niveles de complejidad.

Facilita el trabajo simultáneo con materiales acordes a los estilos de aprendizaje y características personales



Autoevaluación

Posibilita la aplicación de actividades con autocorrección

Aprender a leer comprensivamente es un proceso que complejo que debe comenzar tempranamente y en el que las Tics pueden ser una herramienta atractiva y útil. No siempre es suficiente con “hacer leer”, pues algunos se pueden perderse en la trama o distraerse. En este sentido un ejemplo de utilización de las TICs en la lectura en niveles iniciales, lo constituyen las Unidades Didácticas elaboradas en el marco de la campaña LEM, que permiten escuchar los textos y mientras la lectura transcurre, las palabras van cambiando de color.

Del ejemplo anterior se desprende que los recursos tecnológicos le permiten al estudiante fijarse en el texto en sí, al mismo tiempo que en las imágenes, el sonido, etc., posibilitando un tipo de lectura que ya no es lineal. Otro aspecto metodológico a considerar es la utilización de hipervínculos que pueden derivar a ejercicios, definiciones, ejemplos, etc.

Otra posibilidad que nos parece interesante es la estructuración de una ruta pedagógica que permita trabajar elementos de la comprensión, por ejemplo inferencia y anticipación, utilizando las TICs como recurso de apoyo en que el texto simultáneamente –o a priori. Vaya acompañado de imágenes, sonidos, acciones de los personajes, escenarios, etc, orienten la anticipación y/o inferencias; dando, además, la posibilidad de retomar el texto en cualquier momento (ir y venir en la visualización de íconos o pistas).

Conclusiones

La Utilización de las TICs en el mundo educativo es variada, va desde el acto básico de alfabetizar digitalmente a estudiantes, profesores y familias, hasta aplicaciones más complejas que pasan también por el acceso a la información, comunicación (interna y externa al establecimiento), intercambio de recursos y experiencias, etc. Pero el mayor impacto está en cuanto a que se trata de una herramienta contextualizada en los estilos vida actual, cuya correcta aplicación didáctica puede facilitar los procesos de enseñanza-aprendizaje.

La era digital ha introducido cambios en los aspectos metodológicos y los profesores podemos aprovechar las nuevas posibilidades que proporcionan las TICs para desarrollar procesos más cercanos a la vida de los estudiantes. Además, el alto índice de fracaso escolar y la creciente multiculturalidad de la sociedad con el consiguiente aumento de la diversidad del alumnado, constituyen poderosas razones para aprovechar las posibilidades de innovación metodológica que ofrecen las TICs.

No se trata de emplearla porque está de moda o porque es parte de lo cotidiano. Sería un error considerar que su sola utilización genera aprendizajes. Lo que se requiere es de un trabajo pedagógico que implique una seria reflexión sobre su uso y una planificación asertiva de las acciones a desarrollar con ella, máxime cuando se busca un mejoramiento en la calidad de los aprendizajes.

Este tránsito no está exento de complicaciones. A la resistencia al cambio se suma la necesidad de aprender nuevos estilos pedagógicos, caracterizados por un modelo cultural en que las redes sociales virtuales y las tecnologías, hacen que la información circule casi a la misma velocidad en que se genera.

Tal ha sido el impacto de las TICs en el mundo educativo que no sólo se han generado proyectos para su aplicación, como es el caso de ENLACEs, sino que también se las han reconocido en las políticas educativas nacionales. Prueba de ello es que se estén realizando mediciones de competencias TICs en estudiantes chilenos. En este mismo sentido, las nuevas Bases Curriculares (2012) las integran en el desarrollo de los objetivos de aprendizaje, lo cual ratifica la notoriedad que han adquirido en el currículum nacional.

Aprender a leer implica aprender a leer la realidad; comprender en texto y el contexto. Enseñar implica situarse en el lugar de quien aprende, en cómo aprende, en cuáles son los recursos y mecanismos que le facilitan la construcción de sentidos y significados. Y así como la forma de vida se ha modificado con la introducción de las TICs, los estilos de aprendizaje también se han permeado con este nuevo referente social.

Entre las posibilidades pedagógicas de las TICs, destacamos el que su uso permite un trabajo en forma individual como también un trabajo colectivo y colaborativo entre los estudiantes que las utilizan. Al mismo tiempo, que les facilita un feed back inmediato, dando la posibilidad de ensayar nuevas respuestas o formas de actuar para llegar a la respuesta correcta, facilitando por ende la autoevaluación; y cuando el trabajo es colaborativo facilitan la coevaluación o evaluación de pares.

El uso de TICs facilita la práctica sistemática de algunos temas mediante la autoevaluación de refuerzo de temas tratados, lo que aleja al alumno/a de trabajos de la realización de acciones repetitivas que lo desmotivan en el avance del logro de aprendizajes de calidad, en este caso en particular en el sector de Lenguaje y Comunicación

En cuanto al rol del Docente que las utiliza, se concluye que es un guía por la travesía de los contenidos a tratar con sus alumnos/as, quedando de manifiesto su “esencia de Profesor” ante sus estudiantes. Lo anterior implica que las TICs utilizadas son medios didácticos que están presentes en todos los aspectos de la Planificación Docente, ya que pueden incluirse en la motivación, activación de conocimientos previos, actividades de inicio, actividades de desarrollo y actividades de cierre, considerando la autoevaluación y coevaluación.

Por otra parte, el hecho de que los estudiantes puedan avanzar a su ritmo en el trabajo de la clase, facilita que el Docente realice un mejor y mayor apoyo individual a los alumnos/as con mayores dificultades en los aprendizajes y un mayor apoyo a la diversidad, lo que favorece el avance y un mejor y mayor logro de las metas de aprendizaje que se están tratando. Lo anterior implica su potencial, también, como apoyo a la diversidad, ya que permiten trabajar pedagógicamente con todos los alumnos/as incluyendo a los estudiantes con necesidades educativas especiales

En lo que dice relación con su utilización como herramienta de aprendizaje y desarrollo de la comprensión lectora, no sólo se sugiere considerarla como instrumento de apoyo en el procesamiento de la información; además aporta diferentes posibilidades que permiten al alumno ir desarrollando gradualmente esta habilidad en sus diferentes niveles de profundidad (desde la velocidad hasta complejidad comprensiva).

El hecho de los estudiantes estén inmersos en una era digital supone que gran parte del camino ya se ha recorrido. Es más factible la utilización de prácticas donde en texto y su virtualidad estén unidos y por tanto la aplicación de las TICs es a la vez de deseable, sugerible en los procesos de comprensión lectora tanto porque implican mecanismos motivadores como potenciadores del aprendizaje.

Más aún, los procesos de comprensión lectora se reflejan con mayor profundidad cuando se interactúa con un texto y se cuestionan los sentidos y significados, lo que supone una planificación consciente de las acciones a desarrollar y de los medios a utilizar, que siempre deben estar contextualizadas a la realidad de quien aprende (sus hábitos, sus expectativas, sus intencionalidades).



Finalmente y junto con recalcar el potencial pedagógico de las TICs, nos parece oportuno advertir que también es necesario utilizarlas para “aprender a usarlas” y para “aprender a vivir humanamente con ellas”, para que sean una herramienta y no un fin en sí mismas, para comprender que son un medio que puede facilitar las comunicaciones sin que la virtualidad nos aleje del contacto persona a persona.

Bibliografía

1.- Alvarado Maytee (1988) Talleres de Escritura.” Con las manos en la masa”. Libros del Quirquincho. Buenos Aires.

2.-Bartolomé Antonio (1989) “Nuevas Tecnologías y Enseñanza”. Barcelona. Edit. Graó.

3.- Castillo Sandra (2008) “Propuesta Pedagógica basada en el Constructivismo para el Uso Óptimo de las TIC’s en la Enseñanza y Aprendizaje de la Matemática.

4.-Delors, Jacques (1996) “La educación encierra un tesoro”. UNESCO.

5.- Díaz Gabriel (2001). Capacitación de Gerencia en el Aula y la Productividad Docente.

6.- Piedrahita Plata Francisco (2003) Rector Universidad Icesi, Cali ”Un Modelo para Integrar las Tic’s al Currículo Escolar”.

7.-González Castañón M. (2000) “ Principios pedagógicos para un Ambiente de Aprendizaje con TIC’s en Conexiones Informáticas y Escuela: Un Enfoque Global.“ Universidad Pontificia Bolivariana : Medellín,.

8.-Hernández A.(2001) “Estrategias cognitivas y Meta Cognitivas para la Comprensión Lectora en la II Etapa de Educación Básica”.

9.- Hernández Élida (2001) “Estrategias Cognitivas y Metacognitivas para la Comprensión Lectora en la II Etapa de Educación Básica en el NER200 del Municipio Agua Blanca”. UPEL-IMPM.

10.-Informe Panel de hogares XIII Oleada, julio septiembre 2006, elaborado por Observatorio Red.es, Ministerio de Industria, Turismo y Comercio.

11.- Johnson ,P. (1989) “La Evaluación de la Comprensión Lectora. Un Enfoque Cognitivo”. Visor Aprendizaje N°51- Traducción de Begoña Jimenez. Madrid ,.

12.- Marrey (2009), gerente general de Microsoft

13.- Mateos, Alonso, J.(1985) “ Comprensión Lectora “. Edit. Grao. Barcelona.

14.- Ministerio de Educación. (2012). Currículo Básico Nacional. Programa de Estudio de Educación Básica. Chile.

15.- Mogollón Alejandro (2002). “Guía de Estrategias Metodológicas basadas en actividades lúdicas para el aprendizaje de la lectoescritura”, Dirigido a los docentes de la I Etapa de Educación Básica de la UEN Los Cortijos, Acarigua, estado Portuguesa. UPEL-IMPM.

16.- Morles, Armando (1985) “Entrenamiento en el Uso de Estrategias para Comprender la Lectura en la Educación”. Vol. 30 Nº 98 OEA.

17.-Piedrahita Plata Francisco (2003) Rector Universidad Icesi, Cali ”Un Modelo para Integrar las Tic’s al Currículo Escolar”.

18.-Ramírez, G. (1998). “Modelo de la Gestión para los Docentes de Educación Básica”. Trabajo de Grado no publicado. Caracas: Universidad Santa María.

19.-Tapscott Don(1998) “Creciendo digitalmente: El entorno de la generación internet”.

20.-Valero (2001) “Diseño de Estrategias para Atender a Niños con Dificultades en la Lectura- Escritura del Tercer Grado de la Unidad Educativa “Pablo Acosta Ortiz”.


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad