Síndrome del colon irritable



Descargar 30.14 Kb.
Fecha de conversión08.05.2019
Tamaño30.14 Kb.

Síndrome del colon irritable.

Recomendaciones de las guías y consensos actuales. Las modalidades clínicas, diagnósticos diferenciales, métodos de estudio y tratamiento basado en las evidencias disponibles.


El problema clínico

El síndrome del colon irritable (SCI) caracterizado por dolor abdominal crónico recurrente o malestar y alteración del hábito intestinal, es uno de los síndromes más comunes vistos en gastroenterología y atención primaria. Su prevalencia es del 10 a 15%. En ausencia de causas orgánicas detectables, se lo considera un trastorno funcional, definido por los “criterios de Rome” que figuran a continuación:


Criterios de Roma*

Dolor abdominal recurrente o malestar al menos 3 días por mes en los últimos 3 meses, asociado con 3 o más de las características siguientes:

♦ Mejoría después de la defecación

♦ Comienzo relacionado con un cambio en la frecuencia de la evacuación intestinal.

♦ Comienzo relacionado con un cambio en el aspecto de las heces

*Los criterios deben estar presentes en los últimos 3 meses, y el comienzo de los síntomas, por lo menos 6 meses antes del diagnóstico.

Sobre la base del hábito intestinal predominante, el SCI ha sido clasificado en 3 subgrupos, cada uno de los cuales abarca aproximadamente un tercio de todos los pacientes:

1) SCI con diarrea (más común en el hombre)

2) SCI con constipación (más común en la mujer)

3) SCI con hábito defecatorio mixto.


De acuerdo a los criterios diagnósticos actuales, el SCI debe ser diferenciado del síndrome de dolor abdominal funcional (en el SCI, el dolor abdominal se asocia con alteraciones de los movimientos intestinales) y de la constipación y diarrea funcionales crónicas (en el SCI, el dolor y el malestar se asocian con alteraciones del ritmo intestinal.

El SCI incluye varios trastornos gastrointestinales funcionales (incluyendo la dispepsia funcional); estos trastornos funcionales, como la fibromialgia, el dolor pélvico crónico y la cistitis intersticial, se observan frecuentemente en pacientes con SCI. A menudo se acompaña por trastornos psicológicos como la ansiedad primaria, la somatización y el temor anticipado a los síntomas: “si no evacua por completo su intestino a la mañana”. Estos síntomas alteran la calidad de vida y aumentan las consultas al médico y son comunes en los estudios poblacionales de personas sanas. Sin embargo, solo el 25 al 50% de ellas personas, solicitan atención médica. Aunque el SCI se resuelve en la mayoría de los individuos, se pueden producir transiciones a otros síntomas gastrointestinales complejos, como la dispepsia funcional.

Los síntomas del SCI (u otros síntomas gastrointestinales funcionales) suelen iniciarse en la niñez, con una prevalencia similar a la de la edad adulta. La relación mujer-varón es de 2:1, y es mayor en los sujetos que consultan al médico. Aproximadamente el 10% de los pacientes adultos tiene síntomas símil SCI después de infecciones entéricas bacterianas o virales. Los factores de riesgo de desarrollar un SCI posinfeccioso son el sexo femenino, la mayor duración de la gastroenteritis y la presencia de factores psicosociales.

Dada la asociación entre los síntomas del SCI y el estrés, la frecuente coexistencia de trastornos psiquiátricos y la respuesta de los síntomas al tratamiento dirigido al sistema nervioso central en la mayoría de las personas, el SCI suele ser descrito como un “trastorno cerebro-digestivo”, aunque su fisiopatología sigue siendo poco conocida.


Las alteraciones en la motilidad gastrointestinal y el equilibrio entre la absorción y la secreción intestinal pueden ser los responsables del cambio del ritmo intestinal; estas anormalidades pueden estar mediadas, en parte, por la desregulación del sistema de señalización de la serotonina en el aparato digestivo.

La percepción aumentada de los estímulos viscerales puede contribuir al dolor y el malestar abdominales. Otras hipótesis son las alteraciones de la activación inmunológica de la mucosa y la acción de la microflora intestinal.



Estrategias y evidencia

Evaluación

De acuerdo con las guías actuales, el diagnóstico de SCI es clínico, y no requiere exámenes complementarios específico si el paciente cumple con los criterios de Rome y no presenta signos de alarma: hematoquezia, anemia, pérdida de peso, fiebre, antecedente familiar de cáncer de colon, comienzo después de los 50 años y cambios importantes en los síntomas. Es necesario interrogar sobre los hábitos de evacuación y las características de las heces para poder hacer la subclasificación del SCI.

Los diagnósticos diferenciales del SCI diarreico son el sprue celíaco, la colitis microscópica y colagenosa y la enfermedad de Crohn atípica. Los pacientes con SCI y constipación deben diferenciarse de los pacientes con constipación crónica (sin dolor abdominal). Es útil conocer la relación entre los síntomas y la ingesta de alimentos como posible desencadenante de los síntomas (por ej., infección gastrointestinal) puede ayudar al tratamiento.

Tratamiento farmacológico

En general, el tratamiento sintomático alivia los síntomas leves (normaliza el tránsito intestinal o disminuye el dolor abdominal) pero los pacientes con síntomas más intensos son más problemáticos. El tratamiento está dirigido a controlar individualmente cada síntoma (constipación, diarrea y dolor abdominal).


En la práctica clínica, los laxantes osmóticos suelen aliviar la constipación, aunque no hay estudios de pacientes con SCI y constipación. También pueden utilizarse las fibras y otros agentes que aumentan el volumen da la materia fecal pero el meteorismo que producen está desalentando su uso en estos casos.

En los casos de SCI con diarrea, son efectivos los antidiarreicos, como las dosis bajas (2 mg) continuadas de loperamida a la mañana o 2 veces por día. En los pacientes con síntomas más severos, el agregado de 1 mg de alosetrón, un antagonista del receptor 5-HT3, 2 veces por día durante 3 meses, disminuyó la frecuencia y la urgencia de la defecación, alivió el dolor y el malestar abdominal, mejoró los puntajes de los síntomas globales en el SCI y también la calidad de vida. Otros trabajos aprobados por la FDA también incluyeron mujeres solamente, por lo que la aprobación del medicamento solo estuvo destinada a SCI con predominancia de diarrea en mujeres. Otro estudio comprobó la eficacia en hombres pero la FDA no dio su aprobación. Otros efectos adversos del alosetrón que tuvo en cuenta la FDA fueron las complicaciones de la constipación (íleo, obstrucción intestinal, bolo fecal y perforación; 0,10% en el grupo alosetrón vs. 0,06% en el grupo placebo) y la colitis isquémica (0,15% vs. 0,06%, respectivamente). Por lo tanto, el alosetrón está indicado solo en mujeres con SCI y diarrea grave, con síntomas de al menos 6 meses de antigüedad y que no han respondido a los tratamientos convencionales.

Para el dolor abdominal se han usado los antiespasmódicos (hiosciamina o mebeverina), pero faltan trabajos aleatorizados y controlados que hayan estudiado su eficacia.

Los antidepresivos tricíclicos suelen usarse para calmar los síntomas del SCI (por ej., 10 a 75 mg de amitriptilina). Se cree que sus efectos se deben a la antihiperalgesia, la mejoría del sueño, la normalización del tránsito gastrointestinal y, en dosis elevadas (100 mg o más al acostarse) a su acción antidepresiva y ansiolítica. A pesar de su uso habitual en la práctica, faltan más estudios que avalen su acción. Un estudio aleatorizado y controlado con placebo de la desipramina, en dosis crecientes hasta 150 mg, no demostró que su efecto fuera superior al placebo. Varios estudios aleatorizados y controlados pero pequeños indican que los inhibidores de la recaptación de serotonina pueden beneficiar a los pacientes con SCI, sobre todo en su sensación de bienestar y el dolor. Aunque los inhibidores de la recaptación de serotonina-norepinefrina (duloxetina y venlafaxina) reducen el dolor de otros orígenes, incluyendo la fibromialgia, no hay estudios con pacientes con SCI. Aunque los pacientes con SCI suelen sufrir ansiedad, las benzodiazepinas no son recomendadas durante largo tiempo debido al riesgo de habituación y dependencia potencial.



Tratamiento cognitivo y conductual

El tratamiento cognitivo y conductual es una combinación de ambas técnicas y el mejor tratamiento psicológico estudiado para ser aplicado en el SCI. Las técnicas cognitivas, aplicadas en grupo o en de 4 a 15 sesiones individuales, están destinadas a modificar las creencias catastróficas que tienen los pacientes sobre sus síntomas. Las técnicas conductuales tienen por finalidad modificar las conductas disfuncionales, mediante técnicas de relajación, manejo de las situaciones (reforzando las conductas saludables) o entrenamiento de las actitudes positivas. Faltan estudios comparativos entre la psicoterapia más farmacoterapia y la farmacoterapia sola. La magnitud de la mejoría de los tratamientos psicológicos parece ser similar o mayor que la informada para las medicaciones estudiadas específicamente para los síntomas intestinales del SCI.



Área de incertidumbre

El medio óptimo para el tratamiento de los pacientes con síntomas moderados o graves sigue sin establecerse, en particular por los programas de acceso restringido para los fármacos nuevos destinados al tratamiento del SCI con predominancia de diarrea o constipación. Se han utilizado antibióticos no absorbibles (rifaximina) y probióticos, sobre todo para el meteorismo y la distensión. Faltan trabajos para investigar la eficacia de estos medicamentos y también de los antidepresivos. La FDA ha aprobado la lubiprostona (24 µg, 2 veces por día) para el tratamiento de la constipación crónica y recientemente se ha comprobado su eficacia en el SCI con predominancia de constipación. Todavía falta establecer el papel de este agente y otros tratamientos nuevos (por ej., la linaclotida) en el SCI con predominancia de constipación.



Guías

Las tres instituciones que se han ocupado de confeccionar guías para el tratamiento del SCI son la American Gastroenterological Association, el American College of Gastroenterology, la Rome Foundation y,

la Society of Gastroenterology. Debido a los pocos datos provenientes de estudios aleatorizados con pacientes que sufren SCI, estas guías se basan principalmente en opiniones consensuadas. Las recomendaciones que brinda el autor de este artículo están basadas en estas guías.

Resumen y recomendaciones

En los pacientes como la mujer del caso presentado al comienzo, la cual consulta por síntomas presuntivos de SCI, incluyendo el dolor abdominal crónico y el malestar acompañados de diarrea, el primer paso sería hacer una historia detallada para descartar signos de alarma, como la pérdida de peso inexplicable y la hematoquezia. En ausencia de estos signos, en general, el diagnóstico es de orden clínico, sin necesidad de pruebas confirmatorias.

También se podría determinar si una infección gastrointestinal o cualquier suceso importante en la vida del paciente pudieron haber precedido la exacerbación de los síntomas, dado que estos hechos son disparadores comunes del SCI. El autor considera de gran ayuda poner esto en conocimiento del paciente

La experiencia clínica indica que los síntomas leves pueden manejarse bien con tratamiento sintomático (por ej., antidiarreicos o laxantes) y, según el autor, es muy útil aclararle al paciente que sus síntomas son considerados reales y al mismo tiempo brindarle una explicación fisiopatológica de los mismos.


Para la diarrea grave, como en el caso presentado, el autor recomienda comenzar con una dosis baja de loperamida diaria (2-4 mg cada mañana, pudiendo aumentar si el paciente tiene una actividad particularmente importante), con la excepción de que este tratamiento también puede disminuir la ansiedad que generan los movimientos intestinales incontrolables.

Aunque los datos de los estudios aleatorizados son discordantes con respecto al papel de los antidepresivos tricíclicos en los pacientes con SCI, este tratamiento podría ser considerado (por ej., amitriptilina, comenzando con dosis de 10 mg al acostarse y aumentándola gradualmente durante varias semanas, hasta alcanzar la dosis tolerada, que no debe ser mayor de 75 mg al acostarse). Es útil aclarar al paciente que la administración del antidepresivo no es para modificar su humor sino para reducir los síntomas del SCI.

El autor recomienda acompañar este tratamiento mixto con una terapia breve cognitiva y conductual, aunque no hay datos de que este enfoque sea superior al tratamiento farmacológico solo. Si los síntomas no mejoran suficientemente, se puede considerar el agregado de alosetrón, pero hay que tener en cuenta sus efectos adversos graves como la colitis isquémica.

Referencias:

1. Drossman DA, Camilleri M, Mayer EA, Whitehead WE. AGA technical review on irritable bowel syndrome. Gastroenterology 2002;123:2108-31.

2. Longstreth GF, Thompson WG, Chey WD, Houghton LA, Mearin F, Spiller RC. Functional bowel disorders. In: Drossman DA, Corazziari E, Delvaux M, et al., eds. Rome III: the functional gastrointestinal disorders. 3rd ed. McLean, VA: Degnon, 2006:487-555.

3. Halder SL, Locke GR III, Schleck CD, Zinsmeister AR, Melton LJ III, Talley NJ. Natural history of functional gastrointestinal disorders: a 12-year longitudinal population-based study. Gastroenterology 2007;133:799-807.

4. Whitehead WE, Palsson O, Jones KR. Systemic review of the comorbidity of irritable bowel syndrome with other disorders: what are the causes and implications? Gastroenterology 2002;122:1140-56.

5. Wessely S, White PD. There is only one functional somatic syndrome. Br J Psychiatry 2004;185:95-6.

6. Spiegel BM, Gralnek IM, Bolus R, et al. Clinical determinants of health-related quality of life in patients with irritable bowel syndrome. Arch Intern Med 2004; 164:1773-80.

7. Levy RL, Von Korff M, Whitehead WE, et al. Costs of care for irritable bowel syndrome patients in a health maintenance organization. Am J Gastroenterol 2001;96:3122-9.

8. Di Lorenzo C, Rasquin A, Forbes D, et al. Childhood functional gastrointestinal disorders: child/adolescent. In: Drossman DA, Corazziari E, Delvaux M, et al., eds. Rome III: the functional gastrointestinal disorders. 3rd ed. McLean, VA: Degnon, 2006:723-77.

9. Spiller R, Campbell E. Post-infectious irritable bowel syndrome. Curr Opin Gastroenterol 2006;22:13-7.

10. Mayer EA, Craske MG, Naliboff. Depression, anxiety, and the gastrointestinal system. J Clin Psychiatry 2001;62:Suppl 8:28-36.

11. Gershon MD, Tack J. The serotonin signaling system: from basic understanding to drug development for functional GI disorders. Gastroenterology 2007;132:397-414.

12. Mayer EA, Gebhart GF. Basic and clinical aspects of visceral hyperalgesia. Gastroenterology 1994;107:271-93.

13. Kassinen A, Krogius-Kurikka L, Mäkivuokko H, et al. The fecal microbiota of irritable bowel syndrome patients differs significantly from that of healthy subjects. Gastroenterology 2007;133:24-33.

14. Spiller R, Aziz Q, Creed F, et al. Guidelines on the irritable bowel syndrome: mechanisms and practical management. Gut 2007;56:1770-98.

15. Brandt LJ, Bjorkman D, Fennerty MB, et al. Systematic review on the management of irritable bowel syndrome in North America. Am J Gastroenterol 2002;97:Suppl:S7-S26.

16. Cash BD, Schoenfeld P, Chey WD. The utility of diagnostic tests in irritable bowel syndrome patients: a systematic review. Am J Gastroenterol 2002;97:2812-9.

17. Spiegel BM, DeRosa VP, Gralnek IM, Wang V, Dulai GS. Testing for celiac sprue in irritable bowel syndrome with predominant diarrhea: a cost-effectiveness analysis. Gastroenterology 2004;126:1721-32.

18. Hamm LR, Sorrells SC, Harding JP, et al. Additional investigations fail to alter the diagnosis of irritable bowel syndrome in subjects fulfilling the Rome criteria. Am J Gastroenterol 1999;94:1279-82.

19. Spiegel BM, Naliboff B, Mayer E, Bolus R, Gralnek I, Shekelle P. The effectiveness of a model physician-patient relationship versus usual care in irritable bowel syndrome (IBS): a randomized controlled trial.Gastroenterology 2006;130:Suppl 2:A-112. abstract.

20. Ilnyckyj A, Graff LA, Blanchard JF, Bernstein CN. Therapeutic value of a gastroenterology consultation in irritable bowel syndrome. Aliment Pharmacol Ther 2003;17:871-80.

21. FDA permits restricted use of Zelnorm for qualifying patients. News release of the Food and Drug Administration, Rockville, MD, July 27, 2007. (Accessed March 24, 2008, at http://www.fda.gov/ bbs/topics/NEWS/2007/NEW01673.html.)

22. Tack J, Fried M, Houghton LA, Spicak J, Fisher G. Systematic review: the efficacy of treatments for irritable bowel syndrome — a European perspective. Aliment Pharmacol Ther 2006;24:183-205.

23. Pasricha PJ. Desperately seeking serotonin. . . . A commentary on the withdrawal of tegaserod and the state of drug development for functional and motility disorders. Gastroenterology 2007;132:2287-90.

24. Bradesi S, Tillisch K, Mayer E. Emerging drugs for irritable bowel syndrome. Expert Opin Emerg Drugs 2006;11:293-313.

25. Chang L, Ameen VZ, Dukes GE, Mc-Sorley DJ, Carter EG, Mayer EA. A doseranging, phase II study of the efficacy and safety of alosetrón in men with diarrheapredominant IBS. Am J Gastroenterol 2005;100:115-23.

26. Chang L, Chey WD, Harris L, Olden K, Surawicz C, Schoenfeld P. Incidence of ischemic colitis and serious complications of constipation among patients using alosteron: systematic review of clinical trials and post-marketing surveillance data. Am J Gastroenterol 2006;101:1069-79.

27. Clouse RE, Lustman PJ. Use of psychopharmacological agents for functional gastrointestinal disorders. Gut 2005;54:1332-41.

28. Jackson JL, O’Malley PG, Tomkins G, Balden E, Santoro J, Kroenke K. Treatment of functional gastrointestinal disorders with antidepressant medications: a meta-analysis. Am J Med 2000;108:65-72.

29. Lesbros-Pantoflickova D, Michetti P, Fried M, Beglinger C, Blum AL. Metaanalysis: the treatment of irritable bowel syndrome. Aliment Pharmacol Ther 2004;20:1253-69.

30. Drossman DA, Toner BB, Whitehead WE, et al. Cognitive-behavioral therapy versus education and desipramine versus placebo for moderate to severe functional bowel disorders. Gastroenterology 2003;125:19-31.

31. Saarto T, Wiffen PJ. Antidepressants for neuropathic pain. Cochrane Database Syst Rev 2005;3:CD005454.

32. Mayer EA, Tillisch K, Bradesi S. Modulation of the brain-gut axis as a therapeutic approach in gastrointestinal disease. Aliment Pharmacol Ther 2006;24:919-33.

33. Lackner JM, Mesmer C, Morley S, Dowzer C, Hamilton S. Psychological treatments for irritable bowel syndrome: a systematic review and meta-analysis. J Consult Clin Psychol 2004;72:1100-13.

34. Lackner JM, Jaccard J, Krasner SS, Katz LA, Gudleski GD, Holroyd K. Self administered cognitive behavior therapy for moderate to severe IBS: clinical efficacy, tolerability, feasibility. Clin Gastroenterol Hepatol (in press).

35. Whorwell. The history of hypnotherapy and its role in the irritable bowel syndrome. Aliment Pharmacol Ther 2005; 22:1061-7.

36. Pimentel M, Park S, Mirocha J, Kane SV, Kong Y. The effect of a nonabsorbed oral antibiotic (rifaximin) on the symptoms of the irritable bowel syndrome: a randomized trial. Ann Intern Med 2006;145:557-63.

37. O’Mahony L, McCarthy J, Kelly P, et al. Lactobacillus and bifidobacterium in irritable bowel syndrome: symptom responses and relationship to cytokine profiles. Gastroenterology 2005;128:541-51.

38. Quigley EM, Flourie B. Probiotics and irritable bowel syndrome: a rationale for their use and an assessment of the evidence to date. Neurogastroenterol Motil 2007;19:166-72.

39. Johanson JF, Drossman DA, Panas R, Wahle A, Ueno R. Clinical trial: phase 2 trial of lubiprostone for irritable bowel syndrome with constipation. Aliment Pharmacol Ther (in press).



40. Andresen V, Camilleri M, Busciglio IA, et al. Effect of 5 days linaclotide on transit and bowel function in females with constipation-predominant irritable bowel syndrome. Gastroenterology 2007;133:761-8.

N Engl J Med 2008;358:1692-9.


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad