Sistema endocrino



Descargar 377 Kb.
Fecha de conversión28.01.2018
Tamaño377 Kb.
Vistas82
Descargas0

SISTEMA ENDOCRINO



  1. INTRODUCCION

Este capítulo proporciona la metodología para evaluar los impedimentos del sistema endocrino y su ubicación en clases.

La valoración del menoscabo que una enfermedad del sistema endocrino produzca en la capacidad de trabajo será evaluada luego que se hayan aplicado las correspondientes medidas terapéuticas (medicamentosas, quirúrgicas, rehabilitación, etc.); o después de un tiempo de ocurrido el o los episodios agudos.

Para el estudio del menoscabo se deberá contar con los informes del o los médicos tratantes e historia clínica completa.

Todo ello deberá ser tenido en cuenta en la evaluación final, por parte de él o los médicos peritos actuantes.

  1. CONSIDERACIONES GENERALES

En este capítulo se tratan las siguientes patologías endocrinas:



  • Patologías del eje hipotálamo hipofisario

  • Patologías de glándula Tiroides

  • Patologías de glándulas paratiroides

  • Patologías de glándulas suprarrenales

  • Patología de páncreas endócrino

  • Patología de gónadas

  • Obesidad

  • Osteoporosis y Enfermedades osteometabólicas del hueso

  • Patologías endocrinas en la niñez y adolescencia

  • Patologías oncológicas de origen endócrino.

La presencia de impedimentos en cualquier otro sistema del organismo que pueda estar relacionado con una alteración del sistema endocrino, deberá ser evaluado en la sección correspondiente al sistema afectado y combinar ambos menoscabos.



  1. EJE HIPOTALAMO HIPOFISARIO



1.1 Introducción

Principales afecciones del eje hipotálamo hipofisario

El objetivo de la siguiente lista tiene como finalidad el mero hecho ilustrativo, no considerándose excluyentes aquellas afecciones no mencionadas y que a juicio de los médicos peritos actuantes correspondan ser valoradas en esta sección.

El eje hipotálamo hipofisario se considera una unidad anátomo – funcional desde el punto de vista endocrinológico. Este eje puede sufrir alteraciones por modificaciones en su estructura consecuencia de tumores, radiación, metástasis, intervenciones quirúrgicas, procesos infiltrativos o trastornos en su función, produciéndose de tal forma hiposecreción o hipersecreción hormonal, ya sea hipotalámica o hipofisaria.
1.2 Consideraciones Generales

Puede existir hiposecreción de la hipófisis anterior en caso de la presencia de tumores (Craneofaringeoma, Adenomas “no secretores” y Adenomas secretores) infartos, traumatismos, secundario a la realización de cirugía o radioterapia.

En los tumores secretores, se asignará menoscabo en caso de no ser posible la realización de tratamiento médico o quirúrgico o si lo hubo según el tipo de secuelas presentes. También en caso de que los tratamientos realizados no hayan sido efectivos (como suele ocurrir en el caso de la acromegalia) y continúan síntomas y signos decurrentes de la hiperproducción hormonal.

El desequilibrio en la secreción del eje hipotálamo hipofisario posterior determina una diabetes insípida la que puede ser de etiología tumoral, infecciosa, pos quirúrgica o idiopática familiar.


1.3. Procedimientos de evaluación

Las enfermedades del eje hipotálamo hipofisario se objetivan por una correcta anamnesis, examen físico y los siguientes estudios, los cuales constituyen una guía indicativa, quedando a juicio del o los médicos peritos, solicitar otros estudios no mencionados y que contribuyan a una mejor y más completa valoración diagnóstica.


- Pruebas de función Tiroidea: TSH y T4L

- Pruebas de función suprarrenal: ACTH y Cortisol

- Dosificación de hormona de crecimiento, gonadotrofinas (LH, FSH), prolactina, medición de esteroides sexuales (Estradiol y Testosterona)

- Cortisoluria de 24 hs.

- Iones en sangre - Rutinas

- Osmolaridad plasmática

- Osmolaridad y densidad urinaria

- Exámenes para evaluar estructuras: Tomografía Axial Computarizada de cráneo y Resonancia nuclear magnética

- Evaluación oftalmológica que deberá incluir; Agudeza y campo visual sumado al fondo de ojo.
1.4 Valoración del menoscabo
VALORACION DEL MENOSCABO DE LA PERSONA POR HIPOSECRECION DE LA HIPOFISIS ANTERIOR


CLASE I < a 15 %


  • Existe un panhipopitituarismo (compromiso de dos hormonas

hipotálamo - hipofisarias demostrado por paraclínica)

  • La enfermedad se controla correctamente con tratamiento de sustitución hormonal



CLASE II 16 – 25 %

  • Están comprometidas todas las hormonas y la enfermedad no logra compensarse con tratamiento de sustitución hormonal o lo hace parcialmente, por asociación con otras patologías


CLASE III 26 – 50 %

  • Están comprometidas todas las líneas de hipofisis

  • Necesita tratamiento de sustitución hormonal continuo

  • La enfermedad persiste a pesar del tratamiento continuo

de sustitución hormonal

  • Hay síntomas y signos clínicos de déficit hormonales

Pautas complementarias

A lo funcional se debe asociar una evaluación de hipófisis mediante Tomografía o resonancia de cráneo (últimos 18 a 24 meses) con la finalidad de consignar si hubo: aumento o disminución del tamaño del tumor o ausencia de modificaciones en la estructura inicialmente diagnosticada. Este aspecto podrá aumentar el menoscabo a criterio del endocrinólogo actuante en la pericia médica. Como consecuencia el tumor tendrá comportamiento diferente según su tamaño: se considera microadenoma cuando es menor a 10 mm, y en este caso las repercusiones sobre estructuras adyacentes son mínimas; o tratarse de un macroadenoma >10 mm, situación en la cual habitualmente suele existir compromiso del quiasma óptico u otras estructuras anatómicas locorregionales, dando lugar a cefaleas, crisis convulsivas, compromiso del III par craneano. El compromiso del quiasma óptico produce alteraciones del campo visual: cuadrantopsias, hemianopsias o da lugar a una amaurosis. Estas repercusiones pueden ser producto del crecimiento tumoral o secuelares a tratamientos instituidos como cirugía o radioterapia; las mismas, aumentarán el menoscabo por lo cual debe mediar siempre una consulta con especialista en Oftalmología, para la correcta aplicación del Baremo, debido a que puede configurar una incapacidad definitiva.



VALORACION DEL MENOSCABO DE LA PERSONA POR HIPERSECRECION DE LA HIPOFISIS ANTERIOR

Prolactinoma , Acromegalia y otros

CLASE I < a 20 %

  • Hay comprobación de enfermedad hipersecretora de la hipófisis anterior

  • No hay síntomas y signos clínicos de enfermedad

  • La enfermedad se encuentra controlada por el tratamiento médico,

quirúrgico o radiante

  • No hay elementos sugestivos de crecimiento del tumor; el mismo se

Encuentra estable

CLASE II 21 – 50 %

  • La enfermedad no fue controlada por tratamiento médico ,

quirúrgico o radiante

  • Hay persistencia de síntomas y signos clínicos de enfermedad

que limitan levemente la actividad laboral

  • Presenta asociado déficits hormonales que requiere de terapia de

sustitución hormonal

  • No ha disminuido el tamaño del tumor


CLASE III 51 – 70 %

  • La enfermedad no ha sido controlada por ningún tratamiento

  • Requiere tratamiento médico continuo que no logra remisión de la sintomatología

  • Existen síntomas y signos clínicos que limitan severamente la actividad

laboral

  • Presenta asociado déficit que requiere terapia de sustitución hormonal

  • Hay evidencia de crecimiento del tumor


VALORACION DEL MENOSCABO DE LA PERSONA POR DISFUNCION SECRETORA DEL EJE HIPOTALAMO - HIPOFISIS POSTERIOR


CLASE I < a 15 %

  • Existe diagnóstico comprobado de diabetes insípida y ésta es definitiva

  • Existe un balance hídrico adecuado (según ingresos y egresos)

  • El ionograma (sodio, potasio y cloro) y la densidad urinaria está dentro

de límites normales al igual que la osmolaridad en plasma y en orina

  • La enfermedad se controla con tratamiento médico continuo


CLASE II 16 a 25%

  • Existe diagnóstico de enfermedad

  • No se logra un balance hídrico adecuado

  • El ionograma está levemente alterado, la densidad urinaria se encuen-

tra baja. Hay disminución de la osmolaridad plasmática y urinaria

  • La enfermedad no se controla adecuadamente con tratamiento médico



CLASE III 26 a 40%

  • Existe diagnóstico de enfermedad

hay disminución de la osmolaridad plasmática y urinaria de forma impor-

tante


  • La enfermedad no se controla adecuadamente con tratamiento médico

  • Puede haber signos de deshidratación persistente



2. GLANDULA TIROIDES


    1. Principales afecciones de la glándula tiroides

El objetivo de la siguiente lista tiene como finalidad el mero hecho ilustrativo, no considerándose excluyentes aquellas afecciones no mencionadas y que a juicio de los médicos peritos actuantes correspondan ser valoradas en esta sección.



  • Bocio difuso, multinodular o nódulo solitario

  • Hipotiroidismo del adulto (enfermedad de Hashimoto, hipotiroidismo atrófico)

  • Hipotiroidismo congénito

  • Hipertiroidismo asociado a:

  • Bocio difuso ( Enfermedad de Graves Basedow)

  • Nódulo único (Enfermedad Plummer)

  • Bocio multinodular tóxico

  • Tiroiditis crónica de Riedel

  • Tiroiditis crónica de Quervain


2.2. Introducción

Las alteraciones de la glándula tiroides pueden ser consecuencia de una alteración en su estructura (bocio o nódulos) o presentar alteraciones de la función, dando lugar a: hipertiroidismo cuando la secreción de hormonas tiroideas se encuentra aumentada o hipotiroidismo cuando la secreción de hormonas está por debajo de lo normal.

Las lesiones oncológicas de la glándula tiroides deberán ser evaluadas en este capítulo.

2.3. Consideraciones Generales

El hipertiroidismo independientemente de la causa que lo genere habitualmente no genera menoscabo permanente, ya que los síntomas y signos que produce pueden controlarse adecuadamente con el uso de antitiroideos de síntesis, radioiodo (I 131) o cirugía. Sólo en ocasiones especiales cuando se asocia a otras patologías puede generar un cierto menoscabo, que debe considerarse de grado leve, llegando a un porcentaje máximo de 10%, situación excepcional que será valorada por endocrinólogo.

La enfermedad de Graves Basedow, que es la causa más frecuente de tirotoxicosis, se acompaña en el 80% de los casos de alteraciones oculares lo cual se denomina “oculopatía distiroidea”, que puede generar trastornos permanentes que deben ser evaluados por oftalmólogo y tenidos en cuenta a la hora de baremar estos pacientes. En caso de repercusiones en la esfera cardiovascular la evaluación deberá hacerse en la sección correspondiente.

La presencia de patología benigna de tiroides como es en el caso de bocio simple independiente o no de mediar un tratamiento con levotiroxina sódica, no genera menoscabo, dado que estos tratamientos no son indicados de forma sistemática y en caso de instituirse dicho tratamiento puede ser por un corto período de tiempo.

El hipotiroidismo puede manifestarse por bradipsiquia, astenia-psicofísica, alteraciones en la termorregulación con intolerancia al frío, anemia, piel seca, constipación y el grado máximo que corresponde al mixedema. Las complicaciones tardías incluyen insuficiencia cardíaca y coma.

El hipotiroidismo puede controlarse en la mayoría de las veces adecuadamente, con la administración de hormona tiroidea.




    1. Procedimientos de evaluación

Las enfermedades de las glándulas paratiroides se valorarán mediante anamnesis (historia clínica actual, antecedentes personales y familiares), examen clínico, evolución en el tiempo de la patología , historia laboral, y por los siguientes estudios, los cuales constituyen una guía indicativa, quedando a juicio del o los médicos peritos, solicitar otros estudios no mencionados y que contribuyan a una mejor y más completa valoración diagnóstica:

  • Dosificación sérica de TSH, LT3 y LT4

  • Determinación sérica de anticuerpos: antitiroglobulinas y antiperoxidasa

  • Ecografía y Centellograma tiroidea

  • Punción con aguja fina (PAF)


2.5. Valoración del menoscabo

VALORACION DEL MENOSCABO DE LA PERSONA POR HIPOTIROIDISMO
CLASE I < a 10 %

  • La sustitución hormonal corrige la insuficiencia tiroidea

  • Hay mantenimiento de la normalidad anatómica y funcional

  • No hay contraindicaciones para el tratamiento hormonal



CLASE II 11 – 25 %

  • Hay síntomas y signos de hipotiroidismo

  • Puede existir alteración anatómica

  • La insuficiencia tiroidea requiere terapia continua, pero ésta

no puede ser administrada a niveles útiles por la presencia de

otras enfermedades. (cardiopatía isquemica)


Nota complementaria: En los pacientes con Cardiopatía Isquémica asociada debe tenerse en cuenta que puede dificultar la compensación del hipotiroidismo. En este caso se asociará la evaluación de la cardiopatía correspondiente.
3. GLANDULAS PARATIROIDES
3.1. Principales afecciones que producen menoscabo

El objetivo de la siguiente lista tiene como finalidad el mero hecho ilustrativo, no considerándose excluyentes aquellas afecciones no mencionadas y que a juicio de los médicos peritos actuantes, correspondan ser valoradas en esta sección:



  • Hiperparatiroidismo primario

  • Hiperparatiroidismo secundario

  • Hipoparatiroidismo


3.2 Introducción

Las alteraciones de las glándulas paratiroides afectan el metabolismo del calcio, fósforo y producen alteraciones principalmente en la transmisión neuromuscular.


3.3 Consideraciones Generales

El hiperparatiroidismo primario es generalmente corregible por tratamiento médico y/o quirúrgico.

El hiperparatiroidismo secundario se evaluará en el capítulo correspondiente a la causa que lo genere.

Las consecuencias que afecten al sistema osteoarticular o renal se evaluarán en las secciones correspondientes.


3.4 Procedimientos de evaluación

Las enfermedades de las glándulas paratiroides se valorarán de acuerdo a anamnesis (historia clínica actual, antecedentes personales y familiares), examen clínico, evolución en el tiempo de la patología e historia laboral, y por los siguientes estudios, los cuales constituyen una guía indicativa, quedando a juicio del o los médicos peritos, solicitar otros estudios no mencionados y que contribuyan a una mejor y más completa valoración diagnóstica:



  • Estudios de laboratorio de valoración general

  • Estudios de valoración de la función renal

  • Medida de: calcemia, calciuria, fostatemia , fostaturia asociado a hormona paratiroidea (PTH)

  • Ecografía , Centellograma, TAC y RNM de cuello



3.5 Valoración del Menoscabo

VALORACION DEL MENOSCABO DE LA PERSONA POR DISFUNCION DE LAS GLANDULAS PARATIROIDES
CLASE I < a 10 %

  • La enfermedad altera el funcionamiento de las paratiroides

  • No hay síntomas ni signos clínicos

  • El tratamiento mantiene normal el nivel de calcio


CLASE II 11 – 30 %

  • La enfermedad produce pérdida del funcionamiento de las

paratiroides

  • No hay síntomas ni signos clínicos

  • El tratamiento no logra mantener los niveles de calcio o son variables, con descompensaciones ocasionales



CLASE III 31 – 40 %

  • Puede tener signos clínicos de hipocalcemia

  • Los niveles séricos de calcio son inferiores a 8 mgs/100 ml

a pesar de una correcta adherencia al tratamiento
CLASE IV 41 – 70 %

  • Presenta tetania frecuentemente, los niveles séricos de calcio son siempre inferiores a 8 mgs/100 ml

  • Para compensarse requiere altas dosis de calcio que superen lo habitual, más de 4 grs/día con dosis de vitamina D apropiada

  • Puede presentar repercusiones de la hipocalcemia: convulsio-

nes generalizadas, catarata lenticular
Nota complementaria: En caso de calcificaciones de núcleos grises de la base (complicación de hipocalcemia) será evaluado en el capítulo correspondiente al menoscabo neurológico.

Aquellos pacientes que se encuentren descompensados por un tratamiento médico inadecuado, no se le consignará menoscabo hasta que el mismo sea el indicado.




  1. GLANDULAS SUPRARRENALES


4.1. Introducción

A fin de apreciar el menoscabo resultante de las alteraciones derivadas de la glándula suprarrenal debemos diferenciar las alteraciones derivadas de la corteza suprarrenal y las derivadas de la médula suprarrenal.


4.2. Consideraciones Generales y principales afecciones de la Suprarrenal

La suprarrenal puede presentar patología del sector cortical o del sector medular.


Corteza suprarrenal

Puede existir hiposecreción o hipersecreción

La hiposecreción puede ser primaria, de causa autoinmune o debido a otras afecciones denominada Enfermedad de Addison, también puede ser por remoción quirúrgica.

En caso de ser secundaria es por disminución de corticotrofina hipofisaria ACTH y es tratada en el capítulo de hipófisis.

La hipersecreción resulta de hiperplasia o tumores y su sintomatología es por aumento de: glucocorticoides: Síndrome de Cushing, mineralocorticoides hiperaldosteronismo primario o Enfermedad de Cohn, así como por hipersecreción de andrógeno y estrógenos.
La médula suprarrenal

La hiposecreción de catecolaminas no genera menoscabo laboral.

La hipersecreción es causada por aumento de catecolaminas y se denomina Feocromocitoma.
4.3. Procedimientos de evaluación

Las enfermedades de las glándulas suprarrenales se objetivan por anamnesis (historia actual, antecedentes personales y familiares), examen físico, evolución en el tiempo, historia laboral y los siguientes estudios, los cuales constituyen una guía indicativa, quedando a juicio del o los médicos peritos actuantes solicitar otros estudios no mencionados y que contribuyan a una mejor y más completa valoración diagnóstica:


Corteza:

  • Estudios de laboratorio de valoración general

  • Dosificación de cortisol sérico hs. 8 y 22

  • Cortisoluria de 24 hs.

  • Aldosterona

  • Renina

  • Ecografía , TAC y RNM de suprarrenal


Médula :

  • Dosificación de catecolaminas urinarias y séricas

  • Dosificación de ácido vanilmandélico

  • Ecografía, TAC y RNM de abdomen


4.4 Valoración del menoscabo

VALORACION DEL MENOSCABO DE LA PERSONA POR HIPOSECRECION DE HORMONAS ADRENO-CORTICALES
CLASE I < a 10 %

  • La enfermedad produce disminución parcial de hormonas

adreno-corticales

  • Requiere tratamiento de sustitución hormonal continuo

  • Hay control adecuado de los síntomas y signos clínicos


CLASE II 11 – 30 %

  • La enfermedad produce disminución total de hormonas

adreno-corticales

  • Requiere tratamiento de sustitución hormonal continuo

  • Hay persistencia de síntomas y signos clínicos



CLASE III 31 – 50 %

  • La enfermedad produce disminución total de

adreno-corticales

  • Requiere tratamiento de sustitución hormonal continuo

  • Hay persistencia de síntomas y signos clínicos

  • Hay existencia de episodios de insuficiencia suprarrenal aguda y

secuelas en otros sistemas
CLASE IV 51 – 70 %

  • La enfermedad produce disminución total de hormonas

adreno-corticales

  • Requiere tratamiento de sustitución hormonal continuo

  • Presenta gran labilidad, con más de tres hospitalizaciones al año por descompensación, que requieren sustitución parenteral

  • Pueden evidenciarse signos clínicos de Cushing iatrógeno


VALORACION DEL MENOSCABO DE LA PERSONA POR HIPERSECRECION DE HORMONAS ADRENO CORTICALES Y/O ADMINISTRACION EXOGENA (SINDROME DE CUSHING)
CLASE I < a 10 %

  • El hiper adrenocortisismo ha sido corregido por tratamiento

quirúrgico sobre la hipófisis o la glándula suprarrenal

  • La enfermedad requiere tratamiento corticoide permanente

  • La enfermedad de base está controlada

  • No existen signos de Cushing


CLASE II 11 – 30 %

  • La enfermedad requiere tratamiento corticoide permanente

  • Existen signos de Cushing de grado leve


CLASE III 31 – 50%

  • La enfermedad requiere tratamiento corticoide permanente

  • Existe síndrome de Cushing de grado severo, (debilidad

muscular, obesidad de tipo central, diabetes insulino resistencia,

osteoporosis con o sin fracturas)



VALORACION DEL MENOSCABO DE LA PERSONA POR HIPERFUNCION DE LA MEDULA SUPRARRENAL
CLASE I < a 10 %

  • La enfermedad produjo aumento de la secreción medular

  • Requirió tratamiento quirúrgico del cual evolucionó asintomático

  • Existe necesidad de tratamiento continuo

  • La presión arterial esta controlada


CLASE II 11 – 30 %

  • La enfermedad produce aumento de la secreción medular

  • Requirió tratamiento quirúrgico y se mantiene hipertenso, con cifras

de presión arterial diastólica igual o mayor a 100 mm/Hg.

  • No hay signos clínicos de daño hipertensivo sistémico


CLASE III 31 – 50 %

  • Requirió tratamiento quirúrgico y se mantiene hipertenso, con

cifras de presión arterial diastólica igual o mayor a 120 mm/Hg.

  • Hay signos clínicos de daño hipertensivo sistémico (angioescle-

rosis, hipertrofia de VI).

5. PANCREAS ENDOCRINO

5.1 - INTRODUCCION
En esta sección se analizan los menoscabos en la capacidad de trabajo provocados por alteración anátomo funcional en los islotes de Langerhans.
Se define a la diabetes como un síndrome caracterizado por una hiperglicemia, consecuencia de un deterioro de la secreción y/o de la efectividad de la insulina , y se asocia a un riesgo de cetoacidosis diabética, o coma hiperglucémico hiperosmolar no cetósico , y a un grupo de complicaciones tardías entre las que se encuentra la retinopatía, la nefropatía , la arteriopatía aterosclerótica periférica y coronaria, y las neuropatías del sistema autónomo y periférico.
La diabetes tiene orígenes genéticos, ambientales y patogénicos diversos.
Diversas son las clasificaciones que existen sobre éste síndrome, tomaremos la elaborada por el National Diabetes Data Group, en USA, que ha sido recogida por el Informe Técnico 727 del Comité de Expertos de la OMS.
1.- Diabetes Mellitus insulino dependiente o tipo I, DMID.
Representa el 20% de los diabéticos, frecuentemente debuta antes de los 20 años de edad, son individuos delgados, presentan cetosis y pueden llegar al coma cetoacidótico. Requieren de insulina para sobrevivir, presentan complicaciones al cabo de 5 a 10 años de comienzo.
2.-Diabetes Mellitus no insulino dependiente o tipo II, DMNID.
Representa el 80% de los diabéticos, aparece en forma insidiosa en la edad adulta a partir de los 40 años, asociada a obesidad o sobrepeso. Normalmente se compensa con dieta o antidiabéticos orales , necesitando insulina en situaciones de estrés o cetosis.
3.-Diabetes Mellitus secundaria a...
Asociada a otros síndromes o enfermedades crónicas como alteraciones pancreáticas , endocrinopatías, acromegalia , síndrome de Cushing , administración de corticoides , alteraciones de receptores insulínicos.
4.-Intolerancia hidrocarbonada.
Personas con niveles de glucemia elevados pero sin diagnostico de diabetes, un 25% de ellos desarrollarán la enfermedad al cabo de 10 años, a pesar de lo cual igualmente presentan riesgo de desarrollar enfermedad macroangiopatía.
5.-Diabetes Gestacional.
Mujeres en las que se detecta una intolerancia a la glucosa por primera vez en el embarazo, la tercera parte de ellas desarrollaran una diabetes al cabo de 10 años.

6. - Diabetes Mody - (Madurity Onset Diabetes on the young)
Caracterizada por una diabetes de aparición en el niño pero con el comportamiento metabólico que la diabetes del adulto, estable y compensable con dieta, y/o hipoglucemiantes orales.

Tiene fuertes antecedentes familiares de éste tipo de diabetes.




5.2 - EXAMENES COMPLEMENTARIOS A SOLICITAR PARA PERICIA DE UN

PACIENTE DIABÉTICO

El siguiente listado constituye una guía indicativa, quedando a juicio del o de los Médicos peritos actuantes solicitar otros estudios no mencionados y que contribuyan a una mejor y más completa valoración diagnóstica.


1.- Glicemia , Hemogobina glucosilada

2.- Lipidograma

3.- Insulinemia basal y postestímulo ( en caso de hiperins. y resistencia a la

insulina)

4.- Microalbuminuria

5.- Azoemia

6.- Creatininemia

7.- Clearance de creatinina en orina de 24 hs.

8.- Examen completo de orina

9.- Fondo de ojo ( oftalmoscopía y biomicroscopía)

10.- Angiofluoresceingrafía ocular

11.- ECG


12.- Rx de tórax

13.- Ergometría

14.- Ecocardiograma bidimensional

15.- Ecodoppler de MMII.

16.- Velocidad de conducción de MMII., Electromiografía

5.3 - NORMAS DE CARÁCTER GENERAL PARA LA VALORACION DE LA DISCAPACIDAD ORIGINADA POR DIABETES MELLITUS
Serán generadoras de menoscabo aquellos pacientes diabéticos que padezcan la enfermedad en forma crónica (se excluyen la diabetes gestacional o la secundaria a patologías agudas que determinan hiperglicemia), y que cursen con mal control metabólico a pesar de un tratamiento correctamente llevado, o que presentan repercusiones crónicas de la enfermedad.


5.4 - Valoracion del menoscabo de la persona por Diabetes Mellitus

CLASE I < a 24%

a.- Diagnóstico de Diabetes Mellitus


b.- Asociado a : - dislipemia

- obesidad

- hiperinsulinemia – insulinoresistencia

c.- Descontrol metabólico : - hiperglicemias reiteradas no

- cetósicas

- hipoglucemias( más de 2 por mes)

- CAD (Cetocidosis Diabéticas)

d.- Complicaciones crónicas :


d.1.- Renal: - microalbuminuria 30 a 300 mg/ 24 hs

orinas espumosas

d.2.- Ocular : - Retinopatía diabética plana

- Exudados duros, hemorragias puntiformes o

en llama de vela

- Edema macular

- Visión no alterada

- Catarata diabética

- Glaucoma controlado
d.3.- CardioVascular: - Ergometría 11 a 12 Metz.

- FEVI 60 a 65%

- Hipertensión arterial leve.

- Arteriopatía Obstructiva Crónica:

Estadio I, II Fontaine (perímetro de

marcha claudicante a 150 mts).

- AIT, RIND, por doppler limitación flujo

carotídeo.


d.4.- Neuropatía Periférica: -Trastornos en el apoyo del pie

(pie Cavo, dedos en garra)

-Trastornos sensitivos Vibratoria y

termoalgésica

- Alteración en reflejos

- Velocidad de conducción nerviosa

alterada (MMII) en forma leve

CLASE II 25 a 50%

Repercusión Renal: - Macroproteinuria.(mayor 300 mg/24 hs)

- Orinas espumosas , edemas
Repercusión Ocular:- Retinopatía diabética no proliferativa severa

o Preproliferativa

- Mayor o igual a 5 microaneurismas

- Exudados blandos, arrosariamiento venoso

importante

- IRMAS, extensas hemorragias retinianas,

zonas de cierre capilar

- Reducción visión central


Repercusión Cardiovascular: - Ergometría 7 a 10 Mets.

- FEVI 50 a 64 %

- Hipertensión arterial moderada

(c/paraclínica +)

- Arteriopatía Obstructiva Crónica:

Fontaine II (perímetro marcha menor

a 150 mts); III (revascularizado)

- AVE con secuelas neurológicas

mínimas
Repercusión Neuropatía Periférica: - Etapa de la N.P. :Hiperestésia

Hipoestésia.

- Ulceras de talón o ante pie

(Wagner Grados I,II,III) que han

cicatrizado o están en vías de

cicatrización

- Atrofias musculares (cuadriceps

crural o pie descarnado)

- Severas alteraciones en la Velocidad

de Conducción y/o Electromiografía






CLASE III 50 a 70%

Repercusión Renal : - Clearance de creatinina : menor a 40 ml/min.


Repercusión Ocular: - Retinopatía diabética proliferativa

- Neovascularización del nervio óptico

- Neovascularización en la papila o fuera de ella

- Hemorragias del vítreo

- Maculopatía isquémica

- Desprendimiento de retina traccionales

- Rubeosis y glaucoma neovascular
Repercusión Cardiovascular : - Ergometría 4 a 6 Metz.

- FEVI 30 a 50%

- Hipertensión arterial severa

(c/paraclínica +)

- Arteriopatía Obstructiva Crónica:

Fontaine III, IV (Amputaciones infracon-

dileas mal rehabilitadas o supracondileas

con marcha con muletas)

- AVE con secuelas neurológicas modera-

das a severas


Repercusión Neuropatía Periférica : - Artropatía de Charcot

- Mal perforante plantar




CLASE IV > a 71%

Repercusión Renal: - Clearance de creatinina menor a 15 ml/min.

- Insuficiencia renal terminal. Plan de Diálisis.

Repercusión Ocular: - Ceguera y retinopatía Proliferativa severa

en el otro ojo

- Ceguera y retinopatía Preproliferativa en el

otro ojo

Repercusión Cardiovascular: - Menor a 3 Metz.

- FEVI menor del 30%

- Estadio IV Fontaine. Amputación supra-

dílea mal rehabilitada (silla de rueda)
Repercusión Neuropatía Proferica: - Artropatía de Charcot avanzada

- Amputaciones por Charcot, o yesos

e inmovilizaciones por períodos pro-

longados



  1. GONADAS

La alteración permanente e irreversible de la función gonadal no se considera como productora de menoscabo en la capacidad de trabajo.


Las alteraciones oncológicas del aparato reproductor y glándulas mamarias deberán ser consideradas en el Capítulo de Impedimento Neoplásico Maligno.
Las alteraciones mamarias como ser galactorrea intratable, pérdidas mamarias, ginecomastia dolorosa e intratable en el hombre, deberán ser consideradas en cada caso tomando en cuenta el daño anatómico y funcional, y su incidencia sobre la capacidad de trabajo de la persona.


7. OSTEOPOROSIS

1. Introducción
La osteoporosis (OP) es una enfermedad metabólica del hueso caracterizada por disminución de la densidad mineral ósea (DMO), alteración de la microarquitectura y menor resistencia a los traumatismos, con aumento del riesgo de sufrir fracturas. La mayoría de las fracturas osteoporóticas se producen en el sexo femenino y su incidencia aumenta con la edad. Las fracturas más frecuentes se localizan en: puño, vértebras y cuello de fémur. No obstante pueden existir otras localizaciones como humero, costillas y calcáneo entre otros.

Dado el aumento de la expectativa de vida de los seres humanos esta afección es considerada hoy como una epidemia, con importantes consecuencias para el sistema sanitario, que ira en franco aumento dado el crecimiento de la población mundial




2. Consideraciones Generales

La OP puede ser clasificada en: 1) osteoporosis primaria: haciendo referencia a la que se presenta en mujeres en la posmenopausia o senil que se produce con el avanzar de la edad en ambos sexos, 2) osteoporosis secundaria que es la que se presentan como consecuencia de afecciones crónicas o uso de determinadas medicaciones que afectan el metabolismo óseo, en ocasiones ambas se superponen siendo difícil su catalogación. 3) También debemos mencionar a la osteoporosis juvenil que se considera como una entidad independiente de causa desconocida que afectan a jóvenes del sexo masculino.

Existen ciertas condiciones denominadas factores de riesgo que aumentan la posibilidad de sufrir osteoporosis, como: raza blanca o asiática, inadecuado pico de masa ósea (máximo de contenido mineral óseo dependiente de la genética y factores ambientales y socioculturales) obtenido durante la infancia y principalmente en la pubertad, motivo por el cual se la ha denominado como una enfermedad pediátrica. El sexo femenino, está más expuesto por la existencia de la menopausia, un bajo peso, complexión delgada, ejercicio de alta competición y periodos prolongados de inmovilización., o uso de fármacos como: anticonvulsivantes, inmunosupresores, corticoides, hormona tiroidea a dosis supresivas de tirotrofina, citostáticos, algunos tipos de heparina entre otros. Enfermedades digestivas: síndromes malabsortivos, afecciones hepáticas, Enfermedades endócrinas: hipertiroidismo, hiperprolactinemia, diabetes tipo 1, Enfermedades reumáticas: poliartritis reumatoidea, lupus eritematoso sistémico, afecciones malignas como mieloma múltiple y pacientes que han sufrido transplante de cualquier órgano.

3. Procedimiento de evaluación
Se debe realizar una correcta anamnesis, incluyendo el interrogatorio de todos los factores de riesgo antes mencionados, antecedentes tanto personales como familiares de fracturas frente a mínimos traumatismos y examen físico con principal interés del sistema osteoarticular. Interesa el tipo de tarea que el individuo realiza, dado que determinadas posturas o movimientos en un hueso frágil pueden predisponer a las fracturas.

Las secuelas generadas por este tipo de fractura serán evaluadas en el capitulo correspondiente, considerando las limitaciones presentes, una vez superado el periodo agudo.


En lo que respecta a la valoración paraclínica. los exámenes detallados serán una guía indicativa quedando a juicio del o los médicos peritos la realización de otros estudios no mencionados y que contribuyan a una mejor y más completa evaluación diagnóstica.


  1. Densitometría ósea: columna (L2-L4) y de cuello de fémur y en ocasiones de

puño o cuerpo entero según la entidad que se está evaluando.
La interpretación de los resultados de la densitometría ósea (que mide DMO expresada en g/cm2) deben basarse en aquellos establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 1994. Esta clasificación determina el riesgo de fractura, en base a la cuantificación de la DMO, estableciendo los desvíos estándares (DS) de la media, para mujeres adultas jóvenes, que se denomina

t - escore, si bien esto fue diseñado para el sexo femenino, puede ser utilizada para el sexo masculino, hasta que se desarrolle alguna clasificación específica.


La OMS establece 4 categorías:
Normal: DMO mayor que -1 (t -escore), de la media para adultos jóvenes.

Osteopenia: DMO comprendida entre - 1 y - 2.5 (t -escore).

Osteoporosis: valor debajo de - 2.5 (t -escore).

Osteoporosis severa o establecida: valor debajo de - 2.5 (t -escore) asociado a una fractura osteoporótica.


  1. Radiografías de columna frente y perfil




  1. Evaluación del metabolismo fosfocálcico: calcemia, fosfatemia, calciuria y

fosfaturia, eventualmente PTH y vitamina D.

Los marcadores de remodelación ósea no son exámenes necesarios para este tipo de valoración, dado que indican un estado metabólico especial que puede modificarse con el uso de medicación.




  1. Valoración del menoscabo


MENOSCABO DEL PACIENTE PORTADOR DE OSTEOPOROSIS


CLASE I < a 10%


  • Paciente con diagnóstico de osteopenia u osteoporosis (sin antecedente de fractura por fragilidad) diagnosticado por densitometría ósea o Rx de columna.



  • Se encuentra en tratamiento médico con calcio , vitamina D, anti-resortivos (bifosfonatos, SERM, TRH, tobolona) u osteo-formador (flúor).

CLASE II 11 a 20%


  • Paciente con diagnóstico de osteoporosis que ha presentado alguna fractura por fragilidad



  • Se encuentra bajo tratamiento médico


CLASE III 21 a 35 %


  • La osteoporosis es severa y ha presentado múltiples episodios fracturarios



  • El tratamiento no ha sido efectivo en disminuir el riesgo de fractura



  • Presenta dolor que dificulta la vida laboral



8. OBESIDAD
1. Introducción
Definición:
La obesidad es una enfermedad donde existe exceso de la grasa corporal. La diferencia entre la normalidad y obesidad es arbitraria, aunque cuando un individuo es considerado obeso, la cantidad de tejido adiposo aumenta en una extensión tal que la salud física y psicológica son afectadas al igual que la expectativa de vida se encuentra comprometida. La cantidad de tejido adiposo puede ser medida con tomografía computada, resonancia nuclear magnética o mediante bioimpedancia. El índice de masa corporal (IMC) es una medida que relaciona peso con la altura tiene una excelente correlación con la cantidad de tejido adiposo del organismo y es usado en estudios epidemiológicos y clínicos. El índice de masa corpórea es calculado dividiendo, el peso corporal en kilogramos (kg), sobre la altura en metros, elevado al cuadrado y expresado en kg/m2. Los valores considerados normales se expresan en la tabla 1. Los individuos normales son aquellos cuyo IMC esta comprendido entre 18,5 y 24,9, aquellos comprendidos entre 25 y 29,9 son considerados pre - obesos o con sobrepeso, los riesgos y las complicaciones son aún bajas. A partir de IMC de 30 existe una obesidad propiamente dicha con morbilidad y mortalidad que aumentan exponencialmente, siendo considerada una obesidad severa aquella con un IMC mayor o igual a 40 kg/m2. Alguno autores denominan superobesos a los individuos con IMC mayor o igual a 55 debido a las dificultades en el manejo y a la extensa gama de complicaciones que presenta. Se debe tener en cuenta algunas limitaciones que presenta este índice y que deben ser consideradas a la hora de valorar estos pacientes.


Tabla 1: Clasificación de la obesidad recomendada por la OMS en grados

progresivos utilizando el IMC
IMC (kg/m2) Denominación Grado de Obesidad Riesgo

18,5 - 24,9 peso saludable 0 0

25 – 29,9 sobrepeso I Bajo

30 – 39.9 Obeso II Moderado

 40 Obeso grave III Altísimo
Por otro lado interesa el tipo de distribución de la grasa corporal que también establece un pronostico de riesgo para la salud. En la obesidad de tipo central o androide la grasa esta distribuida en la región centroabdominal, lo cual demuestra el aumento de la grasa visceral. En el tipo periférico o ginoide la obesidad se acumula principalmente en muslos, nalgas y caderas, este es un padrón más femenino. De esta forma, individuos con elevada circunferencia abdominal tienen mayor tejido adiposos visceral lo cual esta íntimamente relacionado con el riesgo de sufrir enfermedad cardiovascular. En la tabla 2 se exponen las condiciones clínicas y quirúrgicas asociadas mas frecuentemente con obesidad.
Tabla 2: Condiciones asociadas a Obesidad
Cardiovascular: Muerte súbita, arritmias, HTA, enfermedad coronaria

AVE, AOC, edema de MMII, varices, TVP


Respiratorias: Enfermedad pulmonar restrictiva, apnea obstructiva del

Sueño, síndrome de hiperventilación, policitemia


Endocrinológicas: Diabetes Mellitus, dislipemia, hipotiroidismo, infertilidad
Gastrointestinal: Hernia hiatal, litiasis vesicular, colecistitis, esteatosis

Hepática


Dermatológicas: Estrías, acantosis nigricans, hirsutismo, intertrigo,

Papilomas, dermatitis perianal


Genitourinarias: Anormalidades menstruales y anovulación, aumento de

riesgos obstétricos



Neoplasias: Mama, cérvix, ovario, endometrio, próstata, rectal
Musculoesquelética: Artrosis de columna y rodillas, síndrome de túnel

carpiano, gota, defectos posturales.


Disfunción psicosocial Alteración de la imagen corporal, sentimientos de

inferioridad, aislamiento social, discriminación social y

laboral, susceptibilidad a las neurosis, aumento de

ausentismo laboral con licencias médicas prolongadas,

jubilación precoz

Misceláneas: Aumento del riesgo quirúrgico y anestésico, aumento de

la propensión a accidentes, interferencia con el

diagnóstico de otras enfermedades
2. Interrogatorio y Examen Físico
Deberá incluir la historia clínica completa de su obesidad, evolución, realización de tratamientos fármacos administrados y respuesta al/los mismo/s. Evaluación del aparato locomotor, cardiovascular y respiratorio donde la obesidad tiene mayor impacto. Medida del IMC según detallado para lograr su estadificación en grados

3. Exámenes de Laboratorio
Los exámenes de laboratorio se realizarán, según criterio del médico tratante en base a la asociación con otras patologías, detalladas previamente. En caso de obesidad severa IMC  40 es aconsejable solicitar estudio de apnea de sueño, que tiene alta prevalencia e importantes repercusiones en la vida laboral.

En oportunidades suele ser apropiado consulta con psiquiatra dado que estos pacientes presentan disturbios importantes de la personalidad.

Debe quedar claro que la enfermedad obesidad en si misma no es causa de incapacidad laboral, si lo es cuando genera otras co-morbilidades a las cuales suele agravar.
4. Valoración del Menoscabo

Obesidad Grado II: IMC (30 – 39.9) 15 %

Que no ha respondido a los tratamientos instituidos

Se han presentado complicaciones al tratamiento médico o quirúrgico


Obesidad Grado  40 16 a 25 %

Sin respuesta al tratamiento médico o quirúrgico

Ha habido incremento de peso a pesar de los tratamientos


Estos porcentajes serán agregados a los otros porcentajes generados por la existencia de otras patologías.




Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos