Sintesis biografica



Descargar 213 Kb.
Página6/6
Fecha de conversión19.12.2017
Tamaño213 Kb.
1   2   3   4   5   6

EL FINAL
El día 19 de enero, el médico sugirió no dejarlo solo ya que podía ocurrir el desenlace en cualquier momento. Las oraciones de quienes lo visitaban se hicieron más frecuentes.
El día 20, la respiración del H. Basilio se volvió cada vez más difícil a pesar del oxígeno. Las flemas se le acumulaban en la garganta, se fatigaba mucho, pero a pesar de todo, conservaba la lucidez y mantenía la entereza. Había momentos en que exclamaba vehementemente: ¡Ya Señor, ya! Clavaba la mirada en el techo y luego cerraba los ojos apaciblemente. No dejaba de orar; la oración y la unión con el Señor se habían identificado con su respiración, con los latidos de su corazón. Le quitaron las sondas y sólo le quedó la mascarilla del oxígeno. Algunos antiguos novicios se quedaron para velarlo junto con otros dos Hermanos. Pasó la noche bastante tranquilo.

Como a las siete de la mañana del día 21, antes de despedirse los antiguos novicios, cantaron la Salve y recitaron la Liturgia de las Horas, besaron la mano del H. Basilio, acariciaron su frente y se retiraron. A las 8 de la mañana fue el cambio de turno de enfermera. Los Hermanos se retiraron y los familiares también. Solamente estaban el Hermano que se había quedado con él los días anteriores y la enfermera en turno. El H. Basilio permanecía tranquilo, con el rostro sereno, ligeramente inclinado hacia la derecha; respiraba con lentitud y tenía la mascarilla de oxígeno. La enfermera le tomó la presión, resultó demasiado baja, luego el H. Basilio dejó de respirar… había ido a fundirse en el amor infinito del Padre. Eran las 9:40 del domingo 21 de enero de 1996.


La noticia de su muerte corrió como reguero de pólvora: de Guadalajara a Roma y de allí a todos los rincones del mundo Marista. Los faxes se deslizaron cautelosos a las casas Provinciales del Instituto. Las respuestas no tardaron en llegar, unas inmediatamente, todas ellas cargadas de agradecimiento y de esperanza hacia el Señor, por el regalo que había concedido a la Congregación Marista y a la Iglesia en la persona del H. Basilio Rueda. ¡Que en Gloria esté!
EL FUNERAL
Los restos mortales del H. Basilio permanecieron en la capilla de la Casa Provincial en, Loma Bonita, el resto de la mañana del día 21 y durante toda la tarde. Hermanos, novicios, aspirantes maristas, maestros, alumnos y padres de familia de los colegios Cervantes, Movimiento Champagnat de la Familia Marista y conocidos, se dieron cita junto a los restos mortales en dos ocasiones. Los testimonios de los presentes hicieron patente el cariño, la estima y veneración hacia el querido H. Basilio. El H. Aureliano Brambila se expresó de la siguiente manera: Se me ha encomendado dar un testimonio acerca del H. Basilio, desde su dimensión como Superior General de los Hermanos Maristas en el Periodo 1967 a 1985. Personalmente pienso que el ser Superior de los Hermanitos de María fue la misión de su vida. Una misión de servicio total y amoroso de cobertura universal, a la que Dios tenía destinado a nuestro Basilio... Es el Basilio que me ha quedado clavado en el corazón... El H. Basilio podía, perfectamente, decir como decía Marcelino Champagnat: ‘los llevo a todos en lo más hondo de mi corazón’ y todos los Hermanos del tiempo de su Generalato, de todas la razas y lenguas podían responderle: Basilio, también nosotros te llevamos en el corazón. Dejaste una huella inmensa en nuestro ser ’. (cfr. Testimonio).
Al día siguiente se dio la misa del funeral, la capilla estaba a reventar de gente; la homilía fue sentida y profunda. Luego, la salida de los restos mortales hacia la Ciudad de México. En la Casa Provincial de Tlalpan se celebró la misa de exequias el día 23. Asistieron, además del H. Vicario General, Sean Sammon, algunos Hermanos Consejeros Generales y Provinciales de España, América Latina, Canadá y Estados Unidos. El H. Carlos Martínez Lavín, en su panegírico, se expresó de la siguiente manera: El H. Basilio quemó su vida por Jesucristo, lo hizo al estilo de María, la Virgen, fiel; amó entrañablemente a todos: al bolero de la plaza, al hermano joven, al anciano, al padre de familia, al compañero de trabajo, sin límite ni medida; al lo que él llamaba la Santa Voluntad de Dios. (cfr. Testimonio).
Al terminar la celebración eucarística, se oyó una cerrada ovación de aplausos de la concurrencia, durante el recorrido del féretro por el pasillo central de la Capilla de la Inmaculada Concepción.
COROLARIO
Cuando el amor de Dios irrumpe en la vida de una persona, desencadena un tipo de amor que hace perder la medida razonable, todo es menos importante que el Tú de Dios y del hombre, decía en una entrevista el H. Basilio y continuaba: Un día descubrí que Dios nos hizo tangible su amor en la persona de su Hijo y que Jesucristo es el ósculo de amor y ternura que nos da el Padre… ese día sentí que Dios se dirigía a mí de modo particular para hacerme experimentar las excelencias del Evangelio. Me pareció estupendo tomar esta Carta Magna como eje y código de mi propia existencia y seguir a Jesús, mi hermano y Salvador, que pedía mi colaboración y mi amistad para vivir y trabajar con Él en la creación de un mundo según el Evangelio. Comprendí que el Espíritu Santo me había marcado con un sello especial entre la muchedumbre innumerable de los miembros de la Iglesia, ya que había depositado en mi corazón un gusto más intenso por determinadas realidades evangélicas. (cfr. JM. Vigil. Entrevista).
La vida espiritual del H. Basilio fue como el itinerario de progresiva fidelidad en la que, guiado por el Espíritu Santo y confirmado en Cristo, en total comunión de amor y de servicio a la Iglesia, lo condujo a cumplir siempre la voluntad de Dios. Él mismo nos habla de la fidelidad: Entiendo que la fidelidad es esencialmente permanecer en la casa del Padre y en el lugar de la Iglesia que Él me ha signado, a pesar de todo, a pesar del pecado. Fidelidad es también tratar de responder con todo el amor posible y la vehemencia más cualificada a la solidaridad fraterna… Yo siento esta fidelidad como una necesidad del corazón, un deber que me proporciona un gran gozo y dicha interior… La fidelidad no es una cosa, sino una vida, un camino que se prolonga desde el nacimiento hasta la muerte. (cfr. Entrevista).
El H. Basilio vivió su consagración religiosa en un ambiente de piedad y de serena y contagiosa alegría; sirviendo a los demás con la sonrisa en los labios y sin darles la sensación de que eran servidos, trabajando con método e intensidad, aun a costa de sus legítimos descansos; difundiendo luz, paz y consuelo a todos los que se acercaban, sin escatimar tiempo y a pesar del cansancio, manteniendo una correspondencia más allá de todo formalismo; desplegándose en tareas apostólicas de alto riesgo y total entrega.
Hombre culto, apóstol incansable, Marista humilde y sencillo, filial devoto de María y fiel discípulo de Marcelino Champagnat.
Terminamos con sus palabras: ¿He hecho bien? ¿He hecho mal? No me inquieta, todo lo pongo en las manos de Cristo Jesús, en las manos del Padre, en las que me siento profundamente tranquilo, agradecido y lleno de alabanza. Yo sé que no hay mejores manos que las de Dios y en esas manos me he puesto.

CRONOLOGÍA

H. Basilio Rueda Guzmán
16 de octubre de 1924 Nacimiento en Santa Ana Acatlán, hoy Acatlán de Juárez, Jalisco.

21 de marzo de 1925 Bautismo en la Parroquia El Sagrario Metropolitano de Guadalajara.

Recibe el nombre de José Basilio.



14 de noviembre de 1925 Confirmación en la Parroquia de Santa Ana Acatlán por Mons. Francisco Orozco y Jiménez, Arzobispo de Guadalajara.

22 de febrero de 1929 Fallecimiento de doña Josefina Guzmán, madre de Basilio, en la ciudad de Guadalajara.

12 de diciembre de 1931 Primera Comunión en la Parroquia El Sagrario Metropolitano de Guadalajara.

Agosto 1933-Agosto 1939 Estudios de primaria en el Colegio Cervantes Centro, de Guadalajara, Jalisco.

23 de julio de 1942 Ingreso en la casa de aspirantes Maristas en Tlalpan, D.F.

26 de enero de 1943 Ingreso al Postulantado en la Casa Noviciado de la Inmaculada en Tlalpan, D.F.

12 de septiembre de 1943 Toma de Hábito en la Casa Noviciado, Tlalpan, D.F.

8 de diciembre de 1944 Emisión de Primeros Votos Religiosos como Hermano Marista, Tlalpan D.F.

1945-1946 Estudios de maestro normalista en la ciudad de Querétaro, Qro.

Febrero de 1947 Profesor de primaria en el Instituto Queretano, Querétaro, Qro.

22 de mayo de 1947 Fallecimiento de don Heladio Rueda, padre del H. Basilio.

Febrero de 1948 a 1953 Profesor en el Instituto México Primaria y Secundaria, México, D.F.

1º de enero de 1950 Profesión Perpetua en México D.F.

Diciembre de 1953 - 1956 Profesor y director de la Casa de Aspirantes Maristas, Querétaro, Qro.

Febrero de 1957 - 1961 Profesor en el Centro Universitario México, México, D.F.

Graduación como maestro en Filosofía por la Universidad Nacional Autónoma de México.



Publicación del libro Ser y Valor, Editorial Progreso.

Febrero de 1961 a junio 1965 Integrante del equipo y director del Movimiento por un Mundo Mejor en Quito, Ecuador.

Julio – diciembre 1965 Subdirector del Segundo Noviciado en Sigüenza, España.

Enero 1966 – junio 1967 Director del Segundo Noviciado en Sigüenza y luego en El Escorial, España. Delegado por la Provincia de México Central al XVI Capítulo General de la Congregación de los Hermanos Maristas. Roma.

24 de septiembre de 1967 Electo Superior General de los Hermanos Maristas en Roma, Italia.

24 de septiembre de 1976 Reelección como Superior General para otro periodo en Roma, Italia.

Octubre 1985 Año Sabático. Regreso a México. Promotor del Movimiento Champagnat de la Familia Marista. Maestro de Novicios de la Provincia de México Central, en el Noviciado de la Inmaculada, en Tlalpan, D.F.

Enero 1990 Director del curso para Maestros de Novicios en Roma, Italia.

1991 - 1996 Maestro de Novicios del Noviciado Interprovincial de México en Tlalpan, D.F., y Morelia, Mich.

21 de enero de 1996 PASCUA DEFINITIVA Y REGRESO A LA CASA DEL PADRE.






Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad