Servicios pastorales diocesanos



Descargar 21.53 Kb.
Fecha de conversión16.12.2018
Tamaño21.53 Kb.
Vistas28
Descargas0

SERVICIOS PASTORALES DIOCESANOS

TRIBUNAL DIOCESANO

Por Patricio Lepe Carrión
DIÓCESIS:

Talca


DEPARTAMENTO O SERVICIO PASTORAL:

Tribunal Eclesiástico



RESPONSABLES:

Vicario Judicial: Pbro. Juan López-Gasco Romero

Secretaria: Rosa Bernales Jara

Defensor del vínculo: Diác. Agustín Vial Armstrong - Eugenio Munita Torrealba

Juez Unipersonal: Pbro. Juan López-Gasco Romero

Auditor: Pbro. Ángel Lago Yáñez



DIRECCIÓN:

Vicaría Judicial: 1 Pte. 1385 - Casilla 7

Defensor del Vínculo: 2 Pte. 3 Nte. 1394 A

Auditor: 1 Pte. 1239



TELÉFONO:

Vicaría Judicial: 71-232883

Defensor del Vínculo: 71-218083

Auditor: 71-210943



FAX:

71-218083



E-MAIL:

vicjudicial@123mail.cl

PÁGINA WEB:

No tienen




DESCRIPCIÓN:
El Tribunal Eclesiástico es el encargado de administrar la justicia canónica dentro de la Iglesia. Misión que exige sobre todo, un conocimiento adecuado y fidedigno, tanto del derecho canónico, como de la tradición eclesial y de la realidad a la que aplica una determinada ley.

Cada Diócesis tiene su Tribunal Eclesiásico, y varias Diócesis pueden constituir un Tribunal interdiocesano. En cada Diócesis, el juez de primera instancia es el Obispo de aquella, pero éste debe nombrar a un vicario judicial, con el cual, conformarán el Tribunal; y el Obispo, puede reservarse resolver las causas que él estime apropiadas. Evidentemente, el Juez, o el Vicario judicial, debe ser una persona de muy buena fama, y conocedor del Derecho Canónico (pueden ser doctores o al menos, licenciados en derecho canónico). El Vicario judicial, que es nombrado por el Obispo, puede ser removido sólo por éste último, y no se encuentra más que bajo su mandato.

Las causas que resuelve el Tribunal, pueden ser eclesiales, es decir, que atañen a toda la comunidad o la Iglesia, o que sólo afecten al sacerdocio. Pero todas ellas, son referidas en último término, a los asuntos relacionados con cosas espirituales; y a la violación de las leyes eclesiásticas, y de todo aquello que contenga razón de pecado.

Y en este sentido, cualquier laico, pude hacer uso de sus facultades para llevar acabo una causa ante el Tribunal de su Diócesis.

Si bien es cierto que el Tribunal eclesial, pudo en algún tiempo de la historia resolver causas que hoy podrían parecer innecesarias, y hasta incluso consideradas “fuera de lugar”, hoy la mayoría de ellas, tratan sobre el matrimonio. De hecho, gran parte de las causas llevadas a cabo por los tribunales diocesanos, son las que imponen los mismos laicos para resolver el que su sacramento de matrimonio nunca se haya llevado a cabo (más conocido como “nulidad”, pero que en realidad no se anula nada, simplemente se reconoce que ese sacramento “jamás” se habría llevado a cabo).

DESTINATARIOS:
Este servicio pastoral, está destinado a “todos” los miembros de la Iglesia, laicos y sacerdotes; pues, a todos sirve; y todos lo pueden convocar.

Para ello, se debe acercar al Tribunal correspondiente a su Diócesis, y solicitar una entrevista con el Vicario judicial, o el Auditor, y plantear el caso. El encargado, resolverá si la declaración hecha, es causal de llevar a cabo; pues de otro modo no se realiza. En este punto, el encargado (Vicario o Auditor), verifican si es causa de juicio, es decir, si tiene algún fundamento bajo el derecho canónico. Esto es muy importante, pues, hay mucha gente que llega en busca de resolver una acusación que no tiene ningún fundamento dentro de la Iglesia (como por ejemplo, el “anular” su matrimonio).



OBJETIVOS:

- Considerar el ámbito judiciario como un objeto de preocupación pastoral de la Diócesis.

- Administrar la justicia canónica dentro de la Iglesia, concientes de ser un aspecto de la sagrada potestad.

- Vigilar la eficacia del trabajo pastoral judiciario, particularmente sobre su fidelidad a la doctrina de la Iglesia relativa a la fe y las costumbres, especialmente en materia matrimonial.



ACTIVIDADES:
- Realización de charlas a la comunidad sobre temas de contingencia social; como por ejemplo, “la nueva ley civil”.

METODOLOGÍA:
La metodología no es igual en cada caso, pero para dar un ejemplo claro, describiré a continuación, los pasos que se siguen en un caso matrimonial:
Demanda: por medio de la documentación correspondiente (certificados, etc.)

Constitución del Tribunal

Fijación del Dubium: se aclara y delimita el hecho a resolver.

Citación o Declaración de Testigos: donde los Auditores toman las declaraciones.

Publicación de la causa: aviso a las partes.

Conclusión: aviso para esperar la sentencia.

Alegato: donde se promulga o argumenta la causa.

Envío del expediente al Defensor del Vínculo: el rol del Def. del Vínculo, es justamente defender y proteger la validez del sacramento del matrimonio; es decir, vela por que este sacramento no se vea amenazado.

Sentencia en Primera instancia.

10º Comunicación a las partes de la Sentencia.

11º Tiempo de espera: normalmente 15 días.

12º Envío documentación al Tribunal Nacional de Apelaciones: que lo componen tres jueces, y verifican que no haya nada anómalo a la ley en la causa. Este tribunal se encuentra en Santiago.

RECURSOS:


  • Jornada de Derecho Canónico Anual. Los miembros del Tribunal asisten cada cierto tiempo a Santiago, a unas charlas y seminarios dictados por el tribunal interdiocesano. Charlas que tratan sobre temas de derecho canónico o civil, según la actualidad del tema.

  • Cuenta además, con material periódico desde España, sobre derecho canónico.

  • En cuanto a las necesidades económicas; depende directamente del Obispado, y es ahí, donde se encuentran sus dependencias más importantes. Las causas, son costeadas por los demandantes en la medida de sus ingresos; es decir, que a mayor ingreso tenga una persona, más alto es el valor del trámite; lo que vale a decir, que una persona de escasos recursos, puede solicitar la gratuidad de su causa.


ORGANIZACIÓN:


  • El tribunal cuenta con personal capacitado para sus funciones. Su secretaria, conocedora de los fundamentos judiciales de la Iglesia; Abogados (seis abogados aproximadamente) que agilizan las causas; Psicólogos (sólo una psicóloga) que investigan y apoyan el proceso de la causa en cuestión.

  • Cuentan además, con el apoyo para sus consultas, de Hospitales y del Registro Civil. Del Archivo Parroquial, y del Tribunal Nacional de Apelaciones.



ORIENTACIONES:
Generalmente se tiende a confundir una cosa, cuando se habla del binomio LEY-EVANGELIO, generalmente se piensa en la contraposición causada por la nueva comunidad cristiana y los Fariseos. Pero se olvida que las primeras comunidades cristianas tenían, como es natural, normas o costumbres que hacían las veces de leyes.

El criterio bíblico y teológico principal, es justamente en el triple carácter de Pastor en la misma persona de Jesucristo: Sacerdote. Profeta y Rey. Y es a ésta Ley a la que hace referencia el tribunal; a una ley orientada en beneficio del bienestar espiritual del fiel, o de las comunidad en general; una ley fundada en la sagrada potestad, y que el Obispo o el Vicario judicial, hacen realidad bajo la persona de Cristo-Rey.



EVALUACIÓN:
Es una institución o servicio bastante estructurado, el cual se encuentra fundado bajo principios y normas tradicionales como el derecho canónico.

Se encuentra dificultado principalmente por, la falta de tiempo de los vicarios para la ejecución de las causas; o por la falta de más personal capacitado en derecho canónico, ya que si el vicario de la Diócesis no se encuentra, no quién lleve a cabo su misión.



Y las fortalezas, principalmente en que el Vivario no lleva adelante ninguna causa que él considere posible de realizar; esto es, entrega la seguridad adecuada, en que todo caso, termina como corresponde.


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos