Sentencia número veintiuno (21)



Descargar 320.1 Kb.
Página6/9
Fecha de conversión16.12.2018
Tamaño320.1 Kb.
Vistas194
Descargas0
1   2   3   4   5   6   7   8   9

  • Psicológica de S.N.M.M. (fs. 350/354), la Licenciada Laura Beltramino suscribió que “...Todos los encuentros (con la niña) fueron realizados con la presencia de la perito de control, propuesta por la Defensoría Pública, Lic. Marcela Landín. En el marco de la pericia a la niña solicitada por esa Fiscalía, se entrevistó individualmente a los padres de S., Sr. M. M. M. y Sra. M. V. M. El Sr. M. M. M. refiere tener 36 años, de estudios secundarios incompletos, soltero, en pareja actualmente con Verónica Román. Se desempeñaría laboralmente como empleado (repartidor de agua). De la unión con M. V. M., habrían nacido dos hijos, S. (10) y Y. (8). De una segunda pareja, habría nacido Martina (7). Con la progenitora de esta última no habría conformado una pareja estable, y el nacimiento de Martina habría sido la causa de la separación con M. V. M.. Se muestra escasamente vinculado con sus hijos, producto de su relación con M. V. M.. Intenta expulsar fuera de sí toda responsabilidad del distanciamiento de ellos. La situación por la que atraviesa S. al momento de la intervención judicial, habría motivado su revinculación con los niños. Se observa en la intervención con el progenitor, escasos recursos que le permitan posicionarse como adulto contenedor, responsable y afectivamente vinculado con su hija. Esta vinculación endeble con escaso despliegue de afecto y más aún de presencia paterna, propiciaría que S. busque en Pacheco una figura paterna, por lo que la distorsión de la función causaría gran caos en la construcción de su psiquismo en franca formación. Se mantiene entrevista con la Sra. M. V. M., quien refiere tener 39 años de edad, de estudios secundarios completos. De estado civil soltera, en concubinato con H.A.P.D.V. Se desempeñaría laboralmente como empleada administrativa en una maderera. Se mantuvieron dos entrevistas con la Sra. debido a que se consideró que la situación así lo ameritaba. La primera de ellas, al inicio de la intervención judicial, donde M. V. M. se mostró enojada, en alerta, con altas defensas y con gran monto de agresión escasamente contenida hacia las intervenciones y los operadores que trabajábamos en la causa. Con una postura claramente definida en defensa de su concubino minimizando lo aportado por la policía y desvalorizando toda denuncia. Poniendo en cuestión la situación denunciada y su credibilidad. La segunda entrevista no fue programada, se dio en oportunidad de ser citada S., al último encuentro con esta profesional y la madre la acompañó a las oficinas de este Equipo. Se la observó sin poder controlar su angustia y ansiedad, por lo que luego de entrevistar a la niña, se la invitó a ingresar a la sala de entrevista. La mujer sostuvo un llanto incontrolable, cargado de desconcierto y angustia. Habría sido anoticiada sobre los avances en la investigación. Es en este momento donde revierte su mirada hacia su hija, descubriendo la necesidad de protección y resguardo que seguramente necesitaría y priorizando su bienestar. La niña se muestra colaboradora pero se posiciona con el mandato de “salvar” a su padrastro. Reitera lo ocurrido en la Cámara Gesell, donde refiere ser la encargada de “sacar a su papá (Pacheco) de la cárcel” agregando “para que pueda pagar un viaje que tengo que hacer”. La niña hace grandes esfuerzos para mantenerse integrada, implementa mecanismos psíquicos para no desmoronarse en su discurso. Nivel intelectual: Dentro de lo esperable para su edad y nivel de instrucción. Características relevantes de Personalidad y desarrollo de su personalidad sexual-Estructura de Personalidad subyacente: S. presenta una estructura psíquica compensada con mecanismos adultizados y de negación. Busca beneficios inmediatos negando y minimizando situaciones traumáticas. Aparecen mecanismos defensivos que conformarían una estructuración histérica, donde la seducción es un elemento imprescindible. Se ocupa más de referir los beneficios económicos que le trae la defensa de su padrastro que permitirse vivenciar la situación como desajustada y dolorosa. En todas las producciones aparecen indicadores que dan cuenta de malestar y ambivalencia afectiva, pero a través de la intelectualización logra dejar de lado la angustia que esto le ocasiona y priorizar las posibilidades que le otorga tener a Pacheco en su casa. Su afectividad está resentida, aplanada y mediatizada por lo que implica sacar provecho de una situación de inmediatez. Sus defensas yoicas son inadecuadas y no le permiten resguardar su psiquismo, cayendo en sostener una sintomatología que no le traerá beneficios para su resguardo. La negación de una situación traumática, la intelectualización de una situación inadecuada, fantasear desde el aval de la madre, que tiene el poder de dejar detenido o “salvar” a Pacheco, sólo la posicionan erróneamente en una realidad que lejos de poder manejar, sólo la desestabiliza y le ofrece un rol equivocado y desajustado. Afirma que la danza es su actividad favorita, donde necesita de poder adquisitivo para sostener los requerimientos de la misma, enumerando la niña: “viajes, trajes, pinturas, pestañas postizas”, y resaltando que si su padrastro continúa preso, sus expectativas de continuar con dicha actividad caerán debido a la falta de recursos económicos. De hecho, hay una marcada negación a ver la situación y lo transmite en sus producciones gráficas. En ellas, ojos y boca están herméticamente cerrados. El contacto con el entorno es escaso y como es esperable también la situación que habría vivido le genera culpa. La tensión interna y externa es contrapuesta con la evitación y la minimización de los hechos. Presencia de indicadores de victimiz.ación de hechos de índole sexual: Se evidencian indicadores compatibles con victimización sexual: las dificultades de contacto con el entorno, la afectividad aplanada, la evitación, negación e intelectualización, la implementación de mecanismos histéricos, como la seducción, la adopción por momentos de roles adultizados, se cuentan entre ellos. Factores de agresividad, compulsividad o impulsividad, como así también propensión a la realización de conductas agresivas hacia su persona y/o terceros: La agresividad es un componente necesario de nuestra personalidad y debería estar, de manera controlada, en la constitución de nuestro psiquismo, ya que nos alertaría de permanecer en estado de vulnerabilidad sostenido. Cuando hay fallas en este componente, aparece un descontrol traducido en agresión y violencia, por un lado y en el otro extremo, la vulnerabilidad total. En el caso que nos ocupa, la agresividad está anulada, como modo de no conectarse con el hecho traumático que habría vivido, por lo tanto le impide desplegar mecanismos de alerta y reguardo de su psiquismo, en relación al hecho que nos ocupa. Transforma esto en mecanismos intelectuales que le permiten sacar beneficios secundarios. Tendencia a la tabulación o confabulación, a la sugestionabilidad, la mitomanía y al relato de episodios que no se condigan con la realidad: La niña modifica las situaciones vivenciadas tanto de forma consciente, como también inconsciente, por lo tanto confabula. Su capacidad de sugestionabilidad es alta, pegándose a las necesidades de la madre y sugerencias de la misma, expresadas literalmente por la pequeña y haciéndolas propias. Existencia de Daño Psíquico y de ser factible, extensión del mismo: Se evidencia en S. la existencia de una distorsión en la estructuración de su psiquismo compatible con la situación denunciada. Esto es sobredimensionar por un lado un bienestar inmediato y efímero en detrimento de su propio resguardo. Logra detectar como invasivo y nocivo para su integridad, el hecho que se investiga, pero que no lo incorpora en la cadena de significantes por lo que no lo traduce en discurso, ya que lo oculta y lo niega de forma tan rígida que no hace más que confirmar su comprensión de una situación inadecuada. Sumado a ello, la presencia de una madre que no logró, al menos hasta la confirmación de otros indicios, creer en lo que ocurría, o sostener la duda sobre ello, para dar así a su hija un espacio donde podría sentirse escuchada o tener la posibilidad de volcar su propio relato. Esta confluencia de elementos determinarían la posibilidad de instalarse la estructura del daño psíquico. Los factores de mediación y atenuación del mismo estaría desdibujados y los de perpetración tomarían fuerza. Entre ellos, la vinculación con el agresor, donde se evidencia fuerte, afectiva y en calidad de suplencia de la función paterna, la relación permanente con él, la reacción ineficaz y poco contenedora de la madre, la supuesta modalidad de la agresión y lo público de la misma...”

    • Ampliación de pericia (fs. 412/413), en el informe la Lic. Beltramino concluye, luego de realizar nueva entrevista con la niña S.N.M., a fin de determinar “... la existencia de daño psíquico y en caso afirmativo, sobre su extensión. Con el objetivo de contar con mayores datos para dar respuesta, se entrevista a S. y a sus abuelos paternos, quienes estarían a cargo de la guarda de la pequeña al momento de estas intervenciones. En entrevista individual, S. se muestra confusa, desconectada de la realidad, a pesar de tener 10 años, y la capacidad suficiente para fijar eventos cotidianos, sus referencias son vagas. Se disocia al punto de mostrar una afectividad adormecida. Los deseos no circulan por su psiquismo y expresa deseos de otros sin comprometerse con las emociones. De la entrevista con los abuelos, se observa compromiso y preocupación por acompañar y proteger a la niña, con recursos afectivos presentes en pos de ello, pero con cierta incertidumbre en cuando a las conductas que deben adoptar, ante las reacciones de S., que se centran en la necesidad de aislarse, encerrarse en sí misma para luego explotar con agresiones generalizadas. Observan los abuelos, que las reacciones desajustadas se acentúan luego de los encuentros con la madre, quien le impondría soslayadamente, la imagen de su pareja, presunto autor del hecho que esa Fiscalía investiga. A modo de conclusión puede evaluarse que los hechos vivenciados no han logrado un inicio de tramitación adecuada en el psiquismo de S., por lo que puede observarse la constitución de daño psíquico, de extensión grave al momento de la presente intervención y que amerita la continuidad de un tratamiento sostenido. Baso estas afirmaciones en la observación sobre la modalidad conductual de la niña, donde ni siquiera puede significar lo que ha atravesado. Donde aparece la emoción en detrimento de la significación, esto es la expresión de la agresividad como medio de descarga en lugar de buscar desde el discurso y la reflexión modalidades menos perjudiciales de conectarse con el trauma. Esta agresividad es dirigida compactamente hacia el afuera, sin dirección y hacia sí misma, buscando la desconexión con el medio, el aislamiento, la paralización de las relaciones. Los abuelos refieren que todos los días la llevan a la escuela y deben acompañarla hasta el aula de clases porque la niña entra en estado de inmanejable temor si queda sin protección. Su ambivalencia y desequilibrio emocional la lleva por otros lado, en ciertos momentos, a rechazar el afecto de su entorno y desconocer el vínculo con su hermanito...”.

    • Informe ampliatorio respecto si S.N.M.M. se encuentra en condiciones de ser nuevamente entrevistada en la modalidad de Cámara Gesell (fs. 609, 10 de septiembre de 2015), la P.O. se expide diciendo “...le hago saber que someter a la menor S.M. a una nueva intervención en C.G. será absolutamente nocivo para la niña, en lo que a su recuperación corresponde. Asimismo sería un intento vano, porque la niña es reticente a narrar las situaciones que esa Fiscalía investiga y en las que se ha visto envuelta. Reitero que como resultado de las entrevistas con la niña, surgieron indicadores claros de abuso sexual, sostenidos en el tiempo. Esto hace probable que los hechos de los cuales ha resultado víctima, no sean sólo los que conoce hoy la Fiscalía...”.

    1. Pericia genética (fs.390/398), suscripta por la Dra. en Bioquímica Nidia Modesti el 15/05/2015, de la que surge: “... Del cotejo de los perfiles de ADN recuperados en las evidencias denominadas tapizado, pañuelo, y bombacha, con los perfiles de ADN de las muestras de referencia de S.N.M.M. y H.A.P.D.V., se concluye lo siguiente:

    1. En la evidencia denominada tapizado (muestras 1 y 2), se recuperó una mezcla de perfiles genéticos y en la misma se detecta un perfil de ADN mayoritario (alelos en mayor proporción en la fracción epitelial y perfil único en la fracción espermática) y un perfil de ADN minoritario (alelos en menor proporción que se recuperan sólo en la fracción epitelial). El perfil minoritario no fue factible asignarlo con certeza, por lo cual no es posible el cotejo. El perfil mayoritario es compatible con el perfil genético de H.A.P.D.V. La valoración estadística correspondiente fue realizada a partir de los marcadores genéticos autosómicos determinando el índice LR (“Likehood Ratio” o relación de probabilidades), que consiste en el cociente entre la probabilidad de observar el perfil genético mayoritario recuperado en tapizado dada la Hipótesis 1 y la probabilidad de observar el perfil genético mayoritario recuperado en tapizado dada la Hipótesis 2. Hipótesis 1: H.A.P.D.V.contribuye a la evidencia. Hipótesis 2: Una persona desconocida contribuye a la evidencia. El índice LR obtenido es

    1. lo que significa que la probabilidad de observar el perfil genético mayoritario recuperado en tapizado dada la hipótesis 1, es 7.059.116.577.888.370.000 veces mayor que la probabilidad de observar el perfil genético mayoritario recuperado en tapizado dada la Hipótesis 2.

    1. En la evidencia denominada pañuelo (muestras 3 y 4) se recuperó una mezcla de perfiles genéticos, y en la misma se detecta un perfil de ADN mayoritario (alelos en mayor proporción en la fracción epitelial y perfil único en la fracción espermática) y un perfil de ADN minoritario (alelos en menor proporción que se recuperan sólo en la fracción epitelial). Dicha mezcla de perfiles genéticos es compatible con la superposición del perfil de ADN de H.A.P.D.V. en forma mayoritaria y del perfil de la víctima S.N.M.M. en forma minoritaria. La valoración estadística correspondiente fue realizada a partir de los marcadores genéticos autosómicos determinando el índice LR (“Likehood Ratio” o relación de probabilidades), que consiste en el cociente entre la probabilidad de observar la mezcla de perfiles genéticos recuperada en pañuelo dada la Hipótesis 1 y la probabilidad de observar la mezcla de perfiles genéticos recuperada en pañuelo dada la Hipótesis 2. Hipótesis 1: H.A.P.D.V. y S.N.M.M. contribuyen a la evidencia. Hipótesis 2: Dos personas desconocidas contribuyen a la evidencia. El índice LR obtenido es 2.775.574.783.748.300.000.000.000.000 lo que significa que la probabilidad de observar mezcla de perfiles genéticos recuperada en pañuelo dada la Hipótesis 1 es

    1. 000.000.000 veces es mayor que la probabilidad de observar la mezcla de perfiles genéticos recuperada en pañuelo dada la Hipótesis 2.

    1. En los marcadores genéticos autosómicos en la evidencia denominada bombacha se recuperó un único perfil genético de individuo de sexo femenino. Dicho perfil de ADN es compatible con el perfil genético de S.N.M.M.. La valoración estadística correspondiente fue realizada a partir de los marcadores genéticos autosómicos determinando el índice LR (“Likehood Ratio ” o relación de probabilidades), que consiste en el cociente entre la probabilidad el perfil genético recuperado en bombacha dada la Hipótesis 1 y la probabilidad de observar el perfil genético recuperado en bombacha dada la Hipótesis 2. Hipótesis 1: S.N.M.M. contribuye a la evidencia. Hipótesis 2: Una persona desconocida contribuye a la evidencia. El índice LR obtenido es

    1. 000, lo que significa que la probabilidad de observar el perfil genético recuperado en bombacha dada la Hipótesis 1 es

    1. 000 veces es mayor que la probabilidad de observar el perfil genético recuperado en bombacha dada la Hipótesis 2. En los marcadores genéticos de cromosoma Y, propio de individuos masculinos, se recuperó un halotipo Y compatible con el halotipo Y de H.A.P.D.V.. La valoración estadística correspondiente fue realizada a partir del halotipo Y determinando el índice LR (“Likehood Ratio” o relación de probabilidades), que consiste en el cociente entre la probabilidad de observar el halotipo Y recuperado en bombacha dada la Hipótesis 1 y la probabilidad de observar el halotipo Y recuperado en bombacha dada la Hipótesis 2. Hipótesis 1: H.A.P.D.V. o un familiar de linaje paterno contribuye a la evidencia. Hipótesis 2: Una persona desconocida contribuye a la evidencia. El índice LR obtenido es 1787, lo que significa que la probabilidad de observar halotipo Y recuperado en bombacha dada la Hipótesis 1, es 1787 veces mayor que la probabilidad de observar halotipo Y recuperado en bombacha dada la Hipótesis 2...”.

    1. Alegatos: Las partes en la etapa procesal oportuna (C.P.P., art. 402) peticionaron conforme a sus respectivos intereses. Cedida la palabra al Sr. Fiscal

    de Cámara, afirmó que los hechos se encuentran probados con el grado de certeza requeridos en esta instancia, al igual que la participación que le cupo al acusado. Sostiene que la pericia genética conforma una prueba objetiva, indubitable y categórica, que no se han cuestionado la cadena de custodia ni las tareas periciales. Comienza su alegato haciendo valoraciones en relación al tercer hecho endilgado, ya que de ahí interpreta como ciertas las conductas anteriores. Refiere que resulta incriminante la incautación de la bombacha con el semen de Pacheco. A eso le suma la declaración concordante de los funcionarios policiales Chirichian y Brizuela. Resalta la jerarquía de Chirichian que lo habilita a declarar personalmente sólo ante situaciones extraordinarias, así como que a pesar del tiempo que ha pasado, este evento les quedó en la memoria. Destaca también cómo al relatar lo presenciado a los tres uniformados: Chirichian, Brizuela y Segovia, se les llenaron los ojos de lágrimas, lo mismo sucedió cuando depuso el padre. Por el contrario, expone la conducta de la madre que desde un primer momento le apretaba la mano a la niña para que no hable. Hace referencia a la peligrosidad de la zona donde Pacheco decidió frenar el auto y que saliera a enfrentar al Comisario para que no lo descubra con la menor. Afirma que más allá de tratarse de un hecho de instancia privada, al ser cometido por el padrastro, las actitudes de la madre, su falta de contención en lo afectivo, la crítica hacia el proceso iniciado, y las razones de interés público, autorizan al MPF a intervenir de oficio; por lo que considera válidamente promovida la acción penal. Reflexiona sobre cómo pudo la nena emplear el término “manguerita” cuando no conoce sobre sexualidad ni ha visto revistas o videos. Evidentemente, tal como consta en el informe de fs. 412/413 los actos llevados a cabo por Pacheco han sido prematuros y excesivos. Desde un primer momento el padre biológico cuenta que S. frente a la psicóloga de la U.J. empleó espontáneamente el término “manguerita"", por lo que no es posible sostener que es un término implantado, además le agregó “la lechita”, posiblemente porque así pudo asimilarlo, por su semejanza con el producto de la eyaculación. Alega además que estamos frente al más brutal de los casos de violencia de género, ante la vulnerabilidad de una menor, que no se pudo resistir. Afirma que M. V. M. no desconocía los hechos, al menos ya había declarado que una vez les llamó la atención por dormir la siesta juntos, por ser inapropiado, por lo que luego no lo puede desconocerlo en el careo con la Cabo Segovia, incluso conoce los hechos de manera directa por los médicos y la lectura del expediente y aún así los niega. Los médicos en los informes usan el término “manguerita”, y la nena ingresó sóla al examen, por lo que no pudieron haberlo inventado, ni ser implantado. Hace mención a que tanto en la C. Gesell como en su relato a la policía, la nena hace referencia a que siente temor de que a la madre le pase algo. Pese a su desenvolvimiento, en apariencia normal, no caben dudas del daño psíquico de la menor. La médica y la psicóloga de la U.J. relatan de la misma manera, también se vuelcan consideraciones en la pericia psicológica de S. finalmente, entiende que a los ojos del acusado y su pareja existe una especie de “conspiración intergaláctica” en perjuicio de aquél muy difícil de entender si se tienen en cuenta pruebas difíciles de rebatir como la genética. Ratifica la calificación legal dada en la Instrucción -con el agregado de la corrupción para el segundo hecho-. En atención al concurso real de delitos y el concurso ideal con la promoción a la corrupción, de la escala penal conformada en abstracto, teniendo en cuenta que ocurrió en la vía pública, en la nocturnidad, que buscó el ocultamiento, y bajo amenazas, solicita se le imponga la pena de dieciséis (16) años de prisión con adicionales de ley y costas. Solicita la remisión de los antecedentes al Registro Único de Perfiles Genéticos. A su turno, el Asesor Letrado, Manuel Lascano, empieza su discurso diciendo que el inicio de este proceso es legítimo y ha sido salvado por la madre en la denuncia, que conforma un instrumento público. Considera que el proceso se ajusta a las normas legales y convencionales. La niña ha sido oída en los ámbitos destinados a ello. Que si bien la postura defensiva ha sido siempre la de negar los hechos, en la pericia psicológica del inculpado se lee que presenta dificultades en el manejo de sus frenos inhibitorios, que no domina sus impulsos sexuales. En los momentos iniciales la menor relata lo ocurrido en el tercer hecho por lo inmediato y luego cuenta sobre los otros dos. Los informes médicos son genuinos. Entre ese primer encuentro y el retorno a la vida familiar, previo a la C.Gesell, la madre ha tenido una fuerte gravitación en la menor, por eso cambia su discurso, lo que fue advertido por la Licenciada. Además se advierte que la menor confabula, se encuentra entre dos situaciones diferentes. El discurso de la menor debe ser ensamblado con la opinión de los expertos, y en ese sentido se cuenta con la versión de la licenciada que llevó a cabo la Cámara y su informe, y con la pericia psicológica de S., que al ser contrastada con la psicológica de H.A.P.D.V. y las otros documentos objetivos, corroboran con certeza lo vivido. Adhiere a las conclusiones del Sr. Fiscal en cuanto a la calificación legal, las pautas de mensuración de la pena y su cuantía. A continuación, alegó el abogado defensor, Jorge Benavidez, diciendo que en el debate se ha ventilado una sola versión, que no se ha permitido buscar prueba de descargo. Afirma que la negación implica una declaración que obliga al Fiscal a buscar versiones que se ajusten a la realidad, y eso es que la niña dijo que no pasó nada. A eso le agrega que la menor se halló en las condiciones en que normal y habitualmente se encontraba. Que el sometimiento de la niña a esa edad a un procedimiento judicial le genera estrés y la gestación de algo que no puede definir. Señala que en la C. Gesell la nena se refiere al imputado como su “papá H.A.P.D.V.”, tratándolo con afecto, también trata con afecto a su madre, en esta “construcción de familia” que ha formado ante la ausencia de su padre biológico. Que naturalmente los procesos que el Estado considera adecuados para obtener la versión de la niña están pensados desde la judicialización pero no desde la realidad, por eso solicitó la pericia evolutiva, la cual le fue negada y por lo que tuvo que hacer la reserva del caso. También alertó al tribunal de que los policías citados a declarar habían sido denunciados por la madre y se podían auto- incriminar, pero aún así se ingresó al debate. Puso en crisis el obrar policial, que Chirichian aparentemente puso en marcha un protocolo de actuación para preservar prueba pero la personal femenina que convocó ingresó al auto y se sentó en el asiento alterando las condiciones. La contradicción entre uno y otro se vio en el debate: Chirichian dijo que la policía permaneció afuera del vehículo y



    Compartir con tus amigos:
  • 1   2   3   4   5   6   7   8   9


    La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
    enviar mensaje

    enter | registro
        Página principal


    subir archivos