Sentencia número veintiuno (21)



Descargar 320.1 Kb.
Página1/9
Fecha de conversión16.12.2018
Tamaño320.1 Kb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9

SENTENCIA NÚMERO VEINTIUNO (21).

En la ciudad de Córdoba, a los ocho días del mes de junio de dos mil diecisiete, siendo las trece horas, en la oportunidad prevista por el C.P.P., art. 409, 2° párrafo, se constituyó la Sala Unipersonal n° Tres, a cargo de la Señora Vocal Dra. María de los Ángeles Palacio de Arato, integrante de la Cámara en lo Criminal y Correccional de Tercera Nominación, a fin de dar lectura integral a los fundamentos de la sentencia dictada el día primero de junio del corriente año, en estos autos caratulados “P.D.V., H.A. p.s.a. abuso sexual gravemente ultrajante” (SAC 2057873 -CON PRESO-), en los que se encuentra imputado H.A.P.D.V., argentino, DNI N° , de 46 años de edad, nacido en Córdoba con fecha 15/12/1970, estado civil soltero, con instrucción secundaria completa, de ocupación administrativo, domiciliado en calle Solares N° de B° Müller de esta Ciudad de Córdoba. Prontuarios N° 538066 A.G. y 824512 A.G.

En el debate -a puertas cerradas- intervinieron: como Fiscal de Cámara el Dr. Marcelo Hidalgo, el imputado H.A.P.D.V. y su abogado defensor, el Dr. Jorge Hugo Benavidez, y como representante de la menor S.N.M.M. el Sr. Asesor Letrado, el Dr. José Manuel Lascano.

Al acusado se le atribuye participación en los siguientes hechos, según el Requerimiento de Elevación a Juicio de fs. 618/668:



PRIMER HECHO: “En el espacio temporal que habría comenzado a correr entre los días 06/10/2012 y 06/10/2013 (las fechas en que la niña cumplió 8 y 9 años, respectivamente) y el 21/10/2014, H.A.P.D.V., probablemente con una frecuencia diaria, sin haberse logrado precisar el lugar con exactitud, pero probablemente cuando se encontraba a solas con la pequeña en el domicilio en el que convivían el traído a proceso, M. V. M. y los dos hijos de ésta, sito en Solares de barrio Müller de esta Ciudad de Córdoba, injustamente le anunció a S.N.M.M. (nacida el seis de octubre de dos mil cuatro), una de las hijas de su conviviente, que cuando creciera, cuando cumpliera 10 años, le iba a meter el dedo en el ano ”.

SEGUNDO HECHO: “En fecha que no se ha podido establecer con precisión, probablemente un día de un fin de semana ubicable a principios del año dos mil catorce -sin haberse logrado mayores precisiones respecto de la data y franja horaria- H.A.P.D.V., abusó sexualmente de S.N.M.M. (nacida el seis de octubre de dos mil cuatro), hija de su pareja M. V. M. El hecho tuvo lugar en la vivienda sita en calle Solares n° de barrio Müller de esta Ciudad, morada que H.A.P.D.V. compartía con M. V. M. y dos hijos de ésta, uno de ellos, S.N.M.M. Estando ambos acostados en la única cama matrimonial del inmueble, H.A.P.D.V., aprovechando que M. V. M. se había retirado del hogar a trabajar, le apoyó los genitales (“manguerita” en términos de la niña) en las nalgas y eyaculó en el baño (“tiró la lechita” en palabras de S.N.M.M.). En la misma oportunidad le manoseó la vagina”.

TERCER HECHO: “El veintiuno de octubre de dos mil catorce, en dos oportunidades, H.A.P.D.V., abusó sexualmente de S.N.M.M. (nacida el seis de octubre de dos mil cuatro), hija de su conviviente M. V. M. El primer hecho tuvo lugar en horario no establecido con exactitud, pero probablemente antes de las 08:00 (hora en que comenzaba la jornada escolar de la niña en la institución educativa a la que asistía, la Escuela General Martín Miguel de Güemes), en la vivienda sita en calle Solares n° de barrio Müller de esta Ciudad, morada que H.A.P.D.V. compartía con M. V. M. y dos hijos de ésta, uno de ellos, S.N.M.M. Estando los involucrados acostados en la única cama matrimonial del inmueble, H.A.P.D.V., aprovechando que M. V. M. al menos no se encontraba en la habitación -no se ha podido probar si se encontraba fuera del inmueble- ultrajó sexualmente a la niña. La manoseó en las nalgas por debajo de la ropa y le introdujo los dedos en el ano (“cola de atrás”, en lenguaje de la pequeña), produciéndole dolor. Con la finalidad de asegurar su impunidad y mantener sus actos en la clandestinidad, H.A.P.D.V. injustamente le anunció que “mataría a su mamá si ella hablaba”. El segundo ultraje, se produjo en la fecha señalada, entre las 20:45 y antes de las 21:10. Ese día -martes- S.N.M.M. había asistido al “Instituto El Talero”, donde aprendía danzas, ubicado en Pasaje Esnaola N° de B° Maldonado de esta Ciudad. H.A.P.D.V. la retiró a las 20:45, al finalizar la clase, como era habitual. Emprendieron el regreso al domicilio en el que convivían, a bordo del vehículo marca Renault 18 color gris dominio WWK 197. En algún momento se desvió del trayecto que debía realizar y, mientras transitaban por Av. Costanera Sur en sentido Este-Oeste, H.A.P.D.V. detuvo la marcha y estacionó el automóvil entre Puente Calingasta y bajada San José de B° Maldonado de esta Ciudad de Córdoba. Estando tanto él cuanto la niña en el asiento trasero del rodado, le efectuó tocamientos impúdicos. La manoseó en las nalgas (“cola de atrás” en los términos de la niña), por debajo de la ropa y le introdujo los dedos en el ano, produciéndole dolor. En esa ocasión H.A.P.D.V. eyaculó. En efecto, del cotejo de ADN de manchas biológicas encontradas en elementos secuestrados, de valor para la causa, se hallaron patrones genéticos de ambos. Se trata de parte del tapizado del vehículo, donde se encontró mezcla de perfiles genéticos, siendo el perfil mayoritario encontrado compatible con el del imputado. En un pañuelo, donde se hallaron perfiles genéticos compatibles con el del incoado y la niña y en la bombacha de la niña -a más de su perfil genético- en los marcadores genéticos de cromosoma Y, se halló un halotipo Y, compatible con el halotipo Y de H.A.P.D.V. Con la finalidad de asegurar su impunidad y mantener sus actos en la clandestinidad, H.A.P.D.V. injustamente le anunció a la niña que “mataría a su mamá si ella hablaba”. Como consecuencia de lo descripto, S.N.M.M. resultó con un grave daño en la salud mental. Estos actos, a más de abusivos, fueron actos de connotación sexual objetivamente perversos y prematuros, aptos para torcer la personalidad sexual e iniciar tempranamente a S.N.M.M. en materia sexual”.

El Tribunal se planteó las siguientes cuestiones a resolver: Primera: ¿Existieron los hechos y fue el imputado su autor penalmente responsable? Segunda: En su caso: ¿Qué calificación legal corresponde aplicar? Tercera: ¿Qué pronunciamiento corresponde dictarse y procede la imposición de costas?



A LA PRIMERA CUESTION PLANTEADA, LA SRA. VOCAL DRA. MARIA DE LOS ANGELES PALACIO DE ARATO, DIJO:

  1. 1.- La exigencia impuesta en el C.P.P., art. 408, inc. 1°, ha sido satisfecha con la enunciación al comienzo de la sentencia de los hechos contenidos en el Requerimiento de Elevación a Juicio de fs. 618/668 los cuales doy por reproducidos a los fines de la brevedad, y en los cuales se atribuye al imputado H.A.P.D.V., como autor responsable de los delitos de amenazas - hecho nominado Primero- (arts. 45 y 149 bis del C.P.); abuso sexual agravado por la condición de guardador -hecho nominado Segundo- (arts. 45 y 119, último párrafo en función del cuarto inc. b del C.P.); y abuso sexual gravemente ultrajante reiterado -dos hechos- agravado por la condición de guardador y por el grave daño en la salud mental, ambos en concurso real y promoción a la corrupción de menores agravada, en concurso ideal -hecho nominado Tercero- (arts. 45, 119 cuarto párrafo inc. b y a en función del segundo párrafo, 55, 125 -tercer párrafo- y 54 del C.P.).

  1. 1. Identificación: En el interrogatorio de identificación, el acusado H.A.P.D.V. dijo no tener apodos, lo llaman H.A.P.D.V. Nació en Córdoba Capital el día quince de diciembre de mil novecientos setenta. Refiere que su padre se llama Hugo Enrique, tiene dos hermanos, siendo el más grande. Agrega que trabaja por cuenta propia en administración de empresas, cuyo ingreso es entre cinco mil a seis mil quinientos pesos por mes, alcanzándole para vivir. Que es soltero, teniendo una hija de nombre N. P. M. de tres años, cuya madre es M. V. M. Refiere que su último domicilio es en calle Solares n° de Barrio Müller de esta ciudad, convive con su pareja desde el año dos mil diez. Agrega que no consume drogas, y alcohol sólo ocasionalmente. Preguntado sobre sus antecedentes penales, manifiesta que no posee. Sus antecedentes son corroborados por secretaría y constan a fs. 66 y 224. Agrega que actualmente en el Servicio Penitenciario hace artesanías por cuenta propia y es visitado por su pareja. A preguntas del Fiscal, responde que no alquila la vivienda donde habita. A preguntas del Dr. Lascano, respondió que no hizo tratamiento psicológico.

  1. Defensa material: Al ser informado el acusado de los hechos que se le atribuyen contenidos en la pieza acusatoria, de las pruebas obrantes en autos, y de los derechos que por las normas constitucionales y legales le asisten, manifestó su voluntad de prestar declaración, y depuso: a.- En un momento inicial: “por el momento me abstengo de prestar declaración”.

A continuación, se incorporó por su lectura la declaración del acusado, vertida durante la investigación penal preparatoria, de conformidad con lo previsto en el art. 385 del código de rito. Así a fs. 421/422, con fecha 14 de agosto de 2015, con la asistencia del Ab. Ariel Merlini, negó los hechos por los que fue intimado y manifestó su voluntad de no seguir prestando declaración.

Durante el desarrollo del debate y luego de que se receptaran todos los testimonios y que el tribunal ordenara la incorporación por su lectura de la prueba documental, el inculpado H.A.P.D.V. solicitó declarar y manifestó que iba a responder preguntas. En esta ocasión negó los hechos y dijo que pretenden inculparlo algo que hizo desde el 2012, pero él puede decir todo lo que hace de su vida normal y cotidiana con los niños. En relación al hecho ocurrido en octubre puede decir que él salió a las 20:45 o 20:50 hs. en el auto hacia la academia de baile donde asiste S., que al auto no le funcionaba bien el arranque y se demoró, que la profesora es muy puntillosa cuando entrega los niños, siempre los entrega personalmente a los padres o al adulto autorizado. Que la nena subió en el asiento trasero porque él es muy respetuoso de las normas de tránsito. Que siempre lleva hasta la casa a una señora mayor a quien le dicen “Nona” porque vive en una zona peligrosa, pero ese día la mujer ya se había ido de la academia. Que de todas formas fue por el camino por donde la lleva a ver si la encontraba. Que en ese trayecto la nena vio un árbol de moras y le pidió que le cortara moras, como él no se quiso detener porque le fallaba el auto y no tenía freno de manos, la menor le empezó a patear el asiento delantero, situación que hizo que frenara pero sin detener la marcha y con las luces encendidas y se dirigiera al asiento trasero para retarla, hablarla, porque él no es violento. Refirió además que tenía las manos engrasadas por lo que un simple manoseo se le hubiera notado en la ropa ya que la nena tenía puesta una remera blanca. Reiteró que dialoga con los chicos, no es violento, no los golpea, en su casa se implementa la penitencia. Que esta atribución de un delito sexual es una locura. Que escuchó el testimonio de los policías y según su punto de vista no revela lo que sucedió en el momento, fue armado. Que el auto en el que estos se trasladaban pasó y se estacionó a 5 mts. del suyo, como no era un patrullero se bajó y se puso a la defensiva pero para proteger a la niña, siempre reconociendo que era su hijastra, nunca dijo que fuera menor ni que se tratara de una novia. Que fue golpeado y maltratado por la policía, que fue él quien propuso llamar a la madre y que fueran al médico forense, que la policía lo amenazó con pegarle un tiro en la cabeza y tirarlo al río para que se lo coman las carpas y desaparecerlo. Que les pidió un montón de veces que hablen bien con la niña y con su madre, que le hicieron bajar los pantalones para constatar que no tenía erección, que él estaba seco, no tenía suciedad. Todos se fijaron en la mancha blanca en la que todo el mundo se sentó y nadie se manchó, pero nadie se fijó que él estaba indocumentado, no le pidieron sus documentos, ni los de la niña, ni los del auto. Que él les informó que la estaba retando por patearle el asiento, que le explicaba que no se podía parar a cortar moras. Explica que el “no” del momento le genera un inconveniente, una complicación con los chicos. Que en relación al hecho ocurrido a la mañana, entre las 08:30 y las 12:30 hs. se abstuvo de declarar frente a Juliana de la Fiscalía, desconoce ese hecho, a esa hora la nena estaba en el colegio, va de 08 a 14 hs. critica que en su prisión preventiva se le haya valorado como peligro de fuga que haya dado otro domicilio, siendo que al de calle Diego de Torres lo aportó en la Unidad Judicial cuando le pidieron que diera un domicilio alternativo por si recuperaba la libertad y se ordenaba la exclusión. Que no se negó a firmar el acta. Que si le hubiera metido el dedo en el ano hubiera salido en el examen médico. Que le gustaría saber quién y por qué se le ha inculcado esta falsa acusación. Al ser interrogado por el titular del Ministerio Público, H.A.P.D.V. sobre qué hacía su semen en el tapizado, en el pañuelo y en la bombacha de la niña, refirió que el pañuelo no sabe cómo llegó ahí, que en el acta de secuestro del auto no estaba; que la mancha en el tapizado era vieja, estaba seca, es producto de haber mantenido relaciones con su mujer M. V. M.; y en la bombacha no sabe cómo llegó ahí, puede ser porque en la casa ponen toda la ropa junta a lavar. Finalmente, se queja de que no le hayan preguntado debidamente para que él se defienda.

Concedida la última palabra (C.P.P., art. 402, noveno párrafo), el acusado dijo “estoy sentado acá escuchando respetuosamente y con atención las acusaciones, pido que sea tratado con clemencia porque es un hecho dibujado, no hay prueba real, ni siquiera los dichos de la niña, que no me ha acusado seriamente, de frente, ni le ha dicho a la madre. Que se tenga en cuenta que dije se ha armado un proceso en el cual no he podido defenderme”.



  1. PRUEBA: TESTIMONIALES: declararon en el debate:

  1. Marcelo Fabián Chirichian. Personal policial, con la jerarquía de Comisario Mayor, retirado. Luego de prestar juramento, observó al acusado y dijo que recuerda su fisonomía por un procedimiento de instancia privada contra una menor. No le comprenden las generales de la ley ni tiene interés en el proceso. Depuso en relación al tercer hecho endilgado al acusado. Dijo que ocurrió en la costanera del Río Suquía, al fondo en barrio 1° de Mayo o San Vicente, por esa zona, él circulaba con su chofer en un vehículo policial no identificable en la dirección desde la ciudad hacia circunvalación, era la tarde- noche, en las proximidades de una planta depuradora, más precisamente cerca de una casilla, observa a un auto estacionado sobre la mano izquierda de circulación de la calle, que le llamó la atención porque es una zona de alto riesgo delictual. Lo primero que pensó es que se trataba de un auto robado que lo habían dejado abandonado, o que se le había quedado a alguien y podría necesitar auxilio. Luego observó las butacas delanteras y no vio a nadie, se acercó en el auto y advirtió movimiento en la parte de los asientos traseros, por lo que le pidió a su chofer que vuelva y estacionaron detrás. Se ve que las luces del auto lo alertaron porque del rodado descendió un hombre, de la parte trasera, estaba como asustado, nervioso, “salió a mi encuentro como para atajarme, para que no llegue al auto”, le dio a entender que estaba con una señorita, su novia, de unos veintipico de años de edad, le dijo. Que ambos se quedaron conversando mientras su compañero se acercaba al vehículo, ahí le dio la noticia de que se trataba de una menor. Que el sujeto le dijo que era su hijastra. Lo primero que hizo fue pedir por frecuencia colaboración de personal femenino y que un móvil fuera hasta la casa a buscar a la madre de la niña. Que se hizo presente la Agente Segovia, la menor lloraba, se le quedó grabado que la nena llevaba una rosa roja en el pelo y una pollerita, recuerda que venía de danza. Entregó el procedimiento personalmente en la calle Rondeau. Recuerda que tuvo una entrevista muy breve con la personal policial femenina en la cual le informó que la nena le había dicho que el hombre le decía que le succionara “la manguerita” hasta que le salga “la lechita” y la manoseó. Se puso a la menor bajo la contención del personal idóneo de la Unidad Judicial. A continuación, el Sr. Fiscal de la Cámara solicitó la incorporación por su lectura del croquis obrante a fs. 46, lo que así se ordenó con la conformidad de las partes. El funcionario del orden indicó allí dónde se encontraba el rodado estacionado, reiteró que estaba con las luces bajas encendidas, a unos 500 mts. antes de la subida de la costanera hacia el cementerio, es una parte peligrosa de la ciudad, de las denominadas “zona roja o caliente”. Reitera también que al tratarse de una zona de alto riesgo delictual pensó que era un particular que necesitaba ayuda porque se le quedó el auto o que era robado y abandonado, y al detectar movimiento en la parte trasera decidió controlar. Seguidamente, el Sr. Fiscal de Cámara solicitó la incorporación por su lectura de las declaraciones prestadas por el testigo en la instrucción, obrantes a fs. 01/02 y 44/45, a los fines de ayudar a su memoria (C.P.P., art. 397 inc. 2°, primera hipótesis), lo que no fue objetado por las partes. Leída que le fuera la parte pertinente por el Sr. Fiscal, que recuerda que se volvió cuando vio la silueta de un masculino encima de otra persona, que se bajó rápidamente por la puerta trasera subiéndose el pantalón evitando que llegue al vehículo, que se acercó y por la ventanilla vio a una niña llorando, se le grabó la flor, él le dijo que era su hijastra que venía de danza, que había una mancha en el asiento por lo que era importante la colaboración de policía judicial sobre las mismas. Dio aviso al 101. Convocó la presencia de personal femenino para cuidar el pudor de la menor mujer. Que se arrimó Segovia y le contó lo de la manguerita. Calificó al hecho como aberrante. Explicó que no es común por su jerarquía -ya era Comisario Mayor en esa época- que entregue el procedimiento en persona, pero lo hizo por ser en flagrancia, era una menor, fue aberrante. A preguntas formuladas por el abogado defensor, respondió que la menor no se bajó del auto, que el personal femenino no ingresó al mismo, que se quedó en el lugar hasta que llegó el móvil de traslado.

Con fecha 21/10/2014 (fs. 01/02), ante la Unidad Judicial de la Mujer y el Niño declaró que "...en el día de la fecha siendo las 21.10 hs aproximadamente en circunstancias en que circulaba por La Costanera en sentido oeste-este entre el puente Calingasta y la bajada de san José, precisamente próximo a donde se encuentran las bombas cloacales al margen del río Suquía, divisa un vehículo RENAULT 18 DOMINIO WWK 197 COLOR GRIS estacionado en el lugar en sentido de la circulación vehicular, con su frente al oeste. Que estando frente al vehículo observa que el mismo estaba en marcha y con sus luces encendidas y al iluminar al vehículo “en un primer momento aparentaba estar libre de ocupantes”. Que al pasar al costado del mismo, y facilitado por el hecho de que no tenía vidrios polarizados puede observar a través de la ventanilla trasera derecha (visto de frente) la silueta de un hombre como encima de otra persona. Que por esto hace detener la marcha del móvil policial, a cinco metros aproximadamente del RENAULT 18, momento en el que un hombre desciende del auto nombrado y se acerca al móvil policial, hecho que al deponente le llamo la atención ya que el móvil policial es un vehículo CHEVROLETAVEO COLOR CHAMPAGNE DOMINIO JNS 701 “no identificable”. Que el sujeto de sexo masculino, (siendo este un sujeto de unos 43 años de edad aproximadamente, de contextura física delgado de 1.65 metros aproximadamente, cabello corto entre cano, de tez morena, que vestía chomba color bordo un pantalón tipo buzo color negro, zapatillas color negro con líneas grises) se aproximó en estado de nerviosismo. Que sin darle lugar el deponente le pregunto la edad de la persona que lo acompañaba en el vehículo respondió “estoy con mi hijastra”. Que al acercarse al RENAULT 18 observa sentada en el asiento trasero a una nena de unos 8 años de edad aproximadamente, de contextura física delgada, cabello color castaño oscuro largo con una vincha con una flor que vestía una remera blanca la que se encontraba “llorando, angustiada”. Que al preguntarle su edad la menor dijo que tenía 10 años de edad y en forma espontánea manifestó “que el sujeto le hacía cosas”. Que por todo lo dicho procedió a identificar al sujeto quien dijo llamarse H.A.P.D.V. DE 43 AÑOS EDAD DOMICILIADO EN CALLE SOLARES DE BARRIO MÜLLER DE ESTA CIUDAD, a quien previo hacerle conocer sus derechos y garantías constitucionales se procedió al traslado del mismo a esta sede judicial dejándolo así a disposición del magistrado que interviene... la menor permaneció en el RENAULT 18 identificándose como S. N.M de 10 años de edad, hasta que arribo al lugar su madre M. V. M.... quien sería la concubina del aprehendido. Agrega que el lugar en el que estaba estacionado el RENAULT 18 es un sector descampado con mucha vegetación, y escasa iluminación artificial. Que se procedió al secuestro del vehículo RENAULT 18 observando en el asiento trasero (lugar en el que se encontró el aprehendido) manchas... ”.

El día 23/10/2014 (fs. 44/45) señaló que “...patrullaba en compañía del chofer Sargento Brizuela a bordo del móvil no identificable matrícula policial 6084 por la costanera en sentido oeste-este, más precisamente desde el puente Calingasta hacia la circunvalación, por el camino colindante a las bombas cloacales o río. Que dicho patrullaje se producía “en contramano” ya que pese a que la Av. Costanera posee un cantero central que divide las dos manos de circulación, la vía correspondiente conforme indican las reglas de tránsito, está inhabilitado por encontrarse el camino lleno de basura y baches. Que mientras avanzaba observó que en proximidades a las bombas cloacales al margen del río Suquía, se encontraba estacionado en sentido este- oeste, con su frente orientado al puente Calingasta, un automóvil RENAULT 18 DOMINIO WWK197 COLOR GRIS con sus luces encendidas y el motor en marcha. Que en relación al denunciado, refiere que tras avanzar en proximidades al vehículo mencionado, al percatarse a través de la ventanilla trasera del lado del conductor- que no tenía vidrios polarizados- que en el asiento trasero se encontraban dos cuerpos inclinados uno sobre otro, sin identificar sexo, filiaciones ni fisionomía de los ocupantes por encontrarse el lugar con escasa iluminación, le solicitó al chofer que se detenga a los fines de controlar a los mismos. Que el móvil policial estacionó a tres o cuatro metros del automóvil color gris. Que inmediatamente, tras abrir la puerta trasera del lado del conductor, que tenía los cristales levantados, de dicho automotor descendió un hombre de 43 años de edad aproximadamente, delgado, de 1.65 mts. de altura aproximadamente, cabello corto entrecano, morocho, vestido con una remera mangas cortas color bordo, un jogging color negro y zapatillas color negro con líneas grises; y raudamente se aproximó al vehículo policial. Que en relación a las actitudes del sujeto, el declarante refiere que el mismo tenía el rostro pálido, sus manos temblorosas y la voz entrecortada, denotando nerviosismo. Que en relación a la menor manifiesta que, quedándose el chofer al cuidado del masculino, el declarante se dirigió al automotor estacionado que aún se encontraba con el motor encendido y luces prendidas, procuró abrir la puerta trasera por la que minutos atrás había descendido el hombre sin lograr su cometido- no se encuentra en condiciones de precisar si la menor había colocado un seguro o si la puerta funciona mal. Que inmediatamente el dicente se asomó a través de la ventana de la puerta del conductor que tenía el vidrio bajo y visualizó que en el asiento trasero, ubicada en el sector medio, se encontraba llorando una niña de 8 años de edad aproximadamente, delgada, cabello castaño oscuro, largo, lacio y suelto que llevaba una vincha con una flor color rosa/ fucsia y que vestía una remera blanca mangas cortas con un dibujo o estampa en el torso, no recuerda las prendas de vestir inferiores. Que tras anoticiarse por dichos espontáneos de la menor de que “su papá le hacía cosas”; el declarante solicitó vía radial colaboración de una dotación con personal femenino a los fines de contener a la nena. Que transcurridos unos minutos se constituyó en el lugar la efectiva numeraria de la Comisaría 5ta Bis, Agente Segovia Karina, quien procedió a abrir la puerta del automotor e ingresar al mismo, avocándose al abordaje de la damnificada, quien refirió que el denunciado le había metido el dedo en la cola, la tocaba- sin precisar la parte del cuerpo, y hacía que lo tocara- sin informar parte del cuerpo-, situaciones que habían ocurrido en varias oportunidades, manifestando que había querido contarle los episodios a su mamá pero que su papá la amenazaba. Que en relación a la aprehensión, el declarante refiere que la misma se produjo de manera inmediata junto al móvil policial, sin resistencia ni persecución previa. Que por este acto hace entrega de croquis ilustrativo del lugar del hecho y lugar de aprehensión...".



Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6   7   8   9


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad