Senado de puerto rico



Descargar 44.59 Kb.
Fecha de conversión29.04.2018
Tamaño44.59 Kb.

Comisión de Gobierno

Informe del P. de la C. 21

Página



GOBIERNO DE PUERTO RICO

18va Asamblea 3ra Sesión

Legislativa Ordinaria

SENADO DE PUERTO RICO

P. DE LA C. 21

INFORME POSITIVO

21 de marzo de 2018


AL SENADO DE PUERTO RICO:
La Comisión de Gobierno del Senado de Puerto Rico, recomienda la aprobación con enmiendas del P. de la C. 21.
ALCANCE DE LA MEDIDA
El P. de la C. 21, según las enmiendas propuestas por esta Comisión, tiene el propósito de enmendar los Artículos 1, 2 y 7, renumerar los actuales Artículos 9 al 21 como Artículos 10 al 22, respectivamente, y añadir un nuevo Artículo 9 a la Ley 147-2002, según enmendada, conocida como la “Ley para Reglamentar la Práctica de los Consejeros(as) Profesionales en el Estado Libre Asociado”, a los fines de modificar su título; atemperar conceptos y definiciones de la consejería profesional a la realidad actual de la profesión; facultar a los consejeros profesionales a ser contratados bajo las cláusulas determinadas por cada proveedor de seguros, conforme a las disposiciones de la Ley Núm. 77 de 19 de junio de 1957, según enmendada, conocida como el “Código de Seguros de Puerto Rico”; y para otros fines relacionados.
ANÁLISIS DE LA MEDIDA
La profesión de la Consejería Profesional está reglamentada por la Ley 147-2002, según enmendada, conocida como la “Ley para Reglamentar la Práctica de los Consejeros(as) Profesionales en el Estado Libre Asociado”. Dicho estatuto define al Consejero Profesional como
una persona que posee una licencia otorgada de acuerdo con las disposiciones de esta Ley. El uso de dicho título estará restringido a personas con la preparación académica requerida por medio de esta Ley y con experiencia en la aplicación de una combinación de teorías y procedimientos, y en la prestación de servicios de desarrollo humano y bienestar personal que integren un modelo multicultural del comportamiento humano, que hayan obtenido y tengan en vigencia una licencia expedida por la Junta Examinadora de Consejeros Profesionales que por esta Ley se crea. Este modelo está diseñado para ayudar a las personas, parejas, familias, estudiantes o grupos, en organizaciones, corporaciones, instituciones, agencias de gobierno, instituciones educativas o al público en general. Los Consejeros Profesionales cuentan con la preparación para ayudar a las personas y a los grupos a lograr el desarrollo y estabilidad mental, emocional, física, social, moral educativa y ocupacional a través del ciclo de vida.
Esta profesión, además, cuenta con entes reguladores que operan tanto a nivel nacional como local, como lo son la American Counseling Association (en adelane, la “ACA”), la cual agrupa sobre 56,000 profesionales de consejería, y la National Board of Cerified Conselors (en adelante, la “NBCC”). Estas intervienen y regulan las asociaciones de consejería profesional.
En Puerto Rico, la Asociación Puertorriqueña de Consejería Profesional (en adelante, la “APCP”) es la entidad principal que representa los intereses de los profesionales en este campo. La ACA regula la gobernanza de dicha Asociación y su código de ética. La NBCC regula el examen de reválida que garantiza que los consejeros profesionales cuenten con las competencias necesarias para ejercer la profesión, tanto a nivel local como nacional. Además, la Junta Examinadora de Consejeros Profesionales, adscrita al Departamento de Salud y establecida mediante la Ley 147-2002, según enmendada, tiene a su cargo la reglamentación de la práctica profesional, incluyendo la concesión de licencias para ejercer la misma en Puerto Rico.
La Consejería Profesional se ha manifestado en todos los ámbitos de la vida y ha demostrado el potencial de aportar positivamente en todos los aspectos del quehacer humano. Esta se encuentra constantemente evolucionando y atemperándose a los tiempos. Ha pasado de ser un oficio a una profesión con variados enfoques que incluyen, entre otros, la consejería de vida y carrera, individual, grupal, de pareja, familiar, social, en abuso de sustancias, académica y pastoral o espiritual.
En el año 2010, la ACA estableció un proyecto denominado “20/20: A Vision for the Future of Counseling”, mediante el cual se buscó uniformar la definición de esta profesión y, de esta manera, hacerla fácilmente entendible para aquellos sectores que no están familiarizados con la misma. Este proyecto contó con la participación de 31 organizaciones relacionadas a la profesión y se estableció como meta una definición que contara con el voto afirmativo de al menos 90 % de las organizaciones participantes. Durante alrededor de dos años, las organizaciones de mayor representatividad de los profesionales de este campo trabajaron en la redacción de una definición de consenso que tomara en consideración la gran diversidad existente en esta profesión. Dichos esfuerzos resultaron en la siguiente definición: “La consejería es una relación profesional que empodera a diversos individuos, familias y grupos para que alcancen objetivos de salud mental, bienestar, educativos y profesionales.”1 El producto final de este proyecto fue avalado por 29 de las 31 organizaciones participantes y constituye la primera definición de consenso para esta profesión. Además, representa un esfuerzo propio de las entidades líderes en este campo y no de sectores externos.
Por su parte, la NBCC ha solicitado a las universidades que ofrecen grados en esta profesión que atemperen sus currículos y, de esta forma, logren los más altos estándares de la profesión. Como parte de esto, se incentiva la acreditación por parte del Council for Accreditation of Conseling & Related Educational Programs (en adelante, el “CACREP”). Cabe destacar que aquellos profesionales graduados de universidades que no estén acreditadas por CACREP, no cualifican para laborar en posiciones dentro del gobierno federal. Además, a partir del 1 de enero de 2022, la certificación por parte del NBCC requerirá que los estudiantes obtengan su grado en una universidad debidamente acreditada por CACREP, limitándose aún más las oportunidades en las cuales se podrá ejercer la Consejería Profesional de no contar con dicha acreditación. Según la NBCC, esta política corresponde a planteamientos realizados por diversos sectores sobre la falta de uniformidad en los currículos universitarios que redundan en dificultades para ser elegible a posiciones dentro del gobierno federal y, a su vez, limitan las posibilidades de empleo de los profesionales graduados en este campo.
Según datos provistos por la Junta Examinadora de Consejeros Profesionales, en Puerto Rico se han expedido sobre 4,100 licencias para ejercer esta profesión. Los Consejeros Profesionales están facultados bajo la Ley 408-2000, según enmendada, conocida como la “Ley de Salud Mental de Puerto Rico”, para brindar servicios de salud mental y están sujetos a las disposiciones de la misma. Esto adicional a las regulaciones específicas a dicha profesión establecidas en la Ley 147-2002, antes mencionada.
Esta Comisión recibió el insumo de una diversidad de sectores referente a la presente medida, tanto en apoyo como en rechazo a la aprobación de la misma. Gran parte de las objeciones presentadas por parte de la Universidad Carlos Albizu, la Alianza de Directores de Programas Graduados de Psicología en Puerto Rico, la Asociación de Psicología Clínica - Estudios Graduados del Recinto de Arecibo de la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico, la Asociación de Psicología de Puerto Rico, el Colegio de los Profesionales de Consejería en Rehabilitación de Puerto Rico, la Asociación Puertorriqueña de Consejería Profesional y la Junta Examinadora de Consejeros Profesionales, se concentraban en la enmienda propuesta, según aprobada por la Cámara de Representantes, al sub-inciso (2) del inciso (d) del Artículo 2. El lenguaje aprobado facultaba a los Consejeros Profesionales a realizar diagnósticos y planes de tratamiento “dentro de sus formaciones académicas o adquiridas en cuarenta y cinco (45) horas de educación continua certificadas por la [Junta Examinadora de Consejeros Profesionales]”.
Expresa la Universidad Carlos Albizu que
[l]as destrezas de diagnosticar, evaluar y ofrecer psicoterapia, requieren competencias especializadas que se desarrollan con varios años de formación curricular acompañada de una supervisión clínica de sobre 4,000 horas en el caso de la psicología a nivel doctoral, y sobre 3,000 horas, en el caso de la consejería psicológica y la psicología escolar, a nivel doctoral. Además, esta formación incluye una formación progresiva y continua, desarrollada a través de particulares secuencias curriculares. Las prácticas que se requieren para llegar a dominar dichas competencias se dan en una secuencia lógica y rigurosa, según vayan dominando cada una de las destrezas. La supervisión de estos/as psicólogos y psicólogas en formación es realizada por facultativos o psicólogos y psicólogas con vasta experiencia en el campo de la clínica.

El proyecto P. de la C. 21 plantea que al tomar solamente 45 créditos de educación continua o con alguna preparación académica en las áreas de diagnóstico (DSM, CIE), tratamiento, o evaluación psicológica, los consejeros y consejeras profesionales podrían ejercer estas funciones. Es importante entender que las clasificaciones diagnósticas no consisten de criterios a confirmar como si fueran una lista de cotejo. Los criterios diagnósticos requieren un conocimiento amplio y profundo sobre lo que son los signos, los síntomas, los síndromes y los trastornos psiquiátricos, tomando en consideración las variables psicosociales como género, estatus socioeconómico, edad, condiciones físicas, medicamentos, etapa del desarrollo, otras conductas como uso de sustancias, entre otros. Es decir, todo esto requiere de un peritaje que definitivamente no se puede cubrir en 45 horas contacto.


El Colegio de los Profesionales de la Consejería en Rehabilitación de Puerto Rico Inc. expresa que
los psicólogos, trabajadores sociales, consejeros en rehabilitación y consejeros profesionales son reconocidos en la Ley 408 de 2000, según enmendada, como profesionales de la salud mental. Las funciones adscritas varían en función del área de peritaje, áreas de especialidad, alcance de la práctica, preparación académica, credenciales y entidades acreditadoras. Hasta el presente las funciones de los trabajadores sociales, consejeros en rehabilitación y consejeros profesionales incluyen, sin limitarse, realizar impresiones de diagnóstico, intervenciones individuales, grupales, familiares, desarrollo de planes de servicio y manejo de casos, entre otros. El diagnóstico, históricamente, ha estado implícitamente adscrito a los psicólogos y psiquiatras cuya preparación en esta área es abarcadora y especializada. Sin embargo, el desarrollo de la Consejería en los Estados Unidos, desde finales del S. XX, ha ido evolucionando y promoviendo el desarrollo de programas especializados de Consejería en Rehabilitación con especialidad en el área de Salud Mental y Programas de Consejería Profesional con la misma especialidad que les prepara para realizar diagnósticos de salud mental. Estos programas se ofrecen a nivel graduado en instituciones acreditadas por CACREP. Esta es una entidad acreditadora conocida como el Council for Accreditation of Counseling and Related Educational Programs que promueve la buena práctica de los profesionales de la Consejería en diferentes especialidades. El Código de Ética de la American Counseling Association (ACA) también integra esta función estableciendo que para realizarla hay que poseer competencia en el área.

En Puerto Rico, al presente, solo los Psicólogos y Psiquiatras poseen esta competencia. Si los Consejeros Profesionales, Consejeros en Rehabilitación y Trabajadores Sociales interesamos integrar esta función dentro de nuestro Scope of Practice debemos crear las condiciones para así hacerlo desarrollando programas especializados a nivel doctoral en el área de salud mental con un currículo que promueva la comprensión de los sistemas del uso de sistemas de clasificación de enfermedades de salud mental, manejo de la nomenclatura, identificación y uso de instrumentos de medición y su aplicación considerando nuestro contexto, entre otros. De igual forma se deben incluir prácticas supervisadas para desarrollar las destrezas correspondientes. Estos programas deben estar acreditados por CACREP o un ente regulador del mismo nivel para garantizar y promover el bienestar de los pacientes.


La Asociación de Psicología de Puerto Rico esboza que
reconoce la pertinencia y peritaje de las profesiones aliadas a la conducta como son los Consejeros Profesionales y Trabajadores Sociales, entre otros. De igual manera, entendemos que todos podemos colaborar en el Proyecto Puerto Rico para una mejor salud a nivel integral, desde las competencias académicas y profesionales curriculares de cada clase profesional. Precisamente, por esta distinción de roles y funciones existen los programas académicos para todas estas profesiones en las distintas universidades [de la Isla]. En Estados Unidos, así como en otros países, estas dos profesiones están claramente diferenciadas en sus roles, funciones, identidad profesional y poblaciones que atienden. Aprobar este proyecto podría generar mucha confusión en la población que solicita servicios psicológicos, en los empleadores y las aseguradoras que cubren los servicios de salud mental en Puerto Rico. De hecho, ya muchas aseguradoras en Estados Unidos y Puerto Rico no aprueban psicólogos que no sean clínicos o que no evidencien en su currículo todas las áreas de peritaje clínico.
La Junta Examinadora de Consejeros Profesionales expresa que
el proyecto incluye algunos aspectos que deben ser cuidadosamente estudiados y analizados con mayor profundidad. Uno de ellos tiene que ver con el desarrollo de competencias profesionales que van mucho más allá de las destrezas adquiridas durante la formación inicial y deben ser validadas por un proceso de acompañamiento y supervisión que garantice la calidad del servicio profesional prestado. El desarrollo de estas competencias no puede darse de manera automática con la aprobación de una ley, ya que podría tener implicaciones en los contenidos curriculares do los programas graduados de consejería [de la Isla] e igualmente podría afectar adversamente a quienes no se beneficiaron de tales estudios.

Otro elemento importante está relacionado con la evaluación de las personas y situaciones presentadas en el proceso de ayuda, el cual exige la misma seriedad y rigurosidad arriba mencionadas y no puede limitarse a cursos cortos. Uno adicional está relacionado con el campo de las especialidades, todas ellas necesarias e impostergables si la profesión desea seguir siendo relevante a nuestra sociedad, empresa que conllevará

formación, práctica supervisada, investigación y reglamentación.
Mediante memorial explicativo sobre el presente Proyecto, un grupo de miembros del Área/Programa de Orientación y Consejería del Recinto Universitario de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico expresa que
[l]a disciplina ha continuado su evolución, por lo que hoy día existen en la actualidad diferentes especialidades en el campo de la consejería profesional, que son acreditados por CACREP: Consejería Escolar, Consejería Ocupacional, Consejería en Asuntos Estudiantiles y Universitarios, Consejería Matrimonial, Parejas y Familia, Consejería en Adicciones y Consejería en Salud Mental Clínica. La única especialidad existente a nivel doctoral acreditable bajo CACREP es Educación y Supervisión del Consejero. Cabe aclarar que ningún programa en [Puerto Rico] está acreditado por dicho organismo. La Universidad de Puerto Rico está iniciando los pasos para la acreditación y trabaja hacia tres especialidades: Consejería Escolar, Consejería Ocupacional y Consejería en Salud Mental Clínica. De acuerdo a los nuevos estándares promulgados por la entidad para el 2016, cada programa acreditado de maestría deberá contar con 60 créditos que avalen la adquisición de conocimientos y competencias del futuro profesional de la consejería.

Se debe mencionar que la Universidad Central de Bayamón cuenta con programas académicos de maestría en consejería con las siguientes especialidades: Consejería en Familia, Consejería Escolar, Salud Mental, Rehabilitación y Desórdenes Adictivos. Además, cuenta con la maestría en Consejería en General. La maestría en Salud Mental cuenta con 51 créditos en la preparación del profesional, donde 18 créditos están dedicados a la especialidad Estos son: Conducta Adictiva; Diagnostico en Salud Mental; Tratamiento y Manejo de Caso en Salud Mental; Práctica, Internado I e Internado II.

La especialidad de Consejería en Salud Mental Clínica conlleva una preparación rigurosa en aspectos de assessment, diagnóstico y tratamiento a la persona que sufre de algún trastorno psicológico o de personalidad. Además, de los cursos ya mencionados, conlleva cursos de pre prácticas y prácticas (o internados) que abarcan un sinnúmero de horas en el adiestramiento de este profesional. En específico, un programa acreditado por los estándares de CACREP requiere que se complete un mínimo de 100 horas de Práctica y 600 horas de Internado.

Aunque los programas existentes, se hayan atemperado a [las] necesidades actuales según evolucionan los cambios y problemáticas en la sociedad, un curso o una actividad de educación continua en psicopatología o diagnóstico, no es suficiente en la preparación del profesional. Por ejemplo, en la Universidad de Puerto Rico se ofrece el curso de Psicopatología, Desarrollo Humano y Consejería hace cerca de 6 años. Su propósito es introducir a los profesionales en el área de la psicopatología y el desarrollo humano en función del proceso de consejería. Se hace énfasis en el conocimiento que debe demostrar el consejero y la consejería profesional sobre dichas condiciones mentales. Como curso introductorio y de manera responsable, no hace énfasis en la adquisición de competencias para el diagnóstico para condiciones mentales.


Así las cosas, el 26 de febrero de 2017, los proponentes de este Proyecto, la Asociación Puertorriqueña de Consejeros Profesionales, el Presidente de la Junta Examinadora de Consejeros Profesionales y diversos grupos de interés, sostuvieron una reunión de trabajo y formularon una propuesta de consenso, la cual fue sometida ante la consideración de esta Comisión por el Dr. Alberto Salas Román. Además, se hace constar el endoso de la ACA y el NBCC a la presente medida.
Expresa la ACA, por voz del Sr. Richard Yep, Director Ejecutivo de esta Asociación, que
I understand that the Senate is considering amending the law regulating the practice of counseling in Puerto Rico. This law is known as “147 of 2002”. Originally this law was created mainly for school counselors, and it included the phrase, “it is not limited”. The Legislature is now asked to amend this law because now there is a diversity of counseling programs and counselors in Puerto Rico. There are now people with degrees in school counseling, counseling psychology, addiction counseling, mental health counseling and others. They work in settings including courts, hospitals, private practice, and schools.

I believe counselors there would benefit if you update the law to reflect the growth of counseling in Puerto Rico just as it has grown throughout the United States. The proposed language does not delete or change any existing section of the regulations. It simply adds language so that these other competencies can be included. These counselors all follow the ACA Code of Ethics. The competencies included in [P. de la C. 21] are legitimate and important to the field of counseling.


Además, la NBCC, mediante carta suscrita por el Sr. Thomas W. Clawson, Presidente y Director Ejecutivo de dicha entidad, expresa que
NBCC is the national certification organization for the counseling profession, representing over 62,000 National Certified Counselors (NCCs) in the United States and abroad. NBCC also administers the licensure examinations for professional counselors in all fifty states and Puerto Rico.

P. de la C. 21 amends Law 147-2002, the Law to Regulate the Practice of Professional Counselors in the Commonwealth, to ensure LPCs are practicing in accordance with their education and training. The original legislation was focused on school counselors, but the profession has expanded in Puerto Rico to include mental health, addictions and other forms of counseling. It is critical that the law is updated to reflect the current status of the profession to increase access to mental health services for all Puerto Ricans.

Licensed Professional Counselors are educated and trained in the competencies included in P. de la C. 21. Their graduate programs include coursework and internships in diagnosis and treatment of mental, emotional and addiction disorders. They are also tested on these competencies in their national exam for licensure.

NBCC urges the Senate to pass P. de la C. 21 and expand mental health services in Puerto Rico. The legislation reflects the education and training for Licensed Professional Counselors in Puerto Rico and across the Americas.


Ante lo importante, sensitivo y delicado que resulta el diagnóstico y tratamiento de enfermedades mentales, esta Comisión ha entendido improcedente permitir que con tan solo cuarenta y cinco (45) horas de educación continua cualquier profesional, sea un Consejero Profesional licenciado o no, pueda darse a la tarea de emitir un diagnóstico que incida sobre tan importante aspecto de la salud. Si bien es cierto que el campo de la salud mental en Puerto Rico requiere de más profesionales, y sin restarle mérito a la preparación y peritaje que ostentan los Consejeros Profesionales, esto no se puede dar en un marco que pueda prestarse para incidir negativamente sobre cualquier persona, más cuando profesiones como la psicología y la psiquiatría requieren de miles de horas de práctica supervisada durante el proceso de preparación académica para poder ejercer estas funciones.
CONCLUSIÓN
Debido a los argumentos y fundamentos presentados por la academia y diversos grupos de interés, el presente Proyecto se ha enmendado a los fines de excluir los elementos de diagnóstico y tratamiento de enfermedades de salud mental que están actualmente delegados en ley a los psiquiatras y los psicólogos. Estos últimos, hasta tanto los programas académicos relacionados a la Consejería Profesional incrementen sustancialmente sus cursos, prácticas e internados en diagnóstico y tratamiento de estas enfermedades, deben continuar siendo exclusivamente los llamados a atender tan delicado elemento de la salud, dada la extensa preparación académica y altos estándares de evaluación que deben aprobar antes de ejercer en sus respectivas áreas.
No obstante, se entiende meritorio y necesario atemperar conceptos y definiciones de la Consejería Profesional a la realidad actual de dicha profesión y facultar a éstos a ser contratados bajo las cláusulas determinadas por cada proveedor de seguros, conforme a las disposiciones de la Ley Núm. 77 de 19 de junio de 1957, según enmendada, conocida como el “Código de Seguros de Puerto Rico”. Así haciéndolo, reforzamos esta profesión para que continúe su desarrollo en beneficio de todos los puertorriqueños.
A tenor con lo anterior, la Comisión de Gobierno del Senado de Puerto Rico, previo estudio y consideración, recomienda a este Alto Cuerpo la aprobación del P. de la C. 21, con las enmiendas contenidas en el entirillado electrónico que le acompaña.
Respetuosamente sometido,

Miguel A. Romero Lugo

Presidente

Comisión de Gobierno



1 Kaplan, David M., Vilia M. Tarvydas, y Samuel T. Gladding. “20/20: A Vision for the Future of Counseling: The New Consensus Definition of Counseling.” Journal of Counseling & Development 92 (julio 2014): 366-372. Impreso.



Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad