Segundo antonio mena monica rocio munoz h



Descargar 22.56 Kb.
Fecha de conversión03.12.2017
Tamaño22.56 Kb.
Vistas107
Descargas0

MOMENTO INICIAL

E-MEDIADOR EN AVA-WIX

LUIS OCTAVIO CASTAÑEDA GIRALDO

MARYI PAOLA GONZALEZ

AMIR CHAVERRA DURÁN

SEGUNDO ANTONIO MENA

MONICA ROCIO MUNOZ H.


GRUPO 601258_31

UNIVERSIDAD NACIONAL ABIERTA Y A DISTANCIA

ESCUELA DE CIENCIAS DE LA EDUCACIÓN (ECEDU)

2016

PROPUESTA DE SOLUCIÓN

Para que la educación sea realmente inclusiva, es debido analizar las particularidades de los estudiantes que integran los cursos; aspectos tan importantes como su procedencia cultural, la que puede decir de qué manera se establece una conexión comunicativa más eficaz con el estudiante a fin de que su aprendizaje sea significativo.

Para que un aprendizaje sea significativo es importante que como educadores tengamos presente el contexto en el que está inmerso el estudiante ya que este aprehende más rápido y en mayor medida en la manera en que los nuevos conocimientos son útiles y aplicables a su vida; por esta razón para Margarita el ingreso a estos cursos es una posibilidad no solo para incrementar las herramientas tecnológicas de acompañamiento para sus estudiantes sino que encontró una tarea a un más importante que era identificar qué tipo de herramientas sirven para el aprendizaje de unos estudiantes con características específicas contextuales y cuáles no.

Margarita entonces tiene como tarea primordial identificar las diversas dificultades de su grupo de estudiantes que al no ser muy grande será una ventaja para ella. Como primera medida se registran diferentes inconvenientes: estudiantes con dificultades motoras, invidentes, sordomudos, desplazados, dificultad de acceso a la ciudad, desempleados, los que no tienen tiempo para estudiar y los convictos.

Debe contratarse profesores especializados en casos tan particulares como la invidencia o deficiencias cognitivas. Ya que podría manejar un grupo con estas dificultades, con un mayor empoderamiento.

¿Cómo resolver o mitigar un problema de inclusión social mediante la educación virtual tomando como gestor clave al E-Mediador en AVA?

Por lo anterior, se debe pensar en la instrumentalización de un programa de nivelación permanente para los estudiantes de primeros semestres, y de aquellos en situaciones de exclusión, involucrando diferentes disciplinas, pues es allí donde existe una alta deserción, y compromete la supervivencia de la Universidad. Habría que diseñar un censo que nos permita conoce al detalle las características de estas poblaciones.

Desde la perspectiva administrativa habría que diseñar un Plan que involucre varios actores de la Universidad para cumplir con el propósito de resolver el problema de la inclusión.

Elaborar un plan organizacional en el que se integren diversas herramientas que tengan en cuenta a sus estudiantes y sus diferencias; es decir que los foros trabajen por ejes en los cuales se contenga e identifiquen las diferencias; por ejemplo: el proceso geográfico de una tribu en particular, porque si hay inclusión hay una comprensión individual de cada estudiante y su procedencia.

Si se tiene en cuenta que en el caso, el problema debe definirse debido a que existe una ausencia concisa de esta problemática, sobre la cual se deja tácita la posibilidad que el mismo sea la diversidad en Colombia, entonces el problema es el paradigma hegemónico y centralista existente en el sujeto (docente) que pretende homogenizar su interactuación con sectores estamentarios estudiantiles totalmente diversos. Situación ésta propia de un sistema como el de Colombia en la cual se vive en el centro y las periferias.

Visto de esta manera, la solución a este caso estaría dada en dos sentidos:

1. Institucional: implementación de una política institucional desde el enfoque de la educación inclusiva, que bajo el sostenimiento de la calidad pueda adaptarse a las condiciones geográficas, étnicas, lingüísticas de Colombia adaptando su y modelo de atención.

2. Procesos de vinculación tutorial: Deben contar con capacitación, asesoría y seguimiento en el abordaje de las temáticas de la educación inclusiva y la formación transversal en temas como diversidad, cultura, discapacidad y geografía que puede estar vinculado en el programa de formación de formadores.

3. Este caso nos hace reflexionar que si el tema estuviera resuelto no estaría contemplado como un estudio de caso.

Siguiendo este aspecto, el problema que se indica en el caso está dado hacia “las barreras del aprendizaje y la participación en los procesos formativos en ambientes diversos”, desglosadas en estas preguntas:

· ¿La educación abierta y a distancia y en ambientes virtuales de aprendizaje tiene potencial para ofrecer educación para todos?

· ¿Cuáles son las condiciones que pueden favorecer una Educación Inclusiva en ambientes virtuales o mixtos de aprendizaje?

· A través de la modalidad de educación abierta y a distancia apoyada en ambientes virtuales de aprendizaje: ¿Qué acciones implementar para pasar de un paradigma de exclusión a uno de inclusión?

En este sentido, se puede definir que las barreras son: los docentes tienen una visión de ser quienes entregan el conocimiento, con una mentalidad aún hoy en día presencial, enmarcada en escenarios físicos (salones, aulas de clase, etc), y los estudiantes enmarcados en una educación receptora donde el conocimiento parte del saber que el docente le entrega. Por tanto no hay una verdadera apropiación del rol como docente vinculado al PAPS y por ende falta conocimiento de las necesidades reales que exige la sociedad. No hay conocimiento de las realidades de los estudiantes y ni apropiación de ellas para llevar la educación, simplemente se enmarca el papel de educador, de seguir los lineamientos institucionales.

Por tanto la propuesta de solución en este escenario va dirigida a convenios o intercambios o rotación de los docentes una vez al año para que amplíen la visión de las reales necesidades de los estudiantes y se compartan otros escenarios y experiencias.

Romper el paradigma de la educación presencial como único medio efectivo de aprendizaje, a partir de la articulación con la educación superior y media en el país y la entidad reguladora MEN.

La modalidad a Distancia se convierte en un instrumento, pero se debe tener en claro hacia dónde apuntarla dentro de un modelo pedagógico, para que las comunidades encuentren en ella posibilidades de autonomía, autodescubrimiento y que aporte en la construcción de su territorio y su futuro, vinculado al mejoramiento de sus condiciones de vida y participación de forma adecuada y asertiva.

Podría surgir de igual forma, que al hablar de inclusión sea deber del docente cambiar su mentalidad y en lugar de pensar en el sujeto de aprendizaje, en sus peculiaridades y en su entorno familiar, ha de hacerlo en cómo cambiar los procesos de enseñanza y aprendizaje. Esto quiere decir rechazar las explicaciones de fracaso de aprendizaje que se centran exclusivamente en subrayar que son debidas a las características de determinado estudiante y de sus familias y, por el contrario, se requiere analizar qué obstáculos están impidiendo la participación y el aprendizaje de algunos.

En algunas experiencias en formación en centros aseguran que la clave en los procesos de inclusión es el docente. Por un lado, sus creencias, sus actitudes y sus acciones pueden generar un contexto favorable o no hacia la inclusión. Si los modelos de enseñanza implican a todo el docente del centro o a la gran mayoría, o a unos pocos. El docente suele resistirse a cambiar sus procedimientos de enseñanza, pero cuando es un cambio en todo los docentes las resistencias son menores. En este sentido los cambios vienen determinados porque sus percepciones sobre el estudiante han cambiado.

El papel del equipo directivo es fundamental. Por eso una estrategia muy importante para fomentar los procesos de inclusión en centros es desarrollar algún proyecto de investigación donde el docente se sienta apoyado y estimulado para seguir trabajando en los procesos de enseñanza y aprendizaje (los docentes como investigadores). En una escuela inclusiva el papel del docente tiene que dejar de ser el de un mero transmisor de conocimientos pasados que debe aprender de memoria el estudiante, y se ha de dedicar a enseñar cómo se construye el conocimiento que aún no existe, dejando de ser un profesional como mero aplicador de técnicas y procedimientos (racionalista y técnico), convirtiéndose en un curioso investigador que sabe abrir espacios para que se convierta en un lugar de aprendizaje compartido y autónomo, evitando ser un instrumento instrumentalizado del sistema, desarrollando su autonomía y su libertad como docente comprometido para el cambio y transformación social, es decir como un profesional independiente que le permita mejorar su práctica a través de la reflexión compartida con otros . (KEMMIS, S. y McTAGGART, 1988).

De tal forma que el caso objeto de análisis es una alarma de cómo cada situación evidenciada institucionalmente debe ser documentada, socializada, retroalimentada y construida como ente educativo, para superar y satisfacer las necesidades que hoy en día demandan los retos de la educación y la situación problema que expone el caso y aún como exigencia para el Sistema, sobre “las barreras del aprendizaje y la participación en los procesos formativos en ambientes diversos”-

“Ambientes virtuales de aprendizaje y Educación Inclusiva en la formación de educadores en servicio y de Formación Inicial”, lleva no sólo a pensar en una propuesta de solución como acción de mejora a este caso, el cual más allá de ser un ejemplo que aplica a la realidad inmediata se convierte en una alarma de cómo se dinamizan los procesos, es decir, la solución estaría enmarcada en el establecimiento de protocolos que permitan atender y estandarizar las exigencias que surgen y así desde la planeación, ejecución, control, Seguimiento, verificación y evaluación permanente de los procesos, se generaría tanto para los docentes en formación, como los que inician o están en el ejercicio tener criterios unificados desde las experiencias y necesidades particulares a las necesidades reales de la sociedad.

Se hace urgente la necesidad de hacer protocolos que identifiquen y aborden la inclusión en la Educación y que a su vez genere Educación Inclusiva, y aún más que lleve a una sociedad que rescate el valor del ser humano y no utilice las condiciones físicas, étnicas o espacios geográficos para reducir las brechas o lo que es peor en otros casos que le niegue la posibilidad de este Derecho Fundamental.

Estos protocolos generaran a su vez mayores exigencias y compromiso al cuerpo académico, que apuntará a sus estándares de calidad.

Es un gran reto que tiene nuestro país en miras a lograr una educación verdaderamente inclusiva; la experiencia de la protagonista del caso, es la que muchos profesionales y docentes han vivido y a la cual se tienen que enfrentar cuando llegan a trabajar a ciertas regiones o a ciertas instituciones de nuestro territorio.

Desde una visión de la psicólogía social comunitaria, primeramente se resalta la importancia de “la autonomía en el aprendizaje autónomo, el cual es un factor clave en el éxito de un programa educación distancia. Las instituciones formadoras tienen la responsabilidad y compromiso de desarrollar la capacidad de cada individuo para atender a sus propias necesidades de aprendizaje; por tanto, en un programa de formación específico desarrollado en la modalidad de educación a distancia, se asume el reto de cultivar habilidades en los estudiantes para dirigir su propio aprendizaje, para que tomen mayor conciencia de su forma de aprender y los factores que pueden incidir en este proceso, para que puedan lograr la mejora continua de su aprendizaje y que sepan aprender a aprender”.

También es importante, que la Universidad Nacional Abierta y a distancia (UNAD) diseñe contenidos educativos de acuerdo a las capacidades de sus estudiantes, teniendo en mente su cultura, costumbres y creencias; esto, para facilitar el proceso de enseñanza aprendizaje, convirtiéndolo en un componente practico visto por los estudiantes como un acto educativo cotidiano, todo esto bajo los estándares de cobertura y calidad planteados por la misma alma mater.



Para concluir, se debe tener claro que los docentes tienen un papel fundamental en el logro de mejores prácticas educativas. Es desde el aula donde se aprende a entender y respetar la diversidad; es allí donde los estudiantes aprenden valores, conocimientos y formulan sus expectativas y responsabilidades en la sociedad. El maestro actúa como modelo y mediador de estos aprendizajes, de allí su importancia en la transformación de una sociedad incluyente, que valora, permite y promueve la participación de todos sus ciudadanos en el desarrollo del país. Existe una necesidad sentida de formar maestros que entienden y valoran la diversidad; ellos deben además tener la capacidad de utilizar estrategias que promueven y hacen exitosa la educación inclusiva. Los docentes desde sus prácticas tienen la responsabilidad de incluir la diversidad de sus estudiantes como una oportunidad de aprendizaje y mejores desarrollos educativos para todos los estudiantes.


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos