Seguido en contra de los imputados esdras nehemías r. D



Descargar 199.07 Kb.
Página4/5
Fecha de conversión16.12.2018
Tamaño199.07 Kb.
1   2   3   4   5

  1. Acta de Registro con Prevención de Allanamiento realizada en el interior de la vivienda número dos de la Lotificación [...], Municipio de Apopa, Departamento de San Salvador, a las una horas con cuarenta minutos del día veinticuatro de febrero de dos mil quince, en la que consta la detención del imputado Esdras Nehemías R. D., agregada a folios 294; en la cual se hacen constar las circunstancias de modo, tiempo y lugar en que se efectuó el registro, durante el cual no se encontró ningún objeto ilícito, ocasión en la que además se detuvo formalmente al imputado Esdras Nehemías R. D..

  2. Acta de Registro con Prevención de Allanamiento realizada en el interior de la casa número tres, ubicada en el pasaje Clavel de la Urbanización Valle Verde Cuatro, Municipio de Apopa, Departamento de San Salvador, de las cero una horas con cincuenta minutos del día veinticuatro de febrero de dos mil quince, en la que consta la detención de la señora María de los Ángeles H. DE H., agregada de folios 276 al 277; en la cual se hacen constar las circunstancias de modo, tiempo y lugar en que se efectuó el registro, durante el cual no se encontró ningún objeto ilícito, pero se incautaron cinco teléfonos celulares de diferentes marcas y colores; ocasión en la que además se detuvo formalmente a la imputada María de los Ángeles H. DE H..

  1. Acta de Reconocimiento por Fotografías practicado entre la víctima y testigo CLAVE "DRAGÓN", respecto de los imputados Roberto Antonio H. M. y Ronald Alberto H. R., realizada el día diecinueve de junio de dos mil quince, bajo control del Juez Especializado de Instrucción "A" de San Salvador, agregada de folios 465 al 467 y 470; en la cual consta que la víctima en diferentes rondas entre un grupo de cinco fotografías de sujetos con similares características físicas señalando las fotografía número uno en la primera ronda, reconociendo al imputado Ronald Alberto H. R. y en la ronda número cuatro señaló la foto número cuatro siendo el imputado Roberto Antonio H. M., por lo que éste también fue reconocido.

  2. Reconocimiento por medio de Fotografías practicado por los testigos A. E. J. G. y J. A. M. respecto del imputado Esdrás Nehemías R. D., alias "[...]", realizado el día veintiocho de septiembre de dos mil quince, con la inmediación del Juez Especializado de Instrucción A de San Salvador, agregada de folios 596 al 599; en la cual consta que los testigos en diferentes rondas entre un grupo de cinco fotografías de sujetos con similares características físicas señalaron las fotografías número uno y cuatro, reconociendo ambos agentes al imputado Esdrás Nehemías R. D..

  1. Acta de Reconocimiento por medio de fotografías realizado por la víctima Clave "DRAGÓN" respecto de la imputada María de los Ángeles H. DE H., alias "[...]", agregada de folios 701 al 702; en la cual consta que la víctima entre un grupo de cinco fotografías de mujeres con similares características físicas señaló la fotografía número dos, reconociendo a la imputada María de los Ángeles H. DE H..

  1. Acta de Reconocimiento por medio de Personas realizado por la víctima Clave "DRAGÓN" respecto de la imputada María de los Ángeles H. DE H., alias "[...]", agregada a folios 730; en la cual consta que la víctima entre un grupo de cinco mujeres con similares características físicas señaló a la persona número dos, reconociendo a la imputada María de los Ángeles H. DE H..

Como prueba documental de descargo de la imputada María de los Ángeles H. DE H. se incorporó: 1) Hoja de reporte de emergencias, atendidas y traslados de pacientes en ambulancia Municipal de Apopa, de fecha veintiuno de agosto de dos mil catorce, suscrita por el enfermero A. F. M. G. (JVPE N TE 4463), en relación al estado de salud de la imputada María de los Ángeles H. DE H., agregada de folios 634, en la cual consta que la imputada fue atendida por orden de la gerencia de la alcaldía ya que presentaba un fuerte dolor en todo el cuerpo y fiebre de cuarenta grados, teniendo hora de llegada once horas y treinta minutos y salió a las once horas y cuarenta y cinco minutos del día veintiuno de agosto de dos mil catorce.

De los elementos anteriormente relacionados, este Tribunal aplicando las Normas de la Sana Crítica Racional y basándose en los principios de la lógica, la psicología y la experiencia común, concluye lo siguiente:

En primacía se debe dejar constancia sobre la validez probatoria de los documentos que se incorporaron en el desarrollo de la vista pública, señalándose en concreto los documentos siguientes: Dirección funcional Fiscal del día veintinueve de agosto del año dos mil catorce, Acta de entrega y seriado de dinero para la segunda entrega controlada, Acta de conformación de grupos para el dispositivo policial de la segunda entrega, Acta de resultado del dispositivo policial de la segunda entrega, Acta de individualización del imputado Roberto Antonio H. M., Acta de Individualización de los imputados Ronald Alberto H. R. y María de los Ángeles H. DE H., Resolución número cero uno guion ciento sesenta y tres guion quince guion cero uno CE de las once horas con cincuenta y seis minutos del día tres de marzo del dos mil quince, Resolución emitida por la Unidad Técnica Ejecutiva por medio del cual ratifica el régimen de protección a la víctima clave Dragón, Resolución fiscal de orden administrativa a las catorce horas con treinta minutos del día treinta de febrero del dos mil quince y el Oficio número mil doscientos catorce de fecha veintitrés de febrero del dos mil quince suscrito por el Juez Especializado de Instrucción A de San Salvador; la validez de estos documentos deben ser confrontados conforme a lo que regula el inciso segundo del artículo 311 del Código Procesal Penal, el cual establece que sólo los medio reconocidos en el código tendrán valor para establecer los hechos en juicio y las demás actuaciones de la instrucción carecen de valor cuando se reseña a esta disposición que sólo los medios reconocidos en el código tienen valor para establecer los hechos en juicio debe relacionarse de forma directa el artículo 372 del Código Procesal Penal, este articulado establece cuales son los documentos que pueden incorporarse en una vista pública, dicha disposición tiene cinco numerales y el numeral uno habla sobre los actos urgentes de comprobación, es decir, con esta expresión de ley se construye una regla general que los actos iniciales de investigación no se incorporan a una vista pública; la excepción a la regla anteriormente mencionada es que el único acto inicial de investigación el cual está normado y reglamentado en esta disposición que puede incorporarse en la vista pública es la denuncia y así lo establece el numeral cinco del artículo 372 y dos del Código Procesal Penal, en razón de ello puede observarse con claridad que los documentos que se han señalado en esta oportunidad pertenecen a los actos iniciales de investigación y no a los actos urgentes de corroboración; circunstancias anteriores que nos llevan a determinar y concluir que estos documentos no tienen validez probatoria para establecer los hechos en juicio, consecuentemente se excluyen del elenco de prueba a valorar en el presente caso por la carencia de validez probatoria.

Como segundo apartado el Tribunal realiza el análisis valorativo de la prueba propiamente dicha y legal que se incorporó en el desarrollo de la vista pública correspondiente a prueba documental y testimonial de cargo y de descargo, al respecto de esta última prueba declararon en el juicio como testigos de cargo los agentes A. A. C. A., A. E. G. G. y J. A. M. C., el primero de ellos hace reseña a que el día veintinueve de agosto del año dos mil catorce recepcionó la denuncia de parte de la víctima denominada Clave Dragón, expresando que esta persona estaba realizando denuncia sobre hechos criminales ocurridos en su persona en el sector de Apopa, específicamente en la Urbanización Valle Verde, en razón de que realiza la actividad de venta en esa zona y que el día veinte de julio del año dos mil catorce fue abordado por cuatro sujetos a quien identificó con seudónimos como [...], [...], chino y [...]; le explicó que el [...] como miembro de la pandilla dieciocho le requería el pago de la mal denominada renta, la cual no es más que la exigencia de dinero a fin de evitar un grave daño a su persona, lo que comúnmente nosotros conocemos como una amenaza simple, que le requerían la cantidad de treinta dólares mensuales a fin de evitar que se hiciera efectiva la amenaza a muerte que le hicieron en esa oportunidad; también se refirió el testigo A. A. C. A. a las dos entregas de dinero efectuadas el día veintidós de septiembre del año dos mil catorce y el día veintiuno de enero del año dos mil quince; que en esas ocasiones se realizaron dispositivos de entrega controlada del dinero producto de la extorsión, explicando de forma sintética el seriado del dinero de los billetes entregados por la víctima para ser entregados a los extorsionadores y que consistían en la cantidad de treinta dólares como también en ambas oportunidades y que también en ambas oportunidades se efectuó el seriado de ese dinero y que también en ambas oportunidades se trataba de tres billetes de la denominación de diez dólares y los cuales se expresó que tanto el día veintidós de septiembre del dos mil catorce como el día veintiuno de enero del dos mil quince se efectuaron estos dispositivos de entregas controladas, expresando que en cada una de esas oportunidades los agentes A. E. G. G. pertenecía al equipo número uno y J. A. M. C. pertenecía al equipo numero dos, haciendo referencia en concreto al dispositivo realizado del día veintiuno de enero del dos mil quince; también explicó bajo tres circunstancias de no entregar el dispositivo policial es en razón de la imposibilidad de parte de la víctima de llegar a las fechas de octubre, noviembre y diciembre del año dos mil catorce debido a la carga laboral que ellos tenían y no tenían el personal adecuado para atender y realizar este tipo de diligencias; además por la falta de direccionamiento para realizar dichas diligencias.

Sobre estas circunstancias en comento también declaró el agente A. E. G. G., quien expresó que el día veintiuno de enero del dos mil quince participó en el dispositivo policial y que su función como equipo número uno consistía en acompañar a la víctima el día en que se iba efectuar la entrega del dinero exigido para evitarle un grave daño a su persona, ya que había sido amenazado de muerte sino entregaba el dinero de la extorsión, el cual le fue requerido a la víctima por parte de unos sujetos, a quienes el agente debía reportar al equipo dos cuando esas personas llegaran a recolectar el dinero producto de la extorsión, ya que el equipo dos procedería a realizar la intervención y registro de esas personas, lo cual así se hizo.

En el caso en comento es congruente lo que declara el agente J. A. M. C., quien manifestó que el día veintiuno de enero del año dos mil quince participó en la entrega controlada de dinero como equipo número dos, que se encontraba uniformado y expresaba que cuatro minutos posteriores al aviso que le diera el equipo uno por parte del agente G. G., quien les dio las características físicas y vestimenta de los tres sujetos que llegaron a recolectar el dinero de la extorsión que era por la cantidad de treinta dólares; que se identificó a los tres sujetos y se les requisó, encontrándoles los billetes que habían sido pre seriados cuando la víctima los entregó previamente al investigador.

Sobre estas circunstancias también cabe señalar que se incorporó como prueba documental de cargo la Denuncia interpuesta por la victima clave Dragón, en la cual constan las mismas circunstancias de haber sido objeto de la intervención por parte de cuatro sujetos con los alias del [...], [...], [...] y el [...], quienes le exigieron la entrega de dinero a fin de evitarle la muerte, para lo cual debía pagarles la cantidad de treinta dólares de forma mensual; así se relata en la denuncia y habla sobre la actividad realizada el día veintiuno de agosto del año dos mil catorce, fecha en la que la víctima también hizo una entrega de dinero y que en esa oportunidad llegaron las personas que conocía como el [...], [...] y [...], que fue a [...] a quien le entregó la cantidad de dinero exigida de la extorsión, es decir, los treinta dólares.

Cabe también destacar de la prueba de cargo que se incorporó en juicio, las diferentes actas en que se establece el Registro con prevención de allanamiento del día veinticuatro de febrero del dos mil quince, en la que se establece que era la casa donde residía el acusado Esdras Nehemías R. D. y también el registro donde vivía María de los Ángeles H. DE H. y que se efectuó a las cero horas con cincuenta minutos del día veinticuatro de febrero de dos mil quince y también las diferentes actas de reconocimiento de Fotografias efectuados por la victima clave Dragón, como también por los testigos A. E. G. G. y J. A. M., que dieron resultado positivo; y como prueba de descargo de la imputada María de los Ángeles H. DE H. se incorporó la hoja de reporte de emergencias atendidas y traslados de pacientes en ambulancia municipal de Apopa; de todas estas circunstancias se puede concluir que se ha hecho referencia de forma coincidente por parte de la defensa a la falta de declaración de juicio por parte de la víctima Clave Dragón, al respecto se considera un aspecto muy importante que es el principio de libertad probatoria, el cual establece que por cualquier medio reconocido en el código pueden establecerse los hechos pretendidos pero cumpliendo un requisito sine qua non que debe ir siempre apegado a respetar las garantías fundamentales de las personas y la Constitución.

También es importante destacar el aspecto valorativo de la prueba testimonial de conformidad a la metodología de análisis de la prueba testimonial, la cual se realiza bajo dos elementos, el aspecto de la fiabilidad que no es más que el comportamiento de los testigos al momento de rendir su declaración y los motivos que los impulsaron para hacerlo de una manera fiable y el aspecto o elemento verosímil es cuando se corrobora el fondo del dicho del testigo confrontándolo con otra prueba testimonial o con elementos de prueba periférica incorporada en el juicio a fin de corroborar o desestimar lo dicho por los testigos; sobre esta circunstancia si bien es cierto han sido tres declaraciones de cargo de carácter policial se desprende en el elemento de la fiabilidad que el motivo que tuvieron estas personas para rendir su declaración es eminentemente laboral y es su función de seguridad policial y por ello vienen a declaran en el juicio, de igual forma al momento de rendir su declaración se observó que respondieron a cuantas preguntas le realizaron ambas partes y expresando de forma continua las aseveraciones de respuesta que ellos brindaron sin titubear al efectuar estas aseveraciones, la única excepción que hubo fue en el caso del agente J. A. M. C. al expresar que no recordaba el nombre de la víctima pero que posteriormente lo iba a brindar; sobre ese apartado también hay que considerar a través de la sana critica que la mente humana es falible, es decir, que la mente puede fallar y mucho más cuando transcurre una temporalidad, en este el agente se refería a hechos acecidos en enero del año dos mil quince, encontrándonos a la fecha de la vista pública en el último día del mes de octubre del año dos mil dieciséis, en razón de esa circunstancia puede comprenderse por lógica natural que estos datos y tomando en cuenta la actividad policial que realiza no solamente de un operativo sino también de rendir declaración en distintos casos en los que ha participado como elemento policial, se vuelve hasta cierto punto comprensible esta situación, pero no obstante a ello no se denotó falta a la verdad de sus manifestaciones, sino que por el contrario los testigos de cargo fueron unánimes y contestes en manifestar las circunstancias de modo, tiempo y lugar de los hechos, ya que de forma concatenada hablaron uno tras otro sobre los hechos acaecidos; en el caso particular de A. A. C. fue la persona que tomó la denuncia de la víctima y está plasmada su firma en dicha denuncia, tal como se corroboró, siendo también prueba directa, es decir, él dio indicaciones para atender la denuncia efectuada por parte de la víctima, como por ejemplo la realización del seriado del dinero que se iba a entregar a los extorsionadores, como también las fechas que él hablaba y entre ellas el veintiuno de enero del año dos mil quince.

Aunado a lo antes expuesto lo testigos A. E. J. G. y J. A. M. C. hacen consonancia con lo dicho por el agente C. A. en cuanto que participaron en el dispositivo policial, además ambos expusieron que la cantidad exigida por los extorsionistas era de treinta dólares, que hablan siempre de la denominación de billetes de diez dólares y que se habían seriado; de estas circunstancias es importante mencionar la situación de la víctima ya que hemos podido corroborar entre el dicho de los testigos que fueron claros y categóricos en sostener su intervención en los momentos y fechas que ellos han indicado y que corroboran la situación de existencia de la víctima, quien interpuso la denuncia sobre que estaba siendo extorsionada, la entrega de la cantidad de treinta dólares y en los dispositivos que se efectuaron por parte de los agente policiales, se denota que esa actividad o instrucciones que se dieron a la víctima que iban a realizar para atender esta denuncia criminal; los testigos referían las mima fechas, el mismo requerimiento de dinero y el mismo lugar como es el sector de Apopa en la Urbanización Valle Verde, también hablan de un medio de transporte y que uno de los agentes policiales era el que acompañaba a la víctima a entregar este dinero. Todas estas situaciones por lógica y a través de la sana critica, la psicología y la experiencia común se construye efectivamente la existencia del delito y también que se denota la existencia de la víctimas, así como que en los testigos policiales no se observaron motivos impuros como odio o sed de venganza al momento de declarar en el presente caso, sino como ya antes se expuso rindieron sus declaraciones en función de la labor policial realizada por ellos, consecuentemente se acredita que los hechos denunciados son existentes y que son reales y que la víctima en el presente caso si existe.

Como parte del elenco probatorio de cargo se incorporaron los reconocimientos por medio de fotografías en los que participó la víctima así como también en el reconocimiento en rueda de personas realizado en el Juzgado Especializado de Instrucción, diligencias que corroboran la presencia de una víctima, por lo que no hay duda de la existencia de esta persona, aunado a que también se corrobora la información que esta persona brindó con los dispositivos policiales, ya que se estableció que la víctima estaba siendo extorsionada y la policía corrobora la información al haber realizado las dos entregas controladas, la primera el día veintidós de septiembre del dos mil catorce y del veintiuno de enero del año dos mil quince, en las cuales se observa que la víctima sí existe; siendo el caso que por la imposibilidad de hacerla comparecer a juicio, lo cual fue evidente desde la fase incidental en la que se expuso la prescindencia de su testimonio por no poder ser localizada y finalmente en el juicio se prescindió de su declaración.

Efectivamente los datos brindados por la víctima Clave Dragón se han podido verificar y son datos veraces, corroborándose tanto su existencia como también el dicho de esta persona de hablar de que le requerían dinero y también el lugar donde se lo requerían las personas que la víctima señaló; en razón de todo ello se debe tomar en consideración que la declaración del testigo agente A. A. C. A. hace referencia al dicho de la víctima pero también el dicho de la víctima fue corroborado con los dispositivos policiales en cuanto a la exigencia del dinero, por lo que los hechos expuestos en su denuncia son veraces y fueron corroborados con la prueba testimonial y documental que versa en los reconocimientos efectuados por parte de la víctima Clave Dragón.

En el caso que nos ocupa la prueba de cargo fue fiable y veraz y por ello es creíble y goza de valor probatorio en sus pretensiones, además los testigos de cargo señalan a los acusados, al imputado Esdras Nehemías R. D. se le señala en el dispositivo policial efectuado el día veintiuno de enero del año dos mil quince como una de las tres personas que llegó a recolectar el dinero de la extorsión; en cuanto a los imputados Roberto Antonio H. M. y Ronald Alberto H. R. son mencionados por parte de la víctima al momento de rendir su denuncia, en la cual fue categórico en señalar que se trata de los sujetos con alias el [...] y el [...] y que la víctima efectuó reconocimiento por fotografías en estas personas y las identifica e individualiza como personas que realizaron la amenaza a muerte como medio de requerirle el dinero, ante tal situación la víctima salió culminando y obligado a entregar dinero a fin de evitar su muerte, por lo que el señalamiento efectuado por parte de la víctima también es creíble, ya que todos los datos brindados por ésta fueron corroborados y demostrados con la prueba .

Llama la atención que la imputada María de los Ángeles H. DE H. a quien la víctima también la señala como que participó en la recolección del dinero producto de la extorsión en días anteriores a la fecha de la denuncia, es decir, en el mes de agosto del dos mil catorce, para esa fecha ya señalaba la existencia de "[...]", por lo que la reconoció mediante fotografía y en rueda de personas; sin embargo a favor de la imputada obró prueba de descargo, habiendo declarado el testigo A. F. M. G., quien en la vista púbica expresó de forma sintética que es un enfermero y trabaja en la clínica de la Alcaldía Municipal de Apopa, que el día veintiuno de agosto del año dos mil catorce atendió una emergencia, tratándose de la paciente M. de los Á. M. G., ya que ésta tenía una fiebre de cuarenta grados y que en su residencia la encontró enferma, por lo que él dio un reporte como de incapacidad de cinco días de reposo absoluto; a esta circunstancia se abona el Reporte de emergencias atendidas y traslados de pacientes en la ambulancia Municipal de Apopa, de fecha veintiuno de agosto del dos mil catorce, suscrita por el enfermero A. F. M. G., en la se observa el sello húmedo de la Junta de Vigilancia de Salud Pública y es un documento original que tiene su firma y en la constan las mismas circunstancias que el testigo declaró en juicio.

Cabe enfatizar que en el aspecto valorativo el juzgador debe considerar los estados intelectuales de certeza positiva o negativa o un estado de duda pero ya no se versa sobre elementos de probabilidad y la duda no es más que la abstracción en iguales circunstancias de dos hipótesis, en el caso en particular encontramos dos hipótesis y ambas han sido categóricas en manifestar que la víctima reconoce e identifica a la imputada María de los Ángeles como una de las personas a la que le entregó el dinero y la otra es prácticamente la del testigo de descargo, quien dijo que la imputada estaba enferma y por eso la atendió ya que estaba grave debido a la fiebre alta, por lo que la incapacitó por cinco días; en el caso de la prueba de descargo es creíble en cuanto que al momento de introducirse a juicio se inmedió y las partes tuvieron la oportunidad de contradecir y desacreditar el dicho de él, pero esta circunstancia no ocurrió sino que quedó claro que la situación sobre la que declaró se mantiene y no hay argumentos que desacrediten su dicho; y en lo que respecta a la fiabilidad del testigo se denota que es un testigo de carácter circunstancial ya que se limitó a brindar una atención de emergencia médica, por lo que ese fue el motivo de rendir su declaración; y en cuanto al aspecto verosímil al expresar que él firmó el reporte de asistencia médica que se incorporó en el juicio como prueba documental de descargo de la imputada, se corrobora su dicho documentalmente, siendo que ni ese documento ni su declaración fueron desacreditados en el juicio; en razón de ello también esta versión o hipótesis es creíble porque no fue desacreditada por ningún medio probatorio y ante dos hipótesis que tienen igual valor se genera una duda por lo que conforme el articulo 7 del Código Procesal Penal la duda siempre es a favor del reo y por ello al no haberse podido demostrar fehacientemente la participación delictiva de la imputada MARÍA DE LOS ÁNGELES H. DE H. en el hecho delictivo que se le atribuye, se dicta una Sentencia Absolutoria a su favor por el delito de Extorsión en la modalidad agravada; por lo que absolviéndosele en lo principal deberá absolvérsele en lo accesorio como lo es la Responsabilidad Civil y las Costas Procesales de conformidad a lo dispuesto en el Art. 181 de la Constitución de la República.


Catálogo: DocumentosBoveda -> DOC
DOC -> 75-p-137 CÁmara de la cuarta sección del centro
DOC -> Vistos en apelación de la sentencia definitiva condenatoria
DOC -> ConmutacióN de la pena de siete años de prisión, impuesta a mdl
DOC -> Cámara segunda de lo penal de la primera sección del centro; San Salvador
DOC -> Se ha tramitado en contra de la imputada roxana marisol m. D. V
DOC -> Ts-204-2016. Tribunal de sentencia, san francisco gotera, departamento de morazan
DOC -> Ac tribunal segundo de sentencia de san salvador
DOC -> Tribunal segundo de sentencia: San Salvador, a las catorce horas del día cuatro de marzo de dos mil dieciséis
DOC -> Hurto agravado continuado tipificado y sancionado en el Articulo 07, 208 N° en relación con el 42 y 72 del Código Penal, en perjuicio patrimonial de la Universidad Modular Abierta –uma, represtada legalmente por el Licenciado M. A. C. M
DOC -> Agresión Sexual en Menor e Incapaz Continuada


Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad