SeccióN 14 nutricióN



Descargar 114 Kb.
Fecha de conversión25.05.2018
Tamaño114 Kb.
Vistas91
Descargas0

SECCIÓN 14 NUTRICIÓN


184 EVALUACIÓN DEL ESTADO NUTRICIONAL 2

184 EVALUACIÓN DEL ESTADO NUTRICIONAL 2

185 ESTADOS DE DÉFICIT Y EXCESO NUTRICIONAL 1

185 ESTADOS DE DÉFICIT Y EXCESO NUTRICIONAL 1

186 ANOREXIA NERVIOSA Y BULIMIA 7

186 ANOREXIA NERVIOSA Y BULIMIA 7

187 OBESIDAD 9

187 OBESIDAD 9

188 TRATAMIENTO DIETÉTICO 11

188 TRATAMIENTO DIETÉTICO 11



184 EVALUACIÓN DEL ESTADO NUTRICIONAL

La obesidad y los estados de desnutrición graves se pueden reconocer mediante la historia y la exploración física, pero las formas sutiles de malnutrición a menudo son pasadas por alto en particular cuando hay edemas. La evolución cuantitativa del estado nutricional (tabla 1841 ) puede poner de manifiesto una hiponutrición con riesgo vital y permite asimismo la evaluación de la mejoría una vez que se ha instaurado el tratamiento. Los indicadores objetivos del estado nutricional correlacionan con la morbilidad y la mortalidad, pero ninguna medida aislada es de valor predictivo en un paciente concreto.



ESTIMACIÓN DE LOS REQUERIMIENTOS ENERGÉTICOS. Para formular un plan global de nutrición, se deben considerar los componentes del gasto energético diario:
1. Gasto energético basal (GEB) (metabolismo basal). 2. Gasto energético relacionado con la actividad. 3. Termogénesis inducida por la dieta. 4. Gasto energético relacionado con la enfermedad.
Los requerimientos calóricos diarios se pueden estimar mediante la ecuación de Harris-Benedict:
GEB (mujeres) = 665 + (9.5 x P) + ( 1.8 x T) - (4.7 x E) (kcal/día)

GEB(varones) =66 + (13.7 x P) + (5 x T) - (6.8 x E) (kcal/día)


donde P es el peso actual o habitual (kg), T es la talla (cm) y E es la edad (años).

La energía de la actividad física explica aproximadamente un tercio del gasto energético total y puede variar entre 1.5 y 85 (kcal/kg peso corporal)/hora. La termogénesis inducida por la dieta es el calor o energía producida en exceso sobre el GEB causada por la ingestión de alimentos. Una dieta mixta causa un aumento de un 610 % sobre los niveles basales. Las necesidades diarias de energía en las enfermedades graves están sólo ligeramente aumentadas en relación al estado sano:


. Enfermedad leve, GEB + 10 %.

. Enfermedad moderada, GEB + 25 %.

. Enfermedad grave, GEB + 50 %.

. Malabsorción: GEB + 2.5 x pérdida fecal de energía de la grasa [que equivale a la excreción grasa (g) x 38 kJ/g (9 kcal/g)]


Incluso durante las enfermedades más graves los requerimientos de energía raramente exceden los 12 500 kJ (3000 kcal/día).
BALANCE NITROGENADO. La estimación del balance nitrogenado (aporte de nitrógeno menos la excreción de nitrógeno) brinda una estimación del grado de adecuación del soporte nutricional (tabla 1841).
TABLA 1841. Medidas del estado nutricional.

Déficit


Normal

Leve Moderado Grave

Balance nitrogenado (g/24 h) 0-3 -1 -2 -3

Ingreso de proteínas

------------------- - nitrógeno ureico orina 24 h (g) +2,5

6.25 (g proteína por g N)



Peso corporal:

Peso actual

------------- x 100 100 80 70-80 <70

Peso ideal



Tejido adiposo:

Pliegue tricipital (mm) Varones 8-23 mm

Mujeres 10-30 mm

Masa corporal magra:

Perímetro muscular del brazo (cm) Varones 25,3

Perímetro del brazo 0.314 x pliegue tricipital Mujeres 23.2

Índice creatinina urinana 24 h/estatura (mg/cm) Varones 10.5 8.4-9,5 7.4-8.4 <7.4

Mujeres 5.8 4.6-5.2 4.1-4,6 <4.1

Compartimiento proteico visceral:

Transferrina sérica 200-260 180-200 160-180 < 160

Albúmina sérica (g/l,) 40 35-39 25-30 <25

Función inmunitaria:

Recuento total de linfocitos/uL > 1800 1500-1800 900-1500 <900

Pruebas cutáneas (mm induración)

(Tuberculina/PPD, Candida, estreptoquinasa/estreptodornasa, > 10 5-10 0-5 0

parotiditis)
Tras el cese del crecimiento, las tasas de anabolismo y catabolismo se encuentran normalmente en equilibrio (balance nitrogenado de cero). En estados catabólicos (traumatismo, infección, quemaduras), se produce un aumento de las pérdidas proteicas y un balance nitrogenado negativo. El aporte de nitrógeno es el aporte de proteínas dividido por 6.25. Normalmente, el 95 % del nitrógeno es eliminado por la orina en forma de urea, el resto (aproximadamente 2.5 g) en las heces y por la piel. Por tanto, la excreción diaria de nitrógeno total equivale a la eliminación en orina de 24 horas + 2.5 gramos. La valoración del balance nitrogenado informa sobre el estado nutricional durante los períodos de observación, pero no sobre las reservas de energía o de proteínas; por ejemplo, la duración de la malnutrición o de la hipernutrición.

MASA CORPORAL MAGRA. En ausencia de edema, el peso corporal expresado como porcentaje del ideal es un indicador útil del tejido adiposo más la MCM. El peso ideal puede estimarse a partir de una tabla estándar de altura/peso (tabla 1842), o como se indica a continuación: mujeres, 4-5 kg para los primeros 152 cm de estatura, + 0.9 kg por cada centímetro que excede 152; varones, 48 kg para los primeros 152 cm + 1 .1 kg por cada centímetro que excede 152. Una reducción de la relación peso corporal/peso ideal a ~ 80 % indica habitualmente malnutrición proteico-energética.

TABLA 1842. Pesos entre los 25 y los 59 años basados en la mínima mortalidad *.

Peso b (kg)

Altura a

Metros Constitución Constitución Constitución

pequeña mediana grande


Hombres

1,57 57-60 59-63 62-67

1,59 58-61 60-64 63-68

1,62 59-62 61- 65 64-69

1,64 60-63 62-66 65-70

1,66 61- 64 63-67 66-71

1,68 62-65 64-68 67-72

1,70 63-66 65-69 68-73

1,72 64-67 66-70 69-74

1 ,74 65-68 67-71 70-75

1,76 66-69 68-72 71- 76

1,82 67-70 69-73 72-77

1 ,84 68-71 70-74 73-78

1 ,89 69-72 71- 75 74-79

1 ,9 1 70-73 72-76 75-80

1 ,92 71- 74 73-77 76-8 1


Mujeres

1,46 46-50 50-55 54-59

1 ,48 47-51 51-56 55-60

1 ,52 48-52 52-57 56-61

1.55 50-54 54-59 58-63

1 ,57 51-55 55-60 59-64

1,59 53-56 56-61 60-65

1,61 54-57 57-62 61-66

1,63 55-58 58-63 62-67

1,65 56-59 59-64 63-68

1,67 57-60 60-65 64-69

1 ,69 58-61 61- 66 65-70

1 ,72 59-62 62-67 66-71

1,75 60-63 63-68 67-72

1 ,78 61- 64 64-69 68-73

1,82 62-65 65-70 69-74


a Con zapatos de 2,5 cm de tacón.

b Hombres: en ropa de ir por casa de 2,5 kg de peso; mujeres: en ropa de ir por casa de 1,5 kg de peso.

* Adaptado del Build Study 1979. Society of Actuaries and Association of Life Insurance Medical Directors of America, 1980.
El músculo esquelético supone aproximadamente el 30 % del peso magro. La medición antropométrica de la masa corporal magra requiere tan sólo lipocalibradores y un metro. En el brazo no dominante, se pinza el pliegue cutáneo tricipital separándolo del músculo tríceps a medio camino entre el acromion y el olécranon. El pliegue cutáneo se mide entonces (en mm). La circunferencia muscular de la parte media del brazo se estima a partir de la circunferencia de la mitad del brazo y el espesor del pliegue cutáneo, utilizando la fórmula de la tabla 1841. Los límites normales del espesor cutáneo v de la circunferencia muscular varían tanto que en un paciente concreto tienen la máxima utilidad como medidas de partida.

Debido a que la excreción de creatinina esta en función de la cantidad de músculo esquelético, la masa muscular puede ser estimada comparando la relación entre la excreción urinaria de creatinina (gramos/día) y la estatura (en cm) o la excreción urinaria de creatinina ideal (23 mg/kg de peso/día en los varones, y 18 mg/kg de peso/día en las mujeres).



EL COMPARTIMIENTO VISCERAL. El compartimiento visceral comprende el 20 % de la masa corporal magra. Cuando la nutrición es inadecuada, la síntesis proteica declina, y las vías metabólicas se alteran, la malnutrición grave afecta al sistema inmune. La albúmina sérica y la transferrina son indicadores sensibles de la reserva proteica visceral. La transferrina tiene una vida media de 8 días y suministra un indicador sensible de la repleción proteica tras la realimentación.

La competencia inmunitaria requiere una nutrición proteica normal (tabla 1841). La deplección linfocitaria y la anergia a antígenos inoculados en la piel (Candida albicans, parotiditis, estreptoquinasa/estreptodornasa, y tuberculina/PPD) se asocian a aumento de la morbilidad y mortalidad. Estos parámetros pueden revertir a la normalidad en semanas, una vez iniciada la repleción proteico-energética.

Una vez comenzada la realimentación en el paciente malnutrido, debe realizarse control semanal del peso, albúmina excreción de creatinina perímetro del brazo, espesor de la piel, y de la función inmunitaria.
Para más detalles, véase Rosenberg, I. H.: Nutrition and Nutritional Requirements, capítulo 70, p. 403, Mason, J. B., y Rosenberg, I.H.: Protein Energy Malnutntion, capítulo71, p. 406, en HPIM12.

185 ESTADOS DE DÉFICIT Y EXCESO NUTRICIONAL

La malnutrición es frecuente entre los alcohólicos y los pobres, los ancianos y los enfermos crónicos. En los pacientes hospitalizados, los estados deficitarios más frecuentes son la desnutrición proteico-energética, el beriberi y el escorbuto. El exceso de vitaminas, por el contrario, es un trastorno de la abundancia, debido a conceptos nutricionales erróneos por parte de algunos individuos o a errores terapéuticos de los médicos.


DESNUTRICIÓN PROTEICA Y ENERGÉTICA. Un consumo insuficiente de proteínas y energía causa una progresiva pérdida de masa corporal magra y del tejido adiposo. Cuando sobreviene un estado de hipermetabolismo, catabolismo, anorexia, infección u otra enfermedad, se desarrolla un déficit manifiesto clínicamente. Dos síndromes de desnutrición proteico-energética son: ( 1) marasmo (deficiencia calórica), manifestado por detención del crecimiento (niños), pérdida del tejido adiposo, descenso generalizado de la masa corporal magra sin edema, y (2) kwashiorkor (déficit proteico), que se presenta con hipoalbuminemia, edemas generalizados, dermatosis descamativa, hepatomegalia e hígado graso así como relativa preservación del tejido adiposo. Estos síndromes raramente se presentan en formas puras, generalmente se superponen.

Las manifestaciones clínicas se hacen a menudo evidentes a la exploración física. Se constata una historia de ingestión inadecuada de energía y proteínas. A la apatía, cansancio, tobillos hinchados y piel seca y agrietada se asocia la amiotrofia de los músculos temporales, exageración de los espacios intercostales y depigmentación de la piel y del cabello. Aparecen alteraciones reversibles en la estructura cardiaca, la función y la conducción. En los casos avanzados sobrevienen úlceras de decúbito, hipotermia e infecciones terminales. El perímetro del brazo y perímetro muscular del brazo, y la relación creatinina urinaria de 24 horas/estatura están disminuidos. La albúmina sérica, la transferrina y el hematócrito son bajos. La función inmune está alterada, y la función de los linfocitos T está disminuida, como se pone de manifiesto por la anergia cutánea y la linfopenia (recuento absoluto de linfocitos < 1200 cels/,uL). Entre las alteraciones hormonales se encuentran niveles bajos de insulina circulante, aumento de la hormona del crecimiento y del glucagón. disminución de las somatomedinas y aumento de los glucocorticoides. La triyodotironina (T,) y la tiroxina (T4) están disminuidas, y la T3 inversa está aumentada. La disfunción gonadal puede ser primaria o secundaria.

Las cifras de mortalidad varían entre el 15-40 %, siendo la instauración del aporte nutricional una urgencia médica. Signos ominosos son el estupor, ictericia, petequias, hiponatremia y la hipovitaminosis A. La muerte puede deberse a desequilibrio hidroelectrolítico, infección, hipotermia o fallo circulatorio.
DÉFICIT VITAMÍNICO. Las vitaminas de importancia clínica se enumeran en la tabla 1851, y en la tabla 1852 se recogen las raciones dietéticas recomendadas (RDA recommended dietary allowances) para las vitaminas y algunos oligoelementos.

TABLA 1851. Vitaminas de importancia clínica.

Vitamina Fuente Causa principal

de déficit Manifestación clínica


Tiamina (B,). Amplia distribución; se destruye rá Alcoholismo, dieta altamente refi Beri-beri húmedo insuficiencia cardíaca de

pidamente por la cocción. nada. alto gasto; beri-beri seco: neuropatía perifé

rica, encefalopatía de Wernicke, síndrome
Riboflavina (B2). Leche, carne, pescado, verduras y Alcoholismo, tumor maligno. Dolor de boca y lengua, glositis, estomatitis

hortalizas de hoja; destruida por angular, dermatitis, anemia

la cocción.

Niacina (B5) (ácido Cereales con cáscara, nueces, pesca Alcoholismo, dieta con contenido Pelagra. diarrea, dermatitis, demencia

nicotínico). do, carne; 60 mg de triptófano se de aminoácidos inadecuado

convierten en I mg de niacina.

Piridoxina (B6). Carne, verduras, cereales con cás Alcoholismo; embarazo; fármacos: Dermatitis seborreica queilosis, giositis náu

cara. isoniacida, dopamina, estrógenos, seas, vómitos, debilidad inestabilidad neu

Hígado, riñón, huevos leche; se Absorción alterada: patología gástri- Anemia megaloblástica, irritabilidad, confu

requiere factor Intrínseco gástrico ca, intestinal, insuficiencia pan sión

para la absorción creática.

Ácido ascórbico (C). Verduras frescas, cítricos. Dieta inadecuada, pobreza urbana. Escorbuto púrpura hemorragias musculares

y articulares, encías sangrantes, caída de dientes.
Ácido fólico (C). Verduras y hortalizas de hoja verde. Absorción deficiente; alteración de Anemia megaloblástica, diarrea, queilosis,

la utilización: alcoholismo, déficit glositis.

de B12

Aumento de las necesidades: hemo



diálisis crónica, hipertiroidismo,

embarazo.

Retinol (A). Alimentos de origen animal, En países desarrollados: malabsor Ceguera nocturna, xeroftalmía (sequedad

ß-caroteno en fuentes vegetales. ción, NPT ~; en países en vías de corneal y conjuntival), queratomalacia, piel

desarrollo: dieta inadecuada. seca hiperaqueratósica.

Vitamina D. Leche suplementada y otros alimen Exposición solar insuficiente, dieta Raquitismo (niños), osteomalacia (adultos),

tos (D2), pescado, yema de huevo, inadecuada, NPT. osteoporosis, debilidad muscular, calam

mantequilla (D3); conversión en bres musculares, tetania, convulsiones.

dógena.

Vitamina E. Aceites. frutas, verduras, cereales Obstrucción biliar crónica, fibrosis Arreflexia, alteraciones de la marcha, oftal



con cáscara. quística, abetalipoproteinemia. moplejia, disminución de la sensibilidad

propioceptiva y vibratoria, edema, anemia

hemolítica.

Vitamina K. Verduras; síntesis por las bacterias. Anticoagulantes, malabsorción anti Hemorragia.

bióticos, NPT.

NPT = Nutrición parenteral total.



TABLA 1852. Porciones dietéticas recomendadas (RDA=Recommended dietary allowances) para adultos sanos.

Límites


Varones Mujeres
Proteína g 45-63 44-50

Vitamina A, g equivalentes

de retinol 1000 800

Vitamina D, g 5-10 5-10

Vitamina E, mg equivalentes de

Qtocoferol 10 8

Vitamina K, ~g 45-80 45-65

Vitamina C, mg 50-60 50-60

Tiamina, mg 1.2-1.5 1-1.1

Riboflavina, mg 1.41.8 1.21.3

Niacina, mg equivalentes

de niacina 15-20 13-15

Vitamina B6 1.4-2.0 1.4-1.6

Folato"ug 150-200 151-80

Vitamina B12 g

Biotina, ~,lg* 2.0 2.0

Ácido pantoténico, mg* 30-100 50-100

Calcio, mg 4-10 4-7

Fósforo, mg 800-1200 800-1200

800-1200 800-1200

Magnesio, mg 270-400 280-300

Hierro, mg 10-12 10-15

Zinc, mg 15 12

lodo, g 150 150

Selenio, g 40-70 45-55

Cobre, mg* 1.5-3 1.5-3

Manganeso, mg* 2-5 2-5

Flúor, mg* 1.5-4 1.5-4

Cromo, g* 50-200 50-200

Molibdeno, g* 75-250 75-250


~ Tomas dianas seguras y adecuadas estimadas. Del National Research Council: Recommended Dietary A//owarlces, 10 th ed. Washington, D. C., National Academy of Sciences, 1989.
Déficit de Tiamina (beriberi). El déficit de tiamina se produce en alcohólicos y en personas de hábitos alimentarios excéntricos o después de diálisis peritoneal crónica, realimentación (sin la tiamina adecuada) después de un ayuno, o tras la administración de glucosa a pacientes asintomáticos deplecionados de tiamina. Las manifestaciones clínicas se producen sólo en una fracción de los sujetos de riesgo, pudiendo estar implicados en la susceptibilidad a desarrollarlas factores de tipo genético. La ración dietética recomendada (RDA) es de 1,2-1.5 mg. Las principales manifestaciones afectan al sistema cardiovascular (beriberi húmedo) y al sistema nervioso (beriberi seco). El paciente típico tiene una mezcla de síntomas que afectan a los dos sistemas.

La enfermedad cardiaca del beriberi comprende: ( I ) vasodilatación periférica que lleva a un aumento del shunt AV y a un aumento del gasto cardiaco (2) insuficiencia cardiaca biventncular, y (3) edema. El beriberi agudo fulminante (shoshin) se caracteriza por disfunción miocárdica que conduce a una disnea intensa, taquicardia extrema, inquietud, ansiedad, cardiomegalia marcada, hepatomegalia, cianosis «en guante y calcetín», soplos auriculares, ingurgitación de las venas del cuello con edema ausente o mínimo. En días u horas se puede producir el colapso cardiovascular agudo y la muerte.



En el beriberi seco, la neuropatía periférica puede o no ser dolorosa y se caracteriza por afectación simétrica de las funciones sensitivas, motoras y reflejas, que es más grave en la parte distal de las extremidades. La encefalopatía de Wernicke se produce en una secuencia ordenada y consiste en vómitos, nistagmo, parálisis de los músculos rectos que conduce a oftalmoplejía, fiebre, ataxia y deterioro mental, desembocando en un estado confusional global agudo e incluso en el coma y la muerte. Se produce una mejoría tras la reposición de tiamina, aunque puede sobrevenir el síndrome de Korsakoff, que consiste en amnesia retrógrada, incapacidad para el aprendizaje y (generalmente) fabulación. El diagnóstico se basa en la respuesta clínica al tratamiento con tiamina. En 12 horas pueden producirse una disminución de la frecuencia cardiaca, así como la aparición de una hipertensión o el empeoramiento de una previa. El análisis de laboratorio más fiable es la disminución de la actividad de la transcetolasa eritrocitaria. Un aumento de la actividad del enzima de más del 15 % después de la administración de difosfato de tiamina sugiere un estado deficitario. Inicialmente el tratamiento es 50 mg/día de tiamina IM durante varios días, para pasar posteriormente a 2,5 - 5 mg/día por vía oral. Además, los pacientes deben recibir diariamente complejos vitamínicos.

Déficit de riboflavina. Este déficit casi invariablemente se da junto a otros déficits vitamínicos. La RDA es de 1,4í.8 mg. La principal causa es una dieta inadecuada, especialmente en el seno de un alcoholismo o un tumor. Entre las manifestaciones clínicas están el dolor o sensación de quemazón en la boca, lengua y garganta; la hiperemia y el edema de las membranas mucosas; glositis; estomatitis angular; dermatitis seborreica, y anemia normocítica normocrómica debido a la hipoplasia de la serie roja en la médula ósea. Se recomiendan los suplementos polivitamínicos.

Déficit de niacina (pelagra). La niacina no es una verdadera vitamina porque puede formarse a partir del aminoácido esencial triptófano; se forma I mg de niacina por cada 60 mg de triptófano. El déficit de niacina se asocia al consumo de grandes cantidades de maíz o mijo, pudiendo ser también una manifestación secundaria del síndrome carcinoide y de la enfermedad de Hartnup. La pelagra es una enfermedad emaciante crónica que se asocia a diarrea, dermatitis y demencia. La dermatitis es bilateral, simétrica, descamativa, hiperpigmentada y fotosensible. Las alteraciones de la mucosa incluyen aclorhidria, glositis, estomatitis y vaginitis. La fatiga, apatía e insomnio pueden preceder al desarrollo de la encefalopatía. Para la cura de la pelagra son suficientes 10 g/día de niacina con una dieta con suficiente triptófano. En la enfermedad de Hartnup y en el síndrome carcinoide pueden requerirse de 20 a 40 mg/día de niacina.

Déficit de piridoxina (B,). La RDA es de 1.42.0 mg. El déficit se da en el alcoholismo y en el embarazo, así como con drogas que actúan como antagonistas de la piridoxina: isoniacida, cicloserina, penicilamina y contraceptivos orales. El manejo adecuado requiere complementar la dieta con 30 mg/día por vía oral. En pacientes tratados con penicilamina pueden ser precisas dosis ~ 100 mg/dia.

Déficit de cobalamina (B12). La RDA es de 2 g. Una vez que se ha determinado el mecanismo del déficit, la reposición se inicia con 100 g IM diarios durante la primera semana, siendo recomendable administrar un total de 2000 en las primeras seis semanas de tratamiento. Después, el tratamiento es de 100 g IM mensualmente. Debe producirse la reticulocitosis al cuarto o quinto día de tratamiento (véase también el capitulo 130).

Déficit de ácido ascórbico (escorbuto). El escorbuto en la actualidad se da fundamentalmente en las zonas de pobreza. Muchos de los síntomas se producen como consecuencia de una síntesis defectuosa del colágeno. incluyendo las pápulas hiperqueratósicas perifoliculares, en las que los pelos se vuelven quebradizos y se entierran en la piel; púrpura, que se inicia en la parte posterior de las extremidades inferiores formando equimosis; hemorragias en los músculos de las extremidades con flebotrombosis secundaria; hemorragias en las articulaciones; hemorragias en astilla en los lechos ungueales; inflamación, friabilidad, hemorragias e infecciones secundarias de las encías con caída de los dientes. En la fase terminal, son frecuentes la ictericia, la fiebre y el edema, pudiendo aparecer de manera brusca convulsiones, shock y la muerte. Si se sospecha el diagnóstico, se debe obtener sangre para medir los niveles plaquetarios de ascorbato (si se dispone de ellos), debiéndose administrar ácido ascórbico de forma inmediata. La dosis usual en adultos es de 100 mg de tres a cinco veces al día vía oral hasta haber administrado 4 g, y luego pasar a 100 mg/día. Al cabo de 23 días comienzan a mejorar las hemorragias espontáneas, los dolores óseos y musculares, así como las encías; las equimosis grandes se resuelven en 10-12 días.

Déficit de ácido fólico. La RDA es de 150-200 g. Los pacientes con este déficit están malnutridos. Se observan anemia megaloblástica, síntomas gastrointestinales, diarrea, queilosis y glositis, pero no alteraciones neurológicas. El tratamiento habitual es de I mg/día por vía oral, ocurriendo una rápida respuesta hematológica al cabo de 4-5 días de tratamiento. La reposición de folato puede corregir la anemia del déficit de B12 pero no modificará e incluso puede empeorar las alteraciones neurológicas. El déficit de B12 se debe excluir mediante pruebas analíticas. Para analizar el déficit de folato se deben obtener niveles de folato eritrocitario y niveles de B12. La determinación de folato sérico es menos sensible.

Déficit de vitamina A. La RDA para el retinol es de 800 g/día para las mujeres y 1000 g/día para los varones. El sintamos más temprano del déficit es la ceguera nocturna, seguido de cambios conjuntivales. Responde bien a 30 000 UI de vitamina A diarias durante una semana. La lesión corneal es una urgencia médica; el tratamiento es 20 000 IU/kg de peso corporal durante 5 días.

Déficit de vitamina D. (Véase cap. 150, «Trastornos hiper e hipocalcémicos»).

Déficit de vitamina E. La dosis diaria recomendada es de 1030mg/dia. La vitamina está ampliamente distribuida en los alimentos, por lo que un estado deficitario puro de origen dietético no se ha detectado nunca en niños y adultos, por lo demás sanos. La causa más frecuente es la malabsorción intestinal de las grasas. El tratamiento (50-100 UI/día) es más efectivo si se inicia de forma precoz.
EXCESO DE VITAMINAS. (Véase tabla 1853).

TABLA 1853. Hipervitaminosis.

Causa principal Manifestación clínica


Vitamina A y carotenos: carotinemia. Ingestión excesiva de zanahorias. Pigmentación amarilla de la piel (las escleras perma

necen blancas).

Hipervitaminosis A. Ingestión accidental por cazado Toxicidad aguda: dolor abdominal, náuseas, vómitos

res (hígado de oso polar), mo cefalea, inestabilidad, lentitud, edema de papila,

das alimenticias, tratamiento prominencia de fontanelas en lactantes, seguida de

inadecuado. descamación generalizada de la piel y recuperación

Toxicidad crónica ( 2 2S 000 U/día): dolor óseo y ar

ticular, hiperostosis, caída del cabello, sequedad y

fisuras labiales, anorexia, hipertensión intracraneal

benigna, febrícula, prurito, pérdida de peso.

Hipervitaminosis D. Ingestión excesiva, tratamiento Hipercalcemia, hiperfosfatemia, náuseas, vómitos,

inadecuado. deshidratación, prurito, hiperazoemia, calcificación

ectópica, manifestaciones del SNC.

Hipervitaminosis E. Ingestión excesiva. Se ha descrito toxicidad verdadera en pacientes bajo

tratamiento con anticoagulantes orales o en prema

turos.


Piridoxina. Ingestión excesiva. Neuropatía periférica, ataxia, acorchamiento perioral.

Niacina. Ingestión excesiva. Rubefacción facial, prurito, molestias gastrointestina

les, hiperuricemia, hiperglucemia.
TRASTORNOS DEL METABOLISMO MINERAL. (Véase tabla 185-4).

TABLA 1854. Trastornos del metabolismo de los metales en humanos.

Elemento Déficit Exceso


Fe Anemia Insuficiencia hepática, diabe

tes, atrofia testicular, artritis,

miocardiopatía, neuropatía

periférica, hiperpigmenta

ción.

Zn Retraso en el crecimiento, Ulcera gástrica, pancreatitis,



alopecia, dermatitis, día letargia, anemia fiebre, náu

rrea, disfunción inmuni seas, vómitos, distres respira

taria, retraso ponderal, tono, fibrosis pulmonar.

trastomos psicológicos,

atrofia gonadal, altera

ciones de la espermato

génesis, malformaciones

congénitas.

Cu Anemia, retraso del creci Hepatitis, cirrosis, temblor, de

miento, queratinización terioro mental, anillos de

y pigmentación deficien Kayser-Fleischer, anemia he

te del cabello, hipoter molítica, disfunción renal

mia, alteraciones dege (síndrome análogo al de

nerativas en la elastina Fanconi).

aórtica, deterioro men

tal, alteraciones esquelé

ticas similares al escor

buto.


Mn Trastorno hemorrágico Síndrome análogo a la encefa

(aumento del tiempo de litis, síndrome parkinsoni

protrombina). fomme, psicosis, neumoco

niosis.


Co Anemia (déficit de B12). Miocardiopatía, bocio.

Mo ¿Cáncer de esófago? ¿Hiperuricemia?

Cr ¿Intolerancia a la glucosa? Insuficiencia renal, derrnatitis

(profesional), cáncer de pul

món.

Se Miocardiopatía, ICC, de Alopecia, uñas anormales, la



generación de músculo bilidad emocional, lasitud,

estriado. olor a ajos del aliento.

Ni ? Dermatitis (profesional), carci

nomas pulmonares y nasa

les, necrosis hepática, infla

mación pulmonar.

Si ¿Alteración del desarrollo Inflamación pulmonar, granu

óseo temprano? lomas, fibrosis.

F ¿Alteración de la estructu Punteado del esmalte dentario,

ra ósea y dentaria? náuseas, dolor abdominal,

vómito, diarrea, tetania, co

lapso cardiovascular.

De Falchuk, K. H.: HPIM12, p. 444.

Para más detalles, véase Mason, J. B., y Rosenberg, I. H.: ProteinEnergy Malnutrition, capitulo 71 p. 406; Falchuck, K. H.: Disturbances in Trace Element Metabolism capitulo 77 p. 443, y Wilson, J. D.: Vitamin Deficiency and Excess, capitulo 76, p. 434, en HPIM12.


186 ANOREXIA NERVIOSA Y BULIMIA

La anorexia nerviosa y la bulimia son trastornos de la alimentación que se dan predominantemente en mujeres jóvenes, las cuales desarrollan un miedo intenso a convertirse en obesas. En la anorexia nerviosa este miedo se traduce en una restricción radical del aporte energético, llegando a un estado de emaciación. En la bulimia, los episodios recurrentes de ingesta voraz se siguen de vómitos autoinducidos y ahuso de laxantes. La diferencia entre las dos entidades no siempre está clara (tabla 1861).


TABLA 1861. Trastornos de la alimentación.

Anorexia nerviosa Bulimia

Sexo predominante. Hembra. Hembra.

Método de control de Restricción de la inges Vómito.

peso. tión.

Episodios de voraci Infrecuentes. Frecuentes.

dad.

Peso al diagnóstico. Muy disminuido. Casi normal.



Ejercicio ritualizado. Generalmente. Infrecuente.

Amenorrea. = 100% = 50%

Conducta antisocial. Infrecuente. Frecuente.

Cambios cardiovascu Habituales. Infrecuentes.

Iares (bradicardia, hi

potensión).

Cambios cutáneos Habituales. Infrecuentes.

(hirsutismo, seque

dad, carotinemia).

Hipotermia. Habitual. Infrecuente.

Edema. +/ - +/ -

Complicaciones médi Hipopotasemia, amt Hipopotasemia, arrit

cas. mias cardíacas. mias cardíacas, aspi

ración de contenido

gástrico, ruptura gás

trica o esofágica.

NOT~: Estas manifestaciones son características de la anorexia nerviosa pura y de la bulimia pura. Los síndromes se pueden superponer, y la anorexia puede evolucionar a bulimia (la transformación de la bulimia a anorexia es infrecuente).

De Foster, D. W.: HPIM 12, p. 418.


ANOREXIA NERVIOSA (tabla 1862). La mayor parte de los investigadores abogan a favor de una causa psiquiátrica para la anorexia nerviosa, a pesar de que en muchos de los casos se presenta una disfunción hipotalámica (alteración de la regulación de las gonadotropinas, diabetes insípida parcial, termorregulación anormal). La comunicación interpersonal entre los miembros de la familia tiende a ser inadecuada, existiendo un foco patológico en la misma respecto a la comida y la conducta alimentaria. La anorexia nerviosa se presenta habitualmente antes o inmediatamente después de la pubertad A pesar de la emaciación, los pacientes niegan tener apetito así como estar delgados o sentirse cansados. Es frecuente la amenorrea, que puede preceder a la anorexia. La grasa corporal a menudo es indetectable, a pesar de lo cual las mamas suelen estar preservadas. El aumento de tamaño de las glándulas parótidas y el edema se suelen acompañar de anemia, leucopenia, hipopotasemia e hipoalbuminemia. La hormona luteinizante basal (LH) y la hormona estimulante del folículo (FSH) están bajas, lo que explica la amenorrea. Las menstruaciones generalmente se normalizan con la ganancia de peso.
TABLA 1862. Criterios diagnósticos de anorexia nerviosa.

1 Comienzo antes de los 25 años

2. Anorexia con perdida de al menos el 25 % del peso original.

3. Actitud distorsionada con respecto al comer, los alimentos o el peso que supera al hambre, las advertencias, los intentos de tranquilizar al paciente y las amenazas.

4. Ausencia de enfermedad médica conocida que pudiera ser responsable de la pérdida de peso.

5. Ausencia de trastorno psiquiátrico.

6. Por lo menos dos de las manifestaciones siguientes:

a. Amenorrea.

b. Lanugo.

c. Bradicardia (pulso en reposo persistentemente de 60 latidos por minuto o más lento).

d Periodos de hiperactividad.

e. Episodios de bulimia.

f Vómitos (que pueden ser autoprovocados).
Foster, D. W.: HPIM12, p. 420. Según Feighner et. al., Arch. Gen. Psychiatn, 26:59, 1972.
BULIMIA. En la bulimia se asocian episodios de ingestión de grandes cantidades de comida de una manera incontrolada, con una conciencia de que los hábitos alimentarios son anormales, un temor a no poder interrumpir la toma de alimento voluntariamente y sentimientos depresivos tras el acto. Los episodios bulímicos se siguen de vómitos, con o sin ingestión de laxantes. Es característico que guarden secreto acerca de la secuencia ingesta/vómito. La pérdida de peso no es tan intensa como en la anorexia; la mitad de las pacientes continúan menstruando. Pueden ocurrir hipopotasemia y alcalosis metabólica.
EVOLUCIÓN. El curso de la anorexia y de la bulimia es variable. La mortalidad es aproximadamente del S6 %, siendo las principales causas la desnutrición y el suicidio. Signos que empeoran el pronóstico son el comienzo después de los 20 años, la larga duración de la enfermedad, vómitos persistentes, pérdida extrema de peso y depresión significativa.
TRATAMIENTO. No existe un tratamiento específico. El tratamiento de sostén combina psicoterapia, orientación familiar y hospitalización para el aporte nutricional si existen una desnutrición grave o hipopotasemia, hipotensión o hiperazoemia prerrenal. Se pueden utilizar los antidepresivos con cierto éxito. El tratamiento se plantea a largo plazo, está salpicado de fracasos, y requiere perseverancia por parte del sujeto, la familia y el médico.
Para más detalles, véase Foster, D. W.: Anorexia Nervosa and Bulimia, capítulo 73, en HPIM12, p. 147.

187 OBESIDAD

La obesidad implica un aumento > / = 20 % del peso ideal; una quinta parte de los varones y un tercio de las mujeres son obesos. Una obesidad ligera no supone un riesgo significativo, pero los varones que pesan un 150-300% de su peso ideal tienen unas cifras de mortalidad 12 veces superiores a las de los varones no obesos.

El exceso de peso puede estimarse comparando con tablas estándar para la altura y el peso (véase tabla 1842) o calculando el índice de masa corporal (peso corporal en kg/altura en metros). Una estimación más precisa de la adiposidad puede obtenerse midiendo los pliegues cutáneos con lipocalibradores (véase tabla 1841).

La mayoría de las obesidades son por comer en exceso. Están también implicados factores genéticos, ambientales y sociales, pero en último término la regulación de la ingestión depende de la interacción entre los centros del apetito y de la saciedad en el hipotálamo, modulados por los estímulos desde la corteza. Cuando la energía ingerida excede el gasto, el exceso calórico es almacenado en el tejido adiposo; si el balance positivo de energía es prolongado, se produce la obesidad.

La obesidad secundaria puede deberse a diversos trastornos. El hipotiroidismo puede producir obesidad secundaria a la menor necesidad de energía. La enfermedad de Cushing causa obesidad de tronco de cara y depósitos grasos cervicales y supraclaviculares. El insulinoma da lugar a obesidad debido al aumento de ingestión calórica secundario a las hipoglucemias recurrentes. Los síndromes de Prader-Willis y Laurence-Moon-Biedl son trastornos raros, que se piensa son de origen hipotalámico, y que se presentan con obesidad e hipogonadismo.

La obesidad causa morbilidad y mortalidad principalmente por las complicaciones cardiovasculares y la muerte súbita. Pueden producirse intolerancia a la glucosa e hiperlipemia de ayuno. La obesidad mórbida también produce tensiones mecánicas y físicas que predisponen o agravan la osteoartritis, trombosis venosas y embolias, colelitiasis, hipertensión, hipoventilación e hipoxemia.



La restricción de energía es la piedra angular de la reducción de peso. La hiperinsulinemia, la resistencia a la insulina, la diabetes, la hipertensión y la hiperlipemia mejoran tras la perdida de peso. Estimando las necesidades calóricas diarias [aproximadamente 138 kJ/kg (33 kcal/kg)], se puede calcular el déficit diario necesario para alcanzar una pérdida dada de peso, que debería fijarse en 0,SI kg por semana. Las dietas bajas en calorías deberían ser equilibradas en proteínas, carbohidratos y grasas, así como proporcionar minerales y vitaminas. Los pacientes deben ser cuidadosamente controlados mientras estén sometidos a regímenes de pérdida de peso (tabla 1871). Los fármacos son ineficaces para promover la pérdida de peso y presentan efectos secundarios graves, por lo que no tienen lugar en el tratamiento.
TABLA 1871. Complicaciones del tratamiento de la obesidad.

Tratamiento Complicación


DIETÉTICO

Ayuno total. Anemia hiperuricemia, gota, cetosis, de

pleción de potasio, arritmias cardiacas,

muerte súbita.

Deplección de carbohidratos. Excreción excesiva de agua, acidosis, ceto

sis, desmineralización ósea, arritmias car

díacas, hipopotasemia, hiperlipidemia.

Dieta rica en proteínas. Hipopotasemia, arritmias cardíacas.


MEDICAMENTOSO

Diuréticos. Hipopotasemia, deplección de volumen,

alcalosis metabólica.

Laxantes. Hipopotasemia, acidosis metabólica.

Anorexígenos. Arritmias cardíacas, ansiedad.

Hormonas tiroideas. Arritmias cardíacas, ansiedad.


QUIRÚRGICO

«Bypass» yeyunoilear. Diarrea, alteración electrolítica, cirrosis

hepática, litiasis urinaria, artritis, colelitia

sis.


Gastroplastia. Obstrucción del vaciamiento gástrico.
El tratamiento quirúrgico debería reservarse para los pacientes que han fracasado con los regímenes de adelgazamiento estándar y se mantienen en un peso por encima del 50-100 % del peso ideal. La cirugía derivativa de intestino delgado es eficaz en la reducción de peso en estos pacientes, pero son frecuentes las complicaciones. La gastroplastia construye un pequeño remanente gástrico superior unido a una bolsa gástrica mayor mediante un canal de 1.0-1.5 cm de diámetro y que así retrasa el vaciado gástrico. La pérdida de peso con este procedimiento no tiene consecuencias metabólicas graves.

Un problema importante en el tratamiento es el mantenimiento de la pérdida una vez conseguida. A veces son útiles las técnicas de modificación de la conducta.


Para más detalles, véase OlefsKy, J. M.: Obesity, capítulo 72, en HPIM í 2, p. 4 1 1 .

188 TRATAMIENTO DIETÉTICO

La prescripción de dieta es esencial en todos los pacientes hospitalizados (tabla 1881), siendo suficiente para la mayor parte una dieta hospitalaria normal de 8400-9200 kJ (2000-2200 kcal) en tres tomas en una proporción 1/5, 2/5 y 2/5.

El gasto energético medio es de 1.37 x gasto energético basal -312. Para el paciente medio, la ingestión recomendada debería ser equivalente al gasto calórico. Para mantener un balance energético positivo cuando aumenta el gasto de energía (quemaduras, infecciones, traumatismos, cirugía, hipertiroidismo), el aporte energético debería ser de 1.52 x este valor.

En adultos sanos, la ingestión proteica recomendada es de 0.8 (g/kg peso corporal)/día. La proporción óptima de kJ (kcal) por gramo de ingestión proteica es de 625:1 (150:1), pudiendo ser apropiadas proporciones intermedias en situaciones de necesidades modificadas de crecimiento o reparación.

La necesidad de restricciones especiales y/o adiciones a la dieta dependen del diagnóstico (tabla 1881). La administración puede ser ingestión oral alimentación por sonda o parenteral. Para la ingestión oral la consistencia puede ser líquida puré, blanda o normal; en la alimentación por sonda y en las fórmulas parenterales, se deben especificar la concentración y la osmolalidad.
TABLA 1881. Principios de prescripción dietética.

Evaluar las necesidades energéticas y proteicas.

Fijar la vía de administración:

Vía oral, alimentación por sonda, nutrición parenteral.

Seleccionar la textura y/o la concentración.

Especificar la frecuencia y/o ritmo de alimentación.

Reseñar restricciones especiales:

Na, Ca, K, líquidos, irritantes gástricos, fibra, residuos, grasa, carbohidratos, proteína, purina, drosina, galactosa, sucrosa, oxalato, lactato.

Reseñar adiciones especiales:

Fibra, triglicéridos de cadena media, vitaminas, suplementos nutricionales preparados.


ALIMENTACIÓN POR SONDA. Cuando la ingestión oral es inadecuada o el tubo digestivo es incapaz de absorber los nutrientes suficientes puede estar indicada la alimentación enteral (tabla 1882). Estas situaciones incluyen la anorexia trastornos neurológicos como la disfagia o los accidentes cerebrovasculares, y las neoplasias. Las vías enterales son las sondas nasogástricas y nasoduodenales, las sondas de yeyunostomía, y de gastrostomía colocadas mediante endoscopia percutánea. Los tubos de Silastic o de poliuretano de calibre fino se asocian a tasas bajas de nasofaringitis, rinitis, otitis media y formación de estenosis.
TABLA 1882. Ejemplos de fórmulas de alimentación enteral.

Volumen Electrólitos

Ejemplo Osmolalidad Kcal*/mL por 100 Composición, g/1000 kcal* mg/1000 kcal*

mosmol/kg og. RDA # mL/día Proteína Carbohidrato Grasa Na K

aminoácidos

ELEMENTALES

Vivonex HN 810 1 3000 46 210 1 529 1173

Vital 460 1 1500 42 188 11 383 1167

Travasorb HN 560 1 2000 45 175 13 920 1170


POLIMÉRICAS

Sustacal 625 1 1080 60 138 23 920 2060

Osmolite HN 300 1 1400 44 131 47

Ensure 450 1.1 1900 35 135 35 708 1179

Isocal 300 1.1 1900 32 125 42 500 1250

Ensure Plus 600 1.5 1920 37 133 35 704 1267

Two Cal HN 750 2 960 40 200 90 -- --
MODULARES

Polycose  850 2 NA 0 250 0 290 100

Casec  NA 3.7 NA 230 0 5 408 0

MCT oil1  NA 7.7 NA 0 0 120 0 0


* Para calcular kJ multiplicar kcal por 4.1 186.

# RDA = Recommendcd dietary allowance (Porción dietética recomendada diaria).

 No contiene vitaminas

Fórmulas elementales. Compuestas de di o tripéptidos y/o aminoácidos, oligosacáridos de glucosa, y aceites vegetales o triglicéridos de cadena media. Los residuos son mínimos, requiriéndose una escasa digestión. Estas fórmulas pueden ser útiles en pacientes con síndrome de intestino corto, obstrucción parcial de intestino delgado insuficiencia pancreática, enfermedad inflamatoria intestinal, enteritis por radiación o fístula intestinal.

Fórmulas poliméricas. Contienen nutrientes complejos y pueden utilizarse en la mayor parte de los pacientes con un tubo digestivo funcionante.

Para comenzar la alimentación en emboladas, se dan 50-100 mL de líquido isotónico o ligeramente hipotónico cada tres horas. Estas se pueden aumentar en incrementos de 50 mL, si son bien tolerados, hasta que se alcance el objetivo diario. El residuo gástrico no debería exceder los 100 mL dos horas después de la alimentación. Si esto ocurre, se debe suspender la siguiente toma y reevaluar el residuo al cabo de una hora.

La infusión gástrica continua se comienza con una dieta a mitad de concentración a un ritmo de 25-50 mL/h. A medida que se va tolerando, se avanza hacia una dieta de concentración normal y hacia el objetivo calórico. La cabecera de la cama debe permanecer ligeramente elevada.

Entre las complicaciones de la alimentación por sonda caben citar:

1. Diarrea

2. Distensión/retención gástrica

3. Broncoaspiración

4. Desequilibrios hidroelectrolíticos

Hiponatremia

Hiperosmolaridad

5. Sobrecarga de volumen

6. Resistencia a la warfarina

7. Sinusitis

8. Esofagitis


MÓDULOS NUTRICIONALES PARA PROTEÍNAS, CARBOHIDRATOS Y GRASAS. Se pueden combinar para crear fórmulas y así satisfacer necesidades especiales, por ejemplo, fórmulas hipercalóricas, bajas en proteínas, bajas en sodio para un cirrótico caquéctico con ascitis y encefalopatía.

NUTRICIÓN PARENTERAL. Cuando los pacientes no pueden comer o se deterioran bajo alimentación oral, se necesita una alimentación parcial o total por vía parenteral. Entre las indicaciones para una nutrición parenteral total (NPT) se encuentran los pacientes malnutridos que no toleran la alimentación oral; reposo intestinal en pacientes con enteritis regional, pacientes bien nutridos que requieren 10-14 días de abstinencia de ingestión oral; coma prolongado cuando la alimentación por sonda no es posible; soporte nutricional en pacientes con hipercatabolismo por sepsis, quemaduras o traumatismos; pacientes en tratamiento con quimioterapia que contraindica la alimentación oral; y uso profiláctico en pacientes desnutridos que van a ser intervenidos quirúrgicamente.

La NPT debería proporcionar 140-170kJ (3240kcal) por kg de peso y un aporte basal de agua de 0.3 mL/kJ (1.2 mL/ kcal) por día. A esto debe añadirse un volumen equivalente a las perdidas por diarrea, por estomas, aspiración nasogástrica y drenaje por fístulas (tabla 1883). En pacientes oligúricos, se debería garantizar una ingestión basal de 750-1000 mL, más un volumen igual a la orina y el resto de las pérdidas. En los pacientes edematosos, la ingestión de Na debe limitarse a 20-40 mmoL/día.


TABLA 1883. Protocolos diarios representativos para NPT.

Componentes Grasa libre 50 % 85 %

lípidos lípidos

Aminoácidos, g 60 60 75

Glucosa, g 750 375 187

Lípidos, g 0 100 150

Electrólitos, mezcla mL 60 60 60

Mezcla de oligoelementos. mL 5 5 5

Vitaminas, mL 10 10 10

Na+, mg 125 125 132

K+, mg 81 80 87

Total kcal 2550 2375 2286

Volumen total, mL 3075 2775 3075
~ Para calcular kJ, multiplicar las kcal por 4186.

Se puede alcanzar un balance nitrogenado positivo mediante infusión de 0.5-1.0 g de aminoácidos por kg de peso corporal/día, junto con energía no proteica. El efecto ahorrador de proteínas de los carbohidratos y la grasa es máximo aproximadamente con 230-250 kJ (5560 kcal) por kg del peso corporal ideal/día. Los carbohidratos y los lípidos pueden darse en infusión junto a aminoácidos para proporcionar calorías no proteicas suficientes usando una conexión en Y. Una mezcla en la que los lípidos proporcionan la mitad de la energía se parece a la dieta normal, no causa ni hiperinsulinemia ni hiperglucemia, y elimina la necesidad de insulina exógena.



Las complicaciones de la inserción del catéter incluyen neumotórax, tromboflebitis, embolia del catéter e hiperglucemia (por infusión de glucosa hipertónica). Tras un soporte nutricional se puede presentar una candidiasis diseminada. La hipopotasemia, hipomagnesemia e hipofosfatemia pueden producir desorientación, convulsiones y coma. Con un suplemento inadecuado de acetato sódico a veces ocurre acidosis hiperclorémica. Puede producirse hipoglucemia como consecuencia de una interrupción brusca de la NPT, y es secundaria a un exceso relativo de insulina. La velocidad de infusión debe reducirse lentamente a lo largo de 12 horas, o bien debe administrarse durante varias horas una infusión de dextrosa al 10 %.
Para más detalles, véase Dwyer, J. T., y Roy, J.: Diet Therapy, capitulo 74, p. 420, y Howard, L. J.: Parenteral and Enteral Nutrition Therapy, capitulo 75, p. 427, en HPIM12.


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos