Se ha tramitado en contra de la imputada roxana marisol m. D. V



Descargar 48.26 Kb.
Fecha de conversión30.11.2018
Tamaño48.26 Kb.
Vistas72
Descargas0

246-2016

TRIBUNAL PRIMERO DE SENTENCIA: Santa Ana, a las quince horas diez minutos del trece de enero de dos mil diecisiete.

El presente proceso penal clasificado bajo el número 246-2016 se ha tramitado en contra de la imputada ROXANA MARISOL M. D. V. mencionada también como ROXANA MARISOL M. M., pero para efectos de esta sentencia será relacionada con el primero de ellos, quien es de treinta y nueve años de edad, casada, ama de casa, bachiller, salvadoreña porque nació en esta ciudad el treinta de septiembre de mil novecientos sesenta y siete, residente en la casa número diecinueve, polígono treinta de la colonia [...] de esta jurisdicción, hija de [...] y [...], con Documento Único de Identidad número [...]; por el delito de MALTRATO INFANTIL, previsto y sancionado en el Art. 204 del Código Penal; cometido en perjuicio de UNA MENOR DE EDAD; de quien en virtud de lo regulado en el Art. 106 N° 10) lit. d) CPP., en relación con los Arts. 46 Inc. 2° y 47 literal d de la LEPINA, se omite revelar su identidad; empero, durante el proceso ha sido representada por el Licenciado José Benjamín Flores, en su carácter de Procurador de Familia.

De conformidad a lo dispuesto en el Art. 53 Inc. final y 366 CPP., la vista pública fue presidida por el Suscrito Juez Mario Ernesto Ramírez Torres; figurando como representantes del Fiscal General de la República las licenciadas Elba Luz Lemus Flores y Silvia Margarita Ramírez Martínez y, en calidad de Defensora Particular de la acusada, la de igual título Ana Silvia Menjívar de Sánchez.

La representación fiscal acusó a la imputada por medio del escrito correspondiente, en el que constan enunciados los hechos que han sido objeto del juicio; y, que en lo medular dice: ““(…) el (...) cinco de diciembre del (…) dos mil catorce, se apersona a la Oficina Fiscal de esta ciudad, la señora M. C. C. D. L., quien manifiesta ser la abuela paterna de la menor víctima, denunciando los hechos siguientes: Que la madre de la niña ROXANA MARISOL M. M., la maltrata moral y psicológicamente, pues obliga a la menor víctima a que le tome fotografías sugerentes,(…): su madre, mostrando las piernas o en ropa interior. La obliga a enviárselas a personas del sexo masculino y (…) a responder conversaciones que se originan por dicho medio. En cierta ocasión ha dejado solas a sus hijas debiendo la mayor de ellas, cocinar para ella y su hermana. El (…) cinco de abril del año dos mil catorce a eso de las ocho de la mañana cuando residían en la Urbanización [...] de esta ciudad, la madre ROXANA MARISOL M. M. “mando” a la tienda a la mayor de sus hijas y cuando regresaba (…) la menor víctima fue atropellada, resultando de dicho accidente con Lesiones en diversas partes del cuerpo. La menor victima en su entrevista ha manifestado que estuvo “viendo” con su abuela paterna, desde diciembre del año dos mil tres, pero su madre la llega a sacar con unos policías a la fuerza, manifiesta la víctima que su madre le dice muchas malas palabras y les pega, a ella y a su hermana (…) de seis años de edad, y que su mamá le dice que le tome fotografías con el celular, para que ella, la menor víctima, la envía a diferentes hombres y a veces ella contesta los mensajes de los hombres que su madre, tiene como contactos de Facebook. (...) Los hechos antes narrados se adecuan en consideración de la suscrita fiscal a “los” “ilícitos” (…) de MALTRATO INFANTIL artículo 204 del Código Penal; (Sic.) (...)”“.

En atención a la anterior acusación fiscal, el Juez Primero de Instrucción ordenó la apertura a juicio en contra de la procesada por el delito de mérito; por lo que, inicialmente se señaló el día cinco de los corrientes mes y año para la celebración de la Audiencia Pública, sin embargo, al haber solicitado la representación fiscal que la menor víctima declarara bajo el mecanismo de Cámara Gesell, la misma fue reprogramada para las ocho horas con treinta minutos del once de los presentes mes y año, la cual inició a la hora y fecha indicadas, audiencia en la cual las partes esgrimieron sus respectivos alegatos; precisándose aclarar que durante los procedimientos se han observado las prescripciones y términos de ley.

CONSIDERANDO: I.- La acusada haciendo uso de uno de los derechos que la ley le confiere en el Art. 381 CPP., decidió abstenerse de dar su versión sobre los hechos y, no habiéndose suscitado incidentes que se hayan diferido para resolver en esta sentencia, el Suscrito juzgador ha resuelto todos los puntos sometidos a conocimiento contemplados en el inciso segundo del art. 394 CPP; por lo que habiéndose ejercitado legalmente la acción penal y siendo el Suscrito el Juez el competente para conocer en el caso “sub examine”, se inmedió y valoró en estricta aplicación a las reglas de la sana crítica, la prueba admitida a las partes que a continuación se detalla: PRUEBA ADMITIDA A LA PRESENTACIÓN FISCAL. a) Prueba testimonial: Consistente en la declaración dela menor víctima, la fue cual obtenida en las instalaciones de la Cámara Gesell de esta ciudad durante la celebración de la Vista Pública y la declaración de la señora M. C. C. D. L.; b) Prueba pericial, Compuesta por el informe de la evaluación psicológica hecha a la víctima, por la Licenciada Ledvia Ondina Solís Lemus. PRUEBA ADMITIDA A LA ACUSADA, a) Prueba testimonial, consistente en la declaración de la señora F. M. D. P., y, b) Prueba documental, compuesta por la copia simple de la resolución extendida por el Juzgado Especializado de la Niñez y la Adolescencia de esta ciudad y por la certificación de partida de nacimiento de la menor víctima.

Es de dejar constancia que la representación fiscal de común acuerdo con la defensa técnica y con el aval del Suscrito, prescindió de la Licenciada Ledvia Ondina Solís Lemus, ello al haber tenido por estipulado el resultado de la evaluación psicológica realizado a la víctima.



CONSIDERANDO: II.- Al realizar un análisis ponderado y objetivo al acervo de probanzas mencionadas, ajustado a las reglas de la sana crítica; el infrascrito juzgador estima que en cumplimiento a los Arts. 174, 175 y 177 CPP, los medios de prueba mencionados fueron ofertados por ambas partes, admitidos por el Juez Instructor correspondiente e ingresados a los debates de la manera prevista por la ley ya sea a través de su interrogatorio y lectura dentro de la vista pública; asimismo, se debe manifestar, que si bien es cierto que la menor que declaró tiene la calidad de víctima en los hechos que ahora se juzgan, tal circunstancia no lo elimina “a priori”, ni la hace exenta de la responsabilidad de declarar ni le inhibe para poder comparecer en calidad de testigo, mucho más si tomamos en cuenta que no existe prohibición alguna que obstruya la declaración testimonial de las personas que hayan sido sujetos pasivos de un hecho punible o que tengan algún lazo familiar con éstos, este último de los puntos en lo concerniente a lo depuesto por la señora M. C. C. D. L. quien es la abuela de la menor. Teniendo en cuenta lo anterior, es necesario hacer ver que como producto de la inmediación de cada una de las deponentes en especial de la menor, de quien se obtuvo su declaración en las instalaciones de la Cámara Gesell de esta ciudad el mismo día del Juicio Oral y en ningún momento ni ella ni la procesada, durante su declaración, tuvieron contacto visual una de la otra; el Infrascrito observó la serenidad y coherencia mantenida en las afirmaciones realizadas por las deponentes contestando de manera directa y sin vacilaciones a los cuestionamientos de sus interrogadores, manteniendo la ilación de sus ideas, la determinación exacta en sus relatos de las situaciones que se les preguntó, siendo sometidas al interrogatorio que ordena el art. 209 y 388 CPP., y en sus intervenciones se les dio cumplimiento a los principios de contradicción e inmediatez; en este punto cabe hacer ver que se le dio cumplimiento a lo regulado en el Art. 211 del mismo cuerpo legal.

Además de todo lo indicado, cabe señalar que en lo concerniente a lo dicho por la señora M. C. C. D. L. gran parte de su testimonio relaciona cuestiones que son de orden referencial, porque a pesar que fue ésta persona quien interpuso la respectiva denuncia, los hechos son cuestiones que no le constan sino que se las manifestó su nieta; y, por ende, de segunda clase o indirecta; esta persona en la audiencia en la mayor parte de su declaración se dedicó a reproducir lo que le fue comunicado según lo dijo por su nieta; al respecto, se sabe que la doctrina clasifica a este tipo de prueba como insuficiente e ineficaz para el establecimiento certero de hechos probados o elementos de prueba eficaces; de igual manera, se estima que esta clase de probanzas son violatorias del principio de defensa y se conculca los principios de contradicción y de inmediación; sin embargo, nuestra legislación excepcionalmente en el art. 220 y sgtes. CPP., ya contempla a esta clase de testigos para que sean evaluados como prueba testimonial, empero, no debe entenderse que ésta admisión, inmediación y valoración será del todo permitida, pues aparte de que tiene que ser necesaria y confiable se debe de cumplir con ciertos requisitos para que surta esos efectos, pero en este caso se denota que tales requisitos no han sido cubiertos, mucho más si tomamos en cuenta que fue la misma víctima la que declaró que los hechos no habían sucedido de la manera que los denunciaron, por ello, no habiendo sido admitida como testigo de referencia, su dicho en lo que se refiere a cómo sucedieron los hechos no será tomado en cuenta para fundamentar el fallo de esta sentencia, pues sobre tal punto prevalece el dicho de la menor víctima en juicio.

Por otra parte, en lo concerniente a la prueba de carácter documental y pericial, como ya se dijo esta cumple con los requisitos formales y legales en cuanto a su redacción y ninguno de los documentos que lo componen fue rebatido de falso; sin embargo, la resolución pronunciada a las diez horas del uno de septiembre del año dos mil dieciséis por el Juzgado Especializado de la Niñez y la Adolescencia es un documento que resulta puramente inútil para efectos probatorios, ya que en tal resolución únicamente se deja constancia de la autorización de la expedición de pasaporte para la menor que ahora tiene la calidad de víctima y la autorización para que la misma salga del país de manera temporal junto a su madre, lo que para efectos de obtener elementos que nos ayuden a encontrar la verdad de lo sucedido y la manera de como intervino la acusada, no nos aportan lo más mínimo y por ello es que resulta irrelevante, siendo como consecuencia excluida del análisis para la fundamentación del fallo de la presente sentencia.

Por tanto, al proceder a la evaluación individual de cada uno de los medios que se inmediaron dentro del Juicio Oral y que no fueron descartados para el resto de esta sentencia, se obtiene la siguiente fundamentación probatoria descriptiva:

- En el informe del examen psicológico realizado en la menor víctima en lo fundamental se lee, que fue llevado a cabo por la licenciada Ledvia Ondina Solís Lemus en su calidad de Psicólogo Forense del Instituto de Medicina Legal de esta ciudad, el cinco de diciembre de dos mil catorce; que la evaluada fue la menor víctima, cuya edad era de once años; que después del examen pericial, la aludida profesional concluyó que la peritada presentaba una historia de realizar conversaciones y tomar fotografías a figura materna, esto para enviarla a sujetos por vía de la red social facebook; que a esa fecha en esfera Psico emocional la menor no presentaba alteraciones de índole trauma psíquico; que no había base clínica para proponer el tratamiento psicológico, y que el relato vertido por la víctima correspondía a una vivencia real.

- En lo pertinente de la certificación de partida de nacimiento de la víctima se lee: Que la menor ésta nació en esta ciudad a las seis horas con cincuenta y ocho minutos del veinte de abril del año dos mil tres, que es hija de [...] y de Roxana Marisol M. M.

- La señora M. C. C. D. L. al momento de declarar expresó: Que se encuentra presente en este Tribunal por una denuncia que puso el cinco de diciembre del dos mil catorce en la Fiscalía de Santa Ana contra Roxana Marisol M. M., que esa denuncia la puso por maltrato contra su nieta, que quien la maltrataba era la mamá Roxana Marisol M. M., que al momento de la denuncia su nieta tenía once años, que a su nieta la maltrata porque la obliga a hacer cosas que no quería hacer, la ponía a tomarle fotos a ella, o sea a la mamá, fotos en ropa interior, enseñando las piernas, que esas fotografías se las tomaba con un celular, luego esas fotografías las subía al facebook para mandárselas a personas del sexo masculino, además de esas fotografías le decía malas palabras y a veces la golpeaba, además su nieta le comentaba que la mamá la ponía a mandarle las fotos a las personas del sexo masculino y la niña le comentaba además que la mamá recibía los mensajes y la niña los contestaba, que cuando dice que su nieta recibía malas palabras y golpes de la señora estos eran de manera constante cuando ella la tenía, que dentro de lo su nieta le comenta ella siente que la descuidaba, porque incluso la mandaba a la tienda seguido, a raíz de mandarla a la niña tuvo un accidente el cinco de abril del dos mil catorce, a la niña la atropelló un vehículo eso sucedió a las ocho de la mañana, de ese accidente le partió el riñón en cuatro partes y el hígado también en cuatro partes, cuando sucedieron esos hechos residían en la Urbanización [...] de Santa Ana, que su nieta ha vivido con ella desde que tenía tres años, hasta cuando la niña ya tenía once años, que se la entregó el treinta y uno de diciembre de dos mil trece, que ya no vive con su nieta porque ella llegó con la policía a quitársela a la fuerza, cuando dice ella se refiera a la mamá de su nieta de nombre Roxana Marisol M. M., que tiene conocimiento de todos estos hechos porque la niña le comentaba, que respecto a estos hechos se siente mal porque la niña sinceramente ella la crio.

A preguntas de la defensa añadió: que ella es la abuela de la niña, la abuela paterna, que ha ayudado mucho a la manutención de la menor, que el padre de la menor está en Estados Unidos y que desde el veinte de abril el padre de la menor no le ha ayudado económicamente a la menor porque no han podido tener contacto con la madre y la niña, que cuando pasó el accidente quien estuvo pendiente de cuidar a la niña en el hospital fue la madre porque no se lo permitió a ella, que le entregó la niña a la mamá porque el CONNA se lo ordenó y la madre también.

- La señora F. M. D. P. al declarar manifestó: que se encuentra presente supuestamente por el maltrato de la niña, que ese supuesto maltrato lo efectuó la niña Roxana, la niña Roxana es la mamá de la niña, que ella conoce a la niña Roxana desde que comenzó a trabajar con ella cuidando a las niñas, que la niña mantuvo relación con la abuela y esa relación era buena, porque la llegaba a traer y se la llevaba, que la niña solo ha convivido con la mamá, pero iba a la casa de la abuela cuando la llegaban a traer, que sabe que la niña en algún momento quería irse con la abuela porque le compraban ropas caras que tal vez la mamá no le podía comprar, que ella ha manifestado que cuidaba a las niñas y que las cuidaba porque la mamá de ellas trabajaba, que hoy ya no trabaja con la niña Roxana porque ella las cuida y que ahora la niña Roxana las cuida y quien le ayuda para el desarrollo de sus hijas es el esposo de la niña Roxana.

A preguntas de la representación Fiscal agregó: Que es amiga y vecina de la niña Roxana, que la conoce de muchos años, y que desea ayudarla, que la relación con la abuela paterna era buena.



- La menor al momento de rendir su declaración mediante el mecanismo de Cámara Gesell declaró: que tiene trece años, que estudia en el Colegio Cristiano Emmanuel, que su madre es cristiana y asiste al Tabernáculo Bíblico, que el nombre de su madre es Roxana Marisol M. M. y tiene treinta y nueve años, que siempre ha vivido con su mamá, y también con su hermana, que dentro de su casa no hay abuelita, solo su madre y hermana, que su hermana se llama Mónica Arely y tiene ocho años de edad, que la dirección donde ha vivido siempre junto a su mamá y su hermanita es la Colonia [...], polígono [...] casa número [...] ubicado en calle antigua a San Salvador, es una Colonia, que ella no trabaja solo estudia y que su mamá no le ha pedido nada, que su mamá y ella en sus tiempos libres miraban tele juntas y cosas así de madre e hija y con su hermanita también jugaban, que su madre es ama de casa y que no recuerda que alguna vez su mamá haya tenido alguna relación en particular, que su mamá no tiene juegos electrónicos en su casa como nintendos, que ella no tiene teléfono solo su mamá, que su mamá no le ha tomados fotos a ella, a veces cuando estaban juntas se tomaban fotos las dos pero así normalmente, que nunca le tomó alguna foto donde ella estuviera de alguna forma muy particular ya que siempre fueron fotos de la cara, de allí fotos particulares no, que nunca le pidió otra cosa, que esas fotografías siempre fueron tomadas con teléfono eran fotos de su cara y no se las enviaron a nadie, que su papá está en los Ángeles y nunca lo ha conocido, solo a la persona que está con su mamá ahorita que la declarante lo trata como papá porque ha sido una gran persona con ellas y le tiene un gran cariño, es el esposo de su mamá, que él es de acá pero la mayor parte la vive en Nueva York, Estados Unidos, que está en este lugar porque su abuelita fue a poner una demanda en el dos mil catorce, donde su abuelita y la declarante dijeron cosas en contra de su mamá, su abuelita dijo que su mamá la maltrataba, que hacía que la declarante le tomara fotos a ella –su mamá- desnuda y que se las mandara a los hombres, eso era lo que su abuelita quería que dijera, pero la verdad es que ella se dejaba comprar cosas y ella la convencía con juguetes y ropa, como en ese momento su mamá no tenía los recursos para comprarle cosas tan caras, materiales como ropas, juguetes, además le habían comprado un Iphone, manifiesta la menor que ella tenía teléfono cuando estaba más pequeña, pero que no era con ese con el que tomaba fotos, el teléfono de su mamá era de su mamá y el Iphone era de ella, pero cuando estaba más pequeña y ese teléfono se le arruinó pero lo conserva todavía, que su abuelita siempre ha querido que la dicente viva con ella, y la verdad que ella siempre la ha ido a visitar los fines de semana, como una relación entre abuela y nieta nada más, que siempre ha querido vivir con su mamá, pero se dejaba guiar por las cosas materiales que le ofrecía porque ella estaba pequeña y pensaba en tener ropa, juguetes y cosas caras que su mamá no le podía dar, que con su abuela siempre ha sido una relación muy buena, cuando iba donde su abuela la cuidaba, a veces la llevaba a balnearios, la sacaba a comer y cosas así, que la dicente llegaba a visitarla los fines de semana y los otros tiempos los pasaba con su mamá, que su mamá no estuvo mal de los nervios en ningún tiempo, que su mamá a ella siempre la ha tratado bien y la ha cuidado y como su papá siempre ha estado en los Ángeles nunca lo ha conocido y su madre ha sido como una madre y un padre para ella, siempre ha trabajado y siempre ha estado con ella, en cuanto a castigo su mamá la castiga, la corrige, la aconseja, cosas así, cuando la castiga no puede ver tele, no le da dinero para que compre, porque a veces compra dulces, churritos y cosas así y eso se lo prohíbe cuando está castigada, que esos castigos duran unas dos semanas, pero nunca le ha pegado, que su mamá nunca la dejó sola porque ella siempre pagaba una persona que las cuidara a las dos cuando ella trabaja, que quien las cuidaba era la señora F., ella era como vecina que cuando su mamá trabaja las cuidaba siempre, ha estado con ellas desde que estaba pequeña, que a ella nunca la dejaron solita, siempre la cuidaban, que algunas veces ella iba a comprar, que mientras la enviaban a comprar no había nadie con su mamá, siempre solo ellas, que cuando la enviaban a comprar a la tienda sucedió lo del accidente que tuvo, que era sábado y como ellas iban a ir ese día a un balneario y la declarante tenía un pantalón roto, como descocido, entonces su mamá le dijo que fuera a comprar una aguja y ella le dijo que estaba bien porque se quería poner ese pantalón, entonces en eso que fue a la tienda y siempre hay camiones que llegan a las tiendas, unos camiones grandes, entonces ella se iba a pasar y como estaba el ruido de ese camión entonces ni siquiera escuchó el ruido de ese auto, entonces solo se pasó y la atropellaron, eso fue el cinco de abril de dos mil catorce, para esa fecha ella iba a cumplir once años, porque su cumpleaños es el veinte de abril y eso pasó el cinco de abril, que a veces iba su mamá a la tienda y a veces iba ella, que como ese día su mamá le iba arreglar el pantalón por eso le dijo que ella iba ir a comprar la aguja, que cuando su mamá escuchó el golpe inmediatamente salió y en el mismo carro que la atropellaron la llevaron al hospital de Santa Ana inmediatamente, pero como no había especialidad para ella la trasladaron al hospital Bloom de San Salvador, que fue dañada su cabeza porque llevaba el cráneo descubierto, también se le hicieron pedazos el hígado y el riñón, y parte de la piel como por el golpe y que la arrastró el carro como que le llevó toda la pierna, que pasó ingresada un mes y luego fue a su casa porque le dio de alta el doctor, que le dieron rehabilitación y siempre iba a San Salvador por curaciones, porque le daban medicinas y todo ese tipo de cosas, que si ha habido secuelas posteriores a ese accidente, le dan dolores, pero los tiene controlados porque la llevaran al doctor y le dan pastillas para que no le dé el dolor y pastillas por si le da el dolor, que la ve un doctor en el Centro Médico, pero no recuerda su nombre, que quien la lleva allí es su mamá, que además de vivir con su mamá nunca ha vivido con nadie más, con su abuela siempre han sido visitas, que su abuela paterna se llama M. C. y ella fue quien puso la denuncia, que su abuela paterna nunca ha vivido en la casa de su mamá, y tampoco llega a visitarlas sino que la declarante la iba a visitarla, que no sabe lo que vio su abuela para que fuera a denunciar a su mamá, que ella no le contó nada a su abuela, que su abuela quería que la dicente viviera con ella y por eso le decía que dijera ciertas cosas para acusar a su mamá y como ella estaba pequeña solo le preguntaba a su abuela si iban a meter presa a su mamá y su abuela le respondía que no, que solo se iba ir a vivir con ella, las cosas que su abuela le decía que dijera eran que ella le tomaba fotografías a su mamá para que se las mandara a personas, hombres y también que ella la golpeaba, la maltrataba y cosas así para que las creyeran, para poder tenerla su abuela y le decía que así le iba a comprar todas las cosas que quisiera, y le compraba cosas pero solo las podía usar donde su abuela, entonces tenía que ganarla la abuela para poder usar esas cosas, que tiene casi tres años de no ir donde su abuela, de no visitarla, que esa denuncia fue en el dos mil catorce, que todavía iba donde su abuela pero cree que fue de las últimas veces que la visitó, que no recuerda la fecha de esa denuncia, pero fueron a denunciar que su mamá le pegaba, que hacía que le tomara fotos a ella, pero que eso es mentira, que se arrepiente de todo lo que hizo porque tal vez por cosas tontas que hizo en el pasado, pueden afectar a su madre ahora en el proceso, que esas cosas no son verdad que las dijo porque ella quería todas esas cosas, cosas que su mamá no le podía dar y por eso se dejó llevar por todo eso, que quizás fue un poco interesada, que en el año dos mil catorce cuando sucede eso su mamá estaba trabajando en una fábrica que queda cerca de una funeraria arriba del hospital, por allí trabajaba ella haciendo ropa, zapatos y todo eso, que ella se quedaba con la niña Fran, así le dicen a la niña F., que cuando estuvo ingresada en el hospital su abuela llegó a visitarla solo una vez, solo le llegó a preguntar como estaba, como seguía de salud, solo un ratito llegó y después se fue.

CONSIDERANDO: III.- Con base en la certeza de la prueba del resultado de la evaluación psicológica practicadas a la víctima y la certificación de la partida de nacimiento de la misma, así como con las declaraciones de las testigos F. M. D. P. y la menor víctima, el Infrascrito Juzgador con tales medios solamente puede tener por acreditados los siguientes hechos:

- Que la menor víctima nació en esta ciudad a las seis horas con cincuenta y ocho minutos del veinte de abril del año dos mil tres, que es hija de [...] y de Roxana Marisol M. M., que para el año dos mil catorce tenía once años y que a esta fecha tiene trece años de edad; que ésta ha residido desde pequeña junto a su mamá.

- Que cuando la menor víctima fue evaluada psicológicamente por una Perito en Psicología ésta concluyó que la peritada presentaba una historia de realizar conversaciones y tomar fotografías a figura materna, para enviárselas a sujetos por vía de la red social facebook; que a esa fecha la esfera Psicoemocional la menor no presentaba alteraciones de índole trauma psíquico; que no había base clínica para proponer el tratamiento psicológico, y que el relato vertido por la víctima correspondía a una vivencia real.

– Que la señora F. M. D. P., era la persona encargada de cuidar a la menor víctima y a la hermana de ésta cuando la señora Roxana Marisol M. D. V. salía a trabajar y que dicha menor ha vivido siempre junto a su madre, pero realizaba visitas constantes a su abuela paterna, quien le compraba ropa y juguetes y objetos costosos que su madre no le podía comprar.



- Que, por interés a esas ropas, juguetes y objetos costosos, la menor manifestó que su madre la maltrataba, le decía malas palabras y la obligaba a que le tomara fotografías en ropa interior y que se las mandara a través del Facebook a personas del sexo masculino, y a la vez contestara los mensajes de estos, hechos que fueron denunciados por la abuela de la menor víctima, sin embargo, dentro del juicio por el dicho de la menor se estableció que tales hechos no eran verdaderos.

Tomando en cuenta los únicos hechos que se han logrado acreditar es necesario traer a colación que el tipo penal de Maltrato Infantil, regulado en el art. 204 del Código Penal, requiere que producto de ese maltrato exista un evidente perjuicio físico, moral o psicológico en la víctima. Al respecto, es de aclarar que si bien es cierto, que la representación fiscal argumentó la existencia de este delito, basándose en la denuncia interpuesta en sede Fiscal por parte de la abuela de la menor y de lo dicho inicialmente por la misma víctima; cierto es también, que sobre este maltrato no existen elementos de juicio suficientes; y, además, no hay evidencia indicativa de que tal maltrato haya dejado un “evidente perjuicio físico, moral o psicológico”; como lo exige la referida disposición legal, pues a pesar que la menor al momento de la evaluación psicológica relató una historia diferente a la obtenida durante su declaración en juicio y de la cual la psicóloga en su informe concluyó que el relato vertido por la víctima durante su evaluación correspondía a una vivencia real, tal circunstancia podría darle una credibilidad parcial a los hechos atribuidos a la acusada, sin embargo este único indicio, por sí solo no acredita ese elemento objetivo del tipo penal; precisamente en este punto, es necesario añadir que ese dictamen psicológico debió demostrar la existencia de ese “evidente perjuicio físico, moral o psicológico” y a su vez estar respaldado por otros elementos probatorios que condujeran a demostrar, no solo la autoría de la procesada respecto del mal trato dirigido a la menor, sino también, que haya sido precisamente esa la intención de la procesada, es decir, de causarle un evidente perjuicio psicológico, por cuanto el delito es de carácter doloso. Además, cabe destacar que la Fiscalía fundamentó su acusación principalmente en la declaración de la menor víctima, pero en este caso fue ésta misma quien en su declaración negó haber recibido malos tratos por parte de su madre o que ésta la haya obligado a tomarle fotografías de la manera como fue acusada, manifestando además que había mentido respecto a esos hechos y que estaba arrepentida; dejando así a la representación Fiscal sin argumentos para fundamentar su acusación; pues, como ya se mencionó tal declaración constituía la base de la acusación fiscal y aunque la señora M. C. C. D. L. dio una versión de los hechos coherente con tal acusación, dicha declaración resultó insuficiente e ineficaz por los motivos antes expuestos, pues además de ser referencial, no fue admitida como testigo de referencia, y mucho más si tomamos en cuenta que no se contó con prueba periférica que respaldara tal versión; por el contrario, lo manifestado por la testigo de descargo señora F. M. D. P., quien entre otras cosas dijo que ella cuidaba a la menor, que la misma solo ha convivido con la mamá, y que en algún momento la víctima quería irse con la abuela porque le compraban ropas caras que tal vez la mamá no le podía comprar, tales aseveraciones si fueron reforzadas con el dicho de la víctima.

En vista de lo anterior, y tomando en cuenta el arrepentimiento manifestado por parte de la víctima, únicamente nos quedamos con los indicios que se extraen del dictamen psicológico, de que probablemente existió un mal trato, pero ello no nos lleva a una conclusión unívoca de que se haya cometido el acto ilícito. Estas deficiencias señaladas son las que producen en el infrascrito Juez la incertidumbre o, más bien, la falta de certeza en cuanto a la existencia en el tiempo y el espacio de la conducta prohibida en el tipo penal que se le ha venido acusando; y, por supuesto sobre su calidad de “sujeto activo” de este delito, pues estos elementos objetivos imprescindibles en todo tipo penal, no han logrado ser comprobados por la representante fiscal en el presente caso.



CONSIDERANDO: IV.- Con base en la incertidumbre que proporciona la prueba incorporada a la Vista Pública, se puede afirmar que los hechos que en esta sentencia se tienen por acreditados, no mantienen relación unívoca con la hipótesis fáctica acusatoria; por lo que no es posible subsumir estos hechos dentro de los elementos que semánticamente se exigen dentro de la descripción objetiva de la acción prohibida por el legislador bajo el epígrafe de MALTRATO INFANTIL; ya que al realizar un ejercicio mental y tratar de subsumir los hechos comprobados en la audiencia en el tipo penal referido, resulta que el producto de este ejercicio intelectual es negativo puesto que nos da la obtención de un comportamiento atípico –tal y como se ha demostrado anteriormente- y no es adaptable a lo que nuestro legislador conceptúa como el presupuesto de una sanción; imponiéndose resolver este caso a favor de la implicada, dictando una sentencia absolutoria por el hecho que se le ha acusado.

En vista de que la representación fiscal aunque hizo alusión a la responsabilidad civil en su escrito de acusación, no lo realizó de manera correcta y dentro de la audiencia no hizo petición concreta, y por el sentido absolutorio de la sentencia en lo que respecta a la responsabilidad penal; consecuentemente ha de absolverse a la procesada de la acción civil; y, no hay condenación especial en costas porque éstas se sufragaron por parte del Estado en lo concerniente a la acusación al estar representada por el Ministerio Público; mientras, que los gastos que se originaron en cuanto a la defensa técnica dela acusada corrieron por su propia cuenta.



POR TANTO: Sobre la base de las razones expuestas, disposiciones legales citadas y de conformidad a lo que ordenan los arts. 12 Cn.; 395 a 397 y 399 CPP CP; este Tribunal, a nombre de la República de El Salvador, FALLA: ABSUÉLVESE de la acusación fiscal, de la responsabilidad civil y de las costas procesales a la imputada ROXANA MARISOL M. D. V. mencionada también como ROXANA MARISOL M. M., quien es de los datos generales de identificación expresados en el preámbulo de la presente, por el delito de MALTRATO INFANTIL, previsto y sancionado en el Art. 204 del Código Penal; cometido en perjuicio de UNA MENOR DE EDAD., de quien en virtud de lo regulado en el Art. 106 N° 10) lit. d) CPP., en relación con los Arts. 46 Inc. 2° y 47 literal d de la LEPINA, se omite revelar su identidad; en consecuencia, al estar gozando de libertad por este delito continúe en la misma. Mediante entrega material, notifíquese esta sentencia.
Catálogo: DocumentosBoveda -> DOC
DOC -> 75-p-137 CÁmara de la cuarta sección del centro
DOC -> Vistos en apelación de la sentencia definitiva condenatoria
DOC -> ConmutacióN de la pena de siete años de prisión, impuesta a mdl
DOC -> Cámara segunda de lo penal de la primera sección del centro; San Salvador
DOC -> Ts-204-2016. Tribunal de sentencia, san francisco gotera, departamento de morazan
DOC -> Ac tribunal segundo de sentencia de san salvador
DOC -> Tribunal segundo de sentencia: San Salvador, a las catorce horas del día cuatro de marzo de dos mil dieciséis
DOC -> Hurto agravado continuado tipificado y sancionado en el Articulo 07, 208 N° en relación con el 42 y 72 del Código Penal, en perjuicio patrimonial de la Universidad Modular Abierta –uma, represtada legalmente por el Licenciado M. A. C. M
DOC -> Agresión Sexual en Menor e Incapaz Continuada
DOC -> Violacion en menor e incapaz en la modalidad continuada


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos