Santo tomas de aquino


Sobre las personas divinas



Descargar 21.74 Mb.
Página2/197
Fecha de conversión26.03.2018
Tamaño21.74 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   197

Sobre las personas divinas

Definición de persona

Persona, ¿es o no es lo mismo que hipóstasis, subsistencia y esen- cia?

El nombre persona, ¿se puede o no se puede dar a lo divino? .... El nombre persona, ¿significa o no significa relación?




Sobre la pluralidad de las personas divinas

¿Hay o no hay varias personas en Dios?

En Dios, ¿hay o no hay más de tres personas?

Los términos numerales, ¿ponen o no ponen algo en Dios? ...... El nombre persona, ¿puede o no puede ser común a las tres perso- nas?




Sobre lo referente a la unidad y pluralidad en Dios

¿Hay o no hay trinidad en Dios?

¿Es o no es el Hijo otro que el Padre?

El exclusivo solo, ¿hay o no hay que añadirlo en Dios al término esencial?

¿Puede o no puede añadirse lo exclusivo al término personal? ....


Sobre el conocimiento de las personas divinas

La trinidad de personas divinas, ¿puede o no puede ser conocida por razón natural?

¿Hay o no hay que poner nociones en Dios?

¿Son o no son cinco las nociones?

¿Se puede o no opinar de forma distinta sobre las nociones? ....


Sobre la persona del Padre

Al Padre, ¿le corresponde o no le corresponde ser principio? .... Padre, ¿es o no es propiamente el nombre de la persona divina? . . Padre, ¿se dice o no se dice de Dios antes de nada en sentido per- sonal?

Ser ingénito, ¿es o no es propio del Padre?


Sobre la persona del Hijo

En Dios, la Palabra, ¿es o no es nombre personal?

Palabra, ¿es o no es el nombre propio del Hijo?

El nombre de la Palabra, ¿implica o no implica relación con la criatura?




Sobre la Imagen

En Dios, el nombre Imagen, ¿tiene o no tiene sentido personal? . . Imagen, ¿es o no es nombre propio del Hijo?




Sobre la persona del Espíritu Santo

«Espíritu Santo», ¿es o no es el nombre propio de alguna persona divina?

El Espíritu Santo, ¿procede o no procede del Hijo?

El Espíritu Santo, ¿procede o no procede del Padre por el Hijo? . .

El Padre y el Hijo, ¿son o no son el único principio del Espíritu Santo?


313 314 316

317

318 320 320

323 325 327 330 330 331 333


334 335 335 336


338 339 340


341 344 345 347 347 348 349


350 351 353 354 356


358 359 359 360 361


361 363 365


367



Indice general


Págs.

CUESTIÓN


37:

Art. 1: Art. 2:


CUESTIÓN


38:

Art. 1: Art. 2:

CUESTIÓN


39:

Art. 1: Art. 2: Art. 3:

Art. 4:

Art. 5:

Art. 6: Art. 7: Art. 8:


CUESTIÓN


40:

Art. 1: Art. 2: Art. 3:

Art. 4:

CUESTIÓN 41 :

Art. 1: Art. 2: Art. 3: Art. 4: Art. 5: Art. 6:


CUESTIÓN


42:

Art. 1: Art. 2:

Art. 3: Art. 4: Art. 5: Art. 6:


CUESTIÓN


43:

Art. 1:

Art. 2: Art. 3:


Art. 4: Art. 5:


Art. 6:



Sobre el Espíritu Santo llamado Amor

Amor, ¿es o no es el nombre propio del Espíritu Santo?

El Padre y el Hijo, ¿se aman o no se aman por el Espíritu Santo? .


Sobre el Espíritu Santo llamado Don

Don, ¿es o no es nombre personal?

Don, ¿es o no es nombre propio del Espíritu Santo?


Sobre la relación Personas-Esencia

En Dios, ¿esencia y persona son o no son lo mismo?

¿Hay o no hay que decir que las tres personas son de una esencia? .

Los nombres esenciales, ¿hay que atribuirlos a las tres personas en singular o en plural?

Los nombre esenciales concretos, ¿pueden o no pueden sustituir al

de persona?

Los nombres esenciales abstractos, ¿pueden o no pueden sustituir al de persona?

Persona, ¿puede o no puede aplicarse a los nombres esenciales? . .

Los nombres esenciales, ¿son o no son atribuibles a las personas? . Los Santos Doctores, ¿han o no han atribuido correctamente los atributos esenciales a las personas?


Sobre la relación personas-propiedades

Relación, ¿es o no es lo mismo que persona?

Las personas, ¿se distinguen o no se distinguen por las relaciones? . Abstraídas mentalmente las relaciones de las personas, ¿permane- cen o no permanecen las hipóstasis?

Los actos nocionales, ¿son o no son previos a las propiedades? ....




Sobre la relación personas-actos nocionales

Los actos nocionales, ¿son o no son atribuibles a las personas? .... Los actos nocionales, ¿son o no son voluntarios?

Los actos nocionales, ¿provienen o no provienen de algo?

En Dios, ¿hay o no hay potencia con respecto al acto nocional? . . La potencia para engendrar, ¿indica relación y no esencia?

El acto nocional, ¿puede o no puede terminar en muchas personas? .


Sobre la relación de las personas divinas entre sí. Igualdad y semejanza


En las personas divinas, ¿hay o no hay igualdad?

La persona que procede, ¿es o no es coeterna con su principio, como el Hijo con el Padre?

En las personas divinas, ¿hay o no hay orden de naturaleza?

El Hijo, ¿es o no es igual al Padre en cuanto a la grandeza?

El Hijo, ¿está o no está en el Padre? ¿Y el Padre en el Hijo?

El Hijo, ¿es o no es igual al Padre en cuanto al poder?




Sobre la relación de las personas divinas entre sí. La misión


¿Le corresponde o no le corresponde a alguna persona divina ser enviada?

La misión, ¿es eterna o solamente temporal?

La misión invisible de la persona divina, ¿se hace o no se hace sólo por el don de la gracia santificante?

Al Padre, ¿le corresponde o no le corresponde ser enviado?




.... Al Hijo, ¿le corresponde o no le corresponde ser enviado invisible- mente?

La misión invisible, ¿se hace o no se hace a todos los que partici- pan de la gracia?




369 370 372 374 374 375

376 377 378


379

381

383 385 386


388 391 392 393


394 396 397 397 398 400 402 403 404


405 406

408 409 410 411 412

413

414 415

416 418

418

420



Indice general

XVII



Págs.

Indice general


CUESTIÓN

44:

Art. 1: Art. 2: Art. 3: Art. 4:

CUESTIÓN


45:

Art. 1: Art. 2: Art. 3: Art. 4:

Art. 5: Art. 6: Art. 7:


Art. 8:

CUESTIÓN

46:

Art. 1: Art. 2: Art. 3:

CUESTIÓN


47:

Art. 1:

Art. 2: Art. 3:


CUESTIÓN


48:

Art. 1: Art. 2: Art. 3: Art. 4: Art. 5: Art. 6:

CUESTIÓN


49:

Art. 1: Art. 2: Art. 3:


Sobre las criaturas en cuanto procedentes de Dios y sobre la primera causa de todos los seres


¿Es o no es necesario que todo ser haya sido creado por Dios?

. .



La materia prima, ¿es o no es creada por Dios?

La causa ejemplar, ¿es o no es algo además de Dios? Dios, ¿es o no es la causa final de todo?




Sobre [el modo] cómo proceden las cosas del primer princi-


pio


Crear, ¿es o no es hacer algo de la nada?

Dios, ¿puede o no puede crear algo?

La creación, ¿es o no es algo en la criatura?

Ser creado, ¿es o no es propio de los seres compuestos y subsisten- tes?

Crear, ¿es o no es propio sólo de Dios?

Crear, ¿es o no es algo propio de alguna persona divina?

¿Es o no es necesario encontrar en las criaturas algún vestigio tri- nitario?

La creación, ¿está o no está mezclada con las obras de naturaleza y voluntad?




Sobre el principio de duración de las cosas creadas La totalidad de criaturas, ¿existió o no existió siempre? El inicio del mundo, ¿es o no es artículo de fe?


La creación de las cosas, ¿fue o no fue al principio del tiempo? Sobre la di versificación de las cosas en general


La multitud y diversificación de las cosas, ¿proviene o no proviene de Dios?

La desigualdad de las cosas, ¿se debe o no se debe a Dios? ¿Hay o no hay un solo mundo?




Sobre la diversificación de las cosas en especial El mal, ¿es o no es alguna naturaleza determinada? El mal, ¿se encuentra o no se encuentra en las cosas? El mal, ¿está o no está en el bien como en su sujeto?


El mal, ¿corrompe o no corrompe totalmente al bien?

El mal, ¿está o no está suficientemente dividido entre pena y culpa? . .




¿Qué tiene más razón de mal: la pena o la culpa? Sobre la causa del mal


El bien, ¿puede o no puede ser causa del mal? El sumo bien, Dios, ¿es o no es causa del mal? ¿Hay o no hay un sumo mal causa de todo mal?


440 441 443 444 445

446 447 448 450


451 452 454


456

457 458 459 462 465 466

467 468 470 471 472 474 475 477 478 479 481 481 483 484




TRATADO DE LOS ANGELES

Introducción a las cuestiones 50 a 64, por ARMANDO BANDERA GONZÁLEZ, O.P.


489

CUESTIÓN


50:

Art. 1:


Sobre la sustancia de los ángeles

El ángel, ¿es o no es completamente incorpóreo?




499 499


TRATADO DE LA CREACIÓN O PRODUCCIÓN DE TODOS LOS SERES POR DIOS


Introducción a las cuestiones 44 a 49, por JOSÉ M.ª ARTOLA BARRENECHEA, O.P.

.... 425

Art. 7:

Art. 8:



Al Espíritu Santo, ¿le corresponde o no le corresponde ser envia- do visiblemente?

¿Ninguna persona divina es o no es enviada más que por aquella de la que procede eternamente?




421

423



Págs.

XVIII




renovación teológica que, alentada desde el Concilio Vaticano II y re- clamada por las nuevas situaciones de la sociedad moderna, intenta


abrirse paso en nuestros días, no podrá ofrecer frutos maduros si prescinde de toda la tradición teológica y si no se alimenta de la misma savia de la verdad divina en la que los pensadores antiguos libaron su pensamiento. Olvidar o des- cuidar el acervo doctrinal del pasado es un riesgo sin compensación en cualquier rama del saber, pero sobre todo en la ciencia teológica, donde no hay otro cam-


po de investigación que la única revelación continuamente remojada y la única doctrina salvadora fermentando en las variadas situaciones de los hombres.


Posiblemente así se explica el que las épocas más creadoras en la teología hayan coincidido con épocas de profundas investigaciones en las fuentes teológi- cas. Así sucedió con la teología renacentista de la Escuela de Salamanca en el siglo XVI, promovida por la renovación de los maestros clásicos del siglo XIII; así sucedió con la teología de la Ilustración en los países europeos, que vino tras la reedición de los grandes textos de la antigüedad cristiana; así sucedió con el renacimiento neoescolástico de la época de León XIII, quien, para promover la tradición tomista, empegó impulsando la edición crítica de las obras de Sto. Tomás y así, finalmente, sucedió en el Concilio Vaticano, que es un fruto maduro de la restauración de los estudios bíblicos y patrísticas.


Si la teología quiere hoy abrirse nuevos caminos y enfrentarse con proble- mas no solventados, ha de hacerlo desde la rampa del pensamiento de los gran- des teólogos y pensadores de tiempos pasados. Al menos, es así como la Iglesia


proyecta la teología de las nuevas generaciones, pues el mismo Concilio Vatica- no II amonesta a los estudiantes «a aprender e ilustrar los misterios de la sal- vación y a penetrarlos profundamente mediante la especulación, conducidos por el magisterio de Sto. Tomás» (Decreto Optatam totius 16). Y el reciente Código del Derecho Canónico reitera que los estudiantes de teología deben aden- trarse en el estudio de la verdad revelada «teniendo especialmente como maestro a Sto. Tomás» (c.252 § 3).


Entre las innumerables riquezas del pasado teológico sobresale la Suma de Teología de Sto. Tomás. Es la obra cumbre del genio de Sto. Tomás por su originalidad y sistematización de todas sus ideas, pero es también lo más


granado del saber teológico de la Universidad de París en los años de su mayor ebullición intelectual y de la presencia indiscutida de la teología al frente de to- dos los saberes.


Son, por consiguiente, dignos de alabanza cuantos trabajan por difundir y hacer llegar a los estudiosos estas joyas del pasado. Y la presente traducción,


P R E S E N T A C I Ó N


LA

XXXII



Presentación


con la abundancia de introducciones y notas que la acompañan, además de otros instrumentos preciosos de trabajo, está llamada a contribuir y suscitar una re- novación de los estudios teológicos, sobre todo pensando en los muchos centros de estudio que en España e Hispanoamérica están surgiendo con esta finalidad.


Me congratulo por las presentes líneas con quienes han trabajado por di- fundir en nuestros días una obra tan significativa de la historia de la teología.


La obra de divulgación de las riquezas del pasado es también una obra intelec- tual de colaboración al moderno pensamiento teológico. Y ésta, que hoy me es


grato presentar, es fruto de una fraternal cooperación de profesores de los cen-

tros eclesiásticos de estudios de filosofía y teología que la Orden Dominicana tiene en España: S. Esteban de Salamanca, S. Vicente Ferrer de Torrente,

S. Pedro Mártir de Alcobendas, Instituto Superior de Filosofía de Vallado-

lid y Estudio General de Sevilla. Creo que es legítimo ver en ello una compro- bación del interés que suscita en filósofos y teólogos el pensamiento de Santo Tomás.


Y es obligado también el reconocimiento a la BIBLIOTECA DE AUTORES CRISTIANOS por hacer posible que esta voluminosa obra teológica llegue al


gran público español e hispanoamericano, añadiendo así un mérito más a los anteriormente contraídos en el empeño de difundir los clásicos del pensamiento cristiano. La misma BAC publicó hace años la primera edición bilingüe de la Suma de Teología y también ha reeditado varias veces el texto latino de

la edición leonina de la Summa Theologiae, además de la edición de la

Suma contra los Gentiles. Por esta labor, todos los lectores y amantes de



Sto. Tomás le somos deudores de una sincera gratitud.


28 de enero de 1988.

DAMIÁN BYRNE, O.P.


Maestro General de la Orden de Predicadores.

P R O L O G O

A


L agotarse, hace algún tiempo, los volúmenes de la edición de la Suma Teológica bilingüe de la Biblioteca de Autores Cristianos, se nos pidió


que preparáramos una nueva edición, corregida y mejorada, de aquella obra que tantas necesidades colmó en su tiempo.


Pero pronto nos percatamos de que, si bien era deseable tener el texto español de la Suma de Teología de Sto. Tomás, no lo era tanto ofrecerlo junto con aquellos densos y amplísimos comentarios de que iban acompaña- dos los 16 volúmenes de que constaba la edición precedente. Aquellos co- mentarios habían perdido gran parte de su actualidad e incluso pretendían convertir la obra en un manual de estudio de la teología para uso de Semi- narios y Centros de Estudios Teológicos. Hoy esos objetivos están descarta- dos, y quien se los propusiera debería completar y actualizar mucho la recia tradición tomista que en ellos se explayaba.


El objetivo de esta edición es distinto y más modesto. Queremos ofrecer

al estudioso de la teología y al deseoso de conocer el pensamiento cristiano una de las obras cumbres de ese pensamiento. Y ofrecérselo en un texto ase- quible, ayudándole a sacar todo el provecho posible y con garantía de tener en sus manos todo y sólo el pensamiento de su autor y no el de una escuela

o el que se oficializó en la enseñanza eclesiástica. Para ello era conveniente ayudar al lector, poniendo en sus manos cuantos recursos han aportado la crítica y la bibliografía para esclarecer el texto original, que, por lo demás, queda muy alejado de las coordenadas de nuestra cultura y de las ideas hoy

en boga.



Por eso, lo que hoy ponemos en manos de nuestros lectores es la tra- ducción del texto de Sto. Tomás, introducido y anotado por especialistas en cada uno de los temas tratados, a fin de que el lector no se desvíe de la lec- tura del gran maestro y sabio que fue Sto. Tomás, pero, al mismo tiempo, no se desconcierte ante unos problemas que estaban planteados de modo distinto a como hoy los podemos percibir y desde unas categorías y con un lenguaje al que hoy pocos tienen acceso. Ello obligó a presentar, sobre todo, el estado histórico de los problemas que se debaten en cada cuestión y las fuentes con que Sto. Tomás contaba.


Nuestro propósito, pues, es ayudar al lector moderno a entender y pe- netrar las virtualidades de una obra cimera del pensamiento teológico de to- dos los tiempos y a la que, a buen seguro, ninguna otra se le iguala en in- flujo y persistencia. En cambio, hemos prescindido de resaltar la proyección actual de este pensamiento, pues esto queda a juicio de quien, después de haber asimilado la doctrina del pensador de Aquino, lo medita a la luz del pensamiento teológico de nuestros días. Ni menos pretendemos convertir esta obra en un manual de iniciación teológica, aunque fuera ése el objetivo

que se propuso el autor para los universitarios de la Facultad de Teología



XXXIV




Prólogo


en el siglo XIII. Lo que sí retenemos es que se trata de un texto de inexcusa- ble lectura para quien desee conocer la teología católica.


Hemos de reconocer que nuestro primer objetivo, que era hacer una edición bilingüe latino-española de la Suma, se vio pronto frustrado, por ra- zones de peso. Requeriría el doble número de volúmenes y aumentaría mu- cho los costes de edición y venta, en detrimento de los posibles lectores. Además, la Editorial nos justificó su decisión porque los lectores disponen en la misma Editorial del texto latino de la Leonina, impreso con la pulcri- tud y esmero habituales, y es el mismo texto al que obedece la traducción presente. Comprenderá, pues, el lector que presentemos, en volúmenes sepa- rados, el texto latino y el español.


La obra va precedida de un amplio y sugestivo estudio sobre la índole y el método de la Suma de Teología, que no dudamos que será de provecho para el lector, antes de introducirse en esa catedral de la ciencia teológica y captar todo el sentido de las joyas que encierra. Y los principales tratados de la obra van introducidos por dominicos especialistas en las respectivas materias, todos ellos distintos de quienes habían colaborado en la edición anterior. A ellos también hemos encomendado las Notas doctrinales que, a pie de página, acompañan la lectura de la Suma y explican los términos científicos y aquellos argumentos o problemas que serían incomprensibles sin mediar esas explicaciones marginales que evitan acudir a obras de con- sulta. Además, a continuación de las introducciones, se ofrece una bibliogra-

fía selecta para quien desee mayor profundización en la doctrina de Santo Tomás.




La traducción se ha efectuado sobre el texto de la Leonina. Y se ha tra- bajado de nuevo toda la traducción, si bien, como es de suponer, se ha aprovechado cuanto de bueno podía haber en la anterior, como también ésta aprovechó la publicada a finales del siglo pasado por Hilario Abad de Aparicio. En los pasajes más conflictivos hemos consultado asimismo las traducciones francesa, italiana e inglesa. Y esperamos que el esmero y rigor de los traductores posibilitará que se logre progresivamente un textus recep- tus en la difusión de esta obra en lengua española, como sería nuestro deseo.


Esperamos que esta edición contribuya al acercamiento a los lectores de

hoy de un texto que de día en día es más inaccesible sin una traducción. Ya

en la traducción de la Suma en 1880 por el P. Hilario Abad de Aparicio se hacía constar ese progresivo distanciamiento de los estudiosos respecto al idioma original de la obra. Decía, en efecto, el P. Ramón Martínez Vigil en

su Introducción a la obra que, siendo «cada día más reducido por desgracia el número de personas que puedan leer en su propio texto la doctrina del Ángel de las Escuelas..., hase creído prestar un servicio importante a la cau- sa de la verdad traduciendo a nuestra hermosa lengua la primera de las obras del Príncipe de la Escolástica». Un siglo después resulta todavía más inabordable un texto latino medieval, ya que a nadie se le oculta la menor preparación humanística con que hoy acceden los estudiantes a la teología.




Y mayor justificación obtiene la traducción si pensamos que la Suma de Sto. Tomás es también fuente de estudio para el historiador de la filosofía, para el historiador medievalista y para quien desea adentrarse en la historia



Prólogo

XXXV



del arte, del derecho y de la política medievales, ya que en esta singular obra cristalizó lo más granado de aquella cultura.


Para que el lector tenga garantía de acceder al texto original de la obra, hemos procurado que la traducción sea de rigor, conservando lo más genui-

no del lenguaje académico medieval y las categorías del pensamiento escolás- tico. La precisión y el tecnicismo conceptual son preferibles a un lenguaje literario, si es que en algún caso hay incompatibilidad entre ambos extre- mos. Aun con riesgo de monotonía, no debe paliarse la exactitud y la cons- trucción silogística, cuando las hubiere, pues era el método escolar habitual en aquel tiempo. En cambio, la concisión y los matices variados de cada tér- mino son, a veces, muy difíciles de reflejar en el idioma español y obligan a alargar el período.




Nuestra edición no pretende ser crítica ni aporta novedad alguna en la reconstrucción del texto original. Pero hemos procurado que sea una edi- ción segura, limpia y que incorpore todas las adquisiciones de los estudiosos para ofrecer el texto genuino del Aquinatense. Se han incorporado las pe- queñas modificaciones añadidas al texto de la edición Leonina y, sobre todo,

el monumental acervo de citas explícitas e implícitas con que los modernos editores han ido enriqueciendo el texto original y ayudando a bucear en las fuentes del pensamiento de Sto. Tomás. Sin negar que hay todavía muchas cosas por clarificar a este respecto por los investigadores de la historia del pensamiento filosófico y teológico, hoy ya se han determinado muchas fuen-

tes y referencias que el lector tendrá a mano en esta edición. A este propósi-

to, agradecemos vivamente a los editores de la edición Piaña de la Suma (Ottawa) y a los de Ediciones Paulinas el haber accedido a que usáramos gran parte del aparato crítico y fuentes que ellos habían incorporado con tanto acierto y competencia.




En la obra sólo se traducirá el texto original de la Suma. El llamado Su- plemento no será traducido, pues es sabido que no procede de la pluma de Sto. Tomás, sino de alguno de sus discípulos, y en él se refleja más la buena voluntad del discípulo, admirador y dolorido por no ver terminada una obra tan genial, que la competencia del continuador. No obstante, como las cuestiones que le quedaban por redactar a Sto. Tomás al morir ya habían sido tratadas en otras obras suyas, a ellas remitiremos al lector en el último volumen. En él también tendrá el lector los índices de toda la obra y otros complementos para su mayor provecho.


El texto original se ha respetado con sumo cuidado. Sólo se encuentran añadidos los títulos de los artículos, que, como es sabido, no son de Santo Tomás, pero que ya incorporó toda la tradición manuscrita, y también los lugares paralelos como los editaron la edición Leonina y las posteriores, así como también los versículos de las citas bíblicas, que hoy facilitan las con- sultas, pero que en aquel tiempo no existían y se citaban sólo los capítulos.


Fiesta de Sto. Tomás, 1988.

ANTONIO OSUNA


Regente de Estudios de la Provincia dominicana de España.




SIGLAS Y ABREVIATURAS

AAS AHD

Ang.

Aquin. Arch.Fr.Praed.


ASS

Aug.

BAC

BK

Bull.Thom.


CB


CC

CCCM

CCSG Cienc. Tom.

CPG

CPL

CSEL

DB

DBS

DlDOT

Div.Thom.


DTC

DTh(P)

DZ


IT

MANSI

MG


= Acta Apostolicae Sedis (Romae 1909ss).

= Archives d'Histoire doctrinale et littéraire du Moyen-âge




(París 1926ss).

= Angelicum (Í924ss).

= Aquinas (1958ss).

= Archivum Fratrum Praedicatorum (1931ss).

= Acta Sanctae Sedis (Romae 1865-1908).

= Augustinianum (1901ss).

= Biblioteca de Autores Cristianos. Serie Normal (La Edito-


rial Católica, S. A., Madrid).

= I. BEKKER, Aristoteles graece, 2 v. (Berlín 1831).

= Bulletin Thomiste (1924ss). A partir del t. XIII: Rassegna


di Letteratura Tomistica.

= Die griechischen christlichen Schriftsteller der ersten drei Jahrhun-




derte (Leipzig 1897ss) (Corpus Berolinense).

= Corpus Christianorum seu nova Patrum collectio. Series latina


(Turnhout-Paris 1953ss).

= Corpus Christianorum. Continuatio Mediaevalis (Turnhout




1966ss).

=




Corpus Christianorum. Series graeca (Turnhout 1976ss).

= Ciencia Tomista (1910ss).

= Clavis Patrum Graecorum, v.I-IV. Ed. M. GEERARD (Turn-


hout 1974ss).

= Clavis Patrum Latinorum. Ed. E. DEKKERS (Steenbrugge




21961).

= Corpus Scriptorum ecclesiasticorum latinorum (Wien 1866ss)




(Corpus Vindobonense).

= Dictionnaire de la Bible. Ed. F. VIGOROUX (París 1895-1912),


5 v.

= Dictionnaire de la Bible. Supplément, ed. L. PIROT ROBERT (Pa- rís 1928ss).


= FIRMIN-DIDOT, Aristoteles. Opera omnia graece et latine (París 1848-1878), 5 v.




= Divus Thomas (1914-1954). Luego: Freiburger Zeitschrift für Theologie und Philosophie (Fribourg).


= Dictionnaire de Théologie Catholique. Ed. VACANT-MANGENOT- AMANN (París 1903ss), t.I-XVI. Table analytique. Tables gé- nérales.


= Divus Thomas (Piacenza 1880ss).

= DENZINGER-SCHÖNMETZER, Enchiridion symbolorum, definitionum




et declarationum de rebus fidei et morum (361976). Traduc. espa- ñola: El magisterio de la Iglesia (Barcelona


51967).

= Index Thomisticus. S. Thomae Aquinatis operum omnium Indices




et Concordantiae... usus digessit. ROBERTUS BUSA S. I. (Stutt- gart-Bad Cannstatt 1974-1980).


= MANSI-PETIT-MARTIN, Sacrorum Conciliorum nova et amplissima collectio (París 1899-1927). Reimpresión (Graz 1960ss), 53 t.


y 58 v.

= J. P. MIGNE, Patrologiae cursus completus. Series graeca (París


1857-1886), 166 v.

XXXVIII

MGH

ML

MLS

PO

Rev.ScPhil/Theol.


Rev.Thom. Sales.


Sap.

SC

TheThom. Vie Spir.




Siglas y abreviaturas

= Monumenta Germaniae Historica inde ab. a. C. 500 usque ad a.




1500 (Berün 1826ss).

= J. P. MIGNE, Patrologiae cursus completus. Series latina (París




1844-1864), 218 v. y 4 v. de índices.

= Patrologiae Latinae Supplementum. Ed. A. HAMMAN (París




1958ss).

= Patrologia Orientalis. Ed. R. GRAFFIN et F. NAU (París


1958ss).

= Revue des Sciences, Philosophiques et Théologiques


(1907ss).

= Revue Thomiste (1893ss).

= Salesianum (1938ss).

= Sapienza (1948ss).

= Sources chrétiennes (París 1942ss). Ed. H. de LUBAC-J. DANIÉ-


LOU.

= The Thomist (1939ss).

= Vie Spirituelle (La) (1919ss).




Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   197


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad