Sala: primera nominacion autos: moya maldonado, argentino edgard s. A. Abuso sexual gravemente ultrajante.” Fecha



Descargar 141.5 Kb.
Página1/4
Fecha de conversión26.03.2018
Tamaño141.5 Kb.
  1   2   3   4

TRIBUNAL: CAMARA EN LO CRIMINAL DE CATAMARCA

SALA: PRIMERA NOMINACION

AUTOS:"MOYA MALDONADO, ARGENTINO EDGARD S.A. ABUSO SEXUAL GRAVEMENTE ULTRAJANTE.”

FECHA: 01/07/2005.-

SUMARIO:“HABIENDO CORRELACIÓN ENTRE ACUSACIÓN Y SENTENCIA, LA QUE SUPONE QUE LA BASE FÁCTICA CONTENIDA EN EL DOCUMENTO ACUSATORIO SEA TRASLADADA SIN ALTERACIÓN DE SUS ASPECTOS ESENCIALES A LA SENTENCIA TAL COMO HA SUCEDIDO EN AUTOS, EL BROCARDO NE EST IUDEX ULTRA PETITA PARTIUM O EL PRINCIPIO DE LA REFORMATIO IN PEJUS EN NINGÚN MODO SE PRESENTAN COMO UNA GARANTÍA A LOS EFECTOS DE IMPEDIR QUE UN TRIBUNAL, DENTRO DE SU JURISDICCIÓN, IMPONGA LA PENA QUE SEGÚN LA CALIFICACIÓN LEGAL ESCOGIDA EVALÚE COMO MÁS CONVENIENTE.”

2. “NO EXISTE IMPEDIMENTO ALGUNO PARA QUE EL TRIBUNAL FIJE UNA PENA MAYOR A LA SOLICITADA POR EL FISCAL DE CÁMARA EN SU ALEGATO. LO QUE SI TIENE ASIDERO A NIVEL DEL PROCEDIMIENTO NACIONAL, CON MAYOR RAZÓN EN NUESTRO ORDENAMIENTO ADJETIVO POR LO EXPRESADO EN UN COMIENZO.”



VOCABLOS: PROFESIONAL MEDICO – PACIENTE MENOR - ABUSO SEXUAL GRAVEMENTE ULTRAJANTE – PENA SOLICITADA POR EL FISCAL – APARTAMIENTO - PENA ESCOGIDA POR EL JUEZ – FACULTAD JURIDISCCIONAL -

FALLO
Sentencia Número VEINTICUATRO del primero de Julio de dos mil cinco, causa Expte. Nro. 145/04 caratulados: "Moya Maldonado, Argentino Edgard s.a. Abuso sexual gravemente ultrajante (art. 119 2do. párrafo del C.P.) Capital Catamarca.”
SENTENCIA NUMERO VEINTICUATRO /2005.Dictada en la Ciudad de San Fernando del Valle de Catamarca, Capital de la Provincia de Catamarca, República Argentina, a un día del mes de julio del año dos mil cinco, por la Cámara en lo Criminal de Primera Nominación, integrada por el Dr. Roberto Dionisio Mazzucco Presidente, Dr. Juan Carlos Sampayo –Juez Decano y Dr. Carlos Alberto Roselló –Juez Vice Decano, Secretaría del Dr. Alejandro Dalla Lasta Baroni, en los autos Causa Expte. Nro. 145/04 caratulados: "Moya Maldonado, Argentino Edgard s.a. Abuso sexual gravemente ultrajante (art. 119 2do. párrafo del C.P.) Capital Catamarca.”, donde se encuentra imputado: Argentino Edgard Moya Maldonado, argentino, DNI N° 13.494.098, sin alias, divorciado, médico, de 45 años, nacido el veintidós de julio de mil novecientos cincuenta y nueve, en esta Ciudad capital Catamarca, domiciliado en Barrio Parque Norte, con instrucción (estudios de nivel universitario en la carrera de medicina) hijo de Gregorio Argentino Moya (v) y de Justa del Carmen Maldonado (v), Prio. C.I. Nro. 86.645.

En los actuados de referencia son partes, por el Ministerio Público Fiscal, el Sr. Fiscal de Cámara Subrogante, Dr. Rosario Eloy Tapia Vergara; por la Defensa del imputado, el Dr. Víctor Manuel Pinto, en representación del Ministerio Pupilar, la Srta. Asesora de Menores Dra. Carolina Acuña Barrionuevo y el imputado Argentino Edgard Moya Maldonado.

La Requisitoria de Elevación de la causa a Juicio de fs. 100/106 vta. le atribuye al acusado Argentino Edgard Moya Maldonado, ser responsable del siguiente hecho: “El 11 de febrero de 2004, sin poder precisar con exactitud, pero en el horario comprendido entre las 21:45 y 22:15 aproximadamente, en el consultorio médico ubicado en calle Mate de Luna N° 842 de esta ciudad capital, en circunstancias en que M.I.d.V.S. de 17 años, acompañada por Emilce Abigail Saavedra y su amigo Lucas Sánchez, concurrió a realizarse una ecografía de abdomen y a entregarle unos análisis de sangre y orina –previamente indicados por un posible problema hepático, su médico Argentino Edgard Moya Maldonado, luego de recibirle los mismos además de la orden de consulta, le dijo que debía entrar sola, mientras tanto atendió a todos los pacientes y por último a ella; momento en el cual, luego de indicarle que se acostara en la camilla, se sacara su ropa interior –bombacha y una pollera de jeans que llevaba puesta, abusó sexualmente de la misma, bajándole el cierre de esta última y extrayéndosela, levantándole también la remera y el corpiño, dejando sus pechos descubiertos y ante preguntas de la paciente sobre el estudio que debía realizarle, al responderle que se lo iba hacer otra día, ésta reaccionó queriéndose levantar, sin poder lograrlo ya que la tenía sujetada de las piernas –más precisamente pantorrillas con ambas manos, indicándole que abriera las piernas, mientras que, con un guante colocado en su mano derecha le introdujo una pastilla en su vagina, tocándole sus partes íntimas, preguntándole si se excitaba, haciendo lo mismo con sus pechos, interrogándola sobre cuestiones personales, diciéndole por último que regresara a la próxima consulta sola.” El Ministerio Fiscal en base a una serie de elementos probatorios que reseña sostiene que el acusado debe responder como autor penalmente responsable del delito de abuso sexual gravemente ultrajante en los términos del art. 119, 2do. párrafo del Código Penal).

Que las pruebas receptadas y/o incorporadas al plenario se encuentran ya relacionadas en el Acta de Debate, así como las instancias y conclusiones del Ministerio Público Fiscal y las partes conforme lo determina el art. 398 del C.P.P., piezas que serán consideradas en lo pertinente en el tratamiento de las cuestiones a dilucidar.

Las cuestiones que han sido objeto de juicio se establecen en el siguiente orden:

1)Está probado el hecho delictuoso, su autoría material y la responsabilidad penal como partícipe del acusado?.

2)¿En caso afirmativo que calificación legal le corresponde asignar?.

3)¿Cuál es la sanción que debe aplicarse y si deben imponerse las costas?.

Establecido el orden en que los integrantes del Tribunal emitirán sus votos conforme sorteo de ley efectuado de acuerdo a lo estatuido por el 210 de la Constitución Provincial y art. 397 del C.P.P.: Primer Voto: Dr. Roberto Dionisio Mazzucco; Segundo Voto: Dr. Carlos Alberto Roselló y Tercer Voto: Dr. Juan Carlos Sampayo

VOTO DEL DR. ROBERTO DIONISIO MAZZUCCO:

Primera Cuestión:

En Audiencia de Debate, el acusado Argentino Edgard Moya Maldonado se abstiene de declarar, por lo que se incorporan al Plenario sus declaraciones prestadas en sede judicial, las que corren glosadas a fs. 27/vta. (sede policial) y de fs. 54/vta. (sede judicial) en las que adopta igual postura.



Seguidamente presta declaración en Audiencia de Debate la testigo M.I.d.V.S., quién al responder a las generales de la ley manifiesta considerarse enemiga del acusado, razón por la cual por Presidencia se la advierte que deberá ser veraz e sus dichos. Expresa que un día sábado de febrero asistió con su madre a la Clínica de la Ciudad, que funciona en donde antes era el Hospital Ferroviario, fue a una consulta porque en el cuerpo le habían salido unos moretones. Ahí la atendió el Dr. Moya Maldonado. El médico la atendió pero no la reviso y le indicó unos análisis y una ecografía. Le dijo que fuese al otro consultorio que tenía en la calle Mate de Luna y que le llevara los análisis y allí le haría la ecografía. El día miércoles fue al consultorio de calle Mate de Luna, eran como las 20:30 hrs., fue con su hermanita Emilce Saavedra y un amigo llamado Lucas Sánchez. En la sala de espera había varios pacientes. Ella quiso entrar al consultorio con Emilce, y él (el médico) le dijo que no, que ella (su hermana) tenía que quedarse afuera. Le preguntó si había otros pacientes afuera, le contestó que sí, entonces le dijo que saliera afuera, así atendía primero a los otros pacientes. Cuando esos pacientes se fueron, ella quiso entrar con su hermana. Otra vez le dijo el médico que no. Y entró sola al consultorio, le entregó la orden y los análisis. El médico le dijo que se acostara en la camilla. Ella, realmente, no sabía como era una ecografía y él le dijo que se sacara la bombacha, ella se la sacó, luego le sacó la pollera y le levantó la remera y la empezó a manosear en sus partes íntimas, sus pechos, se fue hasta el armario y sacó unas pastillas y las puso en su guardapolvo. La hizo que abriese las piernas, se colocó un guante, un solo guante y empezó a meterle pastillas por la vagina y le preguntaba si se excitaba, luego la interrogó acerca de si tenía novio, si atendía siempre el teléfono. Ella le preguntaba porque le ponía las pastillas, pero él no le contestaba, ella se quería levantar, pero él la tenía de las piernas. El médico luego le dijo que volviese el día viernes al medio día y que asistiese sola, que la llevaría a otro consultorio para hacerle el mismo tratamiento. Se fue para el armario, y ella entonces se levantó, se puso su ropa y salió llorando del consultorio. Afuera estaban esperándola Emilce y Lucas, y se fue a hablar por teléfono con su madre, le dijo si ella ( su madre) podía venir, que estaba en Mate de Luna y Rivadavia. Cuando vino su madre, se fueron a la policía, a la comisaría primera, y allí el médico la revisó, le sacaron pastillas de abajo, de la vagina. La llevaron al hospital a un psicólogo, de ahí en más, empezó a ir todos los jueves a consulta con el psicólogo. Ella en esa época tenía diecisiete años, y estaba estudiando trabajo social, pero tuvo que dejar. Que el día viernes pasado la operaron de un quiste en la mama. Ella no fue madre. Al consultorio de Moya Maldonado fue para que le hiciera una ecografía, pero él le metía las manos a ella. Cuando él le metía las pastillas, ella le preguntaba para qué eran, pero él no le contestaba. Se quiso levantar, pero él le tenía las piernas, él estaba parado y ella acostada en la camilla, ella quería gritar pero no podía, la tenía de las pantorrillas y él con la mano derecha le metía las pastillas. A preguntas de la defensa técnica del acusado que hace referencia a “supuestas pastillas” responde que no eran supuestas pastillas que efectivamente eran pastillas porque en la comisaría se las sacaron de la vagina. No se disolvieron. La bombacha se la hicieron dejar. Ellos en la comisaría, tenían las muestras de lo que le sacaron de la vagina. También se quedaron con la bombacha que ella tenía puesta, porque tenía manchas amarillas de las pastillas. Ella declaró en la comisaría, después que la revisara el médico de policía. En todas sus declaraciones ella dijo que el médico de policía le sacó las pastillas, le metió una pinza y se las sacó. Moya Maldonado le puso pastillas y también tenía un polvo blanco, como talco y se lo colocaba en la vagina. Él, en referencia al acusado, debe saber lo que le puso. Ella se vistió, no conversó con el Dr. Moya Maldonado. Salió y se reunió con su hermanita y su amigo Lucas. Se fue hasta Mate de Luna y Rivadavia a hablar por teléfono y no volvió más al consultorio. Ella salió llorando. Lucas le preguntó que le pasaba. Lucas no tenía nada, ella no le entregó nada a Lucas. El Dr. Moya Maldonado se hizo quedar la orden. Cuando fue a verlo al Hospital Ferroviario, el médico (Moya Maldonado) no la revisó. Ella quería estudiar, pero como en la carrera de Trabajo Social, veía temas como esto que le pasó a ella, se deprimía y tuvo que dejar. Va al psicólogo. Lo que este hombre le hizo fue un daño y le va a quedar para siempre. Tiene amigos, no tenía novio pero ahora no quiere tener novio. Moya Maldonado le introdujo dos pastillas chiquititas, eran de color blanco. Ella fue a consultarlo porque en el cuerpo le habían salido moretones, él le dijo que era un problema hepático. Ella no tenía dolores. Los moretones eran visibles, sobre todo los que tenía en las piernas y en los brazos. Moya Maldonado no le dijo de qué órgano le iba a hacer la ecografía. El médico de policía no le vio los moretones, sólo la vio para sacarle las pastillas. Le hizo una revisación general y no le dijo de los moretones. Moya Maldonado sacó las dos pastillas del armario y las puso en su guardapolvo. El guante lo tenía en la mano derecha.

A continuación declara la testigo M.E.H. de S., quien manifiesta que su hija M.I.d.V.S. la llamó llorando por teléfono. Ella estaba trabajando en Ayacucho y Zurita. Ese día ella no la había podido acompañar a su hija al médico y dada la alta confianza que le tenía al Dr. Moya Maldonado, la envió sola a verlo para llevarle los resultados de los análisis, y una orden de ecografía pedida por el médico. Cuando ella llegó del trabajo a su casa, su hija todavía no había regresado. En esos momentos llegó su otra hija que trabaja en la policía judicial. Como a los cinco minutos sonó el teléfono, ella atendió, y era su hija M.I.Hablaba llorando, en esos momentos pensó que había ocurrido un accidente con la chiquita, con Emilce. Le dijo: estoy en la vereda de la verdulería de Mate de Luna y Rivadavia y le pidió que fuera. Tomó un remis, la acompañó su hija María Amalia S.: Cuando llegaron a esa esquina de Mate de Luna y Rivadavia, encontró a su hija M., afirmada junto a Lucas y a Emilce. Estaba llorando, tenía una crisis. Entre llantos le decía que el doctor le había bajado la ropa. Ella tenía puesto una pollerita de jeans celeste y una remerita. Le dijo que le había metido los dedos en la vagina. El remis seguía en marcha, así que se subieron y fueron hasta la Seccional Primera que se encuentra en Tucumán y Chacabuco. Allí hizo la denuncia pertinente, y pidió que la examinara el médico de policía. La atendió el Dr. Contreras. Le hicieron quedar la bombachita. Después la vio un psicólogo. Su hija se mantenía en una crisis total. Así comenzaron a padecer por el daño que le causó el acusado. Su hija es una niña que dejó una carrera universitaria. En marzo ingresó a la facultad pero todo el tiempo estaba mal. Padecía cuando en la carrera, trataban casos similares a lo que a ella le había ocurrido. En septiembre dejó la carrera. Este año volvió a intentar retomar los estudios. Su hija mayor es sumariante de la Policía Judicial, trabaja en la seccional séptima. Su hija María Amalia acompañó a su hermana (M.I.), como lo haría cualquier persona común, la acompañó para que el médico la revisara. Ella lo primero que hizo fue ingresar para que el médico de policía la revisara, y pasó a hacer la denuncia. Cuando ella hizo la denuncia desconocía el contenido del informe médico. Lucas es amigo de M.I., se reúnen entre primos y primas en la casa de los abuelos. Ellos no son ni fueron novios. Ella ingresó al Hospital Ferroviario, en busca de un médico para su hija, pues le habían salido unas manchas, aparentemente por problemas hepáticos. En la recepción una chica le dijo que vendría el Dr. Moya Maldonado y ella se alegró porque lo conocía desde el año ´92, cuando había atendido a su padre de una larga enfermedad. En esos momentos, como a las trece o trece y quince horas, ingresó el Dr. Moya Maldonado. Llegó con su Sra. o su compañera, no sabe, esa señora estaba embarazada y además, llevaba consigo un niño. Ella le preguntó al doctor si se acordaba de ella, le dijo que sí, y se pusieron a hablar. Le contó que tenía un hijo que ya se había recibido, y que él ahora estaba con su nueva pareja. En esa oportunidad, el doctor no revisó a su hija, ella permaneció parada al lado suyo. El médico le dijo: vamos a pedir unos análisis y hacer una ecografía de hígado. Ella sacó la orden para la práctica de la ecografía hepática. El médico le dijo que a las ecografías las hacía él, no le dijo que las hacían en IGOM, es más le dijo que la iba a practicar en el consultorio de él y le anotó la dirección y el domicilio del consultorio detrás de la orden. No le preguntó a su hija si en el consultorio vio un ecógrafo. El Dr. Moya Maldonado atendió a su padre por un accidente cerebro vascular, desde el mes de febrero hasta noviembre del año 1992. A raíz de eso se fueron familiarizando con él. Mantenían un trato respetuoso. Su especialidad era la Clínica Médica y ecografías que él las hacía. Cuando su hija fue a verlo al consultorio, llevó los análisis, un hemograma completo, estudios de colesterol y de ácido úrico. Después de lo sucedido no hubo forma de que su hija volviese a ver a un médico, consultaron entonces con la ginecóloga, Dra. Daniela Rebello, que es la médica ginecóloga de la chica y ella le dijo a su hija que tenía que hacer un régimen. No se determinó en definitiva a que se debían las manchas que le habían salido en el cuerpo. El viernes pasado, su hija fue operada de un quiste mamario. En febrero empezó a tener un dolor y en marzo le palparon un quiste. Como ella no tuvo hijos, no le hicieron una mamografía, sólo una ecografía mamaria. No se determinó el tiempo de data del quiste. Recién el próximo veintidós de junio, el Dr. Camisay le entregará los resultados. Ella estuvo presente en la revisación que le hizo el médico de policía a su hija, le sacó una muestra de hisopo. Su hija decía que le habían introducido pastillas. El médico de policía le sacó una sustancia similar al Geniol cuando se desvanece. La bombacha quedó manchada. Las muestras quedaron allí, y el médico de policía no le dijo nada sobre ellas, sabe que quedaron allí y después fueron enviadas al laboratorio. Su hija no miente, ni exagera jamás. Ella tiene plena confianza en su hija. Ahora su hija está muy aislada, siente vergüenza hacia sus compañeros, sus amigas de quinto año, no usa pollera. Después de lo que le ocurrió, ella no quería ir más a los médicos. Pero terminó por ir al médico cuando ya le dolía mucho el pecho. Entonces pidió una consulta con el Dr. Sastre, el cual le indicó una ecografía y allí inició el tratamiento para la operación. La ginecóloga Dra. Rebello atendía a su hija, cuando tenía dolores de ovarios, pero no eran consultas frecuentes. El Dr. Moya Maldonado atendió a su padre en el año ´92, después de ese año lo vio en una oportunidad en el Instituto Médico Privado, cuando su madre estaba internada por una dolencia que la aquejaba. Pasaron diez años y en ese lapso, el Dr. Moya Maldonado no atendió a nadie de su familia. Este año su hija no recibió tratamiento psicológico, estaba rebelde y se volcó al trabajo de la iglesia.

Seguidamente declara en Plenario la testigo Emilce Abigail Saavedra, de nueve años de edad, la que manifiesta: Que ese día ella quiso entrar con su hermana al consultorio del doctor, pero él no la dejó. No sabe el nombre del doctor. Después su hermana entró sola. Él le preguntó si había más pacientes, ella le contestó que sí, entonces él le dijo que los dejara pasar y que ella iba a pasar al último. Después que salieron esos pacientes, entró su hermana y ella quiso entrar con ella y de vuelta él no la dejó hacerlo. Su hermana entró sola al consultorio. Ella se quedó afuera. Su hermana se demoró mucho adentro, luego salió, le pidió los análisis al amigo de ella, de nombre Lucas, porque el doctor se los había pedido. Ella le llevó los análisis al doctor, volvió a entrar y salió rápido y fueron a llamar por teléfono a su mamá para contarle lo que le había pasado a su hermana. A ella no le contó lo que le había pasado. Su hermana cuando salió a pedir los análisis estaba llorando. La puerta estaba cerrada. Su hermana volvió a entrar. Lucas es amigo de su hermana, nada más, y él casi no va a su casa. Su hermana entró al consultorio y la puerta se cerró sola y ella volvió a salir rápido, ahí nomás.



Posteriormente declara en Audiencia, el Lic. Manuel Edgardo Quiroga a quién por Secretaría conforme art. 387 del C.P.P. se le da lectura del Informe Psicológico de fs. 43 de autos, y a continuación declara ante preguntas que se le formulan: Que el informe se hizo en base a una sola entrevista y cuando en el mismo se consigna “aparente” lo hace en tanto y en cuanto uno no puede probar fehacientemente el hecho en sí mismo, se hace la apreciación, en base a una sintomatología determinada emergente en ese acto. El habla de supuesto porque a él no le consta. En momentos traumáticos, pueden existir determinadas reacciones psicológicas. Cabe la posibilidad de actos automáticos cuando se recibe un estímulo ajeno a la persona, pueden existir distintos recursos defensivos, por la misma desestructura , no aparezca en un registro de la memoria. La chica estaba mal durante la entrevista, en esos casos uno trata de ser prudente cuando se producen quiebres, e ir de lo periférico a lo central. Le llamó la atención la carga de angustia de la chica, de sollozos, de vergüenza, los quiebres de la estructura. Evidenciaba un estado desorganizante de angustia, de vergüenza. En cuanto a que si el estado traumático puede tener otro origen, recuerda que ella dijo que había sido tocada en sus partes íntimas, lo llamativo es que cuando empezaba a relatar eso, se quiebra, puede estar vinculado con el hecho. En psicología no se puede hablar de certezas. Responde a otras preguntas que él no estuvo de testigo en el supuesto hecho, él valora la salud mental. El hecho de tener esta sintomatología es porque hay un nivel de conciencia del daño infringido, por eso trató de ser cuidadoso, para no entorpecer el trabajo que estaba realizando con ella, una colega, de no actuar en forma discordante. Después del hecho, la chica tuvo tratamiento psicológico, había visitado a un psicólogo.

A continuación declara el testigo Lucas Maximiliano Sánchez, quien relata que fueron al consultorio del Dr. Edgar Moya Maldonado. Al consultorio entró su amiga M.I.d.V.S. Luego volvió a salir, porque el doctor le dijo que la iba a atender al último. Después la atendió al último, tardó adentro del consultorio, unos veinte minutos aproximadamente. Escucharon un ruido, Emilce y él, era como si hubiesen corrido una silla. Emilce y él fueron hacia la calle, a un negocio que queda al lado, a comprar cigarrillos para él y un helado para Emilce. Volvieron y se quedaron afuera del consultorio, en la vereda. M. salió, le pidió la receta, la orden de consulta, él la tenía, se dio vuelta, se la sacó de las manos. Su amiga tiritaba, temblaba, y cuando se dio vuelta entonces vio que tenía la pollera con el cierre bajado. El la siguió, pero ella entró y volvió a salir rápido. Le preguntó que le pasaba y le dijo nada, nada, pero estaba nerviosa. Hicieron media cuadra y le seguía preguntando y ella empezó a llorar y le manifestó que el médico le dijo que se bajara la bombacha y ella le preguntó para qué, y de ahí le dijo ella que el médico le introdujo el dedo y le preguntó si eso la excitaba. Que le dijo que se subiese la musculosa, que se la levantara. El se quiso volver al consultorio pero su amiga le dijo que no, que fueran a llamar a su madre. Lo hicieron, fueron hasta una cabina telefónica en calle Rivadavia y Mate de Luna. Vino la madre y fueron hasta la comisaría y a su amiga la ingresaron a la parte de sanidad policial. El se quedó en el pasillo un rato y luego se retiró. Que M.le contaba mientras lloraba, muy nerviosa, le relató todo lo que le había pasado, le contó de unas pastillas, de lo del polvo blanco no le entendía bien, porque mientras lo hacía lloraba, estaba muy nerviosa. Ahora cuando M. sale, lo hace acompañada, sola no quiere salir, tiene miedo a todo en la calle, se siente incómoda. Después de lo que le pasó tuvo tratamiento psicológico. El concurre con frecuencia a su casa. Ella trata de olvidar lo sucedido pero no puede hacerlo. M. estaba estudiando, creería que ahora dejó de estudiar. También dejó de salir, ni a bailar sale, inclusive al centro sale acompañada y rara vez. A la policía fueron: la madre de M., la hermana más grande que cree que se llama Amalia, M., Emilce y él. Llegaron a la policía, y allí ingresaron la madre, M. y la hermana más grande, cree que esta última es sumariante de la policía judicial. Le preguntaron al oficial a dónde debían dirigirse para hacer la denuncia. Le recibieron la denuncia a la madre y la mandaron a sanidad. M. fue acompañada por su hermana hasta la puerta de sanidad. Mientras tanto la madre firmaba los papeles de la denuncia. Al consultorio en sanidad entraron M. y su madre. El esperó en el pasillo y luego se retiró y declaró al día siguiente. Emilse vive en la casa pero él suele ir a la casa de M. a la siesta y Emilse no lo ve porque va a la escuela. Cuando M. le pidió la orden estaba renerviosa pero no lloraba, entró y salió rapidísimo. El no fue novio de M., se hizo amigo por los primos los que viven a media cuadra de su casa. Vino la madre y fueron a la Comisaría. Cuando esperaba para la consulta ella estaba asustada pero tranquila, ella siempre se asusta, por no saber lo que tenía, estaba leyendo una revista.. Estaba enferma con problemas hepáticos. Mientras esperaban que la atendiese, M. no hizo referencias sobre el médico, ella estaba leyendo unas revistas. El carácter de Chochi (M.) no es el de una chica fuerte, decidida. Antes ella no salía mucho, pero por ahí sábado por medio iba a bailar o salía al centro, ahora no. Ella estudiaba Asistencia Social, cree que ya no lo hace.

Seguidamente se incorporan a Debate los siguientes elementos probatorios: Denuncia de M.E.H.deS. fs. 1/vta. ratif. a fs. 59; Exámenes técnicos médicos de M.I.del V.S. fs. 2 /vta. y 12; Solicitud de Práctica médica fs. 3; Informe de la Guardia Psicológica del Hospital San J. Bautista fs. 4; Acta de Secuestro fs. 6; Fotocopia del DNI. de Martha Inés del Valle Soria fs. 15; Exámenes técnicos bioquímicos fs. 36/38vta.; Informe socioambiental del acusado de fs. 45/46 vta.; Examen mental obligatorio sobre el acusado fs. 62; Partida de Nacimiento certificada de M.I.delV.S. fs. 68 /vta.; Placa Fotográfica de elemento secuestrado fs. 70; Pericia realizada por el Dr. Carlos Vega Ramírez, a Fs. 163/vta.; Actuaciones Relacionadas con la menor M.I.delV.S. del Juzgado de Menores de Primera Nominación Expte. 46/04 caratulado: “S:M.I. del V. Intervención Asistencial“ Fs. 172/183, (el mismo se encuentra para su consulta a disposición de las partes en la Secretaría de éste Tribunal). Planilla de Antecedentes del imputado fs. 29 e Informe del Registro Nacional de Reincidencia del imputado Moya Maldonado fs. 149/151.




Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad