Sala de lo penal de la corte suprema de justicia: San Salvador, a las ocho horas y dieciséis minutos del día veintiuno de septiembre de dos mil diez



Descargar 23.41 Kb.
Fecha de conversión24.03.2019
Tamaño23.41 Kb.
Vistas10
Descargas0

80-CAS-2008
SALA DE LO PENAL DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA: San Salvador, a las ocho horas y dieciséis minutos del día veintiuno de septiembre de dos mil diez.
Escritos de casación presentados en su orden, el primero, por el Licenciado Carlos Arturo Muyshondt Parker, y el segundo, por el Licenciado Nicolás Andrés Hernández Góchez, ambos en calidad de Querellantes, en vista de la sentencia definitiva absolutoria dictada a las diecisiete horas del día tres de enero de dos mil ocho, por el Tribunal Cuarto de Sentencia de esta ciudad, en el proceso penal instruido contra AUGUSTO ANTONIO BONILLA BONILLA, por los delitos de USO Y TENENCIA DE DOCUMENTOS FALSOS y FALSEDAD IDEOLÓGICA, previstos y sancionados en los Arts. 287 y 284 respectivamente del Código Penal en perjuicio de la Fe Pública, y subsidiariamente de la Sociedad Salvadoreña de Inversión Industrial, S. A.

La procedencia de un recurso, es decir, su admisibilidad o inadmisibilidad, derivan de un examen preliminar que ha de ser efectuado para estudiar si reúne el conjunto de requisitos necesarios para que pueda la Sala de Casación pronunciarse sobre el fondo de la impugnación, específicamente los exigidos en el Art. 423 del Código Procesal Penal, como son: a) que sea interpuesto dentro de los diez días hábiles contados a partir de la notificación de la sentencia; b) que se expresen en dicho líbelo, concreta y separadamente cada motivo con sus respectivos fundamentos; y c) que se plantee la solución que se pretende.

La Sala, tomando en consideración lo arriba expuesto, hará referencia a aquellos motivos de casación invocados por los recurrentes, que luego de la lectura objetiva de cada escrito no cumplen con los requisitos que el legislador establece para un estudio de fondo. En tal sentido, se analiza en su orden, el recurso presentado por el Licenciado Carlos Arturo Muyshondt Parker, en el que invoca dos motivos, pero en este apartado se hará referencia únicamente al segundo, en el que señala una serie de disposiciones inobservadas y erróneamente aplicadas, tales como los Arts. 144, 146, 149, 220, 233, 249, 623, 625, 629, 634, 641 del Código de Comercio; Arts. 50, 51, 52, 53, 54 de la Ley del Registro de Comercio; y 284, 287 del Código Penal, sin embargo nota el Ad Quem, que al desarrollar sus argumentos el que reclama comienza a cuestionar una serie de elementos de prueba, como decir, que el A quo le da validez a los certificados de acciones 21 y 24, siendo que éstos tienen mal escrita la palabra DISTRIBUIDORA, lo cual contradice el Código de Comercio; asimismo, transcriben todas las disposiciones antes citadas, pretendiendo hacer cuestionamientos de orden fáctico, aduciendo que los sentenciadores no llevaron a cabo una exhaustiva investigación para establecer la participación del imputado en el hecho en comento. En tal sentido, se ha dicho en reiteradas ocasiones que tanto la selección, como la valoración de la prueba son potestad exclusiva del tribunal del juicio, en cumplimiento a los Principios de Intangibilidad de los Hechos y de Inmediación; es por ello, que este motivo debe inadmitirse.

Con relación al recurso interpuesto por el Licenciado Nicolás Andrés Hernández Góchez, se tiene que invoca insuficiente fundamentación de la sentencia Art. 362 No. 4 en relación con el Art. 130 del Código Procesal Penal, pero es el caso, que al observar la argumentación de dicho motivo, nota este Tribunal, que el casacionista se ha limitado única y exclusivamente a transcribir la parte descriptiva e intelectiva del proveído objeto de estudio, es decir, cada uno de los elementos probatorios que fueron inmediados por parte del A quo y la valoración que se hizo de los mismos, expresando su descontento con la forma en que el tribunal del juicio ponderó cada uno de ellos, o que no lo hizo de manera suficiente, específicamente los certificados de acciones 21 y 24.

Del análisis efectuado por parte de este Tribunal a los aspectos arriba desarrollados se advierte, el reclamante centra sus quejas en una serie de apreciaciones subjetivas, por las cuales está inconforme con la inmediación efectuada por el tribunal del juicio, así como también cuestiona la credibilidad que la misma les mereció, sin demostrar en qué forma las disposiciones señaladas fueron inobservadas o erróneamente aplicadas. Los supuestos en que basa sus argumentos el recurrente, no son motivos que habiliten la casación, por estar referidos a criticar exclusivamente la valoración de determinada prueba ponderada por el A quo y por ende escapan al objeto de control jurisdiccional que se ejerce en esta Sede; razón, por la que el libelo debe inadmitirse de entrada.

Las deficiencias indicadas en los párrafos que anteceden, no son sujetas de prevención alguna, de conformidad al Art. 407 Inc. 2° Pr. Pn., pues al hacerlo se estaría otorgando la oportunidad para el planteamiento de un nuevo recurso. Por ende, es necesario que se declare el rechazo tanto del motivo, como del escrito antes indicado.



En relación al escrito de adhesión (visible a fs. 727) presentado por el Licenciado Salomón Rodríguez Vásquez Ramos, en su calidad de Agente Auxiliar del Fiscal General de la República, se declara sin lugar lo pedido por ser facultad expresa del procesado de conformidad al Art. 408 inciso 2°, del Código Procesal Penal, y únicamente por excepción la tendrán las otras partes siempre que se trate de costas o reparación del daño.
Respecto al primer punto del recurso presentado por el Licenciado Carlos Arturo Muyshondt Parker, ADMÍTASE el mismo por reunir los requisitos de ley, y se procede a pronunciar sentencia, de conformidad a lo dispuesto en el Art. 427 Pr. Pn.
RESULTANDO:

I) Que mediante sentencia relacionada en el preámbulo, se resolvió: "... Conforme a las disposiciones legales citadas, razones expuestas y con fundamento en los Artículos 1, 2, 11, 12, 15, 172, 181, 193, de la Constitución de la República; 1, 2, 3, 4, 5, 9, 10, 15, 16, 42, 43, 53 Inc. 1°. No. 10 y 16, 87, 130, 162, 324 al 332, 338 al 340, 345 al 348, 353, 354, 356, 357, 358, 359 Inc. 1°, 360 del Código Procesal Penal, por unanimidad de votos A NOMBRE DE LA REPÚBLICA DE EL SALVADOR FALLAMOS: A) Absuélvase de toda responsabilidad penal al señor Augusto Antonio Bonilla Bonilla, de la imputación formulada en su contra por la presunta calidad de coautor de los delitos de USO Y TENENCIA DE DOCUMENTOS FALSOS y FALSEDAD IDEOLÓGICA, respectivamente previstos y sancionados en los Arts. 287 y 284 del Código Penal, en perjuicio patrimonial de la FE PÚBLICA y subsidiariamente de la Sociedad Salvadoreña de Inversión Industrial S. A....”.
II) Contra el anterior pronunciamiento el Licenciado Carlos Arturo Muyshondt Parker, en calidad de Querellante formuló escrito de casación, en el que alegó dos motivos, de los cuales solamente le fue admitido el primero, consistente en la errónea aplicación de los Arts. 162, 362 No.4, 130 del Código Procesal Penal, pues a criterio de quien reclama se violentaron las reglas de la sana crítica, tales como la Lógica: pues a su juicio, el A quo consideró necesario hacer una experticia para verificar la autenticidad de las acciones, aún y cuando el testigo Pedro Arturo Gutiérrez Villacorta expresó que él no había hecho ningún endoso; además, el nombre de la sociedad está escrito de manera diferente, razón por la que a criterio del casacionista el documento no está revestido de legalidad. Psicología: Por cuanto, en ningún momento el tribunal del juicio desacreditó el testimonio del señor Gutiérrez Villacorta, el cual hubiese conducido a la verdad sobre la participación del imputado, aunado a la experticia grafotécnica. Experiencia: Argumenta que: "...todo documento que se encuentre alterado, en sus formas es falso, y aumentando la circunstancia en las cuales dichos documentos son utilizados, tal y como ha quedado evidenciado en el presente proceso con las respectivas evidencias probatorias, y es mas la experiencia nos dicta que en esta clase de ilícitos que toda persona sabe que al tener un documento que no está ni tan siquiera con firma de emisor no es legítimo, y al no estar amparada en una causa de justificación, por tal razón la experiencia dicta a entender que el señor procesado sabía que el "Certificado de Acción" era ilegítimo" ..."

En tal sentido, continúa señalando que el proveído carece de fundamentación intelectiva, al no mencionar si el testimonio del señor Gutiérrez Villacorta les merece fe o no, ni tampoco lo excluye del elenco probatorio, sólo incorpora un cuestionamiento infundado del cual no dan explicaciones.


III) Al contestar el emplazamiento, el Licenciado Paul André Castellanos Schurmann, en calidad de Defensor Particular, sostuvo que en los escritos presentados únicamente hacen referencia a una simple interpretación personal de la prueba producida en juicio, pretendiendo una revaloración de la misma, motivo por el que ambos tienen que ser inadmitidos.
IV) Analizado el punto esgrimido por el reclamante, el Tribunal Ad Quem considera oportuno indicar que en la estructura de toda sentencia, la aplicación de las reglas de la sana crítica tiene lugar al momento de ponderar las pruebas, el Juez ha de exteriorizar en su discurso razones lógicas y conformes con la experiencia y la psicología; de tal forma, que dichas conclusiones deben derivarse de la inmediación de los referidos elementos probatorios.

En tal sentido, nota esta Sala que el A quo en su fundamentación intelectiva, lleva a cabo el análisis mencionado, haciendo un estudio minucioso, de los medios de prueba que legalmente fueron introducidos al debate, y que vale mencionar, a su juicio fueron insuficientes y por lo tanto no demostraron la imputación atribuida al señor Augusto Antonio Bonilla Bonilla, lo cual concluyó en emitir un fallo absolutorio a su favor.



Para dar una respuesta a los puntos atacados, es pertinente hacer referencia a extractos del proveído cuestionado, donde se advierte la valoración que se le hizo al anticipo de prueba consistente en la prueba grafotécnica realizado con el propósito de verificar la autenticidad de la autoría de la firma del endoso. Se limita a concluir que las firmas que calzan en el endoso de los certificados 021 y 024 no provienen del puño gráfico del señor Pedro Arturo Gutiérrez Villacorta, quien además sostuvo que nunca firmó los mismos, prueba que a juicio de los sentenciadores por sí sola no de carácter decisivo, considerando lo siguiente: "...Nótese que al no haber peritado la autenticidad de los títulos valores —los tres, el 1, 021 y 024 o sólo los dos últimos-, se concluye fácilmente que los mismos son "auténticos" y no falsos, de manera que puedan continuar siendo utilizados en el tráfico jurídico mientras no se saquen de circulación, por ausencia de prueba idónea que determina tal circunstancia. Se dijo argumentativamente por las partes -no perito- que existen diferencias físicas ostensibles en tales títulos valores...pero tales afirmaciones no constituyen prueba objetiva que el Tribunal pueda valorar para estimar acreditable tal extremo..." "...A lo anterior, debe agregarse que ninguna de las partes tanto la demandante como la demandada han acreditado ser poseedores o titulares del cien por ciento de las acciones de la mencionada sociedad..." "...no puede pasarse por alto que, no se acreditó la personería jurídica de la entidad societaria que se dice resultó perjudicada en condición de tercero por la falsedad documental acusada..." "...Finalmente, por las razones consignadas, el Tribunal no tiene la certeza de la existencia de las infracciones penales que se acusan al sindicado Bonilla Bonilla y menos aún que él haya tenido conocimiento que el endoso de los mencionados certificados fuera falso y que aprovechando tal conocimiento haya insertado información errónea en la escritura de protocolización del dieciocho de enero de dos mil tres que se ha indicado en esta sentencia. Por lo tanto ha de resolver absolviéndole de tales imputaciones.---Es importante traer a cuenta que la investigación fiscal, apoyada por el interés de la parte querellante se limitó estrictamente a sostener la acusación con el resultado de la prueba grafotécnica supra mencionada en esta sentencia del endoso de los certificados 021 y 024 de acciones de la Sociedad Anónima; jamás se realizó diligencias adicionales (sic) que robustecieran tales conclusiones periciales, cuál sería el caso de cómo llegaron esos certificados a manos del señor Latartegui y Bonilla, de dónde proviene su emisión, por qué ha desaparecido el libro de Registro de Comercio, todo lo cual pudo dar la pauta para seguir no sólo esas infracciones penales sino otras de igual o mayor envergadura..." "...La culpabilidad debe ser jurídicamente construida y en el caso examinado no se ha determinado con certeza absoluta la existencia de las infracciones penales acusadas, peor aún la participación delictiva en las mismas del señor Augusto Antonio Bonilla Bonilla; ello como consecuencia de la insuficiencia probatoria antes mencionada...".

De los argumentos transcritos, resulta evidente que el tribunal sentenciador después de haber inmediado la carente prueba que le fue presentada, no tuvo la certeza suficiente como para emitir un fallo distinto del que pronunció, siendo sus conclusiones razonadas y debidamente fundadas, la construcción del juicio en referencia es adecuado, por cuanto de los medios de prueba analizados no se determinó la responsabilidad del imputado en los hechos atribuidos. De lo anterior, no se observa por parte de esta Sede el vicio apuntado por el recurrente; en consecuencia debe desestimarse.



POR TANTO: Con base en lo acotado, disposiciones legales citadas Arts. 50 Inc. 2°, 357, 421 y 427 Pr. Pn., en nombre de la República de El Salvador, esta Sala RESUELVE:

INADMÍTENSE el recurso presentado el Licenciado Nicolás Andrés Hernández Góchez, así como el segundo motivo planteado en el escrito interpuesto por el Licenciado Carlos Arturo Muyshondt Parker, y el escrito de adhesión interpuesto por Licenciado Salomón Rodríguez Vásquez Ramos por no cumplir con los presupuestos exigidos por el legislador.

NO HA LUGAR a casar la sentencia de mérito, por el primer motivo invocado en el escrito del Licenciado Muyshondt Parker.

C) Devuélvanse las actuaciones al tribunal de origen, para los efectos legales pertinentes. Notifíquese.-
R. M. FORTIN. H.-------M. TREJO.-------GUZMAN. U. D. C.-------PRONUNCIADO POR LOS SEÑORES MAGISTRADOS QUE LO SUSCRIBEN-------RUBRICADAS-------ILEGIBLE.
.
Catálogo: DocumentosBoveda -> DOC
DOC -> 75-p-137 CÁmara de la cuarta sección del centro
DOC -> Vistos en apelación de la sentencia definitiva condenatoria
DOC -> ConmutacióN de la pena de siete años de prisión, impuesta a mdl
DOC -> Cámara segunda de lo penal de la primera sección del centro; San Salvador
DOC -> Se ha tramitado en contra de la imputada roxana marisol m. D. V
DOC -> Ts-204-2016. Tribunal de sentencia, san francisco gotera, departamento de morazan
DOC -> Ac tribunal segundo de sentencia de san salvador
DOC -> Tribunal segundo de sentencia: San Salvador, a las catorce horas del día cuatro de marzo de dos mil dieciséis
DOC -> Hurto agravado continuado tipificado y sancionado en el Articulo 07, 208 N° en relación con el 42 y 72 del Código Penal, en perjuicio patrimonial de la Universidad Modular Abierta –uma, represtada legalmente por el Licenciado M. A. C. M
DOC -> Agresión Sexual en Menor e Incapaz Continuada


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos