Sala de lo penal de la corte suprema de justicia: San Salvador, a las diez horas con quince minutos del día veintitrés de junio de dos mil seis



Descargar 22.15 Kb.
Fecha de conversión24.03.2019
Tamaño22.15 Kb.
Vistas36
Descargas0

550-CAS-2005

SALA DE LO PENAL DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA: San Salvador, a las diez horas con quince minutos del día veintitrés de junio de dos mil seis.

El anterior recurso de casación ha sido interpuesto por la Licenciada Teresa Elizabeth Escobar Orellana, en su calidad de Agente Auxiliar del señor Fiscal General de la República, contra la sentencia definitiva absolutoria pronunciada por el Tribunal de Sentencia de Cojutepeque, Departamento de Cuscatlán, a las diecinueve horas con cincuenta y cinco minutos del día veinte de septiembre de dos mil cinco, en el proceso penal instruido contra los imputados JAVIER ARNOLDO NAVIDAD MEJIA y MARVIN SAUL AYALA FABIAN, por el delito de HOMICIDIO AGRAVADO, Art.129 No.3 Pn., en perjuicio de José Alberto Romero Gómez.

Habiéndose cumplido con las formalidades previstas para la interposición del recurso requeridas por el Art.423 Pr.Pn., ADMITASE.

LEIDO EL PROCESO; y,

CONSIDERANDO:

I) Que mediante la sentencia expresada en el preámbulo, se resolvió lo siguiente: "...FALLAMOS: a) ABSUÉLVANSE a los acusados JAVIER ARNOLDO NAVIDAD MEJIA y MARVIN SAUL AYALA FABIAN por el delito acusado de HOMICIDIO AGRAVADO, en perjuicio de la vida del señor JOSE ALBERTO ROMERO GOMEZ, b) ABSUÉLVANSE a los acusados JAVIER ARNOLDO NAVIDAD MEJIA y MARVIN SAUL AYALA FABIAN, de responsabilidad civil; c) No hay condenación en costas procesales, de conformidad a lo establecido en los Arts.181 Cn. y 459 Pr.Pn.; d) Quedan inmediatamente en libertad JAVIER ARNOLDO NAVIDAD MEJIA y MARVIN SAUL AYALA FABIAN, por este delito, cesando la medida cautelar de detención provisional, continuando en la detención que se encuentran ambos acusados, en virtud de encontrarse a la orden de otro tribunal y por otro delito...".

II) Contra el anterior pronunciamiento, la impugnante interpuso recurso de casación, expresando: "...Violación de los Arts.162, 356 Inc.1º, 130 y 362 No.4 Pr.Pn.... Fundamentación o motivación no se evidencia en todo el recorrido o lectura de la sentencia, ya que los señores jueces se han limitado a citar únicamente en forma sintética algunos de los aspectos vertidos, tanto en la prueba pericial como en la testimonial y la prueba documental, simplemente se han limitado a citarla y no a analizar la correspondencia, concordancia y coherencia que guarda con los demás elementos probatorios, inobservando con ello, la aplicación de las reglas de la sana crítica, como es la aplicación de la lógica en relación a la psicología y experiencia común, lo que ha llevado a éstos a concluir que únicamente se ha probado la existencia del delito de Homicidio, no así la participación delincuencial de los encausados...".

III) Por su parte, las Defensoras Públicas, Licenciadas Mélida Yanira Rivas Villanueva y Teresa del Carmen Morales de Molina, al contestar el recurso interpuesto, manifestaron: "...La representación fiscal en su escrito de casación alega que la sentencia absolutoria pronunciada adolece de la debida fundamentación, por la no observancia de la coherencia y la derivación como reglas o leyes fundamentales de la lógica, violentando con ello las reglas de la sana crítica, aseverando esto porque según su criterio no se valoró en forma integral la prueba que desfiló en el juicio y la cual fue completamente concordante y coherente entre sí. Pero cabe aclarar que la sentencia recurrida, a criterio de la defensa si ha sido fundamentada en legal forma, observándose la correcta aplicación de las reglas de la sana crítica, pues al hacer la valoración de cada uno de los elementos probatorios, lo han hecho aplicando un proceso lógico deductivo y un análisis racional de todos y cada uno de los elementos inmediados en juicio en una forma integral....".

IV) La recurrente alega falta de fundamentación de la sentencia, por no haberse observado las reglas de la sana crítica como son la lógica, psicología y experiencia común, en relación a los medios o elementos probatorios de valor decisivo.

Argumentando, que no se comprueba en el proveído la aplicación de las reglas de la sana crítica, volviéndola por ende infundada, ya que el veredicto absolutorio se verifica en franca violación del Art.130 Pr.Pn., al no haber aplicado un análisis racional de todos y cada uno de los medios ofertados en juicio, teniendo el Tribunal el deber no solo de enunciar, sino además de analizar la correspondencia y coherencia que guardan entre si, los elementos de prueba que dan base a su juicio y valorarlos racionalmente en su conjunto, bajo la óptica de un proceso lógico deductivo.

V) Al examinar los aspectos denunciados en el recurso y después de confrontarlos con los fundamentos correspondientes plasmados en la sentencia recurrida, la Sala hace las consideraciones siguientes:

La testigo clave "D" de nombre María del Carmen Domínguez Sánchez, quien colaboró con la administración de justicia, bajo el régimen de protección de identidad, por más de dos años de investigación, fue asesinada el día treinta de marzo de dos mil cinco, por miembros de la mara MS, luego de su participación en la respectiva reconstrucción de los hechos, para evitar que declarara en juicio, en vista de lo cual la representación fiscal ofreció las entrevistas rendidas por la testigo en mención, como prueba documental y al agente investigador como testigo referencial, quien dada la correspondencia que existía entre el hecho narrado y la investigación realizada, y ante la ausencia de la testigo directa, reprodujo el dicho de ésta.

La doctrina establece que la prueba referencial, constituye uno de los actos de prueba, que si bien con carácter excepcional, los tribunales de la jurisdicción penal pueden tomar en consideración, a falta de la prueba testimonial directa, tal como el presente caso, que por motivos de fuerza mayor, no pudo ser escuchada y valorada, por lo que las entrevistas rendidas por la testigo clave "D", son susceptibles de valoración, en conexidad con el testimonio referencial del agente investigador Ventura Miranda.

VI) Respecto a la reconstrucción de los hechos con los testigos claves "B" y "D", los juzgadores se pronunciaron afirmando que: "...el primero únicamente ubica sospechosos antes de los hechos y el segundo según consta en álbum fotográfico recreado sobre lo dicho por la testigo señala sujeto conocido por "El Guango", que se aproxima al pick up conducido por la víctima realizando dos disparos hacia el lado derecho de la cabina, e inmediatamente hace otros dos disparos. Observa otro sujeto que conoce como "El Sapo", que caminaba de sur a norte a la orilla de la carretera. El Guango corre hacia un pick up conducido por "El Lechero", a quien identifica con el nombre de Peña y el "Sapo" sigue caminando en la misma dirección. Observando posteriormente que del costado oriente de la carretera sale el sujeto que identifica con el sobrenombre de "Truka" quien se aproxima al vehículo de la víctima José Alberto Romero Gómez y le hace dos disparos y el "Truka" se sube a la cama del pick up de Peña retirándose del lugar, de esta prueba se carece para el caso de la declaración judicial de los testigos identificada como clave "D", que es la única que presencia los hechos acusados; no existiendo una vinculación de los sobrenombres de los señalados con los nombres de ambos procesados, imposibilitándose lograr la identidad de los participantes directos "El Guango" y "El Truka"...".

En relación a lo anterior, argumenta la impugnante que en dicho punto no hay inferencias lógicas y razonables deducidas de esos elementos probatorios, ya que por una parte el a-quo refirió que: "...no constando en dichas actas por que hechos son presentados en rueda de personas y reconocidos; tampoco consta la correspondencia de los sobrenombres por los cuales son conocidos dichos sujetos y su relación en la participación delincuencial...".; y por otra, manifiesta que en los reconocimientos en rueda de personas, la testigo clave "D", "...en diligencias separadas reconoce positivamente a los imputados...".

VII) Respecto a la prueba testifical de referencia, los sentenciadores expresaron que: "...de dos entrevistas fuera de las instalaciones policiales y fiscales, ubica en el lugar del hecho a cuatro sujetos, identificándolos con sobrenombres: "El Guango" que dispara tres a cuatro veces sobre la víctima que se conducía en un vehículo tipo pick up, continuando en movimiento el vehículo, saliendo otro sujeto conocido como "El Truka" y le dispara a la víctima, otro sujeto que verificó el estado de la víctima, ubicando en el lugar también al de sobrenombre "El Sapo" relacionándolo con el nombre de Javier Arnoldo Navidad Mejía; al Truka con el nombre de Marvin Fabián, el Guango José Ignacio Orellana, "el lechero"...".

En cuanto a las entrevistas de la testigo clave "D", rendidas en sede
fiscal y la otra en el parque Las Alamedas de la ciudad de Cojutepeque, admitidas como prueba, el Tribunal no las valoró por considerar que no reúnen los requisitos exigidos del anticipo de prueba, que conlleva la cita de todas las partes. Estas declaraciones testificales, a su juicio, están fuera del control jurisdiccional al no haber sido sometidas a los principios de inmediación y contradicción.

Además, los sentenciadores manifestaron que con las declaraciones de los testigos Sandra Edelmira Acosta y Ricardo Pérez Mejía, no se acreditó la participación delincuencial de los acusados, ya que lo único que se logró establecer como hecho probado fue que escucharon de dos a tres detonaciones, viendo el segundo a dos sujetos de espalda, sin poderlos reconocer; por otra parte, los agentes José Ricardo Ramírez Pérez y Herber Balmore Vivas, tampoco establecieron la participación de los imputados, porque al constituirse al lugar de los hechos, únicamente realizaron actos de investigación.

VIII) Sin embargo, a juicio de la impugnante las deposiciones de Acosta y Pérez Mejía son coincidentes con la testigo clave "D", al referir la forma en que observaron los hechos, habiendo descrito a los imputados por algunos de sus rasgos y vestimentas; manifestando además, en la vista pública el segundo de ellos, que observó que el sujeto de pantalón azul se le acercó a la cabina del motorista y le disparó a corta distancia; las cuales guardan relación con las declaraciones de los agentes, quienes a su vez son concordantes en tiempo, lugar y hechos, así como con la prueba pericial, específicamente con la autopsia en la consta que las lesiones presentaban tatuaje de pólvora, característica de los disparos realizados a corta distancia, lo cual armoniza con lo narrado por el testigo referencial y por la testigo clave "D" en la reconstrucción de los hechos, en la que se plasmó distancia, lugar y forma en que se suscitó el hecho. Por lo que a juicio de la recurrente, no se evidencia en la sentencia un razonamiento armónico constituido por el conjunto de valoraciones de los diferentes elementos de prueba vertidos.

Es necesario mencionar que la prueba referencial de Ventura Miranda, quien reprodujo en vista pública lo manifestado por la testigo clave "D", se encuentra relacionada con los anticipos de prueba realizados con su participación, los cuales fueron controvertidos y mediados por las partes, como son los reconocimientos en rueda de personas, agregados a fs.218 y 222 de la segunda pieza, en los que consta que la testigo clave "D" reconoció afirmativamente a los imputados como las personas que participaron en el delito que se investiga, y que ella afirmó haber presenciado.

IX) En el caso sub-júdice, se esgrime como vicio de la sentencia la falta de logicidad en el fallo, porque las premisas desarrolladas para suponer los criterios de autoría y participación de los imputados, al ser contrapuestas con los verdaderos hechos probados, han sido insuficientes para inferir que no existe certeza de su participación en el delito de Homicidio Agravado, dado que no hay correspondencia lógica entre lo que se pretendió probar con el resultado de la prueba que desfiló en el juicio.

Como se puede advertir, los jueces omitieron dar cumplimiento a la motivación intelectiva, ya que al valorar el material probatorio que desfiló durante la respectiva Vista Pública, no aplicaron las reglas de la sana crítica, violentándose con ello el debido proceso, por cuanto se inobservó lo dispuesto en los Arts.162, 356 Inc.1º y 130 Pr.Pn., así como la Ley de Derivación y el Principio Lógico de Razón Suficiente.

X) En consecuencia, el a-quo ha cometido el vicio contemplado en el Art.362 No.4 Pr.Pn., pues consta en la sentencia de mérito que no obstante la prueba que desfiló durante el juicio, expresó lo siguiente: "...El Tribunal de la prueba pertinente analizada, concluye en que no se cuenta con prueba suficiente sobre la autoría o participación de los acusados Javier Arnoldo Navidad Mejía y Marvin Saúl Ayala Fabián, en cuanto no ha sido posible lograr su individualización con certeza sobre la identidad de cada uno de ellos, contándose al respecto solo con la prueba del testimonio de José Efraín Ventura Miranda, prueba que es de referencia y que no es la adecuada para llegar a la individualización de sospechosos de actuar en un hecho delictivo, donde el testigo sobre lo dicho por otro testigo en una diligencia de investigación le relaciona un sobrenombre a una determinada persona. En la reconstrucción del hecho la testigo clave "D", al sujeto que señala con el sobrenombre del "sapo" lo ubica cerca del lugar, pero sin atribuirle ninguna acción en el homicidio y al no contar con la prueba idónea de correlación de los sobrenombres con los nombres de los procesados, consecuentemente no se puede establecer cual fue su participación en el hecho acusado...".

Agregando que: "...Por lo anterior el Tribunal no puede fundamentar una decisión condenatoria de los imputados, ya que ni la duda ni la probabilidad son suficientes para emitir un juicio de culpabilidad, esto por el Principio de In dubio Pro-reo...".

La Sala considera que en el caso que nos ocupa, los jueces no aplicaron la Ley de Derivación, que establece "que cada pensamiento provenga de otro con el cual está relacionado", ya que en la fundamentación intelectiva, consta que la absolución de los imputados no obedece precisamente al material probatorio que desfiló durante la Vista Pública. Asimismo, por extraerse de la referida ley, también se vulneró el Principio Lógico de Razón Suficiente, el cual instituye que "todo juicio, para ser realmente verdadero, necesita de una razón suficiente, que justifique lo que en el juicio se afirma o niega con pretensión de verdad", porque el razonamiento no está constituido por inferencias razonables deducidas de las pruebas que desfilaron durante los debates, es decir, no existe una razón suficiente que justifique el raciocinio de los jueces.

Por todo lo anterior, cabe señalar, que el fallo que emitió el a-quo, no corresponde al material probatorio que desfiló durante la respectiva Vista Pública, debido a que su resolución no guarda concordancia con la prueba que se acreditó en el juicio; por lo tanto, la sentencia de mérito ha sido fundamentada sin observar la correcta aplicación de las reglas de la sana crítica, pues al hacer la valoración de cada uno de los elementos probatorios, omitieron aplicar un proceso lógico deductivo y un análisis racional de todos y cada uno de los elementos inmediados, de una forma integral.

En consecuencia, esta Sala considera procedente casar la sentencia impugnada, en virtud de existir la infracción denunciada.

POR TANTO:



De conformidad a las razones expuestas, disposiciones legales citadas y Arts.50 Inc.2º y No.1, 357, 421, 422 y 427 Pr.Pn., a nombre de la República de El Salvador, esta Sala FALLA:

a) DECLARESE HA LUGAR a casar la sentencia de mérito;

b) Anúlase la respectiva vista pública;

c) Remítanse las actuaciones al Tribunal remitente, para que éste, a su vez las envíe al Tribunal de Sentencia de Zacatecoluca, a efecto de que se realice una nueva vista pública.

J. N. CASTANEDA S.---------------------F. LOPEZ ARGUETA---------------GUSTAVO E. VEGA----------PRONUNCIADO POR LOS SEÑORES MAGISTRADOS QUE LO SUSCRIBEN----------RUBRCADAS---------ILEGIBLE.
Catálogo: DocumentosBoveda -> DOC
DOC -> 75-p-137 CÁmara de la cuarta sección del centro
DOC -> Vistos en apelación de la sentencia definitiva condenatoria
DOC -> ConmutacióN de la pena de siete años de prisión, impuesta a mdl
DOC -> Cámara segunda de lo penal de la primera sección del centro; San Salvador
DOC -> Se ha tramitado en contra de la imputada roxana marisol m. D. V
DOC -> Ts-204-2016. Tribunal de sentencia, san francisco gotera, departamento de morazan
DOC -> Ac tribunal segundo de sentencia de san salvador
DOC -> Tribunal segundo de sentencia: San Salvador, a las catorce horas del día cuatro de marzo de dos mil dieciséis
DOC -> Hurto agravado continuado tipificado y sancionado en el Articulo 07, 208 N° en relación con el 42 y 72 del Código Penal, en perjuicio patrimonial de la Universidad Modular Abierta –uma, represtada legalmente por el Licenciado M. A. C. M
DOC -> Agresión Sexual en Menor e Incapaz Continuada


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos