Sabiduria de un pobre



Descargar 0.49 Mb.
Ver original pdf
Página5/18
Fecha de conversión22.10.2018
Tamaño0.49 Mb.
Vistas389
Descargas0
Publicado porwalterisgro
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   18

de  vida  y  se  había  dejado  irradiar.  Lo  que  había  venido  a  buscar  todavía  adolescente  junto  a 

Francisco,  ella  que  descendía  de  la  noble  familia  de  los  Offrenduzzi,  era  realmente  la  pura 

simplicidad  del  Evangelio.  Francisco,  entonces,  la  había  consagrado  al  Señor.  Y  Clara  había 

permanecido fiel a la santa pobreza. 

-¡Bendito sea el Señor por nuestra hermana Clara! -exclamó Francisco al oír al hermano Ángel.  

Pero tuvo  en  seguida  deseo  de  añadir:  "Malditos  sean  los  que  desbaratan  y  destruyen  lo  que  Tú, 

Señor, has edificado y no dejas de edificar por los santos hermanos de esta Orden." Pero se calló. A 

quienes se refería no estaban allí para escucharle. Y además le hacía demasiado daño el maldecir. 

Se contentó con decir al hermano Ángel: 

-Vuelve a nuestra hermana Clara y dile que en este momento no estoy en estado de ir a verla, que, 

por favor, me disculpe. Que la bendigo tanto y más de lo que puedo. 

Pero,  algunos  días  más  tarde,  Francisco  sintió  como  una  pena.  Y  para  mostrar  a  Clara  que  no  la 

olvidaba y que era sensible a su gesto, le mandó al hermano León. 

Cuando Clara vio venir al hermano León se apresuró a preguntarle: 

-¿Cómo esta nuestro padre? 

-Nuestro padre -respondió León -sigue sufriendo mucho de los ojos y también del estómago y del 

hígado. Pero la que está enferma, sobre todo, es su alma. 

Y se calló un instante. Después continuó:  

-Nuestro padre ha perdido la alegría, toda la alegría. Nos dice él mismo que su alma esta amarga. 

¡Ah!, si los que traicionan su ideal supieran el daño que le hacen... Ponen su vida misma en peligro.  

-Sí, nuestro padre está en peligro -dijo Clara-. Pero la mano de Dios no lo ha dejado. Es ella la que 

le conduce. Seguramente, Dios quiere purificarlo como el oro en el crisol. Y nos lo devolverá más 

resplandeciente que el sol, no lo dudo. El amanecer de Dios en su alma es más  cierto que el de la 

aurora sobre la tierra. Pero nosotros tenemos que rodearle y sostenerle en esta prueba terrible, para 

que la amargura no eche raíces en su corazón. No basta que el grano germine y dé fruto. Es preciso 

velar para que el fruto no sea amargo. La amargura estropea toda madurez. Ese es el gusano roedor. 

Ahí está el peligro, hermano León. Yo creo que si  nuestro padre pudiera  venir  aquí a pasar unos 

días le harían mucho bien. Haz todo lo posible para decidirle a salir de su soledad. 

De vuelta a la ermita, el hermano León fue inmediatamente a ver a Francisco. Lo encontró sentado 

junto al oratorio y le hizo saber con mucha insistencia la petición de Clara. 

-Nuestra hermana Clara reza por mí, y es lo esencial -le respondió dulcemente Francisco-. No tiene 

necesidad de ver mi rostro en este momento. No vería en él más que sombras y tristeza. 

-Sí, padre -respondió León-. Pero ella podría quizás volver a traer un poquito de claridad. 

-Lo  contrario  es  lo  que  hay  que  temer  -replicó  Francisco-.  Tengo  miedo  de  echar  turbación  y 

oscuridad  en  su  alma.  ¡Tú  no  sabes,  León,  que  pensamientos  me  agitan!  Algunas  veces  me 

obsesiona  la  idea de que hubiese  hecho  mejor quedándome en el comercio de mi padre, haberme 

casado y haber tenido niños, como todo el mundo. Y una voz me repite incansablemente que no es 

tarde  todavía  para  hacerlo.  ¿Crees  que  puedo  ir  a  nuestra  hermana  Clara  con  tales  ideas  en  la 

cabeza? 

-Son ideas en el aire -dijo León-. Que trotan en tu cabeza. Pero no tienen ningún poder sobre ti. No 

eres capaz de ser conmovido y arrastrado por tales ideas. 

-Pues bien: desengáñate -aseguró Francisco-. Soy capaz. Puedo muy bien todavía tener hijos e hijas. 

-¿Qué dices, padre? -exclamó León. 

-Nada más que la verdad -dijo Francisco-. ¿Por qué extrañarse? 

-Porque te tengo por un santo -respondió León.  

-Sólo  Dios  es  santo  -replicó  vivamente  Francisco-.  Y  yo  no  soy  más  que  un  pecador.  ¿Lo  oyes, 

hermano León? Un vil pecador. Sólo me queda una cosa en mi noche: es la inmensa piedad de mi 

Dios. No, yo no puedo dudar de la inmensa piedad de mi Dios. Pide solamente, hermano León, para 




que en mis tinieblas no se apague a mis ojos esta última estrella. 

Francisco se calló. Al cabo de un momento se levantó y se hundió solo en el bosque. León le seguía 

con los ojos. Francisco sollozaba. 

  

Capítulo IV  



El gemido de un pobre 

Algunos  días  más  tarde,  después  de  haber  estado  rezando  en  el  bosque,  según  su  costumbre, 

Francisco encontró en  la ermita un  hermano  joven que  le esperaba. Era un hermano lego, venido 

expresamente para pedirle un permiso. A este hermano le gustaban mucho los libros, y quería que el 

padre  le  permitiera  tener  algunos.  Especialmente  deseaba  poseer  un  salterio.  Su  piedad  ganaría, 

explicaba él, si podía disponer libremente de estos libros. Tenía ya el permiso de su ministro, pero 

le gustaría tanto obtener el de Francisco... 

Francisco escuchaba al hermano exponer su demanda. Veía mucho más lejos de lo que él decía. Las 

palabras del hermano resonaban en sus oídos como un eco. Le parecía oír las palabras de algunos 

ministros  de  su  Orden  deslumbrados  por  el  prestigio  de  los  libros  y  de  la  ciencia.  ¿No  le  había 

pedido  uno  de  ellos  hacía  poco  permiso  para  guardar  para  su  uso  toda  una  colección  de  libros 

magníficos y vistosos? Bajo pretexto de piedad se estaba, pues, a punto de  desviar a los hermanos 

de la humildad y simplicidad de su vocación. Pero no bastaba eso. Los innovadores querían que él, 

Francisco,  diera  su  aprobación.  La  autorización  que  diese  a  este  hermanito  sería  evidentemente 

explotada  por  los  ministros.  Verdaderamente,  era  demasiado.  Francisco  sintió  que  le  subía  una 

cólera violenta. Pero se tensó y se contuvo. Hubiera querido estar a mil leguas de allí, lejos de la 

mirada de este hermano que esperaba y espiaba sus reacciones. De repente le asaltó una idea. 

-¿Quieres un salterio? -gritó-. Espera, voy a buscarte uno. 

Saltó  hacia  la  cocina  de  la  ermita,  entró  dentro,  metió  la  mano  en  el  hogar  apagado  y  cogió  un 

puñado de ceniza y volvió corriendo al hermano. 

-Aquí tienes un salterio -dijo. 

Y, al decirlo, le frotó la cabeza con la ceniza. El hermano no esperaba eso. Sorprendido y confuso, 

no sabía qué pensar ni qué decir. Manifiestamente, no comprendía nada. Se quedó allí con la cabeza 

baja, silencioso. Francisco mismo, una vez pasada su primera reacción, se encontró desarmado ante 

este silencio. Acababa de hablarle un lenguaje rudo, demasiado rudo, seguramente. Hubiera querido 

ahora explicarle por qué había obrado así, decirle despacito y claro todo lo que pensaba. Decirle que 

no tenía nada contra la ciencia ni contra la propiedad en general, pero que sabía él, el hijo del rico 

mercader  de  tejidos  de  Asís,  lo  difícil  que  es  poseer  algo  y  seguir  siendo  el  amigo  de  todos  los 

hombres y, sobre todo, el amigo de Jesucristo. Que allí donde cada uno se esfuerza en hacerse un 

haber ya se ha acabado la verdadera comunidad de hermanos y de amigos. Y que no se podrá nunca 

hacer  que  el  hombre  que  tiene  algunos  bienes  a  la  vista  no  tome  espontáneamente  una  actitud 

defensiva con respecto a los otros hombres. Es eso lo que había explicado en otro tiempo al Obispo 

de Asís, que se asombraba de la excesiva pobreza de los hermanos. 

-Señor  Obispo  -le  había  dicho  entonces-,  si  tenemos  posesiones,  nos  harán  falta  armas  para 

defenderlas. 

El  Obispo  lo  había  comprendido.  Lo  sabía  por  experiencia.  Demasiado  a  menudo  entonces  los 

hombres de Iglesia tenían que hacerse hombres de armas para defender sus bienes y sus derechos. 

Pero ¿qué relación tenía todo esto con el salterio en manos de un novicio? Francisco veía bien que, 

a  los  ojos  de  este  hermanito,  todas  estas  explicaciones  tenían  que  parecer  sin  proporción  a  su 

demanda. Sin proporción, y, por tanto, ininteligibles. Nunca se había sentido tan impotente como en 

este momento. 

-Cuando tengas el salterio -dijo por fin al hermano, con esperanza de hacerse comprender, a pesar 

de todo-, ¿qué harás con él? Irás a sentarte en un sillón o en un trono como un gran prelado y dirás a 

tu hermano: "Tráeme el salterio." 

El hermano sonrió con una sonrisa molesta. No veía el alcance de la advertencia de Francisco. Este 




Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   18


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos