Sabiduria de un pobre



Descargar 0.49 Mb.
Ver original pdf
Página1/18
Fecha de conversión22.10.2018
Tamaño0.49 Mb.
Vistas365
Descargas0
Publicado porwalterisgro
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   18


  

SABIDURÍA DE UN POBRE 

 

ELOI LECLERC 

 

El nombre del franciscano francés Eloi Leclerc quedará unido para siempre a su obra más leída y 

celebrada: "Sabiduría  de un pobre", traducida  en todo  el  mundo, con múltiples ediciones. No se 

trata de una biografía de San Francisco, sino un acercamiento al sufrimiento interior del Santo en 

un  momento  muy  concreto  de  su  vida:  cuando  las  enfermedades  y  la  crisis  de  crecimiento  de  la 

Orden por él fundada lo introduce en una noche oscura de despojamiento y purificación. El estilo 

ágil, sencillo y agradable del libro invita a saborear con calma cada una de sus páginas. Aquí te 

ofrecemos  el  prefacio,  en  el  que  el  autor  nos  ofrece  las  claves  de  lectura. 

Eloi  Leclerc,  Sabiduría  de  un  pobre,  Traducción:  Ana  María  Fraga  -  María  José  Martí. 

Ed. Marova (Col. Maran Atha), Madrid 1992, 164 páginas. 

Título original: Sagesse d'un pauvre, Editions Franciscaines, Paris 1963. 

 

  



Prólogo a la edición española 

Decir que Francisco de Asís tuvo  la  virtud de amar todo lo que en  las criaturas hay digno de ser 

amado,  con  ojos  limpios  de  prejuicios,  sería  bastante  exacto.  Pero  esta  imagen  es  susceptible  de 

adquirir  mayor  fuerza  utilizando  otra  expresión,  tal  vez  más  inexacta,  pero  de  una  riqueza  más 

penetrante, más incisiva, más útil para despertar en nosotros el hambre de acercarnos al tú a tú. 

O sea, Francisco tuvo, ante todo, dos "vicios ejemplares": el de la sencillez y el de la amistad. La 

pobreza  sería  como  el  residuo  de  ambas.  No,  ciertamente,  como  un  resto  despreciable.  Lo  cual 

podría  ser,  por  ejemplo,  un  simple  no  tener  nada.  Sino  como  expresión  profundísima  del 

desasimiento  más  radical  de  todo  lo  que  se  posee  y  de  toda  posibilidad  de  poseer-incluida  la 

posesión de la satisfacción de no contar con nada. 

El  maravilloso  vicio  de  San  Francisco  fue  el  de  derramarse  sin  medida  sobre  las  piedras,  los 

animalillos, las plantar, las puestas de sol, los hombres. Francisco tenía los sentidos agujereados del 

todo.  Su  personalísimo  sufrimiento  consistía  en  que  su  capacidad  de  vaciarse  era  superada  en 

mucho por la intima inundación de su llenarse. Pero un día, el Señor calentó el alma del Santo hasta 

lo más hondo, lo más suyo, hasta la raíz misma de su ser. Y entonces vivió el dolor del árbol viejo, 

ese dolor de muerte que la primavera sopla por entre la madera de todo árbol viejo, para apremiarle 

al cántico de su última flor, la más bella. La flor de saberlo ya todo en la sencillez de saberse uno 

mismo nada. Ese día la Sabiduría le abrid su secreto: vivir en el tiempo de Dios, en una aceptación 

total  de  sí  mismo  y  de  Él.  Trabajar  y  jugar  y  dormir,  en  sus  brazos  siempre.  El  alma  del  Santo-

agotada por el esfuerzo de buscar su sitio en la armonía-, quedó, luego de la revelación, relajada, 

extendida, abrigada por la suprema Misericordia. Al ritmo de Dios en la paz de Dios. Y su cuerpo, 

así pacificado, pudo ser caño libre, sin dificultades ni preocupaciones escrupulosas, del gran amor 

de Dios hacia los hombres. 

Que Dios es Dios. QUE DIOS ES. Saber esto fue la Sabiduría del pobre de Asís. Luego queda ya el 

silencio de la plenitud. Y el derrocharse entonces todo a la vez, casi en acto único, parecidamente a 

como lo haría un ángel, o como esas florecillas que viven sólo unos instantes, el tiempo justo para 

alabar al Creador en su estallido de color y gracia. Como una vidriera iluminada de golpe por un 

relámpago y resumida en su afirmación de luz por la limitación de sus plomos. En su donación  y 

renuncia llegó a la definitiva madurez del que ya nada espera sino sentarse a esperar el regalo de la 

muerte. 



Para  leer  -tomando  el  pulso-  estas  páginas,  retales  nada  más  de  la  vida  de  Francisco,  hemos  de 

prescindir  de  ideas  previas,  desnudarnos  de  intenciones  estéticas,  incluso  de  propósitos  más  o 

menos piadosos, pero que podrían emborronar la espiritualidad del santo. 

Para que los mismos silencios, esas pausas maravillosas de San Francisco, no queden marcados por 

nuestros  prejuicios,  será  necesario  poner  nuestro  corazón  a  la  espera.  Estar  a  la  espera  de  su 

silencio. Y así unirlo, en un todo, sin mezclas ni impurezas, a su palabra. 

Esta actitud de máximo respeto y de rigurosa higiene mental es sólo la condición indispensable para 

poder ser despertados al cariño y a la amistad que con toda sencillez nos ofrece Francisco. Pero « 

estar  despiertos»  no  lo  es  todo.  Falta,  además,  ponerse  en  marcha  para  realizar  el  encuentro  a  la 

mitad del camino. Pues dos amigos se encuentran siempre «a mitad de camino». No porque hayan 

convenido eso, no. Sino porque ambos salieron a la vez de casa. 

Naturalmente  que  esta  "mitad"  no  tiene  nada  que  ver  con  la  mitad  aritmética-el  cariño  es  una 

apuesta contra la insolencia de los números-. «A mitad de camino» quiere decir el sitio donde dos 

amigos se encuentran y comulgan todo el cansancio de sus pasos, el polvo de sus zapatos. 

Nuestra  aportación  a  las  páginas  que  vienen  ha  de  ser  la  que  ellas  mismas  piden:  ausencia  de 

malicia, sencillez en los ojos y corazón abierto. 

Sólo así purificados es  hacedero el  complemento humano que  las tapas de este  libro exigen para 

poder  alumbrar  a  la  vida  su  depósito  de  pensamientos.  Precisamente  es  eso-el  suceso  de 

completarse hombre y libro-el hallazgo, el abrazo, agotado ya el camino por el andar de los amigos. 

JUAN MANUEL LLOPIS 

  

Prefacio 

La palabra  más terrible que  haya  sido pronunciada contra nuestro tiempo es quizá esta:  «  Hemos 

perdido la ingenuidad.» Decir eso no es condenar necesariamente el progreso de las ciencias y de 

las  técnicas  de  que  está  tan  orgulloso  nuestro  mundo.  El  progreso  es  en  sí  admirable.  Pero  es 

reconocer que este progreso no se ha realizado sin una pérdida considerable en un plano humano. El 

hombre, enorgullecido de su ciencia y de sus técnicas, ha perdido algo de su simplicidad. 

Apresurémonos  a  decir  que  no  había  solamente  candor  y  simplicidad  en  nuestros  padres.  El 

cristianismo  había  asumido  la  vieja  sabiduría  campesina  y  natural  nacida  al  contacto  del  hombre 

con  la  tierra.  Había,  sin  duda,  todavía  mucho  más  de  tierra  que  de  cristianismo  en  muchos  de 

nuestros mayores. Más de pesadez que de gracia. Pero el hombre tenía entonces raíces poderosas. 

Los  impulsos  de  la  fe,  como  las  fidelidades  humanas,  se  apoyan  sobre  adhesiones  vitales  e 

instintivas particularmente fuertes. Y no estaban de ningún modo sacudidas o enervadas. El hombre 

participaba del mundo, ingenuamente. 

Al  perder  esta  «  ingenuidad»,  el  hombre  ha  perdido  también  el  secreto  de  la  felicidad.  Toda  su 

ciencia y todas sus técnicas le dejan inquieto y solo. Solo ante la muerte. Solo ante sus infidelidades 

y las de los otros, en medio del gran rebaño humano. Solo en los encuentros con sus demonios, que 

no  le  han desertado. En algunas  horas de  lucidez el  hombre comprende que  nada, absolutamente 

nada, podrá darle una alegre y profunda confianza en la vida, a menos que recurra a una fuente que 

sea al mismo tiempo una vuelta al espíritu de infancia. La palabra del Evangelio no ha aparecido 

jamás tan cargada de verdad humana: "Si no os hacéis como niños no entraréis en el reino de los 

cielos.» 

En este camino que conduce al espíritu de infancia, un hombre tan simple y tan pacificado como 

San Francisco de Asís tiene algo que decirnos. Algo crucial y decisivo. Este santo de la Edad Media 

nos  está  asombrosamente  próximo.  Parece  haber  sentido  y  comprendido  nuestro  drama  de 

antemano,  él  que  escribía:  "Salve,  Reina  Sabiduría,  que  Dios  te  salve  con  tu  hermana  la  pura 

simplicidad". Sentimos demasiado claro que no puede haber sabiduría para nosotros que somos tan 

ricos en ciencia sin una vuelta a la pura simplicidad. Pero ¿quién mejor que el pobre de Asís puede 

enseñarnos lo que es la pura simplicidad? 

Es la sabiduría de San Francisco lo que se propone evocar este libro: su alma, su actitud profunda 




Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   18


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos