Roverismo hacia el éxito



Descargar 0.5 Mb.
Página4/15
Fecha de conversión11.12.2017
Tamaño0.5 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   15

Por expresión natural, quiero decir tales cosas como escribir poesía, taller madera, tocar el violín, modelar en arcilla, dibujar, etc. También es interesante coleccionar estampillas, monedas, fósiles, curiosidades, insectos o cualquier otra cosa.

Los que viven en contacto con la Naturaleza en el campo, tienen al alcance de su mano el estudio de los pájaros, las plantas o los animales. Pueden dedicarse a la cría de gallinas, al cultivo de frutas, a la preparación de jamón, a la cría de conejos, a fabricar mocasines, o cualquier otra cosa que les atraiga. Hay centenares de cosas de donde escoger y una vez que se ha encontrado una que lo atrae seguramente que le dará buen rendimiento, quizá no en efectivo, pero en satisfacciones que llenen su vida.
Profesión adecuada.
Por lo que respecta al dinero, la mayor parte de nosotros tenemos necesidad de una renta asegurada que nos evite el pesar sobre otros y que nos ponga en condiciones de gozar de la vida y ayudar a que otros gocen también de ella. Por tanto, en vez de arriesgar el dinero en la suerte, tratando de quitárselo a otra persona menos afortunada, aprovechemos el tiempo en conseguir una renta segura como retribución a nuestro trabajo honesto.

Esto significa, como primer paso, prepararse para ejercer una profesión en la vida.

He dicho que no me gusta usar caddys en el golf porque eso conduce a los muchachos a tomar trabajos en los cuales sacan una retribución por el momento, pero sin oportunidades para el futuro. Trabajos que hay que dejar cuando ya se es hombre, encontrándose entonces con que no está uno preparado para ejercer una profesión. Y por tanto en muchos casos el individuo se convierte en un holgazán inútil.

Mas no es sólo el caddy el que principia mal en la vida, hay muchos muchachos a quienes se les presenta la oportunidad de un trabajo bien pagado, y sus padres les urgen para que lo tomen, olvidando fijarse en otro punto de vista o sea qué va a ser de ellos más tarde.

Muchos de esos trabajos bien retribuidos, no conducen a algo estable y dejan al muchacho desorientado justamente en el momento más importante de su vida, cuando debería comenzar a ascender los primeros peldaños de su carrera que fuese al fin su sostén.

Otro error usual, es el de que, aun cuando un joven encuentra un camino con buenas perspectivas, lo toma solamente porque parece que le gusta, sin ponerse a considerar si está realmente capacitado para él y eventualmente se encuentra, o sus patrones se encuentran, que no es la persona adecuada por lo que tiene que dejarlo y tratar de encontrar otro. Se convierte en una clavija cuadrada colocada en un agujero redondo, dando por resultado que nunca llega a establecerse.

Lo que hay que encontrar es cuál es el trabajo para el que se está más capacitado: si al principio se toma otro trabajo en el que se reciba una buena paga, siempre debe estarse con la vista fija en lo que conviene para aprovechar la oportunidad cuando se presente. Pero al mismo tiempo hay que estar precavido para no pensar que el pasto del campo vecino está más verde que el de uno.

Si se es una clavija cuadrada, hay que poner el ojo en un agujero cuadrado y tratar de conseguirlo.

Conseguid el rastro y conservaos cerca de él sin preocuparos por el resultado final de la caza. La diversión está en seguir el rastro y no en lo que se encuentra al final de él.

Cuando yo era pequeño y todavía no había encontrado mi camino, seguí esta regla: tomar lo primero que se me ofrecía y utilizarlo para conseguir algo mejor. Si pescáis un pececillo con una lombriz y con éste uno más grande, con el más grande todavía podéis buscar otro mayor hasta conseguir uno que valga la pena.

He aquí el consejo dado a su hijo por un mercader que debía su fortuna a su propio esfuerzo: "Si se encuentra que es de valor el poder proporcionar a un semejante un abrigo de pieles para su satisfacción, eso quiere decir que se ha logrado éxito en la carrera y obtenido no sólo lo suficiente para vivir, sino que también se ha logrado poner el trabajo propio al servicio de los demás".

Y esto es lo que significa gozar de la vida.

Si deseáis seguir la sugerencia del carnicero y encontrar cualquier clase de trabajo retribuido, mientras se os presenta una oportunidad adecuada, podréis, en muchos casos, hacer algo peor que alistarse en la Real Fuerza Aérea ya que allí el servicio es por corto tiempo, está bien retribuido y es de gran interés.

Pero aún hay más en este trabajo que es realmente educativo y que si se toma con buen espíritu le da a uno los toques finales de la instrucción recibida en la escuela. Y entre tanto, se gana en carácter, en la clase de carácter que permite emprender una carrera cuando se presenta la oportunidad.

Asimismo se puede observar la vida en otros países que es la mejor manera de adquirir experiencia y hacer amigos.
Ahorro.
Después de la gran guerra del catorce, nuestros críticos han dicho que nuestra nación se está hundiendo. Yo no sé qué decir; pero veo que el jefe de la escuela de la ciudad de Londres dice que los muchachos de hoy día tienen más energía que los de ayer y que mejoran de día en día. Esto por lo menos es una buena señal.

Cierto que actualmente hay más personas que ahorran dinero y menos que escupen donde quiera. No creo que estos dos puntos tengan entre sí ninguna conexión pero son sencillamente dos hechos.

En las próximas páginas sugiero que con la práctica de la auto-restricción se gana en carácter; pero también se gana otra cosa, por lo menos algunas veces: dinero. Si restringimos el uso del licor, tabaco y comida innecesaria, además de otras cosas que no nos hacen falta, se habrá ahorrado el costo de ellas, y a la larga esta suma llegará a ser algo nada despreciable.

Nunca sugiero a nadie que haga lo que yo no he hecho, y esto que estoy recomendando ahora lo he practicado yo.

Fui el séptimo de una familia de diez, mi padre era clérigo y murió cuando yo tenía tres años. Por tanto, crecí en un medio que no podría llamarse opulento y, cuando entré al ejército, tenía que vivir lo mejor que podía con mi sueldo que era muy pequeño.

Esto significaba lucha. Significaba entre otras cosas quedarme sin desayuno o sin almuerzo, no fumar, no beber y ganar lo que podía en las horas que me dejaba libre mi servicio militar dibujando o escribiendo.

Pero trabajaba duro y gozaba con la lucha. Y al fin triunfé. Tuve mucha suerte, pero debo añadir que mucho lo obtuve con mi esfuerzo. Lo que vulgarmente se llama suerte es en realidad la facultad de encontrar la oportunidad que a uno se le brinda lanzarse sobre ella y atraparla. Muchas personas se sienten a esperar a que la fortuna llegue a ellas y luego se quejan de que nunca llega.

Lo curioso fue que avancé más deprisa de lo que deseaba. Mi única ambición real era el no tener que pedirle a mi familia dinero para mantenerme. Si yo podía ayudarlos en algo, tanto mejor. Amaba mi trabajo porque éste se desarrollaba entre hombres y caballos. Estaba perfectamente contento.

Pero cuando me llegaba un ascenso y era removido a un puesto superior, aun cuando la paga fuera mejor y las oportunidades grandes, no me gustaba la idea y sólo deseaba permanecer donde estaba. Me acuerdo que en una ocasión pregunté a mi coronel si podía declinar el ascenso y él riendo me dijo que era imposible: no me quedó más remedio que ascender. Seguí hacia arriba y esto en gran parte se lo debí al haber practicado el ahorro al principio.

Me quedé asombrado el otro día al revisar algunos de mis diarios primitivos sobre viajes y visitas a mis amigos: con qué religiosidad apuntaba hasta el último centavo de mis gastos, y con qué triunfo asentaba cualquier cantidad que me entraba. Podría decir con toda verdad como el que más, que es cierto el dicho "cuidad los centavos, que los pesos se cuidan solos."


... He gozado de la cacería del puerco espín...
Y así no solamente estaba capacitado para atender a mis necesidades, sino que también podía proporcionar consejo tomando mi propia experiencia y conducir por el mismo camino a un buen número de mis amigos, inclusive a mi escuadrón. Como consecuencia, las utilidades de la cantina bajaron, pero subieron los balances de ahorro. Los hombres mejoraron de salud y eran más felices. Y al salir del servicio, tenían dinero en mano para poder establecerse en negocios o en la vida privada. Esto mismo podrá acontecer a vosotros que leéis esto; si no tenéis dinero, tratad de hacerlo de alguna manera: pero hacedlo. Vendrán los días malos y entonces no será justo cargar sobre los demás. Hay que pensar en esos días que muchos olvidan y sufren después las consecuencias.

Si ya tenéis algo de dinero, esa no es razón para malgastarlo. Si tenéis que gastarlo gastadlo en los demás y no sólo en vuestra propia diversión.

Quizá sois ricos, pero hay uno cosa que no podéis hacer, si sois realmente lo que debéis ser, y eso es, gastar vuestro dinero en lujos mientras haya otras personas a vuestro alrededor que carecen de lo indispensable para la vida.
Aprovechad las oportunidades.
Mirad, cuando yo hablo de ahorro, no quiero decir tacañería. Sed tan tacaños como queráis con vosotros mismos, ahorrad en vuestros propios gastos, pero no lo que debéis gastar en los demás

Por lo que toca a mi, he gozado de la vida tanto como mis amigos, cazando, jugando polo, he gozado de la cacería del puerco espín de la caza mayor, pero nunca compré animales costosos para el deporte, los compré brutos, sin adiestramiento, a pequeño costo y me divertí y me interesé en su adiestramiento. Hay muchas gentes que compran las cosas casi nada más por lo que cuestan. Existen también personas que se compran un nuevo abrigo inmediatamente que aparece la menor mancha o la menor señal de uso en el que tienen. Otros en cambio, cuando su ropa está usada, hacen que se las volteen y la usan por el otro lado haciéndole servir el doble tiempo. Siempre hay manera de pasarla bien con pocos elementos y gozar tanto como si se tuviera una gran cantidad de ellos, sólo hay que saber ejercitar el ingenio y el ahorro. En verdad, hay en ello algo de aventura que atrae a un buen deportista. ¡Pobres millonarios!

Un hombre que perteneció a mi regimiento como soldado recurrió a mi hace mucho tiempo quejándose de que estaba en muy mala situación. Me dijo que había servido a su país con lealtad los mejores diez años de su vida y que así era como su país agradecido lo trataba dejándolo en tal mala situación. No tenía oficio especial, pero su hermano en Canadá estaba de acuerdo en recibirlo como socio si se iba para aquel país. Pero él pensaba que no había derecho que tuviera que abandonar su país después de haberle servido y además no tenía dinero con que hacer el viaje aunque lo deseara.

Le pregunté cuánto había ahorrado durante su servicio. Se sonrió irónicamente y dijo "no es posible ahorrar mucho como soldado raso". Pero yo por mi experiencia sabía lo que muchos de mis soldados tenían ahorrado al dejar el servicio, teniendo un buen saldo a su favor en su cuenta de ahorros, y estuve tentado de decirle: "Tenía asegurada comida, alojamiento, vestido, calefacción, luz y agua, todo gratis, y por lo menos contaba con un chelín y medio por día para gastar. Todo esto sumaba veintisiete libras al año. Esto hubiera hecho posible que en sus ocho años de servicio hubiera podido ahorrar 216 libras o por lo menos cien, descontando diversiones y cerveza, las que, con sus correspondientes intereses, hubieran sumado ciento cincuenta libras en ocho años. Con eso habría podido ir al Canadá, que no es un lugar de destierro, sino una magnífica tierra de promisión". Pero aquel hombre era de los que no aprovechan las oportunidades cuando se les presentan. La moraleja de esta historia es esta: "Aprovechad el buen tiempo, no esperéis a que éste vuelva a presentarse, pues a lo mejor pronto se acumulan las nubes y se desata la tormenta .

Como John Graham dijo a su hijo: "no juegues con la cuchara antes de tomar la medicina: el aplazar una cosa sencilla, la hace después difícil, y si se aplaza una difícil, se convierte en imposible. . ."

Dick siempre estaba aplazando las cosas. La última vez que supe de él, tenía noventa y tres años y estaba a punto de morir. Esto pasó hace diez años: y podría apostar que todavía vive".


Lo importante es ahorrar desde el principio, especialmente cuando sois jóvenes.
El señor Pound escribe sobre los muchachos que trabajan, lo siguiente: Que antiguamente un trabajador gradualmente percibía mayor jornal hasta pasar de los treinta años. Ahora un joven de dieciocho años obtiene una buena paga y llega a la cúspide cuando tiene veinticinco, decreciendo su capacidad rápidamente entre los treinta y cinco y los cuarenta y cinco años. Estos muchachos ganan más cuando tienen veinte años de lo que ganaban sus padres a esa edad, pero mucho menos que éstos a los sesenta.

¿Por qué ahorrar?, Pues quizás algún día vosotros podéis tener oportunidad de mejorar yendo al extranjero o teniendo un pequeño capital para estableceros en un negocio, pero lo que es más cierto, es que un día os casaréis y tenéis que pensar en vuestra casa y en vuestra esposa y todavía en algo más importante que muchos olvidan: los hijos

Es realmente un egoísmo para con ellos el traerlos al mundo si no hay con qué mantenerlos.
Cómo ahorrar.
La forma más sencilla es por medio de una cuenta de ahorros bancaria o postal. Cualquier empleado de un banco o de correo os podrá informar y proporcionar una libreta de ahorros, en la que se irán anotando los depósitos que hagáis; este dinero causa intereses, los que van en aumento gradualmente

Existe otra forma de ahorro, por medio de bonos nacionales.

Otra forma es reunirse un grupo y formar una asociación de ahorros, depositando éstos mancomunadamente en una cuenta de ahorros, lo que hace que ganen desde luego sus respectivos intereses.

Conforme aumentan vuestros ahorros, los podréis invertir en acciones, que os proporcionarán mayores intereses aun cuando también aumentan los riesgos.

El invertir dinero requiere cierta preparación. Por tanto, vosotros deberéis pedir consejo a alguna persona experimentada. Pero en el ahorro nacional, en los bancos de ahorro y en los bancos postales, el ahorro está asegurado y el interés también.
El carácter en la profesión.
Una vez di una recomendación a una persona para un buen puesto y en ella incluí una pequeña lista de sus cualidades. Cuando volví a leerla, después de escrita, me parecía que si la persona que la había solicitado me hubiera dado una lista de las cualidades que debería tener el individuo, coincidirían más o menos con las que yo había escrito. Y es que esas cualidades eran aquellas que vosotros desearíais encontrar en un hombre. Ahora lo importante es saber si vosotros las tenéis. Si no, apuráos a conseguirlas y tendréis asegurado el empleo en la línea que vosotros consideréis que sois más aptos. Esto es lo que yo decía de mi recomendado:

"Es capaz y activo, digno de confianza en todo sentido, de iniciativa. Un jefe con tacto y con una risa sana. Esto último, por lo menos, vale el sueldo, pues la produce en los momentos que parecen más difíciles y la contagia a todos a su alrededor".

Pues bien, he ahí el suficiente carácter para llevar al éxito a cualquiera que es ágil y que goza con su trabajo. "Digno de confianza" significa: sobrio, puntual, veraz, se le puede confiar dinero y secretos, y que probablemente no cometerá ni tonterías ni errores, que es leal a sus patrones tanto como a sus subordinados y que desempeñará su trabajo ya sea que se le observe o no. "De iniciativa" significa que encontrará la forma de cumplir con su deber cualesquiera que sean las dificultades que se le presenten. "Un jefe con tacto" significa que es cortés y humano, que sabe ir de frente y no empujando. Y el hecho de que se ría y tome las cosas con alegría, hace que los demás sigan su ejemplo, lo cual es de valor inestimable.
Responsabilidad.
Un día de aquella época en que todavía era yo uno de tantos tontos y despreocupados, de repente mi coronel me llamó y me dijo que me iba a nombrar su ayudante en el mando del regimiento,

¿Ayudante?, me quedé aterrado.

El ayudante era el hombre de quien dependía en gran parte el bienestar y el bienestar del regimiento. Magnífico trabajo, pero, ¿qué sucedería si fracasaba?

No me atrevía a afrontarlo.

Pero el coronel sencillamente me dijo que tenía confianza en mí.

Pues bien, en unos cuantos minutos yo era un hombre distinto. Ahora era un hombre sobre quien pesaba una gran responsabilidad. En vez de aquel muchacho que nada le importaba y que no tenía más meta que divertirse.

Me encontraba con una seria perspectiva enfrente y una gran visión de lo que podría hacer para bien de mis hombres y por el nombre de mi regimiento, me metí de lleno en el trabajo en cuerpo y alma y nunca volví la cara atrás. Aquella entrevista con el coronel tan corta como fue, fue realmente el punto de partida de mi carrera.

Y desde aquella lección de responsabilidad, pude ascender todos los escalones de mayores responsabilidades, uno después de otro.

Si vosotros habéis de hacer algo en vuestra carrera, tenéis que asumir responsabilidades.

Para ser capaz de asumir una responsabilidad se necesita confianza en sí mismo, conocimiento del trabajo que se va a desempeñar y práctica en ejercer responsabilidades.

En la Armada Real a este hecho se le da gran importancia y lo ejercitan con los jóvenes. A un marinero común y corriente se le da responsabilidad en el manejo de un bote con su equipo y se le concede alabanza o vituperio de acuerdo con la forma en que lo haga.

Esto mismo sucede también en los Scouts. El Guía de Patrulla es la autoridad responsable de la eficiencia y comportamiento de sus seis Scouts y lo mismo con los Rovers (véase el capítulo final) y su Guía Rover.

Una vez que os hayáis acostumbrado practicando desde el principio, desde la niñez a asumir responsabilidades, os habréis hecho hombres. Esto fortalece el carácter y os ayuda para asumir más altos puestos en vuestra profesión.

Así también fortalece vuestra influencia para el bien con respecto a vuestros semejantes.


"Imhlala-panzi".
He aquí una sugerencia útil, que hace quien la ha puesto en práctica con éxito.

Viene del Mariscal Foch, uno de los más grandes generales franceses de la guerra del catorce.

Dice: "Cuando tengáis un trabajo que ejecutar, consultadlo cuidadosamente.

1° Ved si entendéis exactamente qué es lo que tenéis que hacer y qué es lo que vais a conseguir.

2º Entonces formulad vuestros planes de ejecución.

3° Ved razones suficientes para vuestros planes.

4° Haced que su ejecución embone con el material de que disponéis.

5º Sobre todo tened la decisión, la voluntad firme, la determinación indispensable para llevarlos a felíz término."


Tendido silenciosa y cuidadosamente hay que apuntar a una empresa difícil.

Nota: la sombra en el agua representa la cabeza de un hipopótamo.


El mariscal tiene razón. En mi esfera pequeña como es, siempre he tenido la debilidad de formular planes para las cosas, aun para aquellas sin importancia, y después me dedico a ejecutarlas.

De aquí el apodo que me pusieron los zulúes de "Imhlala-panzi" que literalmente significa "el hombre que se tiende en el suelo para disparar". Pero que significa aquél que tiene cuidado de dar en el blanco al cual va a tirar y le apunta con la mayor precisión posible antes de hacerlo. Es éste el único camino seguro para el éxito. Haced de Imhlala-panzi" vuestra divisa.

Algunas veces habrá que aventurarse para tener éxito y entonces es cuando no hay que echarse para atrás sino avanzar con los ojos bien abiertos.

Hablando de esto una vez, en compañía de otra persona estaba reconociendo las posiciones enemigas en la tierra de los Matabeles.

Durante la noche habíamos conseguido pasar sus líneas avanzadas y a la mañana siguiente nos encontramos detrás de ellas.

Mientras nos deslizábamos estudiándolas, nos topamos con un precioso león. La oportunidad era demasiado tentadora. Los dos sujetamos nuestros caballos y, sin parar mientes en el enemigo, disparamos sobre el león, haciéndolo caer.

Pero un momento más tarde ya estaba sobre sus patas con un mal humor aterrador y usando un lenguaje indescriptible, paralizados sus cuartos traseros por el disparo. No podía galopar para retirarse y se contentaba con dar vueltas sobre sí mismo husmeando y mirando en todas direcciones tratando de dar con nosotros.

No queríamos hacer más disparos de los que fueran necesarios, por miedo de atraer al enemigo sobre nosotros y también por miedo de echar a perder la piel del animal, así pues, me aventuré al cauce del río que estaba seco para acercarme lo más posible y rematarlo mientras mi amigo permanecía en el borde con su rifle apuntando al león para en caso de que éste se decidiera a atacarme.

Conforme el león me vio, se abalanzó sobre mí con sus fauces abiertas, arremangados sus labios y los ojos cerrados por el coraje. Le metí un tiro por la boca y lo liquidé.

Terminada esta parte con el consiguiente peligro de que fuésemos descubiertos, abrimos bien los ojos. Nos dimos a la tarea de desollarlo pero si no se cuenta con guantes para hacer esto, muy pronto el cuchillo hace pedazos las manos, especialmente cuando se está deprisa y se trata de una pieza grande. Mientras uno desollaba, el otro estaba atento viendo en todas direcciones y con el presentimiento de que alguien nos observaba constantemente.

Por fortuna así lo hicimos; cuando ya habíamos conseguido desollarlo totalmente, el enemigo nos descubrió y apenas tuvimos tiempo de hacer un bulto con la piel, montar nuestros caballos y ponernos fuera de su alcance.
Cómo prepararse para una profesión.
Este esquema fue ideado para un joven que va a iniciar su educación en una profesión. Los puntos principales que debe considerar como metas son los puestos en el diagrama (véase la página 70). Se me pidió que criticara este esquema y lo que hice fue producir otro diagrama que le servirá de II Parte:
COMO VIVIR LA FELICIDAD

________________________________________

| |

Por medio de grandes ideales Por medio de servicio



| |

Estudio de la Naturaleza El sacrificio personal en favor del prójimo

| | |

Sus maravillas Sus bellezas Desarrollo del amor divino que hay en cada uno



|

La obra de Dios Creador


Con respecto a esta II Parte (pág. 70), las cualidades que van en letra bastardilla, forman parte de lo que se denomina carácter; y es el carácter tanto como la eficacia y la habilidad que ayudan a tener éxito en la profesión. Pero yo llamaría la atención especialmente sobre la energía por un lado y la paciencia por otro. La energía es en parte consecuencia de una buena salud corporal, pero principalmente del genuino interés en el trabajo. Algunas personas perezosas jamás logran interesarse en su trabajo por se éste muy limitado y siempre el mismo.
ESQUEMA COMO GANARSE LA VIDA
Cualidades morales Cualidades para los negocios Cualidades personales

Energía. Perseverancia. Observación. Concentración. Memoria. Honor.

y entusiasmo
Salud-Apariencia Paciencia. Tacto. Conocimiento.

No variar Ensayar de nuevo Ojo. Oído. Tabular las cosas de importancia

El candor y la honestidad aprovechan más.
Sueños. Vestido. Con las fallas de los demás. Una sola cosa pero bien hecha.

Conocerse a sí mismo. Conocer uno su trabajo


Temperancia en todo.

Ejercicio.


Trabajo desempeñado.
Aseguraos de que la empresa en que estáis ocupados es una de aquellas en que por vuestra preparación previa podréis manejar.
Seria mejor para ellos el mirar a su alrededor en qué lugar del esquema caben; si vieran a lo lejos y se dieran cuenta del valor que al final pudiera tener para ellos en la práctica, fuera de las paredes de la oficina o del taller. Los mejores trabajadores como los hombres más felices ven en su trabajo una especie de juego que entre más fervor pongan al practicarlo más agradable se torna. H. G. Wells escribía a la Conferencia de Países de Washington diciendo: "He notado que los llamados grandes hombres no son en su corazón sino muchachos, por el ansia con que gozan de su trabajo. Trabajan porque les gusta el trabajo y así se convierte éste para ellos en un juego. El muchacho no es solamente el futuro padre del hombre sino que es un hombre que jamás desaparece."

Ralph Parlette decía con verdad: "jugar es hacer las cosas con amor. Trabajar es tener que hacer las cosas".




Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   15


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad