Roverismo hacia el éxito


parte, pero no escapa de formar un todo con las semillas del pasto, los pequeños cantos rodados, y los desheredados"



Descargar 0.5 Mb.
Página14/15
Fecha de conversión11.12.2017
Tamaño0.5 Mb.
1   ...   7   8   9   10   11   12   13   14   15

"Uno podrá soñar aparte, pero no escapa de formar un todo con las semillas del pasto, los pequeños cantos rodados, y los desheredados".


Las grandes cataratas.
Abraham Lincoln, cuando se detuvo a contemplar las Cataratas del Niágara, dijo: "Esto trae a mi mente el pasado brumoso, cuando Colón descubrió el Continente, cuando Cristo murió en la cruz, cuando Moisés guió a los israelitas al través del Mar Rojo: más aún, cuando Adán salió de las manos del creador, entonces como ahora, el Niágara rugía aquí... Más viejo que el primer hombre, el Niágara es hoy tan fuerte y tan fresco como lo era hace diez mil años. El mamut y el mastodonte vieron el Niágara y desde entonces, hace mucho tiempo, mucho, que en ningún momento se ha secado, se ha detenido, se ha dormido o se ha puesto a descansar".

John Wesley Hill escribe sobre esto mismo: "Estas reflexiones sobre el Niágara abrazan todo el tema de la Creación, la existencia de Dios, el misterio y el poder del Universo, la historia, la redención y el destino del hombre... Pues este reconocimiento de Dios en la Naturaleza requiere un paso hacia la realización de lo divino en los asuntos del hombre".

Es muy cierto: vosotros lo entenderéis si alguna vez tenéis la oportunidad de encontraros en la estupenda garganta que forma las cataratas Victoria en el África del Sur. Ahí el Sambesi, de la mitad del ancho del Niágara, despeña sus aguas a trescientos metros de profundidad en un abismo oscuro a sus pies.

Lejos de estaciones de fuerza, de tranvías y restaurantes de turistas, esta catarata poderosa hace mayor impresión en la imaginación.

El rugido que se puede escuchar a varios kilómetros de distancia nunca ha dejado de sacudir el aire desde que el mundo existe. Los pasajes zigzagueantes a trescientos metros de profundidad que el río ha cortado en sesenta kilómetros a través de roca sólida, deja ver el proceso de desintegración no de miles sino de muchos miles de años. Uno aprende ahí algo acerca de la pequeñez del hombre y de sus esfuerzos transitorios, peleando y haciendo alharaca por aquellas cosas que no valen la pena. Uno se da cuenta por pequeño e insignificante que sea, de la grandiosidad que le rodea, de que existe un creador, Dios.
La belleza de la Naturaleza.
Muchos de los individuos que viven en las ciudades jamás llegan a darse cuenta o rara vez se dan cuenta de la belleza de la Naturaleza. Sus ojos están acostumbrados a ver escaparates, anuncios y gente, y a observar el lema de "seguridad ante todo".

Pero aquellos que en cierto modo han vivido en contacto con la Naturaleza y se dan cuenta de sus bellezas, pueden, cuando van a la ciudad, encontrar ahí jirones de ella" aún en las callejuelas estrechas.

En cierta época de mi vida, tenía que cruzar el puente Westminster todos los días al alba y al crepúsculo, y casi no había día en que no me detuviera a contemplar, con intenso placer, la escena que formaban los grandiosos colores con que se visten la aurora y el crepúsculo, y los tintes gris perla y lila de las sombras borrosas y las siluetas que allí prevalecían gracias al humo del viejo Londres tan querido.

Un hermano mío artista, de hecho se trasladó a New Castle para pintar el humo y el vapor que forma maravillosos efectos bajo la luz del sol y las nubes.

Las nubes mismas forman cuadros y algunas veces cuadros que hacen meditar. Todavía llevo grabada en mi imaginación una puesta de sol contemplada por mi hace treinta años en la selva sudafricana.

Despliegue grandioso como de entrada radiante que conduce a brillantes salones de oro. Puerta por donde entran los que "van al oeste".

¿Alguna vez una puesta de sol ha surgido esta idea?

El hombre que me acompañaba estaba orando.

¿Por qué amo la pesca? No es únicamente por pescar. Gozo lo mismo cuando pesco algo que cuando nada pesco. Voy a pescar, no a coger pescados. Esto quiere decir que los alrededores son los que me atraen.

En medio de los exuberantes pastos de las praderas con sus tintes dorados y su perfume de ranúnculos, de las sombras oscuras de los árboles, uno se siente a solas con la Naturaleza. El chirriar de los insectos, el murmullo de las olas, el fantástico tamborileo de la agachadiza, el azulado pez rey, éstos y otros camaradas de la Naturaleza, se convierten en compañeros.

Pero existen algunas otras escenas aparte de éstas, Shakleton tenía una idea distinta cuando dijo que el escenario de la campiña no era todo.

"Eso está muy bien para almorzar cordero asado con mantequilla, pero existe otra clase de escenario que reta a lo que hay de mejor en el alma humana. Es imposible describir lo que significa para un explorador que marcha en medio de la neblina por terreno desconocido y repentinamente la neblina desaparece y se encuentra que tiene enfrente montañas que jamás han sido vistas antes por el hombre".

Pues bien, en esto también estoy de acuerdo con él. Amo la belleza casera de la campiña inglesa lo mismo que amo las vastas planicies y la sucesión de cordilleras de África del Sur.

Amo las aguas torrenciales y los bosques espesos del Canadá; pero más me han sorprendido las profundidades de las barrancas, las alturas de los picos de los Himalaya y la grandiosidad de sus crestas cubiertas de nieves perpetuas, que se elevan muy por encima del mundo, y que jamás han sido holladas por planta humana, llegando a la vez hasta lo más elevado, lo más preciado, lo más cercano al cielo.


Excursionismo.
"Con un palo de escoba a guisa de caballo

Uno puede ir a donde le venga en gana".


Tal vez diréis: "Sí, pero ¿adónde voy a encontrar yo las montañas, los océanos y los bosques? ¿Cómo voy a ver y comprender estas maravillas de la Naturaleza y su mensaje?"

Pues bien, casi podéis alcanzar todo esto en vuestro propio país si abandonáis la ciudad y sus suburbios y vais al campo, a los bosques y las praderas, con vuestra mochila sobre la espalda y vuestro bordón en la mano, o llevando vuestra tienda de campaña, vuestra manta y vuestros útiles de cocina y sobre todo la Libertad. Gozando del aire libre que Dios nos ha dado, de preferencia en excursiones es decir, caminando al través del país y llenando el espíritu de las glorias que brindan el cielo, la tierra y el mar, gozando de los colores tan variados del bosque y del campo, aspirando el perfume de las flores y del heno, escuchando la música de los arroyos y de los pájaros, y el murmullo de la brisa, familiarizándose con los animales y sus costumbres hasta sentirse uno camarada de ellos, y "parte" del gran esquema de la Naturaleza.

David Grayson escribe en The Friendly Road: "De tiempo en tiempo es costumbre de estos "Samurai" apartarse del resto de los hombres y con su mochila a la espalda irse al desierto o a las estepas del Ártico. Estoy convencido de que todo hombre necesita cambios como éstos; una oportunidad de meditar y obtener un nuevo aspecto de la vida, una nueva elevación hacia Dios. Pero no son para mí ni las estepas Árticas, ni el desierto. Prefiero el 'Camino Amigable" y la gente que vive a su vera".

"Excursión es una vieja palabra inglesa que aun sobrevive en muchos dialectos locales. Su significado es: "Caminar muellemente".


EL CUERPO HUMANO COMO ARTICULO EN EL ESTUDIO DE LA NATURALEZA.
Aparte de los bosques y los campos, no es necesario ir más allá de uno mismo para principiar el estudio de la Naturaleza. ¿De dónde proviene uno? Una pequeña simiente para formar el cuerpo humano con su carne, sus huesos, sus músculos y semejanza con los propios padres, además de fuerza y voluntad para obedecer la propia mente.

El cuerpo humano es un mecanismo admirable en todas sus partes. Ved el ojo, un aparato, el más delicado y maravilloso, más allá de lo que cualquier hombre pudo imaginar. Proporciona in, formación instantánea a la mente sobre las cosas cercanas o lejanas, feas o bellas, y respecto a sus colores y forma. Lee estas páginas y de las palabras aquí impresas, transmite pensamientos al cerebro para que éste los acomode almacenados, para usarlos más tarde cuando sea necesario.

Tocad este libro, con uno de vuestros dedos y pensad qué acción tan sencilla y sin embargo, qué maravillosa.

El ojo telegrafía al cerebro: "ahí está el libro, a tal distancia" y el cerebro ordena a los músculos que mueven el brazo, la mano y por último el dedo para que lo toque. Los nervios en la punta del dedo telegrafían de regreso al cerebro que ha cumplido la misión, indicando si el libro está frío o caliente, si es áspero o liso, etc.

Preguntad al ateo ¿Quién inventó y construyó esta maravillosa máquina? y no solamente un espécimen, sino millones de este mundo maravilloso. Todas parecidas hasta en el más insignificante detalle, pero ninguna exactamente igual ni en mente ni en cuerpo ni en apariencia. Colocad vuestro dedo sobre el pulso, es decir sobre la arteria que pasa por la muñeca de vuestro pecho. Ahí encontraréis la actuación maravillosa de vuestra sangre que, purificada y bombeada corre constantemente por vuestras arterias.

Pensad en vuestras arterias distribuidas por todas las partes de vuestro cuerpo llevando a ellas la sangre que después impura, regresa por las venas al corazón para ser limpiada por los pulmones con el oxigeno del aire.


SECCION DEL CORAZON HUMANO EN PALPITACIÓN

El corazón abre sus válvulas para | El corazón cierra sus válvulas grandes para

recibir la sangre de las venas. | impulsar la sangre por una válvula pequeña a las

arterias.


Y este trabajo hecho constante y regularmente sin que signifique el menor esfuerzo de nuestra parte: no importa que vos, otros estéis dormidos o andando, el corazón ejecuta su obra sin cesar.

Si el corazón se pusiera en huelga y dejara de trabajar siquiera por un minuto, morirías. Tiene sus hilos de telégrafo, que son los nervios, que transmiten los mensajes del cerebro en el mismo momento en que vuestros ojos o vuestros oídos envían el mensaje al cerebro. Así si vuestro oído en la mitad de la noche os avisa que alguien se desliza hacia vosotros con un cuchillo en la mano, el oído avisa al cerebro, el cerebro al corazón, y el corazón late con más violencia.

Asimismo, si vosotros corréis o subís una pendiente, vuestro cuerpo requiere mayor cantidad de sangre y vuestros pulmones ingieren mayor cantidad de aire que renueva la sangre, mientras el corazón trabaja con redoblado vigor.

Debéis mucho a vuestro corazón; vuestra salud, y vuestra vida dependen de que vuestro corazón cumpla su misión, y sin embargo, multitud de personas no piensan lo que deben a su corazón.

El corazón cierra sus válvulas grandes para impulsar la sangre por una válvula pequeña a las arterias.

No es bueno para el corazón forzarlo artificialmente para hacer que sus válvulas trabajen más aprisa de lo que la Naturaleza requiere. Si se le forza con frecuencia, las válvulas se debilitan y no pueden conservar la sangre en renovación, lo que ocasiona enfermedad. Por ejemplo, una persona bebe alcohol y hace que su corazón palpite con más violencia de lo usual; si continúa haciéndolo así, el corazón seguirá debilitándose más y más.

Si una persona fuma demasiado, sucede lo mismo, especialmente en el caso de los jóvenes que están creciendo, cayos músculos del corazón no han adquirido la fuerza necesaria para soportar este esfuerzo.

En consecuencia, por fumar ignorando que esto hace daño al corazón, miles de muchachos destruyen su salud y su fuerza para el resto de su vida.

El dibujo anterior, muestra el maravilloso arreglo de las válvulas del corazón que trabajan una vez cada segundo.

Lo anterior está tomado del libro Life and Health del Dr. Shelley, que vosotros deberíais leer si deseáis tener entonces informes completos, presentados en forma interesante, acerca de los diferentes órganos del cuerpo y cómo trabajan. En realidad su lectura es agradable. Lo siguiente no lo dice él, pero yo lo puedo asegurar, y es que un gran número de individuos que sobresalen corriendo o remando, se mueren jóvenes y enfermos del corazón, enfermedad ocasionada por el esfuerzo realizado en ejercicios ejecutados cuando eran demasiado jóvenes.

Pasemos ahora al oído. ¿Habéis visto alguna vez el modelo del oído humano y la maravillosa maquinaria contenida en él, que a manera de teléfono envía los sonidos al cerebro?

Tomaría demasiado tiempo estudiar aquí en detalle este maravilloso aparato, pero el diagrama de un corte seccional del oído, os dará una idea de lo que es.

Pienso que si todo individuo estudiara un poco acerca de su propio cuerpo y cómo trabaja éste, rápidamente adquiriría una nueva idea del milagroso trabajo realizado por Dios en él, y se daría cuenta de que Él está constantemente activo en nuestro cuerpo y en nuestro cerebro.

Y cuando, como algunos de ustedes lo han visto, esos cuerpos maravillosos hechos por Dios, con todo su complicado, bello y ajustado mecanismo han sido aplastados, destruidos o mutilados por bombas y granadas, construidas por el hombre, en batallas ideadas también por el hombre, con todas sus villanías, uno siente que existe algo de malvado y profano en la guerra.

Observad las líneas de vuestra piel en la punta de vuestros dedos, con sus innumerables círculos y vueltas, sacad sobre un papel una impresión de ellas con tinta y examinadlas con un lente de aumento. Conseguid que millares de otras personas hagan lo mismo y encontraréis que no hay dos idénticas.

Considerad cualquier parte de vuestro cuerpo y su maravillosa estructura, su sensación y cómo ejecuta vuestras órdenes. Y entonces principiaréis a daros cuenta de la maravillosa maquinaria viviente que os ha sido confiada para que la uséis de manera adecuada y sentiréis reverencia por vuestro cuerpo.

SECCIÓN INTERIOR DEL OÍDO HUMANO, INSTRUMENTO MARAVILLOSO Y DELICADO

El sonido entra por el tubo A y hace vibrar el pequeño tambor B, que a su vez hace que el martillo, hueso C, golpee contra el yunque, hueso D. Y mueva el estribo, hueso E, que golpea un segundo tambor F. Aquí existe una especie de cara col G, Lleno de fluido. Las vibraciones del tambor F agitan este fluido que, en la parte inferior de su tubo, toca una porción de pequeños cabellos. Estos al ser agitados tocan los nervios que telefonean el venido al cerebro.


Naturaleza microscópica.
Tomad una gota de saliva de vuestra boca y ponedla sobre un cristal en un microscopio que contiene ciertos de pequeños animales vivos o gérmenes, de formas delicadas, parecidos unos a los otros, dotados de vida y acción, y poder para alimentarse y reproducirse.

Id al jardín cercano o parque y observad las plantas. Tomad una hoja de los millares que contiene un árbol y estudiadla con un vidrio de aumento; comparadla con otras del mismo árbol o de la misma especie, a miles de kilómetros de distancia. Ambas serán exactamente iguales en forma y contextura, y sin embargo, cada una tendrá una pequeñísima diferencia que la individualice. También cada una tendrá su propio poder para respirar y alimentarse, para sentir calor o frío, salud o enfermedad. Cada planta nace, crece, se reproduce y muere como cualquier animal de los que existen sobre la Tierra.


Las posibilidades del electrón.
¿Sabéis lo que es un electrón? Es una parte pequeñísima de electricidad que llega hasta nosotros del Sol a millones y millones de kilómetros de distancia. Es difícil describir su pequeñez. Tomad un átomo; el átomo es la partícula más pequeña de materia que existe. Es demasiado pequeña para poder ser vista y sin embargo, una burbuja de hidrógeno del tamaño de una letra de imprenta, contiene varios millones de átomos

Y un átomo es mil veces más grande que un electrón.

El Prof. Arthur Thomson en Outlines of Science donde se explica todo esto, demuestra que un átomo puede ser amplificado al tamaño de la catedral de San Pedro, en cuyo caso un electrón vendría a ser del tamaño de una pequeña bala. Esto nos hace pensar que existe en este mundo un sinnúmero de cosas pequeñas de las que no es posible darse cuenta y sin embargo, son maravillosas.

"Un electrón - dice sir William Bragg - puede mantener una existencia por sí solo, solamente a una velocidad de más de mil kilómetros por segundo. De otra manera, el electrón se adhiere al primer átomo con quien se cruza". Puede caminar de 16.000 a 160.000 kilómetros por segundo, o sea en otras palabras, podría darle la vuelta al mundo media docena de veces en un segundo. Esto en sí mismo es una maravilla, pero más maravilloso es cómo los hombres de ciencia han podido descubrir esto. Han ido más lejos, han encontrado que la septuagésima parte de un grano de radio produce treinta millones de electrones por segundo.

Tal es la inmensa cantidad de fuerza y energía que nos rodea. Esta ha sido descubierta últimamente. Todavía está por encontrarse quien pueda aparejarla para que sea utilizada por el hombre, de cuyo caso las condiciones de vida serán inmensamente diferentes.

Hace unos cuantos años nosotros no sabíamos nada acerca de la electricidad. Esta ha sido descubierta de entonces para acá y usada con maravillosos resultados. Ha hecho posible multitud de cosas que nuestros abuelos considerarían como cosas del demonio, entre ellas la telefonía y telegrafía inalámbricas, y, sin embargo, existen. El descubrimiento de los electrones demuestra que aun las ideas de los últimos años son anticuadas con respecto a la naturaleza de la electricidad.

¿Quién podrá predecir los descubrimientos que se hagan en los próximos años?

Sir W, Bragg dice: "La energía atómica abastecerá nuestras futuras necesidades. Quizá pasen mil años antes de que podamos aparejar un átomo, o quizás mañana tengamos ya las riendas en nuestras manos. Esa es la peculiaridad de la física, la investigación y los descubrimientos accidentales van de la mano".

Qué oportunidad tan espléndida para el individuo que haga de los átomos, moléculas y electrones, su afición. Seria a la vez uno de los mayores benefactores de la raza humana, que el mundo haya contemplado jamás.

Las maravillas y los misterios de la Naturaleza no tienen limite. He aquí grandes oportunidades que se abren ante vosotros, miembros de las generaciones futuras. Existe valioso material en estudio, pero entre más estudiéis, más humildes os consideraréis en presencia de la obra del Creador.


Naturaleza telescópica.
Ved hacia el cielo. Un aeroplano vuela muy alto, casi fuera de la vista. ¿Pero qué hay más allá? ; ¿más arriba que el aeroplano?

Un espacio sin limite. Observad durante la noche con un telescopio y veréis que esos puntos pequeñísimos que denominamos estrellas, son soles inmensos, con planetas girando a su alrededor, exactamente como gira alrededor del sol nuestra Tierra, y media docena más de otros cuerpos semejantes, cruzan constantemente el espacio a grandes velocidades.

Muchas de estas estrellas están a tal distancia que la luz que nos viene de ellas (y vosotros sabéis lo rápido que camina la luz) toma 500 años y a veces más para llegar hasta nosotros.

Una de ellas pudo haberse hecho pedazos en tiempo de Enrique V, después de Agincourt, y su luz aún nos estaría llegando.

Contemplando los pequeños microbios y átomos que se ven por el microscopio y los vastos mundos que se observan por el telescopio, uno principia a darse cuenta de lo que significa el infinito, y si se piensa que todas estas cosas, grandes y pequeñas, trabajan en un orden perfecto dentro de un inmenso plan, las estrellas dando vuelta en sus órbitas al través del espacio sin limites, el nacimiento y crecimiento de nuevos volcanes en el mundo; la vida, reproducción y muerte en series constantes de las plantas; los gérmenes, los insectos y los animales, no puede uno menos que llegar a la conclusión de que tiene que existir una Mente y un Creador que gobierna todo esto.
El mundo animal.
La vida animal está ahí, al alcance de vuestra mano, para que la estudiéis si queréis obtener un mejor conocimiento de las maravillas de la Naturaleza.

Existen pájaros de plumaje maravilloso y de mecanismo complicado, de pequeños huesecillos que les permiten volar, de enorme ingenio para construir sus nidos e instinto migratorio para viajar por medio mundo, y a ciertos lugares cada año Ahí tenéis las abejas, modelo de colonia socialista donde todos trabajan para el bien común, con una maravillosa división de ocupaciones y sentido de disciplina.

¿Podríais conseguiros un amigo dueño de un colmenar que os pudiera permitir daros cuenta de lo maravilloso de su estructura? De esa manera podríais ver vosotros mismos, cómo las abejas juntan la miel y hacen la cera tomándola del polen de las plantas y mezclándolas con su propia saliva cómo las constructoras forman con ella celdas exactamente de la misma forma y del mismo tamaño, ligeramente inclinadas cuando en ellas hay que depositar miel tomándola de las flores, llegan y las llenan con ella para alimentar a la comunidad; cómo la reina deposita sus huevos en las celdas criaderos, donde las nuevas son alimentadas por las nodrizas; cómo las sopladoras colocadas en líneas especiales conservan la colmena ventilada por medio de sus alas y cómo las centinelas y guardias no permiten la entrada a los intrusos.
La mente.
Entre los grandes animales, ya sean éstos salvajes o domesticados, focas o panteras, caballos o perros, se encuentra que son sagaces; todos tienen mente y memoria para dirigir sus facultades.

No sólo la madre humana ama a su hijos.

La tigresa ama igualmente a sus cachorros y la perdiz a sus polluelos.

También el macho protege a la hembra, lo mismo sea un mono, que un jabalí o un pez; y son tan valientes y caballeros como cualquier caballero de la antigüedad.

He visto a los animales sacrificar sus vidas para proteger las de sus vástagos, con tanto arrojo como cualquier soldado defendiendo su hogar o su país.

Quienquiera que ha sido dueño de un perro, sabe cómo defienden estos animales a sus amos y sus cosas, aun a costa de sus vidas, sin esperar recompensa alguna, sólo por amor a él.

Uno puede darse cuenta por sus acciones cómo gozan al expresar su afecto. Son felices al cumplir con lo que se les ordena y ejecutar pequeños trabajos para su amo.

El hombre también posee todos estos atributos, tiene mente y memoria, valor y caballerosidad, afecto y felicidad, cosas que poseen los animales, pero él las tiene en mucho mayor grado. Las puede usar con mayor ventaja.


El alma.
Como hombres tenemos sobre los animales el poder de reconocer y apreciar las maravillas y las bellezas de la Naturaleza. Podemos admirar las glorias de una puesta de sol, la belleza de las flores y los árboles, la majestad de las montañas, la luz de la luna y los paisajes.

Pero más que todo esto, podemos construir cosas que es más que lo que los animales pueden hacer; muchos pueden pintar, otros pueden escribir poesía y otros pueden hacer música. Esto es lo que tenemos de más sobre los animales para gozar de la vida.

De todo esto se deduce que también debe esperarse algo más de nosotros que de un árbol o de un animal cuyas facultades son limitadas, algo más que gozar del sol, como ellos lo hacen.

El hombre tiene inteligencia y manera de usarla. Pero ésta se malgasta si no es usada o es mal usada, por ejemplo cuando en vez de trabajar en el vasto universo que nos rodea, creado por Dios, nos dedicamos a pelear con el vecino de al lado por alguna cosa sin importancia, relativa a la política o a creencias.

Pero es curioso que se haya disputado y peleado en el mundo más a causa de la religión que por cualquier otra causa. Esto más que curioso es ridículo; sin embargo, es verdad que entre más apreciamos nuestras creencias religiosas, más intransigentes nos volvemos con respecto a las ideas religiosas de los demás.

Nos olvidamos de que todos somos hijos del mismo Padre, y que debemos ocuparnos en hacer Su Voluntad, aun cuando sea por distintos caminos.

Hay algo, sin embargo que es seguro, y es que Dios no es un ser de mente estrecha como algunos parecen imaginarlo sino un amplio espíritu de Amor que bendice a todo aquel que trata en verdad de hacer cuanto puede por lograr el bien, de acuerdo con su conciencia y en Su Servicio.




Compartir con tus amigos:
1   ...   7   8   9   10   11   12   13   14   15


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad