Roverismo hacia el éxito



Descargar 0.5 Mb.
Página13/15
Fecha de conversión11.12.2017
Tamaño0.5 Mb.
1   ...   7   8   9   10   11   12   13   14   15
UNA LECCION DE BIRMANIA

Solamente la buena voluntad y cooperación permiten transportar un tronco grande con éxito.


Si la mayoría de nuestros hombres y mujeres realmente practicaran esto, a la vez que el ahorro personal, que los colocara en posición de tener tiempo para dedicarse a esta clase de trabajo, contribuirían grandemente a obtener la cooperación y buena voluntad, que sustituirían la fricción que es lo que necesita la comunidad para su prosperidad y, en mayor escala, el mundo para la paz.

Espero que leyendo esta disertación sobre cuclillos y los peligros de este escollo, y cómo pueden ser evitados, no penséis que este general retirado es otro espécimen de cuclillo, cuyos años de juventud están ya muy distantes y por eso ahora se pone a dar consejos sobre lo que la juventud debe o no debe hacer.

Quizás vosotros lo veáis bajo ese aspecto, pero de hecho este viejo tiene un punto de vista diferente de otros cuclillos sin miras personales, no lleva en ello nada que perder o ganar, lo impulsa solamente un gran amor por sus prójimos, un recuerdo vívido de los acontecimientos por los que pasó en su juventud, que le ha servido de consejo, todo lo cual le hace sentir una íntima simpatía por la juventud que empieza a vivir. Su único deseo es ofrecerle algunas sugerencias sacadas de su propia experiencia, que le puedan ser de utilidad, previniéndola para no ser embaucada por los tiburones traidores, ayudándola a vivir una vida más amplia y feliz.
PUNTOS DE MEDITACION.
Algunas máximas contra los malhumorados.
El tomarse demasiado en serlo cuando joven es el primer paso para convertirse en un pedante.

El sentido del humor os sacará de los peligros y de muchas dificultades.

Haced que vuestra ambición no sea: Cuánto puedo sacar de este trabajo, sino: Cuánto puedo poner en él.

La ambición de hacer las cosas rectas es la única ambición que cuenta.

La jovial alacridad en el cumplimiento del deber, es la mejor recomendación.

El individuo que se recomienda a si mismo, es generalmente el que necesita recomendación.

Recordad que sólo sois un tabique en el muro o un jugador que debe desempeñar su parte en el lugar que le corresponde en el equipo.

Un ciudadano equilibrado, vale más que una docena de mentecatos.

Muchos individuos exigen sus derechos antes de haberlos conquistado.

La prontitud para servir, en vez de la imposición, constituye al buen socialista.

La felicidad la obtiene el que sirve a Dios al través de su prójimo.

Salid de vuestra angosta vereda cultivando vuestra mente.

Jamás se fracasa tratando de cumplir con el deber y por el contrario siempre se fracasa cuando se descuida éste.

Nunca os contentéis con él sino tratad de saber el por qué y el cómo.

La cortesía y las buenas maneras no cuentan tanto por el placer que proporcionan al que las recibe como por la felicidad que dan al que las otorga.

Las naciones tienen los gobiernos que merecen.

Jóvenes, Dios nos dio una lengua y dos orejas para que así pudiéramos oír dos veces más de lo que habláramos.

Es de gran inteligencia saber esconder la propia inteligencia. (La Rochefoucauld).

Un barco, por grande que sea, puede ser dirigido a donde el timonel quiere por medio de una rueda pequeña. Así la lengua, siendo tan pequeña, puede decir cosas grandes. (Epístola de San Juan, III).

Solamente existen dos clases de gentes que nunca cambiar de opinión: Los tontos y los muertos. (J. Russell Lowell).


LIBROS UTILES.
El arte de vivir en sociedad. L. P. Jacks.

Conservatism. Lord Hugh Cecil.

*EI Movimiento Socialista. J. Remsey MacDonald.

* Comunismo. H. Laski.

Los deberes y derechos de la ciudadanía. W. D. Aston.

El deber cívico. Corporación de Estudiantes de México.

(* Hay que leer aquellos por los que uno siente menos simpatía).
ROVERISMO HACIA EL ÉXITO
ESCOLLO Nº5 - IRRELIGIÓN
El lado oscuro de este escollo, es el peligro del ateísmo y la irreligión.

El lado luminoso, la comprensión de Dios y del Servicio al prójimo. Una ayuda directa para conseguir esto es el estudio de la Naturaleza.


Irreligión.
A la juventud se le trata de llevar al ateísmo.

Predomina la Irreligión.

La religión es esencial para la felicidad.
Erudición de la Naturaleza.
Salvaguarda contra el ateísmo.

La obra de Dios en la Naturaleza, da un mentís al ateísmo.

El conocimiento de la Naturaleza es un paso para el conocimiento de Dios.

La humildad y la reverencia son los antídotos de la hipocresía.

Esto puede obtenerse por el contacto con la Naturaleza:

En el mar.

En el bosque.

En las montañas.


El ser humano.
No se necesita ir muy lejos para ponerse en contacto con la Naturaleza.

La naturaleza humana y sus maravillas.

El mundo microscópico.

El mundo animal.

La mente.
Lo divino.
El alma.

Todo esto lleva al conocimiento de que Dios es Amor.


Pensamientos guías de varias fuentes.
Libros útiles.

Irreligión


Ateísmo
Hay muchos hombres que no tienen religión, que no creen en Dios, se les conoce por ateos.

Solamente en la Gran Bretaña existen nueve sociedades de esta clase. Ellas pueden tener las opiniones que quieran a este respecto, pero cuando tratan, como siempre lo hacen, de imponer estas ideas en los demás, se convierten en enemigos de la peor ralea.

Algunas de estas sociedades, atacan directamente las creencias de los demás en forma muy ofensiva y creo que haciéndolo así, de hecho, hacen más bien que mal a las religiones que atacan, ya que hacen que la gente despierta. y haciendo a un lado sus diferencias, se congreguen para repeler el ataque.

He aquí un espécimen de la clase de insultos gratuitos que le hacen a la religión cristiana. Es uno de tantos que han sido transcritos por los periódicos durante los últimos años.

"La ceremonia principal de los cristianos, conocida como misa o comunión. que consiste en comer la carne y beber la sangre de ese judío llamado Jesús, es una superstición chocante y degradante, que sugiere una fiesta de caníbales, que probablemente fue de donde se originó.

"La Cristiandad ha rebajado y pervertido en todos sentidos las normas de la verdad. No es mucho decir que ha corrompido el mundo con la falsedad".

Estos son algunos de los más indecentes insultos que pueden hacerse a cualquier cristiano que crea en su religión. Al mismo tiempo es un llamado directo que se le hace para entrar en acción. Pero de esto no voy a tratar aquí.

Aparte de los antirreligiosos, hay muchas personas quienes, aunque no se oponen en forma violenta a la religión, no están particularmente interesadas en ella. En algunos casos nunca han aprendido nada acerca de ésta, en otros no les ha parecido atractivo o no les ha inspirado y la han hecho a un lado.

Mark Twain decía que sentía aversión a discutir religión, ya que ésta trataba del infierno y del cielo, y él tenía amigos en los dos lados.

Por otra parte, he conocido, en lo más intrincado de la selva, personas que de niños no habían recibido en su casa instrucción religiosa, pero que por sí mismas habían llegado al conocimiento de Dios al través de sus obras y de las maravillas con que ha dotado al mundo.

Tales hombres han llegado a la conclusión de que son parte y miembros de esa maravillosa creación, pero dotados en mucho mayor grado que otros animales, ya que tienen inteligencia, poder para apreciar la belleza, y sentido del bien hacia sus semejantes, lo que significa poseer algo del espíritu de Dios dentro de uno mismo.

Dios Creador es reconocido por la mayoría de las religiones, siendo sus diferencias por lo que hace al carácter operante de la conexión entre el Creador y el alma humana.

Los cristianos creemos que Jesucristo vino a vivir entre nosotros para interpretar y darnos a conocer el hecho de que Dios es Amor y que los sacrificios y ofrendas hechas a Dios, como se practicaban en la antigüedad por las religiones supersticiosas, no le eran gratos a El, que lo que desea es el sacrificio de uno mismo y el servicio de Dios.
La Religión es esencial en la Felicidad.
Si uno realmente se propone obtener éxito - ser felíz -, es necesario evitar el ser absorbido por los charlatanes irreligiosos; es indispensable tener una base religiosa en la vida.

No significa esto solamente concurrir a la iglesia, conocer la Biblia y entender la Teología. Hay hombres sinceramente religiosos casi sin conocer la Biblia y sin haberla estudiado. La religión, brevemente expresada significa:

Primero: Reconocer quién y qué es Dios.

Segundo: Sacar el mejor provecho de la vida que nos ha otorgado, haciendo lo que él desea que nosotros hagamos. Esto es de preferencia, haciendo algo por el prójimo. Tal debe ser vuestro credo, no solamente como punto de meditación para los domingos, sino algo que norme vuestra vida en cada

momento y en cada fase todos los días.

Como un medio para alcanzar estos dos puntos y evitar el ateísmo, hay dos cosas que yo os recomiendo hacer.

Una de ellas es leer ese libro maravilloso antiquísimo, la Biblia, que además de contener la revelación divina es una historia interesante llena de poesía.

La otra es leer ese otro, maravilloso y antiguo libro. El Libro de la Naturaleza, ver y estudiar lo más que sea posible sus maravillas y sus bellezas, puestas a la disposición de todos los seres humanos. Y hecho esto, meditar para descubrir cuál es la mejor manera de servir a Dios mientras se dispone de la vida que él mismo no ha facilitado.


El Libro de la Naturaleza.
Lo que voy a decir aquí, es para aquellos que no tienen religión o que están en peligro de caer por el escollo del ateísmo.

El ateo dice que está en contra del cristianismo y de otras formas de religión, porque éstas son supersticiones y no principios guiadores de la vida. Sostiene que una religión que debe aprenderse en los libros escritos por hombres, no puede ser verdadera. Pero parece no darse cuenta de que además de libros impresos y además de la revelación, Dios nos ha dado el gran Libro de la Naturaleza, para leer en él y no podrá alegar que ahí existe mentira, pues los hechos son irrefutables.

Shakespeare habla de "sermones en piedras, lenguas en árboles, libros en arroyuelos cantarinos y bondad en todo". Bacon ha escrito: "El estudio del Libro de la Naturaleza, es una llave verdadera para la revelación".

El Corán dice: "¿No véis que todo lo que hay en el cielo y en la Tierra está al servicio de Dios; el sol, la luna, las estrellas y los montes, los árboles, las bestias y los hombres?"

Espero no ser mal interpretado, no sugiero que el estudio de la Naturaleza sea una forma de culto o un sustituto de la religión; por lo que yo abogo es porque la comprensión de la Naturaleza sea, en determinados casos, un paso para alcanzar la religión.

Este método tal vez sea el que atraiga donde otros han fallado, especialmente en aquellos inclinados al ateísmo, que no tienen ideas religiosas en particular, o que las tuvieron y las han hecho a un lado. Quizás sea una senda nueva que pueda ayudarles a encontrar de nuevo su religión. Las siguientes palabras de David Grayson, describen lo que yo me imagino debe ser la experiencia de una gran cantidad de gentes en la época actual.

"Me he dedicado a la botánica durante los últimos cincuenta y cuatro años. Cuando era niño implícitamente creía en Dios. Le rezaba teniendo de Él la idea de una persona delante de mis ojos.

"Cuando crecí llegué a la conclusión de que Dios no existía. Lo puse fuera del Universo. Sólo creía en lo que podía ver, oír o palpar.

"Hablaba de la Naturaleza y de las cosas materiales.

"Y ahora, me parece que no existe nada sino sólo Dios".


La Naturaleza como escalón para conocer a Dios
El obispo de Winchester hizo una encuesta durante la guerra mundial entre cierto número de capellanes castrenses, que al final mostró que una gran proporción de nuestros hombres, tenían poco conocimiento o práctica en religión.

He leído que en algunos casos la fe ha estado en peligro de convertirse en superstición, y como remedio se sugiere que "el niño necesita algo tangible sobre lo cual edificar su fe, pues de otra manera se vuelve supersticioso. Tal era el resultado de tratar de enseñar religión sobre bases imaginativas". Por otra parte sé que entre nuestros jóvenes de la época, existe un deseo sincero de tener religión, conocerla y actuar de acuerdo con ella.

Durante la guerra tuve conocimiento de ciertos de casos de soldados jóvenes que estaban ansiosos de comprometerse a observar la Promesa y la Ley Scout como tangible en esta dirección.

Recientemente se me ha dicho de un grupo de jóvenes trabajadores que se han hecho "Rovers". Unos treinta, quienes pidieron a su jefe celebrar una reunión dominical en la cual se les enseñara algo de religión. Para estos individuos es para los que yo espero que mis sugerencias sean útiles.

En ellos existe el espíritu, pero cuando ya han llegado a darse alguna cuenta de la divinidad y del servicio que se le debe, necesitan la forma.

En la épica India Mahabharata, existe una leyenda relativa a que un sacerdote activo estaba descontento con la fe de una de sus ovejas. Cuando le hizo el cargo de irreligión, aquel hombre explicó que habla tratado con todas sus fuerzas de adquirirla, pero se habla dado cuenta de que la religión no estaba dentro de su capacidad.

Al escuchar esto el sacerdote le tomó y le sumergió la cabeza dentro del agua hasta casi ahogarle.

Haciendo un poderoso esfuerzo y luchando con denuedo pudo lograr escaparse, echándole en cara al sacerdote aquella forma violenta de tratarlo, a lo que el sacerdote replicó:

"Si usted, en medio de las dificultades, tratara de obtener la ayuda de Dios, siquiera con la mitad del esfuerzo con que usted luchó por respirar cuando estaba debajo del agua, pronto la encontraría".
Humildad y reverencia.
El antídoto para el ateísmo es la humildad acoplada con la reverencia, cosa tan difícil de aprender como lo es de enseñar. Permitidme daros un ejemplo de cómo se obtiene por contacto de la Naturaleza.

Temple Thurston, en uno de sus escritos, decía que habla estado contemplando un bello panorama tan magnifico, que pensó para sí mismo: "¿Qué diría un habitante de la ciudad si repentinamente fuera traído a este lugar y puesto a contemplar tan maravillosa vista?"

La sorpresa sería tan grande, que probablemente soltaría algunas palabras gruesas, pues las palabras ordinarias no pudrían expresar en forma adecuada la impresión de su deleite.

Pues bien, esto es exactamente lo que pasó con un soldado en la guerra sudafricana, quien después de una larga y tediosa marcha vio de repente ese maravilloso panorama que se extiende abajo de un punto llamado el Cantil del Diablo en el Transval Oriental,

"Dios mío - gritó - y ha habido imbéciles que digan que Dios no existe".

Tan maravillosa escena se apoderó de aquella imaginación estólida haciendo brotar de sus labios una expresión que Thurston sugiere que, aun cuando fuese blasfema, por su contenido mismo, debe ser aceptable al Todopoderoso.

De todas maneras no es una mala respuesta para los ateos.

Un marinero es con frecuencia un hombre profundamente religioso, como resultado de su contacto con la Naturaleza, especialmente si ha ascendido hasta tener un barco a su cargo. Conforme su barco emerge durante una galerna, sobre una montaña gris verdosa que muchas veces entraña la muerte, se da cuenta del poder y aprecia la magnitud de las fuerzas de la Naturaleza entre las cuales se abre paso con su nave.

De pie, solo, sobre el puente de mando, dando órdenes para tratar de salvar a los hombres que están bajo su cuidado, no puede menos que sentirse a ratos en íntimo contacto con aquel Poder Sobrenatural de quien dependen todas las cosas.

Aquel contacto es principalmente el conocimiento y la reverencia de un Poder Superior al suyo. Se pone en manos de ese Poder, y trabaja con confianza en cooperación con Él.


LAS MARAVILLAS DEL BOSQUE.
Si vosotros no habéis viajado por las selvas del Brasil y del centro del África Occidental, difícilmente podréis imaginar la curiosa sensación de obsesión que le acomete a uno cuando camina afanosamente por aquel escenario que desde el primer momento despliega la belleza y la maravilla de la selva tropical.

Recuerda, hasta a aquellas mentes menos sensitivas, toda la gracia y majestad de una catedral. Pero a pesar de todo su atractivo, esconde algo de horror en su luz tenue y su intrincada vegetación. A través de la maleza entrelazada, uno se abre camino teniendo sobre la cabeza enormes árboles que impiden la entrada del sol y del aire. Y todavía más arriba las copes de los árboles gigantes del algodón y de otros monarcas de la selva sacuden sus melenas a sesenta metros sobre el suelo.

Pero rara vez ve uno estas cabezas mientras se abre paso entre las ramas, las raíces, las hojas, las enredaderas y los arbustos, Conforme uno camina día tras día, y quizás semana tras semana, al través de este terreno tedioso, su belleza se olvide, a fuerza de su continua repetición, y llega a convertirse en un horror del que se da uno cuenta no hay escape ni alivio. Una depresión enfermiza hace presa de uno y se dan casos de que la melancolía y la locura se apoderan del caminante.

De noche, cuando uno se acuesta en la oscuridad, en aquel silencio suave de la noche tropical, el bosque enmudece, pero aquí y allá se oyen multitud de pequeñas voces. El canto de los grillos, el croar de las ranas, el caer de las hojas, el murmullo de la brisa que juega entre las ramas, sobre la cabeza. De cuando en cuando, a largos intervalos, se rompe la quietud por el más impresionante de los ruidos de la selva, el rugido y el chasquido que produce uno de aquellos honorables veteranos, árboles gigantes, que ceden al peso de sus años y caen desde sus pedestales orgullosos para no volver a ser vistos jamás.

Hay un momento de tensión, como si fuera de respetuoso silencio, y de nuevo, las pequeñas voces de la selva se vuelven a escuchar,

El hombre parece fuera de lugar, parece un transgresor, aquello es el ritmo de las plantas y de los insectos y, sin embargo, hay vida, sensación de reproducción, muerte y evolución en gestación constante que obedece a la misma ley que gobierna el resto del Universo.

El hombre tiene camaradas de la Naturaleza entre las plantas y las criaturas de la selva.

Para aquellos que tienen ojos y si ven y oídos y oyen, la selva es al mismo tiempo un laboratorio, un club y un templo.


SOLO EN LOS ANDES.
En los Andes de la América del Sur, una mañana emprendí solo una excursión antes del amanecer para escalar una montaña.

La neblina fría del alba era acentuada por lo profundo del cañón del cual partí, y los picos se agolpaban unos sobre otros, teniendo por fondo el cielo, pero en una oscuridad que dificultaba jugar distancias o alturas. Conforme iba ascendiendo iba gradualmente aumentando la luz del día, los arrecifes y las mesas rocosas sé iban destacando más y más. El aire era sumamente frío, transparente y quieto, y el silencio, grandemente tenso que me rodeaba, me oprimía. No había un murmullo de arroyo, ni un chirriar de pájaros, ni un susurro de brisa. No había sino quietud. Sin embargo, no era una quietud de muerte, más bien parecía como si todo aquello - las montañas y los valles, las crestas y las rocas, estuvieran en posición de alerta, esperando - observando la llegada del día, parecía casi un sacrilegio romper aquel silencio con el ruido de las pisadas sobre las piedras.

La ladera a mi alrededor estaba desierta. A corta distancia y hacia arriba, enfrente se encontraba el horizonte hacia el cual me dirigía y que siempre se alejaba. Volviendo la cara hacia atrás, había otro horizonte semejante, pero a sólo unos cuantos metros abajo y conduciendo hacia la neblina que acababa de dejar. Un escritor describiendo esta misma ascensión, ha comparado el ascenso a una hormiga tratando de salir de una vasija. y así es como uno se siente.

Arriba de las rocas que me rodeaban, comenzaban a delinearse nuevas crestas de picos más altos que parecían gigantes destacándose claramente a la luz de la aurora, pero todos fríos e impasibles, observándome sobre los hombros de sus vecinos más bajos. Yo era el único objeto móvil en aquella inmensidad de rocas y crestas rígidas. Me sentía un intruso, un transgresor en aquel dominio solemne.

Los estratos y la variedad de rocas existentes ahí, me hablaban de miles de años, desde que la Tierra había salido de su crisol.

Me sentía como un insecto pequeño en medio de aquella grandeza.

Conforme ascendía, más y más, la respiración se me hacía más difícil y la sensación de soledad y de pequeñez crecía en medio de aquel intenso silencio y bajo enormes jirones de cielo.

De repente, sobre una de aquellas crestas, vi un pico blanco verdioso, de nieve perenne, claramente delineado contra el cielo, y después otro y otros más por todos lados.

Parecía como si los grandes gigantes de la cordillera, sobre cuyas facetas verticales jamás se había posado la planta del hombre, se hubieran puesto de pie para observarme, fríos, austeros silenciosos e inmisericordes. Aquellas alturas estupendas, el espantoso silencio, la soledad y la inmensidad, todo parecía tratar de aterrarme. No me sentía yo mismo. Se apoderó de mí un enorme deseo de gritar para intentar romper aquel hechizo. Sin embargo, la voz humana más potente, habría resonado ahí como un débil esfuerzo, como el chillido de un abadejo que una vez oí entre las vastas ruinas del coliseo romano.

Trataba de cerrar los ojos, cuando, de repente, un extraño resplandor pareció descender sobre mí de lo alto. Viendo hacia atrás, sobre mi hombro, me di cuenta de qué era lo que me había hecho enmudecer. Uno de los grandes picos, que un momento antes era de color azul gris, ahora repentinamente brillaba en todo su esplendor con un color naranja rosado y sus partes bajas con sombras de ópalos violeta, azul, verde. La masa toda destacándose perfectamente en todo su contorno y detalles, contra el cielo oscuro.

Conforme fui pasando la vista de pico en pico, éstos, se iban tomando color de rosa con la radiante aurora.

Sentía que aquello era demasiado para la mente de un pequeño mortal transgresor de aquel lugar sagrado, era algo demasiado atrevido el presenciar cómo la Naturaleza se vestía con las galas de la mañana. No había nada ahí que conectara esa escena divina con la vida humana que había dejado abajo entre la niebla.

Me tambaleé, aterrado hasta el espanto con aquel cuadro, y en aquel momento, cuando necesitaba más del contacto con el mundo humano, sobre el siguiente pico apareció delante de mí, una figura: la figura de "Cristo Redentor".

No la figura usual de un cuerpo patético colgando de la cruz, sino un ser amable, grande, con las ropas flotando al aire y con los brazos abiertos en actitud de protección y de bienvenida.

Una magnífica estatua felizmente colocada con el propósito de señalar los linderos entre dos grandes estados, Argentina y Chile, con un signo de paz, pero más felizmente colocada de lo que el escultor pudo creer, en aquel lugar, como un eslabón tangible entre lo humano y lo divino; el eslabón que Cristo mismo vino a traer a la Tierra.

Ultimamente leí lo siguiente:

"En las montañas donde sólo se puede caminar, dormir y pensar, uno se convierte en algo así como un Yoga.

"No sé por qué, pero nueve décimos de los hombres que viven a mayor altura de 500 metros, son creyentes. Las montañas parecen hablarle a uno de eso.

"En la quietud de la noche se oyen sus voces, lo arrastra a uno la inmensidad que lo rodea. Más tarde, cuando el pensamiento se aleja de los cuidados y preocupaciones inmediatos, el espíritu se expande y se abre a los amplios círculos de la conciencia. En las ciudades calurosas donde los hombres se amontonar, uno tiene necesidad de asirse a algo a un salvador personal, a una interna sostenida por mano firme y bondadosa, a una voz confortante en la oscuridad. Pero aquí uno no busca, uno sabe. El yo se desvanece. Existe un propósito místico en la Naturaleza con el que uno tiene que ver, pero remotamente, no individualmente.




Compartir con tus amigos:
1   ...   7   8   9   10   11   12   13   14   15


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad