Rorschachiana 29, 81–107 doi: 10. 1027/1192-5604. 29 81 2008 Hogrefe & Huber Publishers El Legado Científico de John E. Exner, Jr 1


La Variable EA-ep del Rorschach Relacionada a la Persistencia en una Tarea de Situación Frustrante Bajo Condiciones de



Descargar 131.49 Kb.
Página2/3
Fecha de conversión22.11.2018
Tamaño131.49 Kb.
Vistas52
Descargas0
1   2   3

La Variable EA-ep del Rorschach Relacionada a la Persistencia en una Tarea de Situación Frustrante Bajo Condiciones de Feedback (Wiener-Levy y Exner, 1981)
Sometiendo a 80 voluntarios adultos no pacientes a una tarea frustrante, el autor muestra que cuando ep (luego llamado es) es mayor que EA los sujetos tienden a persistir en la tarea en contra de la evidencia de fracasos. Notando que las variables tenidas en cuenta para el aumento de ep en esta muestra son el resultado de dos tipos de variables, m pequeña y sombreado (y no FM), el autor hipotetiza que un estado de estrés elevado puede interferir con la capacidad de la persona para un uso adecuado de sus “operaciones de procesamiento cognitivo mediacional” (p.123). Los autores especulan que este descubrimiento puede tener importancia en las tácticas de intervención, sugiriendo que “las rutinas de retroalimentación sean mantenidas en niveles simples y menos complicados para que el paciente entre a tratamiento con ep siendo significativamente mayor que EA hasta el momento en el que tenga más recursos disponibles (...)” (p.123)

Los efectos del Estado de Ansiedad y la Limitación Social - Evaluación de Estrés en el Rorschach (Viglione & Exner, 1983)


Esta investigación pretendía investigar la expresión de la ansiedad en el Rorschach, principalmente evaluando las hipótesis tradicionales que son encontradas en determinantes de sombreado. Sucede en el diseño experimental, que no produjo un resultado positivo y los autores concluyen que es probablemente imposible inducir experimentalmente estados de ansiedad en sujetos voluntarios, sólo en el mejor de los casos, puede evaluarse estrés social.


“Rorschach y MMPI Simulación de Depresión” (1997)

En este famoso experimento, los autores administraron el Rorschach a cuatro grupos de sujetos: pacientes diagnosticados con depresión, no pacientes controlados y “simuladores” que fueron incitados a responder como si ellos estuvieran en un estado depresivo. La mitad del grupo de simulación escuchó un audio explicando el criterio DSM - III para la depresión que a su vez contenía declaraciones de un paciente deprimido seriamente, la otra mitad no recibió información específica sobre depresión.
El producto de esta investigación es importante tanto para la interpretación como para comprender la naturaleza de las variables de Rorschach. Los autores mostraron que la depresión puede, hasta cierto punto, ser simulada en el Rorschach a través de la incrementación del color acromático (SUM C’), el sombreado de vista (SUM V) y el contenido mórbido (MOR). Ellos recomiendan precaución cuando interpretan el protocolo de alguien que se beneficiaría de ser diagnosticado como depresivo. Esta investigación también confirma que el Rorschach y el MMPI no investigan las mismas dimensiones de depresión y deben ser usados complementariamente. En otro plano, este estudio evidencia que ciertas variables pueden ser controladas por los sujetos testeados, cuando estan inclinados por un supuesto o real beneficio. Más investigaciones aseguran la diferenciación entre variables “controlables y no controlables”.

Las respuestas del Rorschach como Índice de narcisismo (1969)

Aunque este artículo pertenece a la época del pre-Sistema Comprehensivo hemos elegido prestarle particular atención por varias razones (1) el resultado de este estudio ha sido criticado mucho después de haber sido escrito (1995), (2) el artículo da una buena perspectiva acerca de la relación entre el trabajo de John Exner y las teorías psicoanalíticas, (3) el estudio produjo una de las más originales variables del Rorschach, y (4) ejemplifica el pensamiento creativo y la genialidad de Exner.
John Exner, como muchos autores anteriores, se vieron intrigados por un tipo de respuesta relativamente rara en el Rorschach, cuya simetría es interpretada por el sujeto como una imagen en el espejo. Tradicionalmente, estas respuestas fueron consideradas como expresiones de tendencias narcisistas, con la excepción, de acuerdo con Bohm, (1958 para la traducción en Inglés) - del animal que se refleja en la lámina VIII.

Exner, de este modo, investiga esta hipótesis y, experto en la teoría psicoanalítica, revee la literatura relevante y la historia del concepto de narcisismo, y adopta la visión de Bing, McLaughlin, y Marburg y los desarrollos de Kohut. Testeando la aparición de respuestas de simetría, las de reflejo y las de pares, en varios grupos de pacientes y no pacientes con presunción de ser sujetos altamente narcisistas, él confirmó que, comparado con un grupo de control, la frecuencia de reflejo es más alta en el grupo con características narcisistas. Sin embargo, en lugar de contentarse a sí mismo con los resultados empíricos, decide adicionar un enfoque psicométrico para precisar la conceptualización, buscando confirmación a través de un criterio externo.

En la segunda parte del estudio Exner usa el “Test de completamiento de frases Narcisistas” (NSCT), ideado por Alba Watson en su disertación del año 1965, sobre un grupo mixto de no pacientes y lo compara con los resultados arrojados por el Rorschach en dos grupos contrarios (narcisismo alto versus narcisismo bajo). (El test fue más tarde modificado y renombrado como “Self - Focus Completion” y la noción de narcisismo fue reemplazada por la de egocentrismo. Exner, 1973).

El resultado de este estudio es considerable ya que ha llevado a la creación del índice de egocentrismo (EGO), una original comparación combinando reflejos y pares que más tarde demostró ser un importante aspecto en relación con el yo. En un intento de Exner de diferenciar el significado entre las respuestas de reflejo y las de pares, el antiguo posicionamiento claramente cercano a las catexias narcisistas del yo, la tardía disposición de una capacidad más sutil y saludable (o falta de) a tener una base del yo sólida (la expresión “self-base” no es de Exner). Una interesante idea es que alguno de estos estados patológicos pueden ser vinculados a fallas o distorsiones de estados normales del self. Esto fue más tarde confirmado en un estudio empírico sobre el EGO, con puntuaciones situadas en un rango normal en sujetos no pacientes y mostrando una distribución similar en sujetos pacientes. Tanto mucho como poco índice de egocentrismo también fueron encontradas en estados presuicidas.

Exner concluye el artículo remarcando lo siguiente: “El énfasis del estudio de la psicopatología durante las últimas tres décadas, estuvo focalizado en los mecanismos defensivos del yo. Es posible que ese énfasis haya producido un descuido en el estudio de un aspecto muy significativo de predisposición psicopatológica, el del “equilibrio narcisista”. Nosotros creemos que tras cuatro décadas el descuido permanece vigente.”

Cerca de 26 años después del artículo de Exner, quienes se oponen al uso del Rorschach (incluyendo al Sistema Comprehensivo), criticaron el indicador de EGO, argumentando que el mismo presenta una falla como medida del narcisismo. Exner les respondió en un artículo sobre cuestiones de la materia (1995) volviendo sobre sus pasos y estudios que lo llevaron a la creación y validación del índice de EGO y resumiendo la evidencia acumulada concerniente al significado de las respuestas de reflejo. Tal fue el caso en su artículo de 1969, en el que diferencia cuidadosamente el significado de las respuestas de pares y de reflejos, separando los puntajes y elaborando un puntaje que contiene respuestas de reflejo o no, el índice de EGO. Mientras que las respuestas de reflejo continúan teniendo una interpretación sencilla (“Yo debo continuar interpretando la búsqueda concerniente a las respuestas de reflejo en el contexto de los postulados de Bohm, esto es, representando una característica narcisista que tiende a influenciar estilísticamenteen la mayoría de las operaciones psicológicas, especialmente aquéllas en cuya problemática la validación personal esté incluida.”) las respuesta de par parecen representar un rasgo que es más difícil de definir. Cuando se combinan con las respuestas de reflejo, produciendo el indicador de EGO, ellas pueden ser concebidas como una medida de “preocupación del yo” o de egocentrismo, respecto de la cual está justificada una cierta cantidad que aparezca en cualquier sujeto. El indicador de EGO no es una medida de narcisismo, tampoco de autoestima, ni de autoconcepto. Mientras que la presencia o ausencia de respuestas de reflejo en un protocolo parece ser una característica constante de la personalidad, el número de respuestas de par, y, con ellas, el de indicador de EGO, son sensitivas a, e indicadoras de, mejorías mediante la terapia. En la actualidad, el índice de EGO se destaca como uno de las más originales e intrigantes variables en el Sistema Comprehensivo del Rorschach.


Investigación con el Rorschach
Entre los años 1973 y 1977, Exner y Murillo estudiaron extensamente el efecto a corto y largo plazo el término de la regresión ECT, administrada a pacientes esquizofrénicos (1973, 1975,1977). Sin querer, encontraron que el Rorschach era incapaz de predecir una recaída en estos pacientes. En el año 1977, un importante estudio sobre características de pacientes suicidas usando el Rorschach fue publicado (Exner y Wylie, 1977), lo que permitió la creación de la constelación de suicidio (S-CON). Ese mismo año Exner y colegas analizaron 95 protocolos de Rorschach administrados a prostitutas (Exner, Wylie, Leura, y Parrill, 1977) y encontraron que el perfil psicológico de la prostitución no existe. Como anécdota, pero ejemplificando la inequívoca curiosidad y mente abierta de John Exner, el estudio fue disparado por erróneas conclusiones propuestas por un estudiante en un curso evaluatorio!

En el año 1978, Weiner y Exner publicaron un estudio sobre desórdenes del pensamiento en varios grupos de sujetos adolescentes pacientes y no pacientes, en donde mostraron que algunos de los seis códigos especiales críticos (DV, ALOG, INCOM, FABCOM y CONTAM) aparecen con menor frecuencia en protocolos de adolescentes no pacientes que en los de grupos de pacientes. A esa altura, Exner no había introducido la distinción cualitativa en deslices cognitivos, tal como ocurre con la división en Nivel 1/Nivel 2. Los autores están naturalmente inclinados a creer que la diferencia en pacientes y no pacientes es estrictamente de orden cuantitativo. Ellos escriben: “(...) los presentes descubrimientos constituyen más evidencia de la continuidad entre comportamiento normal o anormal, los cuales difieren más en la cantidad y rigidez de ciertas clases de comportamientos que en la cualidad de esos comportamientos” (p. 343).

Veremos que John Exner abandona progresivamente esa visión “dimensional” de la psicopatología, como se vuelve evidente en el siguiente documento de 1986.
Algunos datos del Rorschach que Comparan Esquizofrénicos con Borderline y Desórdenes Esquizoides de la Personalidad, 1986
Comparando tres grupos de pacientes diagnosticados en base al DSM como esquizofrénicos, borderline y esquizoides con el Rorschach, Exner encontró que los pacientes esquizofrénicos y los esquizoides tienen algunas características comunes y que juntas ellas tienen diferencias significativas de los borderline. El desafía así la pertinencia clínica y conceptual de las descripciones del DSM-III sobre los tipos esquizoides y los desórdenes borderline, descripciones que parecen superponerse, y sugiere retornar a las categorías previas de esquizofrenia latente (o borderline) y personalidad inadecuada, respectivamente.

Mucho más importante para nosotros aquí son las nociones que hacen hincapié en la sección de discusión de dicho artículo. Exner diferencia claramente dos líneas, o niveles, de descripciones. Una concierne al actual funcionamiento, la otra la de la organización de la personalidad. En esta perspectiva, esquizofrenia y tipos esquizoides refieren a desórdenes específicos en el nivel de funcionamiento psíquico, mientras borderline (en la descripción del DSM-III) describe ciertos patrones de características psicológicas en el nivel de la organización. La distinción entre organización y funcionamiento, siendo clásica en todas las ciencias, parece haber sido largamente olvidada en el campo de la salud mental y representa un poderoso y operativo sistema conceptual en la evaluación psicológica. De alguna manera, la misma reconcilia el enfoque dimensional y categorial de la psicopatología: La organización puede ser descrita desde una perspectiva dimensional - cuantitativa y lineal, mientras que el funcionamiento puede mejor ser enfocado desde una perspectiva cualitativa.

Este artículo es un buen ejemplo del marco de pensamiento investigativo de John Exner: cada estudio, cualquiera sea el alcance o modestia de su objeto, es una ocasión para aprender algo sobre aplicaciones clínicas, para cuestionar metodología, métodos, y herramientas, y para desafiar conceptos y nociones dadas por válidas.

La distinción conceptual entre organización y funcionamiento, lógica cuantitativa y lógica cualitativa impregna eventual y progresivamente la estructura interna del Sistema Comprehensivo hasta el punto de poder ser actualmente considerada la piedra angular del método. Esto se traslada directamente dentro de la coexistencia de variables paramétricas o no paramétricas; la noción de límites alternado con medidas lineales. Esto es probablemente lo que hace al Rorschach tan poderoso como herramienta clínica, tan difícil de utilizar en investigación, y tan complejo de aprender.



Cambios de Rorschach después de la terapia, 1991 y 1992
En el Congreso Internacional de Rorschach en París en 1990, Exner, Andronikof y Weiner presentaron varios estudios sobre los cambios observados en Rorschach durante diversos modos de tratamiento psicológico (muy breve, a corto plazo y orientado psicodinamicamente a largo plazo). Los estudios se publicaron en 1991 (Weiner y Exner) y 1992 (Exner y Andronikof) y han establecido un modelo tentativo para este tipo de estudio.

Los autores verifican la noción de que el Rorschach incluye variables organizativas o estilísticas y funcionales que pueden cambiar con el tiempo. También demuestran que el Rorschach es una herramienta apropiada para rastrear la mejoría (o la falta de) en la terapia y la evolución psicológica después de la finalización del tratamiento.



Resultados del Rorschach en pacientes con lesiones cerradas en la cabeza (Exner, Colligan, Boll, Stisher y Hillman, 1996)
Este estudio de los protocolos de 60 adultos con traumatismo craneoencefálico (CHI, traumatismo leve a moderado), evaluados entre 3 y 5 semanas después del traumatismo, aunque no produce hallazgos innovadores, es interesante de mencionar aquí ya que sugiere que los hallazgos Rorschach son directamente utilizables para planificar programas de tratamiento y rehabilitación de forma individual. La descripción del grupo capta las características promedio del deterioro psicológico funcional de estos pacientes, que, contrariamente a lo esperado, se produce principalmente en la forma de recursos restringidos, evitación de la complejidad, falta de habilidades sociales y bloqueo emocional en lugar de hallarse en el área de habilidades cognitivas o autopercepción. Evidentemente, estos hallazgos podrían (y deberían) tenerse en cuenta al diseñar programas de rehabilitación. Además, el hecho de que "obviamente, no todos los pacientes con CHI tienen todas las características negativas o positivas observadas (...)" (página 325) muestra que los programas y tratamientos de rehabilitación podrían personalizarse aún más para satisfacer las necesidades particulares en particulares personas.
Respuestas de esquizofrénicos y no pacientes a una presentación taquistoscópica del Rorschach (Colligan y Exner, 1985)
Este artículo fue apartado (del orden cronológico) porque ilustra perfectamente cómo un estudio experimental sobre el proceso de respuesta puede producir resultados fundamentales en psicopatología.

En este estudio experimental muy interesante, Exner se dirige a la primera fase del proceso de respuesta "que implica la codificación y clasificación del estímulo". En el momento del estudio, hubo un debate en curso sobre la esquizofrenia: ¿Este trastorno afecta la percepción, la codificación de los estímulos, o el procesamiento cognitivo de la imagen almacenada?



Los resultados son bastante fascinantes, mostrando que: (1) los esquizofrénicos y los no pacientes no difieren en su precisión perceptual en la fase de codificación, (2) en tiempos de exposición muy breves (600 ms) las personas tienen una visión global bastante deficiente las tarjetas (no pacientes: X +% = .48, esquizofrénicos: X +% = .50 y W / D es 7/1), y (3) las únicas diferencias significativas encontradas se concentran en el puntaje especial cognitivo, específicamente en DV y ALOG.

Estos hallazgos confieren un peso considerable al postulado de que, (1) en procedimientos de administración normales, la respuesta articulada es el producto de una actividad cognitiva compleja que ocurre después de la codificación inicial y (2) la psicopatología interfiere y distorsiona esta actividad. En otras palabras, un trastorno esquizofrénico no afecta la fase de entrada sino algunas, o todas, las operaciones mentales involucradas en el tratamiento de la información procesada. Uno de los resultados que Exner no comenta es que ninguno de los grupos probados produce respuestas de contaminación (CONTAM), un hecho interesante que podría decir algo sobre la naturaleza del fenómeno CONTAM, posiblemente como reflejo de un problema a corto plazo de almacenamiento de imágenes en lugar de ser de percepción o, como lo creía Exner, de procesos ideacionales.

Interpretación automatizada del Rorschach
Siguiendo a Piotrowski, John Exner investigó la posible ayuda de los programas informáticos a la interpretación de Rorschach y, a partir de mediados de la década de 1970, emprendió un proyecto "diseñado para aumentar la utilización de la computadora como ayuda para interpretar la prueba" (Exner, 1987). Este proyecto condujo a la creación del "Programa de Asistencia de Interpretación de Rorschach (RIAP)". Los objetivos, tal como se detalla en el artículo "Asistencia informática en Rorschach Interpretation, "(1987), fueron: (1) crear fácilmente y sin error el resumen estructural, (2) buscar desviaciones y / o hallazgos significativos, y (3) eliminar "las posibilidades de error por fatiga, prisa u omisión”. Ya consciente de los posibles usos indebidos de un programa informático aparentemente tan poderoso "basado en evidencia ", Exner analiza ampliamente las limitaciones del programa, concluyendo que "en algunos casos las afirmaciones pueden ser parcialmente correctas, o incluso totalmente incorrectas "(p.4), señala que"la computadora no puede pensar ", recuerda a los psicólogos que las conclusiones solo se pueden extraer cuando los datos se integran en un proceso de evaluación más amplio y se ponen en perspectiva con datos clínicos”y ofrece recomendaciones sobre la mejor manera de utilizar el programa asistido por computadora.



Dos décadas más tarde, John Exner quedó consternado por el uso muy concreto del programa realizado por muchos psicólogos de todo el mundo y abandonó por completo el enfoque informático. En septiembre de 2005, escribió un comentario en una nota editorial para la revista Rorschachiana (Andronikof, 2006), que reproducimos aquí en parte:



"[La computadora] no puede pensar, y no puede integrar datos a un nivel más alto que aquel para el que se programó. La complejidad y singularidad de cada ser humano hace que sea prácticamente imposible desarrollar un programa que responda por todas las características idiosincrásicas que marcan al individuo, pero el intérprete humano competente generalmente puede hacerlo. Como señala Andronikof, la dependencia excesiva de los programas interpretativos es mala psicología y simplemente refleja una especie de ingenuidad o descuido por parte del usuario del programa y, en última instancia, causa un grave perjuicio a los clientes y la profesión".



La filosofía y la enseñanza de John Exner
Una revisión de todo el trabajo publicado de John Exner da una especie de visión Gestalt de los "conjuntos" personales y convicciones del autor, que enmarcaron y guiaron su esfuerzo de toda la vida. Lo primero y más importante fueron sus valores éticos profundamente arraigados como persona, como psicólogo e investigador. Como persona, estaba convencido de la singularidad de cada persona, nunca reducible a categorías, ya sea que se concibiera en términos de personalidades o desórdenes, o tipos, etc. Sentía un gran respeto por "el otro" y sentía curiosidad por encontrarse e intercambiar con este "otro". Como psicólogo, se percibía a sí mismo como al servicio del cliente, en lugar de estar al servicio de ideas o teorías, y era consciente de la responsabilidad del psicólogo en el avance de la calidad de la atención médica.

Como investigador, su lema podría haber sido "aprender de la experiencia", lo que significa que no aceptaría como algo verdadero lo que no podría probarse o evidenciarse, y al mismo tiempo estaba dispuesto a cambiar o incluso revertir sus puntos de vista frente a nueva evidencia. Este lema también implica una búsqueda constante para probar o refutar hipótesis.

Esta posición ética central se tradujo en un punto de vista elaborado y coherente sobre el Rorschach, una "filosofía", si se quiere, que John Exner articula en un artículo de 2001 que ahora toma el estatus de un testamento.



El estado actual y el futuro del Rorschach, 2001
Comenzando por reafirmar la principal característica del Rorschach como una prueba, es decir, su capacidad de capturar la singularidad de una persona "una de sus maravillas es, de hecho, la imagen personal del individuo que puede derivarse de su producción al test (...). "(P.10), Exner denuncia la búsqueda artificial de "verdades generalizadas ":

"Se crean clases míticas de humanos que tienden a ignorar la individualidad que marca a cada ser humano" (p.9); "Es, después de todo, indiscutible, que el ser humano es una creación muy única y, como tal, se comporta a lo largo de su vida particular de una manera distintiva que refleja esa singularidad" (p.8).

Exner reconoce la dificultad de tratar científicamente las diferencias individuales, pero deplora la negligencia actual de esta dimensión y el uso concreto de las estadísticas:

"Un número cada vez mayor de investigadores (...) abrazó el hecho de que la cuestión de las diferencias individuales podría minimizarse o ignorarse al sacar conclusiones basadas en leyes de probabilidad y el uso de niveles de significación de estimación a veces cuestionables. Los teóricos naturalmente han tendido a dejar de lado el problema de las diferencias individuales al recurrir a generalizaciones esotéricas "(p.9).

Al analizar las causas de la actual "disminución del interés por la personalidad y la individualidad", ofrece tres fuentes: (1) el conductismo radical de los años 1960 y 1970, ahora llamado cognitivo-conductual, que postula que la "caja negra" es inalcanzable. Puede ser (y debería ser) completamente ignorado; (2) el creciente énfasis de la psiquiatría sobre una base biológica de psicopatología, y (3) la serie DSM, que califica como "manuales de contadores", "concebidos para "clasificar diagnósticamente a las personas con problemas", desafortunadamente mal usados, como traducción automática a indicaciones de tratamiento, y contrariamente a las recomendaciones de sus autores.

La mayor parte del artículo está dedicada al futuro del Rorschach y Exner traza un plan de investigación para las generaciones futuras en cuatro puntos:

1. Ampliar la información sobre la naturaleza de la prueba: "Parece realista sugerir que el futuro de la prueba está en peligro de cierto estancamiento a menos que el tema de las características de la transferencia y el proceso de respuesta se aborden de forma más agresiva que lo que ha sido el caso”. (p.11).

2. Investigando más a fondo las variables que se sabe que se relacionan con varias características u organizaciones de la personalidad. En esta área, Exner enfatiza la importancia de considerar las variables "a la luz de los estilos de respuesta", y el descuido de esa necesidad es "un error costoso porque las frecuencias base, las proporciones y los llamados rangos promedio para muchos variables difieren bastante sustancialmente en las tres categorías "(p.11). Exner rechaza fuertemente los esfuerzos de los investigadores para suavizar las diferencias al mezclar ampliamente muestras heterogéneas: "(...) incluso cuando se han utilizado procedimientos sofisticados, los hallazgos pueden ser muy cuestionables porque los conjuntos de datos no se han sometido a discriminación según estilos de respuesta. Eso ha llevado a conclusiones generalizadas (...) que a su vez han sido transmitidas para ser utilizadas por los intérpretes "(p.13).

3. Buscar "nuevas direcciones con respecto a las características de la personalidad y el funcionamiento psicológico" (nótese la referencia constante a la diferencia entre la personalidad y el funcionamiento), ya sean rasgos conocidos y características que aún no se identifican en el Rorschach, o futuras conceptualizaciones de personalidad y funcionamiento.

4. La cuarta área de investigación es obviamente, para Exner, el sector más importante de investigación futura, que, por sí solo, podría asegurar la supervivencia y el éxito del Rorschach. Es la relación del Rorschach con el tratamiento y puede resumirse en una pregunta: ¿la evaluación previa al tratamiento contribuye significativamente a la selección del tratamiento o al resultado terapéutico? Exner escribe que la investigación sobre la contribución de Rorschach a la evaluación previa al tratamiento "puede demostrar su propia credibilidad probablemente mejor que de cualquier otra manera".



Esta parte del artículo es la ocasión para que Exner explique su concepción de la singularidad de cada persona y la convicción de que cada persona en peligro merece el mejor tratamiento posible, es decir, una terapia hecha a medida, adaptada a las necesidades particulares de esta persona. Una mezcla de debilidades y fortalezas, en las experiencias particulares y la historia de esta persona, todo lo cual condujo a los síntomas que presenta la persona ("síntomas similares pueden tener orígenes psicológicos muy diferentes"). Exner está convencido de que los psicólogos tienen un papel central que desempeñar en este campo y que el Rorschach puede contribuir de forma única a este rol. Pide un cambio de perspectiva en la planificación del tratamiento: en lugar de preguntar "qué tratamiento para qué trastorno", uno debe preguntar qué tratamiento para qué paciente.

"La comunidad contemporánea de Rorschach es complaciente con el tema de la individualidad y está demasiado ansiosa por jugar el juego del modelo médico. (...) la prueba en sí misma no es un instrumento de diagnóstico (...) y los que enseñan la prueba deberían desalentar activamente esta suposición ingenua. "(p.15)

De hecho, la parte final del artículo es una súplica vibrante para mantener o restaurar donde se perdió la capacitación de alta calidad de los psicólogos en las habilidades de evaluación de la psicología y particularmente en el arte y la ciencia de la interpretación de Rorschach.

"Las personas que usan el Rorschach deben estar capacitadas adecuadamente, y este es posiblemente uno de los desafíos más serios para el futuro de la prueba" (p.25).

El artículo termina con una nota de esperanza para el futuro:

"Afortunadamente, a medida que se desarrolle el futuro, los estudiantes estarán expuestos a esos tipos de experiencia de forma rutinaria por parte de los responsables de su capacitación, de modo que a medida que adquieran experiencia en la evaluación, podremos estar seguros de que cumplirán sus obligaciones con sus clientes hábil y eficazmente."





Nota del autor

Algunos de los autores mencionados en el texto no se mencionan porque son citados por Exner y no son las fuentes de este artículo.





Compartir con tus amigos:
1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos