Rorschachiana 29, 81–107 doi: 10. 1027/1192-5604. 29 81 2008 Hogrefe & Huber Publishers El Legado Científico de John E. Exner, Jr 1



Descargar 131.49 Kb.
Página1/3
Fecha de conversión22.11.2018
Tamaño131.49 Kb.
Vistas53
Descargas0
  1   2   3


Rorschachiana 29, 81–107 DOI: 10.1027/1192-5604.29.2.81

© 2008 Hogrefe & Huber Publishers
El Legado Científico de John E. Exner, Jr 1
Anne Andronikof
Universidad de París, Francia

Traducción Valeria Digiano, Melina Branda.2, Helena Ana Lunazzi
Resumen. Basado en un análisis de un trabajo publicado y revisado por colegas de John Exner desde 1959 hasta 2007, más un breve comentario para un editorial en Rorschachiana, la autora transmite una imagen comprensible del trabajo científico de su personalidad excepcional. El artículo está dividido en tres secciones: (1) los estudios experimentales sobre el Rorschach, (2) los estudios clínicos usando el Rorschach, y (3) el “testamento” de Exner, el cual extrajimos del último documento publicado por él antes de su muerte (Exner, 2001/2002).

Los estudios experimentales tenían como objetivo una mejor comprensión de la naturaleza de la prueba, en particular los respectivos roles de la percepción y proyección en el proceso de respuesta. Estos estudios fundamentales llevaron a una comprensión más profunda de los complejos mecanismos involucrados en las respuestas del Rorschach e introdujeron algunas hipótesis acerca de las intenciones del autor de la prueba. Estas últimas fueron más tarde confirmadas por los bocetos preliminares y documentos de Hermann Rorschach, los cuales hoy pueden ser vistos en el Archivo y Museo H. Rorschach en Berna (Suiza). La investigación de Exner ha evidenciado la noción de que el Rorschach es una prueba perceptiva, cognitiva y proyectiva.


Palabras claves: Test de Rorschach, John Exner, percepción, cognición, prueba proyectiva.
John E. Exner, Jr. (1928-2006) fue una personalidad excepcional en el campo de la psicología clínica y tuvo una profunda influencia en los psicólogos, profesionales, profesores, e investigadores que tuvieron el privilegio de encontrarse con él personalmente o a través de sus escritos y enseñanzas. Él fue una persona carismática cuya amabilidad, generosidad, y modestia han tendido a eclipsar su contribución trascendental a la evaluación psicológica. Como es común en personalidades excepcionales, John Exner también ha generado celos, rivalidades, y, a veces, incluso resentimiento.

Este artículo pretende explorar el trabajo de John Exner y capturar aspectos fundamentales de su original contribución científica al Rorschach y a los métodos proyectivos. El siguiente análisis está basado en 33 artículos revisados por colegas, los cuales fueron publicados en revistas especializadas entre 1959 y 2007, más un comentario breve en 2006. La selección de los artículos (de más de 60) estuvo basada en el siguiente criterio de inclusión y exclusión: los artículos incluidos fueron aquellos donde John Exner fue el primero o segundo autor en revistas especializadas revisados por colegas; los excluidos fueron (1) sus libros y manuales, (2) documentos de congresos, y (3) artículos que no están centrados en el test de Rorschach. A esa lista agregamos el último texto que él personalmente escribió, un comentario corto publicado en 2006 en la revista especializada Rorschachiana.

El trabajo científico de John Exner puede ser dividido en dos amplias categorías: (1) la investigación de los fundamentos del Rorschach y (2) estudios clínicos con el Rorschach. Esta clasificación fue elegida para facilitar esta presentación y de ningún modo es el reflejo de una división entre la teoría y la práctica, o entre los enfoques clínicos y experimentales. Por el contrario, el constante vínculo entre uno y otro, la inclinación natural a asociar descubrimientos, conceptos, y metodología, el atrevido hábito de trabajo de interrogación, está dentro de los aspectos más llamativos del estilo de John Exner en sus artículos publicados.

La primera parte de este artículo se focaliza en su trabajo sobre la naturaleza del test de Rorschach; una segunda parte explora los más importantes estudios clínicos; la tercera parte está dedicada a lo que podemos llamar la filosofía y la enseñanza de John Exner.


Sobre la Naturaleza del Rorschach
El impulso interior a entender las propiedades operativas de una prueba tan poderosa pero enigmática como el Rorschach, y el rol de la proyección, recorre toda la vida y trabajo de John Exner. Primero aparece en 1959 en el artículo “La influencia del color cromático y acromático en el Rorschach,” basado en parte en su disertación académica de 1958, y nunca se debilitó a partir de entonces. Aquí vamos a resumir y analizar los cuatro artículos más importantes que exploran la naturaleza del Rorschach, que se expanden desde 1959 a 1996.

La influencia del color cromático y acromático en el Rorschach, 1959
Este artículo describe un experimento usando láminas con colores modificados para determinar qué impacto tienen los colores en determinadas respuestas populares de “color”. El descubrimiento esencial es que los colores verdes y marrón tienden a provocar más respuestas CF mientras que el azul facilita respuestas FC. Por su lado, John Exner hace algunos comentarios interesantes sobre entrevista y codificación, haciendo una pregunta que es el objeto de un debate continuo; él se pregunta a sí mismo si el sujeto que responde es consciente de la influencia del color en la respuesta y si la codificación debería reflejar lo que el sujeto dice en la entrevista o a lo que se supone que él debería haber reaccionado. John Exner respondió a esta pregunta 19 años más tarde, en el artículo “El proceso de respuesta en el Rorschach” (1978). En 1959, aunque, John Exner encuentra que el sujeto no es siempre consciente de la influencia del color en las respuestas que tienen determinantes comunes de color (por ejemplo, paisaje, botánica, naturaleza, y sangre). Concluye que, “El método de entrevista de tipo introspectivo” es inadecuado y que será necesario distinguir respuesta de tipo “perceptivas” de “proyectivas”. Incluso sugiere preguntar de manera diferente sobre las respuestas de acuerdo a su tipo, o codificar las respuestas de manera diferente atribuyéndole diferentes pesos.

La influencia del color es luego estudiada en 1961 en “Color Acromático en las Láminas IV y VI del Rorschach” y en 1962 en “El Efecto de la Producción de Color en las Láminas VIII, IX y X del Rorschach”. En el experimento de 1961, John Exner descubre que el color acromático no tiene influencia en las respuestas populares de las láminas IV y VI, las cuales parecen ser más influenciadas por el sombreado y las formas características de las manchas. Por su lado, John Exner escribe “la psicología clínica está intensamente involucrada en la demostración de la credibilidad y validez de las técnicas proyectivas”3 y, dudando de la fuerza de algunos estudios publicados, “igual inquietud debe ser dada a los diseños experimentales”


El proceso de respuesta del Rorschach, 1978
En este artículo John Exner explora la productividad en un diseño experimental usando una consigna modificada “dar tantas respuestas como es posible en 60 segundos” y compara 5 grupos de sujeto en esta tarea: 20 pacientes esquizofrénicos, 20 depresivos, 20 adolescentes no pacientes y 40 adultos no pacientes subdivididos en grupos de High K y Low K (refiriéndose a sus puntajes de la escala K den el MMPI). La producción de ésta investigación ha sido considerable en el entendimiento de los procesos de respuestas y de los desarrollos futuros del Sistema Comprehensivo. Exner descubre que (1) todos los sujetos producen muchas más respuestas que lo usual en un ambiente clínico y con instrucciones precisas, (2) ⅔ de las respuestas son dadas en los primeros 30 segundos, y (3) la calidad formal de las respuestas es buena, excepto en los grupos esquizofrénicos, y básicamente no cambia desde el principio al fin. Él luego les pidió a los sujetos que “seleccionen sus dos mejores respuestas” y encontró que los High K y los sujetos depresivos tendían a elegir las respuestas populares más seguidos que los otros grupos. En éste artículo, Exner también reporta sobre otro estudio en el cual 20 psicoterapeutas seleccionan dos pacientes y administran el Rorschach a uno de sus propios pacientes y a un paciente de otro terapeuta. Encontró que los protocolos de los pacientes estudiados por su propio terapeutas produjeron respuestas más significativas y proyectivas.

Este artículo representa un punto determinante en la concepción de Exner sobre la prueba: él entiende que, en condiciones normales de administración, el examinado filtra la respuesta y no comunica todo lo que fue visto. Esto implica un proceso de selección y, por lo tanto, una importante actividad cognitiva. Exner concluye: “las respuestas no son simples reflejos de lo que el sujeto pudo ver en la mancha, pero en cambio representa como decidió usar lo que vio” (Italics por John Exner).

Con ese descubrimiento, Exner definitivamente deja de lado la noción previa de asociación libre como un proceso básico en las respuestas del Rorschach y conceptualiza a la prueba como una tarea de toma de decisiones donde estas son orientadas tanto por los factores sociales y personales, más tarde llamados sets, del individuo.
Pero es sólo una mancha de tinta, 1980
“¡Eso es una mancha de tinta!” es la reacción más común de niños (5-6 años) a la Lámina I, pero los Rorscharchistas esperan otro tipo de respuestas, en la cual el sujeto va a “convertir” la mancha de tinta en algo que no es una directa (y correcta) identificación de la realidad. ¿Cuales son los mecanismos mentales a trabajar, cuáles son las propiedades de las manchas de tinta que provocan esta actividad mental específica, como los “estilos y hábitos psicológicos” de una persona se unen con “el mundo más privado y subjetivo” de la respuesta del sujeto, que parte de ellos se pone en juego y cómo pueden ser diferenciadas4? Este grupo de preguntas aparece como la formulación de un programa de investigación que Exner reserva para sí mismo, y el cual, efectivamente, seguirá por el resto de su vida.

Este artículo es adaptado del discurso dado por John Exner por la Sociedad de Evaluación de la Personalidad con el Bruno Klopfer Distinguished Contribution Award el 3 de Septiembre de 1980. Es un texto conmovedor en el cual Exner retrata sus temprana relación dual con el Rorschach cuando él estaba entre la idealización y la decepción: “Yo también me encontré un poco decepcionado cuando [la monografía Psychodiagnostics de Hermann Rorschach] me di cuenta que el libro era tan pequeño, y fallaba en hablar de la magia del ego y del id, y la infinidad de los conflictos intrapsíquicos que, según el rumor, podría ser distinguido de esta prueba milagrosa”. (p.563). El describe el largo y doloroso proceso que lo llevó a embarcarse en una investigación de toda la vida en defensa del Rorschach. Refiriéndonos a la lista de preguntas anteriormente mencionadas, concluye el artículo con la siguiente declaración: “Y si nosotros podemos encontrar esas respuestas, sin dudas seremos capaces de tener una mejor performance en el servicio para otros. Soy optimista de que podemos, porque después de todo, ese tipo de búsqueda por la verdad es todo lo que nos concierne”. (p.575).


Buscando la Proyección en el Rorschach, 1989
Este artículo es una presentación detallada de la conceptualización de Exner sobre el proceso de respuesta del Rorschach (El esquema de tres fases) y de diversos estudios cuyo objetivo fue llevar la proyección a través de sets inducidos experimentalmente. En la conclusión, John Exner recomienda tener mucha precaución del material aparentemente proyectado (como respuestas agresivas, cooperativas o mórbidas) que pueden ser el resultado de algunas características de la mancha en vez del resultado de inclinaciones o tendencias personales. Exner invita a una mayor investigación de la “potencia” evocativa de las manchas.

A pesar del título del artículo, y aunque el autor revisa exhaustivamente la literatura sobre las teorías de la proyección, la propia definición de Exner permanece poco clara. A través de todo el texto, un análisis detallado de todas sus referencias sobre la proyección nos brinda una noción que, de hecho, Exner pasa de una conceptualización a la otra, principalmente de la proyección como una expresión de preocupaciones personales y experiencias de vida a la proyección como recursos personales y estilos que influyen en la elección de la respuesta. Él sugiere que diferentes formas de proyección ocurre en fases diferentes del proceso de respuesta.


Piezas Críticas, 1996
En este importante artículo John Exner ofrece una teoría comprensiva y elaborada del Rorschach que reconcilia percepción y proyección. Podemos asumir que la comprensión original y poderosa de la naturaleza del Rorschach proviene de la convergencia de dos líneas del pensamiento:

  • experimentos con las propiedades perceptivas de la mancha y

  • el estudio de documentos personales de Hermann Rorschach con el permiso de sus hijos Wadim y Elizabeth, como sus manchas experimentales, sus estudios preparatorios en percepción, sus notas y correspondencia5.

Por un lado, John Exner redescubre, como era, el rol fundamental de los procesos perceptivos (distinguiendo los procesos cognitivos y/o afectivos) en la producción de las respuestas. A través de una serie de experimentos con manchas perceptivamente modificadas, John Exner entiende que (1) cada una de las láminas “posee características fuertes del campo estimular” llamado piezas críticas; (2) la potencia (o el poder evocativo) de una pieza crítica depende del ambiente perceptivo “la potencia de cualquier rasgo es medida en relación a la potencia de otros rasgos”; (3) las leyes de la percepción descritas en la teoría de la Gestalt se aplican completamente aquí; y (4) último pero no menos importante, las piezas críticas sostienen posiciones competitivas dentro de las cartas.

Aunque el rol central de la percepción ha sido remarcado por muchos autores, incluyendo a Hermann Rorschach, la cualidad de ser nuevo reside en dos nociones. La primera es que las piezas críticas, definidas como “características fuertes del campo estimular influyen los juicios (identificaciones) de las personas,” operan como attractors de ciertas clases de imágenes también reduciendo el rango de posibles respuestas. Exner escribe: “Las piezas críticas son parámetros que limitan la serie de traducciones disponibles congruentes con las propiedades del campo distal” (las propiedades distales son contorno, posición y colores). La segunda noción esencial es, como mencionamos más arriba, que las piezas críticas compiten dentro de la lámina y muchas veces se contradicen entre ellas. La visión tradicional es considerar las manchas como ambiguas, por ejemplo, teniendo más de un posible significado, no claro, y, por lo tanto, abierto a la interpretación. La visión y teoría de Exner es contraria a este enfoque en la medida de que encuentra que las manchas están plagadas, como una manera de decir, con una abundancia de “significados” discretos, claros, a veces contradictorios que provocan un conflicto interno que el sujeto tendrá que resolver.

Este descubrimiento está completamente avalado por los experimentos y documentos de Hermann Rorschach, los cuales evidencian que ha estudiado activamente las reacciones de las personas a los conflictos perceptuales y que plantó deliberadamente esos en las láminas, que sabemos ahora que él diseñó con mucho cuidado y artísticamente.

Por el otro lado, Exner entiende que la proyección ocurre siempre que la respuesta del sujeto vaya más allá de una simple identificación de un objeto y siempre que este supere las limitaciones impuestas por las piezas críticas. En este artículo es nuevo el lugar que le da a los mecanismos de proyección, y a la situación proyectada. Exner escribe: “Para detectar atribuciones personales o proyección, parece ser útil usar un enfoque más liberal. Este regresa a un enfoque más tradicional del estudio consecutivo de las respuestas, con la condición de que las respuestas populares sin ningún tipo de elaboración deben ser excluidas”

Lo que permanece poco claro para nosotros es la definición dejada atrás del término “proyección” que fue a menudo usado y explotado por Exner. Por momentos, en el artículo sobre “piezas críticas”, él definió a la proyección como “la expresión de las recursos personales”, en otra parte el habló sobre “material proyectado”. Los recursos personales que nosotros vimos, designan todos los factores personales y actitudes sociales del sujeto. Sin embargo, la concepción de Exner sobre los “factores personales” es más bien ambigua: ¿Pueden dichos factores referirse a los rasgos y estilos de la personalidad o se refieren a cuestiones personales del propio del sujeto (sentimientos, fantasías, pensamientos)? Por ejemplo, Exner descubre (Artículo sobre Piezas Críticas) que en la lámina V, el tipo Introversivo tiende a dar la respuesta “murciélago”, y el tipo Extratensivo la respuesta “mariposa”. Esto seguramente es una expresión de las recursos personales o factores propios, pero en el mismo artículo Exner afirma que “respuestas populares sin otras elaboraciones” no constituyen proyección. Parece que John Exner nunca se decidió cuál concepción de proyección, si la de Frank’s o Murray-Bellak-Rapaport’s, era la que más se ajustaba a su teoría del Rorschach.


Otros Trabajos Sobre el Rorschach
Aparte de los artículos arriba presentados, centrados en la naturaleza del test de Rorschach es más bien artificial separar otros artículos sobre el Rorschach (en contraposición a con el Rorschach), como en otros artículos hay un constante cambio de atención desde como el test puede contribuir a un mejor entendimiento de los pacientes a lo que nos enseñan los descubrimientos sobre la validez y la confiabilidad del Rorschach.

Aquí cambiamos nuestro método de presentación para resumir los descubrimientos por temas. Las preocupaciones más importantes de John Exner eran: Es el Rorschach confiable como test, es el número de respuestas un factor importante, y cómo asegurar la validez de la interpretación.


La confiabilidad del Rorschach
El problema de la confiabilidad es abordado por Exner en los diseños clásicos test-retest, con intervalos cortos (3-4 dias), medianos (30 días), y largos entre la primera y la segunda toma. Todos los estudios con adultos no pacientes producen resultados muy sólidos, las correlaciones bajan entre .66 y .90 con una mediana de .80 para la mayoría de las variables. Este no es el caso para los Rorschach que se aplican a niños, como fue evidenciado en un estudio longitudinal de 8 años a 57 niños (Exner, Thomas y Mason, 1985).

Cada uno de los estudios también tiene efectos colaterales interesantes. El primero (Exner, Armunbruster, y Viglione, 1978) confirma la existencia de ambos rasgos (estructurales y evolutivos) y establece variables en el Rorschach, el primero muestra gran consistencia sobre un intervalo de 3 años, el segundo muestra variabilidad substancial. La habilidad del test para capturar aspectos estructurales de la personalidad es confirmada más allá de un diseño experimental imaginativo en el cual niños de 8 años, a pesar de estar instruidos para dar diferentes respuestas en el retest (intervalo de 3 días) terminan con patrones de variables similares (Exner 1980). Este diseño fue luego replicado en adultos (Haller y Exner, 1985), permitiendo a sus autores escribir: “(...) la confiabilidad del Rorschach se debe en gran parte a la consistencia de los rasgos y estilos de respuesta del sujeto.” (1985, p.518). Al mismo tiempo, observando algunos resultados colaterales inesperados, concluyeron que “aunque parezca claro que la prueba, en sí, es temporalmente confiable, se mantienen problemas en relación con la confiabilidad de algunas variables que son cruciales para el procesos de descripción diagnóstica.” (p.521)


La pregunta de R6
La variabilidad de R en el protocolo de Rorschach ha sido siempre considerada como representando un reto crucial tanto para los investigadores como para los clínicos: ¿Deben los puntajes ser normalizados en relación con la R?

Exner constantemente aborda este problema. Por un lado, “la frecuencia de casi todas las categorías de respuesta y muchas de las proporciones y porcentajes derivados son sustancialmente correlacionadas con el número de respuestas.” (Exner, Viglione y Gillepsie, 1984, p.65). Por el otro lado, “arreglando el número de respuestas puede alterar dramáticamente la naturaleza de un protocolo.” “(...) Esto presume que existe una probabilidad igual para que cualquier tipo de respuesta ocurra a cualquiera de las 10 láminas, lo que es erróneo porque las láminas no tienen características estimulares iguales para todas las variables.” (p.66).



En 1992, Exner revisita el problema y ofrece una imagen comprensiva del mismo y sus soluciones (“La R en Investigaciones de Rorschach: un Fantasma Revisado”). Después de revisar toda la evidencia estadística y las sugerencias propuestas por autores importantes, Exner presenta los resultados de su propio estudio sobre la correlación entre R y 17 de las principales variables del Rorschach. El concluye que “el rol de R no es tan importante como habíamos pensado” (solo la localización D es correlativamente consistente con la R). El discute los méritos y las desventajas de cada una de las soluciones propuestas (puntajes proporcionales, transformaciones logarítmicas parcializadas o normalizadas - p.250). La conclusión de Exner es que, cuando el Rorschach es administrado e interpretado de la manera adecuada, el problema de R es trivial. Su recomendación para los investigadores es “ejercitar el buen juicio (...) sabiendo que, en algunas instancias, R puede jugar un rol significativo pero también que, en muchas instancias, es muy probable que R sea irrelevante en el análisis de la mayoría de las variables.” (p.251). En otras palabras, aunque es un hecho que el número de respuestas influye algunas (pero pocas) de las variables del Rorschach, la utilidad interpretativa del test es mayor cuando se usa como es que cuando R es alterada.
Validez de interpretación
Como mencionamos arriba, R no es un problema para la interpretación mientras sea administrada e interpretada correctamente. Las reglas de la administración e interpretación que fueron incluidas en el Sistema Comprehensivo están basadas en una serie de estudios que mostraron los siguientes:

  1. La confiabilidad del retest es buena solo si R es mayor que 13 (Exner, 1988). Parece que las tomas cortas, y especialmente cuando L es mayor que .85, a veces falla en capturar las características centrales del funcionamiento psicológico del sujeto.7

  2. Estudiando las correlaciones internas (con R incompletas) de 16 variables que derivaron de dos tomas a 100 adultos no pacientes (la misma muestra que en la investigación de 1978), Exner muestra cómo las variables se influencian mutuamente. Sabiendo que la interpretación del Rorschach está extensamente basada en la posibilidad de discriminar “entre patrones típicos y atípicos,” más tarde llamado el principio de desviación, Exner remarca la importancia de estos descubrimientos: “aunque el significado interpretativo general de la variable no cambia, la importancia interpretativa específica va a variar considerablemente dependiendo de la configuración de otras variables.” (p.65).

  3. Es importante tener referencias sólidas de no pacientes, ya que forman la base de las guías interpretativas. Exner recolectó una nueva muestra de 450 no pacientes entre 1999 y 2005 (publicado en 2007, después de su muerte), que confirmó completamente su información previa excepto por dos variables: X + % (más bajo) y S (más alto). El autor sugiere cambiar levemente las guías para estas dos variables, y concluye que “la muestra actual (...) puede servir de base para comprender los rangos de respuestas de las variables codificadas en el Sistema Comprehensivo.” (p.158).

La validez de la interpretación finalmente depende y es proporcional con, la evidencia (o la falta de) que une una variable con la característica psicológica que supuestamente refleja o mide. Muchos estudios están dedicados a ese problema.

Como ejemplos, hemos seleccionado cuatro artículos que abordan específicamente el significado potencial y la validez de las variables: “La variable EA-ep en el Rorschach (. . .)” (Wiener-Levy, & Exner, 1981), “Los efectos del Estado de Ansiedad y la Limitación Social - Evaluación de Estrés en el Rorschach” (Viglione & Exner, 1983), “Rorschach y MMPI Simulación de Depresión” (1997), y “Las respuestas del Rorschach como un Índice de narcisismo” (1969).




Compartir con tus amigos:
  1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos