“rol del trabajador social en drogodependencias: un traje a la medida, para nuestra disciplina, Ética y quehacer”



Descargar 18.94 Kb.
Fecha de conversión23.04.2019
Tamaño18.94 Kb.

EL TRABAJADOR SOCIAL EN DROGODEPENDENCIAS: UN TRAJE A LA MEDIDA, PARA NUESTRA DISCIPLINA, ÉTICA Y QUEHACER”

Francisco Muñoz Contreras

Licenciado en Trabajo Social

Magíster en Drogodependencias

Diplomado en Mediación Familiar

Diplomado en Adicciones

Las drogas han estado presentes en la historia y evolución del ser humano, manifestándose en la mayor parte de las áreas en las que éste se desenvuelve. Es posible encontrar antecedentes que dan cuenta del uso de drogas y su sentido más ontológico, como una forma de contactarse con la divinidad y como método curativo por medio de sustancias psicoactivas (Escohotado, 1997). En esta etapa de la historia, el uso de psicotrópicos se vincula con la medicina, la magia y la religión, desde donde se ejerce poder y se regula su consumo, en cambio hoy en día los sentidos del consumo han cambiado su valoración, los nuevos escenarios sociopolíticos han producido y multiplicado una profunda desigualdad en todos los ámbitos de las sociedades latinoamericanas e incluyendo el consumo y valoración de las drogas, promoviendo el uso de las legales y persiguiendo a las ilegales y con ellas a sus consumidores, aún sin mediar criterios técnicos necesariamente, en cuanto a sus niveles de nocividad en las personas y su entorno.

Fácilmente se puede sustraer la complejidad misma de la drogodependencia, que en la actualidad es considerada como un fenómeno multifactorial que no responde sólo a lo biológico, sino que también obedece a elementos constitutivos situados en la psiquis de la persona, su entorno y vida social, por lo cual se comprende y aborda desde una mirada biopsicosocial, tal como lo propone la Organización Mundial de la Salud (OMS) y es desde esta comprensión donde surge la intervención multidisciplinar basada en evidencia científica.

Se hace necesario el conocer cómo están interviniendo los trabajadores sociales, cómo responden frente a las demandas de los usuarios de Atención Primaria en Salud que presentan problemáticas de drogodependencias, desde donde se sitúan específicamente para comprender el fenómeno y sus estrategias o técnicas de abordaje terapéutico.

A su vez, es necesario el conocer la valoración que los mismos profesionales le otorgan a su quehacer profesional y el status que ellos le adscriben.

En este ámbito, es importante considerar cómo se construye este quehacer profesional, que forma parte importante en la ejecución de dichos programas y qué significación se le da a éstos.

Al plantear el quehacer profesional, se está considerando un conjunto de acciones orientadas a un manejo integral en la ejecución de los programas de adicciones, el cual va guiado de ciertas condiciones para su efectividad, estas pueden ser individuales, profesionales e institucionales.

No obstante lo anterior, se comprender la intervención profesional en drogodependencias con los valores del Trabajo Social en sus diversas etapas de desarrollo, tanto en el mundo como en América Latina, se basan en el bienestar de las personas, sus familias y comunidades, con una mirada que busca integrar los diversos niveles de desarrollo humano, logrando la consideración de éste como un todo en permanente vinculación con su medio, es decir, se necesita personal idóneo para desarrollar una óptima intervención, así es como esta disciplina va logrando notoriedad de manera progresiva en las áreas de “formación, legitimación social y organización profesional” (Nidia Aylwin 1995).

No obstante se debe reconocer que a pesar de existir la absoluta voluntad de diagnosticar, intervenir y evaluar las diversas problemáticas que aquejan a la persona, existe una “progresiva dificultad del cientista social para captar la creciente complejidad de lo real con sus herramientas cognoscitivas previamente consagradas”; se asiste a ”la ruptura del lazo entre producción de conocimiento e intervención sobre lo real”. Se está frente a lo que Hopenhayn denomina “Crisis de Inteligibilidad y de Organicidad”. Esta crisis alcanza también al Trabajo Social ya que contiene en sí mismo un “objeto material” que es “lo social” y un “objeto formal”, que sería la transformación a nivel individual, micro o macrosocial, de algunos problemas sociales, como las adicciones. Son estos desafíos los que se presentan de manera permanente, ya que en la medida que se van construyendo dispositivos de intervención, se van presentando nuevos escenarios que deben ser abordados, en muchas ocasiones inmediatamente, lo cual va a exigir a los profesionales de las ciencias sociales y principalmente a los trabajadores sociales, dado su vínculo directo con las personas, familias y comunidades, estrategias eficaces y eficientes.

Dentro de las particularidades de cada persona, podemos encontrar una gran diversidad de factores que interactúan en la sintomatología, desde estructuras de personalidad, historias de vida y/o condiciones socio-culturales, por ejemplo tratamientos específicos para adolescentes con embarazos no deseados, mujeres con hijos menores, infractores de ley, entre otros y cada uno de ellos requiere de una intervención adaptada a su situación particular.

Es por esto, que “No existe un tratamiento único para las drogodependencias, de ahí la variedad de recursos que hoy existe para los problemas de drogas, pero todos comparten una característica común y es la necesidad de contar con equipos interdisciplinares que de modo conjunto pongan en marcha las soluciones (trabajadores sociales, médicos, educadores, psicólogos, abogados, entre otros)” (Matellanes, 1999, p. 126)

En este marco de intervención en adicciones, surge la necesidad de un profesional con capacidades singulares, que logre visualizar diversas variables ambientales, familiares e individuales, para no correr el riesgo de caer en un reduccionismo de la persona, como ya se ha hecho en la mayoría de las intervenciones en esta área específica, o no considerar otros elementos que pueden influir o condicionar la situación a tratar, por esta y otras razones los trabajadores sociales se han transformado en profesionales indispensables al momento de buscar una intervención que posea impacto real en las personas, familias y comunidades.

El pensar hoy en un tratamiento que considere solamente un abordaje profesional, es insostenible si se considera la gran cantidad de evidencia científica existente y que apunta al trabajo incluso, transdisciplinar , pero es esencial el señalar que el ámbito de aplicación práctica del trabajo social implica "La evaluación, diagnóstico, tratamiento y evaluación de los distintos, los problemas interpersonales y sociales para ayudar a individuos, familias, grupos, comunidades y organizaciones para lograr el óptimo funcionamiento psicosocial y social". (Ontario, Colegio de Trabajadores Sociales, 2000).



Con el fin de reconocer los aportes profesionales de los trabajadores sociales en esta área, además de prestar especial atención a las cuestiones de la diversidad cultural y las necesidades de las poblaciones desfavorecidas y vulnerables, pero no solo en tratamiento sino que también en prevención que incluye promoción y el mantenimiento del bienestar a través de la educación, la atención a las normas adecuadas de las necesidades básicas y específicas de protección contra los factores de riesgos conocidos, los trabajadores sociales poseen los recursos científico-prácticos que “implican una contención comunitaria y una oferta de servicios que se pueden traducir en cuatro acciones: Construcción de una red pública diversificada de formación, concreción de una red universitaria de formación, fortificación de las organizaciones sociales y de las organizaciones gubernamentales y objetivar la percepción social del fenómeno adictivo… el objetivo transversal de estas intervenciones, es lograr cambios de comportamientos de riesgos, que la propia cultura promueve y la potenciación preventiva de la familia. (Marchioni - Yaría, 2005,p.95)

Todo lo anterior requiere necesariamente, de los conocimientos necesarios para ejecutar las intervenciones, es decir, se necesita una metodología, que es un cuerpo sistemático de conocimientos sustentados en la experiencia y derivados tanto de la investigación y evaluación de la práctica incluidos los contextos locales.



La fortaleza del Trabajo social está dada en lo que se considera su debilidad, me refiero a que ésta disciplina profesional se construye a partir de aportes realizados de diversas ciencias y áreas específicas de intervención preponderantemente sociales, las cuales permiten describir, comprender, analizar, intervenir y evaluar, no sólo desde una mirada, sino que desde diversos prismas y así lograr una comprensión de la realidad más global e integrativa, aportando desde lo general a lo particular y con ello considerando variables que desde otras ciencias son obviadas o desvalorizadas, lo anterior va ha permitir el transformar a los trabajadores sociales en profesionales indispensables a la hora de crear estrategias de intervención tan complejas y multifactoriales como es el caso de las drogodependencias, área desde donde se está requiriendo cada vez más los conocimientos, destrezas y ética de estos profesionales de las ciencias sociales humanas.

Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad