Retroceso laboral, discriminación y riesgo en las maquiladoras



Descargar 2.82 Mb.
Página3/19
Fecha de conversión03.12.2017
Tamaño2.82 Mb.
Vistas570
Descargas0
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   19
Parte III

9.- Los modelos clásicos en el proceso del trabajo.

Dos grandes teorías que orientaron la lógica de los modelos de organización en el proceso de trabajo: fordismo (Henry Ford) y taylorismo (Friederich W. Taylor). El primero con el diseño de producción en cadena lo que permitió la producción en masa y la estandarización de las “fases” del proceso de trabajo en la industria automotriz y el segundo con el planteamiento de la Organización Científica del Trabajo, que significa “un único mejor camino de hacer las cosas”a través de la dirección de la empresa. Estas dos vertientes tuvieron como objetivo primordial incrementar la productividad, hacer más eficiente la producción. Aunado a esto, está el control que se imponía a la mano de obra bajo los principios de tiempos y movimientos y la división del proceso de trabajo, contenidos los “saber hacer”, “como hacer” y “que hacer” en manuales que son controlados por la administración.

En otras palabras, en el marco del Fordismoo-Taylorismo el proceso de trabajo es controlado desde la oficina, desde las cadenas de mando ingenieríles, es decir la mano visible de la dirección estaría presente en el proceso de trabajo; quien es ahora la que introduce los elementos innovadores a nivel organizacional, y también tecnológico, para elevar la productividad y no seguir depender de la capacidad creativa de los trabajadores.

La progresiva introducción de tecnología en el modelo organizacional del trabajo que se impulsó, a partir de estas teorías, marcó otro ritmo que hizo más sencilla la instauración de un control de tiempos y movimientos. En ese sentido habrá que distinguir entre elevación de la productividad por causa de la innovación tecnológica (Tecnologías duras) y el aumento de la productividad, promovido por el mayor control del proceso de trabajo, (Tecnologías blandas).

El taylorismo se caracterizó por la especialización de los trabajadores en una actividad concreta del proceso de trabajo, esta especialización corresponde a la misma naturaleza de la división social de trabajo sobre la que emergió la estructura productiva capitalista. En ese sentido, la emergencia de la teoría del proceso de trabajo taylorista, representa la solución que el capitalismo da en una etapa determinada, en la que se requiere elevar la productividad; más concretamente, controlar el proceso de trabajo a partir de una organización científica de tiempos y movimientos, del trabajo, definiendo su ritmo conforme a objetivos predeterminados por la mano visible de la administración.

El fordismo, por su parte, promueve la especialización del trabajo a través de la incorporación de tecnología al proceso de trabajo; esta estrategia no es otra cosa que la segmentación de tareas supeditadas a ritmos y movimientos de la cadena de montaje, lo cual convierte al trabajador en una extensión “virtual” de la máquina. Es decir la línea de montaje, y por tanto, la organización del trabajo, queda estructurado a partir del ritmo y los requerimientos de la maquinaria utilizada en el taller, fábrica o industria (Brverman:1979).

El Taylorismo-Fordismo contiene un principio de separación entre trabajo directivo y trabajo concreto, entre cuadros gerenciales y trabajadores; entre concepción y ejecución de las tareas. El taylorismo viene a resolver la posible independencia del productor directo en el proceso de trabajo. De ahí que en lo sucesivo, la productividad irá en aumento en la medida que se eliminen los tiempos muertos, por tanto, el control de tiempos y movimientos impone una progresiva especialización de cada posición del obrero en el proceso de trabajo. La permanencia del trabajador en una posición específica, es lo que propicia una mayor especialización del trabajo, y por tanto, desde esa óptica, su posibilidad para incrementar la productividad, eficiencia y calidad en el producto y en el proceso.

Las innovaciones organizacionales, que en lo sucesivo se incorporan al proceso de trabajo, tendrán como referente básico los principios tayloristas que permiten establecer medición entre tiempo de trabajo y volumen de producción. Pero, sobre todo, en controlar el comportamiento productivo, a nivel individual y colectivo, en un lapso determinado de tiempo. Es decir, que se trata de una relación muy estrecha entre especialización del trabajador y el tiempo en que logra cierto volumen de producción.



10.- Nuevas Formas de Organización del Trabajo.
La crisis del fordismo en los años setenta, se sucede en un marco de competitividad donde se hace evidente que su lógica no alcanzó a elevar la productividad al grado requerido por el nuevo orden internacional. Las empresas norteamericanas que adoptaron ese modelo productivo entraron en un proceso de endurecimiento tecnológico que no modificó en lo sustancial el proceso de trabajo, se privilegió a la innovación tecnológica sobre la organizacional.
Como contramedida aparece El posfordismo, que es un intento de reestructuración del modelo de producción que las empresas norteamericanas, fundamentalmente, intentan introducir para recuperar el terreno perdido en la competencia económica contra capitales extranjeros, principalmente japoneses y alemanes, surgidas en la segunda guerra mundial.

Tres principios sobre los que se basa esta propuesta son:



  • distribuir el trabajo en "islotes" y pequeños grupos de trabajo, rompiendo con la lógica de los puestos individuales y las actividades parcializadas;

  • romper la lógica unidimesional de la línea de montaje e instaurar una nueva organización del trabajo a través de minilíneas;

  • remplazar la banda de ritmo fijo.

Se trata, ahora, de incorporar cambios a nivel de la organización del trabajo, de innovaciones organizacionales, y no tanto de incorporación de tecnología, aunque evidentemente también son muy importantes.

El dilema para el posfordismo está cifrado en el rompimiento que supone el modelo, en cuanto a la marginación participativa de los trabajadores en el proceso de trabajo. Por ello, el reto para el capital, es la creación de una nueva cultura laboral que comprometa a los trabajadores con los objetivos de productividad que hoy imperan en el mercado. Se reconoce, entonces, la necesidad de "humanizar" las relaciones con el factor humano productivo. Este cambio significa la transición de la producción en masa a la especialización flexible que prioriza la creciente y permanente segmentación del mercado.

Este intento, es producto del fracaso de tres de las empresas más poderosas de Estados Unidos y del mundo entero, como es el caso de Steel (productora de acero), General Motors (industria automotriz) e IBM (industria de la electrónica); estas mega empresas tuvieron su crisis en situaciones que fueron aprovechadas por empresas mucho más chicas, con alta tecnología y con gran capacidad de establecer una producción flexible.

Así, en lo sucesivo, la productividad se impulsará a través de:



  • 1.- Empresas medianas y pequeñas más o menos especializadas.

  • 2.- El sustento de la oferta territorial del trabajo calificado para una rama específica.

  • 3.- Una producción orientada con flexibilidad a la demanda.

Los propósitos de la economía norteamericana y británica, que anteriormente se sustentaron en el modelo posfordista, intentan ahora responder a una demanda profundamente imprevisible, que en un contexto de crisis económica a nivel internacional, exige atender nuevas condiciones tanto de calidad como en cantidad; por lo que resulta imprescindible implementar suficientes innovaciones en el proceso de trabajo, tales que permita atender la diversificación del mercado. Es por esto que la administración norteamericana es influenciada por la experiencia del modelo japonés, de su éxito, que se basa a grosso modo, en el principio de justo a tiempo, cero errores, control total de calidad".

Esto marca una clara tendencia de las grandes empresas hacia su reestructuración en unidades semindependientes dentro de una estructura flexible, en todos los terrenos. En cuanto a sus recursos humanos, financieros, activos y de producción.


11.- Programadores de software: Trabajadores Simbólicos-analíticos
La industria del software ¿representa el modelo más acabado de empresa posfordista? O ¿estamos en presencia de un nueva forma de trabajo?. La industria se caracteriza por la introducción de conocimiento como componente predominante en la producción. Su forma de organización son diferentes a las del fordismo. La economía basada en el binomio acero-cemento, de las grandes trasnacionales, la verticalidad de la organización, la racionalización de los movimientos y el control directo de los tiempos y movimientos que distinguieron a los viejos métodos de comando y de control, dieron paso a un nuevo modelo de organización (Revilla: 2000).
La producción de masa estandarizada y la organización científica del trabajo sufrieron transformaciones. La producción intangible del software, máquina lingüística finalizada a la “producción de lenguaje por medio de otro lenguaje”, se soporta en trabajo en red, comunicación verbal, simbólica y horizontal, participación directa en el trabajo (grave violación para el código taylorista), y conllevar coordinar recursos humanos y tecnológicos, con un alto potencial de subjetividad. La empresa del sotware encarna en su antropología la antítesis del fordismo, por la inversión radical de sus métodos, su forma organizacional, su misma “morfología” (Revill: 2000). Este nuevo paradigma productivo fundado en el “capital intelectual”13 , representa un eminente giro respecto al precedente paradigma “fordista”, tanto en el plano de la organización al interior de la fábrica, como en el proceso de valorización externa del capital.
En relación al primer aspecto, la organización de la empresa en la industria del software se considera un modelo de “organización caótica”14 los modelos anteriores desarrollados dentro de una organización disciplinada y basada en la cadena de montaje, ya no son viables para la creación y adaptación de conocimiento. Al tomar conciencia de este hecho, los desarrolladores en las empresas de software eluden aplicar esos viejos modelos y crean uno nuevo, más dinámico, creativo y exento de rígidas disciplinas. Este proceso es apoyado, a su vez, por los empresarios, con el objetivo de estimular la innovación continua.
Las fases que caracterizan a esta organización caótica son dos: a)La primera de ellas corresponde al desarrollo de proyectos, etapa en la cual se generan las ideas más puras. Se caracteriza por reuniones y encuentros de trabajo más o menos informales, en los que no se revelan aún las ventajas del producto ni del mejoramiento de los procesos de desarrollo (aspecto que, si bien es de mucha importancia en la producción del producto, recién se llevará a la práctica en un segundo momento). B) La fase sucesiva se denomina de ejecución. En ésta todas las energías están concentradas para la ejecución del producto. Las reuniones son más cortas y disciplinadas.
Los equipos de trabajo constituyen otra de las características que exhiben la organización de la empresa de software. Éstos están conformados por programadores de mayor y menor talento. Y los integran, básicamente, un coordinador, que se ocupa de gestionar y coordinar todo el proceso de trabajo; un trabajador vinculado con la elaboración teórica, que se ocupa de elaborar las ideas y redacta el documento base de referencia; un trabajador que crea los dispositivos especiales, útiles para el desarrollo del producto; y un programador que será quien experimenta y verifica el producto en su forma final. El capital humano e intelectual se transforman, en consecuencia, en el principal componente de la empresa desarrolladora de software.
El programador de software podría considerarse como un trabajador simbólico-analítico15, serían aquellos trabajadores que identifican problemas y ofrecen soluciones a los mismos, comparten información a través de comunidades públicas y semipúblicas y privadas (red) conformando redes de conocimiento como una de sus actividades prioritarias para acceder a información que se convertirá en un activo para resolver problemas de programación.
Este tipo de trabajador simbólico-analítico, se caracteriza por: (Reich:1991:176 y ss)


  • Manipula símbolos: Datos, palabras, representaciones orales, virtuales, etc.

  • Simplifica la realidad en imágenes abstractas que pueden ser reordenadas, manipuladas y comunicadas a otros especialistas y transformadas en realidad.

  • Tienen ingresos variables.

  • Sus carreras profesionales no son lineales.

  • No están sometidos a un principio de jerarquía.

  • Trabajan en equipos y en redes.

  • Las credenciales acerca de su nivel profesional y campo de especialidad no son importantes. Es más significativo su capacidad de utilizar de modo efectivo y creativo sus conocimientos y habilidades.

Los programadores de software desenvuelven sus competencias laborales en tres “áreas”:



  1. Contacto con otros programadores a través de redes virtuales.

  2. Poseen un soporte de tecnologías informáticas y actualización de herramientas.

  3. Están en contacto con el cliente, quien es el que demanda programas con usos específicos, a la medida, acorde a necesidades particulares.

Estas tres áreas no están separadas, se traslapan e interrelacionan en un doble flujo:



  1. Relación entre programadores que comparten, segmentan, discriminan, cohesionan y disipan dudas, intercambian tips, para solucionar problemas. Ya sea en reuniones formales e informales, presenciales o virtuales.

  2. El intercambio de ideas con el cliente, (quien espera una solución a la medida), recibe a su vez sólo información, ideas ya manipuladas y con cierto grado de dirección y sentido hacia una solución requerida por el cliente. Sin embargo, el cliente puede darle u sentido positivo o negativo, de confianza o incertidumbre a estas ideas-información. El sentido que le de a la información se convierte en valor significativo para la empresa-gerente.

En esta interrelación entre Programador-Cliente-Gerente la comunicación y la coordinación son factores claves entre estos actores. La comunicación puede ser formal o informal:



  • Comunicación Formal: Se establece por escrito, reuniones organizadas, otros canales no interactivos e impersonales.

  • Comunicación Informal: Es personal, los miembros de los equipos comparten ideas, piden ayuda a medida que surgen problemas, interactúan diariamente.

El proceso de trabajo en la industria del software es compleja, la cual difiere de la organización tradicional fordista, donde convergen dos actores por el control del proceso de trabajo: Capitalista y trabajador, con luchas antagónicas. La administración busca controlar los tiempos y movimientos de los trabajadores. En cambio la industria del software, hasta el momento la mano visible de la administración no ha hecho presencia en el proceso de trabajo, el trabajador simbólico, manipulador de códigos inmateriales tiene un control “artesanal” sobre el proceso de trabajo; en el proceso de trabajo converge un nuevo actor: el cliente, quien es el que especifica las necesidades que debe satisfacer el programa.


Estamos en presencia de una nueva configuración del proceso de trabajo más allá del marco fordista-tayolorista, o estaremos en presencia de una configuración neofordista o es una relación en el proceso de trabajo inédita donde el conocimiento es factor clave.
Parte IV

11.- Propuesta Metodológica para intentar problematizar la aflicción crónica en la que están inmersos los programadores de Software.
Enrique de la Garza (varios años) señala que si se considera que las presiones estructurales, por ejemplo las del mercado y otras instituciones como las globales o las locales, donde los sujetos sociales como los empresarios, gobiernos, sindicatos, trabajadores, etc, siempre darán sentido y dirección a las presiones estructurales antes de actuar. Es decir, las decisiones que adopten no lo harán como si fueran solamente actores racionales, con una relación puramente cognitiva, con capacidad de cálculo acerca de los resultados de sus opciones y con metas a priori como aquellas que optimizan la relación medio-fines. De tal forma que no habrá una sola manera de dar sentido y por tanto no habrá una sola forma de decidir y por consecuencia no habrá un solo Modelo de Producción a pesar de que las presiones estructurales fueran semejantes (De la Garza:1999, 2003b).
De la Garza (1999, 2003b) hace una crítica a los conceptos acotados, o en transición que solo confunden diagnostico con normatividad. Es decir aquellas indefiniciones teóricas de conceptos que hacen alusión a un proceso incompleto o en desarrollo, por ejemplo pretayloristas, pseudotoyotistas, “japoneización de pacotilla” (Lipietz, citado por De la Garza:1999:127) o bien conceptos híbridos que sólo son una combinación de determinados aspectos de Modelos de Producción, lo cual conduciría a conclusiones “tramposas” en su construcción metodológica, ya que sólo se “ven” aquellos aspectos que se cumplen de determinado Modelos de Producción y se ignora o no se diagnostica el porque de esta hibridación o transición de determinado modelo de producción, lo cual constituye, -como bien cita De la Garza a Khun y Lakatos (op.cit .128)- “barreas” o “vendas” de protección de los postulados o núcleos teóricos que se este tratando de demostrar o estudiar en determinada investigación.
De la Garza (1999) señala que la no convergencia en un solo modelo se atribuye a la incertidumbre del mercado, a la no total sincronización entre departamentos productivos (Modularización de la empresa) y a los límites cognitivos de capacidad de cálculo. Otro elemento de la no convergencia es la existencia de varios óptimos, empero aún así funciona la empresa, razón por la cual se propone que las diversas funciones de producción (óptimos) se articulan y que no necesariamente por la existencia de varios óptimos parciales, sea la razón de la no convergencia, sino que el óptimo cambia cotidianamente en función de la interacción de los sujetos, de tal forma que lo desarticulado (o modularización de Boyer) en realidad se articula cotidianamente, pero no de manera mecánica, sino a través de una o varias funciones de producción.
Por último diremos, que si bien es cierto la tarea del científico social es el de buscar soluciones que apunten una perspectiva teórica y metodológica que haga explicito cuales son los orígenes, las etimologías de un problema, que sea claro el diagnostico más allá de los intereses de las redes de académicos a las cuales estemos inscritos, no podemos forzar construcciones o postulados o parte de ellos a una realidad compleja, debemos de considerar opciones metodológicas más allá de las posturas estructuralistas.
11.1.- Teoría de las Configuraciones.
Por tal motivo debemos de orientarnos hacia alternativas conceptuales y herramientas metodológicas nuevas, para lo cual, por ejemplo, De la Garza (1999, 2003, 2003b, 2004) señala que una alternativa de análisis es el sistema de hipótesis relacionadas entre sí en forma deductiva es la propuesta teórica denominada Configuraciones (Shedrovsitsky:1972, op.cit:130).
Esta teoría no posee contenido a priori, antes de ser verificado, una configuración es un arreglo de características que se extraen de la misma realidad, es decir es un resultado mas que una hipótesis a priori que se somete a verificación, lo cual influye en el acercamiento empírico: donde la vía conceptual es la de la hipótesis, en la que las relaciones entre conceptos y contenidos de estos deben ser claras. Por el contrario, en la presente propuesta teórica de configuraciones, esta es la de un planteamiento amplio y abierto de dimensiones, sin constituir un solo concepto, refiriéndose al problema que interesa y donde sus relaciones o exclusiones no se conocen a priori.
Tampoco se trata de un punto de vista empirista, se parte de las teorías en juego, aunque no de una sola de ellas para no cerrar opciones. De tal manera que los factores a considerar en este sistema viene inicialmente de las teorías, pero no conforman un concepto ni sus relaciones con otros son aceptadas de antemano.
En la opción metodológica que propone De la Garza, se rompe con el tradicional proceso unidireccional del método de comprobación o rechazo de la hipótesis donde no se consideran los ¿Por qué?.
En este método de las configuraciones, se propone que, la confrontación con el mundo empírico debe complementarse con el descubrimiento de nuevas relaciones entre configuraciones, afinar sus dimensiones, analizar y no suponer ni rechazar a priori funcionalidades, contradicciones, discontinuidades u obscuridades.
Lo que se busca es la construcción de configuración de configuraciones, con potencialidades, limitaciones e incertidumbres a llenar por la acción de los sujetos, de tal manera que el futuro no es estrictamente predecible, a lo sumo definible como espacio de acción viable en la coyuntura.
Consideramos que esta propuesta metodológica plantea un conjunto de perspectivas analíticas para abordar el paradigma de la aflicción crónica del Software. Entre las principales razones destacan las siguientes:


  • El paradigma de la aflicción crónica del software integra varios actores: Instituciones (Asociaciones, Educación, etc.), Empresarios, Clientes, Trabajadores.




  • El papel del trabajador no es el mismo que en el resto de los sectores, por ejemplo posee un conocimiento complejo del proceso de trabajo, la incertidumbre del proceso de software lo comparte con el gerente y el cliente.




  • Juega un papel fundamental en el aprendizaje y la innovación, el cliente, ya que potencialmente cada cliente que solicite un Software es una innovación.




  • El saber hacer y el como hacer, forma parte de las habilidades y destrezas del trabajador de software. Elementos que no existen en otras esferas del trabajo.




  • El software es una industria compleja que aún esta en proceso de maduración, lo cual implica que hasta ahora no se hayan construido categorías teóricas que definan la pertenencia a tal o cual escuela o que representa determinada forma de capitalismo.

Parte V

12.- Conjunto de preguntas para abordar a los actores que configuran la aflicción crónica del Software.

Si acogemos, la propuesta de Enrique de la Garza, con respecto a abordar metodológicamente un fenómeno a partir de las configuración que conforman a dicho fenómeno, tendríamos que problematizar el presente fenómeno de la aflicción crónica del Software y lo relativo al control en el proceso de trabajo a través de una suma de preguntas temáticas, con el fin de ir abordando el problema a partir de un ir y venir entre preguntas y respuestas, entre acciones y resultados que observemos entre los actores que concurren y sus respectivas configuraciones.


12.1.- Para el caso de la industria del Software, nos conduce a plantearnos:

  • ¿La industria del Software representará una presencia, un surgimiento del viejo sistema taylorista-fordista que emerge con una propuesta de organización de la producción y gestión de recursos humanos que favorece el incremento de las cualificaciones y tienden a superar la división del trabajo manual e intelectual?, o

  • ¿Estamos en presencia de una reprofesionalización parcelada, segmentada, polarizada hacia determinados puestos de trabajo que se originan de forma paralela a la incorporación de nuevas tecnologías?; es decir, son puestos de trabajo que no existían antes de desarrollarse las innovaciones técnicas, por ejemplo el área de trabajo denominada “informática” que vigila el correcto funcionamiento de los sistemas de hardware y software en una empresa, no existía hasta que se adquirió hardware y software y con ello se creo una serie de puestos de trabajo. Otro ejemplo es la informatización de la contabilidad, del área de nominas, de proveedores, etc. donde tampoco existen a priori los puestos de trabajo del “director de informática” y todo su equipo de trabajo que va ha ser tan complejo como lo exija el nivel de automatización o informatización de la empresa.

  • ¿Qué implicaciones tiene para el proceso de trabajo una tendencia polarizante o una reprofesionalización de las categorías ocupacionales?

  • Para la organización del trabajo que significado tiene la incorporación de sistemas de software y hardware en el proceso de trabajo?

  • ¿Cómo afecta en la organización del trabajo la incorporación de nuevas categorías profesionales como la del Ingeniero de Software?

  • ¿Cómo impacta en las categorías verticales y horizontales de una empresa la agregación de estas nuevas categorías de programadores de Software?

  • ¿Qué impacto tiene esta categoría de ingeniero del software en el proceso de cualificaciones-descualificación, o reprofesionalización de los puestos de trabajo?

  • ¿Cómo se redefine el sistema de remuneraciones?,


12.2.- Si la industria del software reestructura el proceso de trabajo.


  • ¿Qué sectores de la economía son los ganadores y cuales los perdedores?, dentro del sector industrial.

  • ¿Cuales son las ramas ganadoras y cuales las perdedoras? ó estaremos hablando de mercados de trabajo segmentados, por ejemplo aquellos segmentos de mercados ligados a las nuevas tecnologías como son los trabajadores de Software y Sistemas Informáticos localizados tanto en países en vías de desarrollo como los denominados de las tres I ( India, Irlanda, Israel); o en los países industrializados como Estados Unidos, Inglaterra, o en América latina como Costa Rica, Brasil, Argentina, México, por citar a los más importantes. O bien,

  • ¿Estamos ante nuevas tendencia que no tienen precedente, ante nuevas configuraciones no experimentadas por el capital?, como bien plantean Antonio Negri y Michael Hardt en su obra “Imperio” (2002), donde señala que estamos ante una nueva etapa del capitalismo, una nueva tendencia de la valorización del capital donde éste tiene que apelar al alma misma del obrero a su libertad e inteligencia. En la empresa automatizada se esta dando una nueva forma de valorización la cual descansa sobre la creatividad de la cooperación y el despliegue de una subjetividad interactiva.


12.3.- Si estamos ante lo que parecería ser la preponderancia del sector servicios, sobre el sector industrial, cabe preguntarnos:


  • ¿Las propuestas teóricas construidas para explicar los procesos de trabajo en un sector industrial hoy aplican para el sector servicios?, la pregunta es importante porque lo que diferencia entre ambos sectores radica en que en el primero hablamos de un binomio: Empresario/Gerente - Trabajador/obrero y en el sector servicios, se da con más regularidad un trinomio: Cliente/Consumidor - Empresario/Gerente –Trabajador/obrero.

Por ello construiríamos las siguientes preguntas:



  • ¿Deben plantarse nuevas propuestas teóricas que vallan más allá del debate Cualificacion-descualificacion?,

  • ¿Estamos en presencia de nuevas formas de organización del trabajo, más allá del viejo debate industrial del Fordismo-Taylorismo?,

  • ¿Qué significa para la organización del trabajo la intervención del cliente/consumidor?,

  • ¿Cómo se redefine las posturas aparentemente antagónicas entre Gerente-trabajador con la intervención del cliente?,

  • ¿De que manera influye el cliente en la división del trabajo, en el conocimiento y cualificaciones del trabajador?


12.4.- La industria del software global se divide básicamente en Software de uso masivo y software a la medida, lo cual implica una serie de preguntas:


  • ¿Los problemas de calidad, eficiencia, productividad, son diferenciados en ambos tipos de productos de software?

  • ¿Cómo es la organización del proceso de trabajo en ambos?

  • ¿Hasta que grado se ha controlado los problemas de calidad del software en ambos tipos de productos?

  • ¿Cuáles son las diferencias de intervención del cliente y los mandos medios en el proceso de generación de software en ambos productos?


12.5.- La aflicción crónica del Software, está presente en todas las líneas de codificación de un programa de Software, por tanto en los Modelos de Producción de software comercial y software libre:


  • ¿Cuáles son las características intrínsecas de esta aflicción crónica del Software en los Modelos de Producción de Software Comercial y el Modelo de producción del Software Libre?.

  • ¿En esencia es diferente la crisis en ambos modelos de producción o no lo es?;

  • ¿En caso de ser diferente, cuales son las características que definen esta aflicción crónica en cada modelo de producción?

  • Las estrategias diferenciadas en relación a la libertada o no de acceder a los algoritmos codificados en cada modelo ¿Implican una mayor oportunidad de superar esta crisis del Software?.


12.6.- Se ha planteado que en el desarrollo de software a la medida la participación del consumidor o cliente es sustancial para definir el proceso de codificación.


  • ¿Hasta que grado participa el cliente en esta aflicción crónica del Software?, es decir, si este no tiene claro que quiere codificar y sólo hasta que el programa esta operando o en el mejor de los casos, casi terminado el producto, es cuando comprende el cliente, que es lo que quiere y la rigidez misma del Software, hace que se deba empezar de nuevo incumpliendo asi en tiempos y mayores costos.


12.7.- La generación de líneas de código en el Software implica una serie de conocimientos tácitos que no pueden jerarquizarse en el propio proceso de trabajo.


  • ¿Hasta donde es el control sobre el proceso de trabajo por parte de los programadores y gestores de proyectos en la aflicción crónica del software?

  • ¿Qué significado tiene para el proceso de trabajo, el énfasis de los empresarios en considerarlos Ingenieros de Software, en lugar de programadores?;

  • ¿Qué implicaciones hay en el control del proceso de trabajo en función de la trayectoria laboral y/o tecnológica de los programadores de software?, es decir,

  • La capacidad de descifrar determinado problema de programación ¿Qué tanto depende de su experiencia, o depende más de su capacidad cognitiva de abstracción y solución de problemas?


12.8 Algunas empresas empiezan a implementar metodologías de programación asistida por computadora (herramientas Computer Arded Software Engineering) con el fin de minimizar los errores de calidad en la generación de software.


  • ¿Estamos ante una forma primigenia de taylorización del proceso de trabajo en la programación, es decir, de emplear la “mano visible de la administración” en la generación de programas de software?, o bien

  • ¿No es posible aplicar una metodología única, debido a la diversidad de atributos que contiene un proyecto de Software y además dichos atributos deben de “reflexionarse” acorde a las necesidades del cliente?.


12.9- Un de las variantes en la generación de software es a la medida, acorde a las necesidades del cliente:


  • ¿Cómo se da la comunicación y la coordinación entre el cliente, el gestor del proyecto (gerente) y el programador de software?,

  • ¿Cómo se solucionan las preguntas y problemas relacionados con el software en la jerarquía vertical y horizontalmente?.


12.10.-Los proyectos de software tienen como base organizarse en equipos de trabajo:


  • ¿Cómo se dividen las responsabilidades de cada programador, quien las otorga y porque?, Es decir,

  • ¿Se divide el proceso de codificación? Si estos es así: ¿Las líneas de codificación más mecanizadas, se le dejan a los programadores con menor cualificación y las más difíciles a los programadores especializados?

  • ¿Cómo se mide la productividad y eficiencia de los generadores de Software?,

  • ¿En caso de no cumplir con las metas establecidas, quien aplica las sanciones y como las establece?.

  • ¿Existe resistencia al cambio de metodologías de trabajo por parte de los generadores de software, por ejemplo cuando se presenta un proyecto “grande” o “muy importante”?.

  • ¿Cómo influye el grado de preparación formal en los “estatus” sociales y salariales del programador?

  • ¿Como influye el grado de capacitación informal?.

  • ¿El nivel de errores en la programación es diferenciado de acuerdo con el tipo y tamaño de empresa?.

  • ¿Cómo es el tipo de programador, organización de trabajo y proceso de trabajo acorde al perfil y tamaño de empresa?, es decir si es grande pequeña o mediana, si procesa programas para el extranjero o no.

  • ¿Qué tanto influye en la calidad del Software que exista subcontratación de partes del proyecto?.

  • ¿Cómo se definen las jornadas laborales, horas extras y bonos en el proceso de trabajo, si la solución-reflexión del problema puede darse fuera de la oficina?.

  • ¿Cómo medir la productividad de un trabajo intelectual-inmaterial?.


Bibliografía.

Arora, A., A., Fosfuri, y A., Gambardela (2002), Los mercados de tecnologías en la economía del conocimiento, en Foray D., Sociedad del conocimiento, Revista internacional de ciencias sociales, numero 171, Marzo. Pp. 155-174.


Bell, Daniel (1976), El advenimiento de la sociedad industrial, Madrid, Alianza.
Braverman, H. (1974), Trabajo y capital monopolista, México, ed. Nuestro tiempo.
Casas, R., (2003), Enfoque para el análisis de redes y flujos de conocimiento, Luna, M., (Coord.) Itinerarios del conocimiento: formas dinámicas y contenido. Un enfoque de redes, Ed. España (Anthropos) México (Universidad Autónoma Metropolitana Izt.) pp. 19-50.
Casas, R., y J., Dettmer (2003), Hacia la definición de un paradigma para las políticas de ciencia tecnología en el México del siglo XXI, en Santos C., (Coord.) Perspectivas y desafíos de la educación, la ciencia y la tecnología, México Escenarios del nuevo siglo, Instituto de investigaciones Sociales, UNAM. pp.197-270.
Chudnovsky, D., López, A. y Melitsko, S. El sector de software y servicios informáticos (SSI) en la Argentina: Situación actual y perspectivas de desarrollo CENIT DT 27/07 2001.
Cimoli, M., y Della G., M., (2003), The nature of technological change and its main implications on nacional system of innovation, en Aboites, J., y Dutréint,G., (Coords.) Innovación, aprendizaje y creación de capacidades tecnológicas, Universidad Autónoma Metropolitana, Xochimilco. Pp. 47-102
Correa, C. (1990), “The legal protection of software. Implications for latecomer strategies in newly industrializing economies and middle-income economies”, OECD Development Center, Technical Paper N° 26, Paris.
Correa, C. (1999), “Propiedad intelectual y programas de computación”, en 2° Congreso sobre Propiedad Intelectual. Cultura, Ciencia y Tecnología en la Universidad, Serie Ciencia y Tecnología en la UBA, Buenos Aires. (Internet)
D’Costa, A. P. (2000), “Export Growth and Path-Dependence The Locking-in of Innovations in the Software Industry”, 4th International Conference on Technology Policy and Innovation, Curitiba, Agosto.
David, P., y Foray D., (2002) Una introducción a la economía y a la sociedad del saber, en Foray D., Sociedad del conocimiento, Revista internacional de ciencias sociales, numero 171, Marzo. Pp. 7-28.
De la Garza E, (2001), La formación socioeconómica neoliberal. México, Plaza y Valdez
De la Garza E., (1996), Modelos de industrialización en México, DF., UAM.
De la Garza Enrique, (Coord.), (2003), Tratado Latino Americano de Sociología del Trabajo, Colegio de México, FLACSO; UAM, Siglo XXI. México.
De la Garza, Enrique (1994). “Neoliberalismo y Estado” en Asa C Laurell, Estado y Políticas Sociales en el Neoliberalismo. UAM –X. Distrito Federal. PP. 59-73
De la Garza, Enrique (2002). “Conclusiones” En La Formación Socioeconómico Neoliberal, México. Plaza y Valdés. Pp. 222-234
De la Garza, E., (1999), El papel del concepto de trabajo en la teoría social. En E., de la Garza (Cord.) Tratado latinoamericano de Sociología del Trabajo, México FCE.
De la Garza. E. (2003) Reestructuración Productiva. Empresas y Trabajadores en México al inicio del Siglo XXI. México, D.F.: STyPS. caps. I y V.
De la Garza. E. (2003) Reestructuración Productiva. Empresas y Trabajadores en México al inicio del Siglo XXI. México, D.F.: STyPS. caps. I y V.
Dosi, G., (2003), Paradigmas tecnológicos y trayectorias tecnológicas, en Chesnais F., y Neffa J., (Comps.) Ciencia, tecnología y crecimiento económico. Argentina: CEIL PIETTE CONICET.
Feldman, M., (2002), La revolución de Internet y a geografía de la innovación, en Foray D., Sociedad del conocimiento, Revista internacional de ciencias sociales, numero 171, Marzo. Pp. 60-74.
Freeman, C. (1975), La teoría económica de la innovación industrial, Alianza, Madrid.
Giddens, Anthony (2000), Un mundo desbocado, Madrid, Taurus.
Gonzalo C. Agustín, (1991), Ingeniería del Software: Práctica de programación. Editorial RA-MA, Serie Paradigma.
Gordillo M., y J. López (2000) Acercando la ciencia a la sociedad: la perspectiva CTS y su implantación educativa, en Medina, M., y T. Kwiatkowska (coords.), Ciencia, tecnología/naturaleza, cultura en el siglo XXI,
Hardt. M. y A. Negri (2001). Empire, Cambridge: Harvard University Press.
Hoch, D., C. Roeding, G. Purkert y S. Lindner (1999), Secrets of Software Success.

http://www.nasscom.org
Katz, J. y Hilbert, M. (2003). Los caminos hacia una sociedad de la información en América Latina y el Caribe. Cepal Alfaomega. Bogotá.
Kern, H. y Schumann, 1988, El fin de la división del trabajo; Revista e sociología del Trabajo, num. 2, 1988.
Kern, H. y Schumann, 1989, El fin de la división del trabajo: Racionalización en la producción industrial. Madrid, M.T.S.S
Lope Andreu y Antonio M. Artiles, (1993), Cambio técnico recualificación, nueva época, num. 19, pp. 69-07.
Luna, M. (2003), La red como mecanismo de coordinación y las redes de conocimiento, en Luna, M., (Coord.) Itinerarios del conocimiento: formas dinámicas y contenido. Un enfoque de redes, Ed. España (Anthropos) México (Universidad Autónoma Metropolitana Iztapalapa) pp. 51-78.
Mark, N. y P. Rigby (1994), Ingeniería del Software, Editorial BT-Gran Bretaña, Megabyte;
Márquez, T., Redes (2003) contra la incertidumbre en Software (2003), en Luna, M., (Coord.) Itinerarios del conocimiento: formas dinámicas y contenido. Un enfoque de redes, Ed. Anthropos-Universidad Autónoma Metropolitana Iztapalapa. pp. 188-228.
McClure, C., (1993) CASE. La automatización del Software. Editorial RA-MA, Addison-Wesley Iberoamérica, Traducción de José M., Ortega.
Metcalfe. (1989). The diffusion of innovation: an Interpretative Survey. En Dosi G, C. Freeman R. Nelson, G. Silverberg y Soete, L. (eds.), Technical Change and Economic Theory, Pinter, London
Meyer, Bertrand (1997) Construcción de Software orientado a objetos. 2 edición, traducción de Katrib M., Miguel; García B., Rafael; Sánchez, Salvador, editorial Prentice-All.
Micheli, J. (2003). El trabajo de digitofactura en la economía postindustrial en Espacios globales: espacios del capitalismo, Ed. Carmen Bueno (en prensa). México.
Naisbit, J. (1982), Megatoends, Warner Books; Osrborne , D., The invisible Computer, MIT Press,
Nasscom (2000), "Indian IT Software and Services Industry", (http://www.nasscom.org).
Nasscom (2001b), "Intellectual property right in India", (http://www.nasscom.org ).
Neffa, J., (1990), El proceso de trabajo y la economía de tiempo. Bueno Aires ed. CREEDLA Humanitas.
Novick, M., (1999), La transformación de la organización del trabajo, en E. De la Garza (Coord.) Tratado latinoamericano de Sociología del Trabajo, México FCE.
Opensource.org 2004 http:/www.opensource.com
Pal, Nilendu y T.R. Madanmohan (2002) Competing on Open Source: Strategies and Practise. http://opensource.mit.edu/papers
Paulk, Mark C.; et.al. (1993); Capability Maturity Model 1.1; IEEE Software, Vol. 10. No. 4, Julio 1993 pp. 18-27. CMMI-Adoption Information 2003, www.sei.cmu.edu/cmmi/adoption/adoption.html

Perazzo, R., M. Delbue, J. Ordoñez y A. Ridner (1999), "Oportunidades para la producción y exportación argentina de software", Documento de Trabajo N° 9, Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica, Buenos Aires.


Pérez, C., (2003) Revoluciones tecnológicas, cambios de paradigma y de marco socioinstitucionales, en Aboites, J., y Dutréint,G., (Coords.) Innovación, aprendizaje y creación de capacidades tecnológicas, UAM, Xochimilco. Pp. 13-45
Pérez, Carlota y C. Ominami (1986), La Tercera Revolución Tecnológica, Buenos Aires,
Stallman, R. (1983).FSF Manifiesto. www.fsf.org
Toraine, A. (1985), La organización profesional de la empresa, en Freedman, G., Y P. Naville, Tratado de Sociología del Trabajo Tomo I, México FCE pp.384-404
Torrisi, S. (1998), Industrial Organization and Innovation. An International Study of the Software Industry, Edward Elgar, Cheltenham.
Yoguel G, Novick M, Milesi D, Roitter S y Borello, J. (2003). Información y conocimiento: la difusión de TICs en la industria manufacturera argentina. Revista de la CEPAL, Santiago de Chile.
Yoguel, G. (2003), “Innovación y aprendizaje: las redes y los sistemas locales”, en

Yoguel, G. y Boscherini, F., (2001), “El desarrollo de las capacidades innovativas de las firmas y el rol del sistema territorial.”, en Revista Desarrollo Económico, IDES.


Yoguel, G.; Borello, J.; Erbes, A.; Robert, V.; Roitter, S. (2004). Competencias tecnológicas de los trabajadores informáticos argentinos. Más allá de las restricciones de demanda y oferta. Littec e-papers.
Yourdon E. y J, Yourdon: 1998, Time Bomb 2000, Prentice-Hall;

CULTURA A DISCUTIR

Dr. Luis Rodolfo Ibarra Rivas

Facultad de Psicología

Universidad Autónoma de Querétaro.





Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   19


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos