Retroceso laboral, discriminación y riesgo en las maquiladoras


La Coalición pro Justicia en las Maquiladoras



Descargar 2.82 Mb.
Página2/19
Fecha de conversión03.12.2017
Tamaño2.82 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   19

La Coalición pro Justicia en las Maquiladoras

LA PRODUCCIÓN DE SUBCULTURAS

OCUPACIONALES EN LAS PYMES

Estudio de caso de la empresa “Transformadora de



Artículos Moldeados y Plásticos, S.A. de C. V. (TAMPSA)”
Mtro. Carlos Martínez Padilla5
Este trabajo tiene como objetivo central exponer el proceso por el cual se producen las subculturas ocupacionales en las Pequeñas y Medianas Empresas (Pymes), en especial las dedicadas a la producción de material eléctrico. En términos generales queremos responder a las preguntas: ¿Cómo se moviliza el capital simbólico en los trabajadores?, ¿Cómo se relacionan las trayectorias ocupacionales con el capital simbólico de los trabajadores?, ¿Cuáles son las reglas que despliegan los trabajadores para competir entre sí por su autonomía y control de su trabajo?, ¿Qué tipo de rituales se realizan en las pymes?, ¿Cuáles son los motivos que tienen los trabajadores para comprometerse con su ocupación y empresa?, ¿Qué condiciones estructurales reproducen las instituciones sociales para una determinada ocupación?, ¿Qué valores y actitudes comparten las trabajadores en su interacción social?.
Las respuestas a estas preguntas contribuirían a estudiar a las ocupaciones desde una perspectiva culturalista y se alejaría de aquellas visiones estructuralistas o economicistas que consideran a la ocupación como en elemento de política pública. En este sentido, los estudios de la cultura obrera mexicana han descuidado a la ocupación y se han orientado a estudiar los procesos de trabajo, la reproducción social, la formación profesional y la acción obrera (Guadarrama, 2000).
Para conocer el proceso por el cual se producen las subculturas ocupacionales, se estudió a la empresa “Transformadora de Artículos Moldeados y Plásticos, S.A. de C. V. (TAMPSA)”, una mediana empresa dedicada a la producción de material eléctrico. Los métodos de investigación aplicados para interpretar los datos obtenidos en la empresa fueron las entrevistas y los relatos de vida de los trabajadores.
La presente ponencia se compone de cuatro apartados. El primero trata la forma en que se deben de analizar los estudios culturales desde una perspectiva socioantropológica. El segundo, analiza históricamente el desarrollo de los estudios culturales del trabajo en México. El tercero aborda la ocupación desde la descalificación, la competencia laboral y la subjetividad obrera. El último apartado expone los primeros resultados encontrados sobre la producción de subculturas ocupacionales.
1. La Socioantropología y la Cultura
Un análisis cultural debe mostrar las formas simbólicas de las acciones, objetos y expresiones significativas en relación con los contextos y, los procesos históricamente específicos estructurados socialmente (Thompson, 1998:203), así como, estudiar la dimensión expresiva simbólica de la vida social como serían las regularidades empíricas de las reglas, mecanismos y relaciones, las cuales se muestran en actos simbólicos particulares con un determinado significado (Wuthnow. 1999:259). Las formas simbólicas se pueden estudiar a través del interaccionismo simbólico; los procesos históricamente específicos y estructurados socialmente se pueden estudiar a través de la concepción estructural6 de la cultura de Thompson (1998) y; la dimensión expresiva simbólica de la vida social por medio del sistema cultural de C. Geertz.
En ese sentido, la producción de subculturas ocupacionales tuvo tres ejes teóricos para su estudio. El primer eje de estudio lo denominamos formas simbólicas y correspondería a lo que Goffman denomina marcos primarios. El marco primario es entendido como algo significativo por los individuos en la representación de una escena. Estos pueden ser un sistema de entidades, postulados, reglas, etc. El marco primario permite a sus usuarios localizar, percibir, identificar y etiquetar un número infinito de sucesos concretos definidos en sus términos (Goffman, 1986:21).
El segundo eje de estudio son los rituales y corresponde a lo que Thompson (1998:221) denomina contexto social o campo de interacción entendido como las reglas y convenciones que guían a los individuos en sus acciones e interacciones en su vida cotidiana. El contexto social aborda el capital económico, el capital cultural y el capital simbólico.
El tercer eje de estudio lo denominaremos como los mitos de la ocupación entendidos como la interacción diferencial, la experiencia compartida y, las características similares de las personas, las cuales favorecen la construcción de subculturas para la cohesión social de la organización (Trice y Beyer, 1993:174).
2. Los estudios Culturales en México
La legitimación del concepto de cultura en México se llevó a través del marxismo. Si bien el marxismo mexicano en un principio identificaba el concepto de cultura con la antropología norteamericana, la cual era rechazada por ser el vehículo del imperialismo cultural, posteriormente el término cultura fue aceptado por el mismo marxismo a través de los escritos de Antonio Gramsci (Krotz, 1993:19).
El estudio de la cultura laboral surgió como una interdisciplinariedad científica en los años setenta, la cual estuvo influenciada por la historia social de Eric Hobsbawn y John Womack y, por la sociología del trabajo francesa a través de los estudios realizados por Francisco Zapata (Novelo, 1999:9). A nivel metodológico empezaron a surgir estudios empíricos de la cultura laboral apoyados en encuestas, escalas de valores e instrumentos similares (Reygadas, 1998).
En esta etapa de la investigación, consideramos que se encontró el antecedente de las subculturas ocupacionales en el concepto de “culturas del trabajo” en México. Cuando en 1984 el Museo Nacional de Culturas Populares organizó el proyecto museográfico Obreros Somos...Expresiones de la Cultura Obrera Mexicana, los estudios de la cultura obrera se dirigieron a diferentes ámbitos de la sociedad como cultura de los obreros, cultura de masas, cultura urbana y, cultura de clase (Sariego, 1993:35). Para Krotz (1993:26), estas culturas adjetivadas eran subculturas porque eran concebidas como universos más o menos delimitados y empíricamente diferenciados unos de otros.
El concepto de subcultura tiene sus antecedentes en la investigación de Frederic Trasher sobre las mafias en Chicago en 1927. Trasher señaló que las mafias de delincuentes tenían tradiciones que surgían desde un medio ambiente contingente y servían para separar a los miembros de otros ambientes (Fine y Kleinman, 1979:1).
Actualmente el concepto de subcultura ha sido utilizado como sinónimo de subconjuntos, subgrupos, subunidades, culturas de esquirlas (splinter), culturas dentro de las culturas, pluralismo cultural, muchas culturas en una, multiculturalismo así como el concepto de gerenciamiento de la diversidad (Trice, 1993:142)..
Nosotros definimos el término subcultura como un sistema de estructuras significativas que cambian a lo largo del tiempo de un determinado grupo de individuos localizados en contextos estructurados socialmente.

3. La Ocupación
Lo que muestran los estudios culturales del trabajo es que existe poca preocupación por estudiar las ocupaciones desde un punto de vista cultural. No obstante, la ocupación se ha estudiado desde la descalificación, la competencia laboral y la subjetividad obrera.
Históricamente ubicamos el término de ocupación como sinónimo de oficio porque durante el surgimiento de la Organización Científica del Trabajo (OCT) la palabra calificación era sinónimo del oficio del artesano. La calificación se componía de un conjunto diversificado de conocimientos y de destrezas adquiridas por la sola experiencia. Así la OCT vino a debilitar y en muchos casos a eliminar al artesanado. Así, para 1930 existían dos tipos de trabajadores. Un trabajador calificado y uno no calificado. El trabajador calificado poseía un oficio, era autónomo en su trabajo y, disputaba el valor de su trabajo en el marco de la rama profesional a la que perteneciera. El trabajador no calificado para la OCT dependía de la posición u ocupación (y de allí el uso de la palabra ocupación) que se le diera en la organización y estaba sometido a los modos de organización del empleador (Lichtenberger, 2001:15; 2000:6).
En ese sentido, la obra de Braverman (1987:248) resulta relevante porque crítica el proceso de trabajo del capitalismo monopolista, el cual socavaba las calificaciones de los trabajadores porque toda innovación en la maquinaria elimina progresivamente las funciones del control del obrero, las cuales se transfieren a un artefacto que es controlado, lo más posible, por la gerencia desde fuera del proceso directo. Así, el saber-hacer del obrero se degrada y, se deteriora con el avance tecnológico en la industria.
Sin embargo, varios investigadores sostienen lo contrario. Por ejemplo, Leite (1996); Smith y Thompson (1998); Kern y Schumann, (1988), señalan que los nuevos paradigmas productivos que emergieron en la década de los años ochenta, tales como la especialización flexible, la teoría de la regulación, post – fordismo, producción ligera o nuevos conceptos de la producción, elevan las calificaciones de los trabajadores. En consecuencia, desde la década de los años setenta el concepto de competencia laboral empieza a tomar el lugar de la calificación. Los nuevos modelos de producción de la década de los años ochenta impulsaron a la competencia laboral.
En México el término ocupación ha tenido una función operativa. Diversas instituciones nacionales utilizan el término ocupación para diseñar políticas públicas laborales, o bien, medir el seguimiento que tiene la ocupación en los diferentes factores productivos. Por ejemplo, la ocupación para la Secretaria del Trabajo y Previsión Social (STPS) a través del Proyecto para la Modernización de la Educación Técnica y la Capacitación (Pmetyc), tiene como objetivo mejorar la formación técnica de acuerdo a las necesidades del sector productivo nacional. Por tal motivo se creó el Consejo de Normalización y de Certificación de Competencia Laboral (CONOCER) para la conformación y el desarrollo de la formación profesional basada en competencias laborales, así como en la certificación de la misma. Asimismo, el Pmetyc pretende transformar la oferta de educación técnica y de capacitación mediante el modelo de Educación Basada en Normas de Competencia (EBNC) (STPS, 2002).
Otra forma para acercarnos al estudio de las ocupaciones fueron los estudios que se han realizado sobre la subjetividad obrera en relación con la vida cotidiana de los trabajadores y, el proceso productivo.
Las investigaciones que relacionan la vida cotidiana con la ocupación estudian a la clase obrera desde un sector económico o una rama industrial, así como sus condiciones materiales de existencia, su proceso de trabajo y su comportamiento político como clase obrera, o bien, se analizan los sueños y comentarios acerca del futuro de los trabajadores y, se reconstruye los significados y ambigüedades del poder de los trabajadores en su vida cotidiana (Flores y Silva, 1987; Torres , 1997).
Entre las investigaciones que analizan el proceso productivo se encuentran los trabajos de Burawoy (1989), Friedman (1977) y Edwards (1979) quienes incorporaron la subjetividad en el proceso de trabajo. Para Friedman, una estrategia gerencial para ejercer la autoridad en la fuerza de trabajo es la autonomía responsable, la cual tiene como objetivo dar espacio, apoyo, autoridad y responsabilidad a los trabajadores para obtener su sumisión y aprovechar esa sumisión, para ganar su lealtad y cooperación con los ideales de la empresa. Para Burawoy, los trabajadores se reconocen como individuos y no como clase que está en oposición con el capital. Ellos juegan al juego de “arreglárselas” que consiste en que cada trabajador es capaz de generar satisfacciones propias, al dominar y sobrepasar los standares que la empresa fija a su puesto de trabajo.
Por todo lo anterior definiremos a las subculturas ocupacionales como los comportamientos, percepciones, actitudes, valores y capacidades individuales que desarrollan los trabajadores en su interacción social de acuerdo a la complejidad del puesto ocupado y a los contextos estructurados socialmente.
4. La Producción de Subculturas Ocupacionales
En un principio consideramos que las subculturas ocupacionales eran generadas en las organizaciones a partir de la interacción diferencial de las condiciones estructurales (tamaño de la organización, el estado de los departamentos o, la división del trabajo); las diferencias de las condiciones estructurales generan conflictos entre los trabajadores, pero que existían mecanismos que canalizaban el conflicto y los marcos primarios lo que les permitían a los trabajadores interpretar símbolos y significados de los sucesos concretos definidos en sus propios términos.
Sin embargo, después de interpretar los datos obtenidos en las entrevistas y relatos de vida tanto del personal administrativo como de producción de la empresa Tampsa, se encontraron nuevas líneas temáticas que representaron la columna vertebral de la producción de subculturas ocupacionales como son: la especialización de la ocupación y la trayectoria ocupacional.
a. Trayectoria Ocupacional
Si bien, la mayoría de los trabajadores se incorpora a Tampsa, casi sin ninguna calificación, también es cierto que muchos de ellos ya tenía algún conocimiento sobre máquinas y herramientas, ya sea porque tuvieron un familiar o en la escuela donde estudiaron máquinas y herramientas.
Una vez que el trabajador se incorpora a la empresa tiene que pasar por dos áreas de trabajo y adaptarse a las características propias de la empresa. Estas áreas de trabajo son el área de galvanizado y, el área de laminado. En ambas áreas, se paga muy poco y, existe mucha rotación de personal, en especial el área de galvanizado.
En el área del galvanizado, los trabajadores tienen que pasar las chalupas (cajas metálicas en donde se incorpora los enchufes y el apagador) por varios ácidos y, posteriormente, pasarlas por agua. Estos ácidos tienen componentes altamente tóxicos como la sosa y el óxido de zinc, los cuales se encuentran en unas tinas que expiden mucho vapor y humedad. Los trabajadores declaran que este ambiente de trabajo afecta su salud.
Para solucionar este problema, cuando no existe nuevo personal que se encargue de esta área, los administrativos designan al personal troquelador para que realice estas actividades de forma “temporal”. Los troqueladores son los trabajadores de mayor prestigio en la empresa. Muchos de ellos no les agrada estar en galvanizado porque sienten que es como volver a “regresar de donde empezaron”. Otra solución que han hecho los administrativos ha sido la de contratar personal femenino para el turno de la tarde. En ambos caso, la empresa sabe de los daños que pueden causar la inhalación de dichos vapores y, por tanto, tiene planeado en un futuro hacer los ácidos con menos cianuro.
Para el área de laminado, las tareas consisten en hacer una pila de tres o cuatro metros de láminas que tengan casi el mismo tamaño. Muchas láminas vienen dobladas, por lo cual se hace necesario desdoblarlas con un mazo. Asimismo, los laminadores empiezan a tener contacto con los troqueladores, los trabajadores de mayor prestigio de la empresa. Los laminadores llevan la lámina al puesto de trabajo del troquelador. El área de laminado es más aceptable que el área de galvanizado porque no hay vapores que puedan afectar la salud de los trabajadores. No obstante, cuando no existe personal en el área de galvanizado, los laminadores deben de desempeñar esa función.
Por lo regular, en estas dos áreas se contrata a gente muy joven y soltera por dos razones. Primera, ellos no tienen tanta necesidad como un jefe de familia que tiene que sostener un hogar. Segundo, en ambas áreas existen menores accidentes que en otras áreas de trabajo como troquelado.
Para los trabajadores tanto el área de laminado como el área de galvanizado son las áreas más desagradables de Tampsa. No obstante, los administrativos sostienen que quien quiera trabajar, continua desempeñando tales actividades hasta que la empresa les proponga un mejor puesto de trabajo en el troquelado.
Los trabajadores permanecen en esta área, hasta que demuestren aptitudes para aprender a troquelar. Estas aptitudes consisten en aceptar todas las reglas que existen en la empresa, esto es, los horarios de trabajo, los tiempos extras o, conocer el proceso productivo. Por lo regular, los trabajadores de estas áreas permanecen allí durante tres meses.

En caso de que cubra estos requisitos, el gerente de producción lo “promueve” con uno de los troqueladores para que le enseñe a usar la máquina. En el troquelado existen tres categorías: el troquelador mismo, el embutidor y el chequeador. Un aprendiz de troquelador comienza a manejar la máquina chequeadora. Una máquina que tiene por objetivo realizar perforaciones en la parte inferior de la chalupa.


Los trabajadores aprecian mucho que la empresa los capacite, porque para ellos no solamente significa mayo salario sino también el pertenecer al área de mayor respeto en la empresa. Durante el tiempo que permanecen en el área de troquelado, desarrollan sus funciones, competencias y capacidades.
Después de dominar la máquina chequeadora, el aprendiz de troquelador empieza a conocer la máquina embutidora. Esta máquina se encarga de presionar la chalupa para marcar grandes círculos, hasta casi perforarla. Estos círculos grandes, son por donde pasaran las mangueras, para realizar una instalación eléctrica.
Un trabajador verdaderamente pertenece al selecto grupo de troqueladores cuando es capaz de manejar no solo la máquina chequeadota y embutidora, sino cuando es capaz de manejar la maquina troqueladora. En esta máquina mucha gente se “vuela” los dedos. Ellos, cada vez que inician a trabajar se persignan. Otros más prefieren sostienen que deben tener mucha precaución.
En el área de troquelado existen fuertes lazos de amistad al grado de que pueden hacer comidas improvisadas un fin de semana que se propongan para toda la planta de producción. Como troqueladores, los trabajadores realizan diferentes actos simbólicos. Uno de ellos es la habilidad que desarrollan para producir muchas piezas. Esta agilidad, produce respeto entre sus propios compañeros:
El pertenecer al área de troquelado significa tener un mejor puesto laboral y, hacer uso de las reglas informales. Por ejemplo, muchos trabajadores tienen privilegios con el gerente de producción quien les facilita la mejor lámina para hacer el troquelado, o bien, obtener permisos para faltar determinados días.
El troquelador tiene estos privilegios porque, además de haber aceptado todas las reglas formales de la empresa, cuenta con una disciplina para el trabajo. Ellos dicen que vienen a la empresa a “lo que vienen (a trabajar)”. Al tener privilegios, los troqueladores pueden desempeñar las funciones de otros trabajadores, como el de mantenimiento industrial o el mecánico.
Una vez que llegan a dominar las tres máquinas del troquelado, muchos de ellos aspiran a ser mecánicos. La ocupación donde se gana mayor dinero, pero no tiene el prestigio del área de troquelado. Muchos mecánicos, inclusive, se sienten culpables por los accidentes de los troqueladores, porque consideran que no le dieron mantenimiento suficiente a las máquinas troqueladoras.
b. Ocupaciones Especializadas
Las ocupaciones especializadas en Tampsa están fuertemente marcadas por la trayectoria ocupacional y por la escolaridad técnica que posean los trabajadores. Un trabajador puede llegar a ser trabajador especializado si puede llegar a recorrer todos los puestos que tiene la empresa desde el área de galvanizado. No necesariamente se forma un trabajador especializado al interior de la empresa. También se puede formar fuera de ella. Ese es el caso de todos los mecánicos que tiene Tampsa.
Si bien el mejor puesto que puede ofrecer Tampsa a sus trabajadores es ser troquelador, también un trabajador que ha escalado los puestos desde galvanizado sabe que por falta de sus estudios nunca podrá acceder a ocupar el puesto de mecánico.

Cómo la mayoría de los trabajadores entró a la empresa sin ninguna experiencia laboral, la empresa los tiene que capacitar desde su puesto como galvanizador hasta llegar a ser troquelador. No obstante, existen muy pocos trabajadores que se formaron fuera de la empresa Tampsa. Ellos llegaron a formarse en otra empresa del mismo giro. Estos trabajadores al momento de ingresar se saltan las ocupaciones de galvanizado, laminado, chequeador y embutido y, entran directos a Troqueuelado. Otra fuente de aprendizaje proviene de las escuela. Allí se formaron todos lops mecánicos que tiene Tampsa. Los Mecánicos que están en Tampsa, son los que mayor ingreso reciben y, son de la entera confianza del Sr. Rojas. Incluso el gerente de producción no se mete con ellos. Todos ellos aprendieron mecánica en el CONALEP o la Vocacional del IPN.


En síntesis, la subcultura de los galvanizadotes y laminadores se encuentra en el área de ocupaciones no especializadas y trayectoria ocupacional interna; mientras que los troqueladores se encuentran en el área de ocupaciones especializadas y trayectoria ocupacional interna. Finalmente, los mecánicos se localizan en el área de ocupaciones especializadas y trayectoria ocupacional externa (Ver diagrama 1).

Diagrama 1

MODELO CONCEPTUAL ENTRE LOS EJES Y LINEAS TEMATICAS EN

LA PRODUCCION DE SUBCULTURAS OCUPACIONALES EN TAMPSA


TRAYECTORIA



OCUPACIONAL INTERNA


TRAYECTORIA OCUPACIONALEXTERNA

OCUPACIONES ESPECIALIZADAS


FUENTE: Elaboración propia
Por todo lo anterior podemos sostener que la producción de subculturas ocupacionales se genera porque:


  1. Los troqueladores no pueden convivir con otros departamentos como en el galvanizado porque, en esa área los trabajadores renuncian a los tres o cuatro meses.

  2. La antigüedad que tienen varios trabajadores en la empresa.

  3. El control de producción que ejercen la subcultura ocupacional predominante. Los troqueladores se llegan a poner de acuerdo para sacar una producción fijada por ellos y no, por el gerente de producción.

  4. Los rituales de poner un apodo a los trabajadores es sinónimo de pertenencia a una ocupación.

  5. La trayectoria ocupacional le permite valorar el puesto de troquelador, porque todo trabajador inicia desde el laminado y galvanizado.

  6. La autonomía ocupacional y los privilegios que tienen los mecánico crea un conflicto de intereses con los troqueladores.


Bibliografía:


  1. Braverman, Harry (1987), Trabajo y Capital Monopolista, 5ta. Edición, Nuestro Tiempo, México.

  2. Burawoy, Michael (1989), El Consentimiento en la Producción, Madrid, Ministerio del Trabajo y Seguridad Social.

  3. Edwards,Richard (1979),Contested Terrain:The Transformation of the Workplace in the Twentieth Century,Estados Unidos,Basic Books.

  4. Fine, Gary Alan y Klienman, Sherryl, “Rethinking Subculture: An Interactiunist Analysis”, en American Journal Of Sociology, Vol. 85, No. 1, The University of Chicago, Estados Unidos.

  5. Flores Olague, Luis Fernando y Silva Alcantara, José Luis (1987), Proceso de Trabajo, Vida Cotidiana y Comportamiento Político de la Clase Obrera, Universidad Autónoma de Querétaro, México.

  6. Friedman, Andrew L. (1977), Industry and Labour. Class Struggle at Work and Monopoly Capitalism, Hong Kong, The Macmillan Press LTD.

  7. Goffman, Erving (1986), Frame Analysis, Northeastern University Press, Estados Unidos.

  8. Guadarrama, Rocio (2000), “La Cultura Laboral”, en De la Garza, Enrique, Tratado Latinoamericano de Sociología del Trabajo, Colmex-Flacso México-FCE-UAM, México.

  9. Kern, Horst y Schumann, Michael (1988), “Hacia una Reprofesionalización del Trabajo Industrial”, en Sociología del Trabajo, No.2, Madrid, Siglo XXI.

  10. Krotz, Esteban (1993), “El Concepto ‘Cultura’ y la Antropología mexicana: ¿Una Tensión Permanente?”, en Esteban Krotz (Compilador), La Cultura Adjetivada, UAMI, México.

  11. Leite, Marcia de Paula y Silva da, Roque Aparecido (1995), “La Sociología del Trabajo frente a la Reestructuración Productiva: una discusión Teórica”, en Sociología del Trabajo, Madrid, No.25, Siglo XXI.

  12. Lichtenberger, Yves (2000), Competencia y Calificación: Cambios de Enfoques sobre el Trabajo y Nuevos Contenidos de Negociación, Documento para Seminario No. 7, Piette, Buenos Aires.

  13. Lichtenberger, Yves (2001), Competencia y Calificación: Cambios de Enfoques sobre el Trabajo y Nuevos Contenidos de Negociación, Seminarios Intensivos de Investigación No. 12, Piette, Buenos Aires.

  14. Novelo, Victoria (1999), “Introducción”, en Historia y Cultura Obrera, Instituto Mora, México.

  15. Plan nacional de Desarrollo –PND- (2001), “Programa Nacional de Política Laboral”, en PND, México.

  16. Reygadas Robles, Luis (1998), “Estereotipos Rotos. El Debate sobre la Cultura Laboral Mexicana”, en Guadarrama Olivera, Rocio (Coord) (1998) Cultura y Trabajo en México. Estereotipos Prácticas y Representaciones. Juan Pablos Editor-UAMI-Friedric Ebert, México.

  17. Sariego, Juan Luís (1993), “Cultura Obrera: Pertinencia y Actualidad de un Concepto en Debate”, en Esteban Krotz (Compilador), La Cultura Adjetivada, UAMI, México.

  18. Smith, Chris y Thompson, Paul (1998), “Re-evaluating the Labour Process Debate” en Economic and Industrial Democracy, Vol. 19, Sage, London.

  19. STPS (2002), Proyecto para la Modernización de la Educación Técnica y la Capacitación. Origen, Avances, Perspectivas, STPS, México.

  20. Thompson, Jhon B. (1998), Ideología y Cultura Moderna, UAM, México.

  21. Torres, Gabriel (1997) La fuerza de la Ironía. Un estudio del poder en la vida cotidiana de los trabajadores tomateros del occidente de México, El Colegio de Jalisco, Zapopan, Jal.

  22. Trice, Harrinson M. (1993), Occupational Subcultures in the Workplace, Industrial and Labor Relations, Estados Unidos.

  23. Trice, Harrison y Beyer, Janice (1993), The Cultures of Work Organizations, Prentice Hall, Estados Unidos

  24. Wuthnow, R. (1985), Cultural Analysis, London, Routledge and Keagan Paul.

  25. www.conocer.org.mx

Hacia una problematización del proceso de trabajo en los programadores de Software. Una propuesta desde la perspectiva de la Sociología del Trabajo.
M.C. J. G. Rodríguez-Gutiérrez.7

Resumen
Los programadores de Software poseen conocimiento tácito, informal del proceso de trabajo en el desarrollo de Software, lo cual lo hace ser además de Ingenieros (diseñan el proyecto) artesanos (hacen el programa) de esta naciente industria. Sin embargo el desarrollo de líneas de código contiene fallas, errores, mala calidad, lo que ha sido denominado por la literatura como “aflicción crónica del Software”. Hay quienes sostienen que estamos ante un paradigma de sistematización del Software (codificación del conocimiento) y quienes establecen que es imposible aplicar una metodología única a un proceso que es flexible, “a la medida” y específico.


Empero, la creciente necesidad de mejorar la calidad, eficiencia y productividad del proceso de trabajo en el software, ha llevado a que algunos especialistas presagien que la recién venida de la ingeniería del Software, implique la posibilidad de que intervenga la mano visible de la administración en el proceso de trabajo. ¿Estaremos en presencia de un proceso de estandarización y sistematización de un trabajo que se antojaba artesanal?

P a r t e I

1.- El conocimiento como factor de análisis.

El interés en el análisis del conocimiento no es nuevo. El economista F. Machulup (1962) y el Sociólogo D. Bell (1976) ya habían demostrado que el conocimiento formaba parte del proceso de producción económica. Machulup, refirió que en 1959 32% de la fuerza de trabajo Estadounidense estaba involucrada en actividades de reproducción, transmisión y almacenamiento de información; Bell (1976:207) propone la idea de sociedad postindustrial, la cual es una sociedad del conocimiento dado que las fuentes de innovación derivan cada vez más de la investigación y desarrollo (produciéndose una nueva relación entre ciencia y tecnología, dado que el conocimiento teórico pasa a ser central), porque la carga de la sociedad descansa cada vez más, en el campo del conocimiento.


Bell (1976) pone énfasis especial en la centralidad del crecimiento teórico como fuente de innovación y formulación política de la sociedad; argumenta que se ha impuesto el conocimiento teórico sobre el tácito, tanto en la organización de la toma de decisiones como en la dirección del cambio, codificándose en sistemas abstractos de símbolos, influenciado por el éxito del modo de producción fordista-taylorista.
La propuesta de Bell nos remite a una sociedad post industrial, con clases sociales diferenciadas, en base a su posición con respecto al conocimiento, con actividades e instituciones jerarquizadas y formas de control y poder político. Si bien es cierto la creación de los laboratorios de Investigación y Desarrollo (I&D) de carácter particular en las principales empresas de Europa y Estados Unidos hacia finales del siglo XIX, implico una competitividad basada en el desarrollo de centros de I&D que poseían su propia tecnología.
A inicios de los noventa, Chandler (1990), señala que esta perspectiva de Bell, condujo el crecimiento económico de los Estados Unidos durante el siglo XX, es decir, la aplicación sistemática de la ciencia en I&D, que se produce dentro de los sectores más organizados de la empresa, donde, a medida que la producción de nuevos conocimientos se combina con la aplicación a través de inversiones complementarias en investigación, producción y comercialización de productos o procesos genera una mayor competitividad industrial.
Esta visión de Chandler (1990) y Bell (1976), creemos que no es suficiente en la economía actual de fin de siglo y principios del siglo XXI, como para explicar la competitividad de las empresas, debido a que la estrategia actual, se fundamenta en un sistema complejo de alianzas estratégicas, adquisiciones, fusiones, contratación de servicios (Outsorcing y subcontratación), etc.; lo cual implica una serie de configuraciones de relaciones complejas, que ya no tiene que ver con la creación de conocimiento aislado, debido a que durante los últimos diez a quince años se estructuro una diversidad de fórmulas para intercambiar tecnología o servicios tecnológicos, que varía desde empresas conjuntas y asociaciones de I&D, hasta acuerdos de concesión de licencias y licencias cruzadas o subcontratación de I&D, lo cual replantea la forma de generar conocimiento a través del intercambio de patentes.
En este sentido consideramos que ya no estamos en un mercado de tecnologías segmentado al estilo Chandler (1990) o como señalaba Bell (1976) acerca del dominio del conocimiento teórico sobre el empírico; hoy en día se esta conformando un mercado de tecnologías bajo cooperación, en redes, en alianzas donde el intercambio comercial de tecnologías es más habitual que en el pasado. Por ejemplo, Grindley y Teece (1997), señalan uno uso creciente de concesión de licencias de tecnología, de patentes entre empresas como IBM, Texas Instruments, Hewlett Packard y AT&T entre otras empresas durante los noventa; otro ejemplo relevante de este intercambio tecnológico, lo constituye Estados Unidos, que entre 1985-1997 realizo más de 15,000 transacciones tecnológicas con un valor superior a los 330 mil millones de dólares, es decir un promedio anual de 1,150 transacciones, con valor de 27 mil millones de dólares (Arora:2001).

No se sugiere que la I&D de las empresas este siendo sustituida por una I&D realizadas externamente; por el contrario se considera que las condiciones actuales de intercambiar tecnología, (ya sea en empresas establecidas o en empresas que se especializan en la producción de tecnología o a través de comunidades tecnológicas publicas, semipúblicas o privadas) podría significar un importante papel en la promoción de la innovación e intercambio de conocimiento y, además, existe la posibilidad de que estos mercados o comunidades internacionales de tecnología puedan constituirse como un importante mecanismo para difundir eficazmente la tecnología en los países menos desarrollados.


El “factor” que se intercambia entre sectores y comunidades es intangible e inmaterial, es el conocimiento, el cual se constituye como nueva categoría o recurso para lograr la competitividad en las empresas, categoría que ha conducido a las unidades empresariales a gestionar nuevas formas de creación y diseminación del conocimiento. Al respecto Nonaka y Takeuchi (1999) señalan que las empresas que alcanzarán el éxito de un modo firme, son aquellas que generen conocimiento, lo difundan por toda la empresa y lo incorporen a nuevas tecnologías, procesos y productos. Estos autores proponen un modelo de creación de conocimiento que posee dos dimensiones: A).- La empistemológica, en la cual se distinguen dos tipos de conocimiento: Explícito y Tácito; B).- La Ontológica, en la que se distinguen a su vez cuatro niveles de agentes creadores de conocimiento: el individuo, el grupo, la organización, y el nivel organizativo.
Existen otros modelos de conocimiento, por ejemplo el desarrollado por Zander y Kogut (1992) el cual es un modelo dinámico de crecimiento del conocimiento de la empresa, donde los individuos poseen el conocimiento, pero además cooperan en una comunidad social que puede ser un grupo, una organización o una red.
El modelo de Hedlund (1994) que no solo se centra en la creación de conocimiento, sino en la manera de cómo transferirlo, transformarlo y difundirlo en toda la organización, este modelo se construye sobre la interacción entre conocimiento articulado (explícito o codificado) y conocimiento tácito, estructurado en cuatro niveles de agentes generadores: individuo, pequeño grupo, organización y dominio organizativo.
Ahora bien estos modelos se han centrado en el conocimiento generado por y para la empresa, al respecto Cimoli (2000:6-7) señala que a través de la internacionalización de la tecnología y la innovación, la producción y mejora de las capacidades se han conformado en redes internacionales, donde se produce el conocimiento y la tecnología.
2.- Tecnologías de la Información: Conocimiento – Información – Innovación.
Las tecnologías de la información representan un conjunto de soluciones que tienen como eje el uso intensivo del trinomio: conocimiento-información-innovación. La sintaxis de estos tres “componentes” dependen positivamente de la complejidad y articulación de configuraciones especificas entre cluster, sistemas locales, competencias endógenas de los agentes, desarrollo de capacidades tecnológicas, grado de movilidad de los recursos humanos, entre otros factores (David y Foray: 2002; véase además Novick, et.al. 2002; OCDE: 2000; Casas: 2001y 2003).
Foray (1996 y 1997) establece que este trinomio: Conocimiento-información-innovación, siempre ha ocupado un puesto central en el crecimiento económico; la capacidad de innovar, crear nuevos conocimientos e ideas tuvo un boom en los años DE 1950 a 1970 con la producción y consumo en masa, en estos años predominaban empresas trasnacionales con una organización vertical y centrada en la rigidez de la producción, el acceso a información en tiempo real era prácticamente imposible, prevalecía un aprendizaje aislado. Para las décadas de los 80 y 90 se multiplican las interacciones entre individuos de manera creativa, las empresas se organizan horizontalmente y hay una integración de la información en tiempo real, lo cual permite la posibilidad de modificar y transformar el proceso de producción en cualquier momento; gracias al desarrollo de Internet, intranet´s comercio electrónico, etc.
Foray establece que a fines del siglo XX, estamos en presencia de una nueva etapa del conocimiento, el cual como categoría analítica en la economía, se enmarca en una ruptura, una discontinuidad con relación a los años anteriores:


  • Aceleración de la producción de conocimientos: existencia de una fuerte intensidad del progreso científico y tecnológico a partir de una rapidez en la creación, acumulación y apreciación del conocimiento. Surge un nuevo tipo de institución fundamental: las comunidades del conocimiento (públicas, semipúblicas y privadas), que son redes de individuos de diferentes entidades cuyo objetivo es la producción y circulación de nuevo conocimiento.




  • Expansión del capital tangible e intangible: con la incapacidad del sistema de detener y explicar la caída en la productividad y la creciente diferencia de ésta entre los países, ha emergido una nueva teoría que tiene que ver con las mejoras en la calidad a partir de invertir no sólo en equipo físico, sino también en capital humano, pero, orientado a la creación de nuevos conocimientos y nuevas ideas.



  • Alta intensidad y aceleración de la innovación: se refiere a superar la actividad tradicional de investigación y desarrollo (I&D) que genera productos y patentes, hace alusión a integrar toda una serie de conocimientos que se generan “fuera de la línea”, es decir promover el aprendizaje tácito, que implica aquel conocimiento que todo individuo “aprende haciendo”.



3.- La reproducción de conocimiento requiere de una actividad colectiva.
Estas nuevas formas de generación de conocimiento, hacen alusión no a la gestión simple del conocimiento de la era taylorista-fordista, por el contrario hace referencia a una gestión del conocimiento, que no tiene que ver con la linealidad, sino con la existencia de individuos que colectivamente coproducen conocimiento en comunidades virtuales (por ejemplo los doctores que comparten información de sus pacientes en amplias bases de datos, las redes de científicos, usuarios de software libre, etc.) en estas comunidades se integran mecanismos de intercambio de información, donde lo mas importante no es la existencia de la información, sino su transformación en conocimiento nuevo, es decir la capacidad de generase capacidades cognoscitivas nuevas (véase el debate en torno a la libración o no de manuales que contengan líneas de codificación de los programas, debate establecido entre la producción de software comercial y software libre; parte II).
Las comunidades que se están conformando -como la de software libre, de médicos, periodistas, etc. -, están generándose como instrumentos de desarrollo del conocimiento; por ejemplo cuando en una comunidad ingresa (input) determinada información que les permite innovar, coproducir, experimentar y, por tanto (output) desplegar nuevas fases de aplicación que engendre mejores métodos que aquellos que les dieron origen (es decir la información que llego inicialmente) resulta un recualficación mayor del conocimiento.
Parecería ser que esta actividad intrínseca a las comunidades genera “islas del saber hacer” es decir una fragmentación del conocimiento, esto es así, sin embargo no olvidemos que esta “especialidad” es la que permite la disminución de costos en la transmisión de información y a su vez, en términos de Marshal, no están aisladas, sino interconectadas en las que transitan saberes específicos, por tanto, no serían comunidades-islas cerradas, aisladas, por el contrario dependiendo de su carácter (redes públicas, semipúblicas o privadas) se coproducirán conocimientos cognitivos, aprendizajes nuevos a través del uso intensivo del conocimiento.
En estas comunidades está, intrínsecamente ligada, la acción colectiva de los actores que ahí concurren, los cuales son heterogéneos en saberes: son programadores, compradores, internautas, desarrolladores de hardware, etc. Estos agentes, en su acción colectiva, dentro del proceso continúo del intercambio cognitivo hacen posible toda una gama de procesos de innovación/renovación del conocimiento. Aquí confluyen conocimientos que hacen posible la aparición de una amplia gama de instrumentos nuevos que impactan en la producción, comercialización, promoción, diseño, etc. de los productos y procesos, no sólo en el sector industrial, sino también en el de Servicio.
La acción colectiva de los agentes que concurren en estas comunidades, está incluida en la definición del saber hacer y en cada una de las formas concretas del saber, se pueden reconocer las formas diferentes que asume la acción colectiva (Hatchuel y Weil: 1995) traduciéndose en distintas formas del aprendizaje colectivo (Lave y Wnger: 1991 citado por Hatechel y Weil: 1995) que se realizan en las comunidades. La concretización de estos aprendizajes se transforman en bienes tangibles como son innovaciones tecnológicas, o intangibles como son prototipos, programas de software, etc.

P a r t e I I

4.- El Software como producto y como servicio.

La industria de software, según señala Torrisi (1998, citado por Chudnovski et.al. :2001:4) es una actividad relacionada con la codificación del conocimiento y la información, siendo sus inputs y outputs propiamente dichos virtualmente inmateriales (Torrisi, 1998). Según la forma en que se proveen, dichos outputs pueden considerarse como productos o servicios.


La definición de Software varía dependiendo del autor que se cite, diversos autores coinciden con lo señalado por los organismos internacionales como Software Engineering Institute (SEI), Internacional Standardisation Organisation (ISO), World Intellectual Property Organisation (WIPO), entre otras, tomaremos la que define OECD (1985):
“producción de un conjunto estructurado de instrucciones, procedimientos, programas, reglas y documentación contenida en distintos tipos de soporte físico (cinta, discos, circuitos eléctricos, etc.) con el objetivo de hacer posible el uso de equipos de procesamiento electrónico de datos”.
4.1.- Software como Producto.

Chudnovski et.al. (2001), Takai (2003), entre otros, señalan que los ingresos generados por el desarrollo de productos de software provienen, mayoritariamente, de la venta de licencias para su uso dentro de una organización o a nivel individual. En algunos casos, la firma desarrolladora provee algún tipo de servicio asociado al software (actualización de las versiones, soporte técnico, mantenimiento, etc.) que puede estar incluido dentro del contrato de licencia o comercializarse de manera independiente. Siguiendo a Hoch et. al. (1999, citado pror Chudnocsky et.al. 2001:4), es posible dividir el segmento de productos de software en dos grupos: a) como soluciones empresariales; b) como productos empaquetados de mercado masivo. Una a diferencia sustancial entre ambos grupos, lo es que la primera siempre exige, en mayor o menor medida de acuerdo a su complejidad, un algún grado de personalización o adaptación a los requerimientos específicos de la organización en la cual va a ser implementada, es decir requiere ajuste a la medida para la “puesta en marcha” de la aplicación (es decir, su instalación y los ajustes necesarios para su correcto funcionamiento) suele implicar una inversión importante en tiempo y dinero.


4.2.- Software como Servicio.

Chudnovski et.al. (2001), Takai (2003), entre otros señalan que los ingresos generados por servicios provienen de actividades tan diversas como el diseño y desarrollo de soluciones a la medida, la implementación y adaptación de productos de terceros, los servicios de consultoría, capacitación, instalación y mantenimiento de productos de software, etc. Sin embargo, diferenciar ambos es cada vez más difícil, ya que la frontera de ambos es muy difusa, por ejemplo los programas de Software industriales más difundidos entre el sector empresarial: Enterprise Resources Planning (ERP) se mezclan ambos procesos, donde del costo total 30% corresponde al pago de la licencia y 70% al los servicios profesionales de implementación y adaptación. El número de licencias otorgadas podría ser una medida de desempeño para una empresa de productos, mientras que en el caso de una empresa de servicios la cantidad de horas de implementación asociadas a cada proyecto sería el indicador más relevante.



5.- Errores + mala calidad ­+ ineficiencias = Crisis del Software

La historia de garantía de calidad en el desarrollo de software es paralela a la historia de la calidad en la creación de hardware, eso es entre los primeros años del desarrollo de los sistemas informáticos (década de los cincuenta y sesenta). Durante la década de los setenta, el sistema miliar norteamericano implemento estándares de garantía de calidad para el desarrollo de Software; en los últimos años se ha extendido al software comercial bajo normas de calidad como Capabality Maturity Model (CMM), ISO 9001, entre otros.


El tema de la calidad, para muchos investigadores, catedráticos e ingenieros de la industria del Software se ha caracterizado por los problemas de calidad, productividad, eficiencia, cumplimiento de funciones, cumplimiento de tiempos de entrega del producto, cumplimiento de costos, etc. Estos problemas de calidad en el Software ha sido tema amplio, que ha sido abordado en la literatura bajo el tema de “crisis del Software” (Glass, R.L.: 1997; Flowers S.: 1997; Yourdon E.,: 1998, entre muchos otros); sin embargo es ineludible hablar de un desarrollo a nivel global del Software que ha tenido éxito, lo cual ha llevado a diversos autores como Glass Robert (1998), experto en el tema, a replantear su postura con respecto al concepto de “crisis del software” al señalar que existen muchos fallos importantes en medio de muchos éxitos.
Para el catedrático Pressman Roger (2002) este concepto de “crisis del software” no es tan exacto, ya que hace referencia a un “punto crucial” a un “momento decisivo” en el que, por ejemplo, se verá si el paciente, con una enfermedad grave, vivirá o morirá. Este autor propone que en términos de calidad de software y la velocidad con la cual se desarrollan los productos y sistemas basados en sistemas informáticos de software, no se ha llegado al “punto crucial” o “decisivo” en el que se plantee la “supervivencia” o “muerte del software”, sólo ha habido un lento cambio evolutivo, puntualizado por cambios tecnológicos explosivos en las disciplinas relacionadas con el Software. Pressman (2002) propone, que en lugar de “crisis del Software”, se utilice el concepto formulado por Daniel Tiechrow de la Universidad de Michigan (conferencia en Ginebra, Abril de 1989, citado por Pressman: 2002:14) quien propone el concepto de “Aflicción crónica del software”.
El término “Aflicción crónica del Software”, lo podemos dividir en: El termino `aflicción´ que hace referencia a “algo que causa pena o desastre” y `crónica´ a “muy duradero o que reaparece con frecuencia continuando indefinidamente”, este último termino es el que más se ajusta a lo que acontece en los problemas de calidad en el Software. El termino `crónica´ es el que mejor explica los fallos del Software, es esta referencia el tema central en la propuesta de Tiechrow- Pressman.8

6.- Ingeniería del Software ¿Y el programador artesanal?
El problema de la calidad en el software, abarca temas asociados al desarrollo del proyecto, es decir más allá de la implementación, tienen que ver con todo el proceso de trabajo que le precede en su construcción como son tipo de metodologías, métricas, modelos de gestión, etc.; así como con problemas relacionados después de su entrega, es decir el mantenimiento, actualizaciones, cumplimiento de especificidades del cliente, etc. factores que dieron origen a la denominada Ingeniería del Software.
Este reciente proceso de trabajo –denominado a fines de los ochenta Ingeniería del Software- no tiene más de 25 años, nace en el marco de la crisis del fordismo-taylorismo, en el agotamiento del modelo de productividad capitalista. Recientemente se empieza a utilizar este concepto de Ingeniería del Software, el cual se define como una tecnología multicapa de procesos integrada por: calidad, métodos y herramientas en programación.
La capa de procesos es la que da cohesión a la Ingeniería del Software, porque integra el área de gestión de proyectos y establece el contexto en el que se aplicarán los métodos técnicos requeridos, de los cuales, a su vez se derivarán los modelos, documentos, datos, informes, formularios, diagramas, métricas, etc. que integran y dan forma al programa (Pressman:2002:14).
Para muchos investigadores del tema, el concepto de ingeniería del software sólo ha sido implementado por grandes corporaciones como IBM, Oracle, Sun, Microsoft, etc. que desarrollan software específico, de consumo masivo, donde el cliente no participa, y se hace software por investigación y desarrollo por y para las propias empresas.
Otra perspectiva que ha dado impulso a la Ingeniería del Software, es la implementación de software a la medida (cobra fuerza a fines de los ochentas) es decir, son requerimientos específicos, acorde a las necesidades, características, niveles tecnológicos específicos de un cliente en particular, no es como en el clásico capitalismo industrial que se produce en masa y estandarizado;
Sin embargo, el proceso de trabajo en la generación de software, presenta características artesanales, -ya que el control lo tiene el programador del “que hacer” y “como hacer” el programa, diseño en el cual el cliente juega un papel importante, el software se produce a la medida, no es masivo, no esta estandarizado y el trabajador supera el dilema de cualificación – descualificación ; ya que un programador posee un conjunto de habilidades y técnicas que combina conocimiento tácito y explícito. En esta perspectiva la industria del software, es definido como un campo amplio y complejo en el cual gran parte del conocimiento es artesanal, iterativo y dependiente de habilidades personales (Yoguel:2004, Novick:2003 entre otros.
La Ingeniería del Software, ha desarrollado bastantes normas de calidad, estándares, métricas, así como metodologías de software que buscan, se esfuerzan por hacer explícito el proceso lógico-matemático de los algoritmos codificados que se estructuran en el proceso de desarrollo del software; la Ingeniería del software pretende poder estandarizar los procesos de codificación a través de las distintas propuestas metodológicas y de revisión de calidad a través de programas certificadores como CMM, ISO, etc. Para ello proponen parcializar y fragmentar el proceso de trabajo e la programación, es decir desfrargementar el software en pequeñas partes que puedan ser evaluadas por módulos e introducir técnicas de documentación para cada una de ellas.9
Para algunos investigadores del tema, la Ingeniería del Software busca romper con la dependencia de las habilidades personales de los programadores artesanales, disociar el cúmulo de conocimientos tácitos que detentan en el proceso de trabajo los programadores que lo hacen de una manera artesanal, sin embargo, esta característica del conocimiento tácito que poseen los generadores de software, sólo son replicables, conocidas y “objetivados” a través de la imitación, de situaciones específicas, acorde a cada programa y, no por metodologías, manuales o informes técnicos.
Ahora bien, el punto central del problema, es que el conjunto de conocimientos que se requieren para desarrollar Software, según varios autores como Márquez (2003), Chudnovski et.al. (2001), Tikai (2003) esta en una etapa “artesanal”, es decir que los trabajadores del software poseen muchos destrezas, habilidades, técnicas, conocimiento tácito, etc., que desarrollan cara a cara, en análisis informales del problema, en otras palabras, estamos ante un paradigma que plantea que para resolver el camino de problemas en la calidad y falta de eficiencia en el software, debe volverse el proceso de trabajo un conocimiento más explícito, sistematizado, es decir debe en organizarse mediante determinadas métricas y metodologías estandarizadas.
La complejidad del proceso de trabajo en el software, radica en su novedad, donde aún el conocimiento no se ha estabilizado, no se han desarrollado metodologías estandarizadas de calidad. Una de las propuestas más serias de regular la calidad en el software es el Modelo de Capacidad de Maduerez (CMM), que paradójicamente para el año 2001, de 1,108 organizaciones evaluadas a nivel mundial por CMM (de las cuales sólo 370 están fuera de Estados Unidos) sólo 49 organizaciones estaban certificadas en cualquiera de los cinco niveles que componen a CMM (SEI:2001, www.sei.cmu.edu), esta baja certificación quizá se explica, además de los altos costos de capacitación estimados en 12,688 pesos por persona (estimación de García:2001), es que no es un modelo que garantice la calidad de los proceso y productos a través del tiempo, sino que es una especie de “fotografía” que evalúa un estado de madurez en un momento determinado (Márquez, T.:2003:215).
No olvidemos que las implementaciones de Software son específicas y se generan acorde a determinadas necesidades, que si bien pueden ser similares no aplican en los mismos contextos. Entre los factores que han motivado el desarrollo de la ingeniería del software, destacan:

  • Los ordenadores datan de los años 50, se veían como algo grande y extraño y se ejecutaban procesos muy específicos: clasificaciones, listados, etc. es decir funciones muy concretas y se hacía el programa para ese problema.

  • El Hardware ha ido bajando de precio, lo que aumentó la demanda de sistemas informáticos e incrementándose en rendimiento y eficiencia.

  • El coste de hoy en día oscila entre 80% Software y 20% de Hardware, en los sistemas informáticos.

  • Estamos ante una rigidez en la programación de sistemas informáticos.

  • La confección de los programas para sistemas se tarda más del tiempo especificado;

  • Cuanto más complejo es el sistema, más difícil su comprensión intelectual;

  • Los sistemas son dinámicos y evolucionan en el tiempo, es decir el ciclo de vida del software tiende a hacerse más corto, lo que implica rediseñar el software que se posee, pero,

  • En la mayoría de los casos no se tiene el manual de codificación, lo cual hace imposible su reprogramación. O en el mejor de los casos, la empresa no existe o bien los programadores que hicieron el software ya no laboran en la empresa.

  • Los grandes sistemas necesitan técnicas mas formales de especificación (Métricas) y diseño (Metodologías).

El programador solitario, aislado y sin metodología, del tipo artesanal, la ingeniería del Software busca, trata de reemplazarlo por un equipo de especialistas, por un equipo de trabajo especializado en determinados procesos con tecnología requerida para entregar un segmento de aplicación concreta, sin embargo ello no implica que las preguntas que se hacia el programador artesanal hayan superado:




  • ¿Por qué lleva tanto tiempo terminar los programas?

  • ¿Por qué son tal elevados los costos del desarrollo?

  • ¿Por qué no se pueden detectar los errores en el programa antes de entregarlo?

  • ¿Por qué resulta difícil comprobar la calidad y eficiencia del proyecto mientras se desarrolla el Software?

  • ¿Por qué no se cumplen con las expectativas y tiempos de entrega para los clientes?

Estas preguntas continúan sin respuesta a más de 50 años de desarrollo de Software y son la base del paradigma de la aflicción crónica en el Software que se traduce en mala calidad, ineficiencia, improductividad, etc.


7.- Dos modelos de producción de Software: Comercial y Libre.
En las primeras décadas del nacimiento de la informática, el software estuvo fuertemente ligado al hardware (software embebido o empaquetado) sobre el que se ejecutaba y era considerado un valor agregado a éste, más que un producto en sí mismo.
7.1.- Modelo de producción de software comercial.

Los grandes inversores en el desarrollo de software son los productores de hardware donde se va a aplicar. La estrategia comercial de las compañías pioneras como IBM, Microsoft. Oracle, entre otras, radica justamente en el establecimiento de plataformas propietarias, verticalmente integradas desde el hardware hasta el software, lo que les permitía monopolizar el mercado sobre los productos asociados a la plataforma. Así apareció el modelo de producción de Software comercial con empresas como IBM, Windows, Adobe, Corel, Lotus, Novell, etc. Que venden software de uso masivo.


Este modelo se caracteriza por no liberar su estructura formal de los códigos utilizados, cobrar licencias de uso, vender los programas a un costo muy alto y, realizar investigación y desarrollo “in house” a un costo muy alto. etc.
7.2.- Modelo de producción de software libre.

Hacia fines de los sesenta AT&T desarrollo una interface llamada Unix, que no pudo comercializar, sino hasta 1983. Sin embargo aquí se gesto el movimiento del software libre, que comenzó como un ala política de AT&T para tratar de vender Unix10. Se considera al prestigioso programador del laboratorio de inteligencia artificial del MIT, Richard Stallman, como icono del movimiento del Software Libre. Stallman redactó General Public License (GPL), una manera de licenciar software libre (www.stallman.org).


Stallman inició un proyecto denominado Gnu is Not Unix (GNU, www.gnu.org), que consistía en construir un sistema informático completo cuyos componentes estuvieran todos bajo el gobierno de GPL. Fundó también Free Software Foundation (FSF), institución sin fines de lucro encargada de llevar adelante el proyecto GNU y de proveer un marco legal para el desarrollo de software libre (para más información véase www.fsf.org).
No obstante el crecimiento del Software libre, éste estaba confinado a expertos y no cobró notoriedad hasta inicios de los noventa, en que Linus Torvalds (1991) un estudiante finlandés, comenzara a escribir un kernel11 del sistema operativo compatible con los kernel Unix. Este kernel se llamó Linux, y llenó el vacío más grande del proyecto GNU, dando origen al sistema conocido comúnmente como Linux o también GNU/Linux.
El modelo de producción de Software Libre, se divide en dos submodelos: Software Libre, (Stallman-Torvalds) y Open Source (Raymond). El primero hace referencia a un espíritu ideológico de cubrir de manera casi gratuita todas las necesidades informáticas a individuos y empresas, distribuidas bajo licencia GPL. El segundo hace referencia a que pueden obtenerse beneficios tecnológicos y económicos a bajo costo, distribuidas bajo licencia de Berkeley Software Distribución (BSD).
Empresas como IBM, Sun, HP y Apple, han invertido en desarrollar sus plataformas en Software libre, las más conocidas son Red Hat o VA Linux. Un ejemplo interesante que esta atrayendo la mirada de tecnólogos, sociólogos, economistas, entre otros investigadores es este fenómeno de compartir información gratuita, sólo con el fin de ampliar la comunidad pública del software libre, este compartimiento gratuito de códigos, impacta a los colosos de los sistemas informáticos, por citar un dato, en los últimos meses del 2005 se dio a conocer en la red, un navegador basado en plataforma de Software libre: Firefox, con 17 millones de descargas (puede descargarlo en www.mozilla.org) en los primeros meses, cantidad que significa casi 15% del mercado mundial de Microsoft.
Según el creador de este navegador Mitchell Baker “Microsoft dejo de innovar su propio producto. Firefox…ha surgido con excitantes características” y el jefe de diseñadores del mismo Brendan Eich comenta “Tal vez la mayor motivación sea la seguridad. Con frecuencia los usuarios de Explorer son victimas de brechas de seguridad e invasiones de spyware, y dado que Explorer esta integrado a Windows, su vulnerabilidad le da a los de afuera acceso a toda sus computadora” (Newsweek, 14 de febrero, 2005 p. 6)
Para los especialistas en Software Libre Enrique Chaparro (www.vialire-org.ar Argentina); Ismael Olea (www.olea.org España); Giovanni Zukuaga (www.avansoft.com Colombia); Gunnar Wolf (http://gwolf.org México) coinciden en señalar que el Software no es un bien escaso, que deba ser caro y sólo para una elite de empresas, por el contrario este debe ser utilizado por un gran numero de personas y empresas para que pueda dinamizarse la economía. Además advierten que una manera de resolver la crisis del Software, lo es compartiendo la información y aplicando métricas de calidad y eficiencia (Entrevistas realizadas en Congreso Nacional de Software libre, UAM, D.F. 25-28 de Febrero de 2005).
Sin lugar a dudas la delantera en el mercado de las tecnologías de la información lo lleva el modelo de producción comercial con empresas globales como IBM, Microsoft, Oracle, etc. sin embargo para diversos investigadores (Andersen y Valente:1999; Lerner y Tirole:2000; Weber:2000; entre otros) el modelo de producción de software libre es importante para los países en desarrollo para los cuales pagar licencias de uso, está fuera de su alcance, un ejemplo de ello, es el gobierno Colombiano que esta basando el desarrollo de tecnologías de las Información de las áreas gubernamentales y del sistema educativo en plataformas de Software Libre; el gobierno brasileño tiene una iniciativa de uso de software libre en su economía. (Entrevista a Jimmy Morales Universidad Autónoma de Colombia www.fuac.edu.co y entrevista a Giovanni Gómez Zuluaga, profesor en Medellín, Colombia www.avansoft.com; Entrevistas realizadas en CONSOL-2005, UAM, D.F. 25-28 de Febrero de 2005).
La diferencia entre ambos modelos radica en otorgar o no acceso libre a la información.

  • ¿Acaso el compartir información en comunidades libres o privadas permitirá superar la aflicción crónica del Software?;

  • ¿La organización de los programadores para resolver un problema específico de líneas de código es diferente en ambos modelos?;

  • ¿Acaso la velocidad de acceder a la información del Software Libre permitirá superar la aflicción crónica del Software?.

  • ¿Cuáles son las diferencias en términos de calidad, eficiencia y productividad al desarrollar programas en uno o en otro modelo de producción?

  • ¿En que se diferencia el proceso de trabajo en ambos modelos de producción?

  • ¿Se requieren las mismas capacidades, conocimientos y destrezas en ambos modelos de producción?

  • ¿Cuáles son los límites, virtudes, eficiencias, etc. entre ambos modelos?

8.- ¿Necesidad de publicar manuales que contengan los códigos del programa?
La complejidad del proceso de trabajo en el software, radica en su novedad, donde aún el conocimiento no se ha estabilizado, no se han desarrollado metodologías estandarizadas de calidad. Una de las propuestas más serias de regular la mala calidad, la ineficiencia y baja productividad en el desarrollo de software, es la propuesta del Software Engineering Institute (SEI) que en 1986, planteo el Modelo de Capacidad de Madurez (CMM) para verificar el proceso de generación de software.

Grimaldi y Torrisi (2001), Chudnovsky, López y Melitsko (2001), CEPAL (2003), entre otros han mencionado, que el desarrollo de Software, en su seno reproduce la contradicción que existe entre conocimiento tácito de los programadores y la necesidad de volverlo explícito a través de manuales, ya que se señala que uno de los problemas de la calidad es que no existen los manuales de las líneas de códigos que componen el sistema de programación, los cuales son fundamentales para darle mantenimiento al programa y para hacerle actualizaciones, problemas que según Márquez (2003) no resuelve del todo la propuesta del Modelo de Capacidad de Madurez (CMM) de las empresas de Software12.


Una contradicción aparente (a manera de línea de investigación) lo es que la publicación de de manuales que contenga la línea de códigos, sería exponer el “corazón” mismo del programa de software, el cual es el secreto industrial, es el valor agregado que permite a la empresa reproducir este programa y venderlo a otras empresas que necesite un programa similar, y en caso de publicar este manual de códigos, sería el equivalente a entregar el “secreto industrial” para hacerle pequeñas modificaciones y revenderlo, por otro lado, vender el secreto industrial seria muy costos y no redituable, ni para el desarrollador, ni para el comprador; ya que el proceso de codificación, el desarrollo del mismo, es lo más caro en el proceso de generación del Software.





Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   19


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad