Resolución expediente n° 13=26449/97



Descargar 40 Kb.
Fecha de conversión24.02.2018
Tamaño40 Kb.
Vistas84
Descargas0

(Cuadernos de Medicina Forense. Año 2, Nº1, Pág.9-12. Mayo 2003)

Alcances y limitaciones de las Peritaciones Psicológicas en los delitos contra la integridad sexual

María Amalia Cejas de Scaglia & María Cristina Gravenhorst

Desempeñándonos en la Justicia desde hace muchos años, y más precisamente desde el inicio de la función pericial psicológica en el año 1993 hasta la actualidad, en el Servicio de Psicología del Cuerpo Médico Forense de la Justicia Nacional, realizamos Peritaciones Psicológicas en víctimas y victimarios de delitos sexuales.

Los requerimientos se han incrementados en forma llamativa; hemos intervenido en 9.163 causas en los últimos ocho años, de las cuales 2.091 corresponden a los llamados Delitos contra la integridad sexual de acuerdo con la modificación del Código Penal según la Ley N° 25.087 - Decreto N° 486/99.

Esto nos lleva a un replanteo continuo de los alcances y limitaciones de nuestra tarea en general, y más precisamente en lo atinente a estos delitos por los cuales, además, somos citadas de manera cotidiana a las audiencias de debate en los Juicios Orales.

Según Rodolfo E. Witthaus en su libro "Prueba Pericial" "la prueba pericial es la opinión fundada de una persona especializada o informada en ramas del conocimiento que el juez no está obligado a dominar". "La persona dotada de tales conocimientos es el perito y su opinión fundada es el dictamen". "Está legislada expresamente como prueba en los códigos procesales de la Nación y de las provincias, así como también en la legislación comparada que ha tenido influencia en nuestras leyes procesales que se refieren a la misma o a la actividad del perito en juicio".

Al respecto, es necesario destacar que la Peritación Psicológico-Forense está orientada hacia la descripción y comprensión profunda y compleja de la personalidad de un sujeto vinculado a un proceso judicial. Peritación Psicológica que se lleva a cabo administrando un psicodiagnóstico con entrevistas psicológicas, en el que se investigan distintas áreas de funcionamiento de una persona: intelectual, afectiva, vincular (manejo de las relaciones interpersonales), volitiva (manejo de los impulsos y del caudal de la agresividad), evaluando además, el ajuste y la adecuación a la realidad. Investiga no solo los aspectos manifiestos sino los latentes utilizando distintas Técnicas Psicológicas: no sólo entrevistas, sean éstas individuales, familiares o grupales, sino técnicas psicométricas y técnicas proyectivas que el profesional elige de acuerdo con las características del entrevistado por considerarlas de mayor confiabilidad y validez para responder a las demandas de los señores Magistrados.

Es decir, una Peritación Psicológica brinda elementos que permiten detectar el funcionamiento del psiquismo de una persona, y esto es lo que se informa en los dictámenes periciales a los fines de responder a la demanda judicial, realizándose la lectura de los antecedentes del caso, es decir, del Expediente.

Hasta aquí hemos descripto nuestra función pericial.

A continuación pasaremos a referirnos a los requerimientos de los Sres. Magistrados; o sea, qué se nos pregunta, qué debemos responder.




EN RELACION A LAS VICTIMAS se solicita, entre otros: "signos, síntomas o secuelas de abuso sexual", "indicadores postraumáticos o síndrome postraumático de abuso sexual", "si el menor ha sido víctima de abuso sexual", "si evidencia perturbación emocional compatible con abuso sexual", "signos compatibles con maniobras abusivas", "determinar el grado de lesión psíquica".

Debemos aclarar que el Estudio Pericial tiene sus limitaciones. En la mayoría de los casos, puede detectarse con validez y confiabilidad científica una "conflictiva emocional compatible con victimización sexual".

A esta conclusión se llega a partir del análisis del material psicológico obtenido y del testimonio de la víctima, cuya verosimilitud se evalúa (de acuerdo con el criterio de distintos autores) y se lo compara también con sus manifestaciones en el Expediente, si las hubieron. Esto último porque en niños muy pequeños, los testimonios suelen llevarse a cabo mediante la utilización de Cámara Gesell. Además, se comparan los resultados obtenidos a efectos de detectar coincidencias con los elementos observados en casos similares, de acuerdo con nuestra experiencia.

El que se observe una conflictiva emocional compatible con los hechos que se investigan, no implica afirmar que los hechos tuvieron lugar sino que se detectó un psiquismo con esas características. Cabe destacar que el término compatible, según el diccionario, es "apto o proporcionado para unirse o concurrir en un mismo lugar o en un mismo sujeto".



EN RELACION A LOS VICTIMARIOS, se solicita, entre otros: "desviación en la esfera de la libido con el fin de corroborar de tal forma, si su aspecto psicológico deviene compatible a la de una persona abusadora", "si presenta perfil compatible con los hechos que se ventilan en la presente causa", "si presenta trastornos en la esfera psicosexual".

En nuestra experiencia, en los casos en que se investiga abuso sexual no se puede hablar de un perfil de abusador, tampoco suele observase con frecuencia una perversión sino habitualmente "trastornos, perturbaciones o inmadurez en la esfera psicosexual con posibilidad de conductas desajustadas".

Corresponde destacar la palabra posibilidad, que alude a que es posible, es decir y también según el diccionario "que puede ser o existir; que puede suceder o se puede ejecutar". Esto, en consecuencia, no es una afirmación ni implica una relación de causa-efecto con los hechos que se investigan.

Detectar posibilidad de conductas desajustadas implica realizar predicciones que pueden cumplirse o no. Aquí coincidimos con Isabel Adrados en que "diagnosticar es difícil pero más difícil aún es predecir, pues son muchas las variables que pueden intervenir en el proceso. La personalidad es dinámica como la propia vida, sujeta a cambios". Esto es porque depende de multiplicidad de factores en la vida de un individuo. Sostener que alguien solo por presentar determinadas características de personalidad pueda cometer un delito es erróneo.

Queremos destacar nuestra "inquietante preocupación" cuando se nos pide, en relación a las víctimas: "si los hechos pudieron haber acontecido dentro del ámbito familiar", "si existen evidencias fehacientes de abuso sexual" o "si presenta síntomas o traumas de haber sido víctima de abuso sexual y de ser así, determinar quién habría sido el sujeto activo de tales actos". O, en relación a los victimarios: "establecer si pudo haber cometido el hecho que se le imputa" o "someter al papá a un amplio estudio psicológico destinado a demostrar el presunto perfil de abusador que le endilga la madre de su hijo".

Consideramos que estos requerimientos no son objeto de la tarea pericial psicológica, sino que es el resultado final del proceso judicial.

En el ámbito forense, principalmente en el Fuero Penal, se trabaja siempre con un hecho pasado, que ha sucedido en un determinado momento de la historia de ese individuo (a veces varios años antes), llegando a interrogarnos 'si ese sujeto en ese momento en que los hechos habrían tenido lugar, podría haber actuado de manera distinta'.

También debemos responder a preguntas de los Sres. Magistrados sobre el futuro de una persona; es decir, si pueden repetirse determinadas conductas o similares; o cómo la presunta situación abusiva afectó a la víctima, así como las secuelas futuras, considerando que en la mayor parte de los casos son niños, con un psiquismo en vías de formación. Esto, a los fines de encuadrarlo en la figura jurídica correspondiente de acuerdo con el Código Penal.

Coincidimos con Francisco Romero (citado por Mariana Travacio en "Algunas consideraciones acerca de la psicología forense y el discurso jurídico"), cuando reflexiona sobre 'qué pregunta al psicólogo la justicia penal' y sostiene que allí "se ponen de manifiesto las diferencias entre la Psicología y el Derecho, puesto que se trata de dos materias distintas; lógicamente los abogados, los jueces y los fiscales, en ningún caso tienen por qué conocer la terminología del diagnóstico, ni de la psicología, ni por supuesto de la psicopatología, y eso trae como consecuencia que nos encontremos con preguntas que nos puedan resultar incomprensibles, llamativas o a veces también absurdas".

Esto explica nuestra "inquietante preocupación" frente a preguntas como las que consignamos precedentemente. Creemos que como Peritos Psicólogos debemos discriminar y responder lo que es posible desde nuestra Ciencia, teniendo en cuenta que se nos pregunta desde un marco jurídico y no desde un marco interdisciplinario. Esperamos que esto pueda lograrse en un futuro.

Finalmente, consideramos pertinente hacer referencia a lo que expresa la autora citada precedentemente: "la Psicología, al menos en sus corrientes más representativas, cuando hable de sujeto sostendrá el concepto de sujeto del inconsciente con todo el bagaje teórico que tal definición entraña y que diferirá considerablemente del término sujeto que pueda emplear un magistrado en base a la idea de un individuo consciente de todos sus actos y dirigido por su voluntad. Del mismo modo, el concepto de verdad jurídica será divergente del de verdad psíquica.....". Consideramos que esto, en cierta forma, limita la tarea pericial.


SINTETIZANDO

Las conclusiones de un Informe Pericial están orientadas a responder a lo solicitado por los Sres. Magistrados y basadas en el material obtenido en las Técnicas Psicológicas, así como en el marco teórico que las sustenta.

De ninguna manera un Estudio Pericial Psicológico, por sí, permite afirmar que los hechos hayan sucedido o la autoría de un hecho. Tampoco tiene alcance para afirmar ni validar abusos. Esto no es objeto de investigación de la tarea pericial psicológica.


REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

- Adrados, Isabel (1998). Predicción-Pronóstico, publicado en la Revista Psicodiagnóstico de Rorschach y Otras Técnicas Proyectivas, Año 19, N° 1.


- Archivo del Servicio de Psicología del Cuerpo Médico Forense de la Justicia Nacional.

- Castelli Perkins, Marta S. (1998). Predictibilidad en el Psicodiagnóstico de Rorschach de un niño en el que se investiga Abuso Sexual, presentado en el IV Congreso Argentino de Rorschach en la Universidad y publicado en la Revista Psicodiagnóstico de Rorschach y Otras Técnicas Proyectivas, Año 19, N° 1.

- Chicatto, María Elena y Cejas de Scaglia, María Amalia (1998). La predictibilidad en el área forense, presentado en el IV Congreso Argentino de Rorschach en la Universidad y publicado en la revista Psicodiagnóstico de Rorschach y Otras Técnicas Proyectivas, Año 19, N° 1.

- Diccionario Enciclopédico Sopena.

- Gravenhorst, María Cristina (1998). Predictibilidad en la peritación psicológica de una joven acusada de homicidio, presentado en el IV Congreso Argentino de Rorschach en la Universidad y publicado en la revista Psicodiagnóstico de Rorschach y Otras Técnicas Proyectivas, Año 19, N° 1.

- Romero, J. Francisco (1993). La Psicología Forense desde el ámbito legal, Manual de Psicología Forense, Madrid, Siglo XXI Editores.

- Travacio, Mariana (1997). Algunas consideraciones acerca de la Psicología Forense y el discurso jurídico, publicado en Investigaciones en Psicología, Revista del Instituto de Investigaciones de la Facultad de Psicología, Año 2, N° 1.

- Witthaus, Rodolfo E. (1991). Prueba pericial, Editorial Universidad, Buenos Aires.







Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos