Recuperar es tan importante como entrenar Página 8



Descargar 367.41 Kb.
Página3/5
Fecha de conversión03.12.2017
Tamaño367.41 Kb.
Vistas199
Descargas0
1   2   3   4   5

Búsqueda

Mariela Richmond tuvo a su cargo el diseño del vestuario y la utilería de la presentación. “Las personas de esta comunidad no nacieron aquí, han migrado a este lugar y nuestro objetivo es sensibilizarnos con este patrimonio”.


De acuerdo con Richmond, dos semanas antes se trabajó con los habitantes de Batambal para rescatar algunos signos como las espirales y materiales, las semillas y plantas que les dieron uniformidad a la presentación.
De acuerdo con Guevara, la interacción del público es fundamental para lograr esa sensibilización. “Es un sitio ancestral, hay que despertar en la gente esa inquietud por valorar esa herencia, por eso son parte fundamental del montaje”.
Esta es la tercera oportunidad en que la Escuela de Danza participa en este Festival; anteriormente, habían utilizado como escenario el sitio arqueológico Finca 6. “A pesar de que las esferas son un legado único en el mundo, no lo sentimos como un legado. La idea es que quienes se acerquen a esta presentación se sensibilicen con el valor cultural que ellas representan. Aquí en Batambal tenemos tres esferas que son parte de este patrimonio”, dijo Guevara.
Patrimonio

Costa Rica cuenta con cuatro sitios arqueológicos con esferas precolombinas ubicadas en el cantón de Osa: Finca 6, Batambal, Grijalba 2 y El Silencio, las cuales conservan vestigios de las culturas precolombinas que habitaron el delta del Diquís (zona sur) como montículos, empedrados, estructuras funerarias y las enigmáticas esferas de piedra. Estos sitios ingresaron a la lista de patrimonio mundial de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), en junio del año anterior.


“Los asentamientos precolombinos con esferas de piedra del Diquís ilustran la complejidad de las estructuras políticas, sociales y productivas de las sociedades jerárquicas precolombinas”, destacó la Unesco entre los criterios que sustentan la decisión.
Las esferas de piedra de Costa Rica son un grupo de más de quinientas esferas ubicadas principalmente en el sur de Costa Rica. Como conjunto se consideran únicas en el mundo por su número, tamaño, perfección, formación de esquemas organizados y abstracción ajena a modelos naturales. Se descubrieron en 1939, cuando la compañía bananera estadounidense United Fruit Company (Compañía Bananera de Costa Rica) empezó a deforestar tales territorios para cultivar banano. Desde entonces se vieron como un misterio y los estadounidenses dinamitaron algunas de ellas, por la creencia de que en su interior podría haber oro.
UNA Danza Joven es un espacio para la práctica escénica de la Escuela de Danza de la Universidad Nacional, el cual reúne trabajos de artistas profesionales, así como las creaciones de los estudiantes de la carrera. “Campo de esferas” programará una gira por la capital, que incluye el Museo Nacional en una fecha que se anunciará próximamente.
Del aula a San Vito,

gracias al italiano
Gloria Gaiba (*) / para CAMPUS

gloriagaiba@yahoo.it
Un curso de lengua es, por definición, una ventana al mundo. El idioma es de hecho solo una de las manifestaciones culturales del país en donde se habla; sin embargo, la cultura es un elemento a menudo olvidado dentro de la clase. Tecnicismos gramaticales o repeticiones agotadoras de estructuras predeterminadas en el laboratorio terminan convirtiéndose en un fin más que en un medio para expresarse en una lengua y prevalecen inevitablemente ‒por causa del escaso tiempo‒ sobre una visión más articulada de lo que implica aprender un idioma extranjero. A lo mucho, los aspectos culturales que sobreviven son los estereotipos que han traspasado las fronteras y que caricaturizan al país.
Intentar invertir esta tendencia en los cursos de lengua es entonces, sobre todo en el ámbito universitario, buscar aspectos culturales que no solo caractericen una comunidad ajena, sino que también sean relevantes para que los estudiantes la comparen con la propia.
La experiencia que contaremos sigue esta doble finalidad: salir del aula y buscar fuera de ella elementos de civilización que den espesor al estudio lingüístico que se hace en la clase. Esto no es difícil en un país como Costa Rica, donde la civilización italiana está intrínsecamente ligada con su tejido social y cultural, fundamentalmente por motivos históricos.
Con estas premisas y con estos objetivos, el semestre anterior, durante los días 24 y 25 de octubre de 2014, se llevó a cabo una gira educativa con los cursos de Italiano Integrado I y II de la Escuela de Literatura y Ciencias del Lenguaje de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional (UNA) a San Vito de Coto Brus.
Aunque los costarricenses conocen de nombre San Vito como el lugar donde viven los italianos, pocos detalles se saben sobre la historia del establecimiento de la colonia italiana y su realidad. El proyecto tomó forma poco a poco en las clases y, alimentando la curiosidad de los estudiantes, les pedí que imaginaran qué les gustaría preguntar a los habitantes de origen italiano de San Vito, ya fuese desde el punto de vista lingüístico o social en general.
Al llegar, el presidente de la Dante Alighieri, Stefano Cesare, nos acogió en la histórica sede de la Asociación, rica en documentos y fotografías de la época. Con extrema disponibilidad nos mostró y nos hizo partícipes de la historia local y de la realidad actual del lugar.
Por un mejor futuro

¿Cómo se asentaron estos europeos en una zona tan alejada de sus hogares? A raíz de la difícil situación económica en que se encontraban luego de la II Guerra Mundial, muchos italianos se vieron obligados a dejar sus tierras para buscar un futuro mejor y más próspero. La historia de la colonia comienza en 1953, o quizás un poco antes, cuando los hermanos Ugo y Vito Sansonetti, luego de haber creado una Comisión Italiana para la Colonización Agrícola (SICA), y haber establecido contratos con el gobierno costarricense, realizaron la proeza de construir una comunidad en esta región. Las razones por las cuales el Gobierno costarricense se mostró interesado en dicho proyecto y asignó a los italianos 10.000 hectáreas de selva en San Vito, fueron la de activar económicamente la zona y poblarla para ayudar a mermar un conflicto limítrofe-territorial que había entre Panamá y Costa Rica.

Una vez concedidos los permisos y establecidos los contratos, los hermanos Sansonetti y un grupo de colonizadores se abrieron paso entre las montañas; tarea que no fue fácil, tomando en cuenta lo lluvioso que es Costa Rica, la humedad particular de la zona y la inexistencia de un camino para llegar. A pesar de los obstáculos, un domingo de febrero de 1953, ocho italianos logran finalmente llegar a la zona, que en ese tiempo no se llamaba San Vito, para crear sus nuevas residencias.
Después de haberse establecido, los pioneros se preocuparon por construir sus viviendas, dotar de electricidad al lugar, construir una escuela, un hospital e incluso, más adelante, cuando comenzó a aflorar el comercio del café, construyeron un aeropuerto (en tiempo récord) con el fin de agilizar la exportación del café de la zona. Dicho aeropuerto fue clave para el desarrollo de la comunidad, ya que San Vito se encontraba prácticamente aislada porque el Gobierno aún no había cumplido con su parte del acuerdo: crear una carretera de acceso.
A pesar de que la zona fue poblada durante mucho tiempo por las familias de esos primeros pioneros, con el tiempo algunos de ellos abandonaron el territorio, lo cual afectaba económicamente a los pobladores y llevó a la disolución de la SICA. Sin embargo, y a pesar de su disolución, la Comisión le donó al Gobierno todas las instituciones que habían construido allí.
Actualmente, existe un grupo de estudio coordinado por el Prof. José Daniel Gil Zúñiga, de la Asociación de Estudios Históricos CLAVES, con sede en Heredia, que busca profundizar en más aspectos sobre otros grupos étnicos presentes en el territorio antes, durante y posteriormente a la fundación de la colonia para añadir elementos que den un cuadro más complejo de la historia de la colonia.
La gira

La gira con los estudiantes de italiano no fue solo un paseo a San Vito, fue un encuentro entre dos culturas: una que mediante sacrificio, esperanza y esfuerzo, contribuyó a formar parte de lo que es hoy Costa Rica y otra, más joven, representada en los estudiantes deseosos de aprender y entender que aunque Italia se encuentre a miles de kilómetros de aquí y sus costumbres puedan ser algo diferentes a las de Costa Rica, muy en el fondo los costarricenses llevan algo de ella. El éxito que obtuvo la colonia italiana en San Vito fue un acontecimiento único en el género de las inmigraciones, ya que los pioneros no solo supieron adaptarse a las formas de ser del costarricense, sino que también sacrificaron sus vidas para llevar a cabo sus sueños con el fin de ser parte este país.


(*) Lectora de Italiano UNA- Embajada de Italia
Los estudiantes participantes

Aaron Jiménez Villalobos, Erick Zúñiga Beita, Bryan Espinoza Monge, Aida Gandulla Becerra, Sharon Rodríguez Brenes, Mónica Vargas Hernández, Tatiana Arrieta Alvarado, Marlon Marín Umaña, Jarni Céspedes Marín, Nicida Rojas Esquivel, José Danilo Rodríguez Lara, Priscila Arce López, Fabián Solano Rodríguez, Carina Rodríguez Sáenz, Javier Cascante Argüello.



Bryan Espinoza: En esta historia aparecieron figuras costarricenses muy influyentes en este proceso, como Federico Tinoco y Figueres Ferrer. La participación del Gobierno y de algunos habitantes fue muy importante, ya que algunos se oponían a que personas extranjeras se adueñaran de tierras costarricenses; se puede ver el descontento de muchos, ya que se sentían amenazados con la llegada de los italianos, aunque quizás no percibieron desde un punto de vista estratégico lo que realmente se pretendía con esto.
Javier Cascante: Don Stefano es costarricense; sin embargo, maneja al dedillo toda la información importante e histórica de dicha colonia. Nos explicó los fundamentos históricos, políticos y sociales en los que se sentó esta colonia. El inmigrante italiano se estableció en Costa Rica con el fin de buscar oportunidades de progreso.
Sharon Rodríguez y Aida Gandulla: Actualmente, este pintoresco pueblo alberga tanto ticos como italianos, y si bien las edificaciones son como cualquier otro pueblo de nuestro país, se respira ese ambiente italiano: en una misma calle se encuentra una pizzería y una panadería que adornan el ambiente. Al entrar a estos comercios, se puede ver cómo están decorados con fotografías de la época de la colonización y se percibe el exquisito olor de sus productos.
Fabián Solano: En el liceo Italo-Costarricense fue interesante ver cómo el italiano se aprende como segunda lengua, igual que el inglés. Es un pueblo que no ha perdido esta influencia y recuerda sus orígenes. También, la Asociación Dante Alighieri conserva la historia sobre la colonización y la cultura italiana.

Cine nacional:



Dos aguas
Gabriel González-Vega / para CAMPUS*

gabriel.gonzlez.vega@una.cr
Recién se estrenó un nuevo largometraje nacional que muestra, junto a la belleza aún conservada del delicioso manto verde y las aguas majestuosas y juguetonas del Caribe, las faenas de sus vecinos, flotando entre la vieja ética del trabajo, subrayada por el hermoso gospel tradicional, y los cantos de sirena de fuerzas devastadoras que penetran con impunidad, como el narcotráfico y su espiral de violencia, pistola en mano. Me sedujo ese título, Dos aguas, tan poético y ambiguo, que además se explica al inicio de forma puntual; también el afiche. La recomendamos porque es importante, y pese a sus limitaciones, que el público no creo que reclame, porque interesa, complace y facilita nuestra reflexión crítica.  
En el trabajo profesional se combinan varias perspectivas. En mi caso, como promotor procuro que el país se mire en el espejo crítico de su cinematografía nacional, que se disfrute y se ponga en duda mediante el lenguaje del cine. Como crítico de cine soy intermediario entre el resto de espectadores y las películas que crearon los autores, alguien que valora y recrea la obra desde esa perspectiva, habiendo cubierto todas las fases de la comprensión del arte conforme las sugiere Michael Parsons, de Ohio State University. Del crítico se presumen dos cualidades: que su conocimiento y experiencia son sólidos (aunque siempre habrá otros más calificados, caso por caso), y que actúa de buena fe, lo que más que una relativa objetividad (cfr. Karl Popper et al.) se refiere a su apego a los hechos y la transparencia de sus apreciaciones. Es falso, conviene agregar, que sea indispensable haber realizado cine para poder analizarlo, aunque es deseable, y en mi caso sí he estado involucrado en la producción de cuatro largometrajes y algo más, y por eso me consta lo que cuesta. Esto vale para cualquier disciplina. Pienso que con frecuencia se sobrevalora la influencia del crítico, especialmente cuando no bate palmas. Pero su labor consiste en proponer su interpretación y es deber y derecho de los demás debatir, no al autor, sino sus ideas. A la obra, además, hay que analizarla en contexto, no el del chisme personal, sino en su ubicación histórica. 
Sabemos que la provincia de Limón, más asociada con la franja costera en el imaginario colectivo, es la zona más diversa del país y una de las más descuidadas desde el poder metropolitano. Uno de los documentales notables del Departamento de Cine, que discutimos mucho en foros cuando dirigí el Centro, es la mirada dura de Víctor Vega a la pobreza y los conflictos de esa tierra. Por otro lado, la censurada Banana Republic de Ingo Niehaus, explica el enclave bananero que dominó ese mundo, cuando la Yunai pesaba más que el propio país al que ya Minor Keith ya había desgarrado. En cineforos que realizamos con Cine Diálogo, años después, nos consternó la sobreexplotación y el clima enrarecido de algunas fincas bananeras tierra adentro; una debacle social.
Fue con el Caribe de Esteban Ramírez, una adaptación del cuento da Salazar Hererra que cambió de océano, que pusimos en el mapa tanto la soberana belleza de selva y mar, como las amenazas que la acechan, en particular la explotación petrolera que sigue presta a dar su zarpazo pese a la derrota de la Harken Oil, la empresa de los Bush y los Bin Laden de entonces. Un Caribe que además de iluminar el paisaje y su vida multicolor, recorrió las callejuelas del pueblo y sus diversidad cultural. Luego Hernán Jiménez, A ojos cerrados, se llevó la terquedad de su protagonista a las aguas de un abrigo postrero para la mujer súbitamente perdida. Hace poco, de manera indirecta, los hermanos Jara, en una lograda propuesta de revisión histórica, revivieron los asesinatos del Codo del diablo y la tormenta política de los cuarenta, con la persecución de los líderes comunistas. Antes hubo varios documentales de carácter ambiental, sea informativos, sea combativos, así como otros que recuperan tradiciones y personajes. Es oportuno subrayar también el ambicioso Barco prometido, historia clave de la negritud, su diáspora y su anhelo; tampoco pasamos por alto la laboriosa pintura de El amor y otros demonios que, sin embargo, se filmó en la Cartagena de García Márquez, y no al norte del istmo panameño. Y podría citar más, pero aún así no es mirada suficiente para construir una presencia digna.
En ese sentido, aplaudimos el empeño de los productores Patricia Velásquez (también directora y editora) y Óscar Herrera (también músico) por asomarse al Caribe y revelarnos sus conflictos, con protagonistas afrodescendientes y jóvenes. Nos urge ir trazando el mapa de nuestra nacionalidad diversa y qué mejor que el cine para pixelarlo. Aprecio asimismo que el filme, centrado en una familia, procura un retrato más amplio de una sociedad compleja. En este país se recurre bastante a figuras llamativas que llenan la pantalla con sus ocurrencias y destrezas, y es válido, aunque sea más superficial. Como es válida la exploración intelectual más íntima de otros. Sin embargo, el grueso del público agradecerá esos retazos de comunidades y procesos para armar el rompecabezas de su identidad.

Un niño, como tantos, en nuestra desigual América Latina, tantea el fútbol como alternativa, empujado por su hermano que ya parece haber renunciado a la legalidad. Le acompaña un amigo con más físico de atleta pero poco interés. Entretanto, se mueven los embalajes de la droga, su trasiego y su brutalidad. La historia es sencilla, con un guión y edición que la alargan y un poco la enredan. Habría sido mejor profundizar en los caracteres, que son atractivos. Por otro lado, se plantea la buena idea de un extranjero que es testigo y parte de la belleza local y su pérdida. Al actor César Maurel le hemos visto destreza y un porte interesante en otros trabajos, como en el firme Paso en falso de Jurgen Ureña y en la minimalista Padre de Alejo Crisósotomo, que me pareció tan bien lograda; no un relato sino una atmósfera, una incertidumbre, una sugerencia… Aquí muestra esa habilidad; no obstante, igual que otros intérpretes, no parece el casting idóneo para el personaje; otros sí, aunque también algunos se quedan cortos. 
Es admirable el uso de fotografía aérea y submarina, valores de producción que nos hacen sentir orgullo nacional. Algunos encuadres y movimientos de cámara son muy sugestivos, aunque se repitan y no contribuyan tanto al relato. A veces me pareció que faltaba luz. Hay una música muy potente que toma papel protagónico en la historia. Si bien su enorme peso es discutible, en sí mismo este es un aspecto notable del filme. 
En resumen, una película nacional que si bien no es brillante, sí es agradable, con buenos momentos: que dice cosas importantes aunque de una manera sencilla, especialmente en el ámbito de los diálogos; que interesa y que conviene ver. Un primer paso para un equipo que habrá trabajado muy duro y que puede sentirse satisfecho y saber que puede seguir creciendo. Felicitaciones a los autores. Mi recomendación entusiasta a los espectadores: vayan a verla. No es hacerle un favor, lo merece y lo necesitamos. Necesitamos el testimonio del arte. 


Septo: el talento de los intérpretes
Laura Ortiz C./CAMPUS

lortiz@una.cr
F

uerza, creatividad, destreza y talento marcaron el inicio de Septo, la I temporada de la Compañía de Cámara Danza UNA, dirigida por Nandayure Harley.
“Esta temporada está compuesta por montajes de formato corto creados por los mismos bailarines; es una oportunidad para socializar nuestro quehacer artístico, priorizando el contacto con las comunidades”, comentó Harley.

Paloma, Brío, INNA MI JAAD (Desde mi patio), Re y Beta Vulgaris, más Pictto, de la coreógrafa invitada Andrea Vega, son el reflejo un elenco renovado y expresivo.
“A través de dúos, solos y tríos este es un viaje para conocer a los intérpretes como personas, distinta música, distinta estéticas que se conjugan para un espectáculo de alta calidad”, comentó el bailarín Yul Gatgens.
Para Kimberly Ulate, también parte de este elenco, esta es una propuesta de fuerza y energía expresada a través de diferentes cuerpos y mentes. “Queremos inquietarlos para que se acerquen a conocer distintas percepciones de apreciar lo esencial del arte y la danza”.
Septo se presentó del 22 al 31 de mayo en el Centro para las Artes de la Universidad Nacional, e iniciará una gira de presentaciones en distintas comunidades del país. Paralelo a este espectáculo, la Compañía trabaja junto con un equipo artístico interdisciplinario que reúne creadores de las escuelas del Centro de Investigación, Docencia y Extensión Artística en el proyecto “Canto fúnebre”, acto performático callejero que propone una experiencia escénica de ritos fúnebres tanto indígenas como de los heredados de la colonia, acompañados de marchas fúnebres de autores costarricenses que la Cimarrona original domingueña, con la cual se ha trabajado para este montaje, ha rescatado a lo largo de su existencia.

LIBROS
Revista ABRA

Circulan, en su versión impresa, los números 39 al 41 de la revista Abra, de la Facultad de Ciencias Sociales.

El número 39 contiene: “Lo ideal y lo fáctico: anotaciones al comportamiento moral en periodistas costarricenses” de Bértold Salas Murillo y “Costa Rica: un estudio sobre le hostigamiento sexual en población estudiantil universitaria pública y percepción del ambiente homofóbico en el 2008”, de Zaira Carvajal Orlich y Patricia Delvó Gutiérrez.

El número 40 presenta el artículo “La fiesta de Babette, un análisis desde la psicología grupal”, de Martiza Rodríguez Soto y “Liderazgo generativo” de Janina León.

El número 41 contiene el artículo de Marvin Acuña Ortega y Carol Cordero Hidalgo, titulado “Cluster ecoturístico, mercados de competencia imperfecta y desarrollo local en La Fortuna de San Carlos”.
Ensayo Pedagógicos
Igualmente, de la División de Educología, del Centro de Investigación y Docencia en Educación (CIDE) circulan de la revista Ensayos Pedagógicos, las últimas tres ediciones.

En el Volumen VI, No. 2 (julio-diciembre 2011) se incluyen ensayos sobre José Martí, Simón Rodríguez, Educación Costarricense a la luz del plan liberador propuesto por Pablo Freire, una nueva espiritualidad desde la pedagogía holística y educar para la paz. Asimismo, contiene artículos científicos e investigaciones sobre práctica profesional docente, nueva espiritualidad desde la pedagogía holística, propuesta metodológica en la enseñanza de la física, la relación metodología y motivación, integración de estudiante que presenta síndrome de Asperger con sus compañeros, fortalecimiento protocurricual del componente tutorial de un programa E/ELE, filtro afectivo de estudiante que inician la carrera de Inglés, estrategias de enseñanzas innovadoras y un artículo sobre globalización.

El Volumen 7, No. 1 (enero-junio 2012) contiene ensayos sobre Diego Domínguez, pedagogía crítica, programas de estudio, Plankton, la angustia y lo ominoso en El barril de Amontillado, una aproximación al pensamiento de Andrés Roig. Además, artículos científicos sobre tecnologías celulares, derechos humanos en universidad públicas, exclusión social como práctica pedagógica, TIC en la enseñanza, y práctica del judo como modulación del autoconcepto y la autoestima.

El Volumen 7, No. 2 (julio-diciembre 2012), incluye ensayos sobre enseñanza estratégica del uso de conectores, retos de la transformación de bibliotecas en centro de recursos, The Importance of Developing our Teaching Philosophy as EFL Professionals, sensibilidad, afectividad y reflexión en las aulas, conductismo vs. constructivismo. Además, artículos científicos sobre educación de niños talentosos, problemática de enseñanza y aprendizaje de la Física en secundaria e identidad profesional docente.
Educadora al Consejo Universitario

Se decidió el pasado 22 de abril, en una elección que ganó con un 46,6% de los votos emitidos, frente a un 37,8% de Marco Vinicio Herrero. Es Ileana Vargas, la recién electa representante académica ante el Consejo Universitario de la Universidad Nacional (UNA).
Acerca de su plan de trabajo, Ileana Vargas destacó: “apoyaré la incorporación del nuevo Estatuto Orgánico y del Plan Integral, así como los mecanismos necesarios para su implementación, al tiempo que incentivaré al colectivo universitario para el ascenso tanto en carrera académica como administrativa, proporcionando los recursos necesarios para reducir los tiempos de espera en las resoluciones”.
Para Vargas, la promoción de políticas de equidad de género, desarrollo sostenible, la descentralización de la gestión académica y administrativa, y el crecimiento sostenido de los programas de becas estudiantiles, son algunas de las metas que procurará alcanzar durante los 5 años de su nuevo puesto.
Su triunfo electoral corona una larga trayectoria dentro de la UNA. Durante muchos años ha sido profesora del Centro de Investigación y Docencia en Educación (CIDE). También fue su decana. Ileana Vargas es doctora en educación, catedrática y máster académica en administración educativa.

Generales con

nuevo decano

En el Centro de Estudios Generales se eligió, el 8 de mayo, a Roberto Rojas Benavides y a Miguel Baraona Cockerell, como su decano y vicedecano para el período comprendido entre el 1 de junio de 2015 y el 2 de junio de 2020. Ambos candidatos, quienes formaron parte de la única fórmula inscrita, obtuvieron el 70% de los votos; es decir, 12 de 17 votos emitidos por los sectores académico y administrativo (en este Centro no votan estudiantes). Asimismo, se registraron 3 votos nulos y 2 en blanco.

Afinan detalles para





Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos