“¿Queda algo sagrado en esta época signada por la ley de mercado, por la globalización, por la banalización de la cultura



Descargar 70.56 Kb.
Fecha de conversión08.02.2019
Tamaño70.56 Kb.
Vistas65
Descargas0




ALMA MATER

Una historia iluminada
ESTRENO NACIONAL 16 DE SETIEMBRE 2005

Hoyts Alfabeta - Moviecenter Montevideo Shopping

Moviecenter Punta Carretas Shopping – Cine Plaza
SINOPSIS

Pamela, 34 años, es una mujer pequeña y tímida. Trabaja de cajera en un supermercado montevideano. Concurre a un templo religioso dirigido por un pastor brasileño. Es adicta a los dulces. Visita periódicamente a su madre autista. Un personaje anónimo, una vida sin brillo. De pronto, el milagro ocurre. Mensajes de un destino maravilloso comienzan a llegar a Pamela por vías insólitas: un misterioso cliente, un travesti amable y carismático, su propia madre, sueños, códigos de barra, señales reales e imaginarias. El Salvador del próximo milenio está en camino y ella, siendo virgen, lo está llevando en sus entrañas. ¿Es esto posible? Y si lo es, ¿por qué todo se vuelve oscuro y amenazante? Impulsada a enfrentarse a sí misma, Pamela emprende un viaje interior que encarna una paradoja: mientras ella se vuelve más mística, se vuelve también más humana.


EL DIRECTOR – ANTECEDENTES

ALVARO BUELA (Durazno, Uruguay, 1961) es periodista, docente universitario y cineasta. En 1986 se graduó en Psicología en la Universidad de la República, para luego dedicarse al periodismo. Fue miembro del equipo editor de “El País Cultural” entre 1994 y 2002; editó la revista “M cine” (1995-1996) y es autor de dos novelas. Escribió el guión del film Una forma de bailar, premio FONA ’96, con el que debutó en la dirección, obte¬niendo varios premios nacionales e internacionales. En 2000 volvió a ganar el premio FONA con el proyecto cinematográfico de Alma Mater, filmada en 2003 y actualmente en posproducción. Desde 1996 es docente de la Facultad de Comunicación de la Universidad ORT-Uruguay, donde además se desempeña como catedrático de audiovisual.



NOTAS DEL DIRECTOR

¿Queda algo sagrado en esta época signada por la ley de mercado, por la globalización, por la banalización de la cultura? Los adelantos tecnológicos, ¿permiten, por sí mismos, hablar de un progreso con respecto a lo humano? ¿Existe algún refugio para desarrollar un sentimiento místico que no esté impregnado de ideologías e intereses espurios? ¿Queda, aún, lugar para la inocencia? Y, de ser así, ¿qué garantías tiene de no ser confundida con la locura?


Estos son algunos de los temas que intento indagar en Alma Mater, como parte de una reflexión personal sobre la época y sus valores (o, si se prefiere, sus no-valores). Para ello considero imprescindible una puesta en escena que se desmarque radicalmente de toda visión institucional del arte, en general, y del cine, en particular, y también de un tratamiento adocenado y trivial de las imágenes. Es decir, encuentro adecuada una puesta en escena que elabore la tensión del tiempo en cada plano, que asuma su contenido simbólico sin subrayados ni estereotipos, que recree Montevideo desde una perspectiva no naturalista, que exhiba su condición artesanal desde una planificación rigurosa y argumentada de cada plano.
En términos cinematográficos, las referencias provienen de varios creadores del cine moderno. Por un lado, las obras de aquellos cineastas que supieron crear relatos descarnados y, a la vez, epifánicos, y cargar de misticismo un paisaje desolado o una humanidad en crisis (Bresson, Dreyer, Rossellini); por otro, los que han abordado situaciones límite que disuelven la cordura y las certezas, sin recurrir a estrategias formales "de género" o que violen la verosimilitud del relato (el Polanski de Repulsión, El bebé de Rosemary o El inquilino; el Mike Leigh de Naked; el Lars Von Trier de Contra viento y marea).
El desafío está planteado: adaptar al Uruguay de hoy una historia de inspiración bíblica (la base argumental sigue la Anunciación de la Virgen María según la cuentan los Evangelios), y desarrollarla como una fábula urbana que encuentra "iluminación" mística donde menos se la espera: en un personaje anodino, en una época embrutecida, en una ciudad anónima y gris. Esa contradicción entre tema y circunstancias constituye una veta interesante para construir atmósferas (inquietantes, perturbadoras) que aún permanecen inéditas en el escaso cine uruguayo, si bien ya han sido abordadas en su literatura (Felisberto Hernández, Mario Levrero, incluso Horacio Quiroga). Por otra parte, el propio destino del personaje -cuyo punto de vista sostiene la historia- nos indica una actitud contemplativa, progresivamente distorsionada por fuerzas misteriosas que tergiversan la concepción de la realidad y del tiempo.

Soy conciente de que Alma Mater desafía el concepto civilizado y positivista que tiene de sí mismo el Uruguay, país oficialmente laico cuya "cultura media" se niega a aceptar la creciente religiosidad popular. En ese sentido, pretendo que el film sea un aporte para revisar la autoimagen paralizada y el miedo a la diversidad que dominan la sociedad uruguaya.


Pero el mayor desafío para mí consiste en involucrarme, intelectual y afectivamente, en lo que le ocurre a los personajes y abstenerme de todo juicio, de todo comentario, de toda referencialidad. La actitud apropiada que puedo tener como autor, el gesto más noble que encuentro, es dejar que la historia se cuente a sí misma y buscar la mejor forma de guiarla a que se convierta en imagen.
Álvaro Buela
ANTECEDENTES

De “Una forma de bailar” a “ALMA MATER”
En 1996 tuvo lugar la primera edición del premio Fondo Nacional del Audiovisual (FONA), en donde resultó premiado el proyecto Una forma de bailar presentado por Álvaro Buela.
Bajo la dirección del autor, la película fue estrenada un año después en la sala de Montevideo Shopping, obteniendo un inesperado éxito de público y crítica. Casi 20.000 personas y dos meses en cartel convirtieron a Una forma de bailar en un acontecimiento inédito hasta ese momento en la cinematografía uruguaya.
En el año 2000, Álvaro Buela volvió a ganar el premio FONA con ALMA MATER, pasando a ser el único guionista premiado en dos oportunidades por el fondo de producción audiovisual más importante del Uruguay.
La compleja y ambiciosa pre-producción del film hizo que el rodaje se trasladara hasta setiembre-octubre de 2003, cuando se finalizó por completo con el proceso de filmación. Luego de una pos-producción detallista, el film tendrá su estreno mundial en su país de origen, Uruguay, previsto para el 16 de setiembre de 2005.
Dijo la crítica sobre Una forma de bailar:
“Esta ficción está entre lo mejor que se ha hecho en materia audiovisual en Uruguay. Son 73 minutos muy disfrutables y rematados con un excelente final. El espectador quedará con el mejor de los humores.” (Búsqueda)
“Salvo mejor opinión, el resultado se ubica cómodamente entre lo más interesante aportado por el medio audiovisual uruguayo en los últimos tiempos, al menos en el siempre resbaloso terreno de la ficción narrativa.” (El País)
“Una película divertida, bien contada, jugada a lo generacional, que confía en la imagen, en el buscado contrapunto con la música, y en los actores. Véase: los personajes respiran, tienen espesor, se dibujan –en la pantalla– mucho más de lo que sus escasos parlamentos enseñan.” (Brecha)
“Se trataba ni más ni menos que de centrar y dar forma a la tan cacareada industria cinematográfica nacional; bajar la pelota al piso y marcar una nueva senda posible, de mostrar calidad y resultados sin perder contacto con la realidad. La mal llamada ‘falta de pretensiones’ es en realidad una confusión con las pretensiones plenamente logradas.” (Posdata)
“A lo mejor se trata simplemente de eso: proponerse objetivos razonables, y hacer las cosas en serio. ¡Quién iba a decir que de esa manera se pueden hacer cosas!” (Boletín de Cinemateca Uruguaya)
“Es un film sin espectacularidad. Primer punto a su favor. Podría pensarse, además, que no tiene sorpresas, ya que la anécdota es mínima, si no fuera porque el film es, en sí, una agradable sorpresa. Siempre sorprende cuando se descubre un cineasta capaz de narrar, y con fluidez.” (La Guía del Ocio)
“El resultado es doblemente satisfactorio, en primer lugar porque revela una personalidad sensible y también porque señala un camino para el cine nacional que parece el más adecuado y realista.” (El Observador)

FICHA TECNICA

Uruguay, 2005 / Color

Duración / 100 minutos
ROXANA BLANCO / NICOLÁS BECERRA / WALTER REYNO
Una producción de AUSTERO PRODUCCIONES / XERXES INDIES FILMS
Con la participación especial de BEATRIZ MASSONS / WERNER SCHUNEMANN / HUMBERTO DE VARGAS / JENNY GALVÁN / GLADYS ARETA / GABRIELA QUARTINO / HUGO BARDALLO / ROSA SIMONELLI / DANIEL BERGOLO / SILVIA COPELO

Con el apoyo financiero de MVD SOCIO AUDIOVISUAL / ALFABETA / TVI FILMS

Productores Asociados Uruguay ROXANA BLANCO / ERICO BUELA / PABLO GARFINKEL / MARIA CELINA MC CALL / MARIA ZANOCCHI

Productor Asociado Canadá PARVIS YAZDANI

Productor Asociado Brasil CARLOS WAGNER LA BELLA
Escrita y Dirigida por ALVARO BUELA

Producida por JOSE PEDRO CHARLO

Dirección de Fotografía DANIEL RODRIGUEZ MASEDA / Música SYLVIA MEYER / Montaje SIMONE MACCARI / Dirección de Sonido DANIEL MÁRQUEZ / Dirección de Arte PAUTA VILLALBA / Jefatura de Producción INES PEÑAGARICANO / 1º Asistente de Dirección FEDERICO SOSA / 2º Asistente de Dirección PABLO BANCHERO / Continuidad CECILIA GONZÁLEZ / Productor Técnico ALVARO MECHOSO / Asistencia de Producción GABRIEL ALLES y LUCILLA BORTAGARAY /

Diseño de Afiche y Página Web SEBASTIÁN SANTANA


PREMIOS

  • Premio FONA – Fondo Nacional del Audiovisual – 2000

  • Premio Casa de América 2004 – Sección Cine en Construcción Festival Internacional de Donostia-San Sebastián


SELECCIÓN FESTIVALES

  • Competencia oficial en la sección Nuevos Horizontes Festival Internacional de Donostia-San Sebastián 2005.

  • Competencia oficial en el Festival Internacional de Biarritz 2005.

  • Competencia oficial en el Festival Internacional de Rio de Janeiro 2005



PERSONAJES

PAMELA: De una edad indefinida entre los 28 y los 38 años (en realidad tiene 34), empleada como cajera de un supermercado, es lo que en Estados Unidos se conoce como una “Jesus freak”, una persona cuya devoción bordea la obsesión y la locura. Secretamente carga con la culpa de que, durante su nacimiento, su madre padeció una crisis nerviosa que la dejó postrada para siempre. En su búsqueda de redención, mezclada con su ingenuidad sobre los conflictos humanos, recibe la “iluminación” de que será la madre del futuro Salvador: determinadas “visiones”, que pueden también ser tomadas como alucinaciones psicóticas, le señalan ese camino de Elegida. Al principio se resiste, pero luego asume su “destino”, pasando a liberarse de la iglesia a la que pertenece y creando una secta con ella como líder.


KATIA: Ahora un travesti que ronda los 30 años y ejerce la prostitución, pasó su infancia en un pueblo del interior. Entonces se llamaba Ernesto, y soportaba humillaciones varias y alguna violación por parte de su padrastro. Una vez llegado a Montevideo conoció a Paloma, quien la convenció de implantarse senos y de hacerse un tratamiento de hormonas. Ya como Katia, comenzó a ejercer la prostitución. Junto a otros travestis vive en la casa de Paloma, a quien considera su madre adoptiva. Al conocer a Pamela, se despierta en ella/él el deseo de mantener una amistad con una auténtica mujer y realizar sus fantasías por interpósita persona. De ahí a la adoración hay sólo un paso.
JORGE: Lo que popularmente se conoce por “un chanta”. Vendedor de plaza (siempre anda con un maletín a cuestas con muestras de encendedores, llaveros, bijoutería, etc.), posee una verborragia imparable y una opinión para cada cosa. A sus 38 años se mantiene soltero, en parte por un machismo conservador que desacredita el matrimonio como una rendición del género masculino, en parte por su inestabilidad afectiva. Sin embargo, está empeñado en encontrar “una relación seria” con una mujer adulta, ya que sus experiencias con adolescentes lo han tenido demasiado ocupado en juzgados de tercer turno.
DOÑA LUCIA: A sus 73 años, vive con la pensión de su difunto esposo y unos pocos pesos que mensualmente le da Pamela. Se pasa el día frente al televisor sufriendo un permanente estado gripal, que se va agravando. La madre de Pamela trabajaba de limpiadora en su casa y, al quedar embarazada de un desconocido, Doña Lucía la apoyó y le dio refugio en su casa. Una vez nacida Pamela, se encargó de la crianza de ésta y de instalar a su madre en una clínica.
SUPERVISORA: Ya pasados los 40, es una mujer de aspecto autoritario y humor agrio. El divorcio no le sienta bien.

MARISA: Una “femme fatale” a escala popular. Siempre muy maquillada, ve con horror el acercamiento a los 30 (tiene 28), y el distanciamiento del “Príncipe Azul”. Dos veces casada, dos veces divorciada.


HOMBRE DEL SOMBRERO: Un “Espíritu Santo” poco ortodoxo: más bien, la encarnación de un montevideano de barrio bordeando la sesentena y con aspecto de que la vida le pesa.
PASTOR PAULO ASSUNÇAO: 45 años, siempre de saco y corbata, luciendo una falsa dignidad, se transforma sobre el escenario en un verdadero arengador, poco carismático pero hábil para imponer respeto y miedo en los fieles. Bajo su aspecto intachable se oculta un oportunista que últimamente ha sido acusado de fraude y malversación de los fondos de la comunidad que dirige.
PALOMA: A los 43 años, ya está “jubilada” de su profesión de prostituta, pero alquila piezas de su casa a otros travestis. Se pasa el día detrás de las cortinas, escuchando radio, lavando la ropa de sus pupilas y leyendo novelitas de Corín Tellado. Como otros travestis de la casa, es seguidora de Iemanyá, concurre a un “terreiro” del Barrio Sur y una vez al mes va a hacerse “limpieza” con un Pai.

ROXANA BLANCO

Egresó de la Escuela de Arte Dramático “Margarita Xirgu” en 1989, e inmediatamente fue invitada a integrar el elenco de la Comedia Nacional durante dos años. En 1991 es becada a Alemania por la Escuela Internacional del Teatro de America Latina y El Caribe para la realización del “Taller de teatro Latinoamericano-Europeo”. Ha recibido tres premios Florencio: en 1992 a Mejor Actriz de Reparto por su trabajo en Roberto Zucco, de Bernard Marie-Koltés (dir., Antonio Larreta); en 1994 como Revelación por el espectáculo Menú de cuentos; y en 2002 a Mejor Actriz por su labor en Agatha, de Marguerite Duras (dir., Nelly Goitiño). También ha sido nominada al Florencio en otras cuatro oportunidades. Invitada a protagonizar una pieza sobre Frida Kahlo, con dirección de Jorge Denevi, viajó a México en 1997 para estudiar la vida y obra de la pintora. En 2000 obtiene el Premio Iris a la Mejor Actriz por su actuación en Las reinas, de Normand Chaurette (dir., Eduardo Schinca). Ha participado en más de treinta estrenos teatrales, entre los que se destacan Ricardo lll y Macbeth de Shakespeare, Tres mujeres altas de Albee, La señora Klein de Nicholas Wright, Cyrano de Bergerac de Rostand, La prueba de David Auburn y La sangre de Sergi Belbel.


NICOLÁS BECERRA

Nicolás Becerra nació en Montevideo es actor y tiene 29 años. Realiza su debut en cine con ALMA MATER. Sin embargo, es reconocido en el medio teatral por su papel protagónico en la comedia dramática Perdidos en Yonkers trabajo por el cual fue nominado a los premios Florencio. Ha trabajado también en Juego de damas crueles, Arrabalera y Las preciosas ridículas, entre otras. En la actualidad ensaya junto a Noelia Campo un nuevo espectáculo (Groenlandia, de Gabriel Peveroni), bajo la dirección de María Dodera, a estrenarse el primero de octubre.

WERNER SCHÜNEMANN

Fue el protagonista de la última miniserie de la Rede Globo TV, La casa de las siete mujeres, emitida en Brasil desde enero a abril de 2003 y recientemente exhibida en la televisión uruguaya. Conquistó el premio Candango a Mejor Actor 2001 en el Festival de Brasilia por su trabajo protagónico en la película Netto perde sua alma, de Beto Souza y Tabajara Ruas. Con más de 20 años de carrera, Schünemann participó como actor en 13 largos y cortometrajes de ficción; dirigió cuatro películas y fue guionista de cinco. Ha sido reconocido en varias oportunidades por sus trabajos y recientemente ganó el premio a la mejor actuación en el 15º Cine Ceará por su labor como villano en el film Bens Confiscados, de Carlos Reichenbach. Actualmente es el actor de la Rede Globo que recibe más cartas de la teleaudiencia, principalmente del público femenino.









Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos