Qué paradoja, qué vergonzoso reproche resulta de considerar que



Descargar 0.53 Mb.
Página1/15
Fecha de conversión02.03.2018
Tamaño0.53 Mb.
Vistas407
Descargas0
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   15

EL REY ESTELAR

(Perteneciente a la saga de Los Principes Demonio)


Jack Vance


1

«Qué paradoja, qué vergonzoso reproche resulta de considerar que una distancia que puede contare en cientos de kilómetros, y a veces por metros, o en unos cuantos centímetros, pueda transformar el crimen más repelente en una simple circunstancia apenas apreciable ... »



Hm. Balder Bashin, en el Nunciamiento Eclesiárquico del Año Mil. Foresse, planeta Krokinole.

«La ley no se establece donde la fuerza no la respalda. »

AFORISMO POPULAR

Extracto del artículo publicado en Cosmópolis, en octubre de 1923, con el título «Smade en el planeta Smade»:

«Pregunta: ¿Estuvo siempre solo, señor Smade?

Respuesta: No, tenía tres esposas y once hijos.

P: ¿Qué fue lo que le impulsó a establecerse aquí? Es un mundo más bien lúgubre.

R: La belleza está en el ojo de quien la mira, ¿no es cierto? No me ha importado establecer un refugio de descanso para quien quiera venir hasta aquí.

P: ¿Qué clase de gente suele venir a hospedarse aquí?

R: Personas que desean descansar y necesitan tranquilidad. Y, ocasionalmente, cualquier viajero que proceda del espacio, o los exploradores espaciales, por regla general.

P: He oído decir que algunos de sus clientes son tipos duros.

Le diré, con franqueza, que según se cuenta por ahí, es creen­cia general que el Refugio Smade alberga a los piratas más famosos y los aventureros más peligrosos de Más Allá.

R: Supongo que esas personas también necesitan descansar ocasionalmente.

P: ¿Y no ha tenido dificultades con esa gente? Es decir, para mantener el orden...

R: No. Ellos conocen mis reglas. Yo les digo: "Caballeros, desistan, por favor. Sus diferencias son cosa suya, ustedes están de paso como fugitivos. La armoniosa atmósfera de este Refugio es mía y sepan que estoy dispuesto a mantener­la permanentemente".

P: ¿Y eso es suficiente para que desistan?

R: En la mayoría de los casos.

P: ¿Y si no?

R: Los tiro al mar. »

Smade era un hombre reticente. Sus orígenes y los primeros pasos de su vida, sólo los conocía él. En el año 1479 adquirió un cargamento de maderas finas, que por una oscura razón tomó procedente de un mundo lejano, perdido en Más Allá. Y entonces, con la ayuda de unos cuantos artesanos y la de un numeroso grupo de esclavos, construyó el Refugio de Smade.

El lugar había sido elegido en un estrecho bajío de brezales entre las Montañas Smade y el Océano Smade, precisamente en el ecuador del planeta. La construcción se hizo de acuerdo con un plano tan singular como el propio Refugio, usando piedra para los muros, planchas de es­quisto para los suelos y vigas de madera fina para el techo. Una vez con­cluida, parecía un extraño mirador de roca, una sorprendente estructura de dos pisos, con un alto frontispicio, una doble fila de ventanas en un frente y detrás, y chimeneas a ambos extremos que evacuaban el humo procedente del fuego hecho con musgo fósil que tanto abunda en el soli­tario planeta. En la parte trasera había plantado un grupo de cipreses, cuya forma y follaje completaban apropiadamente el panorama.

Smade introdujo otras innovaciones en la ecología del entorno: en un valle abrigado tras el Refugio plantó forrajes y verduras, v en otro reunió un rebaño de ganado de buena carne, además de un buen núme­ro de aves de corral de especies variadas. La reproducción se desenvol­vió moderadamente bien, sin mostrar disposición a repoblar el planeta.

Los dominios de Smade podrían haberse extendido tan lejos como hubiese deseado fijar, puesto que no existía otro habitante en el plane­ta; pero decidió elegir una zona de unas cuantas hectáreas dentro de los límites de una valla de piedra blanqueada para afirmar su soberanía. De cuanto ocurriese más allá de la cerca, Smade se mantenía discretamente apartado, a menos que hubieran razones para considerar sus propios in­tereses amenazados, contingencia, por lo demás, que jamás ocurría.

El planeta Smade era el único compañero de la estrella del mismo nombre, una enana blanca en una región relativamente vacía del espa­cio. La flora nativa era escasa y extraordinariamente diseminada, com­puesta por líquenes, musgo y algas pelágicas que teñían el mar de negro. La fauna resultaba aún más simple: gusanos blancos en el barro del fon­do del mar y unas pocas criaturas gelatinosas que se reunían para ingerir las algas negras de la forma más ridícula e inepta, como en la función primitiva de unos simples protozoos. Las alteraciones de Smade en la ecología del planeta no podían, por tanto, ser perjudiciales.

Físicamente, Smade era un hombre alto, ancho y vigoroso, de piel blanquecina color hueso y cabellos negros. Sus antecedentes, como se ha dicho, eran muy vagos y ni él mismo había podido recordarlos nunca; pero su establecimiento era regido con el mayor decoro. Sus tres espo­sas vivían en completa armonía, los chicos eran hermosos y de maneras educadas y el propio Smade resultaba impecablemente cortés y bien educado. Sus tarifas eran caras; pero su hospitalidad generosa y nunca tenía dificultades para cobrar sus cuentas. Sobre el bar, había un letrero que decía:

COMA Y BEBA SIN PREOCUPARSE. EL QUE PUEDA Y PAGUE ES UN CLIENTE. EL QUE NO PUEDA, ES UN HUÉSPED DEL ESTABLECIMIENTO.

Los parroquianos de Smade eran de índole diversa: prospectores, exploradores, técnicos Jarnell, agentes privados en busca de hombres perdidos o tesoros robados y más raramente algún miembro de la PCI (Policía Coordinada Interplanetaria). También se les llamada «coma­drejas» en el argot de Más Allá. Otros individuos eran más temibles y si­niestros, y resultaban el producto de toda la variada gama de crímenes imaginables. Haciendo de la necesidad una virtud, Smade plantaba cara a todo lo que llegara a su casa.

Y allá llegó, en julio de 1524, Kirth Gersen, presentándose a sí mis­mo como prospector. Su nave espacial era el modelo corriente utilizado por las casas comerciales de aquella región espacial del Oikumene, es decir, un cilindro de nueve metros de altura, equipado con lo puramen­te necesario: en la proa, el monitor autopiloto dúplex, un buscador de estrellas, cronómetro macroscopio y controles manuales; en la parte media del aparato, las cabinas con el aparato de ventilación, un conver­tidor orgánico, el banco de datos y la estiba; en popa el bloque energéti­co de la nave con su acelerador Jarnell, y un espacio adicional mayor para estiba y carga. La nave se veía tan baqueteada por los elementos cósmicos como otra cualquiera de su tipo. Por lo que respecta a Gersen, su aspecto no difería mucho de otros, salvo en el detalle de que vestía ropas buenas y su carácter era normalmente taciturno. Smade le aceptó en sus términos usuales.

‑ ¿Se quedará mucho tiempo, señor Gersen?

‑Dos o tres días, quizás. Tengo muchas cosas en que pensar.

Smade aprobó con un profundo gesto de comprensión.

‑Esto está casi vacío ahora. Por el momento, sólo están usted y el Rey Estelar. Encontrará toda la tranquilidad que necesita.

‑Oh, gracias, estaré encantado ‑respondió Gersen, lo que era realmente cierto, ya que sus recién terminados negocios le habían deja­do un buen número de problemas todavía sin resolver. Se volvió hacia Smade, ya que las últimas palabras de éste le habían llamado mucho la atención‑. ¿Ha dicho usted que hay aquí un Rey Estelar?

‑Como tal se ha presentado.

‑Nunca he visto un Rey Estelar. Al menos que yo sepa.

Smade movió la cabeza cortésmente, con un gesto que indicaba que todo ulterior chismorreo había llegado ya al límite de lo permisible. Se­ñaló al reloj y dijo:

‑Ahí tiene nuestra hora local; será mejor que ponga su reloj de acuerdo con ella. La cena es a las siete en punto, o sea dentro de media hora.

Gersen subió la escalera de piedra hasta su habitación, un cuarto austero con una cama, una mesa y una silla. Miró por la ventana hacia el límite existente entre los brezales y el océano y las montañas del Refu­gio. Dos aeronaves ocupaban el pequeño campo de aterrizaje, la suya y otra mucho más grande y pesada, evidentemente del Rey Estelar.

Gersen se lavó y volvió al salón, donde cenó los productos que el propietario obtenía de su huerta y su ganado. Aparecieron dos clientes más. El primero era el Rey Estelar, que apareció desde el otro extremo de la habitación con un orgulloso despliegue de ricos ornamentos: un in­dividuo con la piel teñida de negro azabache, y ojos como cuentas de ébano, tan negros como su piel. Era más alto de lo corriente y se com­portaba con consumada arrogancia. De un negro sin lustre como el car­bón, la tintura de su piel le borraba las facciones, que aparecían como una máscara proteiforme. Sus vestiduras resultaban dramáticamente fantásticas: botas altas de color naranja, un traje escarlata con faja blan­ca y un birrete estriado de gris y negro echado hacia el lado derecho de su cabeza. Gersen le examinó con profunda curiosidad. Era el primer Rey Estelar con el que se encontraba, aunque la creencia popular era que existían a cientos; un misterio cósmico moviéndose de incógnito en el mundo de los hombres, desde que el primer humano visitó la zona de la estrella Lambda de la constelación de la Grulla.

El segundo cliente acababa de llegar a juzgar por las apariencias. Era un hombre de mediana edad y de un grupo totalmente indefinido. Ger­sen había visto muchísimos como él, vagabundos sin catalogación posi­ble errantes por Más Allá. Tenía los cabellos cortos y recios, ya blan­queados en las sienes, la piel cetrina, sin tintar, y un aire de desconfiada incertidumbre, tímido y apocado.

Comió sin apetito mirando alternativamente a Gersen y al Rey Este­lar con furtiva especulación, pero dando la impresión de que sus mira­das buscaban a Gersen con más interés. Éste trató de evitar la insistente mirada de aquel individuo, ya que lo último que deseaba era mezclarse con los asuntos de cualquier desconocido.

Tras la cena, y mientras Gersen permanecía sentado observando los relámpagos de la tormenta que se abatía sobre el océano, frente a él, el hombre se acercó con gestos nerviosos. Habló con una voz que intenta­ba ser tranquila, pero que temblaba a pesar suyo.

‑Supongo que ha llegado procedente de Brinktown, ¿verdad?

Desde su niñez, Gersen había sabido conservar sus emociones bien ocultas tras una cuidadosa y educada imperturbabilidad; pero no obs­tante, la pregunta de aquel hombre le sobresaltó. Se detuvo un instante, antes de responder y asintió brevemente.

‑Pues sí.

‑Esperaba ver a alguien más. Pero no importa. He decidido que no puedo cumplir con mi obligación. Eso es todo.

Y se retrepó en el asiento mostrando los dientes con una mueca au­sente de humor, sin duda alguna luchando contra cualquier penosa reac­ción.

Gersen sonrío y sacudió la cabeza.

‑Debe usted haberme tomado por otra persona.

Su interlocutor le miró fijamente con aire dubitativo.

‑Pero usted está aquí procedente de Brinktown...

‑¿Y eso, qué tiene que ver?

Aquel hombre hizo un gesto de desamparo.

‑No importa. Yo esperaba.... pero es igual. ‑Y tras unos momen­tos añadió‑: Me había fijado en su nave... es un modelo Nueve‑B. Es usted un prospector, ¿verdad?

‑Eso es.

El hombre rehusó darse por vencido ante la aparente indiferencia de Gersen.

‑ ¿Y viene, o se va?

‑Me voy. ‑Y entonces, pensando que tenía que acomodarse en su papel de prospector, Gersen dijo‑: No puedo decir que haya tenido suerte.

La tensión del otro pareció desvanecerse inmediatamente. Hizo un movimiento con los hombros, como sintiéndose más tranquilo.

‑Yo pertenezco al mismo gremio. Y en cuanto a la suerte... ‑Dejó escapar un suspiro de desconsuelo, en el que Gersen pudo oler el whisky destilado por Smade‑. Si es mala, no dudo en echarme la culpa a mí mismo.

La sospecha de Gersen aún no había desaparecido. La voz de aquel hombre, bien modulada, y de acento educado no significaba nada espe­cial. Podría ser lo que representaba: un prospector en apuros por cual­quier causa en Brinktown. Gersen habría preferido con mucho la sola compañía de sus propios pensamientos; pero consideró una precaución elemental observar más profundamente la situación. Suspiro con aire preocupado e hizo un gesto retorcido con la boca, aunque cortés.

‑¿Desea unirse a mí?

‑Gracias.

Y el hombre se sentó más a su gusto y con nuevos ánimos; pareció descargarse de toda una serie de disgustos y preocupaciones.

‑Me llamo Teehalt. Lugo Teehalt. ¿Quiere usted beber? ‑Y antes de esperar el consentimiento de Gersen, hizo una señal a una de las hijas de Smade, una niña de unos diez años, que vestía una sencilla blusa blanca y una larga falda negra‑. Beberé whisky, nena. Trae a este ca­ballero lo que desee.

Teehalt pareció ganar fuerzas, bien por la bebida o por la conversa­ción. Su voz se hizo más firme y sus ojos más claros y brillantes.

‑ ¿Cuánto tiempo estuvo usted fuera?

‑Cuatro o cinco meses ‑contestó Gersen en su papel de prospec­tor‑. No he visto nada más que rocas, barro y azufre... No sé si vale la pena trabajar de este modo...

Teehalt sonrió y movió la cabeza lentamente.

‑Sin embargo... ¿no resulta un trabajo fascinante? Las estrellas bri­llan enviando su luz a las órbitas de sus planetas. Y uno se pregunta a cada momento: ¿será ahora? Siempre igual, una vez tras otra, el humo y los vapores del amoníaco, los fantásticos cristales minerales, los aires cargados de monóxido, las lluvias de ácido. Pero uno sigue y sigue... Quizá en la región que tenemos más adelante los elementos se presen­ten en sus formas más nobles. Claro que el resultado es casi siempre vol­ver a encontrar el mismo terreno rocoso, la misma nieve del metano... Pero en cualquier instante: ¡allí está! ¡La belleza absoluta!

Gersen se bebió su whisky sin hacer comentario alguno. Teehalt, aparentemente, era todo un caballero, educado y de buenas formas, ve­nido a menos en aquel mundo.

Teehalt continuó, medio hablando para sí mismo.

‑¿Dónde está la suerte? No lo sé... No estoy seguro de nada. La buena suerte parece la mala, el desamparo y el fracaso a veces parecen más deseables que el éxito. Pero entonces... ¿cómo podría reconocer la buena suerte de la mala y quién confunde el fracaso con el éxito? En fin, todo esto no es más que un proceso sin sentido de la propia vida.. .

Gersen comenzó a sentirse relajado. Aquella especie de incoheren­cia, que dejaba traslucir una cierta sabiduría, era algo que no podía con­cebir entre sus enemigos. Con cautela, Gersen terció filosóficamente:

‑La incertidumbre hace más daño que la ignorancia.

Teehalt le miró con respeto, como si aquella declaración estuviese llena de una profunda sabiduría.

‑ ¿No creerá usted que un hombre es mejor porque sea ignorante?

‑Eso depende; según el caso ‑continuó Gersen‑. Está claro que la incertidumbre alimenta la indecisión, lo que en sí es la negación de todo. Un hombre ignorante puede actuar para bien o para mal.... cada hombre tiene su propia respuesta. Nunca hubo en esto un verdadero consenso.

Teehalt sonrió tristemente.

‑Defiende usted una doctrina muy popular, el pragmatismo ético, que siempre se convierte en la doctrina del egoísmo y el propio interés. Sin embargo, comprendo que hable usted de incertidumbre, ya que yo soy realmente un hombre incierto. ‑Y sacudió su cabeza de agudas facciones‑. Sé que estoy metido en un gran aprieto, pero ¿porqué no habría de estarlo? He tenido una experiencia muy particular. ‑Acabó el whisky y adelantó el cuerpo hacia Gersen‑. Usted es seguramente más sensible de lo que parece a primera vista. Y quizá más ágil también. Y hasta puede que más joven de lo que aparenta.

‑Nací en mil cuatrocientos noventa.

Teehalt hizo un gesto vago y miró a Gersen.

‑¿Puede usted comprenderme si le digo que he conocido demasia­da belleza?

‑Sí que podría comprenderle, si me lo aclarase.

Teehalt parpadeó pensativamente.

‑Trataré de hacerlo. ‑Y permaneció unos instantes en silencio an­tes de continuar‑. Tal como admití antes, yo también soy un prospec­tor. Es un oficio miserable, y le ruego me disculpe, ya que a usted le ata­ñe de la misma forma, porque implica la degradación de la belleza. A veces, sólo hasta cierto punto, que es lo que una persona como yo puede esperar. Otras, es poca la belleza que se corrompe y a veces también, la belleza resulta incorruptible. ‑Hizo un gesto con la mano hacia el océa­no. Este Refugio es inofensivo. Permite que se revele la belleza de este terrible y pequeño planeta. ‑De nuevo se adelantó hacia Gersen, mojándose los labios‑. El nombre de Malagate ¿le dice a usted algo? ¿Attel Malagate?

La emoción estuvo a punto de traicionar a Gersen, pero se controló al instante, como lo hacía por costumbre. Tras una ligera pausa, pregun­tó al azar:

‑¿El llamado Malagate el Funesto?

‑Sí, Malagate el Funesto. ¿Ha llegado a conocerle?

Y Lugo Teehalt escrutó fijamente las facciones de Gersen, siempre impasibles. Tras unos instantes, repuso sin la menor vacilación:

‑Sólo de oídas.

Teehalt se inclinó más vivamente aún.

‑ Cualquier cosa que haya oído, sepa que sólo es pura adulación.

‑Pero usted no sabe lo que yo he oído.

‑Dudo mucho que haya oído lo peor. Pero de nuevo, la paradoja sorprendente... ‑Y Teehalt cerró los ojos‑. Estoy haciendo trabajos de prospección para Attel Malagate. Es el dueño de mi nave. Y he recibido su dinero.

‑Es una posición difícil, ¿verdad?

‑Cuando lo descubrí... bien, ¿qué podía hacer? ‑Teehalt extendió las manos en un gesto extravagante, reflejando sus íntimas emociones y el efecto del whisky ingerido‑ Me lo he preguntado una y otra vez. Yo no hice esta elección. Yo tenía mi nave y mi dinero, no procedente de una casa comercial, sino de una digna institución. Yo era entonces Lugo Teehalt, un hombre que había sido elevado al cargo de Jefe de explora­dores de la institución. Pero me enviaron en un Nueve‑B y ya no pude engañarme: me había convertido en un prospector vulgar y corriente, uno más.

‑¿Dónde está su nave? ‑preguntó Gersen vagamente curioso‑. Sólo están la mía y la del Rey Estelar, en el campo de aterrizaje.

Teehalt se apretó los labios.

‑Tenía buenas razones para tomar precauciones ‑dijo mirando a izquierda y derecha‑. ¿Le sorprendería saber que esperaba encon­trar ... ?

Y se detuvo, lo pensó mejor y se quedó mirando fijamente el interior de su vaso ya vacío. Gersen hizo una señal y Arminta, una de las hijas de Smade, vino en seguida a servirle otro trago en una bandeja de jade de­corada con flores silvestres.

‑Pero esto es cosa de poca importancia ‑continuó Teehalt‑. Creo que le estoy aburriendo con mis problemas...

‑En absoluto ‑respondió Gersen afectuosamente‑. Los asuntos de Attel Malagate me interesan.

‑Yo puedo comprenderlo ‑siguió Teehalt tras otra pausa‑. Él es una peculiar combinación de cualidades.

‑¿De quién recibió usted su nave espacial? ‑preguntó Gersen.

‑No sabría decirlo ‑contestó Teehalt sacudiendo la cabeza‑. Por lo que veo, usted mismo puede ser el hombre de Malagate. Espero que no, por su propio bien.

‑¿Por qué tendría que ser yo el hombre de Malagate?

‑ Las circunstancias lo sugieren; pero sólo las circunstancias. Aun­que, realmente, creo que no. No enviaría aquí a alguien a quien no co­nozco.

‑Entonces, tiene usted una cita...

‑Oh, no me importa. Pero... no sé qué hacer.

‑Puede volver al Oikumene.

‑¿Y eso qué podría importarle a Malagate? Puede ir y venir a su gusto por todas partes.

‑¿Y por qué tiene particular interés en perjudicarle? Hay prospec­tores de sobras.

‑Yo soy único ‑dijo Teehalt‑. Soy un prospector que ha encon­trado un tesoro demasiado precioso para ser vendido.

Gersen se impresionó a pesar suyo.

‑Es un mundo demasiado bello para que sea degradado ‑continuó Teehalt ‑. Un mundo inocente, lleno de luz, de aire y de color. Dar este mundo a Malagate para sus palacios, sus vicios y sus casinos... es como entregar a un niño una colección de soldados de Sarcoy. Peor aún.

‑¿Y Malagate tiene conocimiento de eso?

‑Mi mayor desgracia es beber mucho y hablar demasiado.

‑Como está haciendo ahora ‑comentó Gersen.

‑No es posible decir nada a Malagate que él ya no sepa ‑dijo Teehalt con una triste sonrisa ‑ . El daño proviene de Brinktown.

‑Dígame algo más de ese mundo. ¿Está habitado?

Teehalt volvió a sonreír, pero no contestó. Gersen no sintió resenti­miento alguno. Teehalt, haciendo señas a Arminta Smade, le pidió un Fraze, un licor fuerte y agridulce incluido en la lista de los que servían como alucinógenos. Gersen indicó que ya había bebido bastante.

La noche se había apoderado del pequeño planeta. Los relámpagos y los truenos estallaban aquí y allá, a lo largo del horizonte. De repente, un fuerte aguacero comenzó a tamborilear sobre el tejado del Refugio. Teehalt, adormecido por el licor o quizá viendo visiones, continuó:

‑No podrá usted nunca encontrar ese mundo. Estoy decidido a que jamás sea violado.

‑¿Y qué ocurrirá con su contrato?

‑Lo cumpliré en cualquier otro mundo ordinario y corriente.

‑La información se halla contenida en su monitor ‑resaltó Ger­sen ‑. Y la propiedad es de su fletador.

Teehalt permaneció silencioso durante tanto rato, que Gersen dudó si estaría despierto. Finalmente dijo:

‑Tengo miedo a morir. Por otra parte, quisiera lanzarme con la nave, el monitor y todo dentro de cualquier estrella.

Gersen no hizo ningún comentario.

‑No sé qué hacer ‑continuó Teehalt‑. Es un mundo notable. Sí. Es la belleza pura. Trato de imaginar si la belleza no encierra otra cuali­dad que yo no puedo sospechar... al igual que la belleza de una mujer enmascara sus más abstractas virtudes... O quizá sus vicios. De cual­quier forma, ese mundo es bellísimo y sereno, más allá de cuanto expre­sen las palabras. Existen montañas lavadas por la lluvia. Sobre los valles flotan nubes tan suaves y brillantes como la nieve. El cielo es un zafiro de un azul oscuro. Y el aire es suave, fresco y acariciante y tan transpa­rente como un cristal de roca. No hay muchas flores, aunque se encuen­tran como un raro tesoro. Pero en su lugar existen muchos árboles y los más hermosos y magníficos son los grandes reyes, como una fuerte cor­teza, como si hubieran vivido eternamente.

»Me ha preguntado usted si está habitado. Me veo obligado a decirle que sí, aunque las criaturas que allí viven son algo... extrañas. Yo les lla­mo dríades. Vi sólo unos cuantos centenares y me parecieron de una edad muy antigua. Tan viejas como las montañas y como los propios ár­boles. ‑Teehalt cerró los ojos‑. El día tiene una duración dos veces superior a los nuestros, la mañana es larga y brillante, las tardes llenas de quietud y los crepúsculos dulces como la misma miel. Las dríades se bañan en el río o permanecen en los bosques umbrosos...

La voz de Teehalt casi se apagó, como si estuviera dormido.

Gersen preguntó, sorprendido:

‑¿Las dríades?

Teehalt se estremeció en su silla:

‑Es un nombre tan bueno como otro cualquiera. Al menos, son medio plantas. Yo no las examiné muy detenidamente. ¿Por qué? No lo sé. Estuve allí... supongo que dos o tres semanas. Eso es lo que vi...

Teehalt tomó tierra con su baqueteado Nueve‑B en una pradera cer­ca del río. Esperó hasta que el analizador hizo las comprobaciones opor­tunas del entorno, aunque un paisaje tan bello como aquél no podría de­jar de ser habitable. Teehalt, que era una mezcla de universitario, poeta y niño aventurero, así lo había pensado.

No estaba equivocado. La atmósfera demostraba ser respirable, los análisis de sensibilidad alérgica, negativos, los microorganismos del aire y la tierra morían rápidamente bajo el contacto del antibiótico que Teehalt se había administrado. No había razón alguna para que no salie­ra inmediatamente a ver aquel mundo y así lo hizo.




Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   15


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos