Psicoterapias en el trastorno bipolar



Descargar 30.5 Kb.
Fecha de conversión10.05.2018
Tamaño30.5 Kb.

PSICOTERAPIAS EN EL TRASTORNO BIPOLAR

Psicoterapia de Grupo

          La psicoterapia de grupo puede ser muy efectiva. El terapeuta guiará al grupo hacia el camino del aprendizaje para ayudar a resolver problemas –y no sólo desahogarse-. Ver cómo otros están manejándolos o fracasando en sus estrategias para resolver sus problemas es una excelente forma de convertirse en una persona capaz de resolver los propios de problemas y los de otros.

         En el tratamiento del trastorno bipolar se ha encontrado que los grupos homogéneos (todos los miembros con trastorno bipolar) resultan ser mucho más efectivos (que los que incluyen á pacientes con patologías variadas). Varios estudios muestran que los pacientes con trastorno bipolar en terapia de grupo tienen menos recaídas y mejoran su productividad en el trabajo o la escuela. Los aspectos compartidos del problema parecen ser muy importantes para la experiencia terapéutica. Las personas con trastorno bipolar que están en grupos con otros pacientes con trastorno bipolar reportan que el consejo práctico que reciben sobre cómo vivir con el desorden, de cómo afecta sus relaciones y actitudes es muy valioso y, que la guía que reciben de los miembros del grupo se percibe como de gran ayuda.

Terapia Individual para la fase depresiva

          Los tratamientos farmacéuticos disponibles para la fase depresiva del trastorno bipolar son mucho menos que perfectos. La psicoterapia tiene un récord probado como ayuda para la depresión.

         La teoría de la terapia cognitiva sostiene que las personas que están deprimidas crónica, o frecuentemente, han desarrollado una especie de visión distorsionada de ellos mismos y del mundo, y han adoptado ciertos patrones de pensamiento y reacción que perpetúan sus problemas. El énfasis en pensar ( cognición) le da su nombre a la teoría y a la terapia. Las personas deprimidas tienden a: (1) pensar negativamente sobre sí mismas, (2) interpretar sus experiencias de forma negativa y (3) tener una visión pesimista del futuro. La teoría cognitiva llama a esto la “tríada cognitiva”. La teoría propone además que todo este pensamiento negativo causa que una persona desarrolle un repertorio de hábitos mentales llamados “esquemas” o “pensamientos automáticos negativos” que saltan a la acción y refuerzan el pensamiento negativo.

          En el tratamiento se trabaja sobre los pensamientos negativos automáticos buscando reemplazarlos por pensamientos realistas.

          La terapia cognitiva ha probado ser efectiva en el tratamiento de la depresión. Es obvio que no remplaza el tratamiento con medicamentos del trastorno bipolar, pero quizás más que cualquier otra forma de psicoterapia y representa una gran promesa para los pacientes bipolares.

Nuevas Psicoterapias para el Trastorno bipolar

Los psiquiatras y psicoterapeutas han observado que ocurren menos recaídas y tienen mejor evolución cuando el trabajo terapéutico apunta á que los pacientes entiendan mejor su enfermedad y su tratamiento, á que aprendan á lidiar mejor con el estrés, á optimizar el manejo de las dificultades vinculares, á que desarrollen hábitos de vida regulares y á incluir á los familiares para brindarles la información necesaria y estrategias para convivir y apoyar al paciente. El énfasis se centra en aspectos como la educación del paciente y sus familiares, en la enfermedad en sí misma, el manejo del estrés, la resolución de conflictos y en una especial atención a las tensiones familiares y relaciones maritales causadas.

Á diferencia de esta, en la psicoterapia “tradicional”  el paciente y el terapeuta trabajan los temas que plantea el paciente (“Quiero aprender a tomar mejores decisiones en mis relaciones”) y el tratamiento tiene un principio y un fin: el paciente está en terapia tanto como crea que le es beneficioso y tenga un problema sobre el cual trabajar. En cambio en estos nuevos enfoques terapéuticos apuntan á la educación familiar y la comunicación y á la regularización del estilo de vida y manejo del estrés. El terapeuta tiene como meta desarrollar soluciones concretas a problemas reales, aprender de ellos y dominar nuevas técnicas de solución de problemas. Como el paciente no siempre trae “asuntos”” a la terapia, hay un tiempo específico para el tratamiento. El trabajo principal del tratamiento termina en un periodo de tiempo específico, aunque hay una fase de “mantenimiento” que puede ser indefinida.

          El Manejo del Comportamiento Familiar para el Trastorno bipolar se basa en la familia del paciente como una unidad, mostrando que los pacientes tuvieron más recaídas de la enfermedad si había conflictos y estrés en casa y dentro de la familia. Esta terapia hace hincapié en el apoyo familiar. Es prioritario educar al paciente y a los miembros de su familia sobre los síntomas del trastorno bipolar y sus tratamientos, enfatizando que el trastorno bipolar es en verdad una enfermedad y que sus síntomas no están bajo control voluntario. Se llevan a cabo sesiones familiares para identificar dificultades y conflictos dentro de la unidad familiar, ya sea causados por la enfermedad o bien por otros factores o situaciones preexistentes. Se presentan y se practican las técnicas de solución de conflictos y problemas y se desarrollan habilidades saludables de comunicación a través de ejercicios específicos.

          La Terapia Interpersonal y de Ritmo social pone más énfasis en los pacientes como individuos y en su “ritmo social”. Basado en la observación de que la privación de sueño y otras perturbaciones de los ritmos del cuerpo pueden provocar los síntomas, este tratamiento se basa en el manejo de la estabilidad y el estrés. Implica llevar un registro diario de los estados de ánimo del paciente y también de su rutina diaria.

          En sus sesiones, el paciente y su terapeuta revisan estos diarios y también el “inventario interpersonal” del paciente (una lista de las personas en la red social del paciente) con la óptica de identificar conflictos y estrés en las relaciones. El terapeuta y el paciente trabajan para identificar estrés emocional o físico y factores en el ambiente que perturban el ritmo diario y la estabilidad emocional. La meta es “encontrar un balance saludable entre la estabilidad del ritmo diario, la actividad social, la estimulación social y los estados de ánimo”.


Estos tratamientos son quizá más preventivos que los otros y se puede pensar que proporcionan inmunización psicológica contra problemas futuros, así como formas para manejar los actuales.

Psicoterapia Individual “Tradicional”

Por psicoterapia tradicional se da á entender un trabajo realizado sesiones individuales con un terapeuta, usualmente en un lapso largo (meses o años) en el que la persona discute sus sentimientos y experiencias pasadas y presentes con la meta de que el paciente se comprenda, se acepte a sí mismo y tenga un crecimiento personal (la psicoterapia dinámica u orientada hacia el interior es la misma cosa). El paciente y el terapeuta hablarán por supuesto de los síntomas como tristeza y ansiedad, pero la terapia tradicional ve a los síntomas como indicadores de conflictos más profundos en lugar de ser los objetos de tratamiento en sí mismos. Asimismo insiste en explorar el significado de los síntomas, el desarrollo de la conciencia de uno mismo y la madurez.



          Suele recomendarse una psicoterapia tradicional a alguien diagnosticado con trastorno bipolar básicamente para la misma clase de problemas que las personas sin él. Se trabaja sobre los traumas psicológicos pasados y presentes –que causan sentimientos comprensibles de tristeza, ira o ansiedad, o patrones de pensamiento, auto-actitudes y estilos interpersonales que perturban la habilidad de una persona para ser feliz en sus relaciones, efectiva en su trabajo, segura en el juego y confiada en la toma de decisiones sobre el futuro. Como se trata de una enfermedad genética, las personas con trastorno bipolar han tenido a veces una niñez difícil, incluso traumática. Quizá uno de los padres tuvo la enfermedad, quizá no recibió el tratamiento adecuado y el niño sufrió perturbaciones de la vida familiar. La psicoterapia puede ser enormemente benéfica para que la gente afronte y trabaje en sus dificultades del pasado, deje ir el rencor, la ira o el miedo que a menudo resulta de estas experiencias, y poder seguir con su vida. No hay mejor manera de lidiar con esta clase de ansiedades y aprensiones que la psicoterapia tradicional.


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad