Psicopatología y semiología Psiquiátrica



Descargar 2.91 Mb.
Página1/24
Fecha de conversión05.02.2018
Tamaño2.91 Mb.
Vistas961
Descargas0
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   24

Psicopatología Y Semiología Psiquiátrica Ricardo Capponi M.


Psicopatología Y Semiología Psiquiátrica
Ricardo Capponi M.
Profesor instructor Depto. Psiquiatría Facultad de Medicina

Divsión Ciencias, Medicina Sur, Universidad de Chile

Profesor Auxiliar Cátedra Psicopatología, Escuela de Psicología

Universidad Católica de Chile.



PRÓLOGO

Los textos que contribuyen a la información psiauiátrica constituyen hopy un caudal imbarcable. Es tarea difícil para el estudiante de la especialidad extraer aquellas lecturas que tengan realmente un carácter iniciador fundamental. Aquel que, escoge, y acepta como desafío al paciente perturbado mental, necesita no sólo informarse acerca del reconocimiento de los hechos psíquicos anormales y del lenguaje convencional con que se les denomina, sino además, entrenarse en desarrollar una mentalidad psiquiátrica abierta, exploradora, audaz y creativa, que le permita integrar a la información recibida una profunda ypermanente eaboración personal, tanto de la realidad clínica que aborda como de sí mismo. El cauce que contenga la amenaza de desborde, sea intelectual, afectivo, omnipotente o personalista, por mencionar sólo algunos será siempre la viva conciencia de que todo acto médico es fundamentalmente un acto de ética, y muy en especial en la disciplina psiquiátrica.

Fruto de largas horas de tranquila discusión, suscitada por pacientes y compartida pen la docencia común, las páginas que siguen recopilan los conceptos, descripciones y denominaciones que hemos considerado esenciales para la iniciación psiquiátrica. Nuestra primera intención fue configurar con ellas un cuadernillo auxiliar para la docencnia psiquiátrica, que facilitara la adquisición de habilidades de destrezas en el reconocimiento, descripción y denominación de los hechois psíquicos insólitos que ofrece tanto el paciente que se propone a la acción médica especializada como el que se niega a ella, pero de algún modo es denuncicado. La seriedad investigadora y el enorme esfuerzo de integración informativa del Dr. Ricardo Capponi hicieron posible que impensadamente tomara la forma de un texto.

La realidad clínica, en psiquiatría, adopta fisonomías versátiles según la dirección de los interrogantes con los que se la cuestiona. Esta peculiaridad de lo psíquico, que probablemente sea extensiva a otros modos de realidad, es agente de confusión para aquél que se inicia en la especialidad, y que proviene de un largo entrenamiento en el modelo médico tradicional, bajo una epistemología que en lo fundamental es de causalidad lineal. Trasladarse al modelo psiquiátrico del enfermar y padecer, con su multicausalidad circular, de determinancia bio-psico-social es un salto epistemológico mal tolerado, y muchas veces se hace abismal. Tal vez la mejor manera de realizar este cambio epistemológico ineludibnle, es iniciarese enla intención ricamente sostenida del esfuerzo del observador y descriptivo, esencialmente fenomenológico, evitando cautelosamente en tal primer tiempo formativo todo cuestionamiento explicativo de la realidad clínica psiquiátrica. No siempre es fácil resisitir el encantamiento de lo explicativo, que significa tanto reducir la angustia ante lo conocido,como liberar la fantasía encadenada. Sin emabrgo, este trabajo deja muy en claro que evitar lo explicativo, no inferir nada a través de lo evidente, es una etapa rigurosa en la formación psiquiátrica, y que una vez adquirida la habilidad y destreza en la observación y descripción rigurosa, sería mutilador para el pensar psiquiátrico detenerse en tal trama. Así lo plantea el capítulo que se refiere a la perspectiva categorial y a la perspectiva dimensional donde se dejan abiertos los límites de transición hacia la integración con el pensar hipotético e interpretativo.

Estamos ciertos de la solvencia con que los aspectos anterioirmente destacados, entre otros muchos, han sido tratados en este trabajo de síntesis y creación realizado por el Dr. Capponi.

El estudio está, además, enriquecido por la formación filosófica del autor, adquirida en la disciplina académica. Es pues, producto no sólo d ela visión clinica que hemos compartido, sino también de las formas de pensar.

Dra. Ivette Claudet T.
Santiago, Septiembre, 1987

I
INTRODUCCIÓN


  1. DEFINICIÓN DE OBJETIVOS DEL TEXTO

Este trabajo es fruto de una necesidad detectada en nuestra practica docente. Tanto en los cursos de pre-grado como en la formacion de post-grado en Psiquiatria, hemos asistido a la dificultad que tienen los alumnos para acceder con cierto orden y coherencia al reconocimiento de los fenomenos psicopatologicos desde el caudal de los hechos psiquicos normales. Al respecto les surgen muchas interrogantes, con mayor o menor claridad, pero que en general apuntan al deseo de satisfacer dudas respecto al enfermar psiquiatrico, desde la optica medica tradicional en la que han sido formados.

Tales interrogantes pueden resumirse en las siguientes: ¿Como los psiquiatras ordenan los elementos constitutivos de nuestra mente? ¿Qué criterios subyacen a este ordenamiento? ¿Cual es la connotacion precisa de aquellos terminos del lenguaje psiquiatrico con los cuales se designan estos elementos y estados psiqui­cos, ya sean normales o patologicos? ¿Como detectarlos en los pacientes?

Tenemos la impresion de que tras estas preguntas, opera la mentalidad de un medico con la formacion tecnica y cientifica propia del concepto occidental de la Medicina. Asi, con la primera pregunta lo que se demanda es ~cual es la "fisiolo­gia" normal de este organismo que Ilamamos mente, y como se ordenan y relacionan sus constituyentes' En la segunda pregunta la interrogante es i,al ordenarlas de tal o cual modo, a que se le da importancia, a] "organo" afectado, al "sintoma° o a la "funcion". La tercera pregunta se puede formular como i,cual es el mejor lenguaje denominativo de significacion mas universal para ]os signos y sintomas detectados? La ultima pregunta apunta i,cual es la metodologia mas util para hacer la semiologia?

Todas estas interrogantes son validas. En este texto tratamos de tender un puente entre la actitud y el metodo general del medico, y la actitud y el metodo particular del psquiatra, partiendo de aquello que tienen en comun.

Este trabajo intentara responder las preguntas anteriormente formuladas, expo­niendo una forma de agrupacion y ordenamiento de los constituyentes de la mente, en base a la clasificacion de las vivencias. Tambien mostrara que la consideracion de las vivencias como eje de la clasificacion, es derivado de un metodo de aproximacion al ser humano, el metodo fenomenologico, el cual tiene su propia epistemologia en la filosofia fenomenologica. La sintomatologia psiquica seran las alteraciones del vivenciar, ]as que adquieren su nombre propio y constituyen la psicopatologia, y su semiologia se hard a traves del propio mdtodo fenomenol6­gico.

Asi entonces el alumno de medicina y el estudiante de post-grado, podran visualizar que tras el diagn6stico psiquiatrico subyacen principios que en su estructura y organizacion son similares al diagn6stico m6dico. Asi como a el en su formacion le ensenaron primero la fisiologia del aparato respiratorio, luego la fisiopatologia del mismo, para enseguida aprender c6mo se manifiesta esta fisio­patologia en el enfermo, a traves de una semiologia en cuya practica clinica se entreno, observara que el metodo psiquiatrico guarda analogias que le facilitan su comprension. Vera que cuando un psiquiatra se aproxima a un paciente, estara considerando los aspectos psicol6gicos del funcionamiento del aparato mental, sus vivencias (analogo a la fisiologia), la alteraci6n de estas, o sea su psicopatolo­gia (analogo a la fisiopatologia), y que esta psicopatologia se traduce en sintomas y signos que tambien son denominados con terminos propios por el psiquiatra (analogo a la Semiologia). Luego que el psiquiatra haya obtenido del paciente un conjunto de hechos psicopatologicos a modo de signos y sintomas, al igual que el medico los agrupara en sindromes, para enseguida ubicarlos en un diagnostico nosologico mas preciso. A modo de ejemplo; el medico general extrae una serie de sintomas y signos: disnea, taquicardia, cianosis, hipertamia, murmullo vesicular y broncovesicular, expectoracion mucopurulenta, etc., y establece un diagnostico sindromatico, que en este caso es un sindrome de insuficiencia respiratoria. Luego, sumando antecedentes y examenes de laboratorio, intenta un diagnostico nosologico: bronquitis aguda, bronquitis cronica, neumopatia, etc.

Tambien el psiquiatra, al hacer analisis psicopatologico, extrae una serie de hechos psicopatologicos como por ejemplo: tristeza, decaimiento, anorexia, pesi­mismo, desesperanza, sentimientos de culpa y desvalorizacion propia, inhibicion psicomotriz, etc., y los agrupa bajo un cuadro sindromatico, en este caso sindrome depresivo.

En seguida con otros antecedentes y examenes se intenta un diagnostico nosologico: depresion mayor monopolar, bipolar, distimia depresiva, etc. Desde otra perspectiva, cuando el medico se enfrenta a un paciente, es habitual que haga una evaluacion del estado de ese paciente a traves del tiempo, los eventos que lo ban fortalecido, o por el contrario debilitado, y que lo predisponen a enfermar. Se revisa su pasado, y se lo mira en su conformaci6n dinamica a traves del tiempo, bajo una perspectiva diacronica.

Lo mismo hace un psiquiatra cuando intenta evaluar psicopatol6gicamente la estructura y organizacion dinamica del sujeto en su expresi6n mas estable, y que en definitiva cualifica las vivencias. Esto corresponde a la funcionalidad yoica. En tal orden diacronico adquieren importancia crucial las experiencias pasadas.

Sin embargo, aunque podemos hacer analogias entre los metodos de aproxima­cion medica y psiquiatrica, no son homologos. La medicina tiene que ver con signos y sintomas, en cuya evaluaci6n y descripcion debemos evitar cuidadosa­mente, la evaluacion subjetiva del observador. En psiquiatria tratamos con feno­menos psiquicos, los cuales se nos muestran y aparecen en una interaccion medico-paciente que les permite salir a luz. La evaluacion tiene siempre un componente subjetivo, y su valor de verdad proviene del consenso que se logre por parte de los psiquiatras que han observado el fen6meno.

El objetivo basico de este trabajo es docente, teniendo como referente riguroso, la mejor formacion psiquiatrica y psicologica. Lo creemos util tanto para el estudiante de medicina, por su caracter orientador en la semiologia psiquiatrica que el debera manejar, como igualmente para la formacion del psicologo en esta area.

Asi como la formaci6n clinica de un estudiante de medicina comienza en su curso de semiologia, tambien el psiquiatra en formacion debe partir conociendo la semiologia psiquiatrica y su psicopatologia, antes de iniciarse en ningun otro ambito del saber psiquiatrico.

En esta formacion debe adquirir conocimientos basicos sobre el metodo de aproximacion mas util en psicopatologia, el lenguaje universalmente usado para designar los fenomenos, ademas de su ordenacion e interrelacion. Debe ser capaz de comprender desde un punto de vista fenomenologico, la relacion que existe entre la psicologia normal y la psicopatologia.

En resumen, los contenidos de este texto son los siguientes:

En la introduccion, pretendemos delinear los metodos de aproximaci6n a la psicopatologia con los que debe trabajar un psiquiatra o psicologo. Estamos convencidos de que un texto de psicopatologia y que quizas mas bien pudiera Ilamarse de semiologia psiquiatrica, apuntando a su caracter de aplicacion practi­ca, debe privilegiar por sobre toda preciosidad te6rica su eficiencia como instru­mento de ayuda al acto de curaci6n mental. Y de lo anterior, llegaremos a la conclusion de que la etica debe ser el principio orientador de todo texto de ciencia aplicada, y muy en especial en Psiquiatria.

Desarrollaremos estas ideas en la introducci6n en relacion a conceptos de normalidad-anormalidad, salud-enfermedad y las posibles consecuencias de la negacion de estas categorias. Luego senalaremos como y por que la etica debe ser el principio orientador que determine el metodo de aproximaci6n de un texto de semiologia psiquiatrica. Terminaremos describiendo los metodos a usar: el feno­menologico descriptivo categorial y el fenomenologico descriptivo dimensional.

A traves del desarrollo del texto, pretendemos emplear un lenguaje semiol6gico basico, respetando la connotacion habitual de los terminos. En lo que se refiere a la psicopatologia y semiologia del Yo, inevitablemente asumimos una vision propia, ya que es un area de la psicopatologia que los textos abocados al tema o no la tratan, o si lo hacen es para plantear un constructo hipotetico que no se cine a la descripcion de lo observado, condicion que estimamos fundamental en esta tarea. Tuvimos dudas al incluir este capitulo en el conjunto del texto, ya que es solo una proposicion, que representa un esfuerzo de integraci6n, sin tener la certeza de haberlo logrado plenamente en sus contenidos. Decidimos presentarlo en el contexto de un trabajo docente de psicopatologia, de manera que se vea con mas claridad la denuncia metodolbgica que hacemos.

Intentaremos destacar el nticleo de identidad que existiria entre el hecho psicologico normal y el hecho psicopatol6gico, ubicando al comienzo de cada capitulo una breve descripcibn de los aspectos psicologicos normales mas pr6xi­mos al area del vivenciar explorado. No pretendemos hacer una puesta al dia de las ultimas teorias psicopatologicas. Eso no corresponde a un texto cuyo objetivo principal es la semiologia psiquiatrica y que, por lo tanto, pretende describir fenomenologicamente la vivencia en cuesti6n, y no el dar cuenta de las hipotesis cientificas derivables, ya sean neurologicas, psicoanaliticas, bioquimicas, com­portamentales, etc.

Como el texto privilegia la praxis medica en un sentido amplio y esta practica esta condicionada por los hallazgos cientificos que nos dan la base para una eficiente intervencion sobre el sujeto, el progreso de la ciencia en cierta medida enriquece y motiva las descripciones fenomenologicas de la psicopatologia. En relacion a esto podemos decir que el progreso de la psiquiatria biologica hace que la fenomenologia descriptiva adquiera un relieve especial, ya que muchas veces la administracion de un farmaco va a depender del diagnostico psicopatologico de los sintomas del estado clinico. El psicoanalisis y las escuelas dinamicas, en un sentido amplio, describe lo que pasa con la estructura y organizacibn del sujeto en sus interacciones, las dimensiones internas que conforman su sistema dinamico y cuya posibilidad de modificacion radica en la actualizacion de las variables en juego, pero esta vez orientadas por el terapeuta a una interaccion que induzca cambios en su estructura y organizacion original para la mejor funcionalidad de la persona. Esta aproximacion que nosotros llamamos dinamica, contribuye tambien con su progreso cientifico a la psicopatologia y es imprescindible que forme parte de un texto de semiologia psiquiatrica que pretende ser util.



2. FUNDAMENTOS DE LOS CONCEPTOS
NORMALIDAD-ANORMALIDAD, SALUD-ENFERMEDAD

A. Introducción


A pesar del interes que suscitan temas tales como la delimitacion de los conceptos de salud-enfermedad, normalidad-anormalidad, es escasa la literatura que existe al respecto. Es probable que este fenomeno se deba a la vocacion practica que tienen los profesionales dedicados al area de la salud, en especial los medicos, que los hace poco proclives a la especulacibn teorica.

No asi en el area psiquiatrica. Las primeras preguntas que surgen en el estudiante de medicina al hacer su curso de psiquiatria, o al becado en el inicio de su formacion, son de indole especulativa, en torno a que vamos a llamar sano, normal, enfermo o anormal. Esta reflexibn se ha acentuado en especial estos ultimos 30 anos, debido al cuestionamiento de la norma rigida y la relativizaci6n de esta. Tambien ha influido el psicoanalisis y su vision de la psicopatologia como un continuo, en que la normalidad y anormalidad se plantean come, una cuestion de grados sin diferencias cualitativas, sino solo cuantitativas, y donde todos estamos expuestos en mayor o menor medida a transitar de un extremo al otro. Algo similar ha sido el aporte de la antropologia cultural, que nos ha mostrado pueblos y culturas diversas de la nuestra, con una coherencia interna que nos lleva a relativizar el concepto despectivo de "primitivez". En ambos casos, ya sea frente al enfermo mental como a culturas aparentemente mas rudimentarias, hemos perdido el aire de superioridad arrastrado tantos aiios y hemos relativizado la norma. Por otro lado confluyen a este cuestionamiento los metodos sociologicos que senalan que las cosas no son lo que aparentan y que tras un psiquiatra, con las mejores intenciones de ayuda, pudiera existir un mercenario de los intereses de una determinada sociedad. Esto ultimo esta fuertemente apoyado por diversas teorias, metodos, tecnicas y lenguajes, que condenan la concepci6n de enfermo mental que maneja nuestra sociedad, y propone cambios radicales. Movimientos antipsiquiatricos interesantes y que han hecho notar su influencia en las ultimas decadas.

Por ultimo, la crisis actual de las concepciones psiquiatricas no es sino la cristalizacion, en esta disciplina, de una crisis general de los valores y de las instituciones que vive nuestra sociedad.

Es en los periodos de crisis, cuando el impulso y la motivaci6n a la accidn, planificacion y construccion de las cosas se ven trabados por la perdida del sentido, que el hombre recurre a la meditacift y reflexion, buscando los funda­mentos 16gicos y epistemologicos de sus propias creencias: "Me parece que es durante los periodos de crisis que los cientificos se vuelven al analisis filos6fico de lo que hacen" (Khan Th. 1969). Este camino reflexivo que desarrollaremos enseguida sigue en gran medida el esquema planteado por Cuzzolaro M.; Normali­ta e devianza. Rev. di Psichiatria. Italia 1977, 4, p. 20-239.

B. Concepto de normalidad
Normalidad etimologicamente significa dar cumplimiento a una norma. Para entender el concepto de normalidad debemos abordar el tema de la norma, tal como es usado en la actualidad.

A juicio nuestro, existen dos significados del termino norma:

1. Norma ideal

2. Norma descriptiva o estadística o modal


1. Norma ideal: Se considera normal todo aquello que cumple con un cierto modelo que el hombre valora y supone que debe tratar de tender. Seria un estado convencional de perfeccion que no siempre es posible lograr, pero es la norma a la que se debe aspirar.

Aquello considerado como norma ideal puede provenir de un modelo creado por el hombre, el cual se supone debe cumplirse para poder considerarse normal, o de un modelo extraido de la naturaleza de los seres vivos, al que se le da el caracter de paradigma en que basarse para calificar lo sano de lo desviado. Revisemos ambas normas ideales.



1. 1. Norma ideal prescriptiva o del deber.

Concepto: Es la norma del deber. Normal es aquello que es como debe ser y desviado o anormal, aquello que no es como debe ser. Este deber ser es, en relacion a una hip6tesis coherente que da cuenta de como seria un funciona­miento optimo del sujeto.

Un ejemplo de norma prescriptiva o ideal en psiquiatria es la derivada del psicoanalisis. La normalidad es considerada como una matriz de funciones altamente integradas. Relaciona los diversos elementos constitutivos del yo en una interaccion que se describe como un funcionamiento ideal y optimo. Esto se aprecia cuando un psicoanalista habla de salud mental, como cuando se refiere al complejo problema de definir criterios de tratamiento exitoso. Freud lo dijo: "Un yo normal es, como la normalidad en general, un ideal ficticio".



Limitaciones:

  1. Plantea un criterio subjetivo, arbitrario y selectivo, que es aquel que subyace en los fundamentos sobre los cuales construye su hipotesis, al cual se supone debe el hombre tender para ser considerado normal.

  2. Como nadie puede alcanzar una norma teorica tan perfecta, es un ideal ficticio frente al cual todos somos anormales.

  3. Carece de utilidad clinica, ya que no discierne finalmente sobre quien necesita ayuda.


1.2. Norma ideal natural, constitutiva o funcional.

Concepto: Cuzzolaro la llama norma constitutiva y la define como "aquella norma que precede a la identificaci6n de algun procedimiento". Eynseck la llama norma natural apelando al modelo de funcionamiento en el cual se basa. Hofstatter la denomina norma funcional y senala: "es el estado adecua­do de un individuo en relacion a sus fines y a su actividad".' Esta norma enjuicia el comportamiento en base a las caracteristicas y a los objetivos de un individuo, y lo considera normal cuando es adecuado y eficiente. Presu­pone la existencia de un orden, orden que tendria su cumplimiento maximo en la eficiencia y adecuaci6n, o sea en el rendimiento, en el progreso y en la estetica, segun patrones subjetivos. Detras de este orden existirian leyes que regulan los fenomenos.- La anormalidad, la desviacion y la enfermedad serian una trasgresi6n a estas leyes. Cuando encuentra un fen6meno que no puede ser explicado desde estas leyes, no reconoce la insuficiencia de la teoria, sino que estigmatiza el fenomeno.

Limitaciones:

  1. Es un criterio de norma subjetiva y arbitrario. Proviene de una sobreva­loracion de los procesos naturales en una concepcion positivista, que no integra el sentido de la limitacion, el defecto y la muerte. Corre el riesgo de implicar un activismo curativo a ultranza, frente a todo aquello "no natural".

  2. Incluso es dificil senalar que es natural y que no lo es. Un pulcribn enfisematoso tiene tambien sus leyes y normas de funcionamiento, ni mas ni menos que un pulmon sano. Mas aun, todo aquello que existe tiene una regla intrinseca de funcionamiento. Nada autoriza a definir al primero como menos natural que el segundo.


2. Norma descriptiva, estadística o modal.

Concepto: Normal es aquello que se observa mas a menudo, identificandose la norma con la mayor frecuencia.

La diferencia entre normal-anormal es cuantitativa. Las conductas, las personali­dades, las predisposiciones, las capacidades, los rasgos, etc., se distribuyen segun la curva de Gauss. El rango medio abarca la psicologia normal, los dos extremos corresponden a la psicopatologia, anormalidad o desviacion. La linea que separa estos grupos es antojadiza.



Limitaciones:

  1. No necesariamente lo mas frecuente es normal. Es muy frecuente presentar estados gripales, sin embargo no podriamos decir que es un fenomeno normal.

  2. Un comportamiento normal en un ambiente y en una epoca, no lo sera en otro lugar y en otro momento.

  3. Al no estar definido el punto de la curva de frecuencia en el cual el normal pasa a ser anormal, no sirve en la practica como instrumento normador que indique con precision quien necesita ayuda.

C. Relatividad de la norma


En el jardin perfumado del templo de Venus, ante la estatua de la diosa, Caride de Corinto y Calicrates de Atenas discuten "si es preferible el amor hecho con mujeres o aquel realizado con hombres". Es el tema de un dialogo de Luciano de Samosata. Los argumentos de los discutidores son los de siempre: Caride apela a las leyes de la naturaleza, las cuales es peligroso e impio violar, recordando que solo el amor heterosexual mantiene la conservacion de la especie, y afirma que es mas bello hacer el amor con mujeres. Calicrates rebate que el hombre no es un pasivo ejecutor de los instintos, sino el autor de elecciones individuales y el inventor de comportamientos nuevos, y sostiene que para el es mas hermoso hacer el amor con los muchachos. Licino, arbitro del debate, sentencia: "el matrimonio es para todos, el amor con jovencitos debe ser solamente para los filosofos".

El ano 1968 la American Psychiatric Association (DSM Il) clasificaba la homosexualidad como un trastorno mental que figuraba entre las desviaciones sexuales, en el grupo de las neurosis, trastornos de la personalidad y otros trastornos psiquicos no psicoticos. El 15 de diciembre de 1973, el DSM III elimina de su lista oficial la homosexualidad. Desde ese dia, todos los homosexuales (al menos los americanos), anormales hasta 24 horas antes, se curan como por encanto.

Entre los indios Kwakiutl de la isla Vancouver, de la costa noroccidental de USA, la cultura se basa en el "potlatch", lucha por el prestigio. Megalomania, agresividad, desconfianza, son privilegiadas y exaltadas por medio de sus costum­bres en los torneos, en la provocaci6n y en las batallas por el dominio. Ruth Benedict sostiene que el germen de la paranoia se busca y se cultiva en la criatura en un coherente sistema educativo, donde el comportamiento remisivo y pacifico se considera anormal.

En el otono del 79 se promulgo en Italia la ley que permite el uso de la marihuana y del haschich, tan normal como el consumo de alcohol, tabaco y cafe.

Estos son ejemplos extraidos del trabajo de Cuzzolaro, con el fin de ilustrar la relatividad del concepto de norma. La estabilidad de los parametros que permitan distinguir entre lo normal y lo patologico parecen tambalear. En Grecia la homose­xualidad era normal para los filosofos, pero reprochable para la gente comun; los homosexuales se mejoraron a partir del ano 73 de una supuesta condicion enferma. Un Kwakiutl, exitoso entre su gente, para nosotros seria intemado con el diagnos­tico de paranoia; y un masticador de coca de la zona andina, que pasa como uno mas entre los suyos, seria puesto en prision o en un centro de higiene mental en nuestra sociedad.

De lo anterior podriamos concluir que el comportamiento anormal es solo aquel que se desvia de la norma de una cierta cultura, en un momento historico dado.

Como senalabamos en la introduccion, el cuestionamiento de la norma rigida y opresora de fines de siglo pasado, senalado por Nietzsche, reforzado por las teorias psicoanaliticas de Freud y por los analisis sociologicos de Marx, cre6 las condiciones para el surgimiento de una actitud relativista frente a la norma; lo establecido, lo considerado convencionalmente como verdadero.

Ilustra de manera concreta este transito desde una normatividad rigida hacia un relativismo mas respetuoso, el cambio ocurrido en las posturas antropol6gicas. La historia de la antropologia que va de Levi-Bruhl a Levi-Strauss muestra el pasaje del etnocentrismo al relativismo etnico. 0 sea, de un evaluar todas las culturas, teniendo como paradigma la nuestra, a un considerar que ninguna cultura debe enjuiciarse en relacion a otra.

Levi-Bruhl y los etn6logos del pasado concebian la sociedad primitiva como un escenario de los estados infantiles de la humanidad. Un ingenuo etnocentrismo llevaba a considerar tal cultura como detenida, atrasada, respecto a la sociedad occidental. Esta postura de superioridad de Occidente confirmaba los sustratos ideologicos de la intolerancia, el racismo y de la tendencia a colonizar, o sea, a sustituir violentamente la cultura de los demas por la propia "por el bien de los otros".

La moderna antropologia cultural, de la cual C. Levi-Strauss es el exponente mas celebre, reconoce el error de quien pretende enjuiciar otra civilizacion con los criterios de la suya propia. El relativismo etnico plantea que no existe una cultura superior a la otra, ya que no existen parametros en base a los cuales hacer el juicio. Cualquier parametro, norma o paradigma, se origina en el seno de una determina­da cultura, cada una de ]as cuales tiene su sentido y coherencia interna, siendo imposible demostrar su mejor o peor postura vital frente a otros. Al no disponer de criterio externo para enjuiciar otras culturas, debemos aceptarla y respetarla globalmente.

D. Concepto de norma en la psiquiatria transcultural
La psiquiatria transcultural, o psiquiatria comparada o etnopsiquiatria, investiga los aspectos psiquiatricos que separan los limires de una sola cultura.

El concepto de norma, en relacion al enjuiciamiento de lo que seria normal o anormal en cierta cultura, materia de investigacion de esta rama de la psiquiaMa, se ha visto fuertemente influido por la antropologia moderna y los factores que anteriormente senalabamos. Estos investigadores han elaborado el problema de la relatividad cultural del concepto de enfermedad mental, senalando y'describiendo nurnerosas culturas que manejan concepciones significativamente diferentes de lo que se considera un enfermo mental.

A su juicio, un comportamiento psicotico en nuestra cultura, puede ser normal en otra. El concepto de normal seria una variante del concepto de bueno, y una accion buena es aquella que es aprobada por la colectividad, de acuerdo a sus consecuencias, creencias e ideales.

En otras palabras, la etnopsiquiatria rechazaria el concepto de norma ideal, y se adscribiria al concepto de norma descriptiva, estadistica o modal. Como plantea Foley, "el juicio de normalidad de una cierta cultura puede y debe fundarse solo sobre criterios estadisticos y prescindir de cualquier juicio de valor, que sera inevitablemente arbitrario. En suma, la cultura es la norma, y esta no puede confrontarse con otras". Sin embargo, debersamos precisar que los etnopsiquiatras no rechazan el concepto de norma ideal, lo que sucede es que se adscriben a el en otra categoria. Consideran como norma ideal el relativismo. 0 sea, lo ideal, lo deseado, lo que debe ser, es aquello que una cultura determina como tal. Y al interior de cada cultura la normalidad estara dada por el cumplimiento de estas normas buenas para tal cultura, que evidentemente tenderan a ser las mas fre­cuentes.

En resumen, el concepto etnopsiquiatrico incluye la norma ideal aunque pretende rechazarla, al considerar el relativismo de la norma como ideal, y tambidn la norma estadistica, como parametro al interior de cada cultura. Sin embargo, esta posicion conlleva sus riesgos y contradicciones: hay sociedades, grupos y culturas que se adaptan a condiciones de vida infima, encuentran su sentido en esas condiciones, elaboran sus normas y tienden a cumplirlas aunque estas impliquen grandes frustraciones y amarguras. Simplemente no saben que existen otras mejores. El hombre puede contentarse con una realizaci6n limitada y dolorosa de la prOpia humanidad porque le parece que es la unica posible. Este concepto de norma que debilita la motivacion a la superacion por parte del grupo, el deseo de cambio estructural que generaria mejores condiciones de vida, facilita tambien la pasividad por parte de quienes viven en mejores condiciones y que a menudo manejan el poder. "Para que nos ocupamos de los grupos marginados, si por nltimo ellos son felices asi como son".

Otro deficit de este concepto relativista implica que la genesis del disturbio psiquico seria prevalentemente, si no exclusivamente, cultural. Los factores psicobiologicos universales, aquellos aspectos constantes y unitarios que se dan en las enfermedades psiquiatricas a traves de todas las culturas, bajo esta concepcion estan negados. Algunos autores, como Cuzzolaro, Frighi, Wegrocki y Magli, consideran que el error de los etnopsiquiatras relativistas yace en sobrevalorar los contenidos del comportamiento, los cuales son efectivamente relativos, y evitan asi el anfilisis de la forma y de la estructura. "La percepcion delirante no podrd ser mas relativista en el plano de la forma" (Frighi, 1965). "El comportamiento de los Kwakiutl es analogo, no homologo al de los paranoicos" (Wegrocki, 1953). "El toxicomano se aliena, usa la droga para huir de si mismo, su meta es el vacio y el anulamiento" (Magli, 1979). El uso de las drogas en rituales y ceremonias religiosas es muy diferente. Tiene un significado colectivo. El chaman es enter­mo. Es utilizado por el grupo del cual forma parte y que le ofrece a su patologia... ; "un nitcho institucional: de hecho el mismo percibe su propia inclinacion chama­nica como dolorosamente egodistonica y, aunque utilizado, permanece al margen del grupo" (Cuzzolaro, 1977).

Analizando esta misma situacion del chaman, podemos evidenciar el tercer defecto del concepto de norma etnopsiquiatrico relativista. El chaman siente que hospeda en el un omuncolo-devorador-del mal. La tribu cree, por tradicion, que los chamanes tienen poderes sobrenaturales. "Confundir las dos cosas equivale a negarse a distinguir lo sociologico de lo psicol6gico... el chaman esta perturbado no porque comparte la creencia de su tribu, sino porque, en su caso particular, tal creencia se transforma... en una experiencia subjetiva" (Devereaux, 1973). Esta confusion entre lo sociologico y lo psicologico se da tambien al considerar la utilidad social como criterio de salud mental. "Hay estados que llamamos patolo­gicos, aunque estos puedan ser usados en un determinado contexto. La locura del chaman es usada por su tribu, asi como el nino psicotico es el `loco por procura' que permite a una familia no enfrentar ]as funciones y los conflictos en sus otros miembros. En cualquier caso, esta `utilizacion' no autoriza a negar la enfermedad" (Devereaux, 1973).

Estas ultimas reflexiones imponen ]as necesidades de elaborar un fundamento de la norma.

E. Hacia un fundamento del concepto de normalidad
Hemos senalado en estos apuntes que la aproximacion a la psicopatologia la haremos a traves del metodo fenomenologico. Surge de inmediato la pregunta, ;,existe un concepto de normalidad-anormalidad o salud y enfermedad, que pueda derivarse de este metodo? Creemos que no. El metodo fenomenologico se inscribe en lo que definiremos como el primer acto del quehacer medico, el momento en el que se describen los fenomenos. El momento operativo dedicado a la modificacion de los fenomenos, que pertenece al orden de los valores, donde el hacer o no hacer es una elecci6n etica, y que es el que define en sentido estricto lo anormal o lo enfermo, es totalmente ajeno al metodo fenomenologico descriptivo que Jaspaers traslado a la psicopatologia desde la fenomenologia Husserliana.

Al llegar a este punto debemos precisar algunos conceptos en relacion al metodo Fenomenologico en Psiquiatria.

Fenomenologia en Psiquiatria puede tener dos acepciones: en el sentido de una psicologia descriptiva de las manifestaciones de la conciencia, o como un metodo de investigacion de los modos de existencia del enfermo. La primera, en definitiva la "psicologia descriptiva" es la propiamente Jaspersiana. Sarro Burbano en su trabajo "La agonia del psicoanalisis", senala que Jaspers, que abandono la psiquia­tria para dedicarse a la filosofia, en la cual se aplica el metodo fenomenologico propiamente tal, en el pr6logo a la septima edici6n de su obra "Psicopatologia General", senala que su libro no representa una direcci6n fenomenologica en el sentido habitual del termino. Jaspers escribe su psicopatologia general basado en el concepto inicial de Husserl sobre fenomenologia. La captacion de las cosas mismas provenia de la descripcion saturada de rigor. De aqui proviene la fenome­nologia descriptiva y elementalista de Jaspers. En un segundo momento para Husserl la fenomenologia deja de ser una descripcion y se convierte en una intuici6n de esencias. Jaspers para entonces estara dedicado a la filosofia, y seran otros los que aplicaran a la psiquiatria esta segunda acepcion del metodo, que corresponde al concepto de metodo fenomenologico mas comunmente usado.

La captacion de esencias se convierte en psiquiatria en la captacion de los modos de existencia del enfermo. Por esto se le denominara fenomenologia existencial. Sus pioneros son Minkowski y Binswanger. En esta escuela, si se puede deducir un concepto de hombre enfermo, inspirado en la postura metafisica que elabora en relaci6n a la existencia. No asi del metodo Jaspersiano, en tanto fiel recoleccion de lo experimentado por el enfermo y por el observador frente a este. A traves del texto, usamos el termino fenomenologia en el sentido descriptivo Jaspersiano, y por ende no podemos desde este concluir un concepto de normali­dad o anormalidad.

En la fundamentacion del concepto de normalidad distinguimos los siguientes tres aspectos:
a)




Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   24


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos