Psicologia del Desarrollo



Descargar 4.61 Mb.
Página10/18
Fecha de conversión10.12.2017
Tamaño4.61 Mb.
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   ...   18
sedentaria conducen a este problema de salud. La obesidad en los niños está prevaleciendo tanto, que casi se podría hablar de una epidemia. Se estima que hoy en día, en muchos países, uno de cada diez niños es obeso al llegar a los 10 años. Las cifras son alarmantes:

  • Uno de cada 4 a 5 niños es obeso, mientras que uno de cada 3 está en riesgo de serlo.

  • Los niños que son obesos a la edad de 6 años tienen un 27% de probabilidad de ser obesos cuando sean adultos.

  • Los niños que son obesos a los 12 años, esta probabilidad aumenta al 75%.

  • Uno de cada diez niños es obeso al llegar a los 10 años.

  • Un niño obeso tiene 12.6 más probabilidades de tener diabetes mellitus y 9 veces más probabilidades de ser hipertenso a edad temprana que niños no obesos.

  • 43% de los que se ubican entre los 3 y nueve años también la padecerán más adelante.

  • 86% de quienes llegaron a la pubertad en esa condición, tienen una alta probabilidad de mantenerse así el resto de su vida.2

Desde el punto de vista intelectual, recordemos que según Piaget, se encuentran en la etapa de las operaciones concretas y que por primera vez los niños pueden pensar con lógica verdadera y que en esta edad pueden comprender la conservación de la materia en los aspectos de peso, volumen y sustancia. Casi toda esta etapa transcurre en la escuela primaria y naturalmente los conocimientos que adquiere en ella, le afectan en su percepción del mundo y en el modo como se relaciona con los demás.

Su personalidad sigue desarrollándose ahora con influencias escolares y no sólo paternas, y la crianza y el modo cómo ésta se lleva a cabo influye de manera notable en este desarrollo. No hay ninguna duda de la influencia de los maestros para que los niños adquieran altos valores de autoestima, de amor al conocimiento y de gusto por las actividades intelectuales.
En cuanto a los padres, el factor más importante es el método de crianza que los padres emplean con sus hijos. El modo tradicional en que los padres educan a sus hijos es por medio de recompensas y castigos. Este es un método que en esencia no es malo; muchas generaciones de habitantes del mundo han sido educadas de esta manera. De hecho la investigación ha probado que aplicados los castigos apropiadamente y recompensada en su momento la <> conducta, los niños aprenden con bastante certeza cómo deben comportarse. Las recompensas pueden ser externas: un elogio, una sonrisa, una palmadita o algún privilegio especial. También pueden ser cosas más concretas como un dulce, un juguete o una estrellita. Con el tiempo la recompensa puede volverse interna, como la satisfacción de lograr algo o el gusto de haber quedado bien con los padres, los maestros o el grupo social. Cualquiera que sea el premio debe ser algo deseable para el niño y debe obtenerlo por haber mostrado la conducta apropiada de manera evidente. En cuanto al castigo solo es útil como complemento de las recompensas. De nada sirve castigar a un niño que se porta mal, si no se le ha premiado cuando se porta bien. Hay niños que sólo buscan el castigo como una manera de obtener atención de parte de sus padres, porque cuando están comportándose de manera apropiada, nadie los toma en cuenta.
En general los castigos funcionan cuando cumplen los siguientes requisitos:

- Se deben aplicar en el momento en que la conducta indeseable esté ocurriendo. De nada sirve castigar a un niño tres horas después del momento en que estaba “ahorcando” a su hermanito.

El castigo debe ser proporcional a la falta cometida y nunca lastimar seriamente al niño. La proporcionalidad se explica diciendo que hay acciones que no vale la pena castigar. Los padres deben definir claramente qué cosas sí ameritan castigo y cuáles solo merecen una reconvención o un aislamiento.
- En cuanto a la fuerza del castigo, a la mayoría de los niños les basta con un manazo o una nalgada. Cuando la falta es mayor una bofetada en la mejilla es suficiente. De ninguna manera es bueno golpear con objetos como cinturones, palos, alambres, etc.

- Debe quedar claro para el niño que el castigo es por la falta cometida y no porque el padre o la madre estén enojados.

- El castigo debe ser consistente con la acción. Si a un niño en ocasiones se le castiga por algo, digamos jugar con cerillos, pero en otras no, ese castigo será inconsistente y no servirá de gran cosa.

- No prometer castigos que no se piensan aplicar. Las madres son muy afectas a prometer: ¡Vas a ver, te voy a pegar! Y nunca hacen nada. ¡Te vas a quedar sin ver televisión! Y ahí está el chamaco sentadote frente a la tele viendo lo que se le antoje. Con estas acciones, las amenazas maternas pierden toda credibilidad. (Al igual que los premios que se prometen y no se otorgan).


En las relaciones entre padre-hijo, se pueden encontrar tres estilos: los padres democráticos, los autoritarios y los permisivos. Los democráticos son aquellos que inculcan valores sociales en sus hijos pero respetan su individualidad. Son firmes en sus normas, pero están al pendiente de las necesidades de sus hijos y respetan sus puntos de vista y sus intereses. Obviamente estos niños son más seguros de sí mismos y tienen más autocontrol aunque a veces las escuelas y otras instituciones sociales no los aceptan bien por ser tan independientes. Los padres autoritarios son aquellos que destacan la obediencia y el control. Quieren niños que no cuestionen sus normas y que las respeten contra toda opinión. Los hijos de estos padres suelen ser tímidos y callados, desconfiados y descontentos. Los padres permisivos le dan más importancia a la propia expresión y permiten que sus niños fijen sus límites. Tienen pocas reglas familiares y por lo tanto rara vez castigan a sus hijos, con frecuencia exageran la permisividad cayendo en el consentimiento. Los hijos de padres permisivos suelen querer reproducir su comportamiento en ambientes diferentes a la familia y siempre son mal vistos. Son los típicos “malcriados” que no respetan nada ni nadie.
En el aspecto social sus horizontes se amplían pues el hecho de asistir a la escuela, le va a permitir convivir con otros niños, otros adultos y otras normas. Ya decíamos que el juego interactivo viene a representar ensayos de socialización futura. El grupo de amigos ayuda a fortalecer el autoconcepto y la autoestima. En general, los amigos se escogen de entre los que se encuentran cerca, ya sea porque asisten al mismo grupo escolar, o porque son vecinos de la familia. Sin embargo aquí se manifiesta también el estilo de crianza que ha recibido de sus padres. Está demostrado que los niños que reciben más afecto de sus padres, tienden a ser más populares en la escuela. La explicación es que los hijos de padres autoritarios son más desconfiados y recelosos que los de padres democráticos. En este periodo la amistad es muy importante pero las relaciones con los padres siguen ocupando el primer lugar. De cualquier manera la popularidad de los niños influye en su autoestima. Un niño que es rechazado o ignorado por sus compañeros, corre el riesgo de desarrollar problemas emocionales y de conducta.




Compartir con tus amigos:
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   ...   18


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad