Psicologia del desarrollo



Descargar 205 Kb.
Página5/5
Fecha de conversión10.12.2017
Tamaño205 Kb.
1   2   3   4   5

Winnicott: Llamó la atención sobre el papel que les toca cumplir a quienes están en relación con adolescentes, especialmente con aquellos que presentan con aquellos que presentan “conductas antisociales”. Considera que tales conductas suelen ser prototípicas cuando se ha sufrido alguna forma de “deprivación” debido a una falla ambiental, es decir que se trata de niños y adolescentes que disfrutaron de una buen a experiencia temprana que se ha perdido y cuyas conductas antisociales constituyen la manifestación de una esperanza y de un reclamo: que la sociedad les devuelva eso que perdieron, Si esos niños no hubioeran recibido cuidados y amor tempranamente no desarrollarían dicha tendencia, pues no habría nada que reclamar y no alentarían la esperanza de recobrar lo que nunca perdieron, La secuencia del proceso es:


  1. Experiencia buena con el objeto en los primeros años de vida.

  2. Deprivación de esa experiencia, que el bebe percibe como debida a una falla ambiental.

  3. Tendencia antisocial: robos, violencia, destructividad.

Winnicott parte de suponer que en las viscicitudes tempranas de las relaciones de objeto estos niños se vieron deprivados del objeto cuando no se habían fusionado en el yo los impulsos destructivos con los libidinales, es decir, niños que no lograron hacer la experiencia de destrucción psíquica del objeto y7 de la posterior constatación de su supervivencia. El adulto 8º el analista9 debe, entonces, “ofrecerse” a ser destruido… demostrando que puede sobrevivir a los ataques.

Asimismo, marca una diferencia fundamental respecto de las viscisitudes edípicas que atraviesa el niño y las que se reeditan en la adolescencia. Si en la fantasía del primer crecimiento hay un contenido de “muerte”, en la adolescencia el contenido será el de “asesinato”.

En la infancia la aspiración consiste en sustituir al padre; la fantasía presupone su desaparición, más no su aniquilación. En la adolescencia, en cambio, la rivalidad adopta un sesgo más decididamente destructivo: “en la fantasía Icc, el crecimiento es intrínsecamente agresivo. Y el niño ya no tiene estatura de tal”.

Por otra parte, Winnicott enfatiza que la adolescencia es una cuestión de tiempo; el adolescente es “inmaduro”, lo cual es un elemento esencial de salud en esta etapa. Es algo más que pubertad física, implica crecimiento que exige tiempo; y mientras se encuentra en marcha el crecimiento, las figuras paternas deben hacerse cargo de la responsabilidad.



Conclusiones: El castigo la mayoría de las veces encarna el objetivo principal al que tiende la conducta transgresora, determinando así un circuito infracción-castigo inacabable e inconducente. Los adolescentes requieren limites, lo cuales deben operar para todos, incluidos aquellos que están encargados de ponerlos y de hacerlos cumplir. Los limites en los adultos consisten en poder ubicarse frente a los adolescentes como seres humanos, como seres fallados, limitados por la ley de la vida, que no pueden con todo ni saben todo y que alguna vez pueden fallar.
Vejez, Narcisismo y Oferta significante – Ficha 357
- Intentaremos en este trabajo relacionar dos mitos clásicos en psicoanálisis: El de Narciso y El de Edipo, con la problemática de la vejez.

- Narciso queda atrapado en la indiferenciación; la libido tiene aquí objeto precisamente narcisista, sujeto y objeto coinciden. Narciso no puede llegar a viejo, no renuncia a la ilusoria completad y perfección, elude las transformaciones y con ellas la posibilidad de perder. No ve más allá de su reflejo, pura imagen inmutable. Narciso no deja atrás el ser mirado y no se torna activo en el acto de mirar.

- Edipo transciende a Narciso. Esta preparado para aceptar las transformaciones en general y las que sufre el cuerpo, podrá seguir reconociéndose en la propia imagen y mas de ella, lo que implica la aceptación de un orden temporal, la posibilidad de historizar, y un continuo trabajo que permite dar por perdido lo perdido y concretar los nuevos proyectos. En la vejez, el sujeto se ha reencontrado con la problemática de la castración.
Modelizaciones en psicoanálisis familiar: aproximación teórico-clínica a la familia de hoy – Ficha 235
En décadas pasadas, tenía importancia la familia burguesa constituida por una pareja vitalicia, sus hijos y sus familias de origen. Fueron consideradas versiones carenciadas o enfermizas de dicho modelo. Hoy disminuye la tendencia a considerar los cambios como patologías y diversidades familiares son a menudo pensadas, como distintas “transformadas”: familias ensambladas, familias monoparentales, familias nupcias.

Las familias monoparentales correspondían a la marginalidad, en los mismos tiempos en que las clases medias sostenían el modelo burgués como único. Las problemáticas de tales familias fueron interpretadas con relación a la presunta “descomposición” del modelo familiar prescrito. Su extensión, a partir del divorcio, a capas sociales altas medias, su incremento también ligado a nuevas lógicas culturales, que las validan como configuración familiar viable y aun elegida por algunos, les dio mas jerarquía y aceptación.

En cuando a las familias ensambladas pueblan el polifacético mundo de hoy, ha conmovido nuestras concepciones y nos ha confrontado con la impregnación ideológica de las teorías, constituyen un producto histórico-social.

Los integrantes de las ensambladas y las monoparentales, tienden todavía a pensar la nueva organización con lugares de familia de primeras nupcias, sostenida por varias generaciones como patrón ideal en nuestra cultura. Ello afecta la originalidad de la familia naciente, nunca mera reproducción de moldes anteriores.



Modelizaciones teóricas abiertas y complejas:

Las concepciones estructuralistas que propusieron estructuras cerradas y semiabiertas se ven conmovidas por el pensamiento de la complejidad y concepciones filosóficas actuales.

La estructura devine configuración abierta, definida en el intercambio con el medio y en constante fluir. Organización transformable que al mismo tiempo aparece abierta e incompleta, de tal modo se diluyen los marcados limites entre el adentro y afuera familiar.

Caracterizar a la familia como organización abierta en constante devenir, supone también situarla en el entramado sujeto-vinculo-cultura. Constituye una red en la cual las tres dimensiones se entretejen de un modo indisociable y carecen de extraterritorialidad.

Aquellas representaciones ligadas al cuerpo, las que implican la sexualidad, se hayan también marcadas por la tramada socio-cultural. Por ello se debe comprender la producción de subjetividad siempre en el seno de lazos sociales que envuelven y trastocan al cuerpo biológico.

La familia es un anudamiento peculiar en la red en la que se entrecruzan condiciones intrapsiquicas, sociales y vinculares. La red propone un sujeto en trama al considerar como punto de partida esa red donde esos sujetos se anudan.

Creación de nuevos lugares:

La configuración se va construyendo y produce nuevos campos y vinculaciones no siempre precisados por el mundo socio-cultural. La familia no se define a partir de lugares preestablecidos y fijos, como fueran los del autónomo parentesco de Lèvi-Strauss, es decir padre, madre, hijo, familia de origen.

Con relación a las familias ensambladas, se conectan con originales modalidades vinculares y se van definiendo a partir de los requerimientos que platean las distintas funciones del lazo familiar en cada momento vital. Cada familia crea sus vinculaciones y algunas reglas peculiares a su funcionamiento. Los procesos constitutivos no son privativos de la familia ensambladas u otras consideradas modelos “transformados”; también la familia de primeras nupcias constituye sus vínculos y crea sus lugares y desempeños.

Distintas modalidades de pertenencia:

En las familias de segundas o terceras nupcias el grupo habrá de incluir e integrar hijos diferenciados por distintas cualidades, diferentes formas e intensidades de pertenencia, habilitan formas de tramitar la problemática de la exclusión. Existe el riesgo de una falta de lugar en conformaciones familiares, expulsivas para algunos de sus miembros (para todas las familias).



Complejización de las redes de parentesco y trasmisión intergeneracional:

Al variar la linealidad de las familias de origen, nos alejamos de los conjuntos cerrados o semi abiertos para abarcar redes de parentesco ensambladas, complejizadas cuando se consideran las distintas procedencias. En este tipo de combinaciones se producen cambios de interés en lo que hace a la trasmisión de significaciones, se modifica a partir de los entrecruzamientos entre las distintas procedencias y la conformación de diferentes constelaciones vinculares operante en la transformación de lo transmitido.

La familia es condición necesaria pero no suficiente para la producción de subjetividades, dada la operancia eficaz de múltiples condiciones no abarcables en las discursividades familiares. La familia no puede mediatizar las condiciones sociales más allá de algunos recortes.

Precisiones con relación al tabú del incesto:

La elevada incidencia de las familias con vinculaciones no consanguíneas propone nuevas cuestiones sobre esto. En lo que hace a la relación de pares no consanguíneos es el caso por caso el que ira dándonos respuestas, al menos en cuanto a la significación que dicho vinculo adquiere en cada contexto familiar, para cada pareja y sujeto.


Diversidad de Modelizaciones:

La rigurosidad moderna dio lugar a la búsqueda de definiciones completas acabas y únicas que parecían reflejar la realidad; hoy es posible que coexistan distintas modelizaciones para dar cuenta de la diversas presentaciones de un mismo o semejante objeto.

La realidad no es una cosa en si, es una co-construcción, producto del encuentro entre facetas de la realidad y el sujeto del acto de conocer. Mas allá de buscar definir de modo exhaustivo que la familia es, lo cual tiende a instituirse como paradigma sustancial, podemos proponernos: 1) una caracterización general de la familia, 2) modelizaciones diversificadas, 3) múltiples dimensiones de análisis.

1. Organización vincular abierta y compleja en la que se despliegan niveles inconcientes, configuración vincular transformable anudada en la trama sujeto-vinculo- cultura; acoge al descendiente humano en el momento de su nacimiento y se hace cargo de un modo preferencial de la función de constitución subjetiva, a través de dos operatorias centrales, las de sostén y corte, y de procesos de investidura libidinal y narcisista de los descendientes. Contribuye junto a otros dispositivos culturales, al establecimiento de la renuncia pulsional parcial posibilitadota de la convivencia humana. Conforma un campo sexual de alta singularidad, por las prohibiciones y prescripciones ligadas al tabú del incesto. La sexualidad es uno de los ejes centrales de las vinculaciones familiares, justamente por el papel de contacto corporal y afectivo ligado a los cuidados de niño en la conformación de su psiquismo.

La familia es el terreno de una configuración de la sexualidad: por un lado la pareja conyugal, para la sexualidad, no solamente interdicta sino también prescrita. Y por otro lado la sexualidad de los padres funcional a la construcción de la sexualidad de los niños: a través de los procesos de crianza y de seducción (libidinización del cuerpo)

2. No son tantas las diversidades que pueden presentarse en nuestro contexto peculiar.

3. Se trata de establecer ejes para el psicoanálisis de las discursividades familiares: el modelo del átomo de parentesco plantea la tramitación del tabú del incesto, en tanto el ordenador de la sexualidad humana como eje nuclear; se requiere multiplicar los ejes de análisis de la configuración familiar. Ellos son:

- funciones del lazo familiar: enfatiza 2 operaciones ligadas al corte y al sostén; que sustentan la constitución subjetiva, como el apuntalamiento del psiquismo y la renuncia pulsional. Estas funciones son consideradas como función paterna y materna.

- Apuntalamiento intersubjetivo del psiquismo: las funciones de la familia no finalizan con la fase de crianza, sus lazos continúan ofreciendo apuntalamiento al psiquismo singular. El vínculo en función de apuntalamiento deviene con frecuencia soporta de la resistencia al a transformación y sostén de la especificidad sintomal.

Dos modalidades de la intervención en la clínica de familias que tienen como fundamento el eje del apuntalamiento subjetivo:



    1. La intervención opera sobre los niveles imaginarios del lazo y la función; discrimina, favorece las autonomías singulares y habilita a la renuncia pulsional, parcial indispensable para la convivencia humana.

    2. Estimula la configuración del lazo como apoyo, constitución y sostén, cuando el aislamiento y la fragmentación desfavorecen el apuntalamiento.

- Cuestión de las asimetrías: se dan entre psiquismos constituidos y otros en vías de constitución (padres-hijos).

- conformación de la fratría: las vicisitudes de la alianza fraterna constituyen otra de las dimensiones de análisis del grupo familiar, destaco esto, en la aproximación clínica de la familias en proceso de divorcio o en ocasión de segundos matrimonios de padre o madre. El grupo de hermanos puede ser fuente de contención en estos momentos.

Conclusión

Las aperturas del pensamiento teórico permiten el enfoque de la diversidad y dan paso a formas inéditas de aprox. clínica a las configuraciones familiares de hoy.


Formas de envejecimiento que propicia la Sociedad de fin de siglo (ficha 204)

Características del postmodernismo:

  • Acelerado progreso en ciencia y técnica, junto al empobrecimiento económico y cultural de muchos.

  • Modelo Neoliberal: Comunicaciones vertiginosas, consumismo exacerbado e individualismo extremo.

  • El hombre pòstmoderno descree del poder de la razón y de la ideología, del porvenir y del sintido proyectual de la vida.

  • Se aferra al presente; ideales a corto plazo, unidos a propuestas consumistas.

Si cada época favorece determinadas formas de subjetividad, está impacta en el conjunto imaginario haciendo del narcisismo el modo hegemónico del pensamiento y la acción en las sociedades más desarrolladas. Por otro lado, los vínculos sufren modificaciones debido al refuerzo del individualismo y a las peculiaridades de una identidad en la que la imagen corporal es vivida como soporte de relevancia casi excluyente. Se propone un cuerpo siempre joven, no sólo unido a una máxima valoración sino casi como condición imprescindible para ser.

Durante el proceso de envejecimiento, el sujeto, frente a ciertos cambios, no puede dejar de pensar que se cerró su ciclo vital. Se lo dicen su cuerpo, los cambios en los vínculos afectivos y laborales, su modo de pensar, su registro del paso del tiempo y por lo tanto, su ubicación frente a la vida y a la muerte. El tránsito por este momento vital puede provocar perturbaciones, las cuales están ligadas distintas modalidades de manifestación del narcisismo que se verían favorecidas por las representaciones sociales que circulan hoy en el discurso colectivo.
Modalidades de manifestación del narcisismo:


  1. El ideal de eterna juventud: Modalidad caracterizada por el intento de seguir sosteniendo la identificación con el yo/ideal, persistiendo en la desmentida de aquello que falta (fuerzas, roles prestigiosos, etc) El fin de la identificación con este modelo es negar la vejez y la muerte, los efectos subjetivos pueden pensarse en términos de la articulación yo/ideal, ideal del yo. Aquel que envejece de esta manera lo hace capturado en una imagen ideal a la que se somete. El conflicto entre el yo y este modelo incorporado al ideal del yo reflejara la discordancia entre la realidad y lo psíquico, entre lo que el viejo intenta sostener que es para sí y para los otros y lo que realmente es, puede, tiene. Si la idealización es el proceso por el cual el sujeto procura recobrar el estado de omnipotencia del narcisismo infantil, cuando la identificación con lo idealizado falla, aparecen los aspectos negados.

  2. La otra cara de la moneda: El reverso de la omnipotencia será la vivencia del desvalimiento extremo, de desposesión, de carecer de todo valor. Aquí, el sujeto que envejece se identifica con el yo/horror. Lo que fue renegado, desmentido, excluido, se presenta bajo la peor forma y con pocas posibilidades de ser elaborado.

  3. Ponerle el cuerpo a la vejez: Necesidad, entorpecida de elaborar duelos y relanzar el deseo, dificultad para elaborar proyectos y que estos tengan un lugar, vertiginosidad que se opone a la reflexión, modalidad cool que impide el acercamiento corporal y emocional. Cosmovisión en que el sufrimiento y el sentido teleológico de la vida no tienen cabida, se suman para que en el lugar de la angustia se den retoques de la identidad, floreciendo manifestaciones en lo corporal. Ejemplo:

      • Bajo la forma de temores Hipocondríacos ligados al envejecimiento.

      • Consumición exacerbada de cuanta medicación “milagrosa” funcione como versión actual de fuente de Juventud (generalmente automedicación)

En todas estas formas, la historia del individuo y de sus vínculos primarios confluye con las determinaciones culturales actuales, en calidad de dimensión constitutiva del sujeto que envejece. Así:



  • La significación del discurso social, que varía según el lugar y el momento histórico, le asigna un lugar donde se espera se haga cargo de lo inútil, destinado al desinterés, al aislamiento, a una muerte inminente, con la finalidad de que se pueda ejercer más fácilmente su control y mantenerlo alejado.

  • En relación al individualismo, que precede y acompaña al envejecer, propiciando la desinvestidura de vínculos profundos, en lugares como los Hogares de Ancianos donde quedan en contexto para fabricar la regresión.

  • En la medida en que, para muchos impide el despliegue de una proyectualidad coherente con el pasado, ya que los proyectos (si los hay) van diluyéndose al compás de la pérdida de un mínimo de bienestar económico, seguridad social, estabilidad del valor del dinero, sobredimensionando así las vivencias de resquebrajamiento.


Búsqueda de “final feliz”: Si bien creemos que estas son algunas de las formas de envejecer propiciadas, no todos envejecen según estas maneras. Muchos podrán posicionarse en una forma distinta, reflexiva, creativa, frente a la propuesta de nuestra cultura. Pero esto es probable que resulte difícil y por momentos frágil.
Representación de la Vejez (ficha 210)

Mar del Plata cuenta con uno de los más altos índices de población anciana en Argentina. En el trabajo se estudia en este ámbito social particular las características de la representación social de la vejez y su relación con la representación que de sí mismo tiene el sujeto que envejece.

Representación Social: Es un concepto importante para estudiar la eficacia que tienen los discursos sociales en la constitución de la subjetividad. Es la forma en que una sociedad y en una época se interpreta, se concibe la realidad. Constituye un sistema de significantes que, como tales, implican un potencial realizador. Se caracteriza por:


  • Constituirse en un campo intermedio entre lo psicológico y lo sociológico. “Las representaciones sociales muestran un entrelazamiento, los límites no son claros, hay superposiciones constantes que hacen evidentes una vez más la relación entre conceptos tanto sociológicos como psicológicos.

  • A través del discurso social se vehiculizan, reproducen y transmiten. Por lo tanto, adquieren forma semiológica particular.

  • No están ausentes en su construcción aspectos de orden Icc en términos psicoanalíticos.

  • Toda representación social se funda en un área conflictiva entre instancias subjetivas y sociales. Este conflicto puede entenderse como cognitivo o afectivo.

  • Cada sujeto reproduce estas representaciones sociales de forma particular pues es activo en su apropiación y construcción.

  • Sus contenidos pueden ser consciente o Icc.


Representaciones sociales y Representaciones Singulares. Su articulación:

En el caso de los ancianos, la representación que tengan de sí, será función, por lo menos en parte, del discurso social vigente relativo a la vejez.

Las ideas, manifestaciones y conductas del individuo frente a un objeto social (en este caso la “vejez”), se dan siempre en el marco de su contexto histórico – social, pero también en el marco de su propia historia individual.

El proceso de envejecimiento si bien es inherente al ciclo vital humano y tiene estrecha relación con la sociedad y la época en que se vive, varía de sujeto a sujeto. El tránsito por este momento vital puede provocar perturbaciones, las cuales están ligadas distintas modalidades de manifestación del narcisismo que se verían favorecidas por las representaciones sociales que circulan hoy en el discurso colectivo.




1 Las pulsiones parciales son las de ver, de exhibir y de crueldad. Aparecen con autonomía de las zonas erógenas, tiene aspiraciones autónomas entre si, separadas al principio de la act.sexual erógena. Pulsión de Saber: Se da entre los tres y los cinco años, no puede computarse entre los componentes pulsionales elementales ni subordinarse de manera exclusiva a la sexualidad. Su acción corresponde a la manera subordinada del apoderamiento y trabaja con la energía de la pulsion de ver.

2 Existen 3 Fuentes de la sexualidad infantil: excitaciones mecánicas, actividad muscular y procesos afectivos.

3 La meta sexual de la pulsion infantil consiste en producir la satisfacción mediante la estimulación de la zona erógena.

4 En el chupeteo o el mamar, hemos observado los tres caracteres de una “Exteriorización Sexual Infantil”: Apuntala a una función corporal importante para la vida, no conoce objeto sexual (autoeróticos) y su meta esta bajo el imperio de una zona erógena.





Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad