Psicologia de la conducta jose bleger



Descargar 1.57 Mb.
Página6/20
Fecha de conversión03.12.2017
Tamaño1.57 Mb.
Vistas3986
Descargas1
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   20
erróneo.

Si digo que me siento cansado, no es que esté percibiendo el cansancio de mi cuerpo con mi mente, sino que el sentirme cansado es ya una de las manifestaciones del estar cansado. Puedo estar cansado sin sentirlo o negándolo, y en este caso esas manifestaciones ocurren en áreas dos y tres y no en la uno. Si me siento cansado y no hay otras manifestaciones en áreas dos y tres, no es menos cierto que lo estoy, y esto se manifiesta en área uno, con exclusión de las otras áreas. Este último caso, como ejemplo, es una razón de peso para inclinarnos decididamente a ver cómo los fenó­menos de área uno no constituyen una percepción interna de lo que

n¿ucta y jerarquizacion de áreas 65

rre en las otras áreas, porque me puedo sentir cansado sin que aparezca

°l cansancio en la tarea que realizo ni en ningún síntoma en mi cuerpo.

Otro ejemplo significativo es que cuando hablo y digo lo que pienso,



sto es realmente conducta en área uno y no introspección; lo que digo no

ja percepción de lo que pienso, sino que esto último está directamente

contenido en lo que digo y no en un doble o un aparte; de ninguna manera

percibo primero por introspección lo que pienso para luego referirlo en

palabras. El sujeto no es un mediador entre su acontecer psicológico y el

observador, y tampoco el área uno es mediadora entre el sujeto y su

cuerpo.

4. El fenómeno de conversión



Anteriormente he referido el ejemplo de una persona que desea escribir y al mismo tiempo rechaza la tarea y cómo este rechazo aparece, directamente, como calambres en el brazo que le impiden escribir. Esta aparición o transformación de un fenómeno psíquico en fenómeno somá­tico es lo que se llama Somatización o Conversión. Es un fenómeno descu­bierto por Freud, al cual él mismo aplicó el nombre de conversión, y lo explicaba teóricamente como una transformación de energía psíquica en expresión somática.

El fenómeno descubierto ha sido correctamente descripto, pero se han derivado de él conclusiones teóricas que son falsas, justamente por implicar la hipótesis de la primacía o privilegio de la conducta en el área de la mente o estar basadas en ella.

No hay tal conversión de un fenómeno psíquico en somático; un fenó­meno es tan psíquico en el área uno como en la dos y de ninguna manera el significado de una conducta debe ser transformado en un preexistente causal contenido en la mente. Todo esto se relaciona, además, con el capí­tulo de Conflictos que será desarrollado más adelante, pero lo que debe consignarse desde ya aquí es que, si es un conflicto el que se alivia con la somatización, de ninguna manera ocurre una transformación de un fenó­meno psíquico en somático por la conversión de una energía; el conflicto es psicológico porque es el conflicto de un ser humano y no porque apa­rezca en la mente; tanto puede existir el conflicto en el área de la mente como en el cuerpo o en el mundo externo.

5. Las áreas en el curso del desarrollo

En el curso del desarrollo del individuo, las tres áreas no son funcio-



66

José Bleg(

Conducta y jerarquización de áreas

67



nalmente equivalentes e, inclusive, todas no están siempre constituidas. La primera en aparecer o formarse es el área dos, posteriormente, la tres, y por último, la uno. Es posible que este orden en el desarrollo sea no sola-mente ontogenético, sino también filogenético.

En un comienzo sólo existe el área corporal: todo es el cuerpo, el cual está, incluso, indiviso con el mundo externo en un estado que se llama transitivismo, y todo ocurre en el cuerpo; el sujeto y el mundo es el cuer­po. Con la discriminación progresiva entre el cuerpo y el mundo externo,

Fig. 11 bis. Desarrollo de las áreas (onto y filogenético)

se incorpora este último como una nueva área. Posteriormente, en forma muy gradual, se incorpora el área de la mente: la capacidad de simbolizar y reemplazar la acción concreta y los objetos concretos por sus símbolos, sin confundir, además, el símbolo con lo simbolizado.

La formación del área uno es, entonces, relativamente tardía en el desarrollo del niño y requiere tanto una previa y apreciable discriminación entre yo y no yo, como una relativa emancipación de las cosas, de la acción y del presente inmediato; este pasaje del acto al pensamiento se manifiesta, según Wallon, entre los tres y cinco años de edad. Pero antes de

esta separación entre acto y pensamiento tiene que haber ocurrido una separación entre cuerpo y acción, es decir, tiene que haberse formado el área tres como distinta de la dos.



El comienzo de la vida se caracteriza por un estado parasitario intrau­terino, del cual se pasa a un estado simbiótico madre-niño; este último tiene como característica la de ser una unión de dos seres vivos con un beneficio recíproco para ambos, a diferencia del parasitismo en el cual uno de los seres que entran en la unión se beneficia de la misma, mientras que el otro se perjudica. En la simbiosis la unión es indispensable para la super­vivencia de ambos individuos, mientras que en el parasitismo el parásito es el que no sobrevive sin la unión. Lo importante es que este estadio parasi-tario-simbiótico es, fundamentalmente, corporal, y a partir de aquí debe ir haciéndose progresivamente una ruptura de la independencia total y el pasaje a una vida independiente; esto se va logrando con un mayor grado de individuación, personificación y discriminación del mundo externo, así como de discriminación y de posibilidad de alternancia y sucesión de conductas en todas las áreas.

6. Conducta auto y aloplástica



La conducta es siempre un efecto, respuesta o emergente de una situación dada y —como ya hemos visto— sus manifestaciones coexisten en las tres áreas, aunque puede predominar alguna de ellas; si la reacción predominante es una conducta en el área de la mente o del cuerpo, o en ambas, se llaman conductas autoplásticas, por modificarse fundamental­mente el sujeto. Cuando el predominio de la modificación recae, funda­mentalmente, en las condiciones externas, hablamos de conducta aloplás-



68

José Ble,


tica. Este último caso ocurre cuando -por ejemplo— se modifica o suprj. me un objeto que tememos, mientras que, en el caso de la conducta autoplástica, la reacción es predominantemente corporal (temblor) 0 mental (sentir ansiedad o pensar en el problema). Por supuesto que es­tos predominios pueden ser momentáneos y sucesivos, o bien pueden estabilizarse efi forma más o menos permanente como rasgos de la personalidad. El grado de plasticidad y de adecuación a la realidad

Capítulo VI



Niveles de integración de la conducta








Neurosis

(conducta autoplástica)

Enfermedad psicosomática (conducta autoplástica)

Psicopatías y perversiones (conducta aloplástica)

son los factores que caracterizan fundamentalmente la conducta normal.

Aunque sobrepasando en cierta medida el propósito de estudiar aquí solamente la conducta normal, podemos observar que, en psicopatología, la clasificación de los distintos tipos de enfermedades corresponde a su res­pectiva ubicación en las distintas áreas de la conducta. Así, las neurosis son perturbaciones autoplásticas, que quedan predominantemente localizadas en el área de la mente. Las enfermedades psicosomáticas (todas lo son) son aquellas manifestaciones autoplásticas con un predominio en el área del cuerpo. Las psicopatías y perversiones son alteraciones aloplásticas, por lo tanto, del área del mundo externo. En cuanto a las psicosis, pueden aparecer con un predominio en cualquiera de las tres áreas: psicosis en la mente, en el cuerpo, en la acción (mundo externo). .

Lo mismo que para el caso de las conductas normales, puede ocurrir un predominio sucesivo o alternante, un balanceo de las manifestaciones, de tal manera que, por ejemplo, puede ceder una enfermedad psicosomáti­ca y en su lugar instalarse una psicosis, etcétera.

Bibliografía

Bergeron, M. (a); Bleger, J. (d, e); Fenichel, O. (b); Freud, S. (a); Lagache, D-(d, g); Merleau Ponty, M. (c); Piaget, J. (b); Pichón Riviére E.J.; Wallon, H. (c, d>e' f, g);Blanche, R.

1. Niveles fisicoquimico, fisiológico y psicológico

La conducta, por sí misma, no delimita ni configura con exactitud el objeto de la psicología, porque como manifestación del ser humano puede ser estudiada por distintas disciplinas científicas: tanto por la biología como por la química, la física, la sociología, la antropología, la filosofía, etcétera. El objeto de cada uno de estos campos tampoco puede delimi­tarse adjudicándoles un tipo particular de conducta. En todos los casos, la misma conducta puede ser objeto de estudio para todos ellos.

La psicología se caracteriza o define por estudiar la conducta en su más alto nivel de integración; abarca toda la conducta, es decir, todas las áreas de su manifestación, y lo mismo puede decirse para todas las cien­cias: a cada una de ellas le corresponde un nivel de integración distinto del mismo fenómeno, y en lo referente a la conducta puede abarcar todas las áreas, ninguna le es privativa y ninguna le es excluyente.



Se entiende por integración un desarrollo en el cual hay un progresivo y creciente perfeccionamiento y complejidad en la organización, la estruc­tura y la función, y esta progresiva complejidad y perfeccionamiento se cumplen por etapas, planos o niveles. En cada uno de estos niveles la creciente diferenciación, complejidad y perfeccionamiento de la organiza­ción funcional coinciden con la aparición o surgimiento de nuevas cuali­dades o características, que no existían en los niveles precedentes. Los elementos" son siempre los mismos, en última instancia, en todos los niveles de integración, pero difieren las relaciones y la organización que se estructura en cada nivel. La aparición de nuevos fenómenos hace necesaria 'a investigación de las leyes específicas a las que responde cada nuevo nivel le integración, al cual quedan subordinadas las leyes que regían en la orga­nización de los niveles precedentes.

El movimiento muscular puede ser estudiado por la física tanto como cnalquier tipo de palanca, o el movimiento de cualquier objeto. El mismo Movimiento muscular puede ser estudiado por la biología, en cuanto el Movimiento del músculo implica cualidades que no tienen todos los



Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   20


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos