Psicología, Ética y Derechos Humanos


Modulo III · Principios éticos y Deontología profesional



Descargar 258 Kb.
Página3/8
Fecha de conversión10.12.2017
Tamaño258 Kb.
1   2   3   4   5   6   7   8

Modulo III · Principios éticos y Deontología profesional

Cuestiones éticas relacionadas con el psicodiagnóstico” - Orlando Calo -

Lo que importa es poder encontrar, frente a cada sujeto, la singularísima manera en que se “desencuentra” en la estructura.

Para Kant, lo que la ciencia no puede terminar de explicar convoca a la ética. La crítica de la razón pura deriva en la razón práctica.

El imperativo que debe considerarse ético del “WO ES WAR, SOLL ICH WERDEN” no implica un restablecimiento de una supuesta autonomía yoica, sino la humildad de aceptarse como sujeto allí, donde el inconsciente habla.

No sugiere desechar el psicodiagnóstico ya que considera que no hay intervención terapéutica posible sin un diagnóstico adecuado.

Brown afirma que constituye una violación a la responsabilidad ética y profesional que el psicodiagnosticador deje en el limbo el estado diagnóstico del paciente, posición que comparte Orlando Calo. Pero, para el último autor, es también una violación de la responsabilidad ética y profesional el desconocer el efecto de deslizamiento de la singularidad (Ej. etiquetando o clasificando nosológicamente a las personas).

Propone que la precisión diagnóstica es exigible en la misma medida en que es éticamente reclamable que el profesional sepa que habrá siempre un resto de subjetividad que se desliza, inasible.

Principales puntos factibles de ser considerados como puntos de conflictos éticos:


  1. Competencia teórico-técnica del profesional

  2. Equilibrio personal

  3. Problema del consentimiento informado

  4. Problema de la confidencialidad

El cumplimiento de los 2 primeros requisitos es un deber profesional por las mismas razones que es un derecho del consultante que así sea.

  1. La capacitación y la actualización constante son parte de la responsabilidad profesional. Su cumplimiento constituye un deber frente al consultante.

  2. El cuidado de la propia salud psíquica es parte de la responsabilidad profesional y no puede reducirse al mero ámbito de la privacidad personal.

  3. No es ético que los profesionales realicen intervenciones sobre personas sin su consentimiento, reclamándose que tal consentimiento sea dado con una información previa sobre los motivos de la intervención, los resultados esperables, los métodos a emplear, etc. Aunque, en relación al psicodiagnóstico, muchas de las pruebas son instrumentos eficaces si el testado las desconoce, mientras que se tornan inoperantes si se da una extensa información sobre la estructura de la prueba, pautas de evaluación e interpretación

  4. La confidencialidad de los datos que se reciben en las entrevistas constituye una obligación ética de primerísima importancia y es resguardada por lo pautada en el secreto profesional. Lo que se presenta como aspecto conflictivo en torno a un psicodiagnóstico es hacer un informe del mismo

La causa del psicólogo forense” – Carlos Gutiérrez -

El psicólogo cumple funciones en múltiples espacios de intervención. El compromiso ético opera como fondo de toda actividad profesional y la condiciona sin exclusiones.

La idea de que el psicólogo debe adaptarse a los requerimientos de quien demanda no es sostenible en forma tajante ni aun en el ámbito del tratamiento clínico. Por ejemplo, en el ámbito judicial, el psicólogo debe remitirse a cumplir su trabajo sin presiones y elevar el informe requerido sin otro condicionamiento que el criterio profesional. Si el informe en cuestión es útil para la defensa, es algo que debe decidir el sujeto y sus representantes legales. El psicólogo debe evitar que su función profesional sirva de cobertura a cualquier forma de engaño.

Ramírez pone énfasis en la cuestión de la demanda, mostrando la distancia que existe entre un paciente que demanda tratamiento y el sujeto que el psicólogo forense debe entrevistar, tarea que reclama el juez.

Partiremos de la ética de lo simbólico, una ética que encuentra su fundamento en el reconocimiento del sujeto como ser simbólico, de un sujeto que se humaniza por el lenguaje, que a través de la palabra accede a la condición de humano. Tal pasaje por el lenguaje constituye al sujeto deseante, al sujeto del inconsciente. La ética de lo simbólico reside en el reconocimiento de tal condición y en sus actos lleva implícita la intención del desarrollo simbólico del sujeto. Todo aquello que atente contra su posibilidad simbólica se erige como no ético. Por ejemplo si un sujeto acusado de un homicidio revela su culpabilidad durante una entrevista con el psicólogo forense, este deberá intervenir, en primer término, confrontando al sujeto con su acto, buscando reenviarlo a las coordenadas simbólicas que lo hagan responsable.

El psicólogo no puede intervenir sometiéndose al dictado particularista, moral. Que un acto deje la conciencia tranquila a quien lo lleve a cabo, no por ello se constituye en ético. Si responsable significa dar una respuesta, esta no puede enajenarse ni aun en la figura del juez. Responder ante un dilema ético, elegir el camino correcto rechazando el que se reconoce como incorrecto, no es algo que el psicólogo pueda eludir. El psicólogo no se encuentra frente a dos obligaciones contradictorias, como lo pretende Ramírez, tiene una sola obligación y esta se encuentra en la necesidad de respetar los principios éticos.

Ante la pregunta sobre cual debe ser la función del psicólogo forense, es necesario evitar los apresuramientos a dos voces: por un lado los psicólogos, prestos a ocupar nuevas plazas en el mercado y por otro, el administrador de justicia buscando más elementos de prueba.


La dimensión ética en la investigación psicológica” - Leibovich de Duarte -

Aspectos éticos involucrados en la investigación psicológica con seres humanos.

Luego de las inhumanas experimentaciones médicas realizadas en los campos de concentración durante el nazismo, se elaboro el código de Nuremberg para establecer criterios básicos que rigieran la investigación con seres humanos. Con este código, se establecen requisitos de consentimiento informado que deben cumplirse toda vez que haya personas que participen como sujetos de investigación:


    • quienes participen como sujetos en una investigación deben hacerlo de manera voluntaria

    • deben tener la capacidad legal para decidir su participación

    • deben recibir completa información acerca de la investigación de la que participan

    • dicha información debe serles presentada en un lenguaje que les resulte comprensible

En los códigos de ética de algunas provincias argentinas así como en aquellos internacionales, se estipulan las obligaciones y responsabilidades de los psicólogos que realizan tareas de investigación con relación al respeto y cuidado de las personas en su integridad y privacidad cuando participan como sujetos de investigación, a la relación con otros colegas y al desarrollo de la disciplina y la profesión.

La investigación psicológica plantea temas éticos fundamentales en todo su transcurso: desde la elección temática, diseño, realización, publicación de resultados, conclusiones y posible aplicación posterior de dichos resultados.

1) Selección de temas de investigación

La elección de la temática que un investigador se propone investigar conlleva su responsabilidad de evaluar las consecuencias que el estudio que se plantea encarar tendrá para los sujetos, para la comunidad y para el avance de su disciplina. En este punto hay que preguntarse si el fin justifica los medios.

En psicología no todo es científicamente investigable ya que hay muchas áreas en las que es imposible realizar una investigación empírica.

2) Planeamiento de la investigación

Se refiere al tema metodológico en sí mismo. El modo en que se planea y lleva a cabo el proceso de investigación es fundamental para evitar alcanzar conclusiones erradas o faltas.

Hay que tener en cuenta que una de las funciones y deberes de los directores de tesis es velar por el cumplimiento de las normas éticas y de respeto por los derechos humanos durante todo el transcurso de trabajo de tesis, desde la selección del tema hasta su presentación.

3) Proceso de investigación

Un tema éticamente fundamental es la protección de las personas que participan en una investigación, el respeto de sus derechos, la garantía de su bienestar. Pero sus puntos nodales están referidos al “consentimiento informado” de los participantes y al engaño y omisión, investigación encubierta, invasión de la privacidad, anonimato y confidencialidad, daño físico o psíquico, falsificación de datos y plagio. Temas presentes en los códigos de ética que se ocupan de los problemas inherentes a la investigación.



  1. Consentimiento informado  se refiere a la aceptación voluntaria de los participantes a ser sujeto de una investigación luego de haber recibido la información aclaratoria acerca de ella, sus procedimientos y riesgos. La conformidad del participante debe quedar por escrito.

  2. Engaño u omisión  muchos de los fenómenos que el psicólogo espera poder observar quedarían invalidados si el revela el verdadero propósito de su investigación. Las normas éticas imponen que una vez concluida la participación del sujeto, este sea informado acerca del real objetivo de la investigación.

  3. Daño físico o psíquico  Ej. la experiencia de Milgram de obediencia a la autoridad. El se proponía estudiar cuales eran los limites de la obediencia humana. Cito a 40 sujetos a participar de un “experimento sobre memoria y aprendizaje”. Así, un experimentador ordenaba a un sujeto (cuya obediencia se observaba) que administrase castigos bajo la forma de descargas eléctricas de intensidad creciente sobre una persona (quien conocía de antemano el papel). Es incuestionable el daño psíquico al que Milgram exponía a los sujetos. La responsabilidad profesional (se debe hacer aquello que beneficie al paciente), debe primar por sobre las supuestas ventajas de un diseño de investigación.

  4. Asimetría en la relación participante-investigador  La investigación de Milgram es un ejemplo de la coerción que puede ejercer un investigador y del riesgo que ejerce ese poder. También la experiencia de Orne son ejemplos de la asimetría que se puede crear en la relación investigador-participante, ambas situaciones en las que los participantes sabían que podían retirarse de la investigación en el momento que lo consideraran necesario y no lo hicieron. Por lo tanto, lo que es necesario tener en claro son los limites de nuestro accionar como investigadores responsables dentro de márgenes de respeto y cuidado. El dilema ético gira en torno a en qué circunstancias y al servicio de qué se fomenta esa simetría que otorga poder al investigador y cómo se la dosifica

  5. Invasión de la privacidad, la confidencialidad y el anonimato  la confidencialidad de la información y la privacidad de los pacientes están resguardadas por el secreto profesional

  6. Distorsión de datos y fabricación de resultados  todo ello son conductas fraudulentas y por consiguiente, representan serias violaciones éticas.

  7. Publicación de la investigación  proceder deshonestamente es por ejemplo citar palabras de un autor sin la utilización de comillas, ya que es un plagio. También se debe tener en cuenta que en la publicación de la investigación deben figurar todos aquellos que la llevaron a cabo, sin omitir a nadie. En caso de que el trabajo sea realizado por un becario, el director de tesis debe figurar en el mismo.

  8. Manipulación de los resultados  la manipulación de resultados con fines ajenos al avance del conocimiento o el bienestar de las personas involucra una grave falta ética. Es necesario que la comunidad científica vele por la correcta utilización de los resultados de la investigación psicológica.

La cuestión ética en investigación, es una cuestión de equilibrio entre los derechos de las personas que participan como sujetos de una investigación y los intereses, avances y beneficios del conocimiento científico. El rigor metodológico no exime al investigador de sus obligaciones éticas. Más bien, los lineamientos éticos proporcionan el marco dentro del cual deben tomarse las decisiones metodológicas y esas consideraciones éticas referidas a la investigación psicológica, deben ser entendidas dentro del contexto más general de las normas y principios éticos consensuados por las comunidades profesionales de psicólogos.


Supervisión y conflicto de intereses: ética y deontología” – Carlos Gutiérrez -

Se piensa a la tarea de supervisión, en la que el supervisor tiene una posición jerárquica distinta a la del supervisado (supervisión por el código de la APA es entendida como un trabajo de docencia y capacitación). No comporta la misma magnitud si la tarea de supervisión se realiza en un contexto institucional que fuera del mismo ya que se podría tratar de relaciones múltiples, lo que incurriría problemas de objetividad.

La tarea de supervisar un tratamiento clínico implica detenerse en los problemas de ese tratamiento, en los errores de intervención, en las dificultades diagnósticas, etc.; y el supervisante debe buscar un progreso de los tratamientos que conduce.

Es habitual que la tarea de supervisión sea parte de un dispositivo institucional en el que el supervisor oficia también como evaluador del supervisado, siendo el responsable de la promoción del supervisante. Es aquí donde se introduce una cuestión éticamente muy delicada y no prevista por la norma deontológica. Por lo tanto, tal presión brinda las condiciones propicias para acentuar los aciertos, ocultar los problemas e incluso falsear el material clínico. Tal conflicto de intereses no es un problema unilateral del supervisor o del supervisado sino que surge de la supervisión misma, cuando ella se da en dicho contexto institucional.

De esta manera, se consideran dos líneas de objeción a las relaciones múltiples en la supervisión:


    • la que impide la objetividad en la evaluación

    • la que altera el trabajo de supervisión por transferencias superpuestas

La responsabilidad profesional: entre la legislación y los principios éticos” – Carlos Gutiérrez y Gabriela Salomone -

¿La responsabilidad profesional, debe circunscribirse a las disposiciones legales?

El profesional de la salud mental debe tomar como horizonte de su práctica los principios éticos, es decir el resguardo de la subjetividad, a la vez que debe promover una mirada crítica sobre aquellos otros aspectos que degradan lo humano condicionando su práctica, y por lo mismo, poniéndola en riesgo.

En su acto el terapeuta está solo y sin garantías de ninguna índole y solo tiene como respaldo su criterio profesional del cual es único responsable.

La sujeción a la ley no puede ser la única guía de la conducta profesional, ya que es estrictamente el criterio profesional el que deberá guiar el accionar del psicólogo. Este criterio profesional no debe confundirse con los valores morales del terapeuta, sino que dependerá exclusivamente de la responsabilidad a la que el terapeuta se ha comprometido en relación a los avatares psíquicos de su paciente. Serán los principios éticos los que delimitarán el campo profesional.

¿Cómo conjurar el concepto de neutralidad en posibilidades de mantener el secreto profesional o suspenderlo? El principio de neutralidad obliga a excluir la dimensión narcisista de los ideales, poniéndolos en la pista del sujeto. Las cuestiones relativas al secreto profesional también deberán someterse al principio de neutralidad.

Considerar la obligación del profesional de propiciar la intervención de la ley (por Ej. en caso de que su paciente comunique que es violada por un familiar, o que su padre es golpeador o que conozca que ha sido apropiado ilegalmente), no significa que consideremos al psicólogo un agente de la seguridad del estado. Jamás podría ser ésta su función. En la medida que el horizonte de su práctica está definido por el respeto a la subjetividad, la posición de neutralidad será el sitio del que no deberá moverse si no quiere abandonar la pertinencia de su tarea. El secreto profesional debe estar siempre sujeto al principio de neutralidad.


El sujeto autónomo y la responsabilidad” – Gabriela Salomone –

El discurso deontológico-jurídico, como una unidad, se diferencia del discurso de la subjetividad. El campo deontológico jurídico y la dimensión del sujeto conllevan diferentes nociones conceptuales: la noción de sujeto, de ley y de responsabilidad.

Hay una diferencia entre la responsabilidad jurídica y aquella que compromete al sujeto del inconsciente.
Responsabilidad en el campo normativo 2 distintos modos para el sujeto de

confrontarse al campo de la

responsabilidad

Subjetiva


Punto donde la perspectiva

ética nos interpela
La responsabilidad subjetiva interpela al sujeto mas allá de las fronteras del yo mientras que la responsabilidad jurídica se plantea en función de la noción de sujeto autónomo, la cual restringe la responsabilidad al ámbito de la intencionalidad conciente.

El sujeto autónomo, es el sujeto de la intención y voluntad.

El sujeto del derecho, es toda persona susceptible de adquirir derechos o contraer obligaciones. El sujeto del derecho es el sujeto considerado autónomo y cuando la persona no muestra estar en dominio de sus facultades mentales, pierde su cualidad de autónomo y así, su responsabilidad ha quedado restringida o anulada. El sujeto ya no considerado autónomo, es eximido de su responsabilidad jurídica.

Entonces, el sujeto del derecho, en tanto autónomo e imputable, es aquel capaz de responder por sus actos, aquel cuya responsabilidad siempre le es ajena.

Al contrario, el psicoanálisis plantea un determinismo inconsciente que hace al sujeto responsable por definición. El campo de la responsabilidad subjetiva, confronta al sujeto con aquello que perteneciéndole le es ajeno. Ajenidad que no es causa de inimputabilidad. En este campo, el sujeto es siempre imputable, pero no ya en términos morales o jurídicos, sino éticos.

Freud responsabiliza al sujeto de aquello que desconoce de si mismo, aquello de lo que el sujeto considerado autónomo no puede dar cuenta. Sin embargo, no imputa al sujeto en el campo moral por aquello que se juega en lo inconsciente.

No se debe confundir la responsabilidad moral, social o jurídica con la subjetiva.

Según Freud, en la renuncia pulsional se funda la ética, quedando la ética ligada a la ley, la cual obra con una función de límite.

El sujeto esta compelido a responder por sus actos tanto en relación al Otro social como en relación al Otro de la Ley. La intencionalidad que excede las fronteras de la conciencia, es desconocida por el campo normativo.

En relación al encuentro entre el campo deontológico y la dimensión clínica, plantea el ejemplo de un hombre que solicita un turno para hacer psicoterapia y en el primer encuentro plantea que el no quiere realizarla, que sólo lo hace porque su mujer lo obliga (cuestión del consentimiento informado). Donde la noción de sujeto autónomo nos llevaría a desresponsabilizar al sujeto, la experiencia clínica nos guiará a confrontarlo con una responsabilidad inalienable. Se trata de un sujeto no autónomo pero responsable por definición.





Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad