Psicología Esotérica I



Descargar 0.99 Mb.
Página28/32
Fecha de conversión03.12.2017
Tamaño0.99 Mb.
Vistas1128
Descargas0
1   ...   24   25   26   27   28   29   30   31   32
Sin embargo, la nueva era está en camino y nada podrá impedir el designio de las estrellas y lo que prevé la Jerarquía de Mentes guiadoras. Los nuevos ejecutivos que sucederán a los actuales dictadores y potencias se harán cargo del control en 1955, y serán en su mayoría aspirantes y discípulos de séptimo rayo, y su capacidad para lograr la interacción y la fusión en líneas correctas producirá rápidamente la necesaria comprensión internacional.
Quizás se preguntarán si se cumplirá esta profecía, y si no se cumpliera ¿ no iría en detrimento de lo que he expuesto y se me consideraría indigno de confianza? Permítanme responder a esta pregunta diciendo que los que pronosticamos lo que puede y debe suceder, sabemos que el cumplimiento de la profecía es inevitable, sin embargo, el factor tiempo quizás no sea el estipulado, y esto será así porque el angustiado mecanismo humano de aquellos a quienes se les ha confiado el trabajo, no reaccionará correctamente o a su debido tiempo. Estos aspirantes y discípulos de séptimo rayo podrán cometer errores y desempeñar su trabajo de tal manera que se retrasen los acontecimientos, pero se les ha dado un delineamiento general de la tarea impartida por sus propias almas y trabajan inspirados por esas grandes y liberadas almas que llamamos Maestros de Sabiduría, pero de acuerdo al Plan no ejercen coerción ni obligan u ordenan el servicio a prestar. Gran parte del éxito en los próximos importantes años depende del trabajo realizado por quienes están afiliados (aunque sea superficialmente) al Nuevo Grupo de Servidores del Mundo. Si se educa al público sobre los nuevos ideales, el impulso de esa creciente marejada facilitará grandemente el trabajo de estos ejecutivos de séptimo rayo y en algunos casos constituirá la línea de menor resistencia. Por lo tanto, el fracaso se deberá a los aspirantes y discípulos mundiales y no a la inexactitud de la profecía ni a las condiciones astrológicas mal interpretadas. En cualquier caso el fin profetizado es inevitable, pero cuando se cumplirá, queda en manos de la humanidad que ha despertado; la diferencia de tiempo será entre cien y trescientos años. El impulso que conduce a la síntesis es ahora demasiado fuerte para que sea demorado.
La Fraternidad Masónica entrará, bajo la influencia del séptimo rayo, a una nueva y pronunciada actividad espiritual, se aproximará a su verdadera función y cumplirá su destino previsto hace largo tiempo. Aquí puede observarse algo interesante. Durante el período de actividad del sexto rayo la Fraternidad y muchos círculos agrupados adoptaron una actitud sectaria y cristalizada. Y también cayó en la trampa del materialismo, y la forma externa, durante siglos, ha tenido más importancia para los masones que el significado espiritual interno. Se ha hecho hincapié sobre los símbolos y las alegorías, y se ha olvidado lo que estaba destinada a impartir y revelar a los iniciados. Además la Logia Masónica tuvo, y ha puesto gran atención y especial énfasis sobre la función y el lugar que le corresponde al W.M. y no sobre el significado interno del trabajo que se lleva a cabo en el piso del Templo. La logia no ha sido considerada como un ente activo e integrado. Esto debe cambiar y cambiará, y se expresarán el poder y la eficiencia del ceremonial y del trabajo de la logia. Se verá que en la regularidad de los rituales y en la solemnidad santificada del ceremonial ordenado, reside el verdadero significado del trabajo y el empleo del Verbo. La futura era del poder y trabajo grupales y de la actividad sintética ritualista y organizada, afectarán profundamente a la Masonería a medida que se desvanezca la importancia de una figura central dominante, conjuntamente con la influencia del sexto rayo,. y se comprenda el verdadero trabajo espiritual y la función de la logia.
La principal función cósmica del séptimo rayo es efectuar el trabajo mágico de fusionar espíritu y materia, a fin de producir la forma manifestada a través de la cual la vida revelará la gloria de Dios. Se sugiere a los estudiantes hacer una pausa y releer la parte de este tratado, donde me ocupé del Señor del séptimo Rayo, de sus nombres y de Su propósito; una vez que lo hayan hecho será evidente que uno de los resultados de la nueva e intensificada influencia será el reconocimiento, por parte de la ciencia, de que se están logrando ciertos efectos y características del trabajo. Esto ya se puede comprobar en lo que han realizado los científicos en conexión con el mundo mineral. Como se ha visto en la primera parte de este libro, el reino mineral está regido por el séptimo rayo, y a la potencia de este rayo entrante se le puede atribuir el descubrimiento de la radiactividad de la materia. El séptimo rayo se expresa en el reino mineral por la producción de la radiación, y hallaremos que estas radiaciones (muchas de las cuales aún no han sido descubiertas) serán percibidas cada vez más, comprendido sus efectos y captada su potencia. Lo que no ha sido aún comprendido por la ciencia es que estas radiaciones aparecen cíclicamente, y que bajo la influencia del séptimo rayo le fue posible al hombre descubrir y trabajar con radio. El radio ha existido siempre, pero no ha estado activo en forma que pudiera ser detectado. Por la influencia del entrante séptimo rayo ha sido posible su aparición, y mediante esta misma influencia se descubrirán nuevos rayos cósmicos. Éstos también han existido siempre en nuestro universo, pero utilizan la sustancia de la energía del rayo entrante como sendero para llegar a nuestro planeta y así revelarse. Han pasado muchos miles de años desde que lo que ahora se estudia como Rayos Cósmicos (descubiertos por Millikan) hicieron impacto definidamente sobre nuestro planeta, y en esa época el quinto rayo no estaba activo como hoy, por eso fue imposible tener un conocimiento científico de su actividad.
Otros rayos cósmicos harán impacto sobre nuestra tierra a medida que el séptimo rayo incremente su actividad; el resultado de su influencia facilitará la aparición de los nuevos tipos raciales y sobre todo rasgará el velo o trama, que separa el mundo visible y tangible del mundo invisible e intangible, el astral. Así como hay un velo llamado "trama etérica" que separa los distintos centros de fuerza del cuerpo humano y protege los centros de la cabeza de la actuación del mundo astral, de la misma manera hay una trama que separa el mundo de la vida física del mundo astral. Ésta será destruida segura y lentamente por la acción de los rayos cósmicos sobre nuestro planeta. La trama etérica que se encuentra entre los centros de la columna vertebral y en la cima de la cabeza (protegiendo al centro coronario) es destruida en el mecanismo del hombre por la actividad de ciertas fuerzas que existen en ese misterioso fuego que denominamos kundalini. Los rayos cósmicos que el científico moderno conoce, constituyen aspectos del kundalini planetario, y su efecto será el mismo en el cuerpo del Logos planetario, la Tierra, así como sucede en el cuerpo humano; la trama etérica entre los planos físico y astral está en proceso de destruirse y este acontecimiento lo profetizan como inminente los sensitivos y los espiritistas del mundo.
Grandes e importantes cosas están en camino como resultado de esta actividad del séptimo rayo. Pero aunque el reino animal reacciona poco a este tipo de influencia, sin embargo, se producirán resultados muy definidos en el alma de la forma animal. La puerta de la individualización o entrada en el reino humano ha estado cerrada desde la época atlante, pero será abierta parcialmente por la nueva influencia; se dejará abierta de par en par a fin de que algunos animales respondan al estímulo del alma y descubran que el lugar que les corresponde es el del lado humano de la puerta divisora. Parte de la reorganización que será efectuada como resultado de la actividad del séptimo rayo concernirá a la relación que existe entre la humanidad y el reino animal, y al establecimiento de mejores y más estrechas relaciones. Esto conducirá a los hombres a aprovechar otro efecto del séptimo rayo, el poder de refinar la materia con la cual están construidas las formas. El cuerpo animal del hombre ha recibido gran atención científica durante los últimos cien años, y la medicina y la cirugía han alcanzado un alto nivel de realización. La estructura del hombre, su cuerpo y sus sistemas internos, con sus diversos rituales, son comprendidos ahora como nunca; este resultado se debe a la fuerza del rayo entrante con su poder de aplicar el conocimiento al trabajo mágico. Cuando este conocimiento se aplique en forma intensa al mundo animal se descubrirán nuevos e interesantes datos; cuando las diferencias que existen entre el cuerpo físico de los animales y el de los humanos hayan sido investigadas más detenidamente, aparecerá un nuevo y muy fructífero campo de estudio. Estas diferencias pertenecen en gran parte al sistema nervioso; por ejemplo, no se ha puesto suficiente atención al hecho de que el cerebro del animal está realmente en la región del plexo solar, mientras que el cerebro humano, el agente controlador, se halla en la cabeza, y actúa por intermedio de la columna vertebral. Cuando los científicos sepan exactamente por qué el animal no utiliza el cerebro de la cabeza como lo hace el hombre, obtendrán un conocimiento más pleno de la ley que rige los ciclos.
Podría decirse mucho sobre esto, pero muy poco sería aún comprendido. Hasta que la fuerza del rayo entrante y todo lo que implica su entrada haya producido los cambios adecuados en el sistema nervioso, resultará imposible hacer mayores aclaraciones. Las células cerebrales, hasta ahora inactivas aún en los pensadores más avanzados, deben ser puestas en actividad; cuando esto se logre, recién será posible dar más enseñanza y dilucidaciones -pero no hasta entonces. No obstante, debe transcurrir algún tiempo antes de que el actual mecanismo humano se adapte para registrar lo nuevo y lo hasta ahora desconocido.
Quisiera considerar ahora los tres puntos finales. Habrán observado que en algunas clasificaciones anteriores existe una definida relación entre el primer reino de la naturaleza o mineral, y el último reino, el reino solar, el séptimo y último que se manifestará en nuestro planeta. Existe una misteriosa unidad de respuesta entre el reino inferior en la escala de la naturaleza y el superior, entre lo que expresa la mis densa manifestación de la vida divina y lo que personifica su gloriosa culminación final. Esta respuesta fomentada por la actividad del séptimo rayo produce esas reacciones iniciales hacia los movimientos y rituales organizados que al fin de nuestro gran período mundial demostrará la respuesta de nuestro entero sistema solar a las mismas influencias fundamentales del séptimo rayo. Lo que ahora puede verse en la organización de un cristal, una joya o un diamante, con su belleza de forma, línea y color, su radiación y perfección geométrica, aparecerá igualmente por intermedio de todo el universo. El gran Geómetra del Universo actúa a través del séptimo rayo y pone Su sello sobre todas las formas de vida, especialmente en el mundo mineral. La Fraternidad Masónica siempre lo ha sabido y ha perpetuado simbólicamente dicho concepto en las grandes catedrales del mundo que personifican la gloria del mundo mineral y son el signo del trabajo del Maestro Constructor del universo.
Cuando se haya consumado el gran trabajo veremos el Templo de Dios, el sistema solar, organizado objetiva y subjetivamente; sus atrios y lugares sagrados serán entonces accesibles a los hijos de los hombres, los cuales trabajarán sin limitaciones y tendrán libre acceso a todos los lugares del edificio. Mediante la magia del Verbo, que entonces se habrá recobrado, se abrirán de par en par las puertas, y la conciencia del hombre responderá a toda manifestación divina. Más que esto no puedo decir, pero el trabajo que realizan los Artesanos simboliza la organización ritualista del universo. El reino mineral (con el cual se realiza el trabajo y se expresa el plan geométrico) es al mismo tiempo el símbolo y la empresa, el principio y la expresión concreta del propósito divino.
Anteriormente me referí al trabajo del séptimo rayo en conexión con los fenómenos de la electricidad mediante los cuales se coordina y vitaliza el sistema solar. Existe un aspecto del fenómeno eléctrico que produce cohesión, así como existe un aspecto que produce luz. Esto aún no ha sido reconocido. En La Doctrina Secreta de H.P.B. y en el Tratado sobre Fuego Cósmico se dice que la electricidad del sistema solar es triple: el fuego por fricción, el fuego solar y el fuego eléctrico -el fuego del cuerpo, el del alma y el del espíritu. Los hombres de ciencia comienzan a comprender algo del fuego por fricción y aplicamos a nuestras necesidades el fuego que da calor y luz y produce movimiento. Tal es el sentido físico de las palabras. Uno de los inminentes y próximos descubrimientos será el poder integrador de la electricidad al producir cohesión en todas las formas y sustentar todas las formas de vida durante el ciclo en que se manifiesta la existencia. También produce la unión de los atemos y de los organismos dentro de las formas, construyendo así lo necesario para expresar el principio vida. Los hombres investigan hoy temas como la electroterapia y estudian la teoría de la naturaleza eléctrica del ser humano. Se están acercando rápidamente a este futuro descubrimiento, y mucho se revelará en esta dirección dentro de los próximos cincuenta años. El principio coordinador del cual hablan los hombres, se refiere, en último análisis, a este concepto, y la base científica de todo trabajo de meditación reside realmente en esta verdad fundamental. Introducir fuerza y ofrecer un canal son modos místicos de expresar un fenómeno natural, aún poco comprendido, pero oportunamente dará la clave del segundo aspecto de la electricidad. Ésta será liberada en mayor medida en la Era de Acuario por la intervención del séptimo rayo. Uno de los primeros efectos será el acrecentamiento, la comprensión de la hermandad y su verdadera base científica.
Ya me he referido al hecho de que dentro de poco tiempo el hombre debe actuar tan libremente en el plano astral y a través de dicha conciencia, como ahora lo hace en el plano físico. Hoy se pone el énfasis sobre el aspecto vital del hombre, se discute la naturaleza del principio vida y se acentúa en todas partes la necesidad de una acción "vital". Hablamos de la necesidad de aumentar la vitalidad humana, de los animales y de las plantas; la cualidad de los factores que producen vitalidad -el alimento, el sol y los rayos de color que se utilizan tan ampliamente hoy- se infiltran ya lentamente en los pensamientos de los médicos, mientras los propagandistas de alimentos envasados de nuestra civilización moderna ponen de relieve su contenido vitamínico. Hablando esotéricamente, esto se debe a que la conciencia humana se ha trasladado a los niveles etéricos. Vemos que paralelamente al progreso del conocimiento moderno sobre el alma como intelecto, se acrecienta la comprensión de "el alma como vida", aunque permanece siendo el aparente e insoluble gran misterio.
Hay dos acontecimientos que tendrán lugar próxima e inminentemente. La mayor parte de los seres humanos están hoy polarizados en los niveles inferiores del plano astral, pero son conscientes en el cuerpo físico. Esta diferenciación debe ser estudiada. Dentro de poco tiempo muchos serán conscientes del cuerpo vital y empezarán a ser conscientes en los niveles superiores del plano astral, y unos pocos lo serán del plano mental. Pero un sinnúmero de personas están preparadas para llegar a ser plenamente conscientes en el cuerpo astral y polarizarse totalmente en el plano mental o centrarse en el alma. Esto demuestra la maravilla y también la dificultad de los tiempos actuales.
Mediante el ritual científico de la meditación (porque es realmente eso) este nuevo enfoque puede hacerse más rápidamente. Mediante el culto científico del ritual del servicio podrá desarrollarse aún más. El ritual del sistema solar es el resultado de la meditación de Dios y el acto del servicio divino llevado a cabo durante todo el período de manifestación. La subordinación de la vida inferior al ritual del servicio significa, literalmente, la sintonización del individuo con el ritmo de la vida, del corazón y de la mente de Dios Mismo. A esa sintonización le sigue automáticamente un desarrollo espiritual.
c. LAS LEYES ACTUANTES DE LOS RAYOS
Tenemos ciertas grandes leyes conectadas con los siete rayos, eficaces para determinar las líneas de demarcación, las separaciones que producen disidencias y las diferenciaciones de la vida de Dios, manifestadas en:


  1. La constitución septenaria del sistema solar.




  1. Los diez esquemas que indican la realización solar.




  1. La constitución interna, o las llamadas "cadenas", que caracterizan a cada existencia planetaria.




  1. La constitución planetaria de nuestra Tierra en los diversos reinos de la naturaleza.




  1. Las diferenciaciones básicas de los reinos, que producen los tipos humanos, agrupaciones, familias, ramas, imperios y naciones.

Estas Leyes de Separación son muy difíciles de comprender para la generalidad. Rigen la vida de las formas y son el resultado del trabajo unificado, o más bien la manifestación simultánea de las tres leyes expuestas en el Tratado sobre Fuego Cósmico, y son:




  1. La Ley de Síntesis determina el futuro, certifica la meta y concierne al aspecto vida o espíritu.




  1. La Ley de Atracción determina el presente y rige la condición inmediata de los tipos planetarios. Concierne al aspecto conciencia o alma.




  1. La Ley de Economía determina el pasado, condiciona la conciencia planetaria y se ocupa del aspecto forma o materia.

Cuando estas tres leyes funcionan unidas, en nuestro particular ciclo y raza, producen una fusión de fuerzas que impone cierto ritmo, una definida materialización de energías y un tipo especifico de civilización que actúa por medio de lo que denominados esotéricamente las Leyes de Separación. La mente es la que separa y divide; la actividad mental (divina, superhumana, así como también humana) es lo que produce las muchas diferenciaciones, proceso divisorio que llega a su culminación en este período mundial en la quinta raza, la Aria. Estamos hoy regidos por la Ley de Separación -una ley divina que tiene un fructífero objetivo. Esto no debe olvidarse.


La actividad de los tres aspectos divinos en relación a la familia humana, en la primera raza nebulosa (acerca de la cual la ciencia nada sabe), produjo lo que llamamos la Ley de Inmersión. Causó la creciente diversificación de la materia, y revistió la vida que finalmente trajo la primera manifestación de los hijos de Dios que encarnaban. No es una encarnación física tal como entendemos ese término.
En la siguiente raza, de la cual el hombre tampoco nada sabe, la fusión de las tres energías divinas produjo la segunda ley. Debe recordarse que una ley es sólo el efecto de la continua actividad inteligente del aspecto Vida a medida que actúa en conjunción con la materia. A esta segunda ley la denominamos (quienes nos ocupamos de la ley y de la energía) Ley de Capitulación, porque el impulso establecido por el deseo de encarnar de los hijos de Dios, probó ser demasiado fuerte para las fuerzas opositoras de la materia. Nada podía evitar que vinieran a la existencia tangible los espíritus encarnantes. La materia se rindió al espíritu, y el divino deseo y la divina voluntad pusieron su signatura sobre las formas que aceleradamente se congregaban. Debe tenerse en cuenta que a estas leyes se les aplican ciertos nombres que indican su relación con la humanidad. Cuando están activas en otros reinos de la naturaleza su influencia es diferente y se le aplican otras nomenclaturas.
En la siguiente raza, la Lemuriana, la triple actividad de los atributos esenciales divinos se manifestó como la Ley de Materialización o, como a veces se la denomina, la Ley de Radiación Oculta. Esta ley concierne a la Luz que está en el hombre y a la protección de esa Luz, en tiempo y espacio, a fin de producir su intensificación y su consiguiente y subsiguiente radiación, para que por medio de la humanidad la luz pueda llegar a todas las formas de expresión divina. Por la realización del hombre y la conquista de la oscuridad, mediante la luz, la luz de la conciencia en todas las formas debe ser llevada a la "brillante gloria que irradiará el planeta, y la luz brillará en el mundo de las planetas como testimonio de la gloria de.. .
La cuarta ley que controla el destino humano es conocida por el curioso nombre de Ley de las Mareas. Concierne a la vida del deseo, a la percepción sensoria y al sentimiento, y está también íntimamente relacionada con el desarrollo de la percepción. Es un aspecto de la Ley de Ciclos que controla la evolución solar, ley fundamentalmente humana, protectora y desarrolladora. Controla la vida cíclica y las mareas de todas las almas que son conducidas a la encarnación por el gran río de la vida -sobre la ola del deseo- y es una de las leyes con las cuales el aspirante debe trabajar en los comienzos de su entrenamiento. Hasta que no pueda actuar como alma, independientemente de las turbulencias cíclicas de la vida terrestre y libre del control de las mareas de la existencia emocional, no podrá obtener la iniciación. La incapacidad de lograr esto produjo en la tierra los grandes diluvios atlantes que pusieron fin a esa antigua civilización.
Llegamos ahora a la consideración de la Ley de Separación, porque nuestra raza está controlada por la gran herejía de la separatividad. Mediante las separaciones, hablando simbólicamente, los fuegos de la destrucción pueden irrumpir y terminar con nuestra civilización, así como terminó la civilización Atlante, a no ser que los conscientes hijos de Dios puedan construir esos puentes y desarrollar esa comprensión que neutralice esta ley, poniendo en actividad la ley que regirá a la futura raza. El trabajo que deben tratar de realizar los discípulos del mundo es análogo al que ellos como individuos deben hacer para lograr su propio desarrollo particular: construir el antakarana que servirá de puente entre la conciencia humana y la espiritual y hará que la raza sea tan intuitiva como actualmente es intelectual.
La ley para la raza futura es muy difícil de expresar en forma comprensible. No encuentro mejores términos para expresar adecuadamente su efecto funcional, que las palabras la Ley de la Comprensión Amorosa. Es una frase muy inadecuada y sentimental para apresar científicamente un futuro gran desarrollo evolutivo en la conciencia humana, pero hasta que no se realice esa desarrollo no tendremos términos para expresar el verdadero significado de la idea subyacente. Lo antedicho debe ser suficiente.
Enumeraré estas leyes correlativamente a fin de tener una mejor idea de su relación e interrelación:


  1. Ley de Inmersión primera raza.

  2. Ley de Capitulación segunda raza.

  3. Ley de Materialización raza Lemuriana.

Ley de Radiación Oculta.

  1. Ley de las Mareas raza Atlante.

  2. Ley de Separación raza Aria.

  3. Ley de Comprensión Amorosa próxima raza.

Por la correcta comprensión de estas leyes podemos adquirir una vislumbre de la actual situación mundial en lo que respecta a las naciones y captar más inteligentemente las influencias de rayo que, en conjunción con estas leyes, han causado las típicas y diversas unidades nacionales.


6. Las Naciones u los Rayos
En conexión con el estudio de los rayos que rigen e influencian a las principales naciones del mundo, el estudiante debe tener en cuenta que en la actualidad todas se rigen principalmente por la Ley de Separación, pero hay grupos avanzados en cada nación que comienzan a responder a la Ley de Comprensión -ley que oportunamente recalca la eterna hermandad del hombre y la identificación de todas las almas con la Super-Alma, en la conciencia racial, así como también la unicidad de la Vida que afluye, penetra, anima e integra el entero sistema solar. Por lo tanto, esta Vida funciona en y a través de todos los esquemas planetarios, con sus reinos de formas y con todo lo que puede incluirse (en nuestro sistema solar) en la frase "vida de la forma", frase que contiene tres grandes y fundamentales conceptos e ideas de la vida, la materia y la evolución.



Compartir con tus amigos:
1   ...   24   25   26   27   28   29   30   31   32


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos