Psicología Esotérica I



Descargar 0.99 Mb.
Página17/32
Fecha de conversión03.12.2017
Tamaño0.99 Mb.
Vistas1148
Descargas0
1   ...   13   14   15   16   17   18   19   20   ...   32

VI .. Devoción.........Domesticidad

4. Humano.................IV .. Armonía a través del

Conflicto.......Exper., crecimiento

V .. Conoc. Concreto ... . Intelecto

5. Egoico o de las Almas V .. Conoc. Concreto .... Personalidad

II .. Amor-Sabiduría ... Intuición

6. Vidas Planetarias .. VI .. Devoción a las Ideas El Plan

III .. Inteligencia Activa . Trabajo Creador

7. Vidas Solares...........1 .. Voluntad o Poder .. Mente Universal

VII .. Magia Ceremonial .. Ritual Sintético.


Observarán en esta clasificación la interesante diferencia de que el reino vegetal es la expresión de tres rayos, mientras que los otros son la expresión de dos. Estos tres rayos han llevado al reino vegetal a su actual estado de suprema belleza y a desarrollar el simbolismo del color. El reino vegetal representa la notable contribución de nuestra Tierra al plan solar general. Cada uno de los planetas contribuye, con una cuota excepcional y especializada, a la totalidad de los productos evolutivos, pero la producción extraordinaria de nuestro particular sistema planetario reside en el reino vegetal. Otros planetas contribuyen también con formas y apariencias que son su ofrenda específica. Es innecesario enumerarlos, porque nuestro lenguaje no tiene términos equivalentes para expresarlo, y cuando no los tiene es que no hay equivalencias en la conciencia del género humano. Por lo tanto, la Tierra contribuye entonces con el reino vegetal, y esto es posible porque constituye el único reino en el cual han podido finalmente coligarse, fusionarse y mezclarse tres rayos, los cuales se hallan en las líneas principales de fuerzas 2-4-6. Cuando hagamos un análisis más detallado de los rayos y sus efectos sobre un reino de la naturaleza, veremos por qué lo dicho anteriormente ha contribuido en forma tan excepcional. El éxito se demuestra en la uniformidad con que se reproduce por todo el planeta el color verde en el reino del color.
Además observarán que el reino mineral y el de las vidas solares (primero y séptimo) son el resultado de las actividades del primero y séptimo rayos. Existe aquí una estrecha interposición numérica. Estos dos reinos se encuentran respectivamente en el punto de máxima diafanidad y máxima densidad y son producidos por la voluntad y habilidad que tiene la Deidad solar para la organización. Personifican el plan nebuloso y el plan concreto. En el caso del séptimo reino o superior (contando desde abajo hacia arriba) predomina el aspecto voluntad, y es el más poderoso, mientras que en el caso del reino mineral, el aspecto organización es el más importante. Eso puede esperarse porque la energía de la Voluntad es el primer efecto de la iniciadora actividad divina, mientras que el aspecto más denso de organización ceremonial constituye la contraparte del impulso inicial y su concretización, si puedo expresarlo así. En los otros reinos de la naturaleza, como podrá verse en nuestra clasificación, no existe tal relación.
Será de valor que analicemos dicha clasificación cuidadosamente y obtengamos una comprensión algo más clara del efecto y de la influencia que ejercen los siete rayos.
Mientras la verdadera naturaleza del átomo y su organización interna sigan siendo motivo de teorización, especulación e investigación, el lector deberá considerar lo que expongo respecto al reino más denso de todos, como simbólico y pictóricamente verdadero y no en forma literal. Así como el centro en la base de la columna vertebral es el último que entra en plena actividad, y sólo lo hace cuando el centro en la cabeza está despierto y activo, así el más bajo de todos los reinos será correctamente comprendido cuando los siete reinos vibren al unísono. Hasta que esto no ocurra, dicho reino y su vida continuarán siendo un enigma, excepto para el iniciado de grado superior. Todo lo que puedo hacer es dar algunas sugerencias que pongan en actividad la mente abstracta y despierten el interés, en tal grado, para que el análisis y el estudio pueda proseguir. Sin embargo no es posible llegar a conclusiones, y esto debe ser comprendido.
Dos de los rayos son de primordial importancia en la Vida de Dios, a medida que fluye a través de la sustancia básica de nuestro planeta. En el trabajo del séptimo rayo tenemos en la sustancia terrenal el material sólido de nuestra vida planetaria, organizado en las variadas formas minerales. Éstas a su vez contienen latentes esos elementos sustentadores y vitalizadores de los cuales otras formas extraen su sustento. Debe recordarse que cada reino de la naturaleza depende y extrae su vida del reino que le precede en sentido cronológico, durante el ciclo evolutivo. Cada reino es un depósito de poder y vitalidad para el siguiente reino que surge de acuerdo al Plan divino.
El reino vegetal por ejemplo, extrae su fuerza vital de tres fuentes: del sol, del agua y de la tierra. En el proceso de construcción lo importante es el contenido mineral de las dos últimas fuentes. La verdadera estructura de todas las formas es producida por la contextura de productos minerales que se va erigiendo gradualmente en el cuerpo etérico y adquiere conformación y forma, bajo el anhelo, impulso o deseo vital etérico. La cualidad magnética del cuerpo etérico atrae hacia sí los minerales necesarios para su armazón.
El reino animal extrae el sustento principalmente del sol, del agua y del reino vegetal. El contenido mineral necesario para su estructura o esqueleto, se ofrece en una forma más avanzada y sublimada, siendo extraído del reino vegetal en vez del reino mineral. Cada reino se sacrifica para el reino siguiente en la secuencia evolutiva. La Ley del Sacrificio determina la naturaleza de todo reino, por lo tanto, cada uno puede ser considerado como un laboratorio donde se preparan los alimentos necesarios para la formación de estructuras más refinadas. El reino humano sigue el mismo procedimiento y extrae su vida (desde el ángulo de la forma) del reino animal y también del sol, el agua y los vegetales. En las primeras etapas de la evolución humana el alimento animal era, kármica y esencialmente, el correcto para el hombre; desde el punto de vista de la forma animal, para el hombre no evolucionado, tal alimento es aún correcto y apropiado. Esto nos conduce al asunto del vegetarianismo que trataré cuando consideremos el cuarto reino, lo cual no es lo que frecuentemente se cree, o como lo presentan los pensadores actuales, y comer carne –en ciertas etapas del desenvolvimiento humano- no es malo.
El reino de las almas extrae su sustento y vitalidad de la gran escuela experimental de la existencia humana, y en la interposición e interrelación de estos cuatro organismos divinos el mundo de la forma vive, se mueve y tiene su ser. Existen ciertas analogías y correspondencias en el organismo humano que son muy interesantes y pueden ser presentadas como:
Reino humano Cerebro Los dos centros de la cabeza

órganos vocales


Reino animal Estómago El plexo solar

Hígado
Reino vegetal Corazón El centro cardíaco

Pulmones El centro laríngeo
Reino mineral Órganos El centro sacro

Genitales La base de la columna vertebral


Se observará la relación que tienen los siete centros con los diferentes reinos de la naturaleza, y también el simbolismo de la forma humana. Los siete reinos, en su totalidad, evidencian también las siguientes relaciones:
1. Reino mineral base de la columna vertebral adrenales

2. Reino vegetal centro cardíaco timo

3. Reino animal plexo solar páncreas

4. Reino humano centro sacro gónadas

5. Reino egoico centro laríngeo tiroides

6. Reino planetario centro ajna pituitaria

7. Reino solar centro coronario pineal
El estudio de estas analogías será de valor para el estudiante si recuerda que se estudian en la primera iniciación. Ellas difieren de las posteriores expansiones de conciencia.
La influencia que ejerce el organizador séptimo rayo se observa mejor en la maravillosa y geométricamente perfecta estructura de los elementos, tal como lo revela el microscopio y el estudio del átomo. Como este tratado está dedicado al lector que no tiene estudio académico o científico, bastará decir que el reino mineral es el resultado del "ritual del ritmo", así como también lo son todas las formas básicas sobre las cuales se fundan y construyen las minadas de estructuras en manifestación. El sistema numérico se manifiesta en este reino en la plenitud de su belleza, y no existe forma alguna ni relación numérica que bajo sus más diminutas formas en este reino fundamental no puedan ser descubiertas por la microscópica visión oculta. Dos factores determinan las estructuras del reino mineral:


  1. El séptimo gran impulso, o la voluntad de organizar.




  1. El impulso de crear, o el ritmo inicial que condujo al Logos solar a tomar forma.

El trabajo que realizan los Señores del séptimo y del primer rayos es esencialmente el del arquitecto y el mago, y la perfección de sus esfuerzos se evidencia en el reino mineral. Sin embargo, no se comprenderá en toda su potencialidad y mágica revelación, hasta que el ojo interno de la verdadera visión esté desarrollado y se perciban en su verdadero valor las formas que subsisten en el trabajo creador, en los otros reinos de la naturaleza.


Los secretos de la transmutación son el verdadero enigma de este reino particular; las dos palabras que describen el proceso y el secreto son, condensación y transmutación. Cada reino tiene sus palabras clave. Pueden ser traducidas, aunque inadecuadamente, de la manera siguiente:
Reino Proceso Secreto Objetivo

1. Mineral Condensación Transmutación Radiación

2. Vegetal Conformación Transformación Magnetización

3. Animal Concretización Transfusión Experimentación

4. Humano Adaptación Traslación Transfiguración

5. Egoico Exteriorización Manifestación Realización


A medida que se analiza la significación de estas palabras, surge un cuadro general de la intención creadora. El objetivo y el proceso de los dos reinos superiores son demasiado avanzados para que los pueda captar el estudiante común, constituyendo también dos de los secretos de la iniciación superior.
Este tratado tiene como finalidad ocuparse prácticamente de dilucidar la nueva sicología y, como objetivo, acrecentar la comprensión del hombre sobre sí mismo, pero solo intentaré trasmitir algunas ideas respecto a los rayos y su relación con los tres reinos subhumanos de la naturaleza. En todos los escritos esotéricos es necesario demostrar la síntesis y la continuidad de todo proceso evolutivo, pues sólo a medida que el hombre se da cuenta de su posición intermedia entre los tres reinos superiores y los tres inferiores, aparecerá el verdadero significado de la contribución hecha por el cuarto reino al entero esquema de la evolución. He dado diversas clasificaciones acerca de las analogías e influencias de rayo, las cuales merecen un cuidadoso estudio. Por ejemplo, es evidente que el séptimo rayo está ahora entrando en el poder y comienza a hacer sentir su efecto sobre los reinos inferiores, por eso la humanidad debe estar preparada para los cambios inevitables.
El hombre solo y sin ayuda descubriría oportunamente por sí mismo los acontecimientos predestinados, pero tardaría mucho tiempo y únicamente por el análisis retrospectivo surgirán los amplios y generales delineamientos del proceso evolutivo perdidos en el cúmulo de detalles del presente inmediato y del trasfondo. La disposición para estudiar las verdades que se imparten de vez en cuando desde los centros ocultos del mundo, y para actuar sobre las hipótesis sugeridas, acrecentará en el hombre la capacidad de ver la vida en su totalidad, y le permitirá colaborar (con poder e inteligencia) en la ejecución del Plan.
Ya me he ocupado del Proceso, del Secreto y del Propósito. Para su correcta comprensión, daré una sinopsis de la información concerniente a cada reino, a medida que los vamos considerando.
1. El Reino Mineral
La influencia Del séptimo rayo de organización y del primer rayo de poder son los factores dominantes.
Los resultados Del proceso evolutivo son radiación y potencia, una potencia estática que subsiste en el resto del esquema natural.
El proceso La condensación.
El secreto La transmutación. En Tratado sobre Fuego Cósmico se la define de la manera siguiente: "La transmutación consiste en pasar de un estado de ser a otro, por medio del fuego".
El propósito La demostración de la radiactividad de la vida.
Las divisiones Los metales en bruto, los metales patronos y las piedras preciosas.
El agente objetivo El fuego. Constituye el factor iniciático en este reino.
El agente subjetivo El sonido.
La cualidad La extrema densidad. La inercia. La Brillantez.
Los estudiantes deben recordar que al estudiar este reino, no tratamos con los elementos ni los átomos, pues constituyen la sustancia con la cual están construidas las formas minerales, sino con las formas minerales a medida que se manifiestan en el mundo concreto, y también en el mundo tangible y objetivo. La constitución interna y la formación geométrica de los minerales no forman parte de nuestro tema. Éste no es un tratado científico, como generalmente se entiende, sino un estudio de la cualidad y la conciencia en lo que afectan al aspecto forma. Gran parte, sino todo lo que la ciencia exotérica ha expuesto sobre el reino mineral, puede aceptarse como hechos relativos para aplicación general. Sin embargo pueden sentarse dos premisas básicas:


  1. El aspecto conciencia del mundo mineral.




  1. La transmutación de forma, en ese reino, por medio del fuego, que conduce a una radiación final.

El ejemplo más conocido del efecto que produce en el mineral la iniciación a través del fuego, puede verse en la gran transición y transformación realizada por la alotropía, desde el carbón al diamante perfecto. Otra etapa cualitativa puede observarse en la radiación o el desprendimiento de rayos como en el radio.


En el proceso evolutivo del reino mineral se deben tener presente tres etapas, y aunque (aparentemente no tienen relación entre si) desde el punto de vista de la ciencia moderna son, sin embargo, subjetiva y esencialmente parte de un grandioso proceso interno. Estas etapas son las analogías en el reino mineral de las etapa¿ de la conciencia animal, de la autoconciencia y de la radiante conciencia grupal del alma. Existe una cuarta etapa de potencia o expresión de poder organizado, que está aún más allá, y es la analogía de la vida de la Mónada, en este reino, tal como se expresa en la conciencia solar de los iniciados de alto grado.
Así como la ciencia ha descubierto los noventa y dos elementos, la lista de los posibles elementos es relativamente completa, por eso la ciencia con el tiempo habrá compaginado las clasificaciones progresivas que demostrarán las tres etapas del ciclo de vida de todos los minerales, desde la etapa del mineral estático, tal como el carbón, a través de la etapa del cristal, de las piedras semipreciosas y preciosas, hasta la de la sustancia radiactiva. Al determinar este desarrollo el hombre no puede todavía darse cuenta de la relación existente, porque los ciclos abarcados son tan vastos, la acción del fuego en estos grandiosos períodos es tan variable y el reconocimiento de las etapas intermedias tan difícil, que todo lo que yo podría decir sólo daría lugar al sarcasmo y a la incredulidad. Pero pueden sentarse dos premisas fundamentales:


  1. Que la mayoría de las sustancias minerales se dividen naturalmente en siete grupos principales, correspondientes a las siete subdivisiones de los rayos influyentes, los de organización y poder.




  1. Que sólo en los ciclos mundiales en que el séptimo rayo está en manifestación y es sumamente poderoso, se producen ciertos cambios ocultos en estos siete grupos. Son las analogías, en la evolución mineral, de las siete iniciaciones del hombre.

En esta época se ha acrecentado la radiactividad. Puede observársela actualmente en el descubrimiento de la sustancia radiactiva a medida que el rayo entrante aumenta su potencia década tras década. Cierta cantidad de radiación es básica y fundamental en cualquier ciclo mundial. Pero cuando el séptimo rayo haya entrado totalmente se producirá una intensificación de esa radiación, y nuevas sustancias entrarán en actividad. Esta intensificación hará que el reino mineral sea más radiactivo que antes, hasta que esta acrecentada radiación se convierta a su vez en básica y fundamental. A medida que el séptimo rayo vaya saliendo cíclicamente de la manifestación, cierta medida de inercia se apoderará de este reino, aunque lo que tiene propiedad radiactiva continuará desarrollando su actividad. De esta manera la radiación del mundo mineral aumenta constantemente a medida que los ciclos pasan, produciéndose lógicamente un efecto paralelo en los tres reinos superiores. La gente no tiene hoy idea alguna del efecto que (debido al rayo entrante) esta radiación tendrá, no sólo en el reino mineral circundante sino en el reino vegetal (que tiene sus raíces en el reino mineral) y en menor grado en los hombres y animales. El poder de los rayos cósmicos entrantes ha hecho que se reconozca más fácilmente la radiactividad, de la cual se ocupa la ciencia moderna. Tres discípulos del séptimo rayo interpretaron el significado de estos rayos para el hombre. Me refiero a los esposos Curie y a Millikan. Debido a que pertenecían al séptimo rayo poseían el necesario equipo síquico y la sensibilidad que les permitió reconocer intuitivamente su propia vibración de rayo en el reino mineral.


El séptimo rayo es el del ritual organizado, cualidad fundamental y necesaria para la construcción de formas. Los procesos del reino mineral son estrictamente geométricos. El primer rayo es el de voluntad o poder dinámico, y cuando -hablando simbólicamente- las formas perfeccionadas, los vehículos organizados y el poder dinámico están relacionados y unificados, entonces habrá plena expresión de la mente de Dios en la forma, en el punto de mayor concretización y densidad, con una radiactividad que será dinámicamente eficaz.
Hablando nuevamente en forma simbólica (y qué otra cosa puede hacerse cuando existe un mecanismo tan inadecuado como la mente y el cerebro del aspirante común), el reino mineral marca el punto de excepcional condensación, la cual se produce por la acción del fuego y la presión que ejerce la "idea divina Esotéricamente hablando, tenemos en el mundo mineral el Plan divino oculto en la geometría de un cristal, y la radiante belleza de Dios aprisionada en el color de una piedra preciosa. Descubrimos que los conceptos divinos se desarrollan en lo minúsculo y más bajo de la manifestación. También la meta del concepto universal se observa cuando la joya irradia su belleza y el radio emite sus rayos tanto destructivos como constructivos. Si se pudiera comprender realmente la historia de un cristal se entraría en la gloria de Dios. Si se pudiera penetrar en la atractiva y repulsiva conciencia de un trozo de hierro o plomo, se revelaría la historia completa de la evolución. Si se pudieran estudiar los procesos ocultos que se llevan a cabo bajo la influencia del fuego, se penetraría en el secreto de la iniciación. Cuando llegue el día en que la historia del mineral pueda ser captada por el vidente iluminado, él verá entonces el largo camino que ha recorrido el diamante y, por analogía, el largo camino que han recorrido todos los hijos de Dios, regidos por las mismas leyes y desarrollando la misma conciencia.
Cuando el séptimo rayo se manifiesta en el séptimo plano, como sucede hoy, es especialmente potente y, por lo tanto, su efecto sobre el reino mineral se hace sentir en forma dinámica. Si en verdad hay una sola sustancia y un solo espíritu, que "la materia es espíritu en el punto más bajo de su actividad cíclica y el espíritu es materia en su punto más elevado", entonces el rayo de orden ceremonial o ritual, es sólo una expresión de su polo opuesto -el primer rayo de voluntad o poder- expresando la misma potencia bajo otro aspecto, lo cual significa que:


  1. El poder o la voluntad de Dios se manifiesta a través de los procesos sistemáticamente organizados de séptimo rayo. La facultad geométrica de la mente universal halla su más perfecta expresión material en el plano físico, el séptimo plano, actuando a través del séptimo rayo. Así el reino mineral vino a la existencia como máxima expresión de esa mente. Mantiene en solución todas las fuerzas y los productos químicos y minerales que necesitan las formas de los otros reinos materiales.




  1. El reino mineral es por lo tanto la expresión más concreta de la unidad dual de poder y de orden. Constituye los cimientos de la estructura física ordenada, o el universo de nuestro planeta.




  1. Es necesario que la adaptabilidad ritualista y rítmica del séptimo rayo y la voluntad dinámica del rayo de poder vayan conjuntas para el pleno desarrollo del Plan, tal como se encuentra en la mente de Dios.

Ésta es la razón de por qué, en el actual período de transición, el Señor del séptimo rayo está tomando a su cargo el control de los asuntos y la ejecución ordenada del Plan, a fin de restaurar con el tiempo, la estabilidad del planeta y facilitar a las entrantes influencias acuarianas un estable y extenso campo de trabajo. Esto lo detallaremos cuando empecemos el estudio de los signos zodiacales y su relación con los rayos.


Ahora consideraremos los dos puntos siguientes: la condensación y su secreto, la transmutación. Desde el punto de vista de la materia externa, el reino mineral constituye la expresión más densa de la vida de Dios en la sustancia y su característica más sobresaliente, aunque a veces incomprendida, es el poder aprisionado o inexpresado. Hablando en símbolos, un volcán en erupción es una pequeña expresión de este poder. Desde el punto de vista de la sustancia esotérica los cuatro éteres son muchos más densos y sustanciales. La ciencia moderna también lo ha expuesto al referirse al hipotético éter. Este quinto reino (contando en forma oculta y descendente desde el reino egoico) es el reflejo de estos cuatro éteres y el punto de su más densa concretización.
Así como sustentan, o forman la base del mundo manifestado, y se los considera como la verdadera forma, también el reino mineral es el reino fundamental de los tres mundos de acuerdo a Ley de Analogía. En un sentido muy especial "sustancia etérica precipitada" es la condensación o exteriorización de los planos etéricos. Esta solidificación o precipitación -que da como resultado la producción de la materia densa objetiva o sólida es el resultado tangible de la interacción de las energías y cualidades de los rayos primero y séptimo. Su voluntad unida y su ritmo ordenado han producido el suelo terrestre y el contenido ígneo del planeta, considerando la capa terrestre como la corteza.
En el girar de la gran rueda, ciclo tras ciclo, estos dos rayos entran en función activa, y durante los ciclos de actividad objetiva los otros rayos predominan y participan en el gran trabajo. El resultado de esta interacción de potencias síquicas se manifestará en la eventual transmutación de la sustancia de la tierra, y se disolverá nuevamente en lo que constituye la finalidad de la condensación objetiva. Aquí fracasa nuevamente el lenguaje para aplicar los términos adecuados, que aún no existen. Hago esta aclaración a fin de indicar la dificultad del tema. La sustancia etérica intangible ha sido condensada en el mundo denso tangible y objetivo. Éste -en el plan evolutivo- tiene que ser nuevamente trasmutado a su condición original, además de lo que ha adquirido del ritmo ordenado y de las tendencias y cualidades forjadas en la conciencia de sus átomos y elementos, mediante la experiencia de la exteriorización, disolución que puede ser observada como radiación y sustancia radiactiva. En ellas observamos el proceso de transmutación. Los agentes disolventes son el fuego, el calor intenso y la presión, los cuales han logrado ya dividir al reino mineral en tres partes: los denominados metales en bruto, los metales patronos, tales como la plata, el oro y el platino, las piedras semipreciosas y los cristales. Las piedras preciosas son una síntesis de los tres -síntesis básica de la evolución. A este respecto pueden observarse algunas analogías entre el reino mineral y los ciclos evolutivos humanos.



Compartir con tus amigos:
1   ...   13   14   15   16   17   18   19   20   ...   32


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos