Psicología Esotérica I



Descargar 0.99 Mb.
Página10/32
Fecha de conversión03.12.2017
Tamaño0.99 Mb.
Vistas1138
Descargas0
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   ...   32
Los días de contacto con la personalidad, atención de la personalidad y mensajes personales, hace tiempo que han terminado, excepto en el valle de la ilusión que está en el plano astral. Éstas son palabras duras, pero ningún verdadero discípulo las interpretará mal. Por su propia y profunda experiencia y lucha sabe que es así. Lo importante es el grupo de Maestros, la Jerarquía como un todo y su interacción con la humanidad; lo interesante es el grupo de discípulos del Maestros y su relación con los discípulos probacionistas en el plano físico, a los cuales ve como grupos esparcidos por el mundo, no importa donde residan; lo de vital importancia es la enseñanza que se puede difundir y su efecto sobre la mente colectiva de los pensadores de la raza; lo que nos parece de suprema importancia a los instructores es la interacción entre el grupo subjetivo de trabajadores mundiales y aquellos que -en el plano de la objetividad- aman a la humanidad. No nos interesa satisfacer las aspiraciones individuales, cumplir los deseos del probacionista, ni nutrir su ambición espiritual. El momento actual es demasiado grave y la crisis demasiado aguda.
Cierto es que en la actualidad existen grupos de aspirantes que reciben instrucción determinada y discípulos que son sometidos a un definido entrenamiento, pero debe recordarse (a pesar de que afirmen lo contrario los fanáticos del mundo) que en tales casos no se da ningún entrenamiento en lo que concierne al manejo de la vida de la personalidad; los problemas específicos de la salud, los económicos y las preocupaciones familiares no son abordados ni considerados, y tampoco se reconforta ni se pierde tiempo en satisfacer o tranquilizar a la inestable personalidad. Se da entrenamiento a los aspirantes respecto a la técnica del progreso espiritual; se sugiere cómo corregir los factores ocultos que producen situaciones emocionales; se pueden dar enseñanzas sobre la práctica de la meditación a fin de lograr ciertos resultados y ofrecer instrucciones sobre las leyes que rigen la unión con el alma, pero no se intenta hacer trabajo alguno relacionado con la personalidad. Los discípulos manejan sus propias personalidades. En la presión del trabajo mundial los Maestros tienen cada vez menos tiempo para dedicarlo a Sus discípulos aceptados, ¿ cómo pueden creer que el Maestro tenga tiempo para dedicarlo a quienes no están en el grado de discípulos aceptados?
Sin embargo, en el futuro se acrecentará la formación de más grupos que funcionarán sobre una nueva base, y en la actualidad se están formando "organismos grupales". Son aún experimentales y quizás sean prematuros e indeseables. La enseñanza dada a estos nuevos grupos, las sugerencias hechas, el experimento respecto al entrenamiento que se intentará hacer y la técnica impartida, no serán dadas en forma personal ni privada a un miembro individual del grupo, sino que será revelado abiertamente y podrá ser leído, conocido y considerado por cada miembro del grupo. Dichos grupos son escasos lógicamente y cuentan con pocos miembros. Intentan comprobar la posibilidad de exteriorizar oportunamente a los grupos reunidos alrededor de un Maestro en los planos internos. Tales grupos de discípulos aceptados en los planos internos, son organismos sensibles, y cada miembro de estos círculos reunidos alrededor de un Maestro es consciente de lo que concierne al desarrollo espiritual de los condiscípulos que están dentro del radio de ese círculo en el que él se halla. Estos pequeños intentos externos de duplicar las tentativas están aún en embrión. Como ensayos y experimentos pueden fracasar. Los miembros de estos diminutos grupos externos y su afiliación y agrupación sólo son conocidos por quienes forman parte de ellos; deben estar dispuestos a recibir instrucción, a desarrollarse como unidades grupales y a permitir que los demás miembros del grupo conozcan sus fracasos y triunfos. También deben guardar completo silencio sobre la existencia del grupo; romper este silencio significa su eliminación del grupo. Los miembros de dichos grupos son absorbidos en la vida de la entidad grupal. Reciben entrenamiento en el grupo, y el grupo es entrenado en conjunto, sin poner el énfasis en el individuo, sino únicamente en la interacción y el intercambio grupal, su integración y progreso. Sólo son observados y dirigidos esos factores que en la vida del individuo puedan impedir el progreso de la vida y la expresión grupales. La tónica grupal, el color grupal y el desarrollo grupal, es lo que tiene importancia en el entrenamiento de los trabajadores, y nunca se considera al individuo como tal, sino su relación con el grupo. Lo que debe hacerse y la disciplina a cumplir se basan en el deseo de mantener el equilibrio grupal y no en el interés personal puesto sobre el individuo. Este experimento se realiza a fin de probar la aptitud del hombre. Será probado al iniciarse como unidad grupal. Si pasa la prueba y triunfa, el grupo se enriquecerá y progresará. Si fracasa, quedará eliminado y otros irán ocupando su lugar hasta el momento en que el ente grupal se armonice y complete, y trabajen en armonía quienes son sinceros, honestos e impersonales y mentalmente equilibrados, quienes son altruistas y aman a sus semejantes. De esa manera pueden, como ente grupal, formar un punto focal para trasmitir fuerza espiritual a un mundo necesitado y expectante.
Pero es muy importante recordar que la actitud del iniciado o instructor entrenador, es de total desapego e impersonalidad; es consciente de la condición, de la luz del alma y del estado mental, pero no pone su atención en los asuntos del aspirante en el plano físico ni en el entrenamiento de su naturaleza emocional y de su desarrollo astral. El aspirante aprende a ser maestro y adepto manejando sus propios asuntos en el plano físico y su idiosincrasia astral. Esto debe lograrlo con la luz y la fortaleza de su propia alma. Los que nos dedicamos a la enseñanza violaríamos una ley y obstruiríamos el desarrollo del aspirante si tratáramos de imponerle condiciones que no son naturales, lo cual estimularía excesivamente su naturaleza inferior. ¿ Cuándo aprenderán que los instructores y discípulos avanzados que los tienen a. su cargo, sólo trabajan con el alma y en los niveles mentales? ¿ Cuándo comprenderán que hasta que el hombre no haya hecho contacto con su propia alma y aprenda a actuar como mente controlada, muy poco podemos hacer por él? Repito, no nos interesan las personalidades ni sus pequeños asuntos. No tenemos tiempo ni deseamos inmiscuirnos en el método que emplea ni en la forma como vive el hombre. ¿ Por que tenemos que hacerlo, si ya se ha publicado y dado tanta enseñanza como para llamar la atención del aspirante durante mucho tiempo? Cuando el hombre empiece a vivir como alma y su conciencia haya trascendido el mundo de la ilusión, entonces podrá ser útil. La primera lección que debe aprender es el sentido de los valores en tiempo y espacio, y saber que trabajamos con almas y no nutrimos a la personalidad.
¿ Les parece que ésta es una expresión demasiado severa? Si realmente lo es, significa que aún están algo autocentrados y enamorados de sus propias almas individuales, que no han hecho el debido contacto con ella y quizás sólo han sentido nada

más que su vibración. No poseen aún esa verdadera visión de la necesidad mundial que los liberará de la propia ambición y les dará libertad para trabajar como lo hacemos nosotros, en los planos subjetivos, sin pensar en el yo o en la felicidad espiritual, sin querer realizar una tarea autodesignada, ni ansiar deslumbrantes promesas de triunfos futuros; sin anhelar ansiosamente obtener afectos y hacer contactos con quienes poseen una conciencia más avanzada que la nuestra. Si esto sigue estando más allá de su comprensión, reconózcanlo y comprendan que no se los culpa por ello. Sólo se les indica el terreno en que están y que la ilusión del plano astral aún los esclaviza y los conduce a anteponer las reacciones de la personalidad antes que la realización grupal. Mientras descubren y actúan en ese pIano y en ese nivel de conciencia, no es posible atraerlos conscientemente dentro del grupo de Maestros en los niveles mentales. Todavía son demasiado destructivos y personales, podrían dañar al grupo y causar dificultades, y a través del estímulo grupal, verían con mucha claridad cosas para las cuales no están todavía preparados y, en consecuencia, serían destruidos. Deben aprender a aceptar la guía de su propia alma y a trabajar con armonía e impersonalidad en el plano físico, con el grupo o grupos a que el destino los ha impulsado. Cuando hayan aprendido a olvidarse de sí mismos, cuando no busquen nada para el yo separado, cuando permanezcan firmemente sobre sus propios pies, busquen ayuda internamente, y cuando la tendencia de su vida sea hacia la colaboración, entonces pasarán de la etapa del Observador a la del Comunicador. Esto sucederá cuando se pueda confiar que comunicarán sólo lo que es impersonal y verdaderamente constructivo, y que no nutrirán la naturaleza emocional ni satisfarán los deseos del yo.


Un punto muy interesante, podría ser observado aquí, y responder a una pregunta. En el Tratado sobre Magia Blanca me referí a dos grupos, el de los Observadores y el de los Comunicadores (al tercer grupo no lo consideraremos aquí), y formulé la siguiente pregunta: ¿ Quien entrena a estos Observadores y Comunicadores? Quisiera aclarar que los observadores se entrenan a sí mismos o, con más exactitud, el alma de cada uno entrena a la personalidad para que llegue a ser un verdadero observador. En cambio los comunicadores son lenta y gradualmente entrenados por los discípulos más avanzados que trabajan desde el plano subjetivo de la vida. Este entrenamiento no se organiza ni prepara en el plano físico, y tampoco hay allí discípulos que se ocupen de entrenar grupos de comunicadores para ser utilizados más adelante por la Jerarquía. En esta cuestión, como toda en la vida espiritual, el discípulo se entrena primero a sí mismo para responder a su propia alma y también para responder a los trabajadores del grupo interno, los que posteriormente, como resultado de su esfuerzo autoiniciado, le enseñan a ser un comunicador, un intermediario. La característica de tales comunicadores es la claridad mental, verdadera impersonalidad, tolerancia espiritual y parquedad en el uso de las palabras, cuando éstas encierran conceptos. Debería recordarse que del conjunto de escritos síquicos que afluyen hoy al mundo, el trabajo de los verdaderos comunicadores será ocuparse del Plan y no de las personalidades, de los principios y no de los propósitos individuales, y todos esos comunicadores serán tipos mentales, canales para el amor de Dios y conscientes del grupo. En su trabajo no habrá nada que produzca separatividad ni que nutra los fuegos de la controversia, el antagonismo o el partidismo. Muchas cosas de valor podrán llegar por otros canales, sin que sea por medio de este grupo de comunicadores y podrá esperarse que afluyan en forma acrecentada escritos inspirados de orden elevado y sabiduría proveniente del mundo de las almas, a través de centenares de personas que están en contacto con sus propias almas. También mucho provendrá de los niveles superiores del plano astral, de elevado orden devocional, pero nada procederá del grupo de comunicadores que está hoy en proceso de formación. Sólo un puñado de ellos se ocupa ahora de ese trabajo, y hasta dentro de quince años no comenzarán verdaderamente a aparecer dichos comunicadores.
Retomaremos las dos preguntas y, especialmente, la que concierne al valor que tiene el estudio de los rayos. He sentido la necesidad de escribir sobre este asunto por las siguientes razones:


  1. La sicología moderna se halla en un callejón sin salida. Las numerosas sicologías han hecho su contribución al entero tema y todas tienen valor, porque incorporaron un aspecto de la verdad. Mediante ellas hemos llegado a un asombroso conocimiento del hombre, de sus instintos y mecanismos animales, de las reacciones a su medio ambiente y a su mecanismo sensorio; hemos aprendido mucho respecto al subconsciente a través del cual irrumpen en la mente consciente, en forma desastrosa, antiguos pecados y conocimientos raciales, complejos reprimidos y deseos latentes, así como reacciones síquicas altamente organizadas. Sabemos mucho sobre el hombre como ente íntegro funcionante y la interacción que existe entre los sistemas nervioso glandular, los músculos y sus expresiones, como ser: cualidad, carácter, personalidad y medio ambiente. También hemos aprendido mucho sobre ese complejo ser llamado hombre, y el hombre como ente síquico es un hecho comprobado en la naturaleza, como lo es el hombre animal. Pero el hombre, el alma, permanece siendo aún una incógnita, una esperanza, una creencia. La realidad de la existencia del alma no ha sido aún corroborada; al ayudar a traer a la luz la verdad, trato de llamar la atención a los pensadores modernos sobre el tema de los siete rayos, para que la luz de este conocimiento esotérico pueda iluminar la ciencia de la sicología. Así podría ayudar a que se realice la tarea de revelación.




  1. Si alguna cosa ha surgido en las mentes de los investigadores a medida que han estudiado al hombre, ha sido la realidad de que es esencialmente dual. La sicología ha demostrado que en la conciencia de cada ser humano existe un sentido de dualidad, que el hombre es, en un sentido misterioso, dos seres, y que la lucha entre ambos ha conducido a todo tipo de neurosis y complejos que abruman la ingeniosidad de los sicólogos expertos que procuran hallar una solución. El iniciado Pablo se refirió a esto cuando habló de la eterna lucha que se libra entre la mente carnal y la naturaleza celestial, y todos los aspirantes que luchan inteligentemente por obtener la liberación son testigos de ello. Pablo señala que la victoria se adquiere a través del Cristo, y doy la pauta de la importancia de este estudio de los rayos cuando declaro que esotéricamente los siete rayos son la séptuple expresión del Cristo Cósmico, la segunda persona de la Trinidad. Miles de personas desorientadas acuden a las clínicas de los sicólogos, llevando consigo el peso de sus naturalezas duales, y miles de sicólogos reconocen esta dualidad y tratan de unificar esos dos aspectos disociados. Cuando se comprenda la verdadera naturaleza de los siete rayos y el efecto que producen en la humanidad al expresar los siete tipos de hombres, entonces encararemos el tema de la dualidad del hombre con más inteligencia, y comprenderemos mejor la naturaleza de las fuerzas que constituyen una u otra de estas dualidades. Ésta es la verdadera ciencia esotérica. La ciencia de las siete cualidades o rayos, y su efecto sobre las miríadas de formas que ellos moldean y energetizan, constituye el nuevo modo de encarar el correcto método de entrenar y desarrollar a la familia humana. La moderna ciencia esotérica tiene un gran conocimiento de la forma externa o aspecto materia, y de su naturaleza eléctrica. La ciencia esotérica sabe mucho respecto a la naturaleza de ha energías subjetivas y de las cualidades que coloran y condicionan la forma. Cuando ambos conocimientos estén inteligentemente unidos elaboraremos una sicología más exacta y verdadera y una nueva ciencia de la cultura humana; entonces el trabajo de unificar al hombre -el hombre como ente síquico y como alma condicionadora- progresará rápidamente.




  1. El conocimiento de los rayos y sus tendencias y energías traerá gran iluminación a quienes trabajan en las distintas ciencias. Todas ellas pertenecen a uno de los rayos, y una ciencia es textualmente la luz que arroja un rayo en un campo particular de la manifestación divina. Los cuatro reinos de la naturaleza son personificaciones de cuatro grandes Vidas que se encuentran en cada uno de los cuatro rayos menores. El Ser que da vida al cuarto reino, o reino humano (considerando a este reino como un organismo distinto, así corno el cuerpo o la personalidad de un hombre es un organismo diferente y separable de él como alma), pertenece al quinto rayo. El Ser que anima similarmente al tercer reino o reino animal, responde a las vibraciones del sexto rayo. El Ser que da expresión y fuerza activa al reino vegetal, pertenece al cuarto rayo. Por lo tanto tenemos:

La Humanidad 4to. Reino 5to. Rayo Conocimiento Concreto.


El Animal 3er. Reino 6to. Rayo Devoción ascen. y progresiva.
El Vegetal 2do. Reino 4to. Rayo Armonía y Belleza.
El Mineral ler. Reino 7mo. Rayo Organización y Ritual.
Estos enunciados tienen ahora poco significado para ustedes, pero los ampliaremos más adelante cuando consideremos estos rayos más detalladamente. Por ahora les doy sólo un conocimiento general. Sin embargo, es evidente que cuando los científicos conozcan y acepten, aunque sea como hipótesis, la naturaleza de la energía que compenetra y anima cualquier reino de la naturaleza, se arrojará mucha luz sobre las formas externas, cualificadas por una fuerza y vida determinadas.
Existe, por ejemplo, una razón definida por la cual la mayoría de las flores silvestres y cultivadas de Occidente y también las de la temporada de otoño tienen tonos amarillos y anaranjados; la calidad mental de las subrazas posteriores a la raza aria, como también el tono general en toda la era de Aries, se debe a la misma razón. La influencia del cuarto rayo de Armonía y Belleza y el poder que está desarrollando el quinto rayo de Conocimiento (sinónimo de la fusión de la intuición y el intelecto en el hombre altamente evolucionado) tiene un definido efecto sobre el reino vegetal y el aura humana. El amarillo anaranjado resplandece en ambos. Menciono esto para ilustrar una exteriorización de la fuerza del rayo, y como demostración del valor de la ciencia esotérica cuando se aplica a lo exotérico.
El rayo azul de devoción pasa a ser el color violeta denominado rayo ceremonial. ¿ Qué significan estas palabras? Simplemente, que el gran Músico del Universo está oprimiendo las teclas, emitiendo otra nota, haciendo girar otra vuelta de la rueda y penetrando en el arco de manifestación del rayo violeta, la gran nota musical sol. Estos rayos traen consigo -en los reinos de la naturaleza- todo lo que se encuentra a tono con ellos: seres humanos, devas de orden superior o inferior, elementales de la naturaleza, deseables o indeseables, flores, frutas y vegetales de cierta clase, animales y formas de distintas especies. La desaparición de un rayo señala la extinción total de algunas formas de ciertas especies de animales, y produce la extinción de algún aspecto vegetal. De allí la confusión que existe entre los científicos actuales. El proceso de entrada es lento, similar a todo trabajo en la naturaleza. Lo mismo sucede con el proceso de salida. Simultáneamente con el nacimiento y emergencia cíclicas de un nuevo rayo tenemos el lento retorno a su fuente de origen del rayo predominante, presente en el advenimiento del nuevo rayo.
Actualmente el sexto rayo está saliendo de la manifestación y llevando consigo todas esas formas cuya nota clave es el azul -por ejemplo esas personas que con devoción, equivocada o no, han seguido cierto objetivo, persona o idea. Con él desaparecerán, por lo tanto, todos los denominados fanáticos y los que se dedican con intención fija a lograr algún objetivo. Muchas flores que nos deleitan están desapareciendo, por ejemplo, la campanilla azul, el jacinto y el olivo; el zafiro será escaso y la turquesa perderá su matiz. Se pondrán de moda las flores de colores violeta, lavanda y púrpura, detrás de lo cual existe un profundo propósito.
El plano físico, en su aspecto más denso, encierra pocos misterios para el hombre actual, pues lo conoce plenamente, pero los niveles más sutiles del plano físico que aún están ocultos, son para el hombre su próximo campo de descubrimiento. El rayo del ceremonial trae consigo los medios por los cuales ese conocimiento puede ser adquirido y revelado a todos, y de esa manera no será sólo propiedad de los sabios y los ocultistas. Los tres niveles etéricos superiores y quienes los habitan, esperan llegar a ser propiedad de todos, y conjuntamente con sus habitantes vendrá el futuro acercamiento.
En la actualidad es posible predecir ciertos acontecimientos que ocurrirán durante los próximos cien años.
Primero, dentro de diez años, más o menos, el primer éter, con todo lo que compone esa materia, será un hecho científico reconocido, y los hombres de ciencia que trabajan intuitivamente reconocerán a los devas de ese plano. Las personas que encarnen cuando esté en vigencia el séptimo rayo, poseerán ojos que les permitirán ver a los devas de color púrpura y a los devas menores del cuerpo etérico.
Segundo, cuando se acerque al plano físico Aquel a Quien los hombres y ángeles esperan, traerá consigo no sólo a algunos de los Grandes Seres y Maestros, sino también a algunos devas, que representan, para la evolución dévica, lo que los Maestros representan para la evolución humana. No debe olvidarse que la evolución humana es una de tantas, y que este período de crisis lo es también para los devas. Se les ha pedido que se acerquen a la humanidad, y que con su vibración más elevada y su conocimiento superior unan sus fuerzas con las de la humanidad para el progreso de las dos evoluciones. Tienen mucha enseñanza que impartir sobre el color y el sonido y el efecto que estos producen en el cuerpo etérico de los hombres y los animales. Cuando la raza haya captado lo que los devas tienen que impartir, serán eliminadas las enfermedades físicas y se centrará la atención sobre las dolencias del cuerpo astral o emocional.
Los devas de color violeta de los cuatro éteres forman, como se imaginarán, cuatro grandes grupos con siete divisiones subsidiarias. Estos cuatro grupos trabajan con los cuatro tipos de hombres que están ahora encarnados, porque en verdad, en ningún momento en esta ronda, habrá más de cuatro tipos de hombres en encarnación. Cuatro rayos predominan en cualquier periodo dado, pero uno predominará más que los otros. Con esto quiero decir que hay sólo cuatro rayos en encarnación física, porque es en el plano del alma donde lógicamente se encuentran los siete tipos. Esta idea se manifiesta en las cuatro castas de la India, y observarán que ellas prevalecen universalmente. Los cuatro grupos de devas son servidores del Señor, y su trabajo especial es hacer contacto con los hombres e impartirles enseñanza experimental y definida.
Instruirán sobre los efectos del color para la curación de las enfermedades, especialmente el efecto de la luz violeta, a fin de disminuir las enfermedades humanas y curar las del plano físico, que tienen su origen en el doble o cuerpo etérico.
Enseñarán a los hombres a ver etéricamente, elevando la vibración humana mediante su propia acción.
Demostrarán a los pensadores materialistas del mundo que existe el estado superconsciente -no sólo el superhumano- y también esclarecerán el hecho aún no reconocido de que otros seres, además de los humanos, habitan la tierra.
Enseñarán también como emitir los tonos que corresponden a las graduaciones del violeta, y mediante la entonación del sonido capacitarán al hombre para utilizar los éteres, así como ahora utiliza la materia del plano físico para diversas necesidades.
Esto permitirá a los seres humanos controlar de tal manera los éteres, que el peso de la materia será trasmutado y los movimientos serán más ágiles, rápidos, deslizantes y silenciosos, y por lo tanto menos cansadores. El ser humano logrará disminuir la fatiga y aumentar la rapidez de la movilidad al controlar los niveles etéricos, y obtendrá la capacidad de trascender el tiempo. Hasta que esta profecía no llegue a ser una realidad en la conciencia, su significado permanecerá velado.
Además enseñarán a los hombres a alimentar correctamente el cuerpo y a extraer el alimento de los éteres circundantes. En el futuro el hombre se concentrará sobre el sonido condicionador del cuerpo etérico, y el funcionamiento del cuerpo físico denso será prácticamente automático.
Esto permitirá a los seres humanos, como raza y no como individuos, expandir su conciencia, a fin de que abarquen lo suprafísico. No olviden el importante hecho de que cuando se logre, la trama que separa el plano físico del plano astral será descubierta por los científicos y su propósito oportunamente será reconocido. Con este descubrimiento vendrá el poder de atravesar la trama, a fin de vincularse conscientemente con el cuerpo astral. Entonces se habrá llevado a cabo otra unificación material.



Compartir con tus amigos:
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   ...   32


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos